Navigation – Plan du site
Tratado de la generosía de la nación irraelita - Ignacio Ceballos Viro, Elena González-Blanco García et Carlos Sainz de la Maza Vicioso

Edición del texto Tratado de la generosía de la nación irraelita

Texte intégral

Génesis1

  • 1 Génesis: en el encabezamiento del folio, centrado, de mano del siglo XVII o XVIII.
  • 2 ms. Conosce. Claro error de copia, que desdibuja el paralelismo que da sentido a la frase.
  • 3 ms. las.
  • 4 ms. las.
  • 5 La misma metáfora se utiliza en la Biblia de Alba, aplicada al recuento de las generaciones de Jaco (...)
  • 6 «De la esfera lunar hacia arriba, los cuerpos estaban compuestos de un quinto elemento o ‘quintaese (...)
  • 7 Esto es, que estaban en el mundo para servir al hombre.
  • 8 ms. torna.
  • 9 Perexil macedonio: perejil macedonio (Smyrnium olusatrum), conocido también como alisander o hierba (...)
  • 10 con [s]pecie: L conpeçie. La frase significa: «Y hoy hay con especie humana algunos en estado de be (...)
  • 11 Recordemos la Política de Aristóteles, i, 1254b: «Así pues, todos los seres que se diferencian de l (...)
  • 12 dezir los: ms. slos, L sus.
  • 13 Cf. Talmud, Sanedrín 37a, donde, hablando de Caín, se lee: «For this reason was man created alone, (...)
  • 14 ms. blanco. Es posible, dado el contexto, que se trate del patriarca Abraham (Gen 12.5 y Gen 17.27)
  • 15 Cf. ARISTÓTELES, Política, i, 1253a: «El hombre es por naturaleza un animal social» (p. 50).
  • 16 ms. blanco. La expresión «tú, moro» es frecuente en textos de polémica, y será el vocativo usual en (...)
  • 17 ms. moro sacta syn, L Moro, secta syn (enmienda errónea basada en el uso de la palabra «secta» en l (...)
  • 18 ms., L blanco.

1Con<te>sce2 en el buscar medula de la generosidad de las gentes o naciones, para la3 fallar, lo que contesció al que perdió la piedra presciosa en un arenal grande lato: que averá de cerner, cavar e esmerar muchas cargas de tierra e arena fasta la4 fallar. Ella fallada, fartada es la sed e desiderio de lo que fallar quería5, conviene a saber: que si la Ley del Nuestro Señor es verdad, lo qual firmemente es de inpresionar, creer e tener, todo el libro del Génesi fue uno, e él muy útile fin por mostrar la medula de la generosía de la generación irraelita, a anexo fin que la devina[l] Providencia sienpre fue sobre lo mejor. E esto testimonian así los tres mundos: angelical, celestial, umanal; ángeles, arcángeles, quinta esencia6, el bivo umano e lo de diuso dél: bolantes, peces, bestias domésticas e silvestres, e por conseqüencia vegetables e minerables. E por tanto, Adán, en la devina criança del mundo, fue el último criado de todos los criados. Que si ante fuera, como en todas las cosas minerables, vegetables, sensitivas, a la umana utilidad eran7 (quier para la conservación de su salud, quier para, della declinando, torna<r>)8, criarse ante desto, fallesciéndole perexil macedonio o fiel de león o tales9, non se tornara nin conservara para servicio de las naciones. E con [s]pecie umana son oy en estado de bestias10, segund lo puso el Filósofo en sus Poléticas, allí do dixo aver siervos e cativos de natura e otros siervos de forma de natura, como los no sabios a los sabios, como el cuerpo al ánima11; en tanto quisieron <dezir> los12 sabios antiguos que sólo por un omne crió el Señor el mundo13, verbigracia: que sant [†]14 non comiera nin beviera nin vestiera si non toviera cativos que le sirvieron en senbrar e arar, etc. E para saber quál es e cómo el que la verdad así aduzió al Filósofo en dezir ser el ome cibdadano de nescesario15, así quiso Nuestro Señor fazer una nación a que /100r/ todas las naciones fuese[n] en título de sirvientes, e ella en título, siquier en grado, de señor, entre los quales apartando los terrones e arena, e alinpiando, falló israelita nación. E <tú>16, moro sa[rr]asín17, <tienes>18 por abténticos los libros cinco de la Ley e los otros libros profetales e salmistales, e non les niegas, mas dellos te aprovechas, e traes abtoridades para lo que te cunple. Pues que veas las abtoridades dellos ser abténticas, te informes bien e veas la prosperidad desta nación e felicidad e generosidad, e sobre todas las naciones del mundo exceder. E comencemos desde Adán.

  • 19 Gen 4.25. Sobre el significado del nombre «Set»: «Seth, son of Adam. He called him Seth (foundation (...)

2Adán, fechura primera, fundamiento de toda la umana nación, engendró a Caín e Abel e a Set. Cerniólos e apurólos el Señor: desechó a Caín porque mató a su hermano; permanesció a Set, que quiere dezir en ebraico tanto como «fundamiento» porque dél se fundó el mundo19.

  • 20 Gen 5.6-29. L enmienda la grafía de todos los nombres propios.

3Sed engendró a Enós; Enós a Chenán; a Mahalaled; a Jared; al buen Enod; Enod a Matusalén; a Lamet; al buen Noé. Así son conplidas dies generaciones desde Adán fasta Noé20.

  • 21 L travó.
  • 22 Gen 6-7.

4Por el mal usar del común, enbió el Señor el diluvio, e cernió e crivó21 dellos, e falló la presciosa margarida Noé22.

  • 23 ms. Sed.
  • 24 ms. omite Gen 9.25 (la maldición a Cam), que no sirve al propósito del compilador.
  • 25 En realidad se refiere ya a Gen 11.1-9, «en que dize cómo començaron a fazer la torre de Bavilonia (...)
  • 26 Faltaría aquí Šélah, padre de Eber.
  • 27 Raú: L omite.
  • 28 Gen 11.10-27.
  • 29 Gen 12.1-3; 15.17-21; especialmente 17.1-8. Sobre el valor de las genealogías como instrumento de c (...)
  • 30 ms. puestas.

5Noé engendró tres fijos: Sem, Cam, Jafet, de los quales se finchó e tornó a poblar el mundo. Estos tres fueron cernidos e quedaron Se[m]23 e Jafet. Cam fue maldito, desechado; Sem e Jafet fueron bendichos. Dixo así Génesis, capítulo IX: «Despertó Noé de su vino e supo lo que le fizo su menor fijo [...]24 e dixo: ‘Bendito el Señor Dios de Sem e sea Cam siervo dellos; glorefique el Señor a Jafet e abitará /100v/ en los tabernáculos de Sem’» [Gen 9.24 y 9.26-27]. Aquí tanió la Ley grant preheminencia al Sem, que por su nación sería edeficado el santo Tenplo donde abitase la devinal gloria. E el Génesi, capítulo X, va mencionando las generaciones de Cam e Jafet muy istensamente; e de los de la torre de Bavilonia25. E como llegó a las generaciones de los fijos de Sem, el más bendito de los fijos de Noé, testimonia el testo ser él padre de todos los ebreos; Génesis, capítulo [XI]. E Sem engendró a Arfasat26; e a Eber, de donde se toma el nonbre de los ebreos; Eber a Falet; a Raú; Raú27 a Sarug; a Nacor; Nacor a Taré; Taré al divinal Abrahán e al segundo Nacor28. E como llegó al mencionar las generaciones de Abrahán, desechó todas las otras naciones e echólas el Señor por vasura e grançones e arena, desque falló la noblísima piedra presciosa de Abrahán, de generación del buen Noé e del buen Sem29. E como quier que por desechadas las dexó, así son tres cerneduras que dicernió el Señor: una en los fijos de Adán, segunda en los fijos de Noé, tercera desque llegó Abrahán. Fallamos pues30 tres modos o especias de leyes puestas por Nuestro Señor: una [a] Adam, que le mandó que no comiese, etc.; otra a Noé, que fue profeta, siete mandamientos de vedamientos de manjares e de non matar omes, etc.; [a] Abrahán puso ley de circuncisión. Génesis, capítulo XII: «Dixo el Señor a Abrahán: ‘Bete de tu tierra e de tu natividad, e de la casa de tu padre a la tierra que te demostraré, e faré de ti grant nación e bendezirte he, e magnificaré la tu fama e serás en bendición. E bendeziré los que te bendixeren, e el que te maldixere será maldito. E bendezirse an en ti todas las naciones de la tierra’» [Gen 12.1-3].

  • 31 ms. sacta syn si son, L secta, (sy) si son. Cf. supra fol. 100rº.
  • 32 ms. blanco.
  • 33 Gen 18.17-19.
  • 34 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «cuenta las estrellas si las pudieres contar».
  • 35 Claudio Tolomeo (s. II d. C.) es autor del divulgadísimo tratado astronómico conocido como Almagest (...)
  • 36 ms., L quarto. El manuscrito se muestra errático a la hora de numerar los cernimientos. El primero (...)
  • 37 ms. Abrahan.
  • 38 Gen 17.3-5 (cambio de nombre de Abram a Abraham). La mención de los hijos de las concubinas se encu (...)
  • 39 L, sorprendentemente, da por finalizada la cita aquí.
  • 40 Cf. Alba, Gen 16.12: «así como el zebro»; y en glosa de la misma biblia: «Abe[n] Ezdra pone que tan (...)

6Pues nota, malvado sa[rr]asín,31 si son ya desechadas todas las otras nasciones e dada la felicidad verdadera [a] Abrahán e a su nación, que la /101r/ oración de bendición incluye bienes tenporales e espirituales. E qualquier destos faltando no sería bendición, ca para la bienandança tenporal díxole en el capítulo [XVIII]32, en el quarto cernimiento que fizo en los de Sodoma e Gomorra, que le prometía el Señor toda la tierra33. Capítulo XV: «Dixo Abrahán: ‘Ahé que a mí no diste simiente e ahé que el depositario de mi casa que me herede’. E ahé la palabra del Señor a él diziéndole: ‘Non te heredará éste salvo el que saliere de tu vientre, él te heredará’. E sacolo fuera e dixo: ‘Cata agora los cielos e numera las estrellas [...]34’. E díxole: ‘Así será tu simiente’. E creyó en el Señor e reparolo en justicia» [Gen 15.3-6]. Aquí conviene de notar que, a la parecencia, no era mucho que su simiente fuese tantos como las estrellas de los cielos (e Tolomeo e Enoc e otros fallaron el número de las estrellas movibles <e> fixas ser fasta mil e tantas)35; pero quiso dezir que, bien así como el mundo terenal es regido por el regimiento e influencia de las estrellas e no se pueden numerar sus virtudes dellas, bien así todo el universo sería regido por el regimiento desta nación, e que tan divinales serían que sus virtudes serían inumerables. Ca todos los otros regimientos, leyes e fueros son níchel e se caen de sí mesmos en respecto de la Ley divinal que a esta nación fue dada. Fizo otro qu[in]to36 cernimiento en los fijos de Abrahán: que por Isac se desechó Ismael e los fijos de las concubinas quando de <Abrán>37 le puso nonbre Abrahán después de circuncidado38. Dixo Génesis, capítulo XVII: «Multiplicarte he mucho e porné de ti naciones, e reys de ti salirán. E confirmaré el mi pacto entre Mí e entre ti, e entre tu simiente después de ti a sus /101v/ generaciones: pacto senpiterno, que sea Yo tu Dio e de tu simiente en pos de ti» [Gen 17.6-7]. Capítulo XVIIIº: quando el Señor reveló [a] Abrahán la destruición de Sodoma e Gomorra dixo: «Abrahán ser será por gente máxima e fuerte, e bendezirse han en él todas las naciones de la tierra39, porque sé en él que mandará a sus fijos e a los de su casa en pos dél que guarden la vía del Señor, que celebren justicia e juizio, porque traiga el Señor sobre Abrahán lo que tiene fablado por él» [Gen 18.18-19]. No dixo lo tal por Ismael e más apropiolo a los zebros silvestres40.

  • 41 El texto confunde los doce hijos de Ismael con doce supuestos hermanos que nunca tuvo; cf. Gen 20.1 (...)
  • 42 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «e dixo: ‘Heme’. E dixo: ‘Non» etc.
  • 43 «La tu mano» queda como casus pendens: se trata de un hebraísmo sintáctico al traducir la cita bíbl (...)
  • 44 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «e como las arenas que son sobre la orilla de la mar e heredará (...)

7Capítulo XXII: después que Abrahán ofresció a Isaque después del quarto cernimiento, desechado fue Ismael e sus doze hermanos41; dize: «Tendió Abrahán su mano e tomó el cuchillo para degollar el su fijo, e llamó el ángel del Señor de los cielos e dixo: ‘¡Abrahán, Abrahán!’. [...]42 ‘Heme’. Dixo: ‘No toques la tu mano al infante43 nin le fagas cosa, que agora sé que eres temiente al Señor’» [Gen 22.10-12]. «E Yo en Mí mismo juro —dize el Señor— que por esta cosa que feziste e no escusaste al tu único fijo de Mí, bendezir Yo te bendeziré e multiplicar Yo te multiplicaré el tu linaje, como estrellas de los cielos e como arenas [...] del mar; e poseerá el tu linaje [...]44 todas las naciones de la tierra» [Gen 22.16-18].

  • 45 Gen 25.27-34.
  • 46 Gen 27.4-29.
  • 47 ms. serrasyn, L secta, sy.
  • 48 ms., L conquistado.
  • 49 Parece que se trata de algún cuentecillo asociado al capítulo XXVII (y no XVII) del Génesis, simila (...)

8En los fijos de Isac ovo otro cernimiento sesto: que él ovo a Yacob e Isaú. Yacob fue estudioso, Isaú varón silvestre, caçador, que por su glotonía vendió el su primogenitadgo menospresciado45; sequier que no quería que se supiese qué fijo tan malo tenía Isaque, e fue apartado e desechado Isaú en este cernimiento. E por tanto non quiso la devinal Providencia que, quando Isac cobdició los manjares de mano de Isaú, que lo bendixese nin que Isaú fuese el bendicho, mas fuese Yacob46. E tú, malvado serrasín47, /102r/ ovísteme con<te>stado48 diziendo que estas bendiciones sobre Yacob no devían ligar por ser por engaño. Sabes que te respondí en el enxenplo del platero e del agrícola en el capítolo XVII49, en el qual se faze minción que el bendezidor era el Señor e no Isac. En la qual bendición le dixo, capítulo XXVII: «Dete el Señor del rocío de los cielos e de grosuras de la tierra, e moltitud de civera e mosto. E servirte han los pueblos: adorarán a ti las naciones, serás príncipe de tus hermanos, adorarán a ti los fijos de tu madre; los que te maldixeren serán malditos e los que te bendixeren benditos» [Gen 27.28-29].

  • 50 ms. dote, L darte. Aunque L sigue TM, cf., por ejemplo, Alba: «E dé el Señor la bendición de Abraha (...)

9Capítulo XXIX: el padre Isaque, quando iva a casar, bendixo a Yacob e díxole lo que no dixo a Isaú: «El Todopoderoso te bendiga e frochigüe e moltiplique, e serán de ti sinagoga de pueblos. E d[e]te50 la bendición de Abrahán a ti e a tu generación contigo, que eredes la tierra do andas, la qual dio el Señor a Abrahán» [Gen 28.3-4]; e jamás no dio tal bendición a Isaú.

  • 51 Para los nombres de los doce hijos de Jacob (no todos hermanos de madre), cf. Gen 29.31-35; 30.4-24 (...)

10En los doze tribos de Yacob fijos non ovo que cerner: todos fueron medula sin manzilla e todos fueron benditos de su padre por la gracia del Señor51.

Éxodo

11Capítulo [III]: quando se reveló el Señor a Mosé en la çarça, díxole: «Yo só el Dios de tu padre, Dio de Abrahán, Dio de Isac, Dio de Yacob» [Ex 3.6]. No dixo «Dios de Isaú» nin dixo «Dios de Ismael». Iten allí dixo el Señor: «Ver vi la [a]flección del mi pueblo, que es en Egipto, e el su clamor oí» [Ex 3.7]. Llamolos «mi pueblo» e no llamó a otro ninguno pueblo. /102v/

  • 52 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «el que vos saca de yuso de los afanes de los egipcianos».

12Capítulo VI: «Yo vos tomaré que seades pueblo mío e Yo seré vuestro Dios; e conosceredes que Yo só Adonay, vuestro Dios, el que vos sacó de [...]52 los afanes egibcianos» [Ex 6.7].

  • 53 ms. unas de laz.
  • 54 Ex 7-12, passim.
  • 55 Cf. Ferrara: «Y dirás a Paroh: assí dixo Adonay: mi fijo mi primogénito Ysrael».

13Capítulo VII: «Porné mi mano en Egibto e sacaré mis cavallerías e al mi pueblo, los fijos de Irrael, de tierra de Egibto con grandes juizios» [Ex 7.4]. De guisa que [en] cada una de la[s]53 egibcianas plagas los llamó «mi pueblo»,54 e en el capítulo VIIIº los llamó «mi fijo mi primogénito, Irrael» [Ex 4.22]55. E quál mayor aspecto de gente divinal, apartada de todas las naciones e sobr’ellas, e levada aver con el Dio el especto de padre a fijo, que son d’Él relativo[s], lo qual jamás no dixo por ninguna nación.

  • 56 Se trata en realidad del capítulo XIX.
  • 57 Posible mala transmisión del pasaje, que carece de un sentido claro en el estado en que se ha conse (...)

14Capítulo IX56: a la ora de la data de la Ley les dixo: «‘Seredes mi tesoro más que todos los pueblos, ca mío es todo el mundo; e vós me seredes regno de sacerdotes e gente santa’. Estas son las palabras que fablarás a los fijos de Irrael» [Ex 19.5-6]. Aquí tocó las dos felicidades a Irrael: tenporal e espiritual; porque los tesoros se ponen en los más e bienes57 que los omes tienen. E aun dirá que más se refieren estas gloriosas palabras en lo espiritual que en lo tenporal.

  • 58 Se trata del capítulo XX.

15Capítulo XXI58: el primero de los dies mandamientos dize: «Yo só el Señor, tu Dio, que te saqué de tierra de Egibto» [Ex 20.2]. Lo qual con Irrael fablava e no con Ismael nin con otra nación.

  • 59 Se trata del capítulo XXIV.
  • 60 Hace referencia a la leyenda, ampliamente usada por los polemistas antimusulmanes medievales, de qu (...)

16Capítulo XXI59: ¿en quáles sacreficios o quál nación paresció la gloria e fuego divinal como en los sacreficios desta nación? Dize: «Moró la gloria del Señor sobre el monte de Sinay e cubrió la nube seis días» [Ex 24.16]. ¿A quál nación fue dada tal ley e con tantos milagros que no era la palomilla de Mahomad?60 /103r/

  • 61 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «vieron a Dios de Israel e deyuso de sus pies como fechura de l (...)
  • 62 Se trata de un milagro de Mahoma comentado por los tratadistas musulmanes a raíz de la azora 54 del (...)

17Capítulo XXIIIIº: desque ovieron sacreficado en la data de la Ley, dixo: «Vieron al Dio de Irrael e yuso de sus pies como [...]61 çafir» [Ex 24.10]. E quier entendamos lo que senefica, quier a lo menos, fue máximo milagro, más que quando metió Mahomad la luna en su manga62.

  • 63 Ex 40.34-38; es paráfrasis, aunque L marque como cita de Ex 40.38 desde paresció a pueblo. La refer (...)
  • 64 Ps 11 (Vg 10). Nótese que el ms. comienza numerando los salmos según el orden de la Vulgata, como e (...)

18Capítulo último: fecho el tabernáculo e con[c]ertados sus vasos, dize en fin del Éxodo que paresció sobre él la gloria del Señor a ojo de todo el pueblo que eran seiscient[o]s mil omes de armas tomar, a menos de niños e viejos de sesenta años arriba63. Pues d[i]me agora, moro, a quál otra nación aparesció la tal maravilla a ojos de todo el pueblo. Pues fijos tan queridos e amados, fijos tan cernidos e con tanta voluntad procurados e sacados de la sujebción e cativedat en que eran, bien se puede dezir que son más generosos e más escogidos e amados de Nuestro Señor que ninguna otra generación; que podemos dezir lo que el Salmista, salmo X64.

  • 65 Ps 32 (Vg 31).

19Aun podemos dezir por este pueblo suyo que sacó de tierra de Egibto e redimió con su diestra lo que el mismo salmista, salmo XXXI65.

  • 66 Ps 50 (Vg 49).

20Ca no se fallará oración nin profecía en todo su Alcorán lo que el mismo salmista dize, salmo XLIX, allí66.

21No dixo otro tanto a otra nación e menos a tu profeta, ca solamente con ellos quiso fablar.

Levítico

  • 67 Lev 11.2-23 y 41-43.
  • 68 Ps 62 (Vg 61).

22Aunque avemos tañido cerca de los sacrefic[i]os parescer la gloria divinal, sobr’ellos paresce la mundificación /103v/ de la nación dicha, porque quiso mundificar las intrínsicas condiciones e voluntades, lo que non podría reparar la justicia legar por lo non saber. E reparolos la Ley en les mandar comer viandas escogidas, apuradas e linpias, que fiziesen nobles condiciones e conplisiones, pues que las condiciones son anexas e proceden de las conplisiones, lo qual paresce en el Levítico, capítulo XI67; por que puede este pueblo o nación muy bien dezir lo qu’el mismo rey e profeta nonbrado dixo, salmo LXI, allí68.

  • 69 ms. cochicos, L cochitos.
  • 70 Lev 11.24-40 y Lev 13.2.
  • 71 ms., L manda deues. L no identifica el salmo (Exsurgat Deus); cf. Vg: «manda, Deus, virtuti tuae; / (...)

23Lo dixo más: paresce, en les defender tañer en las inmundicias e en los cochi[ç]os69 mostruosos e viles e en las plagas que se mostrasen a los sacer[d]otes70, que a las otras naciones no se dan nin dieron tales mandamientos. Por esto dixo el profeta, dicho por este pueblo: «Manda Deus»71 [Ps 68(67).29].

  • 72 En realidad, Lev 18.
  • 73 ms. omite parte de Lev 18.26 y los dos versículos siguientes completos; cf. E4: «los naturales nin (...)
  • 74 I. e.: «serían sacrificados o castigados».

24E que esta nación non sea su amenaza, non observando la Ley, mal[e]s tenporales como naciones bestiales, mas aun los amenazó con los males infernales, capítulo VIIIº72, allí do dize: «Enconada es la tierra, por donde yo vesito el su pecado sobr’ella, e ovo de revesar la tierra sus pobladores. E guardaredes vosotros mis cirimonias e mis juizios, e non fagades ninguna destas abominaciones [...]73. Ca cualquier que fiziere alguna destas abominaciones tajarse han las ánimas fazedoras de medio de sus pueblos» [Lev 18.25-26 y 29]; quier diga que la irraelita nación non sacrificarían74 quebrantando la Ley con trasmigración mas con perdición de alma.

  • 75 ms. dnus (abrev.), L dij. Es el salmo 99 (Vg 98): Dominus regnavit, donde se refiere a Moisés y Jac (...)

25Capítulo XIX: «Fabla a toda la sinagoga de los fijos de Irrael e diles: ‘Santos seredes, ca santo só Yo, Adonay, vuestro Dio’» [Lev 19.2]. Pues ¿qué más excelencia ha nación que esta? Salmo D[omi]nus [Ps 99(98)]75. /104r/

  • 76 En realidad, capítulo XXVI.
  • 77 ms. cambia la sintaxis del final de Lev 26-45; cf. E4: «los saqué de tierra de Egipto a ojo de los (...)

26Capítulo XXVII76: «E aunque están en tierra de sus enemigos, non los aborresceré nin los desecharé para los consumir nin para quebrantar mi fe con ellos; que Yo só Adonay, su Dio. E acordarme he de la fe que tenía con los primeros, los quales saqué de tierra de Egibto a ojo de las naciones. E seré su Dio Yo, Adonay» [Lev 26.44-45]77. Pues aquí conviene de notar que todos los que somos en la fe christiana, quier los de la radical nación irraelita oreginal, quier los de las otras naciones o gentíos, todos somos en tierra de nuestros enemigos, segund lo pone el testo; ca España toda non fue de christianos fasta que se convertió a la fe. Pero dize que devemos aber e gozar de oficios e beneficios e glorias que solíamos tener en nuestras tierras. Requiere el capítulo, que mucho fallarás desta materia.

[Números]78

  • 78 ms. Muertos.
  • 79 Labán es Balaam, pero L corrige Bilhan.

27Capítulo XXIIIIº: en la profecía de Labán, fablando en la venida del Mexías, díxolo así: «Véolo, e non agora; e otéolo, e non es propinco. Guiará estrella de Yacob; levantarse ha la verga de Irrael. E plagará los ángulos de Moab e derrocará todos los fijos de Se[t]h» [Num 24.17]79. No dixo aquí que el Mexías, que todas las naciones avía de poner en unión de Ley, avía de ser, salvo de Yacob e Irrael.

Deutero80

  • 80 Cf. Alba: «el Deutero» (glosas a Esdr-Neh, Alba (PM) II, p. 873 y 875). El nombre se repite en 112v (...)
  • 81 ms. repite los cielos e. Error de copia; cf. E3: «porque non alces tus ojos en los cielos e veas el (...)

28Capítulo IIIIº: «Porque no alces tus ojos a los cielos e veas81 el sol e la luna e las estrellas, e toda la melicia celestial, e desa[r]res e los adores e los sirvas, los partió el Señor, tu Dios, a todos los pueblos e naciones que son yuso de todos los cielos. E a vós tomó el Señor e vos sacó del [c]risuelo del fierro de Egibto para que le seades /104v/ pueblo de su posesión el día de oy» [Deut 4.19-20].

  • 82 ms., L propio. Error de copia; cf. TM:אֱלֹהִים קְרֹבִים  (’Elohim querobim, ‘dios cercano’). Ya e (...)

29En este mismo capítulo: «Guardaredes e faredes, ca eso es vuestra ciencia e vuestra prudencia a ojo de los pueblos que oyeron todas estas cirimonias. E dirán: ‘Ciertamente, pueblo sab[i]o e prudente es esa m[á]xima nación’. ¿E quál máxima nación ay que tenga dios propi<nc>o82 a ella como es a nós nuestro Dios en todo tienpo que lo llamamos? ¿E quál máxima nación ay que tengan cirimonias e juizios justificados segund son en esta Ley que yo pongo delante vós el día de oy?» [Deut 4.6-8].

  • 83 ms., L ygualar.
  • 84 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «¿Quién nos librará de mano del Dios fuertes estos?».
  • 85 ms. sic. No transcribimos aquí ni en las sucesivas apariciones «Nabucodenosor», para mantener lo qu (...)
  • 86 I. e., «no hay dios de ningún pueblo que libre como Éste a nuestros enemigos de nuestras manos»; la (...)
  • 87 Se trata del Cántico de Moisés, no de palabras del Faraón.
  • 88 Parafrasea Dan 3.29. Cf. Alba: «E de mí pongo yo decreto que cualquier pueblo o gente o lengua que (...)
  • 89 Versículo no localizado. Podría haber un recuerdo difuso de Ex 15.5; cf. Alba: « estonçe se perturb (...)

30Capítulo XXII: «Que no es nuestro Criador como su criador. E nuestros enemigos son juezes» [Deut 32.31]. Quier digan que aun los enemigos de la irraelita nación son testigos, no se iguala<n>83 con Içrael. Enxenplo en los filesteos, que dixeron quando bieron el arca de la Ley: «¡Guay de nós! ¿Quién nos librará [...]84 del Dios tan fuerte como este?» [1 Sam 4.8]. E Nabuco de Nosor85 dixo: «No ay dios que así libre, como este Dios de Irrael, enemigos» [Dan 3.29]86. Faraón, que dixo: «No como Adonay en todos los dioses» [Ex 15.11]87. E Nabuco de Nosor dixo: «Qualquier que dixere mal del Dios deste pueblo, muera»88. E Labán dixo: «¿A qué maldiré lo que Dios bendixo?» [Num 23.8]. E muchos dezir podría otros, e dar testimonios a esto; salvo, por non alongar, los condes de Edom dixeron: «El Dios deste pueblo poderoso es»89.

  • 90 Ps 28 (Vg 27): Ad Te, Domine, clamabo.

31Capítulo XXXIII: en fin de las bendiciones de los tribos dize: «¡Bienaventurado eres, Irrael! ¿Quál ay que sea, como tú, pueblo salvo en Adonay, que es escudo de la tu ayuda?», etc. [Deut 33.29]. Pues que así es claro, bien dirán aquí lo que dixo el salmista, salmo XXVII90. /105r/

Segundo de los Reyes91

  • 91 2 Sam = Vg 2 Reg.
  • 92 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «E vino el rey David e asentose delante el Señor e dixo: ‘¿Quié (...)
  • 93 ms. ninguna fama nin ganar.
  • 94 2 Sam 7.23 representa una traducción que, como E7, se aleja de lo usual por el uso de la forma nega (...)
  • 95 A partir de este momento, va a ser frecuente que el manuscrito haga referencias al salmista o profe (...)

32Capítulo [VII]: poniendo la arca de la Ley en su tabernáculo, dize: «Entró el rey David e asentose delante del Señor e dixo: ‘¿Quién só yo, Señor, [...]92 que tanto me as aduzido? E poco es esto, Señor, en tus ojos, que aun fablaste por la casa del tu siervo alueñe. ¿E esta es la ley del omne, Señor Dios?’» [2 Sam 7.18-19]. Requiere el capítulo adelante, que dize: «Por tanto eres magnificado, Adonay Dios, que no ay otro tal dios como Tú, nin ay dios fuera de Ti, segund quanto avemos oído por nuestras orejas. ¿E quál ay otro tal pueblo como tu Irrael, única nación en la tierra, ca nunca fueron dioses para redemir sus pueblos, <nin> ninguna fama ganar93, nin fazer las magnifencias e terribilidades que Tú feziste a la tu tierra por el tu pueblo, que redemiste de Egibto? A ningunas naciones esto no fizieron sus dioses94. E Tú as aprovado al tu pueblo Irrael por pueblo senpiterno, e Tú, Adonay, eres suyo dellos» [2 Sam 7.22-24]. Por eso dixo el mismo David: [ † ]95.

  • 96 Ps 9 (Vg 9).11: Confitebor tibi, Domine, in toto corde meo.

33Dixo más: «Pues esperen en Ti, Señor, los que conoscen el tu nonbre, porque Tú non desmanpararás a los que te buscan, Señor» [Ps 9.11] (Salmo IX, Confitebor)96.

Quarto de los Reyes97

  • 97 2 Reg = Vg 4 Reg.
  • 98 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «Bolviose el varón de Dios él e toda su hueste e parósele del (...)

34En la estoria de Nahamán, quando se mundificó de su lepra, dize: «Bolviose el varón de Dios, él e toda su hueste, e entró e parose delante dél e dixo: ‘[...] Agora sé que no ay [...]98 Dios salvo en Irrael’», etc. [2 Reg 5.15]. /105v/

Isaías

  • 99 Se trata de Ps 80 (Vg 79), 9, que habla de la viña de Yahveh, trasplantada desde Egipto.

35Capítulo V: «La viña de Adonay Sabaod es la casa de Irrael, e los varones de Judá la planta de sus deleites» [Is 5.7]. E por esto dixo el profeta: [ † ]99.

  • 100 La referencia de «lo canta la Iglesia» es al salmo 80 (Vg 79), no nombrado.

36Ca por este escogido e santo pueblo dezía, e lo canta la Iglesia100, si bien entendido es.

37Capítulo XLIII: en fin, fablando por Irrael: «Este es el mi pueblo que Yo crie, los quales anunciarán la mi gloria» [Is 43.21].

  • 101 ms., L engrandarán en trabación. El ms. arrastra también una breve omisión de texto; cf. Alba: «no (...)

38E cerca dél, en fin, Isaías: «Non adeficarán para otro pueblo, non plantarán para que otro coma; que como los días del fuste serán los días del mi pueblo, e la obra de sus manos gastarán los mis electos. Non afanarán en vano nin <engendrarán en turbación>101, ca simiente de benditos [...] son ellos e sus fijos con ellos» [Is 65.22-23].

  • 102 Así comienza Is 63.

39Capítulo [LXI]: «Será conoscida en las naciones el su semen, e los sus fijos con ellos en medio de los pueblos; todos los que los vieren los conoscerán, que ellos son del semen que bendixo el Señor» [Is 61.9] (cerca del capítulo «Qu[ié]n viene de Edom»)102.

40Geremías:

  • 103 ms. omite; restauramos de acuerdo con la siguiente mención de Ps.
  • 104 ms. Judicabid dos punpes populi et salus, L Iudicabit dominus populos [Vg, Ps 7.8]. Reconstruimos D (...)

41Capítulo segundo: «La santidat del Señor es Irrael, e principio del su fruto; e quantos lo comieren serán penados e dañados, mal les verná —dize el Señor» [Ier 2.3]—. Por eso dixo el <salmista>103: «Judicabid <Dominus> p[auper]es populi et salu[o]s» [Ps 72(71).4]104.

  • 105 ms. cera. Posible mala lectura de la palabra con abreviatura de nasal. Otra opción posible sería c<int>e</int> (...)
  • 106 ms. omite el final de la cita; cf. RAH: «e non oyeron». Buen ejemplo de corte interesado por parte (...)

42Capítulo XIII: «Así como se pega la c<int>a105 a los lomos del varón, así pegué a Mí toda la casa de Irrael e toda la casa de Judá —dize el Señor—, para que fuesen mi pueblo en fama e gloria e fermosura» [Ier 13.11]106. Por esto dize el salmista: [ † ]. /106r/

  • 107 ms. blanco. Es otra vez Isaías.

43Capítulo [LXI]107: fablando en Irrael: «Quantos los vieren los conoscerán que son de la simiente que bendixo el Señor» [Is 61.9].

  • 108 ms. blanco. Torna a Jeremías.

44Capítulo [II]108: «Yo te planté de buen sarmiento; todos vosotros, simiente verdadera» [Ier 2.21].

45Isaías:

  • 109 ms., L e.
  • 110 ms. see e. Enmendamos según la construcción de acusativo interno calcada del hebreo, presente en ot (...)
  • 111 Ps 9 (Vg 9): Confitebor Domino in toto corde meo.

46Capítulo XLII: «Ahé en el mi siervo, en el qual me sofriré, el mi electo, en el qual ha plazer la mi alma. Di el mi espritu sobre él; juizio a las naciones sacará. No clamará e non se sentirá, e no sonará fuera la su bos. Caña quebrada non quebrará, el lino majado non lo amatará; a la verdat sacará juizio. No esc[u]rescerá nin se quebrantará fasta que pongan en la tierra juizio, e a la su Ley las ínsolas esperarán» [Is 42.1-4]. Así, este capítulo non se escusa de una de dos: o fabla por toda la nación irraelítica llamándolo «siervo», tomando la parte por el todo, <o>109 lo toma por el rey Mexías singularísimamente aunque él es mucho todo. Si por Irrael lo toma, la nación toda dentro yaze en el servidunbre de nuestro Dios; e si lo toma por el rey Mexías mucho más intrénsico, e máximamente que él se<r> e<s>110 de la nación, que es mucho todo como ella. Pues poderse ha dezir por este pueblo lo que el profeta nonbrado dixo, salmo IX, allí111.

  • 112 En los romanceamientos bíblicos conservados, imperativo; cf. E5: «non desmayes».
  • 113 ms. omite parte de la cita; cf. E5: «esforçarte he, otrosí ayudarte he».
  • 114 ms., L omite. Probable error de copia; cf. Alba: «Buscarlos has, e non los fallarás; los varones de (...)
  • 115 ms., L omite.
  • 116 ms. omite parte de la cita; cf. RAH: «el tu rede[mp]tor, el Sancto de Israhel».
  • 117 ms. blanco. Aunque otras biblias – como RAH, la más cercana a este pasaje de Is 41 – romancean «pol (...)
  • 118 ms. llevaron. Cf. Alba: «Deramarlos as, e el viento los levará [...]».
  • 119 I. e., «quiere decir»; es expresión muy usada en el resto del ms.
  • 120 Ps 30 (29): Exaltabo te, Domine, quoniam suscepisti me.

47Capítulo XLI: «E tú, Irrael, el mi siervo Yacob, el qual elegí en ti, simiente de Abrahán, mi amigo, ca yo escogí en ti de los fines de la tierra e de los sus príncipes te llamé e dixe por ti: ‘Mi siervo eres tú, elegite e non te abominé’» [Is 41.8-9]. En este dezir senigficó los cernimientos de suso començados, e que escog[i]ó e falló la irraelítica nación. Síguese más: «Non temas, que contigo só Yo; no te desfaré112, que Yo só tu Dios, el /106v/ qual te enfortalesceré [...]113 e trabaré con la derecha mano de la mi justicia. Ahé que confusos serán e avergonçados quantos te enojaren; fechos nada serán. E perdidos, los varones que te reqüestaren; buscarlos has, e non los fallarás. Los varones de la tu baraja serán en nada, e <como níchel>114 los varones de la tu pelea. Ca Yo só Adonay, tu Dios, que travaré de la tu diestra, el que te dize: ‘Non temas, que Yo te ayudaré’» [Is 41.10-13]. En este dezir non inoró el profeta <que>115 levantan contra esta nación reqüestadores e que serían sus riquezas vazías a respecto de la purificación de su misma nación, tanto quanto no vale riqueza de bestias fieras (e non cale dezir domésticas) contra el ome, pues que tod[a]s son debaxo de su dominio e inperación umana. Iten dize más: «Gusano de Yacob, varones de Irrael: Yo te ayudaré ——ñor, el tu [...]116 Santo de Irrael. Ahé que pongo que seas trillo agudo, nuevo, de muchas bocas, con que trillarás los montes e menuzarás; las sierras como <tamo>117 las pornás. Derramarlos has, viento los llevar[á]118, torvellino los derramará, e tú gozarás en Adonay» [Is 41.14-16]. Quier diga119 este dezir que quien no tiene la Ley divinal, nin menos mostrar fundamiento de su generación electa por Dios, que todos serán nada. Por este tan bendicho dixo el profeta, salmo XXIX120.

  • 121 ms. omite parte de la cita; cf. RAH: «en lazos e en foranbres todos ellos, e en casas de cárceles s (...)
  • 122 ms. nota. Esta expresión, así enmendada, es frecuente en el manuscrito después de las citas bíblica (...)

48Capítulo XLII: «Él es el pueblo menospresciado e refollado, que se esconden en las foranbres [...]121 e en casas de prisiones son escondidos. Son menospresciados e no ay quien los libre, e refollados e no ay quien diga: ‘Dexaldos’. ¿Quién es en vós que esto escuche e lo diga desde los tienpos ante antepasados? ¿Quién dio en refollamiento a Yacob, e a Irrael a los menospresciadores? Ciertamente Adonay es éste, porque pecamos a Él e non quisieron en sus vías seguir nin oyeron en su Ley» [Is 42.22-24]. Nota<r>122 devemos en este dezir dos cosas: que los oreginales de la nación irraelítica serían menospresciados e vetuperados /107r/ de las otras naciones allegadizas, que razón de su[s] generaciones no puede[n] dar nin oreginal della. Segunda, que por los vituperios que les dan se purifican la nación e gastan los sus pecados, porque, ellos purgados, Nuestro Señor los quiere para su gloria.

  • 123 ms. cambia el orden canónico, general en los romanceamientos; cf. RAH: «Por quanto te reputé por ho (...)
  • 124 Es, como los otros términos en cursiva un añadido a un versículo muy deformado para adaptarlo a la (...)
  • 125 con: L omite.
  • 126 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «porque sepades e creades a Mí, e entendades que Yo só, e que a (...)
  • 127 En realidad, Is 44.
  • 128 ms. incluye aquí espuriamente, por error de salto de línea: tu fazedor e segurador (i. e. figurador (...)
  • 129 Cf. Alba: «Quasi diga que las nasciones que por el multitud de la longedat del prolixo camino, por (...)
  • 130 ms. Adonay, por error.
  • 131 L introduce múltiples añadidos innecesarios al restaurar la cita, que aquí presenta algunas diferen (...)

49Capítulo XLIII: «Por quanto eres glorioso en mis ojos e mucho honrado123, Yo te amé. Di ome yuso de ti, e pueblo yuso de tu ánima. Non temas, que contigo só Yo; traeré Yo tu simiente del Uriente, e del Ocidente te congregaré. Diré a los de Aquilón: ‘Da’; e a los del Austro: ‘Non ceses’. Aduziré los mis fijos de lueñe e las mis fijas de los fines de la tierra; todos los que se llamaron en mi nonbre e en la mi gloria los crie e los figuré e los fize» [Is 43.4-7]. En este dezir senegficó otro cernimiento, conbiene a saber: los que de la irraelítica nación vinieren en conoscimiento de la fe católica, que serían de los que viniesen a las trasmigraciones del Oriente a Ocidente e del Austro e del Aquilón. Non dixo «Filistim», «Moab» nin «Ismael», nin otras naciones arrianas. En este mismo capítulo: «Aunque todas las naciones congregadas sean e se junten los pueblos, ¿quál dellos se puede loar con lo tal como esto, nin los primeros milagros no[s] fagan oír, nin de la propia casa de Dios llamar, como estos dichos del bendito e escogido pueblo?124 Ahé, den sus testigos con125 que se justifiquen, porque lo oigan e digan: ‘Verdat es’. Vos sodes mis testigos —dize el Señor—, el mi siervo, el qual escogí, porque sepades e creades a Mí, e creades que [...]126 ante de Mí non fue criado Dios e después de Mí non será» [Is 43.9-10]. En este dezir concluye dezir dos cosas: una, que no ha nación que de tantas magnificencias e beneficios devinales se pueden loar como la irraelítica; segunda, que ellos son propios testigos de la deidat de Dios. E nota que sienpre en los actos máximos, siquier grandísimos, son electos los más nobles por testigos e non los bestiales nin rapinosos nin los semejables a las silvestres bestias. Ca así son apropiadas las naciones, /107v/ sacando la irraelita, a silvestres bestias e aves de rapina, segunt que esto aún más notaremos. Iten el XX capítulo127: «Agora oye Yacob, el mi siervo, e Irrael,128 en el qual elegí. Así dize Adonay, tu fazedor e tu figurador: ‘Desd’el vientre te ayudaré’. No temas, mi siervo Yacob, e Irrael, en el qual elegí, que Yo vaziaré aguas sobr’el que ha sed, e destellantes sobre lo seco. Vaziaré el mi espritu sobre la tu simiente e la mi bendición sobre los tus fijos; e crecerá[n] entre yervas como los sauzes cerca los arroyos de aguas. E éste dirá: ‘De Adonay só yo’; e éste llamará en el nonbre de Yacob; e éste escrevirá su mano ‘Adonay’, e en nonbre de Irrael tomará por su apellido» [Is 44.1-5]. E en este dezir apuntó el profeta los siguientes puntos: primero, que Yacob es Irrael e que es electo del Señor; segundo, que esta elección non fue por caso mas por providencia divinal, por ser desd’el vientre; tercero, la unidat de la Ley, ca todas las convertidas naciones han de aver nonbre de Irrael, quier los propincos al verdadero rey Mexías, quier los lógicos por sus cartas129, allí do dixo: «[De] Adonay só yo, e los otros se llamarán nonbre de Yacob, e los escrivirá por sus manos ‘Adonay’, e en nonbre de [Irrael]130 tomará apellido» [Is 44.5]131. Iten en él: «No temades e no vos perturbedes. Ahé, que desde entonces te lo fize oír e anuncié; e vós sodes mis testigos: ¿si ay Dios fueras de Mí nin otro figurador que Yo conosca?» [Is 44.8].

50Capítulo XLV: «Por mi siervo Yacob e Irrael, mi electo, llamete por tu nonbre; púsete apellido e no me conosciste» [Is 45.4]. En este dezir significó permanescer por sienpre el nonbre de Irrael (o Yacob). Iten en él: «Non en oculto fablé nin en logar de tierra de tiniebla. Non dixe a la generación de Yacob: ‘En vazío me buscas’» [Is 45.19]. En este dezir significó el dezir de la Ley ser espiritual. /108r/

  • 132 ms., L omite. Nuestra conjetura se basa en las otras apariciones de «tenporales» en el manuscrito, (...)
  • 133 ms., L afinación. Cf. más abajo: «non se gana por deleites mas por aflección»; y TM: בְּכוּר עֹנִי (...)
  • 134 ms. (como E6, GE, E3, E4) omite parte de la cita; cf. Alba: por Mí, por Mí faré. La repetición está (...)
  • 135 ms., L profa mado. Para la enmienda, cf. profacio poco después.
  • 136 Expresión calcada del latín quasi dicat, que se repetirá con frecuencia en el ms., como por ejemplo (...)
  • 137 ms. profacion, con abreviatura de nasal.

51Capítulo XLVIIIº: «Oí esto, la casa de Yacob, los que son llamados en nonbre de Irrael e los que de las aguas de Judá salieron, los que juran el nonbre de Adonay e el Dios de Irrael memoran, non con verdat e non con justicia. Los que de la santa heredat se llaman e sobre el Dios de Irrael se asufren, el Señor de Cavallerías es su nonbre» [Is 48.1-2]. En este dezir contó el profeta tres cosas: una, que las amonestaciones e amonestados con quien sienpre la boca divinal fabla son Yacob e Irrael; segunda, que por mencionar a dezir «de las aguas de Judá salieron», que esta nación son fijos de reyes; tercera, que por dezir «la santa» cibdat de Yerusalaim se nota que todos los <bienes>132 tenporales fueron o esperan ser figura de aquel. Iten en él: «Ahé que te apuré, e non con plata; elegite en el crisuelo de af[lec]ción»133 [Is 48.10]. En éste tentó el profeta dos cosas: una, el cernimiento antepuesto fasta esta nación ser apurada; segunda, que la f[e]licidat non se gana por deleites mas por aflección. Iten en él: «Por Mí [...]134 faré, que ¿cómmo avía de ser profa[ç]ado?135 E mi gloria a otro non daré» [Is 48.11]. Casi diga136 que profacio137 divinal será canbiar el Señor la irraelítica nación por otra, nin sería su gloria.

52Capítulo L: «Así dize el Señor: ‘¿Quál es esta carta de repudio o de quitación que di a vuestra madre para que la Yo enbiase? O ¿quáles debdas Yo devía por que vos oviese de vender a los señores de mis debdas?’» [Is 50.1]. Casi diga que sienpre esta nación nunca fue canbiada por otra, ca son suyos del Señor en qualquier de los estados que ellos sean.

  • 138 ms., L omite. Enmendamos tal como aparece esta expresión en múltiples ocasiones en este mismo códic (...)
  • 139 La forma Sarra por «Sara» es habitual en los textos de la época; cf. Alba, Gen 17.17, tras cambiar (...)
  • 140 ms. las.

53Capítulo LI: «¡Escuchad a Mí, los sabidores de justicia, el pueblo que la mi Ley es en sus coraçones! Non temades de las blasfemias umanas, nin de sus amenazas no vos quebrantedes» [Is 51.7]. En este dezir notó el profeta las blasfemias e vituperios que esta nación avrían de las otras naciones, /108v/ quier antes de conversión, quier después. Iten al comienço dél: «¡Oíd a Mí, los seguidores de justicia que buscades al Señor! Catad a la peña donde fuestes tajados e a la cavadura del pozo donde fuestes arrancados» [Is 51.1]. Conviene [a]138 saber: «Catad a Abrahán, vuestro padre, e Sarra139, la140 que vos parió; e único, lo llamé, e bendíxelo e multipliquelo» [Is 51.2]. No dixo a los filesteos: «Catad a filesteos», nin a Moab nin [a] Amón: «Catad a Moab o [a] Amón», mas [a] Abraham e, Sarra por ser electos del Señor. Por esto dixo el profeta: [ † ].

  • 141 ms. añade e.
  • 142 ms. aparecen subrayadas las palabras nós, los creyentes christianos. En el margen izquierdo aparece (...)

54Capítulo LIII: «¿Quién creerá la nuestra oída? [E] el braço del Señor141, ¿sobre quién fue revelado?» etc. [Is 53.1]. En todo este capítulo fabla, segunt los ebreos, en la prosperación de la nación irraelítica. E segunt nós, los creyentes christianos142, absolvemos este capítulo, pues quier a la una parte, quier a la otra, dize que tal milagro como éste non se fizo salvo en esta nación irraelítica; pues quier sea por Edom, quier por Irrael, dize el profeta: [ † ].

  • 143 ms. trobada. Cf. BNE: «Mesquina, turbada, que non fueste consolada».
  • 144 ms. jaspues.
  • 145 ms., L omite.
  • 146 Cf. Louis GINZBERG, The legends of the Jews, Philadelphia : The Jewish Publication Society of Ameri (...)

55Capítulo LIIIIº: «¡Aflicta, t[or]bada143, non consolada! Ahé que Yo porné en piedras presciosas las tus piedras e fu[n]darte he con çafires. E porné de jaspes144 tus solanas e las tus puertas en piedras luzientes, e todos los tus términos en piedras cobdiciosas. E todos los tus fijos, dotrinados del Señor; e mochedunbre de [p]as averán los tus fijos» [Is 54.11-13]. En este dezir nota el profeta la cleresía: santos padres, cardenales, arçobispos, obispos, mártires, venidos desta nación irraelítica, e los della misma antes de conbertidos; segundo, que toda la reliquia desta nación son dotrinados del Señor. Casi diga que la su Ley non es ley positiva nin <de>145 persona umana inventada, /109r/ mas por la boca divinal escrita en pargaminos de diamante, con los santísimos dedos divinales dada, en tan grande e pública plaça que las tronpetas eran ángeles e las bozinas o tronpetas devinales146; pues puede este pueblo dezir con el profeta: [ † ].

  • 147 ms. omite parte de la cita; cf. RAH: «quien guardare su mano de fazer ningund mal».
  • 148 ms., L para.
  • 149 Con casi idénticas palabras se expresa Fernán Díaz de Toledo en su Instrucción del Relator (1449): (...)

56Capítulo LVI: «Así dize el Señor: ‘Guardat juizio e celebrad justicia, e propinca es mi salvación para venir e mi justicia para se revelar. Bienaventurado será el varón que esto fiziere e el fijo del ome que en ello toviere; el que guardare el sábado de lo quebrantar e el que guardare su mano de fazer [...]147 mal’. Que non digan los fijos agenos que ajuntaren con el Señor, diziendo: ‘Apartar me apartó el Señor de con su pueblo’. E non diga el castrado: ‘Ahé que yo soy palo seco’» [Is 56.1-3]. En este dezir apuntó el profeta dos cosas. Una: que los que convertieren a la Ley, de qualquier nación que sean, no deven caer en desperación p<o>r148que non gozen de oficios nin de beneficios de los que son de la nación de la misma Ley; pues si el viniente a la Ley deve gozar de lo sobredicho, quien de la misma nación es mucho más deve gozar de todos los oficios e beneficios e iglesias, onores, dignidades, preminencias, que todos los otros han, sin ninguna dificultad e apartamiento, pues que el Señor non los ha por apartados149. Segunda: que los inicos e rapinosos, de malas costunbres sin vertudes, son llamados los castrados de vertudes e fustes secos; e estos cayan en desperación, salvo que, tornando a fazer buenas obras, Nuestro Señor los avrá por sus escogidos en todos los beneficios esprituales en el Paraíso. Requiere el capítulo todo e verlo as muy istensamente.

  • 150 ms. congregados. Cf. BNE: «Así lo dize el Señor Dios, ayuntador de los derramados de Israel».
  • 151 a comer: Como Vg y muchos romanceamientos cambia, banalizándolo, el sentido de amenaza social («Tod (...)
  • 152 ms. rescibiren, L rescibi[e]ren.
  • 153 ms. pmas (con abreviatura), L primeras; pero cf. fol. 111vº, donde L transcribe primas. El término (...)
  • 154 ms., L hualidad.
  • 155 L identifica erróneamente Et quoniam misericordia tua magna super (me) [caelos] (Ps 107.5).

57Iten en fin deste capítulo: «Dize el Señor Dios, congregado[r]150 de los derramados de Irrael: ‘Aún allegaré sobre é[l] /109v/ los que a ellos se congregaren’» [Is 56.8]; casi digan lo que en principio del capítulo deximos, conviene [a] saber: que los que juraren e congregaren a la irr[ae]lítica nación gozarán de los beneficios que ellos mismos gozan. E por conseqüencia, los que somos en la fe e creencia de la Santa Madre Iglesia Romana, los que a ella se allegaren, gozarán e deven gozar de la[s] i[m]unidades della, mayormente los que fueron de la misma nación del verdadero rey Mexías, puro Dios, que por ser de su nación deven pujar en excelencia e honra e non menguar. Iten en fin deste mismo capítulo dize: «¡Todas las bestias del canpo, venid a comer a todas las bestias de la xara!» [Is 56.9]151. Conviene a saber: que la nación umana son tres partes: unos, católicos revelados para sus libres alvedríos; otros, que han menester regimiento e pastoría como las bestias del canpo, quier ovejas, bueyes, etc.; otros, que son indocibles, que non rescibir<á>n152 dotrina, como las bestias de la xara. Pues dize que las primas153 de onbres sean en consumir e destroír la tercera parte indocible, porque non ay en ellos <c>ualidad154 ninguna. Digan, pues, los así venidos a la fe: «Et quia misericordia tua magna super me» [Ps 86(85).13]155.

  • 156 ms. duraran. Cf. Alba: «E andarán gentes con la tu luz».
  • 157 L mis.
  • 158 ms. en braçados, no documentable con este sentido. Cf. TM: עַל־צַד (‘al-ŝad, ‘al costado’); y en Al (...)
  • 159 ms. añade repitiendo nos.
  • 160 ms. decrinado. Enmendamos según el verbo «dirivar» de la línea siguiente.

58Capítulo LX: «Levanta e lumina, que venida es la tu lus e la gloria del Señor sobre ti clara; que, ahé, la escuridat cobrirá la tierra e la tiniebla los pueblos, e sobre ti esclarescerá el Señor, e su gloria, e sobre ti aparescerá. E [and]arán156 las gentes en tu lus, e reyes al resplandor de la tu claridat. Alça en derredor los tus157 ojos e mira que todos ellos, allegados, vernán a ti: los tus fijos de lueñe vernán e las tus fijas en braç<o>s158 serán criadas» [Is 60.1-4]. Tanto quiere dezir de nescesario las dichas palabras e el proceso de todo el capítulo como que todas las naciones avían de venir al Salvador o a la irraelítica nación. E quando los fieles christianos nos /110r/159 veemos en estrecho con los judíos de algunos testigos de que ellos se quieren aprovechar, los devinales maestros en la sagrada teología han por fundamento que nós seamos Irrael. Pues si el de<riv>ado160 nonbre cobra, non lo deve perder aquel de dende se diriva, por que en éste puede dezir la irraelítica nación lo que el profeta dixo allí [ † ].

  • 161 ms., L soalçar. Apoya la enmienda TM: לְבַשֵּׂר (le-baser, ‘para dar albricias’), traducido como «p (...)

59Capítulo LXI: «Espritu del Señor es sobre mí, que ungió el Señor a mí para so<la>çar161 los omildes; me enbió para soldar los quebrantados de coraçón, para traer a los cativos libertad» [Is 61.1]. Estas formales palabras no se escusan de una de dos: o el profeta Isaías lo dezía por sí, albriciando libertad a toda la nación, o la dezía en presona del rey Mexías; e por qual dellos que diga, de Irrael eran, e non de alguna otra nación.

  • 162 ms. temor. Cf. E4: «El pequeño será por mil, e el pequeño por gente recia»; y Ferrara: «El pequeño (...)
  • 163 ms., L puril.
  • 164 ms., L ynueros.
  • 165 ms. omite; enmendamos según la mención del mismo versículo en el comienzo de 111rº.
  • 166 Al comienzo del fol. 111rº está la misma cita con «gloria», ajustada a TM בִכְבוֹדָם (bijbodam, ‘en (...)
  • 167 ms. confición, L confisión. Cf. la n. siguiente.
  • 168 Aunque tiene pleno sentido, la redacción del texto de Is 61.7 se aparta del original bíblico, que s (...)
  • 169 ms. agricolas vinnadodores.
  • 170 ms. grometid (con abreviatura).
  • 171 ms., L lieua.
  • 172 ms., L asperito.
  • 173 ms., L omite.
  • 174 ms. juristias.
  • 175 ms., L se funde manifiéstase.
  • 176 ms., L sea.
  • 177 porque de: L por.

60Iten en él: «Tu pueblo todos son ju[s]tos e por sienpre poseerán la tierra. Ramas de mis plantas son, obras de mis manos para gloreficar. El [m]e[n]or162 será mil, e el pequeñuelo por gente grande. Yo, el Señor, en tienpo lo abreviaré» [Is 60.21-22]. En este dezir elevó el profeta la noble nación irraelítica más que a los ángeles; que en los ángeles ovo buenos e malos, e aquí los testimonia el testimonio divinal todos por justos. Iten, que se notificó el Señor Dios por fazedor desta nación por sus propias manos, e ser ellos plantas por Él plantados. Iten, el tercero, que el menor desta nación, que valería más que mil de otras naciones; e el menor de pu[e]ril163 hedat, más que muchas naciones de las otras. ¡O, Dios! ¡O, verdat! ¿Dónde estás? ¿Por quál nación se dixo lo tal? Iten en él: «Estarán estraños e apacentarán vuestras ovejas, y los fijos ajenos serán vuestros y[u]veros164 e viñadores. Pero vós ‘sacerdotes del Señor’ seredes llamados; ‘ministros de nuestro Dios’ será dicho por /110v/ vós. La virtud de las gentes <comeredes>165 e en sus casas de oraciones vos ensalçaredes166. En lugar de vuestra conf[us]ión167, dos tanto de vergüença ellos averán en su parte168; por tanto, en la su tierra dos tanto eredarán; alegría perdurable será fecha a ellos. Que Yo soy Adonay, que amo el juizio e aborresco olocaustos de robos; daré sus obras en verdat, e pacto senpiterno guardaré a ellos. Será conoscida en las naciones la su simiente, e los sus fijuelos en medio de los pueblos; todos los que los vieren los bendezirán, que son de la simiente que bendixo el Señor» [Is 61.5-9]. Aquí conviene de notar quatro puntos. Uno: que las nasciones arrianas que non gostaron el sabor desta miel de la santa Ley son en posesión de bestias, agrícolas <e> viñadores169. Segundo: pues que en la venida del rey Mexías cesó todo sacreficio e sacerdocio, dize por esta nación que serán sacerdotes e ministros de Dios; que este oreginal non se puede salvar en los judíos seyendo judíos, pues non han sacerdocio, mas los dellos convertidos gozarán del çacerdotal beneficio e administración divinal, como fue sant Pedro, que fue judío e començó en él sacerdocio. Fundamento es en la g<e>omet<r>í<a>170 que de cosa derecha como lie<ñ>a171, la parte que dende se tomare, lo tomado será derecho e lo restante derecho; e al tal de lo <e>spéri<c>o172. Fundamento es en física aver mienbros que la parte pequeña toma el nonbre de todo, como la carne <e>173 el hueso. Sant Pedro parte fue de la liña e él mismo parte del hueso e de la carne; pues ¿por quál divinal mandado se apartar deve esta carne del su todo, nin los reyes de la tierra pueden poner ley sobre su supirior rey del Cielo? E aun los juristas han por fundamento que el inperante menor non puede poner ley sobre el inperante mayor. E la ley que /111r/ qualquier inperante pone contra de la ley de natura o divinal no es de tener a los juristas174; late sobre esto, e esto aun se fund<a> e175 manifiéstase por aquello que dixo: «la virtud de las naciones comeredes e en sus glorias vos elevaredes». Casi dicad que unos e otros serán iguales particioneros en iglesias, dignidades, beneficios, sin apartamiento alguno. Tercero: el profeta Isaías es bivo oy, que vee e huele e oye las blasfamias e vetuperios que a los convertidos desta nación dan, allí do dixo: «por vuestra vergüença dos tanto averán», etc. E ya se á176 que él dize que sus vituperantes non quedarán sin pena. Lo quarto: que serán conoscidos entre todas las nasciones por venditos; conviene a saber: pues que el sojebto de los contrarios es uno, e así como la maldita nación de Cam conoscida por maldita en el uno estremo, e la irraelítica por bendita en el otro estremo (e que esto se manifieste ser así ved los evangelistas apóstoles), así estos son conoscidos en las naciones, que de Irrael fueron. E nin porque de177 Abrahán el convertido vino a cobrar nonbre de Pedro, e así de los otros, non perdió linaje nin oficio nin beneficio. E esto sea así; e esto dize más en el dicho capítulo: «Verán las naciones la tu justicia e todos los reyes la tu gloria, e llamarán a ti nonbre nuevo, que la boca del Señor lo fabló» [Is 62.2]. Pues digan estos lo que el profeta dixo: [ † ].

  • 178 ms. omite parte de la cita; cf. BNE: «E remenbrose de los días del siglo, de Moisén e de su pueblo»(...)
  • 179 ms., L por el diestro. Probable error del copista del ms. Aunque el texto tiene pleno sentido, todo (...)

61Fablando en la excelencia de Irrael, el profeta Isaías, quexándose del alçamiento de la divinal clemencia, dixo el oreginal siguiente: «Nenbrose el Señor de los días del siglo, de Muisén [...]178. ¿Dó es Aquél que los alçó del mar con los pastores de sus ovejas? ¿Dó es el que puso en medio dellos el su santo nonbre? ¿El que llegava a la diestra de Muisén el braço de la su gloria, el que ronpió aguas delante dellos por fazer para Sí fama senpiterna? ¿El que los llevava por los abismos como el cavallo por el d<esiert>o179, que non tronpeçavan? /111v/ Como las bestias que van por la vega, con tu espritu los guiavas; así guiaste al tu pueblo, con que cobraste fama de gloria» [Is 63.11-14]. Nota que fama de gloria non cobró el Señor Dios, salvo con los milagros que fizo con la irraelítica nación mediante el santo Moisén. ¿E quál nación e generación de sí lo tal notar podrá? Vey el capítulo fasta en fin. Dize pues aquí el profeta por este pueblo: [ † ].

  • 180 ms., L spes e fras (con abreviatura en ms.). Cf. ARISTÓTELES, Metafísica, Tomás Calvo Martínez (ed. (...)
  • 181 ms. pma (con abreviatura), L prima.
  • 182 ms. nin.
  • 183 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «Quando yo me mienbro de Raab e de Babilonia en quanto yo sé (...)
  • 184 ms., L omite. Cf. Alba: «Pero por Sión será dicho: varón e varón nasció en ella, e Él la fundó el A (...)
  • 185 ms., L a ex alexo. La leyenda de la vida de san Alejo estuvo ampliamente difundida en la Edad Media (...)

62Capítulo LXIIIIº: «Agora, Adonay, nuestro padre Tú eres; nós somos la materia e Tú nuestro formador, obra de tu mano somos todos nós» [Is 64.7]. Notarse deve que en este oreginal fabló el profeta modo logical (que toda difinición de cosa tiene tres partes: genus, sp<eci>es e <di>ferencias)180, como quien quiere dezir: «nuestro padre Tú eres», fue en logar del género; «nós la materia», en logar de la especia; «Tú nuestro figurador, e obra de la tu mano todos nós», en logar de la p<ostre>ma181. E por quanto es de diversas maneras, esprimió el testo mayor, diziendo: «obras de tus manos somos todos nós», como pone el Salterio en el salmo Fundamenta eius in182 montibus [Ps 87(86)], que quiere dezir que dixo así, queriendo loar la santa tierra de Irrael: «‘Quando me acuerdo de Raab e Bavilonia [...]183 e en Tiro e E[ti]opía; fallo este nascido allí’. Pero en Sión se dize: ‘Varón e varón es nascido en ella e el Altísimo lo <fundó>’»184 [Ps 87(86).4-5]. Casi diga que en las otras grandes naciones, como Tiro e Bavilonia, etc., quando un filósofo singular se falla en aquella nación, hanlo por mucho, verbigracia a <sant> Alexo185, etc. E aquí dis que en Sión, tomada la parte de la tierra por el todo de la tierra de promisión, que los que ende nasciesen serían todos singularísimos divinales; e por eso dixo aquí: «e obra de tus manos somos todos nós». E pues la esperiencia responde, preguntarse deve a todas /112r/ las naciones quién es en ellas que tanto sepa en la Ley de Dios como ellos, así en los convertidos como en los que se esperan converter.

  • 186 ms. judgarás.
  • 187 ms. mandados.
  • 188 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «Los que se santiguan, e los que se alinpian en las huertas des (...)
  • 189 ms. modeficó. Cf. cita supra para el sentido de la enmienda.
  • 190 ms. sacrefican. Cf. cita supra para el sentido de la enmienda.
  • 191 ms. temen, una vez más, como en la cita supra. A pesar de la repetición, lo consideramos error del (...)
  • 192 En este punto, Alba incluye una breve diatriba contra los musulmanes: «e la nasción que más en esto (...)

63Capítulo LXVI: «Ca en fuego el Señor judgará186, e con su cuchillo a toda criatura; e multiplicarse han los ma[t]ados187 del Señor. L[o]s que santifican e mundifican en las huertas en pos de una [...]188, los que [co]men la carne del puerco e los enconamientos e el ratón, en uno se tajarán —dize el Señor» [Is 66.16-17]—. En este dezir desechó el Señor las mostruosas e rapinosas e ipróquitas naciones; la iproquesía notó en los que se mo[n]defic[an]189 e sa[nt]efican190 en las huertas. Casi diga en lo público la rapina e mostruosas quando dixo: «los que [co]men191 la carne del puerco»192.

Geremías

  • 193 El primer punto del comentario no corresponde a la cita bíblica, sino que parece referirse más bien (...)
  • 194 ms. cera. Cf. fol. 105vº, donde también se cita este pasaje. Esta repetición en el ms. permite supo (...)
  • 195 ms. blanco. La cita no es de Jeremías, sino de Isaías; cf. supra, fol. 105vº y 106rº.

64Capítulo X: «Oíd esta cosa que fabló el Señor sobre vós, la casa de Irrael. Así dize el Señor: ‘Las vías de las gentes non aprendades, e de los signos de los cielos non ayades miedo, que las otras naciones se deven quebrantar dellos’» [Ier 10.1-2]. Aquí son de notar dos puntos: uno, que los donzeles de la cámara del rey non son contados a los naturales de la corte193; el segundo, la elevación de la Ley irraelítica sobre las otras leyes. Acerca de lo qual, aprovando la elevación de la dicha Ley, él mismo, fablando por la boca de Dios, capítulo II, pone: «La santidat del Señor es Irrael e principio del su fruto», etc. [Ier 2.3]. E él mismo dize más, capítulo XIII: «Así como se pega la c<int>a194 a los lomos del varón, así pegué a Mí toda la casa de Irrael e toda la casa de Judá —dize el Señor—, para que fuesen mi pueblo en fama e en gloria e fermosura» [Ier 13.11]. Dize más, capítulo [LXI]195, fablando en la excelencia de Irrael: «Quantos los /112v/ vieren los conoscerán que son de la simiente que bendixo el Señor», etc. [Is 61.9], segund que ya ante desto es escrito e mencionado.

Geremías

  • 196 ms. ornades, L ornados. Conjeturamos basándonos en la inmediata asociación con el nombre de Galaor (...)

65Capítulo XV: «Dixo el Señor a mí: ‘Aunque se paren Moisén e Simuel delante Mí’», etc. [Ier 15.1]. No dixo: «Aunque se paren <Am>adés196 nin Galoar nin Alixandre nin Cipión», mas estos de su escogida nación, como suyos e de su propia casa reputados.

  • 197 En realidad, se combinan Ier 16.14-15 y – desde «Egibto» hasta «derramó» – 23.7-8, aprovechando que (...)
  • 198 ms. omite; cf. E3: «e non será dicho más».
  • 199 ms. omite parte de la cita; cf. E3 [16.14]: «de tierra de Agibto [23.7: Egibto]».
  • 200 ms. corta aquí el texto de Ier 23.8 y, con una breve omisión, retoma Ier 16.15; cf. Alba: «e de tod (...)
  • 201 ms. notan, L notán. Enmendamos de acuerdo con el pasaje bíblico citado, entendiendo que la exclamac (...)

66Capítulo XVI197: «Por tanto, ahé que días vernán —dize el Señor— [e]198 non será dicho más: ‘Bivo el Señor, que alçó a los fijos de Irrael de [...]199 Egibto’, salvo: ‘Bivo el Señor, que alçó e que troxo la simiente de la casa de Irrael de la casa de Aquilón e de todas las tierras donde los derramó’, [...]200 la qual di a sus padres» [Ier 16.14-15 y 23.7-8]. Iten: «¡El Señor es mi fortaleza, e mi más que fortaleza, e mi defensión en el día del angustia! A Ti las gentes vernán de los fines de la tierra e dirán: ‘De cierto, falsedat pusieron nuestros padres, nada sin ningund provecho’» [Ier 16.19]. Donde noteficó <v>ota<r>201 todas naciones a esta santa fe e a la fe del rey Mexías.

  • 202 ms. omite parte de la cita; cf. BNE: «a esta grande cibdat».
  • 203 Cálicem probablemente haga referencia a Cádiz, entendidos «Cálicem» y Damasco como los dos extremos (...)
  • 204 ms. demudan, L demudán.

67Capítulo XXII: «Pasarán muchas naciones sobre esta cibdat e dirán cada uno a su próximo: ‘¿Por qué fizo el Señor estos en esta [...]202 cibdat?’. E dirán: ‘Porque desmanpararon la fe de Adonay, su Dios, e adoraron a dioses agenos’» [Ier 22.8-9]. Notarse deven que nunca se yermó Cálicem203 nin Damasco en pena de non [o]bservar su ley por ser defectuosa, mas la tierra e pueblo de Irrael por non guardar la santa Ley. Dem<an>da204 desto todo el libro Deutero, que lo más desto conprende. E por esto puede este pueblo dezir lo que el profeta pone allí: [ † ].

  • 205 ms., L pueblo. Pero todos los romanceamientos, y Vg, siguen TM יַעֲקֹבעַבְדִּי (‘abdí Ya‘acob, ‘m (...)
  • 206 Sólo RAH omite «ahé» (o fórmula similar).
  • 207 Pese a la coherencia del texto, el ms. omite parte de la cita, que el compilador debió de cortar pa (...)
  • 208 ms., L omite.
  • 209 Senaquerib (705-681 a. C.), fue un poderoso rey asirio, cuyas construcciones en Nínive – recintos a (...)
  • 210 El término «secta», con el sentido de conjunto de creyentes de una religión que el hablante conside (...)
  • 211 ms. amenazaran, L amenuzarán. Antes, ha omitido parte de la cita; cf. RAH: «multiplicarlos he e non (...)
  • 212 ms., L contescen.
  • 213 ms., L omite.
  • 214 ms. añade e.
  • 215 L [l]o faría.

68Capítulo XXX: «Tú no temas, el mi <sierv>o205 Yacob —dize el Señor—. E no temas, Irrael, que [...]206 Yo te salvaré de lexos, e /113r/ a tu simiente de tierra de su cativedat. E tornaré [...]207 Yo —dize el Señor— para te salvar; que faré fin de todas las gentes donde estás derramado, e de ti non faré fin; e castigarte he con juicio, e tajar no te tajaré» [Ier 30.10-11]. La fin de lo que aquí <es>208 mencionado, e la entención, es que, como los enperadores o monarcas que ganaron los regnos e trasmudaron los sus pobladores de unas partes a otras (segund fizo Senecherib209 e el pueblo romano; e después Mahomad, quantos regnos ganó, bolvió a su seta)210, perdieron todos aquellos regnos e naciones los nonbres de sus padres progenitores, lo cual Irrael jamás este apellido no perdieron antes de conversión nin después; mas por ser los convertidos a la fe católica de Irrael, así como sant Pedro e sant Pablo, los apóstoles, sus semejantes, ser de Irrael, los que a ellos se convertieron este nonbre tomaron: Irrael. Aún en el mismo: «Salirán dellos confisión e bos de alegrantes. Multiplicarlos he [...] e non se amen<or>arán211; e serán los sus fijos segund de ante e la su sinagoga delante Mí será preparada, e vesitaré sobre los que los apretaren. E será el su fuerte de sí mismo, e el su inperante de medio dél salirá. E allegarlos he e serán allegados a Mí; que ¿quién es aquel que toma osadía en su coraçón para se allegar a Mí? —dize el Señor—. E seredes a Mí por pueblo» [Ier 30.19-22]. Tres puntos tocan en estos testos. El uno, que la irraelítica nación, convertidos a la fe, que avrán las preheminencias que solían aver así como de antes. Segund[o], que contesce212 en muchas naciones, por non aver entr’ellos onbres ábiles para ciencia o reyes ser, <que>213 enbían a otras nasciones por ellos; lo qual dize que en Irrael todas perfecciones son falladas, que non han necesario a otras nasciones enbiar para que dicho es. Tercero, que esta nación son más214 allegados a Dios, lo qual ninguna otra nación no osaría215 presumir en su coraçón lo tal de sí. Pues diga agora este pueblo: [ † ]. /113v/

  • 216 En realidad se trata de Ier 31.
  • 217 ms., L regir. La frase parafrasea, condensándola, la fórmula usada en los demás romanceamientos; cf(...)
  • 218 ms. der de. Cf. Alba: «el semen de Israel escusarán de seer gente ante Mí todos los días».
  • 219 L ca si.
  • 220 Fusiona dos pasajes: Ps 118, 26 (Vg 117): «Benediximus vobis de domo Domini Deus Dominus, et [...]» (...)

69Capítulo XXI216: «Así dize el Señor, que puso el sol para la lus del día e los fueros de luna e estrellas para lus de la noche; el que faze r[u]gir217 las ondas del mar; el Señor de las Cavallerías es su nonbre: ‘E así como es inposible estos fueros se apartar delante de Mí — dize el Señor —, así es inposible que la irraelítica nación escusen <s>er218 de delante de Mí todos los tienpos’» [Ier 31.35-36]. Casi219 digan: «Perderse an antes todo el mundo que esta nación sea perdida». Digan, pues, este pueblo: «Bendiximus Deus» [Ps 118 y 66]220.

  • 221 Se trata de Ier 32.
  • 222 ms., L omite.

70Capítulo XXII221: «Serán pueblo mío e Yo seré su Dios; porneles un coraçón e una vía para que me teman todos tienpos, con que ayan bien en ellos e sus fijos en pos dellos. E porné con ellos fe senpiterna, e non me bolveré de seguir en pos dellos para les bien fazer; e el mi temor porné en sus coraçones porque no declinen de Mí» [Ier 32.38-40]. Dize agora el Señor <de>222 este pueblo por el profeta: [ † ].

  • 223 de: L omite.
  • 224 ms., L oyré.
  • 225 ms. osee. Anómala lectura que L (en el Osee. // [Así] dize) conserva, preguntándose en nota si es u (...)

71Capítulo XXXIII: «Serán a Mí fama de223 alegría e gloria e fermosura en todas las naciones de la tierra, e oir[án]224 todo el bien que he de fazer a ellos, e averán pavor e miedo de tanto bien e de tanta pas que Yo faré con ellos» [Ier 33.9]. El verso ante desto dize: «Mundificarlos he de todos sus pecados que a Mí pecaron e perdonaré todas sus iniquidades» [Ier 33.8]. Iten en él: «<Así>225 dize el Señor: ‘Si pudiéredes quebrantar el mi pacto que Yo tengo con el día e con la noche a que no aya día nin noche en su tienpo, así poderéis quebrantar la fe que Yo he con David, mi siervo, a que no oviese fijo que reinase sobre su silla, e a los levitas e ministros e sacerdotes que ministren ante Mí’» [Ier 33.20-21]. Deste dezir se magnifiesta esta nación gozar de los dos bienes los convertidos a la Ley, esprituales e tenporales. Dize aquí el profeta: [ † ]. /114r/

Ezechiel

  • 226 Se trata de Ez 35.
  • 227 ms., L omite.
  • 228 ms., L acerco. Cf. E3: «el Señor ende estava».
  • 229 ms. omite parte de la cita; cf. GE: «vivo Yo, dize el Señor Dios».
  • 230 ms. añade e.
  • 231 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «las tus ofensas que sobre los montes de Israel dexiste».
  • 232 ms. tomamos. Cf. Alba: «a nos licencia dada nos es que los comamos».
  • 233 ms. syngulos non. Adoptamos la enmienda de Lazar, reservando también la posibilidad de que sea «sig (...)

72Capítulo XXVI226: fablando el profeta Ezechiel en la caída de Seír e de Edom, dixo: «Porque dexiste que ‘estas dos naciones e dos tierras <mías>227 son, e poseerlas hemos, e el Señor allí se acer[t]ó’;228 por tanto, bivo [...]229 el Señor, Yo faré en tu saña e en tu zelo230 lo que tú feziste en tu abominación en ellos; e Yo me magnifestaré en ellos quando Yo te castigaré. E sabrás que Yo só el Señor, que oí todos tus denuestos que dexiste sobre [...]231 Irrael, diziendo: ‘Desipados son; dada es a nós la tierra que la [c]omamos’232. E enaltescedes sobre Mí con vuestras bocas e dezides palabras muy gruesas, las quales Yo oí» [Ez 35.10-13]. Este singuló233 que los convertidos a la fe non deven ser menospresciados nin vetuperados; e esto dize fasta en fin del capítulo. Por que pueden agora este pueblo o nación dezir por el profeta: [ † ].

  • 234 Cf. glosa de Alba: «E de aquí adelante va poniendo el testo una fuerte reprehenssión a Israel, most (...)

73Capítulo XVI: faze enxenplo de cómo el Señor tomó a Irrael e los dotrinó e dio Ley, e fizo milagros por ellos, e los porfijó bien así como un omne que porfija una niña que se falló rezi[é]n nascida con su sangre en el canpo234. Véase este capítulo, tan bueno es. Dize el profeta por estos: [ † ].

Amós

  • 235 ms. omite parte de la cita; cf. E5: « Oíd esta razón que fabla el Señor por vos, fijos de Israel, s (...)

74Capítulo III: « Oí esta palabra que fabla el Señor sobre vós, la casa de Irrael, [...]235 que alcé de tierra de Egipto: ‘Porque vos conosco más que a todas las naciones de la tierra, por tanto, vesitaré sobre vós todos vuestros pecados’» [Am 3.1-2]. Casi diga que, por Irrael ser fijos de Dios, non les consiente /114v/ iniquidat ninguna pequeña; ca cosas consiente omne a los siervos que non las consiente a sus fijos, que los querría tener antes muertos. E porque más guardados e redrados sean de pecar, dize que vesitará sobr’ellos todos sus pecados. Pues dize su pueblo por el profeta: [ † ].

Obadías

  • 236 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «E el cativerio desta conpaña a los fijos de Israel que es de l (...)
  • 237 ms. omite.
  • 238 ms. de baustro. Cf. Alba: «las cibdades australes».
  • 239 Pedro Comestor, quien más probablemente podría ser este «maestro de las estorias escolásticas» por (...)

75En fin dél, en este capítulo que agora comiença: «[...]236 a los fijos de Irrael desde los ca[n]an[e]os fasta Sarfat, e el captiverio de Yerusalaim, que son <en>237 España, hered[a]rá las cibdades [del Austro]238. E sobirán salvadores en el monte de Sión para judgar el monte de Isaú, e será del Señor el regnado» [Abd 1.20-21]. E el maestro de las estorias escolásticas, e aun Niculao de Lira, se conforma el monte de Isaú ser Francia e Roma239; e dize por Irrael que lo judgarán. E dize «catiberio de España» diziendo que averán dominio en el judgado así espritual como tenporal. Por esto podrá agora dezir Irrael: [ † ].

Micheas

  • 240 ms. omite parte de la cita; cf. E3: « E será en la fin de los días será el monte de la casa del Señ (...)

76Capítulo IIIIº: «Será en fin de los días; preparada será [...]240 la casa del Señor en cabo de los montes e enaltescida será más que las sierras, e correrán a Él todos los pueblos» [Mich 4.1]. E aunque todo el capítulo refiere de los bienes que serán en el tienpo del rey Mexías, este Mexías de Irrael fue.

Zacarías

  • 241 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «En esos días travarán diez omnes de todas las lenguajes de los (...)
  • 242 que: L omite.
  • 243 El añadido parece injertar en la cita el «non temades» de Zach 8.13 y 15, lo que sirve para adaptar (...)
  • 244 L fuestes. Pero cf. Alba: «fuste en la confusión de [...]» (glosas a Abd 11, Alba II, p. 378).

77Capítulo VIIIº: «Así dize el Señor de las Cavallerías: ‘Aún tienpo verná que vernán los pueblos muchos e /115r/ abitantes muchas gentes. E i[r]án los unos a los otros diziendo: ‘¡Vayamos, vayamos a rogar la fas de Adonay!’, e buscarán el Señor de las Cavallerías, e responderán: ‘¡Yo me querría ir!’. Que verná[n] muchos pueblos e fuertes naciones a buscar el Señor de las Cavallerías en Yerusalaim e para rogar la fas del Señor’. Así dize el Señor de las Cavallerías: ‘En aquellos tienpos, travarán dies varones de las lenguas de las naciones [...]241 en la falda de un judío, diziendo: ‘Iremos con vosotros; que242 avemos oído que el Señor es con vosotros’» [Zach 8.20-23]. Aún en él: «Agora no ayades miedo que sean como los primeros días a la reliquia deste pueblo» [Zach 8.11]243; «E será, como fustes244 en maldición en las gentes la casa de Judá e la casa de Irrael, así vos salvaré e seredes en bendición; non temades» [Zach 8.13]. Léase todo este capítulo e fallarán maravillas en él. Allende de lo qual dize el profeta por ellos: [ † ].

  • 245 Se refiere a Zach 9.9-10; cf. Alba: «Así dize el Señor: gózate mucho, la fija de Sión, e jubila (go (...)

78Capítulo IX: se fallará en él nascimiento del rey Mexías, salir e nacer desta nación irraelítica245. Iten en él: «Salvarlo[s] ha Adonay, su Dios, en aquel día como ovejas de su pueblo, ca piedras de corona lozirá sobre su tierra» [Zach 9.16]. Dize el profeta: [ † ].

Malachías

  • 246 ms. del.
  • 247 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: « tornaredes e veredes lo que es entr’el justo al malo ».
  • 248 ms., L seuinal.
  • 249 En unión de ley: esta expresión singular se puede encontrar también en los preliminares de Alba: «s (...)
  • 250 ms., L omite.
  • 251 L particularidad. No enmendamos «particularidad» (documentado por primera vez en Alonso de Palencia (...)
  • 252 Esta imagen de la resurrección se difundió con el escrito apócrifo conocido como 2 Baruc o Apocalip (...)

79Capítulo primero: «Dize el Señor: ‘Ámovos’. Respondistes: ‘¿En qué nos amas?’. ‘¿E non sabedes que hermano era Isaú de Yacob? —dize el Señor—. Amé a Yacob, e a Isaú aborrescí; e puse los sus montes yermos e su posesión a los dragones del disierto’» [Mal 1.2-3]. Donde se nota el quarto cernimiento de suso dicho. En fin deste profeta dize: «Entonces se fablaron los temientes /115v/ del Señor varón a su próximo, lo qual escuchó el246 Señor e oyó, e fue escrito en el libro de la remenbrança del Señor, delante d’Él, a los que temen al Señor e reputan el su nonbre. ‘E será[n] de Mí —dize el Señor de las Cavallerías—, para el día que Yo he de fazer tesoro, e piadaré sobr’ellos como piada el varón sobre su fijo, el que lo sirve. E tornaredes [...]247 lo que es sobre el justo e el malo, e entre el que sirve al Señor al que non lo sirve’» [Mal 3.16-18]. E el capítulo sigue aún desto fasta dezir estas siguientes palabras: «Nenbradvos de la Ley de Moisén, mi siervo, la qual le encomendé en Oreb sobre todo Irrael cirimonias e juizios. Ahé que Yo enbiaré a vosotros al profeta Elías antes que venga el día del Señor, grande e terrible, el qual tornar[á] coraçón de los padres sobre los fijos, e el coraçón de los fijos sobre sus padres, antes que Yo venga e fiera la tierra con anatema» [Mal 3.22-24]. ¡O, bendito seas Tú, glorioso Dios!, que tan gloriosas palabras en tu santidat profet[i]zó este santo profeta, que contienen las siguientes utilidades, conviene a saber: que fundamiento de todas las leyes es la Ley de Moisén, si bien entendida es e fuere; por éste, el postrimero de los profetas, cerró e selló que esta es de observar e tener sobre todas, por [d]evinal248 e non positiva. Segunda: que Moisén e Elías judíos eran. Tercera: que aquí tocó el profeta e signó el día de la resureción, conviene a saber: que de los máximos milagros que el Mexías puede fazer, e no mayor que él, es la resureción de los finados, a tal fin de traer con <Él> todas las naciones en unión de Ley249, conviene a saber: que aun fasta el día de la resureción sienpre quedarán reliquias de incredulidat; lo qual, en conosciendo el padre al fijo que se le murió, e el fijo así mismo al padre que se le murió, <serán>250 en unión de Ley preguntando los unos a los otros las particulidades251 que entr’ellos pasaron durante la vida252. Por eso dixo el profeta: [ † ]. /116r/

Daniel

  • 253 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «que traxiese de los fijos de Israel e del linaje real e de los (...)
  • 254 ms. prudentes e, L prudentes e[n]. Probable error de copia inducido por el «prudentes» de dos línea (...)
  • 255 que en ellos [...] mácula: L omite.
  • 256 ms. omite. Enmendamos siguiendo muchas apariciones de esta expresión anteriores en el texto; cf. p. (...)
  • 257 Cf. supra también cintíficos. La vacilación entre vocales palatales es frecuente en ms.
  • 258 ms., L el progar de su perfulidat digistiones. Cf. glosa de Alba: «VII. Que tal fuerça ayan para en (...)

80Capítulo primero: «Dixo el rey a Aspanad, al mayor de sus castrados, que le troxesen de los fijos de Irrael e de la generación real [...]253 tales niños que no oviesen mácula en ellos, e de fermoso gesto, e prudentes en toda ciencia, e cintíficos de ciencia, e <mostrados a>254 desciplina, e que oviese virtud en ellos para estar en palacio del rey e que les enseñen letra e lengua de caldeos» [Dan 1.3-4]. Aquí conviene de notar que un monarca tal como el rey Nabuco de Nosor, seyendo enperante en todo el mundo, non falló omes dignos con todas dignidades e condiciones para que le sirviesen en su palacio como de la gente irraelítica. E las dignidades que en ellos demandó son las siguientes: una, ser sin mácula255 en las condiciones; segunda, de fermosos gestos, porque comúnmente los que han buenos gestos responde[n] a buenas costunbres; tercera, que fuesen sabios en todas ciencias, conviene [a]256 saber: en los onbres ha unos centíficos257 en lógica, otros en filosofía, otros en astromonía, etc., pero que estos en esta nación se ovo por manifiesto ser fallados sabios en toda ciencia; quarta, que fuesen mostrados a desciplina; quinta, para dezir que ayan virtud para estar en palacio del rey quiso dezir que pudiesen sostener el p<or>gar de superf<lui>dat digistiones258; sesta, que la irrailítica nación son linaje real e, porque mejor se pudiese el escribir de su ciencia, que les enseñasen la lengua caldaica. E finalmente ellos ante él traídos, tales fueron que merescieron ser fechos por ellos los milagros en el libro mencionados. Por ende, se puede e deve dezir lo que el salmista escrivió por tal pueblo e singulares onbres allí donde dixo: [ † ].

  • 259 ms. omite.
  • 260 L relevador. Cf. Alba: «revelador de secretos».
  • 261 ms., L parten.
  • 262 Cf. Dan 2, 48, ya cit. en el texto supra, y 49, Alba: «E Daniel petición al rey fizo que costituyes (...)

81Capítulo segundo: en la dispusición de la visión e sueño de Nabuco de Nosor dixo: «En sus días de aquellos reyes levantará el Dios de los cielos un regno que para sienpre non será dañado e tal regno que a otro pueblo non será dexado, /116v/ menuzará e tajará todos estos regnos e él será firme por sienpre» [Dan 2.44]. «Estonce el rey Nabuco de Nosor echose sobre su fas e <a>259 Daniel adoró e presentó e sacreficios mandó fazer a él. Respondió el rey a Daniel e dixo: ‘Ciertamente vuestro Dios es dios de los dioses, e señor de los reyes, e re[v]e[l]ador260 de secretos, pues que tú podiste revelar este secreto’. Estonces el rey a Daniel magnificó, e dones grandes e muchos le dio, e inperole sobre toda la cibdat de Bavilonia e fízole mayor de príncipes e de todos los sabios de Bavilonia» [Dan 2.46-48]. Aquí conviene de notar dos cosas: una, el grant conoscimiento en que vino el rey Nabuco de Nosor en el Dios desta nación (e non falló fartura de su sed en ninguna otra nación de su inperio, salvo en la irraelítica); segunda, en dar dotrina a los reyes e inperantes que tienen los de la tal nación por servidores, que part<a>n261 con ellos de sus bienes e glorias tenporales. Que aquí inperó el dicho rey a Daniel sobre todo su inperio de Bavilonia; a él e a Sidrac e Misaque e Abdenago262 fizo muchos bienes e mercedes. Manifiesto es, e fallarse á por su estoria; por los quales se pueden bien dezir lo qu’el profeta dixo: [ † ].

  • 263 Resume Dan 3.1-15.
  • 264 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «pero ay nuestro Dios que nosotros servimos que nos puede escap (...)
  • 265 ms. tu rey, L tus dioses. Error de copia que L corrige según TM; sin embargo, todas las biblias med (...)
  • 266 Dan 3 concluye con el reconocimiento del Dios de los judíos por el rey Nabucodonosor, que otorga di (...)

82Capítulo III: cuenta de la imagen que mandó fazer el dicho rey Nabuco de Nosor, e adorar, e quien la no adorase, que fuese quemado en fuego; la qual imagen Daniel nin sus prósimos adorar no quisieron. A los quales dixo el rey que si non la adorasen, que serían quemados263. «Respondieron Sidrac e Misac e Abdenago e dixeron al rey Nabuco de Nosor: ‘Non curamos nós sobre esto de cosa te responder; ca nós tenemos un Dios a quien servimos que nos puede librar del [...]264 fuego encendido, e de tu mano, rey, nos puede librar. E puesto que no librase, deves saber, rey, que a tu [dios]265 non serviremos e a la imagen de oro que levantaste non a /117v 111r/ doraremos’» [Dan 3.16-18]. Cuenta el capítulo que estos mismos fueron echados en el fuego e dél librados, e los sus mescladores dellos con el rey, quemados266. De lo qual se puede dezir lo que el profeta dixo allí: [ † ].

  • 267 ms. omite parte del texto bíblico, condensándolo, e interpola de los cielos fuera de lugar; cf. Alb (...)
  • 268 ms. sps spes (con trazo de abreviatura sobre ambas). Podría tratarse de una repetición enfática, pu (...)
  • 269 ms. omite parte de la cita; cf. E5: «era semejança de osso e parávase a la otra parte, e traýa en s (...)
  • 270 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «temerosa e espantable e fuerte». Aunque con cierta variación e (...)
  • 271 ms..
  • 272 Cf. Alba: «Estas grandes bestias que viste significan que quatro reyes se tienen de levantar en la (...)
  • 273 L marca fin de cita aquí, que identifica erróneamente con Dan 7.27.
  • 274 ms. en.

83Capítulo VII: en una visión que vido Daniel, dixo: «Yo veía en mi visión, e ahé [...]267 s<ier>p<e>s s<ier>pes268 de los cielos que sobían del mar, diversa la una de la otra. La primera, como león, alas de águila. [...] La segunda, semejança de oso, [...]269 e tres órdenes de dientes en su boca. [...] La tercera, como onça, con quatro alas en las espaldas. [...] La postrera e quarta, temerosa e [...]270 fuerte» [Dan 7.2-7], non le pone figura, salvo que dezía que tenía «ojos de omne» [Dan 7.8]. Aquí conviene de notar dos cosas: una, que estas tres primeras271 bestias senefican tres universales inperios del mundo, el de Alixandre, e el romano, e el de Mahomad272. E púsoles nonbres «bestias que salían del mar»; quier que, así como son en menos grado los peces del mar, por grandes que ellos sean, al respecto del bolante e del sobre tierra andante (non cale dezir sobre lo umano), que así, a este respecto, eran estos monarcas a respecto de la nación irrailítica e del rey Mexías, que tiene ojos de omne e boca que fabla magnificencias; por el qual dize el testo en fin deste capítulo: «Al qual será dado inperio, glor[i]a e regno, e todos los pueblos, gentes e lenguas le servirán273. Su inperio, senpiterno, que non será privado; e274 su regno, que non será dañado» [Dan 7.14]. Donde se sigue la nobleza desta nación, e sus beneficios ser duraderos, sin p[r]i[v]ación e tienpo.

  • 275 ms., L omite.
  • 276 será regno: L omite. Pero todos los romanceamientos incluyen la repetición de TM; cf. E3: «su reino (...)
  • 277 L no marca la cita.

84Capítulo VIIIº: en la dispusición desta sobredicha visión, dize: «Regno e inperio [e]275 magnificencia de los regnos que son diuso de todos los cielos será dado al pueblo de los santos altos; que el su regno será regno276 de sienpre, e todos los inperios a él servirán e obedescerán» [Dan 7.27]277. Notar conviene e dezir aquí: los profetas, «santos altos», si estos non son la irraelítica /117v/ nación, de preguntar conviene si serán de la nación de los tártaros o turcos o bárvaros o moros; lo qual presumir solamente, sería grant confusión e inormedat, e pura eregía.

  • 278 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «e cresció fasta la hueste de los cielos e derrocó en tierra de (...)
  • 279 L no marca la cita.
  • 280 Dan 12.3; cf. E3 : «los <que> fazen justos a los muchos, como las estrellas para sienpre jamás».

85Capítulo IX: dize, fablando en la caída de Irrael, de los que se atrevieren contra ellos o daño alguno les procuraren: «Atreverse á contra la milicia [...]278 e de las estrellas e refollarlos ha» [Dan 8.10]279. Nota que jamás nunca cayeron estrellas al suelo; mas llamó estrellas a la nación irraelítica280.

David, Salterio

86En fin del sal[m]o XXII, dize: «La generación que lo sirvieren serán contados al Señor en toda generación. Vernán e anuciarán su justicia al pueblo nascido, que fizo» [Ps 22(21).31-32]. Nota que, por ser fecha esta nación por providencia divinal, los apropió a su fechura; ca otramente todas las naciones nascen.

  • 281 Cf. Vg Ps 40: Beatus qui intelligit super egenum et pauperem.

87Salmo xli: va contando de las blasfamias e vituperios de la irraelítica nación, que sufrieron e sufren de las otras naciones porque sirven a Dios281. Pues ¿quál nación ay en todas las otras, por que el dicho rey e profeta se quexase en persona dellos, zelando el servicio de sus dioses?

  • 282 L bisahuelos.

88Salmo XLIIIIº: dize de la subcesión e encadenamiento desta nación, de padres e abuelos e bisagüelos282 fasta el bendito Abrahán, lo que no puede dezir ninguna otra nación: «Señor, por nuestras orejas oímos lo que nuestros padres nos contaron, la obra que obraste en sus días» [Ps 44(43).2], conviene [a] saber: en los días antiguos. E va contando el salmo quánto se sufrió e sufre en esta nación por el servicio divinal. /118r/

  • 283 En realidad debería ser: «Salmo LX».
  • 284 ms. jubibare. Cf. Alba: «sobre los filesteos aullaré ([Vg] metidos son so mí los agenos)».

89Salmo LXI283: «El Señor, fablando en la su santidat: ‘Agradarme he, partiré Siqué[n] e el val de Sucod m[e]diré. Mío es Galaad, mío es Manasés, e Efraím es la fortaleza de la mi cabeça; Judá es el mi duque. Moab es la olla del baño; sobre Edom lançaré mi çapato; sobre Filestim jubi[l]aré’»284 [Ps 60(59).8-10]. Nota la difirencia que dixo el Señor sobre los tribos de Galaad, Manasé e Ifraím e Judá a respecto de las otras naciones.

90Salmo LXXIIIIº: «¿Por qué, Señor, te ensañas por sienpre, fumea la tu ira en las ovejas del tu pasto? Niénbrate de la tu sinagoga, que pusiste de antigüedat. Redimiste la verga de la tu heredat, el monte de Sión en el qual abitaste» [Ps 74(73).1-2].

  • 285 ms. añade con trazo fino una a; pero «afazes» no se documenta; el ms. utiliza sistemáticamente «faz (...)
  • 286 L no indica la cita bíblica, que va en singular («mi») en las biblias romanceadas; cf. por ejemplo, (...)

91Salmo LXXVII: va contando los males que sufren esta nación por su Dios, quexándose a Él. E dize: «¡O, Tú eres el Señor que285 fazes las maravillas e feziste saber en los pueblos la tu fortaleza! Redemiste por tu braço el tu pueblo, que son los fijos de Yacob» [Ps 77(76).15-16]. E va contando las maravillas que por ellos fizo, e en fin del salmo dize: «Guiaste como ovejas el tu pueblo por mano de Moisén e Harón» [Ps 77(76).21]. Que «¡Tierra, no cubras la nuestra sangre, nin aya logar el nuestro clamor!» [Iob 16.18]286, dizid todos los oyentes, ¿por quál nación se dize esto?

  • 287 L corrige notificasen; ms. parece alterar el verbo de la cita por una proyección inconsciente de «n (...)
  • 288 Ps 78.56-66 alude (sin referencias explícitas) a 1 Sam 4-5; cf. el epígrafe de E19 a 1 Sam 5: «De c (...)

92Capítulo LXXVIIIº: «Escuchad el mi pueblo a mi Ley, enclinad vuestras orejas a los dichos de mi boca. Abriré con enxenplo mi boca, fablaré las fablas antiguas, las quales oímos e sabemos, e nuestros padres nos las anuciaron. Non negaremos de los sus fijos; a la generación postrimera anunciarán las glorias del Señor e su fortaleza, e sus maravillas que fizo. E levantó testimonio en Yacob, e Ley puso en Irrael, la qual mandó a nuestros padres que la noteficásemos287 a sus fijos; porque sepan generación postrimera, los fijos que nacier[e]n, e se levanten /118v/ e lo cuenten a sus fijos; porque pongan en el Señor su fuzia e non olviden las obras de Dios» [Ps 78(77).1-7]. E todo el sal[m]o va contando las plagas egibcianas e los milagros por istenso que con ellos fizo, e de los males de que los libró, fasta llegar a quando cayeron los sacerdotes fijos de Elí, e Irrael, en poder de los filesteos, e las plagas de las almorranas que el Señor les puso, onor salvante, en los traseros288. E dize así: «Los sus sace[r]dotes en espada cayeron e sus viudas no planieron» [Ps 78(77).64].

  • 289 ms. de nuestro. Para este error de copia, cf. E4: «denuesto para sienpre les dio».

93«E despertó el Señor como quien duerme, como poderoso adormescido de vino. E firió los sus angustiadores en las partes çagueras; denuest[o]289 senpieterno les dio. Aborresció en el tabernáculo de Jusep, e en el tribo de Efraím non eligió. E eligió en el tribo de Judá al monte de Sión, que amó. E edeficó muy alto el su santuario, tierra fundada para sienpre. E eligió en David, su siervo, e tomolo de los apriscos de las ovejas; detrás de las ovejas paridas le aduxo para apacentar en Yacob, su pueblo, e en Irrael, su posesión» [Ps 78(77).65-71].

  • 290 En cursiva el añadido que está sustituyendo a «en sus senos»; cf. Alba: «E que pagues a los nuestro (...)

94Salmo LXXIX: en fin dél dize: «Paga a nuestros enemigos siete tanto, que lo merescen290, de los sus denuestos que te denostaren, Señor. E nós somos el tu pueblo, e ovejas del tu pasto; confesaremos a Ti por sienpre, de generación en generación anuciaremos la tu gloria» [Ps 79(78).12-13].

  • 291 ms. asonante. Cf. Alba: «el que habita sobre los cherubín, manifiéstate».
  • 292 ms. veranos.

95Salmo LXXXº: «Pastor de Irrael, escucha, el que guió como ovejas a Yosep, el que abita en los c[h]erubines, asó<ma>te 291 delante Efraím e Benjamín e Manasé. Despierta la tu fortaleza e ve<n> a nos292 salvar. Señor, conviértenos e alunbra la tu fas e seremos salvos» [Ps 80(79).2-4]. Aún en él: «La viña que de Egibto feziste mover, desterraste gentes e, por ella plantar, esconbraste la tierra delante della, e raigaste su raís, la qual finchó la tierra» [Ps 80(79).9-10]. /119r/

96«Oye, mi pueblo, lo que tomo por testimonio en ti, Irrael: que me oigas, non tengas en ti dios estraño nin adores a dioses agenos» [Ps 81(80).9-10].

  • 293 ms., L mormuraran. Pero todo el pasaje mantiene el tiempo presente; cf. E5: «Ca he, los tus enemigo (...)
  • 294 ms., L omite.
  • 295 conoscan que: ms. conosca, L conoscan. Cf., para enmiendas y puntuación, E4: «E conoscan que Tú as (...)

97Salmo LXXXIIIº: «Ahé los tus enemigos mormuran293 e los que te malquieren alçan cabe[ç]a. Sobre el tu pueblo acuerdan secretos e conséjanse sobre los tus escondidos; dizen: ‘¡Vamos e tajémoslos, que non sean gente nin sea memorado el su nonbre de Irrael más!’. E que son consejados a un coraçón, sobre Ti fazen pactos» [Ps 83(82).3-6]. Casi digan que los <que>294 non quieren que ayan memoria de Irrael, que sobervian contra Dios; e va pidiendo en el salmo que esto Él vengue, fasta el postrimero verso, donde dize: «Que conosca<n> <que>295 el tu nonbre, Adonay, singularmente, es más alto sobre toda la tierra» [Ps 83(82).19].

  • 296 En realidad debería ser «Salmo CVI».

98Capítulo CXVI296: «¡Niénbrame, Señor, en la voluntad del tu pueblo! Visítame en la tu salvación, porque vea en el bien de los tus electos, porque me goze en el gozo de las tus gentes, porque me glorefique en la tu heredat» [Ps 106(105).4-5]. Esto dezía el dicho rey e salmista en persona de todas las otras naciones, cobdiciando el aver parte en el bien o en los bienes de la nación irraelítica.

  • 297 ms. omite. Restauramos la locución de acuerdo con el resto del versículo, aunque TM, Vulgata y la m (...)

99Salmo CXV: «Irrael, confía en el Señor, que su ayuda e su escudo en Él es. Casa de Arón, confiad en el Señor, que su ayuda e su escudo <en>297 Él es. Los que temen al Señor, confiad en el Señor, que su ayuda e su escudo en Él es» [Ps 115(113b).9-11].

  • 298 ms., L uno.
  • 299 Ningún «que bueno es» está en TM; el primero (Ps 118[117].2) está en Vg: «Dicat nunc Israhel: Quoni (...)

100Salmo CXVIIIº: «Confiad al Señor, que bueno es, ca por sienpre es la su misericordia. Diga agora I[ç]rael: ‘Que <b>u<e>no298 es, que por sienpre es la su misiricordia’. Diga agora la Casa de Arón: ‘Que bueno es, ca por sienpre es la su misiricordia’. Digan agora los que temen al Señor: ‘Que bueno es, ca por sienpre es la su misiricordia’»299 [Ps 118(117).1-4]. /119v/

101Salmo CXXI: «Ahé que no duerme nin se adormesce nin soñará el guardador de Irrael» [Ps 121(120).4].

  • 300 Debería ser «Salmo CXLVII».
  • 301 L corrige denunçio, pero su nota no lo justifica; cf. Alba: «El que renucia [sic] las sus palabras (...)

102Salmo XLVII300: «Renunció301 las sus palabras a Yacob, los sus mandamientos e los sus juizios a Irrael. Non fizo lo tal a ninguna nación; los cuales son juizios suyos que ellos non conoscieron. ¡Aleluyah!» [Ps 147(146-147).19-20].

  • 302 ms. en el, L <loarán> el. Tal conjetura es poco probable gráficamente. El error de copia, presente (...)
  • 303 ms. cuento. Pero TM: קֶרֶן (queren, literalmente ‘cuerno’; también Vg cornu); cf. Alba: «E enalteci (...)

103Salmo CXLVIIIº: en fin dé[l]: «Los reyes de la tierra e todos los pueblos, príncipes e todos los juezes de la tierra, jóvenes e vírgenes, viejos e moços, <alab>en el302 nonbre del Señor, que altescido es el su nonbre solamente; la su gloria es sobre cielos e tierra, e enaltescido el cue<rn>o303 del su pueblo. ¡Gloria a todos sus santos, que son los fijos de Irrael, e su pueblo propinco! ¡Haleluya!» [Ps 148(148).11-14].

Cánticos

104Capítulo III: «Salid e ved, las fijas de Sión, en el rey Salamón, en la corona que le coronó su madre en el día de su noviedat e en el día del gozo de su coraçón» [Cant 3.11]. Casi diga que todas las nasciones averían enbidia de los bienes de la irraelítica nación.

  • 304 L ysraelitica.

105Capítulo III: «¿Quál es esta que sube del disierto como alçamientos de fumo, perfumada de almisque e enciencio e de todos los polvos de boticario?» [Cant 3.6]. La que sube del disierto fue la gente irraelítica304; los perfumes adoríferos son los mandamientos de su santa Ley e sus secretos.

  • 305 En realidad, cita el capítulo VII.
  • 306 ms., L profeta. Cf. BNE: «Torrna, torrna, o perfecta, torrna, torrna, e verte hemos. ¿Qué vedes en (...)
  • 307 ms., L profeta. El error (nótese que al repetirse la palabra en la cita anterior se transcribe corr (...)
  • 308 Parafrasea y adapta 7.1b; cf. Alba: «¿Qué avedes de veer en la Sunamita como el chorro de los reale (...)
  • 309 La interpretación podría estar tomada del Zohar (80b-81a), donde se describe a Israel como otro cor (...)

106Capítulo VI305: en fin del encomienço del sétimo, dize: «Torna, torna, la p[er]feta306; torna, torna; amostrarte hemos. ¿Qué podremos mostrar en la perfecta?» [Cant 7.1]. Esto dize por la irraelítica nación, que cada una de las naciones los llama que se conviertan a su Ley, e que les mostrarían /120r/ los milagros e glo[r]ias de la su Ley; e ellos, que les responderían, antes de la venida del Mexías: «¿Qué podedes mostrar a la p[er]feta?307 ¿Si les podedes mostrar otros tales milagros como el día del coro de las dos huestes?» [Cant 7.1]308. Esto dezía por el día de la data de la Ley en el monte de Sinay, que se asentaron aí un coro de ángeles sobre el monte de Sinay e otro coro debaxo dél309. Pues dize que gente que tal rescibió, que ¡o!, ¿quál cosa le puede ser dada, o mostrada, con que ellos gozasen, e lo suyo dexasen por lo ajeno tomar?

Rut

  • 310 ms., L amada (ambas veces). Cf. Alba: «E díxole: ‘Bien vees que se bolvió la tu cuñada al su pueblo (...)
  • 311 dexe [...] vaya: ms. dixe aqui vaya, L dixe a que vaya. El versículo estaba ya alterado en el roman (...)
  • 312 L corrige adonde, y lo mismo infra al final de 120rº.
  • 313 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «Así me faga Dios a mí e así me eñada, que la muerte partirá en (...)
  • 314 ms. le, L omite.
  • 315 Estos «dotores» pudieran ser los tannaim (rabinos de la Misná), de acuerdo con lo especificado en e (...)
  • 316 Según la religión judía, la doctrina de la Torá se resume en 613 mandamientos, y se hace mención de (...)
  • 317 Para este «enxiemplo», que LAZAR (ed. cit., p. 66) señala ya como tomado del Targum a Rut, cf. Alba(...)

107Rut era nuera de Noamí e fija del rey Moab, e era moabita, e después de biuda no se quiso convertir a la nación de Moab, mas quedar en Irrael. Díxole la suegra en el primero capítulo: «‘Ahé, que es tornada tu [cuñ]ada al su pueblo e al su dios. Tórnate, e sigue a tu [cuñ]ada’310. Dixo Rut: ‘No me ruegues que te d[e]xe311 aquí; vaya en pos de ti, que quando312 andovieres, andaré, e adonde durmieres, dormiré. Tu pueblo es mi pueblo, e tu Dios es mi Dios, e adonde murieres, moriré, e allí seré sepultada. ¡Tal e tal me faga el Señor, [...]313 que la muerte espartirá entre mí e ti!’» [Ruth 1.15-17]. Aquí conviene de notar muchas cosas: una, la condición e conoscimiento della en se apegar con Irrael; segunda, que las formales palabras de Rud son respuestas de las cosas que l[a]314 Noamí le dezía por información de la Ley, por ver e tentar si querría estar en ella. E aún de aquí notan los dotores que los que vinieren a la fe deven ser antes informados de ciertos artículos, por miedo del arrepentimiento315; que podría ser que diga: «Si esto sopiera, non me convertiera». Enxenplo: que ella le dixo: «Cata, fija, que no andamos camino en sábado nin en fiesta». La Rut le respondió: «Quando /120v/ andovieres, andaré». La Noamí le dixo: «Cata que no dormi[m]os con nuestros maridos estando con nuestras costunbres». E Rut le respondió: «Por la vía del tu dormir dormiré». Noamí le dixo: «Este pueblo es cargado de seiscientos e treze mandamientos»316. Rut le dixo: «Tu pueblo es mi pueblo». Noamí le dixo: «Cata que non servimos ídolos». Rut le respondió: «Tu Dios es mi Dios». Noamí le dixo: «Avemos dos maneras de muerte: una que mata el cuerpo, otra que mata el ánima». Rut le dixo: «Donde murieres, moriré»317. De guisa que esta Rut, aunque era fija del rey Moab, no quiso desmanparar nin dexar la nación irraelítica.

  • 318 ms. omite parte de la cita y la reajusta; cf. E5: «E dixo toda la gente que estava en la plaça e lo (...)

108Capítulo postrimero: «Dixeron todo el pueblo [...]318 del Señor: ‘A la muger que éntrase en [t]u casa, que sea como Rachel o Lea, la[s] quales dos [e]deficaron la casa de I[ç]rael’», etc. [Ruth 4.11] Casi diga que, pues vino a la Ley, que gozase de los beneficios e glorias que gozan las mugeres mayores que fueron fundamento de la casa de Irrael; e así se deve fazer a los convertidos a la fe.

Job

  • 319 Se trata del capítulo XIV.
  • 320 El comienzo es el de Iob 14.10 (cf. BNE: «E el varón muere»), no el de Iob 14.12 (cf. BNE: «E el on (...)
  • 321 ms. añade non espertará e. Cf. BNE: «fasta que non aya cielos, non se acordarán nin se despertarán (...)
  • 322 ms. egibciones e qüistiones, L ogibçiones e qüestiones.
  • 323 ms. añade e.
  • 324 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «e contra Job cresció la su ira porque se justificava la su á (...)
  • 325 L no señala fin de cita.
  • 326 ms., L omite.
  • 327 L en la umanal providencia.
  • 328 ms. es caídos, L es[tan] caidos. No hemos encontrado testimonios del verbo «escaer» con este sentid (...)
  • 329 ms. añade Abrahan.
  • 330 ms. τ.
  • 331 L no señala fin de cita.
  • 332 ms., L omite.
  • 333 L no identifica la cita ni incluye en ella Venir fecha es, que sigue muy literalmente TM: ‎‏ הָיֹה (...)
  • 334 ms., L de.
  • 335 ms., L añade e.
  • 336 ms., L omite.
  • 337 ms. omite.
  • 338 ARISTÓTELES: Ética Nicomáquea: Ética eudemia, Emilio Lledó y Julio Pallí Bonet (eds.), Madrid : Gre (...)

109El libro de Job cuenta sus pasiones de Job e las sus quexas que ponía a Dios diziendo no su par en lazerios en el mundo terenal. Iten, negava la resureción allí do dize, capítulo IX319: «El varón que muriere [...]320 non se levantará; fasta que non aya cielos non espertará, e321 non espertarán de sus sueños» [Iob 14.10 y 14.12]. E esto va siguiendo fasta en fin de capítulo. A esto, nin a otr[a]s sus <o>g<i>bciones e qüistiones322 de eregía, non ovo ninguno de sus prósimos que plenariamente las absolviese, fasta que vino Eliahú, do dize así en el Job, capítulo XXXII: «Así cresció la ira de Elihú, fijo de /121r/ Barachel323 el Buzí, de la generación de Ram. En Job cresció la su ira porque se justificava [...]324, e air[o]se contra sus tres prósimos porque non fallaron respuesta con que venciesen a Job» [Iob 32.2-3]325. El qual Elihú solvió <e>326 desbarató todas las qüistiones, mostrador en la umanal nación la providencia327 divinal e mostrando la resureción de los finados; ca si estos do[s] fundamentos se negasen, casi que todos los artículos de la fe <d>escaídos328. Pues esta verdat e este bien non lo supieron Elifás, Beldat, Safar, sus prósimos e sus amigos de Job, que eran remotos o carescientes della por ser de otras naciones. Pero Elihú, que venía de la generación de Abrahán329, e toda su generación, por sus predicaciones eran informados <en>330 todos los artículos de la fe; por donde este Eliahú pudo absolver tan máximas qüistiones. E que este Elihú ser de la generación de Abrahán paresce de manifiesto en el Génesi, capítulo XXII: «E fue después destas cosas, dixo [a] Abrahán: ‘Ahé que parió Milcá tanbién ella fijos a Nahor, su hermano; conbiene a saber: a Hus, su primogénito, e a Bus, su hermano, e a Camuel, padre de Aram’» [Gen 22.20-21]331. Donde se sigue por dezir <que>332 Elihú, fijo de Abrachel el Buzí, que era sobrino de Abrahán, donde procedía toda la Ley divinal; ya sea algunos doctores dezir: «Venir fecha es la palabra del Señor a Ezechiel, fijo del Buzí, el sacerdote, en tierra de los caldeos», etc. [Ez 1.3]333. Pero quier la una opinión, quier la otra, Elihú de la generación irrailítica era, d<o>334 toda verdat e deidat se falla. E bien así como pone el Filósofo en el comienço de las Éticas que toda arte, toda dotrina e toda obra es por alcançar algund bien, e por eso dixo bien quien dixo que todos desean el bien335 segunt obras, e tales ay que fenescen después de sus obras, dellas, cada una dellas <á>336 su fin: e de la física su fin es a sanidat; de la batalla, vitoria. Ay algunas artes que /121v/ son generales e otras que son so ellas, así como la ciencia de la cavallería, que es general, e el uso della son otras ciencias que son particulares, que son menester a la cavallería, así como fazer frenos e sillas e espadas. E todas las otras cosas universales son más dignas que las particulares. Bien así como <en>337 las cosas que son fechas por natura ay alguna cosa postrimera, en la natura entiende final (como el que tira con el arco enderesça e fas su poder de dar en el fito), bien así ha cada una alguna cosa que entiende acabar finalmente338. Esto dicho por el Filósofo, paresce cómo se podrá fundar cómo, aunque la Ley Evangelical sea engendrad[a] de las artes generales, e la Ley Musaica de las artes que son so ella, el fin non se alcança salvo mediante la inferior; e será la Ley Musaica e toda la Viblia para se alcançar la salud e vitoria por fines de mandamientos.

Planto de Geremías

  • 339 ms., L afección. Cf. Alba: «Recordada es Ierusalem de los dias de su aflicción».

110Zain del alfabeto primero: «Recordará en Yerusalaim los días de su af<l>ección339 e sus rebeldías, e todas las cosas cobdiciadas que tener solían» [Lam 1.7].

  • 340 El sentido literal de TM es «no se acordó del escabel [הֲדֹם, hadom] de sus pies»; cf. BNE: «non se (...)

111Alef del segundo alfabeto, que es comienço del segundo capítulo: «¡O, cómo ha enuvecido con furor el Señor Dios a la fija de Sion! Lançó de los cielos a la tierra la fermosura de Irrael e non se recordó de la gloria de sus pies340 en el día de la saña» [Lam 2.1]. Pues notarse debe que tan máximo planto nin miración nunca se fizo de caída de ninguna nación como desta. /122r/

  • 341 ms. en blanco; cf. Alba: «Más blancos que la nieve los sus nazareos ser solían». Se refiere al voto (...)
  • 342 El término begino no se usa en habitual sentido despectivo, sino como aproximación contemporánea al (...)

112Capítulo IIIIº: «Clareficados son los sus <nazareos>341 más que la nieve, claros más que la leche; bermejos los sus huesos más que margaritas, e más que çafires tajados» [Lam 4.7]. En este dezir notó la difirencia de los contenplativos desta nación a los apartados o beginos342 de las otras: por ser nichil aquellos sus dioses o tenplos en que sirven tienen caras de muertos, pero dize que los de la irraelítica nación la alegría de su contenplación les fazía estar alegres, colorados e claros e fermosos.

Ester

113Capítulo segundo: «Fue tomada Ester para el rey Asuero en la casa de su regno, en el décimo mes, que era el mes de Tébed, en el sétimo año de su regno. Amó el dicho rey a Ester más que a todas las mugeres; ovo en ella gracia e merced delante dél más que todas las vírgenes, e puso corona de su regno en su cabeça e fízola regna en logar de Bastí» [Esth 2.16-17]. Nota que el rey Asueros monarca era, e no se contentó de tomar muger e fazer reina, pues esta Ester reina fue e gozó de la honor e beneficios del regnado; ¿quál mayor excelencia que esta por venir a la Ley?

  • 343 tender mano en: «atentar contra, asesinar»; cf. el Libro de Esther romanceado en este mismo códice: (...)
  • 344 ms., L queran.

114Iten, en este capítulo: «En aquellos tienpos Mordohay estava a la puerta del rey. Ensa[ñ]áronse Victán e Torés, dos castrados del rey que guardavan la copa, e quisieron tender mano en el rey Asuero343; la qual cosa fue sabida por Mordohay e díxolo a la reina Ester, la qual lo dixo al rey en nonbre de Mordohay. La qual cosa fue así pesquisada e así fallada, e los castrados fueron anbos a dos enforcados; e así lo mandó escrevir el rey en la corónica del rey, en persona /122v/ del rey» [Esth 2.21-23]. Deste dezir se ganan las siguientes utilidades: una e principal, la grant lealtad desta nación a su rey, que en el punto que Mordohay sopo que estos que tenían la copa quer[í]an344 dar tósigo al rey, que luego lo dixo a la reina Ester porque llegase a noticia del rey. Segunda, que quien algund bien a su rey dixere, si non fuere suyo el dezir, que no lo apropie a sí, mas que lo apropie en nonbre del dezidor; enxenplo que pasó: díxolo Ester al rey en nonbre de Mordohay. Tercera, que los reyes no deven creer de ligero nin se apasionar de lo que oyeren fasta bien inquirir e saber verdat de la razón; enxenplo que aquí dixo: que fue pesquisada la razón e así fallada. Quarta, que los reyes luego deven exsecutar las penas de los traidores sin los más detener en prisiones; enxenplo que aquí se dixo: fueron luego inforcados. Quinto, que los reyes non deven dexar so disimulación, nin en olvido poner, los fechos arduos, mayormente en los de su persona e real magestad, mas fazerlos escrevir en sus corónicas e estorias de su tienpo.

  • 345 ms. repite del.
  • 346 Enmendamos según magnificencia, en el siguiente párrafo.
  • 347 L lo incluye erróneamente en cita.
  • 348 pusiera [...] Mordohay: L pudiera a la muerte <escapar> Mordohay. Pero ya el mismo ms. corrige el i (...)
  • 349 ms., L sy.

115Capítulo IIIIº: «Todos los siervos del rey que estavan a la puerta del palacio del rey se omillavan e adoravan a Hamán, que así lo avía mandado el rey que lo fiziesen; e Mordohay nin omillava nin adorava. E dixeron los siervos del rey que estavan a la puerta del rey al Mordohay: ‘¿Por qué t[r]espasas tú el mandamiento del345 rey?’. E aún, que se lo dezían cada día e día, e non los escuchó» [Esth 3.2-4]. Aquí conviene de notar dos cosas: la una, que los reyes pueden e deven criar de onbres de poco estado grandes personas; que Hamán poca cosa era. Segunda, que Mordohay non escusava el homillar e adorar a Hamán por ser /123r/ inobidiente al mandamiento del rey. Mas, como en los antiguos tienpos los reyes a los que ma[g]nificavan346 e bien querían fazían de[l]los dioses, poníanles en los pechos las figuras de sus dioses, porque aquellos que los viesen luego los adorasen. Enxenplo en Nabuco de Nosor: en el Daniel, en el segundo capítulo, dize, después que soltó el sueño Daniel a Nabuco de Nosor, dize así347: «Estonces el rey Nabuco de Nosor se echó sobre sus fazes e a Daniel adoró e presentó; sacreficios mandó celebrar delante dél» [Dan 2.46]. E así, aquel rey Asuero, este estilo levando, mandó que todos adorasen a Hamán; que otramente non se pusiera a la muerte Mordohay348 por lo non adorar, salvo por la Ley del Rey del cielo: mandó non adorar en ídolos, e la ley del rey de la tierra non los liga nin coarta a los adorar. E conosca defensión que da s<u>349 Dio: no rescibió pena del rey.

  • 350 El pasaje citado de Ester está incompleto; cf. el romanceamiento incluido en el propio ms. salmanti (...)

116Capítulo VI: «Contó Hamán a Seres, su mujer, e a todos sus amigos, todo quanto le acontesció, de la honra que a su pesar rescibió Mordohay; e dixéronle sus sabios e Seres, su muger: ‘Si verdat es que de la generación de los judíos es Mordohay, e has començado a caer delante dél’», <etc.>350 [Esth 6.13]. Esto le dezía su muger e sabios, por ser magnifiesto en todo el mundo la generosidat e magnificencia desta nación sobre todas las naciones.

Esra

  • 351 Ceri, rey de Persia: Ciro II, unificador de persas y medos, reinó entre 558 y 530 a. C. (C. G. WAGN (...)
  • 352 ms. borra sea, L sancta.

117Capítulo primero, al principio dél: «En el primero año de Ceri, rey de Persia351, cunpliéndose las palabras del Señor por boca de Geremías, despertó el Señor el espritu del dicho Ceri, rey de Persia, e fizo pregonar /123v/ por todo su regno, e aun por cartas, diziendo: ‘Así dize Ceri, rey de Persia: ‘Todos los regnos de la tierra me dio el Señor de los cielos, e Él me mandó que le edeficase tenplo en Yerusalaim, que es en Judá. Qual de vosotros ha en todo su pueblo, con los quales sea el Señor, suba a Yerusalaim, que es en Judá, e edefique el tenplo del Señor Dios de Irrael. Ca él es el Dios’» [Esdr 1.1-3]. Notar conbiene que, por conoscer este rey352 ser esta nación irraelítica fijos de Dios, mandó edeficar el tenplo divinal, e aun el fazer sacreficios, porque rogasen a Dios por él. E non dize que fizo él ningund tenplo a su Dios, mas ante, segund paresce por el quinto capítulo, dize: «Aun los vasos del tenplo divinal, de plata e de oro, que Nabuco de Nosor ovo sacado del tenplo de Yerusalaim e levádolos al tenplo de Bavilonia, sacolos este Ceri e mandolos levar al tenplo de Yerusalaim» [Esdr 5.14]. E sienpre los desta nación ovieron grandes beneficios de los reyes e príncipes so cuya inperación ellos eran.

  • 353 Debería ser «Capítulo VII».
  • 354 El comienzo es el de Esdr 7.14; cf. E3 «E por cierto, de parte del rey e sus siete consejeros enbía (...)

118Capítulo II353: «Ciertamente el rey e sus siete consejeros enbiaron inquerir [...]354 e levar plata e oro, lo qual ofrescieron el rey e sus consejeros para el Dios de Irrael, que abitava en Yerusalaim; e aun toda la plata e oro que fue fallada en la cibdat de Bavilonia fue levado al tenplo de Yerusalaim» [Esdr 7.14 y 15-16]. Por donde ovo de dezir Esra en fin del capítulo: «¡Bendito sea el Señor Dios de nuestros padres, que puso lo tal en coraçón del rey, en glorificar el tenplo del Señor que es en Yerusalaim!» [Esdr 7.27].

  • 355 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: feziste los cielos e cielos de los cielos e todos sus horname (...)
  • 356 ms. unificas. Error del copista, que no conoce el versículo; cf. Alba: «e Tú bivificas a todos ello (...)
  • 357 Desde «e fallaste»: comienzo de Neh 9.8 integrado en Neh 9.7. Si el cambio, explicable como error d (...)
  • 358 Cf. TM: מֵאוּר כַּשְׂדִּים  (me-’Ur kasdim, ‘de Ur de los caldeos’). Pero en hebreo bíblico ’ur tam (...)
  • 359 ms. omite aquí la parte de la cita insertada fuera de lugar en el versículo anterior; cf. Alba: «E (...)
  • 360 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «e el emorí e el parisí e el yabuçí».
  • 361 L no marca la cita.

119Capítulo IX: «¡Tú eres Adonay singular! Tú fesiste los cielos [...]355 e todos sus ornamentos; e la tierra e quanto en ella es, los mares e quanto en ellos es; e Tú v[i]vificas356 /124r/ a todos ellos, e la milicia de los cielos a Ti adorarán. ¡Tú eres Adonay, el Dios, que elegiste en Abrahán e fallaste el su coraçón fiel delante Ti! E posiste con él fe de le dar la tierra de Canaán357, e lo sacaste del fuego de los caldeos358, e posiste su nonbre Abrahán; [...]359 e la tierra del hití, e del emorí, e del [...]360 yebucí, e del girgasí, que darías a su generación. Confirmaste la tu palabra, que justo eres Tú. E viste la afregición de nuestros padres en Egibto, e el su clamor oíste sobre el mar Rubio, e posiste señales e maravillas en Faraón e en todos sus siervos, e en todo el pueblo de su tierra, porque sopiste que usaron de sobervia contra ellos. E Tú cobraste tal fama el día de oy. E el mar ronpiste por delante dellos, e pasaron por medio del mar por seco, e a los egibcianos que los perseguían lançaste en fonduras de aguas fuertes, como piedra. E con coluna de nuve los guiaste de día, e con coluna de fuego los alunbravas de noche, para los alunbrar que viesen el camino por donde ivan. E sobre el monte de Sinaý te aparesciste, e fablaste con ellos desde los cielos, e les dexiste juizios d[e]rechos e leyes de verdat, fueros e mandamientos justos e buenos. E el tu santeficado sábado les noteficaste, e mandamientos e fueros e leyes magnifestaste por mano de Moisén, tu siervo. Pan de los cielos les diste quando avían fanbre, e agua de las peñas les sacaste para les fartar su sed. E aun dexísteles que entrasen a heredar la tierra que les juraste de dar» [Neh 9.6-15]. «¡O, tierra, no encubras la nuestra sangre nin aya logar el nuestro clamor!» [Iob 16.18]361. ¿Por quál otra nación lo tal sienpre testimunian a que sean acusados, a que non sea memorado el nonbre de Irrael? /124v/

  • 362 ms. omite el final de Esd 9.1; cf. E4: «Non se apartaron el pueblo de Ysrael e los sacerdotes e los (...)

120Capítulo IX: fablando en las generaciones, dize así: «Llegáronse a mí los príncipes diciendo: ‘Non son apartados el pueblo de Irrael e los sacerdotes e levitas de los pueblos de la tierra [...]362, que han tomado de sus fij[a]s para ellos e para sus fijos. E hanse mesclado la santa simiente con los pueblos de las tierras’» [Esdr 9.1-2]. ¡O, quál mayor cernimiento que éste, junto con los antepasados cernimientos!

121E aun para mostrar más clara e magnifiestamente el fundamiento de la Iglesia el día de oy ser sobre la Ley hebraica e los profetas e salmistas.

122                                        Cabo.

Haut de page

Notes

1 Génesis: en el encabezamiento del folio, centrado, de mano del siglo XVII o XVIII.

2 ms. Conosce. Claro error de copia, que desdibuja el paralelismo que da sentido a la frase.

3 ms. las.

4 ms. las.

5 La misma metáfora se utiliza en la Biblia de Alba, aplicada al recuento de las generaciones de Jacob: «E es a conparación de una margarita que se cayó en la arena e non la fallan; toman toda aquella arena e ciérnenla fasta que topan en la margarita e vierten la arena» (glosa a Gen 37.1, Alba (PM) I, p. 147). La similitudo tiene su origen en el comentario de Rashi a Gen 37.1.

6 «De la esfera lunar hacia arriba, los cuerpos estaban compuestos de un quinto elemento o ‘quintaesencia’ que era ingenerable e incorruptible y que padecía solamente un tipo de cambio, el movimiento uniforme circular, que era un movimiento que podía persistir eternamente en un universo finito [...]. Las esferas de los planetas y estrellas compuestas de este quinto elemento celeste giraban alrededor de la tierra.» (Alistair Cameron CROMBIE, Historia de la ciencia: de San Agustín a Galileo. 1: siglos V-XIII, Madrid : Alianza, 1974, p. 76-79). Las glosas al Génesis de la Biblia de Alba también recogen esta concepción: «E devedes saber que los cielos con lo que en sí tienen, digo planetas e signos, todo es de una quinta materia» (glosa a Gen 1, Alba (PM) I, p. 98).

7 Esto es, que estaban en el mundo para servir al hombre.

8 ms. torna.

9 Perexil macedonio: perejil macedonio (Smyrnium olusatrum), conocido también como alisander o hierba alejandrina, puesto que se creía que procedía de Alejandría o bien de la patria de Alejandro. Se utilizaba como diurético, antiescorbútico y para provocar el menstruo. Está recogido en ejemplares coetáneos del Dioscórides (Pedacio DIOSCÓRIDES, Acerca de la materia medicinal y de los venenos mortíferos, Andrés de Laguna (ed.), Salamanca : Mathias Gast, 1563, cap. 464) con el nombre de «laurel alejandrino». Fiel de león: Los usos médicos de las hieles de animales eran frecuentes en la terapéutica antigua (P. DIOSCÓRIDES, op. cit., cap. 70), si bien las más frecuentes fueron las hieles de toro y de cabra, pero en ningún caso la del león. Es posible que el manuscrito haya omitido un fragmento de texto por la similitud gráfica entre «fiel» y «dient[e]», y haya que reconstruir: o fiel de [...] <o diente de> león.

10 con [s]pecie: L conpeçie. La frase significa: «Y hoy hay con especie humana algunos en estado de bestias».

11 Recordemos la Política de Aristóteles, i, 1254b: «Así pues, todos los seres que se diferencian de los demás tanto como el alma del cuerpo y como el hombre del animal (se encuentran en esta relación todos cuantos su trabajo es el uso del cuerpo, y esto es lo mejor de ellos), estos son esclavos por naturaleza.» (ARISTÓTELES, Política, Manuel García Valdés (ed. y trad.), Madrid : Gredos, 1988, p. 58); y 1254a-b: «El ser vivo está constituido, en primer lugar, de alma y de cuerpo, de los cuales uno manda por naturaleza y el otro es mandado. [...] Pues el alma ejerce sobre el cuerpo un dominio señorial.» (ibid., p. 57).

12 dezir los: ms. slos, L sus.

13 Cf. Talmud, Sanedrín 37a, donde, hablando de Caín, se lee: «For this reason was man created alone, to teach thee that whosoever destroys a single soul of Israel, Scripture imputs [guilt] to him as though he had destroyed a complete world; and whosoever preserves a single soul of Israel, Scripture ascribes [merit] to him as though he had preserved a complete world. [...] The supreme King of kings, the Holy One, blessed be He, fashioned every man in the stamp of the first man, and yet not one of them resembles his fellow. Therefore every single person is obliged to say: the world was created for my sake.» (The Babylonian Talmud. Seder Nezikin in four volumes. 3: Sanhedrin, Isidore EPSTEIN (ed. y trad.), Londres : Soncino Press, 1935, 3, p. 234).

14 ms. blanco. Es posible, dado el contexto, que se trate del patriarca Abraham (Gen 12.5 y Gen 17.27).

15 Cf. ARISTÓTELES, Política, i, 1253a: «El hombre es por naturaleza un animal social» (p. 50).

16 ms. blanco. La expresión «tú, moro» es frecuente en textos de polémica, y será el vocativo usual en los antialcoranes posteriores, como la Confusión o confutación de la secta mahomética y del Alcorán, de Juan Andrés, de 1515 (Elisa Ruiz y Mª Isabel García-Monge (eds.), Mérida : Editorial Regional de Extremadura, 2003), por mencionar uno. Sugerimos esta lectura, aun siendo posible que el espacio en blanco esté por una palabra más compleja que el copista no entendió. Cf. también el final del fol. 101vº: «E tú, malvado serrasín».

17 ms. moro sacta syn, L Moro, secta syn (enmienda errónea basada en el uso de la palabra «secta» en los fols. 100vº y 101rº). Enmendamos nosotros según el fol. 101vº (serrasyn). Sobre el término «sarracín» para referirse a un personaje moro, cf. Dolores OLIVER, «Sarraceno: su etimología e historia», AlQántara, 15, 1994, p. 99-130; y Elena GONZÁLEZ-BLANCO, «Sarracín, sarraceno y su campo semántico: un problema léxico abierto», Interlingüística, 17, 2006, p. 445-454.

18 ms., L blanco.

19 Gen 4.25. Sobre el significado del nombre «Set»: «Seth, son of Adam. He called him Seth (foundation), because with him the world’s foundation was laid» (Marcus JASTROW Dictionary of the Targumim, the Talmud Babli and Yerushalmi and the Midrashic Literature, Peabody, MA : Hendrickson Publishers, 2005).

20 Gen 5.6-29. L enmienda la grafía de todos los nombres propios.

21 L travó.

22 Gen 6-7.

23 ms. Sed.

24 ms. omite Gen 9.25 (la maldición a Cam), que no sirve al propósito del compilador.

25 En realidad se refiere ya a Gen 11.1-9, «en que dize cómo començaron a fazer la torre de Bavilonia e cómo por ello fueron tornados en diversos lenguajes» (E7, epígrafe).

26 Faltaría aquí Šélah, padre de Eber.

27 Raú: L omite.

28 Gen 11.10-27.

29 Gen 12.1-3; 15.17-21; especialmente 17.1-8. Sobre el valor de las genealogías como instrumento de continuidad y legitimación en la Escritura, cf. Marshall JOHNSON, The purpose of the Biblical genealogies, 2ª ed., Cambridge : Cambridge University Press, 1988.

30 ms. puestas.

31 ms. sacta syn si son, L secta, (sy) si son. Cf. supra fol. 100rº.

32 ms. blanco.

33 Gen 18.17-19.

34 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «cuenta las estrellas si las pudieres contar».

35 Claudio Tolomeo (s. II d. C.) es autor del divulgadísimo tratado astronómico conocido como Almagesto, cuyo libro VIII contiene un catálogo de estrellas. En esta obra, Tolomeo adoptó el modelo solar de Hiparco (s. II a. C.), que había elaborado un primer catálogo, con la posición de 1028 estrellas (Gerd GRASSHOFF, The history of Ptolemy's star catalogue, New York : Springer-Verlag (Studies in the History of Mathematics and Physical Sciences, 14), 1990, p. 92-98 y 270-316).

Henoc, según Gen 5.18-24, fue hijo de Yéred y padre de Matusalén. Según san Pablo en Heb 11.5-6, Henoc fue llevado al cielo sin conocer la muerte, al igual que Elías. Se le suponía autor del llamado Libro de Henoc, que gozó de gran autoridad entre los judíos, y que sería en realidad una recopilación de otros siete procedentes de distintos períodos y autores. En el capítulo XXXIII, 3, se lee: «Y vi cómo nacen las estrellas del cielo, y conté las puertas por las que nacen, e inscribí todos sus nacimientos, para cada una en particular, según su número y según sus nombres, según su conjunción y según su posición, su tiempo y sus meses, como Uriel, el ángel que estaba conmigo me lo enseñaba.» (Andreas FABER-KAISER, El libro de Henoch, Barcelona : Editorial 7 ½, 1979, p. 49).

36 ms., L quarto. El manuscrito se muestra errático a la hora de numerar los cernimientos. El primero de ellos es el de los hijos de Adán (fol. 100rº, párrafo segundo); el segundo parece ser la elección de Noé (fol. 100rº, párrafo cuarto), pero no aparece en el recuento del fol. 100vº, primer párrafo («así son tres cerneduras», etc.); el segundo cernimiento es, pues, el de los hijos de Noé (fol. 100rº, párrafo quinto); el tercero es la elección de Abraham (fol. 100vº, primer párrafo); el cuarto cernimiento es la destrucción de Sodoma y Gomorra (fol. 101rº, primer párrafo); así pues, la preeminencia de Isaac sobre sus hermanos es el quinto cernimiento y no el cuarto, y así parece rectificarse en el fol. 101vº, primer párrafo («después del quarto cernimiento»); más adelante, se narra el sexto cernimiento, el de los hijos de Isaac (fol. 101vº, tercer párrafo).

37 ms. Abrahan.

38 Gen 17.3-5 (cambio de nombre de Abram a Abraham). La mención de los hijos de las concubinas se encuentra en Gen 25.5-6; cf. Alba: «E a los fijos de las barraganas de Abraham dioles Abraham dones, e enviolos de estar con Ysach, su fijo, en tanto que él estaba bivo, a tierra del levante».

39 L, sorprendentemente, da por finalizada la cita aquí.

40 Cf. Alba, Gen 16.12: «así como el zebro»; y en glosa de la misma biblia: «Abe[n] Ezdra pone que tanto quier dezir como que non enseñoraría sobr’él ninguno de su generación [...]» (glosa a Gen 16.12, Alba (PM) I, p. 124). Sólo E4 («asno montés de los omnes») se acerca también al sentido original de TM פֶּרֶא אָדָם (pere’ ’adam, ‘un onagro humano’).

41 El texto confunde los doce hijos de Ismael con doce supuestos hermanos que nunca tuvo; cf. Gen 20.12-16, Alba (PM): «El vocablo ebraico dize ‘doze naciym engendrará’. Este vocablo de nasciym es equívoco, que así como sufre romance de ‘príncepes’, sufre romance de ‘nuves’, e que quería tanto dezir como que estos príncepes se gastarían así commo se gastan las nuves, e an de ser convertidos a la agua del bautismo, según que se convierten las nuves en aqua».

42 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «e dixo: ‘Heme’. E dixo: ‘Non» etc.

43 «La tu mano» queda como casus pendens: se trata de un hebraísmo sintáctico al traducir la cita bíblica.

44 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «e como las arenas que son sobre la orilla de la mar e heredará tu linaje las pla[ç]as de sus enemigos. E bendezirse han con tu linaje todos los gentíos de la tierra».

45 Gen 25.27-34.

46 Gen 27.4-29.

47 ms. serrasyn, L secta, sy.

48 ms., L conquistado.

49 Parece que se trata de algún cuentecillo asociado al capítulo XXVII (y no XVII) del Génesis, similar al que aparece en la glosa correspondiente en la Biblia de Alba: «Verbi gracia: dos campos tiene Joan para senbrar: uno, cevada; otro trigo, e porpuso su voluntad senbrar en el de man derecha trigo, e en el de man siniestra cevada. Cargó su bestia de dos costales, uno trigo, otro cevada. Al asentar los costales, trasmudáronse; a do avía de senbrar cevada asentó el trigo, e por contra, e senbró. Bien maginava Johan que cevada senbrava e era trigo. Pregunto: ¿qué nascerá desto aunque se yerró la maginación? De necesario dirás que trigo, pues lo senbró, e que al tal fue aquí, que la maginación non perturvó cosa, e avían de asentar sobre’l presente que ante sí tenía las bendiciones.» (glosa a Gen 27.40, Alba (PM) I, p. 139).

50 ms. dote, L darte. Aunque L sigue TM, cf., por ejemplo, Alba: «E dé el Señor la bendición de Abraham a ti e a tu generación contigo»; apoyamos nuestra enmienda en esta cita.

51 Para los nombres de los doce hijos de Jacob (no todos hermanos de madre), cf. Gen 29.31-35; 30.4-24; 35.16-18.

52 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «el que vos saca de yuso de los afanes de los egipcianos».

53 ms. unas de laz.

54 Ex 7-12, passim.

55 Cf. Ferrara: «Y dirás a Paroh: assí dixo Adonay: mi fijo mi primogénito Ysrael».

56 Se trata en realidad del capítulo XIX.

57 Posible mala transmisión del pasaje, que carece de un sentido claro en el estado en que se ha conservado.

58 Se trata del capítulo XX.

59 Se trata del capítulo XXIV.

60 Hace referencia a la leyenda, ampliamente usada por los polemistas antimusulmanes medievales, de que Mahoma domesticó una paloma para que comiera en su oreja y fingió así que un ángel le hablaba (cf. Alessandro D’ANCONA, «La leggenda di Maometto in Occidente», Giornale Storico della Letteratura Italiana, 13, 1889, p. 199-281; John V. TOLAN, «Rhetoric, polemics and the art of hostile biography: portraying Muhammad in thirteenth-century Christian Spain», en : J. M. SOTO BAÑOS (coord.), Pensamiento medieval hispano, 2 t., Madrid : CSIC y Zamora : Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Castilla y León y Diputación de Zamora, 1998, p. 1497-1511, p. 1500). Cf. el pseudo-san Pedro PASCUAL: «E otrosí mandole [el monje Mauro, salido de Roma al no ver reconocidos los honores que codiciaba] que mostrase a la dicha paloma [una «pequeña, toda blanca» que le mandó traer] a comer en su oreja diestra; e fízolo todo el dicho Mahomat [...] 57. E Mahomat tomó ese libro con gran reverencia e finta, e leolo a ese pueblo e dix: ‘[...] onde rogad a Dios con gran devosción que deñe enviar a mí otro ángel suyo, el qual veyéndolo vos demuestre e declare estas palabras’; e en diziendo esto, vino la paloma, de quien escrivimos de suso, e después que ovo bolado por toda la iglesia posó en el ombro diestro de Mahomat, e metió el pico en la oreja para comer, así como era acostumbrada, e después fuese» (El obispo de Jaén sobre la Seta Mahometana, en Obras de S. Pedro Pascual, Pedro ARMENGOL VALENZUELA (ed.), Roma : Imprenta Salustiana, 1908, p. 75 y 84).

61 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «vieron a Dios de Israel e deyuso de sus pies como fechura de la piedra çafir».

62 Se trata de un milagro de Mahoma comentado por los tratadistas musulmanes a raíz de la azora 54 del Corán, «La luna» (Miguel ASÍN PALACIOS, Abenházam de Córdoba y su historia crítica de las ideas religiosas, Madrid : Turner, 1984, 5, p. 153, 159 y 173) y que es utilizado también con cierta frecuencia en obras de controversia: el profeta tomó la luna, la redujo y la partió por la mitad. La referencia a la manga es, sin embargo, mucho menos abundante. Aparece en España en el Diálogo contra los judíos de Pedro ALFONSO: «[Pedro:] Mas Mahoma, ¿de qué modo debe ser aceptado entre los profetas cuando por ninguna probabilidad es comparable a ninguno de ellos? [Moisés:] ¿Por qué dices que no puede ser demostrado con ninguna probabilidad que fue profeta cuando con frecuencia has oído que es conocido por milagros bastante conocidos? ¿No lo proclamó profeta un animal como el buey Doragele? ¿No lo denotó la luna, cuando, entrando por sus dos mangas, salió llena de su regazo? [...] [Pedro:] Todo eso que cuentas son necedades y no son dignas de ser creídas; especialmente como el mismo Mahoma no haya referido nada de eso en su Corán» (Diálogo contra los judíos, Klaus-Peter Mieth (ed.), Esperanza Ducay (trad.), Huesca : Instituto de Estudios Altoaragoneses, 1996, 3.5, p. 96, castellano p. 297).

Más cerca de la fecha de nuestro tratado, y de nuevo en la Corona de Aragón y en latín, el dominico fray Ramón MARTÍ escribe: «Con lo que se ha dicho está claro que Mahoma nunca hizo milagros. Pero, si alguien dice que a una orden suya la luna se partió en dos y que una parte cayó sobre un monte y la otra sobre otro, o que una parte le entró por una manga y la otra por la otra, como falsamente aseguran algunos sarracenos, puede responderse de forma razonable que tal afirmación tampoco puede probarse por el Corán [...]» (Josep HERNANDO, «Ramón Martí (s. XIII) De seta Machometi o De origine, progressu et fine Machometi et quadruplici reprobatione prophetiae eius», Acta historica et archaeologica mediaevalia, 4, 1983, p. 9-63, p. 40-41).

Y por fin, en castellano, el pseudo-san P. PASCUAL parece conocer también esta versión del milagro, aunque distorsionada, en la que la luna se vuelve a unir en su regazo (tras haber entrado por sus mangas partida); así se lee en Sobre la seta mahometana: «E a lo que dizen los moros que la luna vino a Mahomat e que la rescibió en el seno, e que la partió en dos partes e después que las ayuntó, devedes saber que la luna es mayor que toda la tierra [...]. E devedes saber que millagro non se suele fazer sin razón e sin provecho ninguno, ¿e qué provecho se seguía que la luna se partiese del firmamento e entrase en el seno de Mahomat?» (op. cit., p. 146 y 151).

63 Ex 40.34-38; es paráfrasis, aunque L marque como cita de Ex 40.38 desde paresció a pueblo. La referencia al número de los israelitas se encuentra en Num 11.21.

64 Ps 11 (Vg 10). Nótese que el ms. comienza numerando los salmos según el orden de la Vulgata, como en este primer caso. Pero a partir del fol. 117vº, en que el autor empieza a comentar el libro de los Salmos, numera sin excepción según la Biblia hebrea. Tal vez se deba a este cambio el que aparezcan omisiones al final de muchos de los párrafos en estos primeros folios, que plausiblemente eran referencias, de difícil localización, a otros salmos.

65 Ps 32 (Vg 31).

66 Ps 50 (Vg 49).

67 Lev 11.2-23 y 41-43.

68 Ps 62 (Vg 61).

69 ms. cochicos, L cochitos.

70 Lev 11.24-40 y Lev 13.2.

71 ms., L manda deues. L no identifica el salmo (Exsurgat Deus); cf. Vg: «manda, Deus, virtuti tuae; / confirma hoc, Deus, quod operatus es in nobis».

72 En realidad, Lev 18.

73 ms. omite parte de Lev 18.26 y los dos versículos siguientes completos; cf. E4: «los naturales nin pelegrinos morantes entre vosotros. Ca todas esas abominaciones fizieron los omnes desa tierra que es delante vosotros e enconaron la tierra. E non vos eche la tierra ensuziándola segunt echó a la gente que es delante vós». Puede tratarse tanto de una herencia del romanceamiento fuente como de una omisión deliberada del compilador de Generosía, para ajustar mejor la cita a su comentario.

74 I. e.: «serían sacrificados o castigados».

75 ms. dnus (abrev.), L dij. Es el salmo 99 (Vg 98): Dominus regnavit, donde se refiere a Moisés y Jacob.

76 En realidad, capítulo XXVI.

77 ms. cambia la sintaxis del final de Lev 26-45; cf. E4: «los saqué de tierra de Egipto a ojo de los gentíos para ser su Dios; Yo soy el Señor».

78 ms. Muertos.

79 Labán es Balaam, pero L corrige Bilhan.

80 Cf. Alba: «el Deutero» (glosas a Esdr-Neh, Alba (PM) II, p. 873 y 875). El nombre se repite en 112vº.

81 ms. repite los cielos e. Error de copia; cf. E3: «porque non alces tus ojos en los cielos e veas el sol [etc.]».

82 ms., L propio. Error de copia; cf. TM:אֱלֹהִים קְרֹבִים  (’Elohim querobim, ‘dios cercano’). Ya en la cita anterior de Num 24.17 se usaba «propinco» con ese sentido (TM קָרוֹב, carob).

83 ms., L ygualar.

84 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «¿Quién nos librará de mano del Dios fuertes estos?».

85 ms. sic. No transcribimos aquí ni en las sucesivas apariciones «Nabucodenosor», para mantener lo que parece un ejemplo de percepción medieval distorsionada del nombre del rey babilonio. En Alba aparece con frecuencia la forma «Nabug» y «Nabucho» (por ejemplo, glosa a Am 3.9, Alba (PM) II, p. 368). Se trata de Nabucodonosor II (604-562 a. C.), el rey que llevó al imperio neobabilónico a su máximo esplendor, quien expugnó Jerusalén en 587 a. C., destruyendo el Templo de Salomón y deportando a sus habitantes a Babilonia; cf. Carlos G. WAGNER, Historia del Cercano Oriente, Salamanca : Ediciones de la Universidad de Salamanca, 2005, p. 273-275).

86 I. e., «no hay dios de ningún pueblo que libre como Éste a nuestros enemigos de nuestras manos»; la cita está tomada con cierta libertad.

87 Se trata del Cántico de Moisés, no de palabras del Faraón.

88 Parafrasea Dan 3.29. Cf. Alba: «E de mí pongo yo decreto que cualquier pueblo o gente o lengua que algund blasphemio dixere contra el su Dios de Sidrac, Misac e Abednago, que sea fecho puestas».

89 Versículo no localizado. Podría haber un recuerdo difuso de Ex 15.5; cf. Alba: « estonçe se perturbaron los condes de Edom e los mayorales de Moab, tomoles tremor [etc.] »; también se los nombra como « condes de Edón » en E3 [Aj], E19 y E 5/7.

90 Ps 28 (Vg 27): Ad Te, Domine, clamabo.

91 2 Sam = Vg 2 Reg.

92 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «E vino el rey David e asentose delante el Señor e dixo: ‘¿Quién só yo, Señor Dios e qué es mi casa que me troxiste fasta aquí?’».

93 ms. ninguna fama nin ganar.

94 2 Sam 7.23 representa una traducción que, como E7, se aleja de lo usual por el uso de la forma negativa. Además, el compilador ha sustituido el final para adaptar mejor la cita al propósito de Generosía; cf. E4: «¿E quién es segunt tu pueblo Israel, un pueblo en la tierra, que fuese Dios a los redemir para <Sí> por pueblo e para le poner nonbradía, e para les fazer la magnificencia e terribilidades que feziste a tu tierra delante tu pueblo, que redemiste para Ti de Egipto, gentíos e sus dioses?».

95 A partir de este momento, va a ser frecuente que el manuscrito haga referencias al salmista o profeta, pero no incluya ningún número de salmo, que probablemente no existía tampoco en el ejemplar que el copista transcribía. Indicaremos esta ausencia con el símbolo «[ † ]».

96 Ps 9 (Vg 9).11: Confitebor tibi, Domine, in toto corde meo.

97 2 Reg = Vg 4 Reg.

98 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «Bolviose el varón de Dios él e toda su hueste e parósele delante e dixo: ‘Por cierto, yo agora sé que non es en el mundo otro dios salvo en Israhel’».

99 Se trata de Ps 80 (Vg 79), 9, que habla de la viña de Yahveh, trasplantada desde Egipto.

100 La referencia de «lo canta la Iglesia» es al salmo 80 (Vg 79), no nombrado.

101 ms., L engrandarán en trabación. El ms. arrastra también una breve omisión de texto; cf. Alba: «no afanarán en vazío, nin engendrarán en conturbación, que semen de los benditos del Señor son [...]».

102 Así comienza Is 63.

103 ms. omite; restauramos de acuerdo con la siguiente mención de Ps.

104 ms. Judicabid dos punpes populi et salus, L Iudicabit dominus populos [Vg, Ps 7.8]. Reconstruimos Dominus, ausente en el texto bíblico, puesto que la palabra dos lleva tilde de abreviatura en el ms.

105 ms. cera. Posible mala lectura de la palabra con abreviatura de nasal. Otra opción posible sería c<int>era, pero «cinta» es la forma general para traducir TM הָאֵזוֹר (ha’ezor, ‘cinta, banda, fajín’) en sus muchas apariciones a lo largo de la parábola del cinturón de lino de Ier 13.1-11. En esta, RAH alterna cinto y cintero, pero para Ier 13.11 sólo Ferr vierte cintero, forma que, en los romanceamientos medievales, aparece en otros pasajes con una frecuencia mínima.

106 ms. omite el final de la cita; cf. RAH: «e non oyeron». Buen ejemplo de corte interesado por parte del compilador, que cambia así – como en otras citas – el sentido negativo del original.

107 ms. blanco. Es otra vez Isaías.

108 ms. blanco. Torna a Jeremías.

109 ms., L e.

110 ms. see e. Enmendamos según la construcción de acusativo interno calcada del hebreo, presente en otros casos en el ms.; cf. fol. 101vº: «Abraham ser será».

111 Ps 9 (Vg 9): Confitebor Domino in toto corde meo.

112 En los romanceamientos bíblicos conservados, imperativo; cf. E5: «non desmayes».

113 ms. omite parte de la cita; cf. E5: «esforçarte he, otrosí ayudarte he».

114 ms., L omite. Probable error de copia; cf. Alba: «Buscarlos has, e non los fallarás; los varones de las tus varajas serán como si non fuesen, e como níchel los varones que contra ti batallaren». Para el uso de «níchel», cf. supra, fol. 101rº.

115 ms., L omite.

116 ms. omite parte de la cita; cf. RAH: «el tu rede[mp]tor, el Sancto de Israhel».

117 ms. blanco. Aunque otras biblias – como RAH, la más cercana a este pasaje de Is 41 – romancean «polvo», preferimos «tamo» (E5, E4, BNE), pues el blanco del manuscrito sugiere que no se ha comprendido el texto de la fuente; cf. BNE: «a los collados así como tamo los pornás».

118 ms. llevaron. Cf. Alba: «Deramarlos as, e el viento los levará [...]».

119 I. e., «quiere decir»; es expresión muy usada en el resto del ms.

120 Ps 30 (29): Exaltabo te, Domine, quoniam suscepisti me.

121 ms. omite parte de la cita; cf. RAH: «en lazos e en foranbres todos ellos, e en casas de cárceles son abscondidos».

122 ms. nota. Esta expresión, así enmendada, es frecuente en el manuscrito después de las citas bíblicas: cf. fols 101rº, 103rº, 110vº, 121vº, y especialmente 111vº o 112vº.

123 ms. cambia el orden canónico, general en los romanceamientos; cf. RAH: «Por quanto te reputé por honrado en los mis ojos e glorioso».

124 Es, como los otros términos en cursiva un añadido a un versículo muy deformado para adaptarlo a la intención de Generosía; cf. RAH: «Todas las nasciones comúnmente se juntarán e serán allegados los pueblos. ¿Quál de ellos contará esta e que las primeras nos fagan oír? Den sus testigos e justifíquense, e oigan e digan verdat».

125 con: L omite.

126 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «porque sepades e creades a Mí, e entendades que Yo só, e que antes de Mí non fue cri[ad]o Dios».

127 En realidad, Is 44.

128 ms. incluye aquí espuriamente, por error de salto de línea: tu fazedor e segurador (i. e. figurador); cf. BNE: «E agora oye, Jacob, mi siervo, e Israel el cual yo escogí. Así dize el Señor [...]».

129 Cf. Alba: «Quasi diga que las nasciones que por el multitud de la longedat del prolixo camino, por sí mismos non pudieren venir a fazer reverencia al verdadero rey Mexías, que por las sus manos escrivirían tales epístolas, dando sobre sí testimonio cómo se someten a la Ley de Dios, e aun que quieren perder el su primero apellido de Amón o Moab o Philistim o sus semejantes, e cobrar el apellido de Israel» (glosa a Is 44.5, Alba (PM) II, p. 109).

130 ms. Adonay, por error.

131 L introduce múltiples añadidos innecesarios al restaurar la cita, que aquí presenta algunas diferencias con respecto a la forma en que se ha incluido unas líneas más arriba.

132 ms., L omite. Nuestra conjetura se basa en las otras apariciones de «tenporales» en el manuscrito, siempre como adjetivo y no sustantivado, y en tres ocasiones (fol. 101rº, 113vº y 116vº) como calificativo de «bienes».

133 ms., L afinación. Cf. más abajo: «non se gana por deleites mas por aflección»; y TM: בְּכוּר עֹנִי (bejur ‘oní, ‘en el horno de la aflicción’).

134 ms. (como E6, GE, E3, E4) omite parte de la cita; cf. Alba: por Mí, por Mí faré. La repetición está en Vg y TM.

135 ms., L profa mado. Para la enmienda, cf. profacio poco después.

136 Expresión calcada del latín quasi dicat, que se repetirá con frecuencia en el ms., como por ejemplo en el fol. 111rº: «casi dicad»; se halla también en otros textos de lenguaje semejante al nuestro, como las glosas de Alba: «E remanesció ella e sus dos fijos. Quasi diga, que perdió el marido e [...]» (glosa a Ruth 1.3, Alba (PM) II, p. 465). En el glosario que incluye Mošé Arragel en el prólogo a esta misma biblia, incluye el término «quasi», denotando que no era usual en la época: «Es como tal cosa, quando queremos dezir: tal cosa es como tal cosa, dezimos quasi tal cosa» (Preliminares, Alba (PM) I, p. 26).

137 ms. profacion, con abreviatura de nasal.

138 ms., L omite. Enmendamos tal como aparece esta expresión en múltiples ocasiones en este mismo códice. Cf. fol. 99vº, 111rº, 115vº (tres veces) y 121rº. Enmendamos de la misma manera en fol. 109vº, 116rº y 117vº.

139 La forma Sarra por «Sara» es habitual en los textos de la época; cf. Alba, Gen 17.17, tras cambiar el nombre de «Saray» a «Sara»: «¿e eso mesmo Sarra aviendo noventa años ha de parir?».

140 ms. las.

141 ms. añade e.

142 ms. aparecen subrayadas las palabras nós, los creyentes christianos. En el margen izquierdo aparece también una marca trilobular.

143 ms. trobada. Cf. BNE: «Mesquina, turbada, que non fueste consolada».

144 ms. jaspues.

145 ms., L omite.

146 Cf. Louis GINZBERG, The legends of the Jews, Philadelphia : The Jewish Publication Society of America, 1946-1947, p. 119: «Moses departed from the heavens with the two tables on wich the Ten Commandments were engraved, and just as the words of it are by nature Divine, so too are the tables on wich they are engraved. These were created by God»s own hand in the dusk of the first Sabbath at the close of the creation, and were made of a sapphire-like stone. [...] It is another of the attributes of the tables, that although they are fashioned out of the hardest stone, they can still be rolled up like a scroll». El autor remite al Talmud (Abot 5.6, Shabat 104a, entre otros) y a otras fuentes rabínicas.

147 ms. omite parte de la cita; cf. RAH: «quien guardare su mano de fazer ningund mal».

148 ms., L para.

149 Con casi idénticas palabras se expresa Fernán Díaz de Toledo en su Instrucción del Relator (1449): «agradarse-ía muy poco a nuestro señor Ihesu Christo, si por venir a la fee los que son de su linaje según la carne, fuesen y quedasen infamados y no pudiesen aver oficios, nin beneficios, hin honras, nin libertades, nin dignidades [...]. Y sobre aquel paso dicen los doctores que no solo no deben ser desdeñados, mas que deben ser favorescidos» (Tomás GONZÁLEZ ROLÁN y Pilar SAQUERO, De la Sentencia-Estatuto de Pero Sarmiento a la Instrucción del Relator, Madrid : Aben Ezra, 2012, p. 98-99). Se responde con ello a ideas como las expresadas por Pedro Sarmiento en la Sentencia-Estatuto promulgada tras la rebelión toledana de 1449: «Los conversos del linage de los judíos, por ser sospechosos en la fe de nuestro Señor e Salvador Jesuchristo, en la qual frecuentemente bomitan de ligero judaizando, no pueden haber oficios ni beneficios públicos ni privados tales por donde puedan facer injurias, agravios e malos tratamientos a los christianos viejos lindos, ni pueden valer por testigos contra ellos» (Alonso de CARTAGENA, Defensorium unitatis christianae, Manuel Alonso (ed.), Madrid : CSIC, 1943, p. 359-360).

150 ms. congregados. Cf. BNE: «Así lo dize el Señor Dios, ayuntador de los derramados de Israel».

151 a comer: Como Vg y muchos romanceamientos cambia, banalizándolo, el sentido de amenaza social («Todas vosotras, bestias del campo, venid a comer; [sí,] todas vosotras, bestias del bosque») del original hebreo. Cf. RAH [Alba]: «Todas las bestias [Alba b. del canpo], venid a comer [Alba e comed], todas las bestias de la xara».

152 ms. rescibiren, L rescibi[e]ren.

153 ms. pmas (con abreviatura), L primeras; pero cf. fol. 111vº, donde L transcribe primas. El término se refiere a la parte católica de la humanidad.

154 ms., L hualidad.

155 L identifica erróneamente Et quoniam misericordia tua magna super (me) [caelos] (Ps 107.5).

156 ms. duraran. Cf. Alba: «E andarán gentes con la tu luz».

157 L mis.

158 ms. en braçados, no documentable con este sentido. Cf. TM: עַל־צַד (‘al-ŝad, ‘al costado’); y en Alba: «los tus fijos de lueñe vernán, e las tus fijas en lado serán criadas e en onbros traídas», con su glosa: «En lado. Quasi diga, en brazo» (glosa a Is 60.4, Alba (PM) II, p. 127).

159 ms. añade repitiendo nos.

160 ms. decrinado. Enmendamos según el verbo «dirivar» de la línea siguiente.

161 ms., L soalçar. Apoya la enmienda TM: לְבַשֵּׂר (le-baser, ‘para dar albricias’), traducido como «para albriçiar» en casi todos los romanceamientos bíblicos. Por otra parte, CORDE documenta un único y tardío ejemplo de «soalçar», en el anónimo Baldo castellano de 1542.

162 ms. temor. Cf. E4: «El pequeño será por mil, e el pequeño por gente recia»; y Ferrara: «El pequeño será por mil, y el menor [...]».

163 ms., L puril.

164 ms., L ynueros.

165 ms. omite; enmendamos según la mención del mismo versículo en el comienzo de 111rº.

166 Al comienzo del fol. 111rº está la misma cita con «gloria», ajustada a TM בִכְבוֹדָם (bijbodam, ‘en la gloria’) como en todos los romanceamientos; cf. RAH: «el aver de las gentes comeredes e con las sus glorias vos ensalçaredes». Por ello, puede que «casas de oraciones» se deba al compilador de Generosía, que buscaría adaptar la cita a su propósito, olvidándolo luego en su comentario. La palabra «virtud» (lat. fortitudo) parece traducir la Vulgata: «Fortitudinem gentium comedetis».

167 ms. confición, L confisión. Cf. la n. siguiente.

168 Aunque tiene pleno sentido, la redacción del texto de Is 61.7 se aparta del original bíblico, que siguen todos los romanceamientos; cf. RAH: «En logar de la vuestra confusión dos tanto, e vergüença cantarán sus partes; por tanto en su tierra dos tanto eredarán; alegría de sienpre será a ellos». Por la cita parcial de unas líneas más abajo, es probable que la manipulación se deba al compilador de Generosía.

169 ms. agricolas vinnadodores.

170 ms. grometid (con abreviatura).

171 ms., L lieua.

172 ms., L asperito.

173 ms., L omite.

174 ms. juristias.

175 ms., L se funde manifiéstase.

176 ms., L sea.

177 porque de: L por.

178 ms. omite parte de la cita; cf. BNE: «E remenbrose de los días del siglo, de Moisén e de su pueblo».

179 ms., L por el diestro. Probable error del copista del ms. Aunque el texto tiene pleno sentido, todos los romanceamientos siguen TM בַּמִּדְבָּר (bamidbar, ‘en el desierto’); cf. RAH: «el quien los levava por los abismos como el cavallo por el desierto».

180 ms., L spes e fras (con abreviatura en ms.). Cf. ARISTÓTELES, Metafísica, Tomás Calvo Martínez (ed. y trad), Madrid : Gredos, 1994, p. 323-324, 1037b-1038a: «En primer lugar, han de analizarse las definiciones por división, ya que en la definición no entra otra cosa que el género denominado primero y las diferencias. Los demás <términos> son géneros, tanto el primero como <las diferencias que se toman juntamente con él: así, ‘animal » es el <género> primero, después ‘animal-bípedo’, y a continuación ‘animal-bípedo-sin alas’. De igual modo si se enumeran con más <términos>. En general, nada importa que se expresen con muchos o pocos términos ni, por tanto, tampoco si se hace con pocos o con dos. De los dos, a su vez, el uno es diferencia y el otro género, por ejemplo, de ‘animal bípedo » el género es ‘animal » y la diferencia el otro. Así pues, si el género no existe de modo absoluto aparte de las especies del género, o si existe, pero existe como materia (pues la voz es género y materia, mientras que las diferencias producen las especies, es decir, las letras a partir de aquélla), es evidente que la definición es el enunciado constituido a partir de las diferencias».

181 ms. pma (con abreviatura), L prima.

182 ms. nin.

183 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «Quando yo me mienbro de Raab e de Babilonia en quanto yo sé e aun Phaleseth e Tiro».

184 ms., L omite. Cf. Alba: «Pero por Sión será dicho: varón e varón nasció en ella, e Él la fundó el Altíssimo».

185 ms., L a ex alexo. La leyenda de la vida de san Alejo estuvo ampliamente difundida en la Edad Media: el hijo de un senador romano que se marcha a oriente el mismo día de su boda para vivir como un mendigo, y posteriormente vuelve a su ciudad natal y se aloja como pordiosero en casa de sus padres, sin ser reconocido hasta su muerte. El manuscrito haría referencia al momento en que, en la ciudad siria de Edesa (según la mayoría de las versiones), Alejo es admirado por todo el pueblo y decide huir de la vanagloria: «E Sant Alexo dixo que era hun honbre muy pobre e muy pecador. ‘Certas –dixo él–. Vós non sodes pobre nin pecador a desmesura, antes sodes rico e leno de Spíritu Santo’. Entonce se ayuntaron ý gentes. E él les contó cómo la imagen de Santa María lo feziera buscar e meter a la iglesia e cómo la boz del ciello g[e]llo feziera conoscer. Quando Sant Alexo vio e sopo que era assí conoscido del pueblo de la villa por sus obras saliosse de la ciudat ca non quiso ý más morar.» (Carlos Alberto VEGA, La vida de San Alejo: versiones castellanas, Salamanca : Ediciones de la Universidad de Salamanca (Textos Recuperados, 2), 1991, p. 73).

186 ms. judgarás.

187 ms. mandados.

188 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «Los que se santiguan, e los que se alinpian en las huertas después de una en medio, los que comen carne del puerco, e del enconamiento e del ratón, en uno serán tajados – dize el Señor».

189 ms. modeficó. Cf. cita supra para el sentido de la enmienda.

190 ms. sacrefican. Cf. cita supra para el sentido de la enmienda.

191 ms. temen, una vez más, como en la cita supra. A pesar de la repetición, lo consideramos error del copista, ya que los romanceamientos, sin excepción, conservan «comen»; cf. TM אֹֽכְלֵי (’ojlé, ‘que comen’). El versículo – Is 66 – es un clásico de la polémica doctrinal; cf., por ejemplo, el Mostrador de justicia (ca. 1330) de Alfonso de VALLADOLID (Walter Mettmann (ed.), Opladen : Westdeutscher Verlag, 1994, fol. 65rº, § 14 y 15, I, p. 117-18).

192 En este punto, Alba incluye una breve diatriba contra los musulmanes: «e la nasción que más en esto topa son por quien esto el propheta dizen que dixo, si es la malvada e ereje nasción de los moros [...], dixo: los que comen la carne del puerco, que el puerco en sí es muy luxorioso e suzio, altal son los serrazines moros, que han las viles e suzias condiciones» (glosa a Is 66.17, Alba (PM) II, p. 133). Quizá la inclusión de esta cita de Isaías en el ms., con esta interpretación contemporánea, esté retomando el hilo antimusulmán que regía en sus comienzos Generosía y que pareció concluir inesperadamente al terminar el comentario de los pasajes del Éxodo. Así, las «mostruosas e rapinosas e ipróquitas naciones» podrían ser una vez más los musulmanes, por inusitado que parezca relacionarlos con comer carne de cerdo; esta se toma alegóricamente por la lujuria, no en su sentido literal.

193 El primer punto del comentario no corresponde a la cita bíblica, sino que parece referirse más bien a Dan 1.

194 ms. cera. Cf. fol. 105vº, donde también se cita este pasaje. Esta repetición en el ms. permite suponer que el error procede del romanceamiento fuente.

195 ms. blanco. La cita no es de Jeremías, sino de Isaías; cf. supra, fol. 105vº y 106rº.

196 ms. ornades, L ornados. Conjeturamos basándonos en la inmediata asociación con el nombre de Galaor (Galoar). El escriba no entendió las palabras que copiaba, pero la mención de los dos protagonistas heroicos de la saga de Gaula resulta lógica en una referencia que comparten con dos cimas de la caballería clásica, no menos popular entre los lectores de cierta cultura que los tres libros manuscritos del Amadís que acabaría refundiendo Garci Rodríguez de Montalvo varios decenios más tarde.

197 En realidad, se combinan Ier 16.14-15 y – desde «Egibto» hasta «derramó» – 23.7-8, aprovechando que los dos pasajes son, en gran medida, idénticos (CANT anota que, de hecho, el primero es un doblete del segundo).

198 ms. omite; cf. E3: «e non será dicho más».

199 ms. omite parte de la cita; cf. E3 [16.14]: «de tierra de Agibto [23.7: Egibto]».

200 ms. corta aquí el texto de Ier 23.8 y, con una breve omisión, retoma Ier 16.15; cf. Alba: «e de todas las tierras que los ovo derramado, e Yo los tornaré a la su tierra, la qual dado ove a sus padres».

201 ms. notan, L notán. Enmendamos de acuerdo con el pasaje bíblico citado, entendiendo que la exclamación «bivo el Señor» es un voto.

202 ms. omite parte de la cita; cf. BNE: «a esta grande cibdat».

203 Cálicem probablemente haga referencia a Cádiz, entendidos «Cálicem» y Damasco como los dos extremos del mundo antiguo. Cf. el casi contemporáneo Juan de LUCENA: «Desde Cález fasta Ganges, toda la tierra expiemos: a ningún mortal contenta su suerte» (De vita felici, p. 122). El topónimo «Cáliz» está suficientemente documentado desde el siglo XIII en obras como Estoria de España de Alfonso X, la Embajada a Tamorlán, de Ruy González de Clavijo, la Atalaya de las corónicas, de Alfonso Martínez de Toledo, o en la traducción de las Introductiones latinae, de Antonio de Nebrija.

204 ms. demudan, L demudán.

205 ms., L pueblo. Pero todos los romanceamientos, y Vg, siguen TM יַעֲקֹבעַבְדִּי (‘abdí Ya‘acob, ‘mi siervo Jacob’), que es, además, una fórmula reiterada en el texto bíblico. Parece un lapsus de copia, probablemente inducido por las continuas referencias de Generosía al «pueblo» de Israel.

206 Sólo RAH omite «ahé» (o fórmula similar).

207 Pese a la coherencia del texto, el ms. omite parte de la cita, que el compilador debió de cortar para centrarla en la idea de la salvación de Israel; cf. Alba: «e tornará Yacob e folgará e sossegará e non averá quien los aflija. Que contigo só Yo, dize el Señor».

208 ms., L omite.

209 Senaquerib (705-681 a. C.), fue un poderoso rey asirio, cuyas construcciones en Nínive – recintos amurallados, canales, parques zoológicos y palacios repletos de bajorrelieves y protegidos por los célebres toros de cinco patas – testimonian una magnificencia producto de su enérgica política de conquistas. En 2 Reg (Vg 4 Reg) 18-19 y en Is 36-37 se narra el asedio a Jerusalén (701 a. C.) tras haber tomado Senaquerib todas las ciudades fortificadas de Judá, que finaliza con la retirada asiria y la muerte del rey a manos de sus hijos. Cf. C. G. WAGNER, Op. cit. p. 245-246.

210 El término «secta», con el sentido de conjunto de creyentes de una religión que el hablante considera falsa, fue muy usado a lo largo de toda la Edad Media en el occidente cristiano para referirse al Islam. Los ejemplos más obvios son títulos como el ya citado El obispo de Jaén sobre la seta mahometana. Cf. igualmente el Prólogo del Libro de la caça de Don Juan Manuel, donde se usa en un contexto carente de intención polémica directa: «[Alfonso X] fizo trasladar toda la secta de los moros, por que paresciesse por ella los errores en que Mahomad, el su falso propheta, les puso et en que ellos estan oy en día. Otrossí fizo trasladar toda [la] ley de los judíos [...]» (Don Juan MANUEL, Obras completas, ed. José Manuel Blecua, Madrid : Gredos, 1981, p. 519-520).

211 ms. amenazaran, L amenuzarán. Antes, ha omitido parte de la cita; cf. RAH: «multiplicarlos he e non menguarán, e gloreficarlos he e non se amenorarán».

212 ms., L contescen.

213 ms., L omite.

214 ms. añade e.

215 L [l]o faría.

216 En realidad se trata de Ier 31.

217 ms., L regir. La frase parafrasea, condensándola, la fórmula usada en los demás romanceamientos; cf. RAH: «aquel que faze tormentar el mar e rujen las sus ondas».

218 ms. der de. Cf. Alba: «el semen de Israel escusarán de seer gente ante Mí todos los días».

219 L ca si.

220 Fusiona dos pasajes: Ps 118, 26 (Vg 117): «Benediximus vobis de domo Domini Deus Dominus, et [...]»; y Ps 66, 20 (Vg 65): «Benedictus Deus, qui [...]». L bendixit Deus, y no identifica el texto.

221 Se trata de Ier 32.

222 ms., L omite.

223 de: L omite.

224 ms., L oyré.

225 ms. osee. Anómala lectura que L (en el Osee. // [Así] dize) conserva, preguntándose en nota si es un envío a Oseas; pero en éste no hay nada que lo justifique, ni se corresponde tampoco esta lectura con ninguna otra biblia romanceada.

226 Se trata de Ez 35.

227 ms., L omite.

228 ms., L acerco. Cf. E3: «el Señor ende estava».

229 ms. omite parte de la cita; cf. GE: «vivo Yo, dize el Señor Dios».

230 ms. añade e.

231 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «las tus ofensas que sobre los montes de Israel dexiste».

232 ms. tomamos. Cf. Alba: «a nos licencia dada nos es que los comamos».

233 ms. syngulos non. Adoptamos la enmienda de Lazar, reservando también la posibilidad de que sea «signolos que».

234 Cf. glosa de Alba: «E de aquí adelante va poniendo el testo una fuerte reprehenssión a Israel, mostrando de quánto poco esta nación començó, e a quánto bien llegaron, e cómo desconocieron a Dios [...], poniendo ensienplo en un omne que en el canpo falló una niña rezién nascida, enbuelta en sus sangres, el ombligo por cortar; alinpiola, diola a criar, porfijola, diole todo lo suyo, casose con ella, diole posessiones, e ella después descognociolo e fízole infinidos pesares, e faltole segund que muy bien lo pone el testo.» (glosa a Ez 16.3, Alba (PM) II, p. 303). Y sigue haciendo la aplicación del «enxiemplo» a Israel desde los tiempos de Egipto.

235 ms. omite parte de la cita; cf. E5: « Oíd esta razón que fabla el Señor por vos, fijos de Israel, sobre toda la generación que alcé de tierra de Egipto ».

236 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «E el cativerio desta conpaña a los fijos de Israel que es de los cananeos fasta Francia, e el cativerio de Iherusalem que es en España».

237 ms. omite.

238 ms. de baustro. Cf. Alba: «las cibdades australes».

239 Pedro Comestor, quien más probablemente podría ser este «maestro de las estorias escolásticas» por su obra Historia scholastica, no dice nada al respecto; al contrario, sitúa el monte de Edom (Esaú) en Siria: «Videtur etiam in Genesi quod eadem terra ante Esau, etiam dicta fuit Seir. [...] Additio 2. Sub monte Seir Damascus, Idumea est in terra damascena, nam et Esau habitavit Damascum» (Petrus COMESTOR, Historia scholastica, ed. Jacques-Paul Migne, Turnhout : Brepols (Patrologiae Latinae Cursus Completus, 198), 1980, p. 1045-1722, p. 1123-1124). Sin embargo, Nicolás de Lira sí ofrece esa interpretación al comentar este pasaje: «Iudicare montem Esau. Id est, Romam. Ut dicit Ra.Sa., quod apparentes Constantino et eum arguentes de persecutione christianorum induxerunt eum ad defensionem christianorum et edificationem ecclesiarum per romanum imperium.» (Nicolás de LIRA, Biblia latina cum postillis Nicolai de Lyra et expositionibus Guillelmi Britonis in prologos Hieronymi et additionibus Pauli Burgensis replicisque Mathiae Doering, Venetiis : Johannes Herbort, 1481, partes 1-4, Apostillas a Abd 21). Cf. también Alba, Num 24.18: «E será la gente de Edom distruida, e será distruida (possesión) la gente de Cehir de sus adversarios (algunos son que maginan este Cehir ser Francia) e Israel serán vencedores de batallas».

240 ms. omite parte de la cita; cf. E3: « E será en la fin de los días será el monte de la casa del Señor aderesçado en el cabo de los montes ».

241 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «En esos días travarán diez omnes de todas las lenguajes de los gentíos e travarán falda de un omne judío».

242 que: L omite.

243 El añadido parece injertar en la cita el «non temades» de Zach 8.13 y 15, lo que sirve para adaptarla al propósito apologético de Generosía.

244 L fuestes. Pero cf. Alba: «fuste en la confusión de [...]» (glosas a Abd 11, Alba II, p. 378).

245 Se refiere a Zach 9.9-10; cf. Alba: «Así dize el Señor: gózate mucho, la fija de Sión, e jubila (goza), la fija de Ierusalem, ahé qu’el tu rey verná a ti justo e salvador (salvado), es pobre (manso) e cavallero sobre asno e sobre pollino, fijo de asnas. E tajaré charros de Efraím e cavallos de Ierusalem, e será tajada la ballesta de la batalla, e fablará pax a las gentes e podestará de mar fasta mar e desde el río fasta los fines de la tierra».

246 ms. del.

247 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: « tornaredes e veredes lo que es entr’el justo al malo ».

248 ms., L seuinal.

249 En unión de ley: esta expresión singular se puede encontrar también en los preliminares de Alba: «solo un Dios causa prima [...] sería e es bastante para entr’ellos [los judíos] egualar e concordar, que este es uno de los actos, si quiera operaciones o beneficios del verdadero rey Mexías a qualquier de las opiniones de la egleja romana e de la sinagoga ebrea que las nasciones en unión de ley fazer venir tienen» (Preliminares, Alba (PM) II, p. 7).

250 ms., L omite.

251 L particularidad. No enmendamos «particularidad» (documentado por primera vez en Alonso de Palencia en 1490) porque particulidad podría responder a un uso propio del autor del libro.

252 Esta imagen de la resurrección se difundió con el escrito apócrifo conocido como 2 Baruc o Apocalipsis de Baruc (30.1-5): «And it shall come to pass at that time that the treasuries will be opened in which is preserved the number of the souls of the righteous, and they shall come forth, and a multitude of souls shall be seen together in one assemblage of one thought, and the first shall rejoice and the last shall not be grieved» (Raphael PATAI, The Messiah Texts, New York : Avon, 1979, p. 199).

253 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «que traxiese de los fijos de Israel e del linaje real e de los condes».

254 ms. prudentes e, L prudentes e[n]. Probable error de copia inducido por el «prudentes» de dos líneas más arriba. La expresión «prudentes e[n] desciplina» no aparece en ninguna otra biblia romanceada. Para nuestra conjetura, cf. las palabras donde el compilador explica la cita, doce líneas más adelante: «quarta, que fuesen mostrados a desciplina»; cf. también E6: « amostrados de castigamiento».

255 que en ellos [...] mácula: L omite.

256 ms. omite. Enmendamos siguiendo muchas apariciones de esta expresión anteriores en el texto; cf. p. ej. el final del fol. 115vº.

257 Cf. supra también cintíficos. La vacilación entre vocales palatales es frecuente en ms.

258 ms., L el progar de su perfulidat digistiones. Cf. glosa de Alba: «VII. Que tal fuerça ayan para en palacio del rey poder estar, verbi gracia: que non escupan, que non estornuden, que non tossan, que se puedan detener e sofrir estando delante del rey de non purgar sus nescesidades, que puedan en pie estar mucho tienpo sin se asentar en presencia del rey» (glosa a Dan 1.4, Alba (PM) II, p. 823).

259 ms. omite.

260 L relevador. Cf. Alba: «revelador de secretos».

261 ms., L parten.

262 Cf. Dan 2, 48, ya cit. en el texto supra, y 49, Alba: «E Daniel petición al rey fizo que costituyesen sobre los fechos de las provincias de Babilonia a Sidrach, Misach e Abednago, e Daniel estava a la puerta del rey».

263 Resume Dan 3.1-15.

264 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «pero ay nuestro Dios que nosotros servimos que nos puede escapar del forno del fuego encendido».

265 ms. tu rey, L tus dioses. Error de copia que L corrige según TM; sin embargo, todas las biblias medievales romancean «tu dios».

266 Dan 3 concluye con el reconocimiento del Dios de los judíos por el rey Nabucodonosor, que otorga dignidades a los tres compañeros de Daniel librados del fuego (Dan 3.30-33). Sus ejecutores, no sus calumniadores, perecen en Dan 3.22, cf. Alba: «Ciertamente, así como la palabra del rey fue regurosa e el forno muy mucho además encendido, aquellos varones que ende metieron a Sidrac, Misac e Abednago, matolos la flama del fuego».

267 ms. omite parte del texto bíblico, condensándolo, e interpola de los cielos fuera de lugar; cf. Alba: «Començó Daniel e dixo: yo vi en mi visión de noche, e ahé quatro vientos de los cielos que llegavan al grand mar. E quatro bestias grandes que subían del mar, las quales eran divisas una de otra». L restaura completa pero injustificadamente el pasaje, que no es producto de un error de copia sino de la intervención consciente del compilador de Generosía.

268 ms. sps spes (con trazo de abreviatura sobre ambas). Podría tratarse de una repetición enfática, puesto que el texto arameo reza «bestias enormes». L lee mal sp[rito]s, sp[rit]os y corrige a un único vientos, anotando que el arameo ruḥey, hebreo ruḥot, «could mean spirits or winds»; pero el pasaje que transmite el manuscrito no apoya esa reconstrucción puramente mecánica. El injerto de las cuatro bestias de Dan 7.3 en Dan 7.2 está en consonancia con el desarrollo exegético que de su radical abbreviatio del largo pasaje que cita hace, a continuación, el compilador de Generosía.

269 ms. omite parte de la cita; cf. E5: «era semejança de osso e parávase a la otra parte, e traýa en su boca». Los «tres órdenes de dientes» están en E6 y GE y proceden de la Vulgata: «tres ordines erant in ore eius et in dentibus eius», mientras que los demás romanceamientos traducen «tres costillas [E3 colmillos] » a partir de TM.

270 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «temerosa e espantable e fuerte». Aunque con cierta variación en los dos primeros términos, siempre se romancea la serie triple ya presente en TM.

271 ms..

272 Cf. Alba: «Estas grandes bestias que viste significan que quatro reyes se tienen de levantar en la tierra» (Dan 7.17). No hay un consenso en los textos medievales sobre la correcta atribución de las bestias de la visión de Daniel a los imperios del mundo. Es frecuente que sean los medos, persas, griegos y romanos, pero hay una tendencia a incluir de un modo u otro al imperio islámico y al pueblo judío, como aquí. Alba ofrece distintas interpretaciones que apuntan en esta dirección. En las glosas a Dan 7 las cuatro bestias se identifican con Nabucodonosor, Darío, Alejandro y el imperio romano, añadiendo un «quinto inperio, que es el inperio de la israelita nasción en quien avía de nascer el Mexías» (Alba (PM) II, p. 830). En las glosas a Zacarías, en cambio, los imperios difieren: en la glosa a Zach 1.8 se dice «que venía este ángel a derrocar e humillar estos quatro imperios, Babilonia, el inperio de Siria, el inperio de Alexandre e el inperio romano, e del prevalescimiento del Mexías. E otros son que tiran a Siria, e ponen en su logar al Ante Christo» (ibid. II, p. 435); mientras que en la glosa a Zach 6 se introduce el imperio de «los pedreses, este es el inperio que oy han los malvados sarrazines moros, enemigos de la fe, que andan por toda la tierra» (ibid. II, p. 438). En la glosa de Ioel 1.4 se declara: «e Daniel dize esto mismo allí, dize que vio quatro bestias muy grandes, que dizen que eran: Nabuchodonosor, Alexandre, el inperio de los romanos, el inperio, aunque breve, del malvado Ante Christo» (ibid. II, p. 356). Por último, en la glosa a Is 66.17 se completa la identificación del imperio del Anticristo con el Islam: «que las más e mayores huestes del Ante Christo dizen que serán la malvada nasción de los serrazines moros, que se bolverán a él; e así lo pone en el Daniel» (ibid. II, p. 133).

273 L marca fin de cita aquí, que identifica erróneamente con Dan 7.27.

274 ms. en.

275 ms., L omite.

276 será regno: L omite. Pero todos los romanceamientos incluyen la repetición de TM; cf. E3: «su reino será reino de sienpre».

277 L no marca la cita.

278 ms. omite parte de la cita; cf. E4: «e cresció fasta la hueste de los cielos e derrocó en tierra de la hueste e de las estrellas». Parece un error de copia por salto entre iguales («<milicia> / milicia»), como confirmaría el comentario que sigue a la cita.

279 L no marca la cita.

280 Dan 12.3; cf. E3 : «los <que> fazen justos a los muchos, como las estrellas para sienpre jamás».

281 Cf. Vg Ps 40: Beatus qui intelligit super egenum et pauperem.

282 L bisahuelos.

283 En realidad debería ser: «Salmo LX».

284 ms. jubibare. Cf. Alba: «sobre los filesteos aullaré ([Vg] metidos son so mí los agenos)».

285 ms. añade con trazo fino una a; pero «afazes» no se documenta; el ms. utiliza sistemáticamente «fazer».

286 L no indica la cita bíblica, que va en singular («mi») en las biblias romanceadas; cf. por ejemplo, E3: «Tierra non cubras mi sangre, nin aya lugar para el mi reclamor». ms. repite este pasaje, también con «nuestro» en el fol. 124vº.

287 L corrige notificasen; ms. parece alterar el verbo de la cita por una proyección inconsciente de «nosotros (los judíos)».

288 Ps 78.56-66 alude (sin referencias explícitas) a 1 Sam 4-5; cf. el epígrafe de E19 a 1 Sam 5: «De commo cayó en los filesteos gran mortandat de las almorranas por cabsa del Arca e enbiaron el Arca a Israel con su presente».

289 ms. de nuestro. Para este error de copia, cf. E4: «denuesto para sienpre les dio».

290 En cursiva el añadido que está sustituyendo a «en sus senos»; cf. Alba: «E que pagues a los nuestros enemigos siete tanto en los sus senos de los sus vituperios que te vituperaron, Señor».

291 ms. asonante. Cf. Alba: «el que habita sobre los cherubín, manifiéstate».

292 ms. veranos.

293 ms., L mormuraran. Pero todo el pasaje mantiene el tiempo presente; cf. E5: «Ca he, los tus enemigos amenazan e los tus malquerientes alçan cabeça».

294 ms., L omite.

295 conoscan que: ms. conosca, L conoscan. Cf., para enmiendas y puntuación, E4: «E conoscan que Tú as nonbre Señor, e Tú solo eres muy alto sobre toda la tierra».

296 En realidad debería ser «Salmo CVI».

297 ms. omite. Restauramos la locución de acuerdo con el resto del versículo, aunque TM, Vulgata y la mayoría de los romanceamientos: «(Él) es».

298 ms., L uno.

299 Ningún «que bueno es» está en TM; el primero (Ps 118[117].2) está en Vg: «Dicat nunc Israhel: Quoniam bonus, quoniam in saeculum misericordiam Eius». La fuente de Generosía comparte los añadidos con E4: «Diga agora Ysrael: ‘Ca bueno es, ca por sienpre es la su misericordia’. Diga agora la casa de Aarón: ‘Ca bueno es, ca por sienpre es la su misericordia’. Digan agora los que temen al Señor: ‘Que bueno es, que por sienpre es su misericordia’». También los incluye GE.

300 Debería ser «Salmo CXLVII».

301 L corrige denunçio, pero su nota no lo justifica; cf. Alba: «El que renucia [sic] las sus palabras a Yacob, e los sus fueros e los sus juizios a Israhel».

302 ms. en el, L <loarán> el. Tal conjetura es poco probable gráficamente. El error de copia, presente ya tal vez en el romanceamiento fuente, podría, si acaso, apuntar a un «<loarán> en el», o incluso a «<lo>en el»; sin embargo, apoya nuestra conjetura la semejanza de estos versículos con su versión en Alba: «Los reyes de la tierra e todos los pueblos, los príncipes e todos los juezes de la tierra, los jóvenes e las vírgenes, los viejos e los mancebos, alaben el nonbre del Señor, que enaltescido es el su nonbre solo; la su gloria es sobre la tierra e los cielos [etc.]».

303 ms. cuento. Pero TM: קֶרֶן (queren, literalmente ‘cuerno’; también Vg cornu); cf. Alba: «E enalteció el corno del su pueblo». Cf. también glosa de Alba: «la lengua prophetal costumbra al reino llamar cuerno» (glosa a Ps 148, Alba (PM) II, p. 685).

304 L ysraelitica.

305 En realidad, cita el capítulo VII.

306 ms., L profeta. Cf. BNE: «Torrna, torrna, o perfecta, torrna, torrna, e verte hemos. ¿Qué vedes en la perfecta?»; cf. también la glosa de Alba: «sulamita interprétase en la ebraica lengua, ‘perfecta’» (glosa a Cant 7.1, Alba (PM) II, p. 517). En Cant 7.1a (hasta «hemos») el Coro llama a la Sulamita y en 7.1b (desde «Qué» hasta «huestes») es la voz del Esposo la que responde, y siempre en segunda persona del plural; cf. la cita siguiente.

307 ms., L profeta. El error (nótese que al repetirse la palabra en la cita anterior se transcribe correctamente: «perfecta») procede del ms. fuente, puesto que ya es segunda aparición. Lazar (que omite el signo de interrogación y puntúa de modo errático) remite en nota a la interpretación esotérica del Targum a Cant, donde la Sulamita es vista como una figura profético-alegórica. La explicación resulta innecesaria: el Midráš Rabá, enumerando los distintos referentes posibles de la palabra, apoya que šulamit deriva de šalem, «ser completa, perfecta»: «O Shulammite: [...] R. Eleazar b. R. Maron said: The nation that completes (mashlemeth) the stability of the world, whether in this world or the world to come» (Midrash Rabbah, Harry FREEDMAN (ed.), 3ª ed., London-New York: Soncino Press, 1983, 9, p. 275). El contexto en que Generosía inserta la cita abunda en este sentido.

308 Parafrasea y adapta 7.1b; cf. Alba: «¿Qué avedes de veer en la Sunamita como el chorro de los reales?» (Vg: nisi choros castrorum).

309 La interpretación podría estar tomada del Zohar (80b-81a), donde se describe a Israel como otro coro de ángeles que alaba a Dios desde la tierra: «Rabbi Yossé dit: Pendant les trois jours qui précédèrent la révélation et pendant lesquels les Israélites s’abstenaient de toutes relations avec leurs femmes, les anges fraternisaient avec les Israélites; les premiers sanctifiaient le Nom suprême en haut, et les seconds le sanctifiaient ici-bas» (Jean DE PAULY (ed.), Sepher ha-Zohar (Le livre de la splendeur): Doctrine ésotérique des israélites, reimpr., Paris : Maisonneuve et Larose, 1970, 3, p. 338).

310 ms., L amada (ambas veces). Cf. Alba: «E díxole: ‘Bien vees que se bolvió la tu cuñada al su pueblo, e al su Dios; tórnate tú e sigue a tu cuñada’».

311 dexe [...] vaya: ms. dixe aqui vaya, L dixe a que vaya. El versículo estaba ya alterado en el romanceamiento fuente; a pesar de la coherencia gramatical y de contenido del texto, cf., por ejemplo, E3: «Non me ruegues a mí que te dexe e que torne de tras de ti».

312 L corrige adonde, y lo mismo infra al final de 120rº.

313 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «Así me faga Dios a mí e así me eñada, que la muerte partirá entre mí e entre ti».

314 ms. le, L omite.

315 Estos «dotores» pudieran ser los tannaim (rabinos de la Misná), de acuerdo con lo especificado en el tratado talmúdico Yevamot (47a-47b): «Our Rabbis taught: If at the present time a man desires to become a proselyte, he is to be addressed as follows: ‘What reason have you for desiring to become a proselyte; do you not know that Israel at the present time are persecuted and oppressed, despised, harassed and overcome by afflictions?’. If he replies, ‘I know and yet am unworthy’, he is accepted forthwith, and is given instruction in some of the minor and some of the major commandments. He is informed of the sin [of the neglect of the commandments of] Gleanings, the Forgotten Sheaf, the Corner and the Poor Man’s Tithe. He is also told of the punishment for the transgression of the commandments. Furthermore, he is addressed thus: ‘Be it known to you that before you came to this condition, if you had eaten suet you would not have been punishable with kareth, if you had profaned the Sabbath you would not have been punishable with stoning; but now were you to eat suet you would be punished with kareth; were you to profane the Sabbath you would be punished with stoning’. And as he is informed of the punishment for the transgression of the commandments, so is he informed of the reward granted for their fulfilment. [...] He is not, however, to be persuaded or dissuaded too much. If he accepted, he is circumcised forthwith. [...] As soon as he is healed arrangements are made for his immediate ablution, when two learned men must stand by his side and acquaint him with some of the minor commandments and with some of the major ones. When he comes up after his ablution he is deemed to be an Israelite in all respects. In the case of a woman proselyte, women make her sit in the water up to her neck, while two learned men stand outside and give her instruction in some of the minor commandments and some of the major ones.» (The Babylonian Talmud. Seder Nashim in four volumes. I, Yebamoth, Isidore EPSTEIN (ed. y trad.), Londres : Soncino Press, 1936, p. 310-311).

N. de LIRA, igualmente, explica en este pasaje de Rut: «Hic dicunt hebrei quod volentibus converti ad iudaismum dicenda sunt gravia legis secundum partem, sicut volentibus ingredi religionem explicanda sunt difficilia illius religionis [...]. Quia quando aliquis habet firmam voluntatem transeundi ad legem diuinam vel religionem non est impediendus seu refutandus» (Op. cit., Apostillas a Rut 1, 16 y 18).

316 Según la religión judía, la doctrina de la Torá se resume en 613 mandamientos, y se hace mención de ellos en numerosos pasajes del Talmud o el Midráš; cf., por ejemplo, Midrash Ecclesiastes Rabba, IX, 15, 5: «i. e. two hundred and forty-eight positive commandments and three hundred and sixty-five prohibitions» (ed. cit., p. 252).

317 Para este «enxiemplo», que LAZAR (ed. cit., p. 66) señala ya como tomado del Targum a Rut, cf. Alba: «Desto que aquí Noomí fizo e temptó a Ruth, aprenderemos quando alguno quisiere venir en el cognescimiento de la fe, e las temptativas que fechas le deven seer; ensienplo en Noomí, que ante que de todo punto ella la rescibiese, le fizo saber algunas cosas e mandamientos de la ley. Verbigracia, Noomí le dixo a Ruth: ‘Fija, cata que si judía tú ser quieres, que los judíos non andan en sábado’. Ella le respondió: ‘Do tu fueres, yo iré’, quasy diga: ‘El día que tú non andovieres rescibo sobre mí de non andar’. Iten, le dixo segunda: ‘Fija, los judíos habuminan que se encierre nin duerma ninguna fenbra do ningund varón que su marido non sea, nin dormir en casa que non aya en el hunbral una escriptura que la ley ende manda poner’. Ella respondió: ‘Donde tú durmieres, yo dormiré’. Iten, le dixo tercera: ‘Sabe, fija, que el pueblo de Israhel son cargados de más mandamientos afirmativos e negativos que ningund otro pueblo del mundo’. E ella respondió: ‘El tu pueblo quiero que sea el mi pueblo’. Iten, le dixo quarta: ‘Fija, sabe que Israhel non sierven a agenos dioses’; e ella respondió: ‘El tu Dios quiero que sea el mi Dios’. Iten, le dixo quinta: ‘Fija, nós avemos dos maneras de sepolturas: una, para los que mueren por sus naturales muertes, e otro, para los que mueren por justicia’. E ella respondió: ‘Do tú te enterrares, ende seré enterrada’» (glosa a Ruth 1.16, Alba (PM) II, p. 465-466). También sigue el Targum a Ruth N. de LIRA, op. cit., Apostillas a Ruth 1.16.

318 ms. omite parte de la cita y la reajusta; cf. E5: «E dixo toda la gente que estava en la plaça e los viejos: ‘Testigos; dé el Señor a esta muger [etc.]’».

319 Se trata del capítulo XIV.

320 El comienzo es el de Iob 14.10 (cf. BNE: «E el varón muere»), no el de Iob 14.12 (cf. BNE: «E el onbre yazerá»). La sustitución puede deberse a la intención del compilador de Generosía de adecuar la cita a su propio comentario. No es imposible, pero sí improbable, que se trate de un cambio heredado de la fuente bíblica, como muestra el precedente de E8: «Assí el hombre pues que muriere non se le levantará [etc.]» (Iob 14.12).

321 ms. añade non espertará e. Cf. BNE: «fasta que non aya cielos, non se acordarán nin se despertarán de su sueño», que mantiene el doble plural de TM.

322 ms. egibciones e qüistiones, L ogibçiones e qüestiones.

323 ms. añade e.

324 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: «e contra Job cresció la su ira porque se justificava la su ánima delante del Señor, e aun contra sus tres conpañeros se mucho ensañó».

325 L no señala fin de cita.

326 ms., L omite.

327 L en la umanal providencia.

328 ms. es caídos, L es[tan] caidos. No hemos encontrado testimonios del verbo «escaer» con este sentido, por lo que nos decidimos por esta enmienda.

329 ms. añade Abrahan.

330 ms. τ.

331 L no señala fin de cita.

332 ms., L omite.

333 L no identifica la cita ni incluye en ella Venir fecha es, que sigue muy literalmente TM: ‎‏ הָיֹה הָיָה דְבַר (hayó hayá debar, ‘ser fue la palabra’, con el sentido enfático de ‘ciertamente fue la palabra’ o ‘vino expresamente la palabra’); cf. Alba: «fecho fue el verbo del Señor a Yzechiel, fijo de Buzí, el sacerdote».

334 ms., L de.

335 ms., L añade e.

336 ms., L omite.

337 ms. omite.

338 ARISTÓTELES: Ética Nicomáquea: Ética eudemia, Emilio Lledó y Julio Pallí Bonet (eds.), Madrid : Gredos, 1985 p. 1-15 y 23-25, 1094a: «Toda arte y toda investigación e, igualmente, toda acción y libre elección parecen tender a algún bien; por esto se ha manifestado, con razón, que el bien es aquello hacia lo que todas las cosas tienden. [...] Pero como hay muchas acciones, artes y ciencias, muchos son también los fines; en efecto, el fin de la medicina es la salud; el de la construcción naval, el navío; el de la estrategia, la victoria; el de la economía, la riqueza. Pero cuantas de ellas están subordinadas a una sola facultad (como la fabricación de frenos y todos los otros arreos de los caballos se subordinan a la equitación [...]), en todas ellas los fines de las principales son preferibles a los de las subordinadas, ya que es con vistas a los primeros como se persiguen los segundos. [...] ¿No es verdad, entonces, que el conocimiento de este bien tendrá un gran peso en nuestra vida y que, como aquellos que apuntan a un blanco, no alcanzaremos mejor el que debemos alcanzar?».

339 ms., L afección. Cf. Alba: «Recordada es Ierusalem de los dias de su aflicción».

340 El sentido literal de TM es «no se acordó del escabel [הֲדֹם, hadom] de sus pies»; cf. BNE: «non se nenbró del estrado de sus pies en el día de su saña». El término podría – si no se trata de un retoque interesado del compilador de Generosía – haberse tomado de un romanceamiento que hubiera vertido esta palabra como הָדָר (hadar, «honor, gloria», tal vez al encontrar una mem defectuosa en la fuente hebrea; debemos esta sugerencia a nuestra colega Amparo Alba.

341 ms. en blanco; cf. Alba: «Más blancos que la nieve los sus nazareos ser solían». Se refiere al voto de consagración personal a Dios (nazireato) descrito en Num 6.1-21. Aunque otras biblias romancean «apartados» (E3, E4, BNE), preferimos el calco «nazareos» (cf. TM, Num 6.2: נָזִיר [nazir, ‘apartado’]) con E8-E6, Alba y Vg, pues el blanco en el manuscrito sugiere una falta de comprensión del texto de su fuente por el copista.

342 El término begino no se usa en habitual sentido despectivo, sino como aproximación contemporánea al concepto de «nazareo», aludiendo al seglar que lleva una vida consagrada a Dios.

343 tender mano en: «atentar contra, asesinar»; cf. el Libro de Esther romanceado en este mismo códice: «En los días esos Mordohay seya en puerta del rey, e ensañose Bietán e Teres, dos privados del rey guardantes la copa, e buscaron por tender mano en el rey Hasberos. E fue sabida la cosa a Mordohay e contolo a Ester la reina, e díxolo Ester al rey en nombre de Mordohay. E fue buscada la cosa y fue fallada, y colgáronlos anbos ellos sobre la forca y fue escrito en el libro de las corónicas delante del rey.» (C. SAINZ DE LA MAZA et al., «Una versión», p. 225-256, fol. 45rº).

344 ms., L queran.

345 ms. repite del.

346 Enmendamos según magnificencia, en el siguiente párrafo.

347 L lo incluye erróneamente en cita.

348 pusiera [...] Mordohay: L pudiera a la muerte <escapar> Mordohay. Pero ya el mismo ms. corrige el inicial pudiera por pusiera.

349 ms., L sy.

350 El pasaje citado de Ester está incompleto; cf. el romanceamiento incluido en el propio ms. salmantino 2015: «Si del linaje de los judíos es Mordohay y començaste a caer delante d’él, no podrás con él, que sienpre caerás delante d’él» (C. SAINZ DE LA MAZA et al., «Una versión», p. 243).

351 Ceri, rey de Persia: Ciro II, unificador de persas y medos, reinó entre 558 y 530 a. C. (C. G. WAGNER, op. cit., p. 271-272 y 283-284).

352 ms. borra sea, L sancta.

353 Debería ser «Capítulo VII».

354 El comienzo es el de Esdr 7.14; cf. E3 «E por cierto, de parte del rey e sus siete consejeros enbía a preguntar a los judíos [...]». Más que probable intervención del compilador.

355 ms. omite parte de la cita; cf. Alba: feziste los cielos e cielos de los cielos e todos sus hornamentos.

356 ms. unificas. Error del copista, que no conoce el versículo; cf. Alba: «e Tú bivificas a todos ellos».

357 Desde «e fallaste»: comienzo de Neh 9.8 integrado en Neh 9.7. Si el cambio, explicable como error de copia por salto entre iguales, procede del romanceamiento fuente, sería un caso excepcional entre las biblias castellanas conservadas.

358 Cf. TM: מֵאוּר כַּשְׂדִּים  (me-’Ur kasdim, ‘de Ur de los caldeos’). Pero en hebreo bíblico ’ur también significa «fuego»; de ahí Vg: «de igne chaldeorum», o Alba: «sacástelo del fuego de los caldeos», que glosa: «Tú eres el Señor que elegiste en Abram e a este fin lo sacaste de Ur caldeorum» (glosa a Neh 9, Alba (PM) II, p. 874).

359 ms. omite aquí la parte de la cita insertada fuera de lugar en el versículo anterior; cf. Alba: «E el su coraçón delante de Ti muy fiel fallaste delante de Ti, a tal fe con él tajeste, que le dieses la tierra del chananeo».

360 ms. omite parte de la cita; cf. E3: «e el emorí e el parisí e el yabuçí».

361 L no marca la cita.

362 ms. omite el final de Esd 9.1; cf. E4: «Non se apartaron el pueblo de Ysrael e los sacerdotes e los levitas de los pueblos de las tierras segunt sus abominaciones, a los cananeos, yteos, perezeos, e los gebuseos e los amonitas e los moabitas e los egipcianos e los emorreos; ca tomaron de sus fijas para sí e para sus fijos». La omisión permite cambiar el sentido del versículo de forma que se pueda aplicar a los fines deseados por el compilador de Generosía, como muestra el comentario que sigue a la cita.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ignacio Ceballos Viro, Elena González-Blanco García et Carlos Sainz de la Maza Vicioso, « Edición del texto Tratado de la generosía de la nación irraelita », in Tratado de la generosía de la nación irraelita (Les Livres d’e-Spania « Sources »), [En ligne], Mis en ligne le 09 mars 2017, consulté le 19 novembre 2017. URL : http://e-spanialivres.revues.org/1077

Haut de page