Navigation – Plan du site
Édition

II. Sancho II

Plan

Haut de page

Texte intégral

1. Cuenta la estoria que andando el reynado del rey don Sancho de Castilla el primero año

  • 1 G : « Cuenta la estoria que después de la muerte del rey don Ferrando el Magno, que andando »
  • 2 G : « todos tres los reys ».
  • 3 G : « el señor non quiere otro par consigo en el señorío asý commo el mayor non quiere otro menor e (...)
  • 4  G : « deçendiendo él d’esta sangre, touo que ».

1Cuenta la estoria que andando1 el reynado del rey don Sancho de Castilla el primero año, quando andaua la era en mill e çiento e vn años, reynando todos los reys2 en sus regnos segund la partiçión que el rey don Fernando fiziera, de que deuiera ser el derecho del rey don Sancho, [onde cuenta el arçobispo don Rodrigo que el rey don Sancho], andando por el regno, fue parando mientes en el grande tuerto que le fiziera el rey su padre en le partir los reynos que Dios en él juntara, que deuían seer suyos, e que non auía ende saluo la terçia parte, e aun non bien cunplidamente. Et tomó en sí muy grand pesar et non [lo] quiso conssentir, ca commo dize el arçobispo, «señor non quiere otro mayor en lo suyo»3, et los reys de España vinieron de la fuerte sangre de los godos, porque acaesçió muchas vezes que los godos se mataron con sus hermanos sobr’esta razón, et este rey don Sancho desçendió d’esta sangre, et touo que4 le sería grand mengua si non juntasse los reynos, ca non se tenía por pagado con lo que le diera su padre, mas que tenía que todo deuía seer suyo. Et estonçes mostró contra ellos la fortaleza que tenía en el coraçón, non queriendo que oviessen nada saluo lo que les él diesse por su mesura. Et 15r°b por esto fue mucha sangre vertida.

2. Andados dos años del reynado del rey don Sancho

  • 5 G : « enderesçar ».
  • 6 G : « et porque todas las otras gentes de moros e sus tierras ».

2Andados dos años del reynado del rey don Sancho, después que andudo por su reyno e assossegó toda la tierra e fizo sus cartas en que les otorgó todas las cosas que le demandaron, por ganar los coraçones de los omnes con grande esfuerço e con grand fortaleza de coraçón, trabajósse de yr contra los moros por seruir a Dios et acreçentar5 en la fe de Jhesu Christo. Et sacó sus huestes muy grandes e muy bien guisadas. Et porque todas las tierras de los moros6 fincaron en su acomienda e de sus hermanos, fue sobre Çaragoça, e corrió la tierra a todas partes assí que toda fue destruida, por muerte de muchos moros e de fuego e de robo. Et desí echósse sobre la çiudat et mandóla conbatir muy reziamente, et començó ende de poner engeños.

  • 7 G : « muy entregamente ».

3Et el rey de Çaragoça, quando vio que tan grande talante auía el rey de fazerle todo mal e de yazer sobr’él, et vio que non auía acorro de ninguna parte et que si luengamente fincasse sobre la çiudat, que le sería grand peligro pues él non podía salir a él, ouo su conssejo con sus omnes buenos. Et aconssejáronle que oviesse su graçia, pechando o siruiendo o en otra manera qualquiera. Et sobre este conssejo enbiaron sus trujamanes al rey don Sancho, en que le enbiaron dezir que le darían mucho oro e mucha plata, et que sería su vassallo e que le daría otras muchas donas e sus parias cada año muy enteramente7, et que se leuantasse de sobre ellos et que se fuesse para su tierra, et que fu-15v°a essen seguros d’él e de toda su tierra.

4Et el rey don Sancho resçibió muy bien los menssajeros e fézoles mucha honrra. Et ellos contáronle esta pleitesía. E el rey, commo era de grand coraçón, fabló con ellos muy esforçadamente et díxoles:

—Todo esto que me el rey de Çaragoça enbía dezir es bien, mas ál tiene en su coraçón, et esto me enbía él dezir por me leuantar de aquí. Et después que me fuere, que con christianos o que con moros porná su amor, e fallesçerme á de quanto comigo quiere poner. Mas enpero quiero poner esto et fazerlo he lo que me enbía dezir el rey de Çaragoça, ca al cabo si me mintiere verné yo sobr’él e destruirlo he, et fío en Dios que se non podrá anparar.

5Et los mandaderos, oyendo estas palabras que el rey dezía, e fueron mucho espantados. Et tornáronse para el rey diziéndole estas palabras que le el rey don Sancho dezía. Et los moros, veyendo que se non podrían deffender del rey, pusieron su pleitesía [con él] qual la él quiso. E diéronle a rehenes que truxiesse conssigo por que non le pudiessen mentir, et dieron mucho oro e mucha plata e muchas piedras preçiosas. Et leuantósse de sobre Çaragoça muy rico e muy honrrado él e toda su gente.

3. Cuenta la estoria que en partiéndosse el rey don Sancho de sobre Çaragoça

6Cuenta la estoria que en partiéndosse el rey don Sancho de sobre Çaragoça, el rey don Ramiro de Aragón, teniéndosse por desonrrado e por mucho quebrantado por el rey don Sancho fuera çercar a Çaragoça que tenía que era su conquista, et esto que ge lo non 15v°b fazía sinon por grande despreciamiento, e asonóse con todo su poder et vénole atener el camino. Et díxole que le non dexaría passar fasta que le fiziesse emienda de la grande desonrra que le auía fecho en le venir correr su conquista e los sus vassallos, e la emienda que la fiziesse en esta manera: que tornasse todo el robo que traýa et el auer que leuara del rey de Çaragoça, si non en otra manera que lo non dexaría passar sin lid.

  • 8 G : « mas que eran sus trebutarios ».

7Et el rey don Sancho, quando esto oyó, como era omne de grand coraçón et de grande esfuerço, enbióle dezir que de los reynos de Castilla e de León, que él era cabeça, e de España eran las conquistas, ca non auían los reys de Aragón conquistas ningunas, mas sus tributarios8, et que les auían de venir a cortes, et sobre esto que fiziesse todo su poder.

  • 9 G : « feridas ».
  • 10 G : « arrancar ».
  • 11 G : « arrancados ».
  • 12 G : « tomó piedat el rey don Sancho ».

8Et sobr’esto el rey don Ramiro non quiso fazer commo el rey don Sancho querié, et fueron desabenidos, e ouieron a lidiar sobr’ello. Et después que la lid non se pudo escusar, pararon sus azes e començaron la lid muy brauamente, dándosse muy grandes golpes9 de cada parte, et fincauan muchos cauallos sin dueños. Et estando la lid muy brauamente, dándosse muy grandes golpes de cada parte, enpeçó el rey don Sancho andando por la lid muy brauo. Començó de nonbrar «¡Castilla, Castilla!» et fue ferir en el mayor poder tan reziamente que por fuerça los fizo arramar10. Et yendo assí arramados11 e los castellanos matando e firiendo muy cruelmente e sin piedat, e después tomó piadat al rey don Sancho12 et dixo que los non matassen, que christianos 16r°a eran.

9Et el rey don Ramiro yendo vençido, alçósse a vna sierra, e el rey don Sancho çercólo allí. Et de allí fizieron pleitesía que el rey don Ramiro se partiesse d’esta porffía et que fincasse el rey de Çaragoça por vassallo del rey don Sancho, ca si non, por esto muerto o preso fuera el rey don Ramiro. Et la abenençia fecha, tornósse el rey don Sancho para Castilla muy rico e muy honrrado él e toda su gente.

10Et assí se començó el rey don Sancho a prouar en moros e en christianos.

4. En el terçero año del reynado del rey don Sancho

11En el terçero año del reynado del rey don Sancho, que fue en la era de mill e çiento e tres años, [e el imperio de Enrrique en XIII años], mientre que el rey don Sancho fue sobre Çaragoça, como vos auemos contado, el rey don Garçía de Portogal tomó por fuerça a doña Hurraca su hermana muy grande pieça de la tierra que le diera su padre. Et ella, quando lo sopo, començó de llorar diziendo:

  • 13 G : « por vós ».
  • 14  G : « que çedo seas deseredado, pues me asý deseredas ».

—¡Mucho ay, rey don Fernando! en mal punto partistes vós los vuestros reynos, ca toda la tierra se perderá por nós13, et así se conplirá lo que dixo mi amo Arias Gonçalo; ca pues el rey don Garçía, que es mi hermano el menor, me desereda et passó la jura que fizo a mi padre el rey don Fernando, et el rey don Sancho, que es el mayor, e que fizo la jura por fuerça contradiziendo sienpre la partiçión, más querrá ende fazer otras cosas. Et por ende ruego yo a Dios que en çedo seades deseredados, pues anssí 16r°b me deseredades14, amén.

  • 15  G : « Pues que el rey don Sancho, que estaua alboroçado contra sus hermanos, oyó dezir ».

12Pues que el rey don Sancho estaua aborreçido contra sus hermanos oyó dezir15 en cómmo el rey don Garçía fuera contra su hermana e la deseredara, plógole mucho, et tenía que auía achaque para fazer lo que tenía en el coraçón. Et dixo:

—Pues que el rey don Garçía mi hermano quebrantó la jura de mi padre, quiérole yo tomar el reyno.

13Estonçes enbió por sus ricos omes e por el Çid Ruy Días, et díxoles anssí:

—Bien sabedes en cómmo el rey mi padre partió los reynos que deuían seer míos. Et esto fezo él contra derecho. Et agora el rey don Garçía mi hermano quebrantó la jura e deseredó a doña Hurraca mi hermana. Et por esto ruégovos que me aconssejedes cómo faga e cómo ge lo demande yo, ca quiérole quitar el reyno.

14Et leuantósse el conde don Garçía e dixo:

  • 16 G : « commo éste ».

—Señor, ¿quién vos conssejará en tal fecho como esto16? Non sé ome en el mundo que vos quiera conssejar passar el mandamiento e la jura que fezistes a vuestro padre.

15Et quando esto oyó el rey don Sancho, fue mucho yrado e sañudo contra el conde don Garçía, et dixo:

—Tirádmevos delante, ca por vós non seré bien aconssejado.

16Et desí tomó al Çid por la mano e salió con él aparte, et díxole:

—Bien sabedes mio Çid que quando mi padre me vos acomendó, que me mandó, so pena de la su bendiçión, que vos oviese por mi conssejero et que todo lo que oviesse de fazer fuesse con vuestro consejo. Et yo assí lo he fecho fasta oy día e sienpre me aconssejastes lo mejor. Et yo divos ende vn condado en mi reyno et téngolo por bien enpleado. Et agora ruégovos que me aconssejedes lo mejor, en guisa que cobre los 16v°a mis regnos, ca si de vós non he conssejo, non lo atiendo de omne del mundo aver.

5. Estonçes al Çid pesóle mucho

17Estonçes al Çid pesóle mucho et díxole:

—Señor, ¿quién cuidades que vos aconseje en este fecho? Et non me semeja aguisado de vos yo aconssejar que passedes el mandamiento de vuestro padre, ca vós bien sabedes que me fezo jurar en sus manos que sienpre vos aconssejasse bien; et mientra que yo pudiere, fazerlo he anssí.

18E díxole estonçes el rey:

  • 17 G : « cómmo los pueda juntar ».

—Mio Çid, yo non tengo que passo la jura de mi padre porque contradixe sienpre la partiçión, e la jura que fize, fízela con muy grand premia. Et demás que el rey don Garçía mi hermano ha quebrantado la jura, e de derecho todos los reynos son míos. Et por ende quiero que me aconssejedes cómmo lo pueda juntar17, ca non ha cosa en el mundo que me lo pueda estoruar sinon la muerte.

19Et quando el Çid vio que por ninguna manera non le podía sacar de aquello, conssejóle que pusiesse el amor con el rey don Alfonsso en tal que le diesse passada para el reyno de don Garçía. Et si esto non pudiesse auer, que le conssejaua que lo non començasse.

20Et el rey don Sancho touo que lo conssejaua muy bien, et estonçes enbió sus cartas al rey don Alfonsso que se viniesse ver con él en Saffagunt. Et quando el rey don Alfonsso ouo leído las cartas, marauillósse mucho que quería aquello seer, pero enbióle dezir 16v°b que sería con él. Et ayuntáronse los reyes amos en Saffagunt. Et desque se vieron en vno, dixo el rey don Sancho:

—Hermano, bien sabedes en cómo el rey don Garçía nuestro hermano passó la jura de nuestro padre e deseredó a nuestra hermana doña Vrraca. Et yo, por esto que fezo, quiérole tomar el reyno et ruégovos que me ayudedes.

21Et el rey don Alffonsso dixo que lo non faría nin passaría contra el mandamiento de su padre nin la jura que jurara, ca se tenía por entergo de la que auía. Et estonçes dixo el rey don Sancho que lo dexasse passar por su reyno et que le daría su parte de quanto ganase. Et el rey don Alfonsso otorgógelo et aun sobr’esto pusieron día señalado en que se viessen otra vez. Et pusieron vicarios entre sí, veynte de León e veynte de Castilla, que ellos fiziessen estar a cada vno en lo que pusiessen. Desí partiéronse dende.

6. El rey don Sancho estonçes ayuntó muy grandes gentes

  • 18  G : « e tanto que fue ant’el rey don Garçía, contóle el mandado con que yua. Quando el rrey don Ga (...)

22El rey don Sancho estonçes ayuntó muy grandes gentes —castellanos, e leoneses, e nauarros, e viscaýnos, e asturianos, e de las Estremaduras, e aragoneses— para yr sobre su hermano el rey don Garçía. Et desí enbió a Áluar Hañes Minaya, primo del Çid, a desaffiar al rey don Garçía, et mandóle dezir que le dexasse el regno, si non, que lo desaffiasse por él. Et don Áluar Hañes, commoquier que le pesasse, ouo de fazer mandado de su señor, et tanto que fue ante el rey don Garçía, et contóle el mandado. Et pésole mucho18, et con muy grand cuita dixo:

—Señor Jhesu Christo, miénbrete el pleyto e la jura que fizimos 17r°a al rey don Fernando mi padre. Pero malos mios pecados, yo fue el primero que la passé, ca quité a doña Hurraca mi hermana el su heredamiento.

23Et desí dixo a Áluar Hañes Minaya:

—Dezid a mi hermano que non quiera passar el mandamiento de su padre, et si esto non quisiere fazer, yo me deffenderé d’él quanto pudier.

24Et Áluar Hañes tornósse con esta repuesta. Et el rey don Garçía llamó estonçes vn cauallero esturiano a quien dezían Ruy Ximenes, et mandóle que fuesse a su hermano el rey don Alfonsso e que le contasse estas nueuas cómo le mandara desaffiar el rey don Sancho, e que le quería tomar el reyno, e que le rogaua, commo a hermano, que le non dexasse passar por su reyno. Et el rey don Alfonsso dixo:

—Dezid a mi hermano que non le ayudaré nin lo destoruaré, et si se pudiere deffender, que me plazerá.

25Et estonçes el cauallero tornósse con esta repuesta para el rey don Garçía, et díxole en cómmo se anparasse, que non tenía ayuda en su hermano.

7. E el rey don Garçía era omne fuerte et de grand coraçón

  • 19 G : « e era contra todos los ricos omnes e contra todos los omnes buenos ».

26E el rey don Garçía era omne fuerte et de grand coraçón, et quando oyó la repuesta que su hermano le enbiaua dezir, quiso sacar hueste contra él. Et el rey auía vn conssejero por donde se guíaua mucho, e que sabía todas sus poridades, et era omne de malos conssejos, e era contra todos los omnes buenos19. Et ellos, veyendo el grand peligro en que estauan et el grand daño que venía a su se-17r°b ñor el rey por la grand mengua d’él, ovieron su acuerdo e matárongelo delante. Et el rey fue muy sañudo e ouo muy grand pesar, e touo que le fazían muy grande desonrra e menospreçiamiento porque ge lo mataron delante. Et esto fizieron ellos porque le pidieran merçed muchas vezes que lo partiesse de sí, et el rey non quiso. Mas el rey, con grand saña, apremiólos más que fazía enante, et amenazáualos diziendo que nunca aurían su graçia nin su amor. Et ellos, temiéndose d’esto, partiéronse muchos d’él.

8. Andando en el quarto año del su reynado del rey don Sancho

  • 20 G : « commo estaua asonado ».
  • 21 G : « desbaratados ».

27Andando en el quarto año del su reynado del rey don Sancho, como estaua asmando20, fuesse para Galizia. Et commo estauan desabenidos21, ganó la tierra ligeramente. Et el rey don Garçía alçósse a Portogal, et enbió mandado por toda la tierra que viniessen a él caualleros e peones, e juntó muy grand gente.

28Et el conde don Nuño de Lara e el conde de Monçón et el conde don Garçía de Cabra leuaron la delantera del rey don Sancho con grand cauallería. Et el rey don Garçía salió a ellos et fue el torneo muy grande, de guisa que murieron ende bien trezientos caualleros del rey don Sancho. Et allí se yua cunpliendo lo que dixo Arias Gonçalo: que se matarían hermanos con hermanos e parientes 17v°a con parientes.

29Et quando el rey don Sancho sopo el daño que auía resçebido en los condes, caualgó con quanta gente tenía e acorriólos. Mas quando vido venir don Garçía al rey don Sancho, non se atreuió esperarlo et començó de fuir. Et el rey don Sancho fue en alcançe en pos d’él fasta en Portogal.

9. E el rey don Garçía dixo estonçes a los suyos

30E el rey don Garçía dixo estonçes a los suyos:

—Amigos, non auemos tierra adonde fuyamos al rey don Sancho mi hermano. Lidiemos con él et vençámoslo o muramos todos, que más vale muerte honrrada que non fuyr nin suffrir este estragamiento en nuestra tierra.

31Et desí apartó a los portogaleses et díxoles anssí:

—Vós sodes caualleros nobles e loçanos, e es mester que todo el mal prez se pierda aquí et que vos finque sienpre el bueno, ca vós auedes prez de fazer pocos señores buenos entre vós. Pues conuiene que fagades oy bueno de mí, et será vuestro pro e vuestra honrra; et si yo dende bien saliere, gualardonárvoslo he muy bien, de guisa que entenderedes que he sabor de fazer muy grande algo a vosotros.

32Et ellos dixieron que lo seruirían e lo ayudarían muy de grado quanto ellos pudiessen, e que non fincaría por ellos. Et él gradesçiógelo mucho. Et desí fue fablar con los gallegos e díxoles:

  • 22 G : « et que me ayudaredes otrosý lo mejor que pudierdes ».

—Amigos, vós sodes muy buenos caualleros e leales, et nunca fallamos que por vós fuesse señor desanparado en canpo. E métome en vuestras manos, ca só çierto que me aconssejaredes bien e lealmente e que me ayudaredes22. 17v°b Et ya vós vedes cómmo nos trahe el rey don Sancho acogidos, e non sé ál qué fagamos sinon lidiar con él o morir o vençer. Pero si vós ende ál entendedes, yo faré quanto me vós aconssejaredes.

  • 23 G : « e que se fuese ».
  • 24 G : « e que pidiese ».

33Estonçes le dixieron los gallegos que le seruirían e lo guardarían lealmente quanto pudiessen, e que farían quanto él mandasse, e que la lid tenían ellos por mejor. Pero dize el arçobispo don Rodrigo que ouieron acuerdo de yr pedir ayuda a los moros, et que fue23 el rey don Garçía con trezientos caualleros e pidió24 ayuda a los moros contra su hermano, e que les faría dar el reyno de León. Et ellos respondieron:

—Tú eres rey e non te puedes deffender, ¿cómo nos darás el reyno de León?

34Et non quisieron venir con él, pero en todo esto diéronle grand auer e honrráronlo mucho. E vénosse para Portogal e ganó muchos castillos de los que auía perdidos.

10. E luego el rey don Sancho sopo que era venido el rey don Garçía su hermano

  • 25 G : « Luego que ».

35E luego25 el rey don Sancho sopo que era venido el rey don Garçía su hermano de tierra de moros, e fue contra él con grande hueste. Et el rey don Garçía era estonçes en Santarén. Et el rey don Sancho cercólo ende e conbatió muy de rezio la villa. E los de dentro salían a las barreras, e lidiaron todavía vna noche vnos con otros, que nunca quedaron.

36Otro día de mañana salió el rey don García a ellos al canpo, e paró sus azes, e el rey don Sancho las suyas. Et veno en la delantera [del rey don Sancho] el conde don Garçía e el conde de Monçón, e yua en la costanera el conde don Nuño de Lara, et en la otra el conde don Fruella de Asturias, et yuan en la çaga con el rey don Diego de Osma que 18r°a leuaua la seña. E venían ansí de la vna parte e de la otra acaudillados para lidiar. Et el rey don Garçía esforçaua los suyos muy bien diziéndoles:

—Vassallos e amigos, vós vedes el grande tuerto que mi hermano me faz, quitándome la mi tierra, e ruégovos que vos pese e que me ayudedes a deffenderla, ca bien sabedes que quanto yo ove d’ella, que todo lo partí con vosotros, e guardéuos para tal sazón commo ésta.

37Et ellos dixieron:

—Señor, fezístesnos mucho bien e mucha merçed, e seruirvos hemos a nuestro poder.

38Et estando las azes para lidiar, el cauallero que vos diximos Áluar Hañes veno ant’el rey don Sancho et dixo:

—Señor, yo jugué mi cauallo e mis armas, e sea la vuestra merçed que para esta lid que me mandedes dar cauallo e armas, e yo vos seré en esta lid bueno tanto como seis caualleros, si non, que me tengades por traydor.

39Et dixo estonçes el conde don Nuño:

—Señor, dadle lo que vos pide.

  • 26  G : « mandóle dar de buenamente cauallo e armas ».
  • 27  G : « en guisa que murieron ý munchos caualleros de la vna parte e de la otra, e mucha otra gente  (...)
  • 28 G : « de Syenes ».

40Et el rey don Sancho mandóle dar armas e cauallo26. Et después d’esto, començósse la lid muy reziamente, dándose muy grandes golpes de la vna parte e de la otra, en guisa que murieron ende muchos caualleros e mucha gente27. Et murió de la parte de don Garçía vn rico omne preçiado que auía nonbre don Gonçalo de Sies28. Pero al cabo fueron maltrechos los castellanos et fue ferido el conde don Nuño, e preso el conde don Garçía e derribado del cauallo; e fueron vençidos los castellanos, et prendieron al rey don Sancho. E prendiólo su hermano et diolo que lo guardassen seys caualleros; e fue en ello de muy mal acuerdo e de 18r°b malaventura, pero fézolo con grand cuita de los que yuan fuyendo por alcançarlos. Et el rey don Sancho dixo a los caualleros que lo guardauan:

  • 29 G : « Dexadme yr ».
  • 30  G : « e nunca jamás ý torrnaré a fazervos mal nin dapño, mas fazervos he sienpre bien e merçet por (...)

—Dexadme29, e saldré de vuestro regno e nunca jamás ende tornaré, e fazervos he sienpre merçed por ello30.

  • 31 G : « e dixo contra aquellos caualleros a grandes bozes : »

41Et ellos dixieron que lo non farían por ninguna manera, mas que lo ternían guardado sin otro mal ninguno que le fiziessen fasta que lo entergassen al rey don Garçía su hermano. Et ellos estando en esto, llegó Áluar Hañes Minaya, al que el rey diera el cauallo e las armas entrante la batalla, et dixo contra aquellos caualleros que lo guardauan a grandes bozes altas por manera que lo oyessen31:

—¡Dexad el mi señor!

  • 32 G : « muy reziamente ».

42E diziendo esto, fuelos ferir muy brauamente32, derribólos dos d’ellos e vençió los otros, et ganóles dos cauallos, e dio el vno al rey e tomó el otro para sí. E fuese con su señor a vna mata donde estauan pieça de vnos caualleros et díxoles:

  • 33 G : « que los castellanos ».

—Ahévos aquí vuestro señor el rey don Sancho et véngauos emiente el buen prez que los caualleros33 ouiestes sienpre, et non lo querades perder oy en este día.

43Et desí llegáronse allí bien quatroçientos caualleros de los que yuan vençidos. Et ellos estando en esto, vieron venir al Çid Ruy Días con trezientos caualleros e cognosçieron la su seña verde, ca non llegó él a la primera batalla. Et el rey don Sancho, quando sopo que era el Çid, plógole mucho con él et dixo:

—Agora desçendámosnos al llano, pues que viene el de buenaventura.

44Et fue a él e resçibiólo muy bien, e díxole:

—Vós seades el bienvenido, ca nunca en tal tienpo acorrió vassallo a su señor como vós agora a mí, ca 18v°a me tenía vençido el rey don Garçía mi hermano. Et ruégovos, mio Çid, que me querades ayudar a vengar.

45Et el Çid respondió e dixo:

—Señor, yo yré conuusco e faré vuestro mandado, et por onde vós fuéredes, o vençeredes o tomaré muerte.

11. Ellos en esto estando, llegó el rey don Garçía

  • 34 G : « E él fablando en esto ».

46Ellos en esto estando, llegó el rey don Garçía del alcançe en que era ydo, e venía muy alegre cantando e riyendo e departiendo de cómo tenía al rey don Sancho preso e cómmo tenía vençido el su grand poder. Et él estando en esto34, llegó el mandado de cómo era suelto el rey don Sancho et que lo tomaran por fuerça a los caualleros a quien lo él dexara en guarda, et que estaua aparejado para lidiar con él otra vez.

  • 35 G : « al ».

47Et quando esto oyó el rey don Garçía, pesól’ mucho, mas non pudo ý ál fazer. Et desí llegó el35 rey don Sancho e començósse la batalla muy más cruamente que ante, ca lidiauan tan de rezio de la vna parte e de la otra que se non dauan vagar. Mas al cabo desanpararon los portogaleses al rey don Garçía, et murió ende el inffante don Pedro, que era amo del rey don Garçía, e trezientos caualleros con él. Et fue preso el rey don Garçía, et el rey don Sancho mandóle echar en fierros et leuólo a vn castillo muy fuerte que ha nonbre Luna. Et ende murió, et yogo ende dizenueue años.

12. Pues que el rey don Sancho esto ouo acabado, tomó todo el regno de Galizia e de Portogal

  • 36  G : « E vínose para Castilla, et luego syn otro tardar ».

48Pues que el rey don Sancho esto ouo acabado, tomó todo el regno de Galizia e de Portogal e pu-18v°b so recabdo en él. Et vínosse para Castilla luego sin otra tardança36, et enbió dezir al rey don Alfonsso su hermano que le dexasse el reyno de León, que era suyo, si non que lo enbiaría a desafiar. Et quando el rey don Alffonsso esto oyó, pesól’ mucho de coraçón et enbióle dezir que lo non dexaría, mas que faría todo su poder para lo anparar. Et estonçes el rey don Sancho sacó sus huestes sobre el rey don Alfonso e corrióle todas las tierras. Et el rey don Alfonso començó a deffenderlas, mas non pudo, ca el rey don Sancho tenía grandes poderes. E fueron abenidos de venir a lid a día çierto a un lugar que dizen Lantada, et el que vençiesse, que oviesse el reyno del otro.

  • 37 G : « e fuese para León ».

49Et aquel día que pusieron, fueron amos en el canpo con sus vassallos e con sus amigos, et ovieron su lid muy grande e muy fuerte, et al cabo fue vençido el rey don Alfonsso e fuxo, e fuese para (sic)37, pero fue grande la mortandat de cada parte, ca el mal e el desamor que era entre los moros e los christianos tornóse entre los hermanos. Et sabed que esta batalla fue vençida por el Çid Ruy Días.

13. En el quinto año del reynado del rey

  • 38  G : « En el quinto año del reynado del rey don Sancho, el rey don Sancho e el rey don Alfonso pusi (...)

50En el quinto año del reynado del rey, don Sancho e el rey don Alffonsso ovieron su postura38 cómo lidiassen otra vez, e el que fuesse vençido, que dexase al otro el reyno sin contienda. Et ayuntáronse a esta lid çerca del río de Carrión, e lidiaron e murieron muchos de la vna parte e de la otra, e fue vertida ende mucha sangre. E fue vençido el rey don Sancho 19r°a et començósse de yr de la batalla. Et el rey don Alfonsso tomóle piadad de los christianos e mandó que los non matassen.

51Et a esta lid non se açertó el muy noble e honrrado Çid. Et yendo su señor fuyendo e vençido, vio venir la seña del Çid, que se venía para la lid. Et quando el Çid llegó et falló su señor vençido, pesóle mucho, pero començóle de esforçar muy bien diziéndole:

  • 39 G : « cras a la madrugada ».

—Señor, non dedes por esto nada, ca caer e leuantar, todo es en Dios. Et señor, fazed coger la gente que venié fuyendo a vós e fablad con ellos conortándolos mucho. Et señor, cras a la mañana39, dad tornada al canpo; et ellos están ya commo seguros por la buena andança que auía auida, et demás los gallegos e los leoneses son omnes de grand palabra, e estarán agora con el rey don Alfonsso su señor alabándose mucho de lo que han fecho, ca son muy chuffadores, que dizen más que deuen, ca son muy escarnidores. Et si Dios por bien tuuiere, el plazer de oy tornárseles ha en pesar, que todo el poder es en Él para lo cunplir, si su voluntad fuere. Et señor, d’esta guisa podredes cobrar honrra.

52Et plogo al rey don Sancho con el conssejo e con el esfuerço del Çid.

14. Otro día mañana, estando el rey don Alfonsso con su gente seguro

  • 40 G : « E fue ý preso el rey don Alfonso en la iglesia de Santa María de Carrión, do se ençerró. Et l (...)

53Otro día mañana, estando el rey don Alfonsso con su gente seguro, loando de los suyos del bien que Dios les fiziera, llegó el rey don Sancho su hermano muy rauiosamente ante que uviassen aper-19r°b çebir et firió en la hueste, e priso e mató d’ellos <e> vençiéronse los otros. Et fue ende preso el rey don Alffonso en la yglesia de Carrión, que dizen de Santa María, adonde se ençerró. Et dieron tornada buscando su señor40, et tan de rezio firieron los castellanos que fue sin guisa.

54Et el rey don Sancho, andando por la batalla, ubiáronlo apartar, e prendiéronlo e començáronse de yr con él treze caualleros. Et en esto óuolo de ver el Çid cómmo lo leuauan a su señor preso los leoneses, et fue en pos los treze caualleros solo, e non leuaua lança, que se le quebrantara, et alcançóles e díxoles:

—Caualleros, dadme mi señor e yo daruos he el vuestro.

55Et ellos conosçiéronle en las armas e dixiéronle:

  • 41 G : « sy non, sabed que vos leuaremos con él preso ».

—Ruy Díaz, tornadvos en paz e non querades contienda, si non, leuaruos emos preso con él41.

56Estonçes el Çid, con grand pesar, díxoles:

—Dadme vna lança d’esas vuestras e yo solo, vós treze, tollervos he mi señor, et esto cunpliré yo con la merçed de Dios.

57E ellos touieron esto en nada, et porque era vn cauallero solo, diéronle vna lança. Et estonçes conbatiósse con ellos muy esforçadamente et de tal guisa que los fue maltrayendo que mató d’ellos los onze e vençió los dos. Et d’esta guisa cobró a su señor el Çid. Et desí tornóse con él para los castellanos, e ovieron con él muy grand plazer. Et fuéronse con él para Burgos et leuaron al rey don Alfonsso preso.

15. La inffanta doña Urraca

  • 42 G : « matasen ».
  • 43 G : « quando esto vyo ».
  • 44 G : « e fízola leuantar e asentar cabe sý ».

58La inffanta doña Urraca, quando oyó dezir que su hermano el rey don Alfonsso era preso, ouo miedo que lo matasse42; et fuesse para el rey don Sancho quanto más 19v°a pudo, et yua con ella el conde don Per Ançures. Et quando llegó a Burgos, resçibióla el rey don Sancho muy bien et el Çid Ruy Días. Et doña Hurraca Fernando e don Per Ançures fueron fablar con el Çid que les ayudasse contra el rey, commo soltasse al rey don Alffonso de la prisión en tal manera que entrasse monge en Sant Fagunt. Et el Çid quería muy grand bien a doña Hurraca Fernando, e otorgóle que la ayudasse muy bien en esto e en todo lo ál que pudiesse. Et estonçes doña Hurraca Fernando fincó los inojos ante el rey don Sancho su hermano, et el Çid e don Per Ançures e otros muchos altos omnes, e pidiéronle merçed por el rey don Alfonso. Et el rey don Sancho, quando la vio43, leuantósse en pie e tomóla por la mano a su hermana doña Urraca Fernando, e fízola assentar cabe sí44 et díxole:

—Agora dezid hermana lo que quisiéredes.

59Et estonçes díxole toda su razón segund que auedes oýdo. Et el rey fue muy sañudo, e salió con el rey el Çid aparte e preguntóle cómo faría. Et el Çid le dixo que pues el rey don Alffonsso quería ser monje, que lo soltasse con esta condiçión, e que faría bien e guisado et que por esto lo siruiría. Et el rey, por conssejo del Çid e por su ruego, otorgó a doña Urraca lo que pidió.

  • 45 G : « acogiólo ».

60Et soltó al rey don Alffonsso de la prisión, e entró monge en el monesterio de Saffagunt más por premia que por grado. Et después d’esto, estando en el monesterio, ouo su conssejo con don Per Ançures et salió de la mongía e fuesse para los moros a Toledo al rey Alimaymón. E el rey moro otorgógelo45 e fézole mucha honrra e mucho bien, e diole grande auer e muchas donas. E fincó con él fasta que 19v°b el rey don Sancho murió, anssí commo contaremos adelante.

16. Cuenta la estoria que se fueron tres omnes buenos del reyno de León

61Cuenta la estoria que se fueron tres omnes buenos del reyno de León para el rey don Alffonsso a Toledo; e esto fue por conssejo de la inffanta doña Hurraca, que lo amaua mucho. Et fueron éstos: don Per Ançúrez e todos tres hermanos, don Gonçalo Ançures e Fernand Ançúrez. E eran omnes de buenos conssejos e por esto los enbió allá doña Urraca, por que le aconssejassen bien. Mas dize don Luchas de Tuy que fueron con plazer del rey don Sancho e que fue voluntad de Dios; et todo esto podía ser de yr con conssejo de la inffanta e con voluntad del rey.

17. Cuenta la estoria que Alimaymón, rey de Toledo, que se pagaua del rey don Alffonsso

62Cuenta la estoria que Alimaymón, rey de Toledo, que se pagaua del rey don Alffonsso tanto que lo amaua bien como anssí o como si fuesse su fijo. Et el rey don Alfonso fézole pleito de lo amar e de lo guardar e seruir sienpre mientra con él biuiesse, e de non se partir d’él sin su mandado. Et otrosí fezo pleyto Alimaymón el rey a él que lo amasse e lo honrrasse e lo guardasse quanto pudiesse. Et desí mandóle fazer muy grandes palaçios buenos de çerca del muro contra sí del alcáçar fuera, por que non le fiziessen enojo a él nin a ningunas de sus conpañas los moros de la çibdat. Et era çerca de vna huerta suya, por que se saliesse a folgar quando quisiesse.

  • 46 G : « que los reys godos ».

63Et el rey don Alffonsso amáualo seruir por ello. Et pero, veyendo la muy grande honrra del rey de Toledo en cómmo era muy poderoso e señor de grande 20r°a cauallería e de la más noble çiudat que los reys46 donde él venía ovieron, començóse de doler en el su coraçón porque la veýa en poder de moros. Dixo anssí en su coraçón:

  • 47  G : « et farás tanta merçet que por mí será conquerida esta çibdat ».

—Señor Dios, Padre poderoso Jhesu Christo, en Ti es todo el poder de dar e de quitar, e grande derecho es que se cunpla tu voluntad, anssí commo la cunpliste en mí que me diste reyno, e fue tu voluntad e quitéstemelo, et fezísteme venir seruir a los enemigos que eran a seruiçio de mi padre. Et Señor, en Ti tengo esperança que me sacarás de seruidunbre e que me darás tierra e reyno a mandar, et fazerme as tanta merçed por que será conquerida esta çiudat47 para sacrifficar en ella el tu cuerpo santo a honrra de la christiandat.

64Et esta oraçión fezo él con grande deuoçión e con muchas lágrimas, e el Nuestro Señor Dios oyógelas, segund adelante iredes por la estoria.

18. En aquel tienpo que Alimaymón auía guerra con los muchos moros

65En aquel tienpo que Alimaymón auía guerra con los muchos moros que auía por enemigos, et el rey don Alfonsso auía sus andanças buenas contra ellos, de guisa que non osauan fazer mal al rey Alimaymón, e ponía su amor con él, por miedo del rey don Alfonso.

  • 48 G : « Et quando eran pazes, yua a caça por las riberas de las aguas, yua matar los venados de munch (...)
  • 49 G : « Et él andando a caça Carrinan arriba, falló vn lugar ».

66Et quando eran pazes, yuan a caça por las riberas de las aguas et yuan matar los venados por las montañas. Et aquel tienpo auía en la ribera de Tajo mucha caça e muchos venados de muchas maneras48. Et él andando a caça, cataua la ribera et falló vn lugar49 de que se pagó mucho, que agora ha nonbre Briuega, et porque era lugar deleytoso de morar e mucho abondado de caça et auía ende vn castillo derribado, e penssó en su coraçón cómmo lo demandasse al rey. Et tornósse 20r°b luego para Toledo et pidió luego aquel lugar al rey Alimaymón, e él diógelo. E puso allí sus monteros e sus caçadores christianos e enfortaleçió luego el lugar por suyo. Et el linaje d’éstos fincó en aquel lugar fasta que don Juan, el terçero arçobispo de Toledo, que ensanchó el lugar a los pobladores, después que ge lo dio el rey don Alffonsso, e pobló el barrio que dizen de Sant Pedro.

19. Cuenta la estoria que después d’esto, estando amos los reys en Toledo

67Cuenta la estoria que después d’esto, estando amos los reys en Toledo a muy grandes viçios, salieron de Toledo e passaron la puente de Alcántara, e ýuanse folgar a la huerta real, por folgar en ella e tomar plazer. Et estando allá en el alcáçar de la huerta, vn día en la noche, el rey don Alffonsso echósse a durmir en vna cama. Et el rey Alimaymón començó a departir con sus priuados en la çibdat de Toledo en cómo era muy fuerte e abastada de todo, que non temía guerra de moro nin de christiano. Et preguntóles si se podría perder por guerra. Et estonçes respondióle vno de los priuados e díxole:

—Señor, si por mal non lo tuuieres, yo te lo diré cómmo se podría perder et de otra manera del mundo non.

68Et el rey mandóle que lo dixiesse. Et díxole estonçes el priuado:

—Señor, estando esta çiudat çercada siete años et cortándole cada año el pan e el vino e las frutas, perderse ía con mengua de viandas.

  • 50 G : « e él retouo todo esto muy bien ».

69Et estonçes conosçiósse el rey en ello. Et todo esto oyó el rey don Alffonsso que estaua despierto, et el rey touo todo esto muy bien50. E los moros non sabían que él allí yazía. Et quando ouieron departido, leuantósse el rey a andar por el palaçio e vio al rey don Alfonso que ende yazía, e pesóle mucho. E dixo a los priuados:

—Non nos guardamos de don Alfonsso que allí yaze, e oyó quanto nós diximos.

70Et dixieron estonçes los priuados:

—Señor, ¡matalde!

71Et estonçes respondió el rey:

—¿Cómmo yré contra mi verdat? E demás que duerme, e por ventura non oyó nada.

72Et dixieron ellos: 20v°a

—Señor, ¿quieres saber si duerme?

  • 51 G : « Dixo él : ‘Querría’ ».

73Dixo:51

—Pues ve, despiértalo, et si tuuiere baua, duerme, et si non, non.

74Et el rey don Alffonsso estonçes mojó todo el haçeruelo e fízose malo de despertar, e estonçes cuidó el rey que durmía.

20. Cuenta la estoria que vn día por la Pascua del carnero

75Cuenta la estoria que vn día, por la Pascua del carnero que han los moros, salió el rey de Toledo fuera de la villa a degollar el carnero, segund lo solían fazer al lugar adonde era costunbre, et fue con él el rey don Alffonsso. Et él era ome mucho apuesto e de buenas costunbres, e pagáuanse d’él los moros. Et él yendo con el rey a par, yuan dos moros honrrados en pos d’ellos, et dixo el vno al otro:

—¡O qué fermoso cauallero este christiano, e qué de buenas maneras! Meresçía seer señor de grande tierra.

76Et respondió el otro:

—Yo soñé agora tres noches ha que este Alffonsso entraua por Toledo caualgando en vn grande puerco e muchos puercos tras él, que toda Toledo fo<r>çauan, e aun las mesquitas.

77Et dixo el otro:

—Sin falla éste ha de seer rey de Toledo.

  • 52 G : « se le alçaua commo era la mano tirada ».

78Et ellos esto diziendo, alçósse al rey don Alfonso vna vedija en la cabeça e paróse derecha. Et el rey Alimaymón violo et púsole la mano por ge la apremiar, mas luego se le alçaua qual ora la mano alçaua52. Et aquellos dos moros touiéronlo por fuerte señal e començaron de yr fablando.

  • 53 G : « E ýuase en pos ellos vn priuado que les oyó quanto dezían ».

79E ellos ýuansse en pos ellos, et vn priuado que les oyó quanto dezían53. Desque ovieron degollado el carnero, tornáronse a la çiudat et contó el priuado al rey todo lo que oyera a los dos moros honrrados. Et el rey enbió por ellos, e contárongelo segund que avedes oýdo. Et dixo el rey:

  • 54 G : « Pues a éste ».

—Pues a esto54, ¿qué le faré? 20v°b

  • 55 G : « que lo matasen ».
  • 56 G : « nin yr contra su verdat ».
  • 57 G : « nin mal ninguno a él nin a sus fijos por él ».
  • 58 G : « E el rey don Alfonso jurógelo asý ».

80Et ellos dixiéronle que lo matasse55. Et el rey dixo estonçes que lo non faría, mas que se quería seruir d’él e que le faría de guisa que le non viniesse daño d’él; et que non quería passar su jura nin contra su verdad56, ca lo amaua muy de coraçón por muchos seruiçios que le auía fechos. Et estonçes enbió por el rey don Alffonsso e rogóle que le prometiesse que nunca fuesse contra él nin contra sus fijos, nin le viniesse daño nin mal ninguno por él nin a ellos57. Et el rey don Alffonsso fézolo anssí e otorgógelo anssí58, et fézole ende omenaje. Et de aquella ora en adelante fue el rey de Toledo seguro d’él et fue el rey don Alffonsso más su priuado. Et el rey don Alffonsso auía en essa sazón por conssejero al conde don Per Ançures et él conssejáualo muy bien e muy sanamente.

81Mas agora dexa de fablar d’esto e cuenta del rey don Sancho su hermano, cómmo fezo.

21. Cuenta la estoria que pues el rey don Sancho sopo en cómo el rey don Alffonsso se fuera para Toledo

82Cuenta la estoria que pues el rey don Sancho sopo en cómo el rey don Alffonsso se fuera para Toledo, sacó sus huestes muy grandes e fue sobre León. Et maguera que los leoneses quisieron anparar la çiudat, non pudieron, ca tomóla él por fuerça et desí todas las villas e castillos que el rey don Alfonsso auía. Et estonçes el rey don Sancho puso la corona en la cabeça e llamósse rey de tres reynos.

83Et él era muy fermoso cauallero e mucho esforçado, et christianos et moros tomauan d’él espanto por lo que le vieran fazer, ca veýan que se le non podía tener ninguna cosa que por fuerça quisiesse tomar.

84Et la inffanta doña Hurraca et los de Çamora, quando supieron que llanamente auía los reynos, ouieron miedo que querría yr sobr’ellos 21r°a et que querría deseredar a su hermana. E sospechando esto, tomaron por caudillo a don Arias Gonçalo, amo de la inffanta, que por el su esfuerço e por el su conssejo se anparassen de los castellanos, si les menester fuesse.

22. Después el rey don Sancho tomó todos los reynos

85Después el rey don Sancho tomó todos los reynos, porque amaua mucho don<na> Hurraca a don Alfonso et porque entendió que por conssejo de doña Hurraca salió de la mongía —ca el rey don Alffonsso en todos sus fechos se guiaua por ella e la tenía por lugar de madre, ca era dueña de muy grande entendimiento—, et el rey don Sancho sacó su hueste e fue sobre Thoro, que era de la inffanta doña Eluira, e tomóla. Et enbió dezir a doña Hurraca a Çamora que ge la diesse e que le daría desde Valladolid fasta Villalpando e Tiedra, que es buen castiello, «e fazerle juramento con doze caualleros de mis vassallos que nunca jamás seré contra ella. Et si esto non quisiere fazer, dezilde que ge la tomaré por fuerça».

86Et estonçes dixo el Çid:

—Señor, en este mandado otro menssajero vós allá enbiad, ca non es para mí, ca yo fui criado de doña Hurraca vna grande sazón e non es guisado que le yo lieue tal mandado. Et estonçes el rey rogóle commo de cabo mucho affincadamente que si él non lo recabdasse, que non lo cuida auer por omne del mundo. Et atanto ge lo ouo de affincar que ge lo ovo de otorgar.

87Et fuesse luego para Çamora con quinze de sus vassallos. Et quando llegó çerca de la villa, dixo a los que guardauan las torres que le non tirassen de saeta, que él era Ruy Días de Biuar, que venía con mandado a doña Hurraca de 21r°b su hermano el rey don Sancho, e que ge lo fiziessen saber e si le mandaría entrar.

88Et salió estonçes a él vn cauallero que era sobrino de Arias Gonçalo e que era guarda mayor de aquella puerta, et díxole que entrasse e que le mandaría dar buena posada. Et mientra fue a doña Hurraca a ver si lo mandaría entrar al Çid, plógole d’esto e entró dentro. Et el cauallero fuesse para doña Hurraca e contóle en cómmo era el Çid en la villa e que le traýa mandado del rey don Sancho. Et a ella plógole mucho con él, et enbióle dezir commo viniesse luego ant’ella, et mandó a don Arias Gonçalo e a todos los otros caualleros que fuessen para él e que lo aconpañassen.

89Et después que el Çid entró por el palaçio, doña Hurraca salió a él e resçibiólo muy bien, e assentáronse amos en el estrado et díxole doña Hurraca:

—Ruégovos que me digades qué cuida fazer mi hermano, que veo que está asonado con toda España, o a quáles tierras cuida yr, o si va sobre moros o sobre christianos.

90Et estonçes respondió el Çid et dixo:

—Señora, mandadero nin carta non deue de recebir mal. Dezirvos he lo que vos enbía dezir el rey vuestro hermano.

91Et ella dixo estonçes que faría commo don Arias mandasse. Et dixo don Arias que era bien de oýr lo que le el rey enbiaua dezir, ca si contra moros fuesse e su ayuda quisiesse, que era bien que ge la fiziesse, «et aun si le cunpliesse, yo e mis fijos yremos con él a su seruiçio siquier por diez años». Et doña Hurraca dixo estonçes al Çid que dixiesse lo que por bien touiesse, que en saluo lo podía dezir. Et dixo estonçes:

—El rey vos enbía saludar e dízevos que le dedes a Çamora por aver o por canbio, et que vos dará a Medina de Rioseco con todo el inffantadgo desde Valladolid fasta Villalpando, e que vos dará el castillo de Tiedra, et que vos jurará con doze caualleros de sus vassallos que le 21v°a daría tierra llana en que uisquiesse.

92Et ella enbióle dezir que ge la non daría por ninguna guisa, mas que le dexasse beuir en ella e que nunca le vernía d’ella deseruiçio.

  • 59 Dans le manuscrit G, ce chapitre est beaucoup plus court : « Pues que el rey don Sancho tomó todos (...)

93Et el rey don Sancho fuesse para Burgos, porque era inuierno e non era tienpo de çercar la villa. E desí enbió sus cartas por toda la tierra que se guisassen en tal manera commo fuessen con él el primero día de março en Sant Fagunt, so pena de la su merçed. Et maguer que el rey era mançebo e estonçes le venían barbas, era muy brauo e de grande coraçón e temíanlo mucho las gentes59.

23. Andados siete años del reyno del rey don Sancho

  • 60 G : « setenta ».

94Andados siete años del reyno del rey don Sancho, que fue en la era de mill e çiento e siete años, andaua el año de la encarnaçión en mill e sesenta60 e nueue años, e el inperio de Henrrique en diez e ocho años, después que todas las gentes fueron ayuntadas en Saffagunt, ansí commo el rey mandó, plógole mucho e alçó sus manos a Dios e dixo:

  • 61  G : « Señor, bendicho sea el tu nonbre por quanta merçet me feziste, que me diste todos los regnos (...)

—Señor, bendicho seas e bendicho sea el tu santo nonbre por quanta merçed me feziste, e me diste todos los reynos del mi padre61.

  • 62 G : « e posaron ».
  • 63 G : « que non fiziesen mal ninguno ».

95Et estonçes mandó mouer sus huestes de Saffagunt e andido tanto que en tres días llegó a Çamora. Et passaron62 en la ribera de Duero, e mandó pregonar por toda su hueste que non fiziessen mal a ninguno63 fasta que ge lo él mandasse. Et caualgó con todos sus fijosdalgo e andudo toda Çamora en derredor, e vio cómmo estaua bien assentada: del vn cabo le corre Duero e del otro peña tajada, et ha el muro fuerte e las torres muy espessas. E desque la ouo mesurada, dixo a los sus caualleros:

—¡Vedes cómmo es fuerte! Non 21v°b ay moro nin christiano que le pueda dar batalla. Et si yo ésta ouiesse, sería señor de España.

24. E después que el rey don Sancho esto dixo, tornóse para sus tiendas

96E después que el rey don Sancho esto dixo, tornóse para sus tiendas e enbió luego por el Çid, et díxole:

  • 64 G : « de naturaleza ».
  • 65 G : « seruístesme e ayudástesme ».
  • 66 Dans le manuscrit G, on retrouve ici un passage développé plus haut dans le manuscrit Esp. 12. G : (...)

—Vós sabedes quántos buenos deudos auedes comigo de criazón que vos fezo mi padre, e naturaleza64. E acomendóvos a la su muerte a mí, et yo sienpre vos fize algo, et vós siruístesme65 commo el más leal vassallo que nunca ouo señor. Et yo, por vuestro meresçimiento, diuos más que ha en vn condado e fízevos mayor de toda mi casa. Et quiérovos agora rogar, como amigo et a buen vassallo, que vayades a Çamora a mi hermana e que le digades otra vez que me dé la villa por auer o por canbio, e que le daré a Medina de Rioseco con todo el inffantadgo desde Valladolid fasta Villalpando, e que nunca le faré mal nin daño e si ge la queredes dar, si non, que vos la tomará sin grado66.

25. E quando doña Hurraca esto oyó, fue muy espantada

  • 67 G : « fue muy cuytada ».

97E quando doña Hurraca esto oyó, fue muy espantada67, e con pesar que ovo dixo llorando:

  • 68 G : « tyénelo ».
  • 69 G : « tomó a Toro syn grado ».
  • 70 G : « por que non viese ».

—Mesquina, ¿qué faré con tantos malos mandados que he oýdos? Después que murió mi padre, tomó la tierra a mi hermano el rey don Garçía e teniénlo68 en fierros commo si fuesse ladrón o moro. Et otrosí al rey don Alffonsso tomóle la tierra e fízolo a tierra de moros yr beuir desterrado, que non fue con él ninguno commo si fuese aleuoso, e fue desanparado, que non fue con él ninguno saluo don Per Ançúrez e sus hermanos. E a mi hermana doña Eluira tomó otrosí sin grado69. E a mí quiere tomar a Çamora. Et agora se abriesse la tierra comigo antes que viesse70 tantos pesares.

98Et estonçes leuan-22r°a tósse don Arias Gonçalo e dixo:

  • 71 G : « Luego mandat ».
  • 72 G : « nin la dedes por auer nin por canbio ».

—Señora doña Hurraca, en vos quexar nin llorar non fazedes recabdo nin es bondad nin seso, más al tienpo de la grande cuita es menester el seso e tomar conssejo e escoger lo que será lo mejor, et nós anssí lo faremos. Et mandad71 que se ayunten todos los de Çamora en Sant Çaluador, e sabed si querrán tener conuusco, pues que vuestro padre vos los dio por vassallos. Et si ellos tener quisieren conuusco, nin la dedes por amor nin por canbio72. Mas si non quisieren, luego nos vayamos para Toledo a los moros, adonde es el rey don Alffonsso vuestro hermano.

99Et ella fezo commo le conssejó don Arias Gonçalo. E mandó luego apregonar por toda la çiudat que se ayuntasse todo el conçejo en Sant Çaluador. Et desque fueron todos ayuntados, leuantósse doña Hurraca e díxoles:

—Amigos e vassallos, ya vós vedes en cómmo mi hermano el rey don Sancho ha deseredado a todos sus hermanos, et fue contra la jura que dio mi padre el rey don Fernando. E agora quiere deseredar a mí et enbíame dezir que le dé Çamora por auer o por camio. Et sobr’esto quiero saber de vós qué es lo que me conssejades, e si queredes tener comigo commo buenos vassallos e leales, ca él dize que la tomará sin grado. Et si vós quisiéredes tener la mi carrera, cuídola anparar con la merçed de Dios et con la vuestra ayuda.

100Et estonçes leuantósse vn cauallero, por mandado del conçejo, a quien dezían don Munyón, que era omne bueno ançiano e de buena palabra, e dixo:

—Señora, gradéscavos Dios quanta merçed e quanta mesura touistes por bien de fazer de venir a nuestro conssejo, ca nós vuestros vassallos somos et nós seremos donde vós mandaredes. Pero pues nos demandades conssejo, dáruoslo hemos de grado. Pedímosvos que non dedes a Çamora por auer nin por canbio, ca quien vos çerca en peña, sacaruos ya del llano. Et el conçejo de Çamora fará vuestro mandado e non vos desanparará por cuyta nin 22r°b por peligro que acaesca fasta la muerte, et antes comerán, señora, los averes e las mulas e los cauallos, e comerán, señora, los fijos e las mugeres, que nunca den a Çamora, saluo por vuestro mandado.

101Et lo que dixo don Nuño, todos lo han otorgado. Et quando esto oyó la inffanta doña Urraca, fue d’ellos muy pagada loándogelo mucho, e tornándosse contra el Çid, e díxole:

—Vós sabedes en cómmo vos criastes comigo en esta villa de Çamora do nos crió don Arias Gonçalo, por mandado del rey mi padre, et vós me fuestes ayudador quando me la dio mi padre por heredamiento. Et ruégovos que me ayudedes contra mi hermano que me non quiera deseredar, et si non, dezilde que antes morré con los de Çamora e ellos comigo.

102Et estonçes espidiósse el Çid d’ella e fuesse para el rey don Sancho, e contóle todo el fecho cómmo era, e que por ninguna manera non le quieren dar a Çamora.

26. E quando el rey don Sancho oyó el mandado que el Çid dezía, pesóle mucho

103E quando el rey don Sancho oyó el mandado que el Çid dezía, pesóle mucho de coraçón e fue yrado contra el Çid, et díxole:

  • 73 G : « non puedo fazer ».
  • 74 G : « de mi regno ».

—Vós le aconssejastes esto a mi hermana porque vos criastes con ella, et sabed que lo fezistes mal. Mas pues ende ál non se puede fazer73, mándovos que de oy a nueue días que salgades de nuestro reyno74.

104Et el Çid fuesse luego muy sañudo para su tienda, e demandó por sus amigos e por sus vassallos e mandó luego mouer; et yuan con él mill e dozientos caualleros. Et fue essa noche a albergar çerca de Thoro. Et ovo su conssejo de se yr para Toledo al rey don Alffonso e a los moros.

105Et quando aquello vieron los condes e los ricos omnes e los otros omnes buenos de la hueste et entendieron en qué grande daño e grande desseruiçio podría venir al rey e a toda la tierra por la yda del Çid, que yua tan sa-22v°a ñudo, e fuéronse para el rey e dixiéronle:

—Señor, ¿por quál razón pierdes tal vassallo como el Çid, que tan grande seruiçio, como tú sabes, te ha fecho quando te libró él solo de los treze caualleros que te leuauan preso, et otros grandes seruiçios que te fezo por que tú eres oy en grande honrra? Et ¿non entiendes el grande deseruiçio que te d’él verná si a los moros llega adonde tu hermano está? ca non te dexará tener esta çiudat çercada tan en paz.

  • 75 G : « que tal ge la otorgase ».

106Et el rey entendiendo que dezían verdat, mandólo llamar a Diego Ordóñez, fijo del conde don Ordoño, e mandóle que se fuesse en pos del Çid e que le rogasse de su parte que se tornasse, et qual pleytesía quisiesse, tal ge la fiziesse75. Et de todo le mandó dar sus cartas de creençia.

107Et don Diego Ordóñez caualgó luego e fuese en pos del Çid. E alcançólo en Castro Nuño, e en Medina del Canpo eran ya de sus conpañas. Et el Çid, quando le dixieron que venía Diego Ordóñez, tornósse contra él et resçibiólo muy bien, e preguntóle cómmo venía. Et él díxole que venía a él con mandado del rey don Sancho, «e enbíavos rogar que vos tornedes para él e que non querades parar mientes en lo que vos él dixo con saña, et tiene por bien de darvos más tierra que la que d’él tenedes e que seades sienpre mayor de su casa». Et el Çid dixo que lo vería con sus amigos e con sus vassallos, e commo le aconssejassen, que anssí faría. Et desí mandólos llamar e mostróles las cartas que le enbiara el rey, e díxoles lo que don Diego dixiera. Et ellos conssejáronle que se tornasse para él, ca mejor era de fincar en su tierra e de seruir a Dios que non yr a moros e de [de]seruir a Dios. Et el Çid touo que lo conssejauan bien, e llamó a don Diego e dixo que le plazía de fazer voluntad del rey. E él enbióle ansí dezir al rey.

108Et desque sopo el rey que venía, salió el rey al Çid con quinientos caualleros e resçibióle muy bien e fízole mucha honrra. E el Çid besóle 22v°b la mano e díxole que si le otorgava lo que le enbiara dezir con don Diego. E él otorgógelo todo delante todos quantos ende eran, et demás que le faría sienpre grande algo. Et quando llegaron a la hueste, ovieron todos grande alegría con el Çid, mas bien fue tamaño el pesar que ouieron los de Çamora, ca con él cuidaron ser desçercados.

27. Después d’esto ouo el rey don Sancho su acuerdo con sus ricos omnes

  • 76 G : « ayuso de sangre ».

109Después d’esto ouo el rey don Sancho su acuerdo con sus ricos omnes e con los sus omnes buenos de la hueste cómmo conbatiessen a Çamora. Et mandó apregonar por toda la hueste que se guisassen todos para yr a conbatir. Et conbatiéronla tres días e tres noches tan reziamente que las cárcauas, que eran fondas, estauan ya allanadas, et derribaron las baruacanas, e feríansse de las espadas a manteniente los de dentro con los de fuera. Et murían ende muchas gentes además, de guisa que toda el agua de Duero toda yua tinta de la villa a ffondo de sangre76.

  • 77 G : « oyó ».
  • 78 G : « mill e treynta ».

110Et quando esto vio77 el conde don Garçía de Cabra, pesóle mucho por la gente que se perdía anssí, et fuesse para el rey e díxole en cómmo resçibía grande daño la su hueste, ca mucha gente auía perdida, e que los mandasse quitar afuera e que non conbatiesen más, et que touiessen la villa çercada, e que por fanbre se tomaría mucho aýna. Et el rey mandó estonçes que se quitassen afuera e que dexassen de conbatir. Et mandó saber de cada real quántos omnes murieran en el conbatir, et fallaron por cuenta que eran mill e treynta e quatro omnes78. Et esto sopo el rey, e quando ge lo dixieron, ouo muy grande pesar por el grande daño que resçibiera. Et con el grande pesar que ouo, mandó 23r°a çercar la villa en derredor.

111Et algunos dizen en los cantares que la touo çercada siete años; mas esto non podía seer, ca non reynó él más de siete años, segunt que fallamos en la corónica. Et en estos siete años fezo él todo lo que auemos contado. E conbatiendo la villa muy de rezio, todavía duró esta çerca muy grande tienpo.

28. Cuenta la estoria que andando vn día el Çid en derredor de la villa

  • 79 G : « sopo cómmo a vn escudero ».

112Cuenta la estoria que andando vn día el Çid en derredor de la villa, sopo cómmo vn escudero (sic)79, que salieron a él catorze caualleros, e ovo de lidiar con ellos et mató ende los quatro e vençió los otros.

113Et aun don Diego Arias, veyendo la lazería e la fanbre e la mortandat que era en la villa, e dixo a la inffanta doña Hurraca:

—Señora, ya vós vedes el grande mal e la grande lazería que los de Çamora han suffrido e suffren de cada día por mantener lealtad. Et vós mandad llamar a conçejo e gradesceldes mucho quanto por vós han fecho, et mandaldes que den la villa fasta nueue días a vuestro hermano el rey don Sancho. Et vayámonos para vuestro hermano el rey don Alffonsso a Toledo, ca non podremos deffender a Çamora por ninguna guisa; ca el rey don Sancho es de tan grande coraçón e tan porffioso que non nos querrá desçercar, et yo non tengo por bien que murades vós aquí.

114Et la inffanta doña Hurraca mandó llamar a conçejo a todos los omnes buenos de Çamora et díxoles:

—Amigos, vós veedes la porffía de mi hermano. Et vós avedes suffrido mucho mal e mucha lazería por fazer derecho e lealtad, perdiendo los parientes e los amigos en mi seruiçio. Et yo veo que avedes asaz fecho, non tengo por bien que vos perdades anssí. Et mándovos que de aquí adelante 23r°b que dedes la villa a mi hermano el rey don Sancho en tal que me dexe salir con lo mío, et yo yréme para Toledo a mi hermano.

115Et los de Çamora, quando vieron esto, ouieron ende muy grande pesar porque tan luengo tienpo estudieron çercados e en cabo han de dar la villa, et acordaron todos los más de se yr con la inffanta e de non fincar en la çiudat.

29. Cuenta la estoria que ellos estando en este acuerdo cómmo farían, si darían la villa o non, óuolo de saber Vellido del Foz

  • 80 G : « Vellido Adolfos ».

116Cuenta la estoria que ellos estando en este acuerdo cómmo farían, si darían la villa o non, óuolo de saber Vellido del Foz80, e fuesse para doña Hurraca e díxole:

—Señora, yo vine a Çamora a vuestro seruiçio con treynta caualleros muy bien guisados, commo vós bien sabedes, et hevos seruido grande sazón ha e nunca oue galardón de vós del seruiçio que fize, pero que vos lo demandé. Et agora, si me vós otorgássedes a mi demanda, yo vos desçercaré a Çamora e leuantaré al rey don Sancho.

117Et díxole estonçes doña Hurraca:

  • 81  G : « sienpre merca bien el omne pobre con el torpe e con el cuytado ».

—Vellido, dezirte he vna palabra que dixo el sabio: que sienpre mienta bien el ome pobre al ome con el torpe o con el cuitado81; et tú assí farás comigo. Pero non te mando yo que fagas ninguna cosa de mal, si lo tú has penssado, mas dígote que non ha omne en el mundo que me deçercasse a Çamora e fiziesse dende leuantar dende a mi hermano el rey don Sancho que le yo non diesse quequier que me demandasse.

118Et quando esto oyó Vellido, besóle la mano e fuesse para vn portero que guardaua la puerta de la villa. E fabló con él et díxole que le abriesse la puerta si lo viesse venir corriendo, et diole por ende el manto que cubría. E desí fuesse para su posada e armósse muy bien, et caualgó en su cauallo, et fuesse para casa de don Arias Gonçalo et díxole a grandes bozes:

  • 82 G : « commo viejo traydor ».

—¡Bien sabedes todos qué es la razón por que non queredes que faga abenençia doña Hurraca con el rey don Sancho nin camio de Çamora! ¡Et todo esto es porque fazedes maldad con ella, commo vi-23v°a ejo malo e traydor82!

119Et quando esto oyó don Arias Gonçalo, pesóle mucho de coraçón e dixo:

—¡Mal día yo nasçí quando tal denuesto e tamaña falssedat me dixo Vellido delante en mi vejez, e non he quien me vengue d’él!

  • 83  G : « Leuantáronse estonçes sus fijos e atináronse mucho aýna ».

120Et leuantáronse estonçes sus fijos [d’él] et muy aýna83, e fueron en pos Vellido que yua fuyendo contra la puerta de la villa por se yr. Et el portero, quando le vio venir, luego le abrió la puerta, e salió fuyendo contra el real del rey don Sancho, e los otros en pos d’él fasta çerca del real. Et quando llegó al rey, besóle la mano e díxole vnas palabras falssas con grande enemiga:

  • 84 G : « Et esto que vos digo: sy lo non fiziere, que me matedes por ello ».

—Señor, porque dixe al conçejo de Çamora que vos diessen la villa, quisiéronme matar los fijos de don Arias Gonçalo, anssí commo vós veedes. E yo, señor, véngome para vós, e si la vuestra merçed fuesse, querría ser vuestro vassallo. Et yo, señor, vos mostraré cómo ayades a Çamora a pocos días, si Dios quisiere. Et esto vos digo yo: si lo non fiziere, que me mandedes por ello matar84.

121Et el rey creyóle quanto le dezía, et resçibiólo por vassallo e fízole mucha honrra. E començó de fablar con él sus poridades toda essa noche, faziéndole encreyente que él que sabía vn postigo por donde le daría a Çamora.

30. Otro día de grande mañana, subió vn cauallero de los que yazían en la villa en el muro

122Otro día de grande mañana, subió vn cauallero de los que yazían en la villa en el muro e llamó a grandes bozes assí que todos los más de la hueste lo oyeron, e dixo:

  • 85 G : « en ella ».
  • 86 G : « Nuño ».

—¡Rey don Sancho, parat mientes en lo que vos quiero dezir! Yo só vn cauallero natural de tierra de Santiago, e aquéllos onde yo vengo sienpre fueron leales e de lealtad se pagaron, e yo en ello85 quiero beuir. ¡Parat mientes en vós, señor, que vos quiero desengañar e dezirvos he verdat, si me quisiéredes creer! Dígovos que de aquí de la villa de Çamora es salido vn traydor que dizen Vellido Adolfos, e es fijo de Adolffo. Et mató a don 23v°b Nayno86, e éste mató a su padre e echóle en el río. E es muy grande traydor prouado, e quiere matar a vós por cunplir su traiçión. E guardatvos d’él. E esto vos digo, que si por ventura vos viniere mal d’él o muerte o yerro, por que non digan después por España que vos non fue antedicho e desengañado.

  • 87 G : « que se guardase d’él ».
  • 88 G : « quando estas palabras oyó, dixo: ».

123Et dixo más el arçobispo don Rodrigo que en poridat ge lo enbiaran dezir los de Çamora que se guardassen d’él87. Et el rey gradesçiógelo mucho et enbióles dezir que si la villa ouiesse, que les faría mucho bien e mucha merçed por ello. Et Vellido Adolffo, quando esto oyó, fuesse para el rey e dixo88:

—Señor, el viejo de don Arias Gonçalo es muy sabidor, e porque sabe que yo que vos faré aver la villa, mandó aquello dezir.

  • 89 G : « de aquello que le dezían de la villa ».

124Después que esto ovo dicho, demandó su cauallo faziendo semejante que se quería yr a otra parte porque le pesaua mucho de aquello que le dezían de la otra parte de la villa89. Et el rey trauóle de la mano e díxole:

—Amigo mío e mi vassallo, non dedes por esto nada, que bien vos digo que si yo gano a Çamora, que yo vos faga mayor d’ella e mejor, anssí commo lo es agora Arias Gonçalo.

125Et estonçes Vellido besóle la mano e dixo:

—Señor, dévos Dios vida por muchos años e buenos, e déxevoslo cunplir.

126Mas ál tenía en el coraçón el traydor.

31. Cuenta la estoria que después d’esto, apartóle Vellido al rey

127Cuenta la estoria que después d’esto, apartóle Vellido al rey e díxole:

  • 90 G : « por do ».

—Señor, si vós touiéredes por bien, caualguemos amos solos e vayamos a andar en derredor de Çamora, e veremos vuestras cauas que mandastes fazer, et yo mostraruos he el postigo que llaman los çamoranos de la Reyna pero (sic)90 entraremos la villa, ca nunca se cierra aquel postigo. Et desque anocheciere, darme hedes çient caualleros fijosdalgo que vayan comigo bien armados de pie, 24r°a e como los çamoranos están flacos de fanbre e de lazería, dexarse an vençer. E nós abriremos la puerta e entraremos, e tenerla hemos abierta fasta que entren todos los de la hueste. E anssí ganaredes la villa de Çamora.

  • 91  G : « boluió la rienda al cauallo e fuese quanto pudo ».

128Et el rey creyólo quanto dezía muy bien. Et caualgaron amos en derredor de la villa arredrados de la hueste, cuidando el rey por dónde la tomaría más aýna. Et catando sus reales, mostróle aquel traydor aquel postigo que le dixiera por donde entrarían la villa. Et pues que la villa ovieron andada en derredor [toda], ouo el rey de desçender en ribera de Duero e de andar por ende solazándose. E el rey traýa en la mano vn venablo pequeño dorado, commo lo traýan los reys estonçes, e diole a Vellido que ge lo touiesse, et el rey apartósse a solazar et a fazer lo que los omnes non pueden escusar. Vellido Adolffo, quando lo vido de aquella guisa, tiróle el venablo e diole por las espaldas, [e salióle] a la otra parte por los pechos. Et desque lo ovo ferido, boluió la rienda quanto pudo91 para aquel postigo que él mostrara al rey. Et ya antes de esto fiziera otra trayçión, ca matara al conde don Nuño commo non deuía.

  • 92 G : « atendió ».
  • 93 G : «  Otrosý sabed que nunca al Çid fallaron en qué trauar de couardía que nunca fiziese en todos (...)

129Et el Çid, quando lo vio yr anssí fuyendo, preguntóle que por qué fuýa, e non le quiso dezir nada. Et el Çid entendió estonçes que auía fecho enemiga, et cuidando lo que era, que auía muerto al rey, demandó el cauallo a muy grande priesa; e en quanto ge lo dauan, alongósse Vellido. Et con la grande priessa que ouo de yr en pos él, non fezo ál sinon tomó la lança e fuesse en pos él, e non calçó92 espuelas. Estonçes dixo el Çid que maldito fuesse el cauallero que caualgasse cauallo sin espuelas. Pero que dize el arçobispo don Rodrigo que lo non pudiera alcançar aunque touiera espuelas. Mas fue en pos d’él fasta la puerta de la villa. Et otrosí sabed que nunca al Çid fallaron que trauara de couardía93 sinon en este lugar, porque non entró en 24r°b pos Vellido dentro en la villa. Pero que lo non fezo él por couardía nin por miedo ninguno de muerte nin de prisión, mas por trascuerdo, e cuidando que el rey non era muerto, et que yua fuyendo por maestría del rey o por conssejo; ca si él supiera çierto la muerte del rey, non lo detouiera cosa que non entrara en pos él.

32. Cuenta la estoria que en después que Vellido fue ençerrado en la villa

130Cuenta la estoria que en después que Vellido fue ençerrado en la villa, e con el grand miedo que auía de los de la villa e de los de fuera, fuesse meter so el manto de la inffanta. Et quando lo sopo don Arias Gonçalo, fuesse para la inffanta e díxole:

—Señora, pídovos por merçed que dedes este traydor a los castellanos, e si non, sabed que vos verná dende daño, ca los castellanos querrán rebptar a quantos yazen en Çamora, e sería mayor desonrra para vós e para nós.

131E díxole estonçes doña Hurraca:

—Conssejadme vós a mí de guisa que non muera él por esto que ha fecho.

132Et respondió entonçes don Arias Gonçalo:

—Pues dadlo vós a mí et yo mandarlo he guardar fasta tres nueue días. Et si los castellanos nos reutaren, nós dárgelo emos; et si non nos rebptaren en estos plazos, echarlo emos de la villa de guisa que nunca jamás paresca ante nós.

  • 94 G : « e guardólo muy bien ».

133Et desí tomólo don Arias Gonçalo e echólo en dos pares de fierros e guardólo94.

33. Cuenta la estoria que los castellanos fueron buscar a su señor

134Cuenta la estoria que los castellanos fueron buscar a su señor et falláronlo a la ribera de Duero, adonde yazía muy malferido de muerte mas non perdi-24v°a da aún la fabla. E tenía el venablo en el cuerpo que le passaua de parte en parte, mas non ge lo osauan sacar por miedo que morrié luego. Et veno vn maestro de llagas que andaua en su casa, que sabía mucho d’esto, e mandóle serrar el asta de amas partes por que non perdiesse la fabla, et mandóle conffesar, que non auía en él sinon muerte. Et estonçes el conde don Garçía díxole:

—Señor, penssad de vuestra alma, ca mucho tenedes mala ferida.

135E díxole el rey estonçes:

  • 95 G : « por pasar el mandamiento e la jura ».

—¡Bendicho seas conde, que tan bien me conssejas! ca bien creo que muerto só, e matóme el traidor de Vellido. Et bien creo que esto fue <por> los mis peccados e por las soberuias que fize, et passé el mandamiento e la jura95 que fize a mi padre.

136Et él estando diziendo esto, el Çid Ruy Días llegando e dixo:

  • 96 G : « que tan bien me encomendó vuestro padre a ellos commo a vós quando partió los regnos ».

—Señor, yo finco desanparado e sin conssejo más que ninguno de España, ca por vós gané por enemigos a vuestros hermanos e todos los del mundo que contra vós fueron o vós quisistes yr contra ellos. Porque yo ove vuestros hermanos por enemigos, et tan bien me encomendó vuestro padre a ellos commo a vós, et quando partió los reynos96, de todos perdí amor por vós, e fízoles mal e mucho daño. Et agora non me es menester de yr a los moros ant’el rey don Alffonsso vuestro hermano, nin fincar con los christianos ante doña Hurraca vuestra hermana, ca bien tiene que quanto vós le fezistes, que vos lo oue yo conssejado. Et señor, menbradvos de mí ante que finedes.

137Et el rey mandó estonçes que lo assentassen cabo del lecho. Et estauan a derredor condes e ricos omnes e arçobispos e obispos, que vinieran estonçes por meter paz entre él e su hermana, e muchos buenos vassallos, et entendieron todos que en quanto dezía el Çid, que dezía verdad, ca todas quantas buenas andanças oviera el rey, todas las oviera por el Çid. Et dixo estonçes el rey:

  • 97 G : « del ».

—Por ende ruego luego yo aquí a todos los mis altos omnes, anssí condes como ricos omnes, e a todos los mis 24v°b vassallos, que si mi hermano el rey don Alonsso viniere al97 reyno de tierra de moros, que le pidan merçed por vós, Çid, que vos faga sienpre bien e vos resçiba por vassallo. Et si él esto fiziere e vos creyere, non será mal aconssejado.

  • 98 G : « todos los altos omnes ».

138Et estonçes leuantósse el Çid e fuele a besar la mano, et desí todos los otros omnes98 que ende estauan de alta sangre. Et después dixo el rey a quantos ende estauan:

—Ruégovos que roguedes a mi hermano el rey don Alffonsso que me perdone por quanto tuerto le fize e que ruegue a Dios que aya merçed a la mi ánima.

139Et desque esto ouo dicho, demandó candela e saliósele el ánima. Et allí fizieron muy grande duelo por él los de la tierra. E dize el arçobispo don Rodrigo que desque el rey fue muerto, començaron a derramar las gentes de los conçejos e otros muchos, e dexar sus tiendas e sus posadas que yuan fuyendo, et que perdieron en esto muy grande auer. Et los nobles castellanos, parando mientes a lo que deuían guardar, como aquellos que luengamente guardaron sienpre señorío e verdad, assí commo fizieron los donde ellos venían, non se quisieron rebatar nin descercar la villa, mas estudieron muy fuertes, pero que tenían su señor muerto. E fizieron llamar todos los obispos e tomaron el cuerpo del rey su señor e enbiáronlo para Oña mucho honrradamente. Et enterráronlo ende en el monesterio, anssí commo conuinía a rey. Et todos los más e los mayores fincaron en sus reales sobre Çamora.

34. Cuenta la estoria que después que el rey don Sancho fue enterrado

  • 99 G : « torrnáronse los perlados e los otros omnes buenos a la hueste ».

140Cuenta la estoria que después que el rey don Sancho fue enterrado, tornáronse a los perlados e los omnes buenos a la hueste99 et ouieron 25r°a su conssejo cómo enbiassen dezir mal a los de Çamora. Et leuantó estonçes el conde don Nuño e el conde don García de Cabra, et dixieron:

  • 100 G : « todos nosotros ».

—Amigos, ya veedes que avemos perdido a nuestro señor el rey don Sancho, e matólo el traydor de Vellido, seyendo su vassallo. Et los de Çamora resçibiéronlo muy bien en la villa. Et anssí como nós cuidamos e nos fue dicho, fézolo por conssejo d’ellos. Et si aquí ovier quien les diga mal por ello, todos los otros100 faremos quanto él mandare por que él salga con su honrra, et conplirle emos lo que ouiera menester fasta que el rieto sea cunplido.

141Et estonçes leuantósse vn cauallero castellano a quien dezían don Diego Ordóñez, omne de grande guisa e mucho esforçado, fijo del conde don Ordoño de Lara, et dixo:

  • 101 G : « todo ».

—Si me otorgáredes todos101 lo que auedes dicho, yo faré este riebpto a los de Çamora por la muerte del rey don Sancho nuestro señor.

142E ellos otorgaron de ge lo cunplir.

35. Cuenta la estoria que don Diego Ordóñez, que se fue para su posada

  • 102 G : « feriese ».

143Cuenta la estoria que don Diego Ordóñez, que se fue para su posada e armósse mucho bien de todas armas el cuerpo e el cauallo, e fuese contra Çamora. E quando fue çerca de la villa, cubriósse del escudo por que lo non firiessen del muro, e començó de llamar a grandes bozes si estaua ende don Arias Gonçalo, que le quería dezir vn mandado. Et vn escudero que guardaua el muro fuesse para don Arias Gonçalo e díxole en cómmo estaua çerca de la villa vn cauallero bien armado demandando a grandes bozes por don Arias Gonçalo, «et si touiéredes por bien, que le tire de la vallesta, o le feriré en el cuerpo o le mataré el cauallo». E don Arias Gonçalo deffendióle que le non tirasse102 por ninguna guisa. Et 25r°b estando don Arias Gonçalo con sus fijos que lo aguardauan, subiósse en el muro por veer quién lo llamaua o por lo que demandaua el cauallero, et díxole:

—Amigo, ¿qué demandades?

144Et respondióle don Diego Ordóñez:

  • 103 G : « perdido ».
  • 104 G : « o ».
  • 105 G : « e riebto las aguas que beuieren que corren por el río, e rriébtoles el pan ».
  • 106 G : « fincarán por que les yo digo ».

—Los castellanos han pedido (sic)103 a su señor, e matólo el traydor de Vellido, seyendo su vassallo, et vós los de Çamora acogísteslo en la villa. E por ende digo que es traidor quien traydor tiene conssigo, si sabe de la trayçión e104 ge la conssintió. Et por ende riepto a los de Çamora, tan bien al grande como al chico, e al muerto como al biuo, e así al nasçido commo al por nasçer. Et riepto a las aguas que vinieren por los ríos, e riéptole (sic) el pan105, e riéptoles el vino. Et si alguno ha en Çamora que desdiga lo que yo digo, lidiárgelo he, e con la merçed de Dios fincarán tales commo yo digo106.

145Et respondió don Arias Gonçalo:

  • 107 G : « sácame ».

—Si yo só tal qual tú dizes, non deuiera de ser nasçido, mas en quanto tú dizes, todo lo has fallido, ca en lo que los grandes fazen, non han culpa los chicos, nin los muertos lo que fazen los biuos, ca non lo vieron nin lo oyeron. Mas saca107 dende los muertos e los niños e todas las otras cosas que non han entendimiento, et por todo lo ál dezirte he que mientes, e lidiaré contigo o daré quien te lo lidie. Mas sepas que fuste mal aconssejado en fazer este riepto, ca todo omne que riepta a conçejo deue lidiar con çinco, vno en pos otro. Et si vençiere a los çinco, fincará por verdadero; et si alguno de los çinco vençiere a él, el conçejo finca por quito e él finca vençido.

146Et quando esto oyó don Diego, pesóle yaquanto, enpero encubriósse muy bien, e dixo a don Arias Gonçalo:

—Yo daré doze castellanos e dat vós otros doze de tierra de León, e juren todos sobre los santos Euangelios que nos judguen en este lugar derecho, et si fallaren que deuo de lidiar con çinco, yo lidiaré con ellos.

147Et dixo don 25v°a Arias:

—Resçibo esse juizio.

  • 108 G : « determinado ».

148Et pusieron treguas de tres nueue días a que fuesse terminado108 este fecho e lidiassen sobre ello.

149Agora dexa el cuento de fablar aquí de esto e torna la estoria a contar cómmo fezo la inffanta doña Hurraca.

36. Después d’esto que vos auemos contado, fizo la inffanta su carta

  • 109 G : « Et esto mandó que fuese tanto en poridat ».

150Después d’esto que vos auemos contado, fizo la inffanta su carta en grande poridad et enbió sus mandaderos a Toledo al rey don Alffonsso su hermano, que supiesse en cómmo el rey don Sancho era finado e non dexara heredero, et que se viniesse quanto pudiesse a resçebir los reynos. Et este mandado fue tan en poridat109 que non lo entendiessen los moros, por miedo que prendiessen al rey don Alffonsso, ca ella lo amaua mucho.

151Et otrosí cuenta el arçobispo don Rodrigo que después que los castellanos e los nauarros que se juntaron en vno e ovieron su acuerdo por razón de guardar lealtad, fallaron que pues el rey don Sancho non dexara heredero, que de derecho deuían resçebir por señor al rey don Alffonsso. Et ordenaron estonçes cómmo ge lo enbiassen dezir mucho en poridat cómmo viniesse resçibir el reyno. Pero tan en poridat non lo pudieron fazer, et doña Hurraca nin ellos, que los enaziados que andauan entre los christianos e los moros que non lo ouieron de saber, et fiziéronlo saber a los moros de la muerte del rey.

152Mas don Per Ançúrez, como omne de grande entendimiento e sabía muy bien el aráuigo, et después que él sopo de la muerte del rey don Sancho, mientra guisauan cómmo sacassen a ssu señor de Toledo, caualgaua cada día afuera de Toledo a ssolazarsse contra los caminos por veer los que viniessen de contra Castilla e por saber nueuas çiertas.

153Et acaesçió vn día que falló vn omne que venía con mandado al rey Alimaymón e le dixo en cómo era 25v°b muerto el rey don Sancho. Et don Per Ançures sacólo fuera de la carrera e díxole en cómmo querría fablar con él en poridat. Et desque lo ovo apartado, cortóle la cabeça. E desí tornóse a la carrera e falló otro que venía con essas mesmas nueuas, e fízole bien anssí commo al otro. Pero al cabo ovo de saber las nueuas Alimaymón. Et estando aún de cabo don Per Ançúrez en la carrera, llegaron los mandaderos de doña Hurraca que le contaron todo el fecho anssí commo passara. E estonçes tornósse para Toledo e fezo guisar todas las cosas que ovo de mester para se venir con su señor de Toledo para Castilla.

154Otrosí dize el arçobispo don Rodrigo que este día mesmo llegó mandado al rey de los castellanos. Et don Per Ançures e sus hermanos tenían que si el rey Alimaymón lo supiesse de la muerte del rey don Sancho, que non dexaría venir al rey don Alffonsso e que lo prendería e que avrían de fazer con él grandes fuerças de posturas. Et otrosí asmauan que si lo supiesse esto ante por otro que por ellos, que sería aùn peor. Et ellos estando en esto esperando en Dios, dixo el rey don Alffonsso:

—Amigos, quando yo vine aquí a este moro, resçibióme con muy grande honrra e diome todo quanto oue menester muy cunplidamente assí commo si fuesse su fijo. Et pues, ¿cómmo le he de encubrir la merçed que me Dios faze? Quiérogelo yo dezir.

  • 110 G : « su hermano el rey ».

155Et dizen que le dixo don Per Ançúrez que lo non fiziesse por ninguna cosa. Pero dize don Luchas de Tui que quería yr a su tierra, si él touiesse por bien, a acorrer a sus vassallos que eran en grande cuita, e que le mandasse dar alguna gente. Et dizen que le dixo el rey que lo non faría, que auía miedo que le prendería el rey110 don Sancho. Et díxole estonçes el rey don Alffonsso que bien sabía él las maneras e todo el fecho del rey don Sancho, e que non se temería d’él si le quisiesse dar alguna ayuda de moros.

  • 111  G : « que le agradesçió muncho Alimaymón porque le dixo que quería yr a su tierra ».

156Et dize el arçobispo don Rodrigo que le 26r°a gradesçió mucho lo que le dixo el rey don Alffonsso al rey de Toledo, porque dixo que quería yr a su tierra111, ca él sabía ya todo el fecho de la muerte de su hermano, et mandara tener los caminos et los passos por que le prendiessen si se fuesse sin su mandado; pero non lo podría aún creer por çierto porque ge lo non dezía el rey don Alffonsso. Et con el grande plazer que ovo, dixo anssí:

  • 112 G : « en ella ».

—Gradesco a Dios, Alffonsso, porque me dixiste que te querías yr a tu tierra, ca tengo que me feziste grande lealtat en me lo dezir, [ca guardaste a mí de yerro], ca pudiera acaescer tal cosa por que sienpre me trauaran los moros en ello112; ca si te fueras non lo sabiendo yo, non pudieras escapar de muerto o de preso. Mas pues que anssí es, ve e toma tu reyno si pudieres, et yo te daré de lo mío lo que ovieres de menester para los tuyos, que les des con que ganes los coraçones d’ellos para te seruir.

157Desí rogóle que le renouasse la postura e la jura que con él auía de ayudar sienpre a él e a sus fijos e de non venir contra ellos en ninguna manera. Et esta mesma postura fezo a él el rey de Toledo.

  • 113 G : « ge la ».
  • 114 G : « Con todo esto ýualo deteniendo de día en día, que lo non dexaua yr, et don Alfonso quexáualo (...)

158Et el rey amaua mucho vn su nieto que non entrara en la postura nin le fue tenudo el rey don Alffonsso después de ge lo113 guardar. Con todo esto ýualo deteniendo de día en día, mas el moro se veýa enojado porque lo affincaua cada día114. E díxole como en saña:

—Vete agora, et después fablaré comigo en ello más de vagar.

159Et esto era de noche. Et el rey don Alfonsso, teniendo que auía mandado del rey moro para se yr por aquello que le dixo «Vete agora», et saliósse del palaçio e desí guisóse como se fuesse. E dize don Luchas de Tui que jugando con él al axedrés, que le enojó tanto jugando fasta tanto que le mandó tres vezes que se fuesse. 26r°b

37. Don Per Ançúrez

  • 115  G : « Et ellos otrosí deçendieron con él, e caualgaron e andouieron toda la noche, non sabiendo Al (...)

160Don Per Ançúrez, commo era omne de grande entendimiento e de grande coraçón, mandó poner en todo esto fuera de la villa muchas bestias bien guisadas e bien ferradas en que se fuessen, en guisa que lo non entendió ninguno. Et desí quando el rey don Alffonsso salió del palaçio, tomaron los sus vassallos e desçendiéronlo por cuerdas por somo del castiello. Et ellos otrosí desçendieron toda la noche, e non sabiendo el rey Alimaymón de esto nada115. Et començó de preguntar a los moros que estauan en el palaçio con él que si sabían qué cuita era aquella tan grande por que Alffonsso se quería yr. Et dixo vn moro su priuado estonçes:

—Yo cuido, señor, que ha mandado de su hermano que dizen que es muerto.

161E dixo él:

—¿Qué me aconssejades que faga ende?

162Et estonçes ovieron su acuerdo que otro día de mañana, que lo prendiessen e lo guardassen, de manera que nunca les viniesse mal ninguno d’él.

  • 116 G : « el puerto de Sant Bartolomé ».
  • 117 G : « Et los mensajeros ».

163Et el rey don Alffonsso andido tanto toda la noche que passó el puerto de Valatome116, et después non quedó andando todo el día fasta que fue él en saluo. Et el rey Alimaymón, otro día de grande mañana, e enbió por el rey don Alffonsso que viniesse al palaçio do él tenía sus monteros bien guisados para lo prender. Et los monteros117 non le fallaron a él nin a ninguno de los suyos, et fallaron las cuerdas por donde desçendieron por el muro. Et tornáronse para el rey e contáronle cómmo se era ydo. Et quando el rey esto oyó, ovo muy grande pesar en el coraçón, pero non lo quiso anssí mostrar a los moros, mas antes dio a entender que non daua por ello nada.

164Mas agora dexaremos de fablar d’esto e contarvos hemos cómmo lidió don Diego Ordóñez su riepto. 26v°a

38. Cuenta la estoria que mientra los menssajeros de doña Hurraca fueron a Toledo

  • 118 G : « que fuese arçobispado o obispado ».
  • 119 G : « e otras armas ».
  • 120 G : « sy las él quisiese, e de comer e de beuer vino o agua qual él más quisiese ».

165Cuenta la estoria que mientra los menssajeros de doña Hurraca fueron a Toledo, que salió don Arias Gonçalo fuera de Çamora a la hueste por la tregua que auían en vno, anssí como lo ya lo dixiemos, et fuesse ver con los castellanos, e yuan todos sus fijos con él. Et estonçes juntáronse todos los ricos omnes e caualleros de la hueste en vno con él, e acordaron cómo fiziessen sobr’el riepto que auían fecho: e touieron por bien de fazer doze alcaldes de vn cabo e doze del otro, e que judgassen cómo deuía lidiar quien riepta a conçejo. E fiziéronlo anssí. Et después que ovieron los veynte e quatro alcaldes, acordaron en vno lo que fallaron que era de derecho. Et leuantáronsse dos de los castellanos e otros dos de los leoneses los más honrrados de entre sí e más sabidores, e dixieron ansí: que fallauan que era derecho escrito que todo ome que reptasse conçejo de la villa, que fuesse obispado118, que deuía lidiar con çinco en el canpo vno en pos otro et que a cada vno diessen a don Diego e al reptador cauallo folga[do] e tres armas119, si las quisiesse ende tomar, e de tener vino o agua qual él más quisiesse120. Et esta sentençia que estos dos dixieron, otorgáronla todos los otros.

39. Cuenta la estoria que otro día que la sentençia fue dada

  • 121 G : « ante de la terçia ».
  • 122 G : « Sayago ».

166Cuenta la estoria que otro día que la sentençia fue dada, segunt que auedes oýdo, antes de ora de terçia121, endreçaron el canpo adonde lidiassen en vn arenal allende del río contra donde dizen Santiago122. E pusieron vna vara en medio del canpo et ordenaron que el que vençiesse, que echasse mano en aquella vara e que dixiesse que auía vençido. Et desque esto fue fecho, diéronles plazo de nueue días para que viniesse<n> lidiar a aquel lugar que les auían señalado.

  • 123 G : « fecho e afirmado ».

167Et después que esto ovieron fecho e conffirmaron123, segund que auedes oýdo, tor-26v°b nósse don Arias Gonçalo para Çamora e contó cómo era librado todo el fecho a la inffanta. Et ella mandó luego apregonar a conçejo que se allegassen todos los de la villa. E tanto que fueron allegados, dixo don Arias Gonçalo:

  • 124 G : « fuessen ».
  • 125 G : « en consejo de la muerte ».
  • 126 G : « o lo sopiese, dígalo e non lo niegue ».

—Amigos, ruégovos que si [á] aquí alguno de vós que fuessen124 en la muerte125 del rey don Sancho o lo supiessen, díganlo e non lo nieguen126, ca antes me quiero yo yr con mis fijos a tierra de moros que non ser vençido en el canpo e fincar por aleuoso.

168Estonçes respondieron ende todos que non auía ende ninguno que lo supiesse nin fuesse en conssejo de fazer tal cosa, nin pluyesse a Dios. Et d’esto plogo mucho a don Arias Gonçalo, e mandó que se fuessen todos a sus posadas. Et él con sus fijos fuesse para su casa e escogió quatro d’ellos para que lidiasen, e él que fuesse el quinto; et castigóles cómmo fiziessen quando fuessen en el canpo, e dixo en cómmo quería él ser el primero, «et si verdat fuere lo que dize el castellano, yo quiero morir primero por non veer pesar; et si él dize mentira, vençerlo he e seredes sienpre honrrados vós».

40. Cuenta la estoria que quando el plazo fue llegado que auían de lidiar

  • 127 G : « a que auían de lidiar, que fue el primero domingo de enero ».
  • 128 G : « don Arias Gonçalo armó sus fijos de grant mañana, desí armaron a él, et llególe mandado cómmo (...)

169Cuenta la estoria que quando el plazo fue llegado que auían de lidiar127, que fue en la era de mill e ciento e siete años, don Arias Gonçalo armó sus fijos de grande mañana, commo andaua ya don Diego Ordóñez en el canpo128. Et estonçes él e sus fijos caualgaron para yr allá. Et en saliendo por las puertas de sus casas, llegó doña Hurraca con pieça de dueñas, e dixo a Arias Gonçalo llorando:

—Véngavos emiente de cómmo mi padre, el rey don Fernando, me vos dexó en acomienda. Et vós jurastes en sus 27r°a manos que nunca me desanparássedes, et agora queredes me desanparar. E ruégovos que lo non querades fazer e que finquedes, e que non vayades a lidiar, ca asaz ay quien vos escuse, e non querades passar contra la jura que fezistes a mi padre.

170Et estonçes trauó d’él, que le non dexó yr allá, e fízolo desarmar. Et estonçes vinieron muchos caualleros a demandar las armas a don Arias Gonçalo e que lidiarían en su logar, mas él non las quiso dar a ninguno. Et llamó a su fijo Pedrarias, que era mucho valiente cauallero pero que era aùn muy niño de pocos días, et auíalo antes mucho rogado que lo dexasse yr lidiar por él, et estonçes armólo de todas armas e castigólo cómmo fiziesse. Et desí diole su bendiçión con su mano diestra, diziéndole que en tal punto fuesse saluar a los de Çamora commo viniera Nuestro Señor Jhesu Christo en santa María por saluar el mundo que se perdiera por nuestro padre Adám.

171Et desí fuesse para el canpo adonde le estaua atendiendo ya don Diego Ordóñez muy bien armado. Et desí metiéronlo en el canpo et partiéronles el sol e dexáronlos, e saliéronse fuera.

41. Cuenta la estoria que boluieron las riendas a los cauallos vno contra otro

  • 129 G : « castigaran ».

172Cuenta la estoria que boluieron las riendas a los cauallos vno contra otro e fuéronsse ferir muy brauamente como buenos caualleros, e diéronse cada çinco golpes de las lanças en sí, e desí metieron mano a las espadas, e dáuanse tan grandes colpes que se cortauan los yelmos. Et esto les duró bien medio día. Et quando don Diego vio que tanto se le tenía e non lo podía vençer, vénole e-27r°b miente de cómmo lo castigaron129 et cómmo lidiaua por su señor vengar, e que fuera muerto a grande trayçión. Et esfforçósse quanto más pudo, e alçó la espada e firió a Pedrarias por çima del yelmo, que ge lo cortó, e la loriga e el tiesto de la cabeça. Et Pedrarias, con la rauia de la muerte e de la sangre que le corría por los ojos, abraçó la çeruiz del cauallo, pero con todo esto non perdió los estribos nin el espada. Et don Diego, quando lo vio estar, cuidó que era muerto e non le quiso más ferir, et dixo a grandes bozes:

—¡Don Arias Gonçalo, enbiadme otro fijo!

173Et Pedrad Pedrarias, quando esto oyó, pero que era malferido, alinpió la cara de la sangre con la manga de la loriga e fue muy de rezio contra él, e tomó la espada con amas las manos e cuidóle dar por çima de la cabeça, e erróle e diole muy grande golpe en el cauallo, que le cortó todas las narizes abueltas con las riendas. Et el cauallo començó luego de fuyr con la grande ferida. Et don Diego Ordóñez, non auiendo riendas con que lo tener, quando vio que lo quería sacar del canpo, dexósse caer en tierra. Et Pedrarias en todo esto cayó en tierra luego muerto fuera del canpo. Et don Diego echó luego mano de la vara et dixo:

—¡Loado sea el nonbre de Dios, vençido es el vno!

174Et tomáronlo por la mano e leuáronlo para la tienda, e desarmáronlo e diéronle de comer e de beuer. E folgó vn poquillo e desí diéronle otras armas et diéronle otro cauallo muy bueno, [e fuéronse con él fasta el canpo].

42. Cuenta la estoria que don Arias Gonçalo

  • 130 G : « quinze hermanos ».

175Cuenta la estoria que don Arias Gonçalo, con la grande rauia e con la grande cuita que ouo, llamó vn su fijo que dezían Rodrigarias, 27v°a que era muy buen cauallero e mucho esforçado e valiente, e era el mayor de todos de quinze años130 et açertárase ya en otros torneos do fuera mucho auenturado, e díxole:

—Fijo, ruégovos que vayades lidiar con Diego Ordóñez por saluar a doña Hurraca vuestra señora e a vós e al conçejo de Çamora. Et si los vós saluáredes, fuestes en buen punto nasçido.

176Estonçes Rodrigarias besóle la mano e díxole:

—Padre, mucho vos gradesco quanto auedes dicho. E sed çierto que los saluaré o yo tomaré muerte.

  • 131 G : « dexáronse ».

177Et desí armáronlo luego, e caualgó en el cauallo et diole el padre su bendiçión, e fuesse para el canpo. Et tomáronlo los fieles por la rienda e metiéronle dentro en el canpo. Et desque los fieles fueron salidos, dexaron131 yr el vno para el otro. E erróle don Diego el golpe, mas non lo erró don Rodrigo Arias, que le dio tan grande ferida de la lança que le falssó el escudo e le quebrantó el arzón delantero de la siella, e le fezo perder las estriberas, e abraçó la çeruiz del cauallo. Mas comoquier que don Diego fuesse maltrecho del golpe, esforçósse luego e fue contra él muy brauamente, e diole tan grande golpe que luego quebrantó la lança en él, e falssóle el escudo e todas las otras armas, e metióle grande pieça de la lança por la carne. E en pos esto, metieron mano a las espadas e dáuanse muy grandes feridas con ellas.

  • 132 G : « e dio tan grant golpe al cauallo de don Diego ».
  • 133 G : « çerco ».

178Et dio Rodrigarias vna ferida tan grande a don Diego que le cortó todo el braço siniestro fasta el hueso. Et Diego Ordóñez, quando se sintió malferido, fue contra Rodrigarias e diole vna ferida por ençima de la cabeça que le cortó el yelmo e el almóffar con la meatad de la cabeça. E quando Rodrigarias se sintió malferido, dexó las riendas al cauallo, e tomó la espada con amas manos e diole tan grande golpe en el cauallo132 que le cortó la meatad de la cabeça. E el cauallo, con 27v°b la grande ferida, començó de fuyr con don Diego Ordóñez e sacólo fuera del canpo. Et allá murió Rodrigarias; otrosí yendo en pos don Diego Ordóñez, cayó del cauallo muerto en tierra. Et estonçes don Diego Ordóñez quisiera tornar al canpo133 e lidiar con los otros, mas non quisieron los fieles nin touieron por bien de juzgar en este pleyto, si eran vençidos los çamoranos o si no. Et de esta guisa fincó el pleyto.

179Mas agora dexa el cuento de fablar d’esto e torna a fablar del rey don Alffonsso.

Haut de page

Notes

1 G : « Cuenta la estoria que después de la muerte del rey don Ferrando el Magno, que andando »

2 G : « todos tres los reys ».

3 G : « el señor non quiere otro par consigo en el señorío asý commo el mayor non quiere otro menor en lo suyo ».

4  G : « deçendiendo él d’esta sangre, touo que ».

5 G : « enderesçar ».

6 G : « et porque todas las otras gentes de moros e sus tierras ».

7 G : « muy entregamente ».

8 G : « mas que eran sus trebutarios ».

9 G : « feridas ».

10 G : « arrancar ».

11 G : « arrancados ».

12 G : « tomó piedat el rey don Sancho ».

13 G : « por vós ».

14  G : « que çedo seas deseredado, pues me asý deseredas ».

15  G : « Pues que el rey don Sancho, que estaua alboroçado contra sus hermanos, oyó dezir ».

16 G : « commo éste ».

17 G : « cómmo los pueda juntar ».

18  G : « e tanto que fue ant’el rey don Garçía, contóle el mandado con que yua. Quando el rrey don Garçía oyó el mandado, pesóle muncho ».

19 G : « e era contra todos los ricos omnes e contra todos los omnes buenos ».

20 G : « commo estaua asonado ».

21 G : « desbaratados ».

22 G : « et que me ayudaredes otrosý lo mejor que pudierdes ».

23 G : « e que se fuese ».

24 G : « e que pidiese ».

25 G : « Luego que ».

26  G : « mandóle dar de buenamente cauallo e armas ».

27  G : « en guisa que murieron ý munchos caualleros de la vna parte e de la otra, e mucha otra gente ».

28 G : « de Syenes ».

29 G : « Dexadme yr ».

30  G : « e nunca jamás ý torrnaré a fazervos mal nin dapño, mas fazervos he sienpre bien e merçet por ello ».

31 G : « e dixo contra aquellos caualleros a grandes bozes : »

32 G : « muy reziamente ».

33 G : « que los castellanos ».

34 G : « E él fablando en esto ».

35 G : « al ».

36  G : « E vínose para Castilla, et luego syn otro tardar ».

37 G : « e fuese para León ».

38  G : « En el quinto año del reynado del rey don Sancho, el rey don Sancho e el rey don Alfonso pusieron su postura ».

39 G : « cras a la madrugada ».

40 G : « E fue ý preso el rey don Alfonso en la iglesia de Santa María de Carrión, do se ençerró. Et los leoneses, quando non vieron su señor consigo, entendieron que era preso o muerto, e dieron torrnada buscando su señor ».

41 G : « sy non, sabed que vos leuaremos con él preso ».

42 G : « matasen ».

43 G : « quando esto vyo ».

44 G : « e fízola leuantar e asentar cabe sý ».

45 G : « acogiólo ».

46 G : « que los reys godos ».

47  G : « et farás tanta merçet que por mí será conquerida esta çibdat ».

48 G : « Et quando eran pazes, yua a caça por las riberas de las aguas, yua matar los venados de munchas maneras ».

49 G : « Et él andando a caça Carrinan arriba, falló vn lugar ».

50 G : « e él retouo todo esto muy bien ».

51 G : « Dixo él : ‘Querría’ ».

52 G : « se le alçaua commo era la mano tirada ».

53 G : « E ýuase en pos ellos vn priuado que les oyó quanto dezían ».

54 G : « Pues a éste ».

55 G : « que lo matasen ».

56 G : « nin yr contra su verdat ».

57 G : « nin mal ninguno a él nin a sus fijos por él ».

58 G : « E el rey don Alfonso jurógelo asý ».

59 Dans le manuscrit G, ce chapitre est beaucoup plus court : « Pues que el rey don Sancho tomó todos los regnos, porque amauan muncho al rey don Alfonso e porque entendió que por consejo de doña Vrraca sallió de la mongía — ca el rey don Alfonso en todos sus fechos se guiaua por ella e la tenía en lugar de madre, que era dueña de grant entendimiento — et el rey don Sancho sacó su hueste e fue sobre Toro, que era de la ynfante doña Eluira, e tomóla. Et enbió a dezir a doña Vrraca a Çamora que ge la diese e que le daría tierra llana en que biuiese. E ella enbióle dezir que ge la non daría por ninguna guisa, mas que le dexase beuir en ella e que nunca d’ella le verrnía deseruiçio. Et el rrey don Sancho vínose para Burgos, porque era invierno e non era tienpo de çercar villa. Desí enbió sus cartas por toda la tierra que se guisasen en tal manera commo fuesen con él el primero día de março en Sant Fagunt, so pena de la su merçet. Et maguer qu’el rey era mançebo, que estonçe le venían baruas, era muy brauo e de grant coraçón e temíanlo muncho las gentes ».

60 G : « setenta ».

61  G : « Señor, bendicho sea el tu nonbre por quanta merçet me feziste, que me diste todos los regnos de mi padre ».

62 G : « e posaron ».

63 G : « que non fiziesen mal ninguno ».

64 G : « de naturaleza ».

65 G : « seruístesme e ayudástesme ».

66 Dans le manuscrit G, on retrouve ici un passage développé plus haut dans le manuscrit Esp. 12. G : « con todo el ynfantadgo desde Villalpando fasta Valladolid, e Tyedra, que es buen castillo, e fazerle he juramento con doze caualleros de mios vasallos que nunca jamás seré contra ella. Et si esto non quisiere fazer, dezilde que ge la tomaré por fuerça. Et estonçe dixo el Çid:
—Señor, con este mandado otro mensajero deuedes vós allá enbiar, ca non es para mí, ca yo fue criado de doña Vrraca vna sazón et non es guisado que le yo lieue tal mandado.
Et estonçe el rey rogóle commo de cabo muy afyncadamente diziéndole que sy por él non lo recabdase, que non lo curaua de auer por omne en el mundo. E tanto lo ouo de afyncar que ge lo ouo de otorgar.
E fuese luego para Çamora con quinze de sus vasallos. E quando llegó çerca la villa, dixo a los que guardauan las torres que les non tirasen de saeta, ca él era Ruy Días de Biuar que venía con mandado a doña Vrraca de su hermano el rey don Sancho, et que ge lo fiziesen saber sy lo mandaría entrar. E salió estonçe a él vn cauallero que era sobrino de don Arias Gonçalo e que era guarda mayor de aquella puerta, e díxole que entrase en que le mandaría dar buena posada mientra él fuese para doña Vrraca a uer sy lo mandaría entrar. Et al Çid prógole d’esto e entró dentro. E el cauallero fuese para doña Vrraca et contóle cómmo era el Çid en la villa e que le traýa mandado del rey don Sancho. E a ella prógole muncho con él e enbióle dezir commo viniese luego ant’ella. Et mandó a don Arias Gonçalo et a todos los otros caualleros que fuesen para él e lo aconpañasen.
Et pues que el Çid entró por el palaçio, doña Vrraca salió a él e resçibiólo muy bien, et asentáronse amos en el estrado e díxole doña Vrraca:
—Ruégovos que me digades qué cuyda fazer mi hermano, que veo estar asonado con toda España, o a quáles tierras cuyda yr, sy va sobre moros o sobre christianos.
Estonçe respondió el Çid et dixo:
—Señora, mandadero nin carta non deue resçebir mal. Dezirvos he lo que vos enbía dezir el rey vuestro hermano.
E ella dixo que faría commo don Arias mandase. Et dixo don Arias que era bien de oýr lo que el rrey enbiaua dezir, ca sy contra moros fuese e su ayuda quisiese, que era bien de ge la fazer, «e avn sy le cunpliese, yo e mis fijos yremos con él a su seruiçio, syquier por diez años». Doña Vrraca dixo estonçe al Çid que dixiese lo que por bien touiese, que en saluo lo podía dezir. E él dixo estonçe:
—El rey vos enbía saludar e dízevos que le dedes a Çamora e que vos dará Medina de Rioseco con todo el ynfantadgo desde Valladolid fasta Villalpando, e el castillo de Tiedra, e que vos jurará con doze de sus caualleros que nunca vos faga mal nin dapno e si ge la queredes dar, sy non que vos la tomará syn grado ».

67 G : « fue muy cuytada ».

68 G : « tyénelo ».

69 G : « tomó a Toro syn grado ».

70 G : « por que non viese ».

71 G : « Luego mandat ».

72 G : « nin la dedes por auer nin por canbio ».

73 G : « non puedo fazer ».

74 G : « de mi regno ».

75 G : « que tal ge la otorgase ».

76 G : « ayuso de sangre ».

77 G : « oyó ».

78 G : « mill e treynta ».

79 G : « sopo cómmo a vn escudero ».

80 G : « Vellido Adolfos ».

81  G : « sienpre merca bien el omne pobre con el torpe e con el cuytado ».

82 G : « commo viejo traydor ».

83  G : « Leuantáronse estonçes sus fijos e atináronse mucho aýna ».

84 G : « Et esto que vos digo: sy lo non fiziere, que me matedes por ello ».

85 G : « en ella ».

86 G : « Nuño ».

87 G : « que se guardase d’él ».

88 G : « quando estas palabras oyó, dixo: ».

89 G : « de aquello que le dezían de la villa ».

90 G : « por do ».

91  G : « boluió la rienda al cauallo e fuese quanto pudo ».

92 G : « atendió ».

93 G : «  Otrosý sabed que nunca al Çid fallaron en qué trauar de couardía que nunca fiziese en todos sus fechos ».

94 G : « e guardólo muy bien ».

95 G : « por pasar el mandamiento e la jura ».

96 G : « que tan bien me encomendó vuestro padre a ellos commo a vós quando partió los regnos ».

97 G : « del ».

98 G : « todos los altos omnes ».

99 G : « torrnáronse los perlados e los otros omnes buenos a la hueste ».

100 G : « todos nosotros ».

101 G : « todo ».

102 G : « feriese ».

103 G : « perdido ».

104 G : « o ».

105 G : « e riebto las aguas que beuieren que corren por el río, e rriébtoles el pan ».

106 G : « fincarán por que les yo digo ».

107 G : « sácame ».

108 G : « determinado ».

109 G : « Et esto mandó que fuese tanto en poridat ».

110 G : « su hermano el rey ».

111  G : « que le agradesçió muncho Alimaymón porque le dixo que quería yr a su tierra ».

112 G : « en ella ».

113 G : « ge la ».

114 G : « Con todo esto ýualo deteniendo de día en día, que lo non dexaua yr, et don Alfonso quexáualo por ende diziéndogelo de cada día ».

115  G : « Et ellos otrosí deçendieron con él, e caualgaron e andouieron toda la noche, non sabiendo Alimaymón d’esto ».

116 G : « el puerto de Sant Bartolomé ».

117 G : « Et los mensajeros ».

118 G : « que fuese arçobispado o obispado ».

119 G : « e otras armas ».

120 G : « sy las él quisiese, e de comer e de beuer vino o agua qual él más quisiese ».

121 G : « ante de la terçia ».

122 G : « Sayago ».

123 G : « fecho e afirmado ».

124 G : « fuessen ».

125 G : « en consejo de la muerte ».

126 G : « o lo sopiese, dígalo e non lo niegue ».

127 G : « a que auían de lidiar, que fue el primero domingo de enero ».

128 G : « don Arias Gonçalo armó sus fijos de grant mañana, desí armaron a él, et llególe mandado cómmo andaua ya don Diego Ordóñez en el canpo ».

129 G : « castigaran ».

130 G : « quinze hermanos ».

131 G : « dexáronse ».

132 G : « e dio tan grant golpe al cauallo de don Diego ».

133 G : « çerco ».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« II. Sancho II », in Crónica de Castilla, Paris, SEMH-Sorbonne - CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania « Sources », 1), 2010, [En ligne], Mis en ligne le 30 septembre 2016, consulté le 27 juin 2017. URL : http://e-spanialivres.revues.org/179

Haut de page