Navigation – Plan du site
Édition

IV. Doña Urraca y Alfonso de Aragón

Texte intégral

1. Cuenta la estoria que quando don Alfonso

  • 1  P : « don ».

1Cuenta la estoria que quando don Alfonso, el rey de Aragón, so[po] cómmo su suegro, el noble rey don Alfonso de Castilla e de León, era fynado, sacó su hueste muy grande e guisóse muy bien, e vínose para Castilla con su mugier doña Hurraca. E entró toda la tierra e tomóla non por fuerça, ca ge la dieron toda llanamente, que ge la non quisieron defender porque el rey don Alfonso non dexó otro heredero synon a la reyna do<ña>1 Hurraca sola. E pues que el rey ovo apoderado toda la tierra, guardóla muy bien e tóuola muncho en paz, e enrrequeçióla, e anparóla de los moros, e enrequeçió el reyno atán bien como el suyo mismo. E pobló todos los lugares que estauan yermos: Soria, e Bilforado, e Almança, e Berlan-118v°b ga. E enpero, temiéndose sienpre que la Iglegia que los mandaría partir a él e a la reyna doña Hurraca, su mugier, porque eran parientes muy cercanos et cassaran sin despensaçión de santa Iglesia, dio todos los castillos e fortaleças llanas a omes de su tierra que las toviesen por él.

2E segund cuenta la estoria, que el parentesco que auía entr’ellos era d’esta guisa: diz qu’el <rey> don Sancho de Navarra, el que dixieron el Mayor, fue el primero rey de Castilla, por rrazón de su mugier que la heredó, e este rey don Sancho fue padre del rey don Fernando e del rey don Ramiro de Aragón e del rey don García de Navarra. E este rey don Fernando fue padre del rey don Sancho que mataron sobre Çamora, e del rey don Alfonso que ganó a Toledo, e del rey don Garçía que morió en presión de Luna. E este rey don Alfonso que ganó a Toledo era padre de la reyna doña Hurraca de Aragón. E de la otra parte, el rey don Ramiro de Aragón fue su padre del rey don Sancho que cercó a Huesca. E este rey don Sancho era primo del rey don Alfonso de Castilla e padre del rey don Alfonso de Aragón, que era cassado, commo vós dezimos, con la reyna doña Hurraca que heredaua a Castilla e León. E asý eran segundos cormanos, fijos de primos; e tal casamiento commo éste non le sufre la Iglesia. Por ende, temiéndose, commo vos dezimos, daua todas las fortaleças a los aragoneses quantas podýa auer de Castilla.

2. Cuenta la estoria que después que el rey don Alfonso de Castilla finó

3Cuenta la estoria que después que el rey don Alfonso 119r°a de Castilla finó e el rey don Alfonso se apoderó de Castilla, e la reyna doña Hurraca tollyó la tierra al conde don Ansúrez que la criara, e gradezióle mal quanta criança e quanto seruiçio le fiçiera. E este rey don Alfonso, su marido, non lo touo por bien, ca vio que fazía cosa sin guisa. E estonçe, por este atreuemiento e por otras cosas que ella fazía sin razón, metióla en vn castillo que auía nonbre Castellar e mandó que la non dexasen dende salir. E tornó la tierra toda a don Pero Ansúrez e fízole omenaje d’ella.

  • 2  G : « tenían ».
  • 3  G : add. « fabló con los que la guardauan e ».
  • 4  G : om. [onrrados].
  • 5  G : « Desí más adelante entendió el rey en todas guisas que la reyna ».

4E la reyna, por grand pesar [que ouo por-]que la así tenía2 guardada3, fizo llamar yaquantos caualleros de Castilla e salió del castillo e vénose para Castilla. Estonçe los omes buenos onrrados del reyno4, quando sopieron su venida en qual guisa venía, non lo tovieron por bien que veniese sin plazer de su marido, e tornáronla para allá muy bien aconpañada e muncho honrradamente. E desí más adelante, entendiendo que la reyna5 non andaua a su talente commo devía nin seguía la su carrera derecha, e tráxola fasta Soria e quitóse d’ella, e dexóla aý en lo suyo.

5E la reyna fuese luego para el conde don Pero Ansúrez et con su consejo fizo luego cortes, e demandó a los naturales de Castilla que le diesen la tierra que tenían de mano del rey de Aragón. Estonçe los castellanos, por conplir lealtad e el debdo que deuían a su señora natural, dexáronle la tierra toda, cada vno commo la tenía. E fueron muy sañudos, e tovieron que les feziera desonrra el rey de Aragón en les dexar asý su señora, 119r°b e sobreposiera los aragoneses en Castilla; e por esta razón, enbiáronle tornar vasallaje.

  • 6  G : « allegó ».

6E estonçe el conde don Pero Ansúrez, quando vio el pleyto d’esta guisa, por fazer lealtad e conplir su debdo, fuese para el rey de Aragón muy bien aconpañado et muy bien vestidos él e toda su gente. E quando llegó6 el rey, subió ençima de su cauallo muy bueno que era blanco de collor e puso vna cuerda a su pescuezo commo sy fuese presso, e díxole por corte:

—Señor, yo tenía de vós tierra en Castilla porque vos fize omenaje. E agora, la reyna doña Hurraca, mi señora natural, demandómela por corte. E yo, entendiendo que la non podría tener sin mala estança, pues me la demandaua, e dígela. E por esta razón vengo a la vuestra merçed preso en esta cuerda, e douos el cuerpo e la boca e las manos que vos fezieron omenaje, que tomedes emienda qual vós touiéredes por bien e vuestra corte mandare.

  • 7  G : « dañase ».
  • 8  G : « guardara ».
  • 9  G :« lealtad e derecho a su señora natural e a él daua su cuerpo ».
  • 10  G : « Et este fecho fue muncho loado al conde don Per Ançures ».

7Estonçe el rey, con grand saña que avía de lo de la reyna más que de lo que feziera, fue movido para fazer mal [a don Pero Ansúrez]. Mas consejáronle los omnes buenos de su señorío que con él eran que lo non feziese por ninguna manera nin demandase7 asý la su fama nin el buen prez que avía, ca el conde guardaría8 lealtad e derecho a su cuerpo9, que de aquella guisa conplía derechamente su debdo e avn señorío a él otrosý, commo convenía. Estonçe el rey fízo[le] muncha onrra e quitóle el omenaje que auía fecho, et enbióle muncho onrradamente para Castilla. E este fecho fue muy ledo (sic) don Pero Ansúrez10. 119v°a

3. Cuenta la estoria que Castilla e León, estando syn gouernador

8Cuenta la estoria que Castilla e León, estando syn gouernador qual deuían auer pues que el rey don Alfonso finara, leuantóse contienda entre Castilla e León e el rey de Aragón; ca pesaua a los castellanos porque los [de] Aragón tenían las fortaleças de Castilla, e por la desonrra de su señora que dexara el rey, segund que auedes oýdo. E trabajáronse en todas maneras de cobrar las fortaleças que los aragoneses tenían. E por esta razón era el reyno de todas partes maltrecho, ca dizi la estoria que desque la reyna se vio suelta en Castilla, el conde don Gómez de Cantespina, que andaua por casar con ella, segund que auedes oýdo, fue fablando con ella poridad, e ella consentiólo, mas por cassamiento non. E el conde, teniéndose por seguro que cassaría con ella pues que lo consentía, andaua por el reyno commo mayor e echaua de la tierra a los aragoneses quanto él podía. E ovo estonçes en la reyna vn fijo a que dixieron por nonbre Fernando Furtado. Et otrosý el conde don Pedro ganó en poridad amor d’ella e fizo en ella lo que quiso.

  • 11  G : « Sepuluega ».

9E estando los reys en esta guissa en desacuerdo e en contidienda con el rey de Aragón, sopo las maldades que la reyna fazía e él tenía los más fuertes lugares en Castilla, movió con grand hueste e entró por ella. E los castellanos sopieron la su venida, e juntáronse con el conde don Gómez e con el conde don Pedro de Lara et 119v°b mouieron contra el rey de Aragón, e falláronse con él en el Canpo de Espina, que es çerca de Sepúlueda11.

4. Cuenta la estoria que desque se juntaron en aquel lugar

  • 12  G : « et el conde don Gomes ».
  • 13  G : « fynó ».
  • 14  G : « et en los braços ».
  • 15  G : « que los desanparó con toda su gente ».

10Cuenta la estoria que desque se juntaron en aquel lugar, partieron sus azes cada vno. Los castellanos partieron sus açes d’esta guisa: en la primera az, pararon la seña de su señora la reyna e dieron por cabdillo d’ella e por mayor al conde don Pedro; e el conde don Pedi Gómez12 yva en la otra az postrimera por mayor; e posieron sus costaneras, mas non cuentan los cabdillos d’ellas. E començaron su lid muy brauamente de amas las partes feriendo e matando sin piedad, en guisa que andauan munchos cauallos sin dueños por el canpo. E dize la estoria que el conde don Pedro dexó caer la seña en el canpo a las primeras feridas, e salióse de la batalla e fuese para Burgos onde estaua la reyna. Mas el conde don Gómez fincó13 en la batalla lydiando muy fuertemente. E tan firme fue la batalla que morió ý mucha gente de amas las partes, mas al cabo fueron vençidos los castellanos e morió ý el conde don Gómez, e matólo el conde don Enrique, que era de la otra parte. E era alférez del conde don Gómez vn cauallero de los de Olea; et matáronle el cauallo e fincó a pie, e cortáronle las manos, e en los onbros14 tenía la seña et llamaua «¡Olea!». E d’esta guisa fueron vençidos los castellanos, por enemiga del conde don Pedro 120r°a de Lara que los desanpararon toda su gente15. E esto fue por malquerençia que auía del conde don Gómez, por çelos de la reyna e por que lo matasen allý commo se cunplió.

11E el rey de Aragón, tanto que ouo vençido el canpo, pasó el rey el rýo de Duero e vinieron contra Canpos, e dereçó contra León quemando e astragando quanto fallauan. E rrobauan las yglesias, e el rey tomaua los thesoros dende e fazía otros munchos males que eran syn Dios; e quebrantaua las cruzes e tomaua ende la plata e las piedras e las otras noblezas que fallauan. E d’este fecho pesaua mucho a Dios e a los omes, ca él cuydaua de allý adelante heredar los reynos de su mugier. E de allý mouió adelante por el reyno.

12E estonçe los leoneses e los gallegos juntáronse en vno con el ynfante don Alfonso, fijo del conde don Remondo et de la reyna su señora, que era niño pequeño, e venieron a lidiar con él entre Astorga e León, en vn lugar onde dizen Viadangos. E fue la lid muy ferida e morieron aý de amas las partes muncha gente, et al cabo fueron vençidos los portogaleses e los gallegos.

  • 16  G : « E estonçe ençerróse en Monçón el conde don Pedro con la reyna que traýa consigo, e prísole y (...)
  • 17  G : add. « e vedaua ».

13Et tornóse el rey de Aragón por Castilla quemando e astragando quanto fallauan, pero muy perdidoso de su gente, ca avía perdido todos los más d’ellos e los mejores. E estonçe encerróse en Monçón el conde don Pedro con la reyna, e temiéndose en el fazimiento que avía con ella más que non deuía16, et cuydando cassar con ella, pues que el conde don Gómez era muerto, metióse en los reynos por mayor 120r°b de todos e mandaua17 como rey.

5. Cuenta la estoria que veyendo esto que el conde don Pedro fazía

  • 18  G : « juntáronse todos los condes e los rricos omnes e todos los otros omnes onrrados de los regno (...)

14Cuenta la estoria que veyendo esto que el conde don Pedro fazía, juntáronse todos los condes e todos los ricos omes onrrados de los reynos de Castilla e de León18. Pesándoles muncho del mal prez e de la mala fama de su señora, fueron todos contra el conde don Pedro e non consentieron que se feziese el cassamiento que él cuydaua fazer con la reyna su señora. E los más por esto fezieron fueron: don Gómez de Maçanedo e don Garçi Fernández de Castro; e ovieron su acuerdo que alçasen por rey a don Alfonso, fijo de la reyna su señora e del conde don Remondo de Tolosa, que criauan en Gallizia. E feziéronlo assý, e alçaron rey al sobredicho niño don Alfonso.

15Mas non consentía la reyna en ello, su madre, ante lo contrallaua muncho ella e el conde don Pedro de Lara. Mas temiéndose toda la tierra con él e ayudándolo muy bien, echó de la tierra al conde don Pedro de Lara e cercó a su madre en las torres de León. E teniéndola cercada, ouo abenençia co<n> ella en esta manera: que tomase para sý lo que oviese menester, e él, que fuese rey e señor e que feziese con su consejo todas las cosas que ouiese menester de fazer en el reyno.

16E después d’esto, maguer el rey don Alfonso era pequeño, juntó su hueste e fue sobre los aragoneses que tenían las fortaleças de Castilla e comenzóles de conbatir. E el rey de Aragón, quando lo sopo, movió grande hueste e vínose 120v°a quanto pudo para Nájara. E ovieron ý de lidiar en canpo. E estonçe los arçobispos e obispos e todos los otros perlados de Castilla e de León e de Aragón, quando esto vieron, entendieron que si esta lid se ayuntase, que sería muy grande daño e que sería occasión para dar carrera a los moros por que correrrían la tierra, ansí commo la corrieron al tienpo del rey don Rodrigo. E juntáronse todos e fuéronse meter entre amas las partes, e començaron pedir merçed a los reys e a los altos omes en que era aquel fecho, que non lidiasen e que metiesen aveniençia entre ellos. E estonçe los perlados e altos omes acordaron en esto: que porque el rey de Aragón era mayor de días e era cassado con su madre, commoquier que estauan partidos e el rey don Alfonso era niño, que enbiase rogar al rey de Aragón con todos aquellos perlados e con sus altos omnes que le dexase todo lo suyo desenbargadamente, e que ge lo gradezería mucho e que ge lo tendría en ayuda, ca de derecho non ge lo podría tener. Desí fueron al rey de Aragón con esta mandadería. E quando oyó lo que el rey de Castilla enbiaua dezir, por tantas buenas palabras plógole muncho e respondió a ello commo omne de buen entendimiento e mesurado, e dixo:  

—Muncho agradesco a Dios la mesura que mi fijo, el rey de Castilla don Alfonso, enbía dezir contra mí, e porque me quiere para su ayuda e pues que él tan bien demandó lo suyo, es de derecho de ge lo dar.

17E estonce mandóle entregar todos los castillos et 120v°b fortaleças e los otros lugares que eran de Castilla. E firmaron paz e amor entre sý, e después non ouo entr’ellos guerra nin desamor ninguno. E desde allý adelante, fincó señor de todos sus reynos de Castilla e de León, e tornóse cada vno de los reys para sus tierras con sus conpañas. E asý reynó el rey don Alfonso, loado Dios, syn todo peligro de sus gentes.

  • 19  G : « ca los vnos dizen que murió ý e los otros dizen que non muriera ý ».
  • 20  G : « biuieran ».

18E estonçe llegó mandado al rey de Aragón, ante que se de allý partiese, que le entravan grand poder de moros por el reyno. E movió luego para allá e fallólos en vn lugar que ha nonbre Fraga, e allý ouo su fazienda con ellos; e el que de lieue nunca fue vençido, fuelo allý. E dize que le conteçió esto por los thesoros que tomó de Sant Ysydro de León e de las otras iglegias; e por ende quisso tomar ende vengança d’él, e fue allý vençido en aquella fazienda e muerto. E sobre esto ovo ý grand porfía, ca los vnos diçen que non morió ý19, más porque fuera vençido que se fuera a perder e que non paresçiera más biuo nin muerto; otros dizen que fuera enterrado en Montearagón, e que lo sacaron christianos de tierra de moros por aver; mas otros dizen ál que saliera de la batalla biuo e que se feziera romero, e después a grand tienpo que se mostró a munchos de Castilla e de León e de Aragón e que venieran20 con él, e que firmauam que aquél era, e diz que les dezía munchas cosas que ovieran con él.

19E en pos este rey, reynó en Aragón don Alfonso, fijo del conde don Remondo de Barcilona. E quando oyó el roydo que andaua por la tierra que aquel rey, su 121r°a anteçessor, que era biuo e que lo creýan las gentes e que se le llegauan los caualleros de día en día, temiéndose que le non veniese ende mal o contienda sobre el reyno, o por ventura perderlo muncho aýna, mandó prenderlo e matarlo. E vnos dizen que lo enforcaron commo a falsario, mas el obispo don Rodrigo, por afermosar su palabra, dize que morió colgado.

Haut de page

Notes

1  P : « don ».

2  G : « tenían ».

3  G : add. « fabló con los que la guardauan e ».

4  G : om. [onrrados].

5  G : « Desí más adelante entendió el rey en todas guisas que la reyna ».

6  G : « allegó ».

7  G : « dañase ».

8  G : « guardara ».

9  G :« lealtad e derecho a su señora natural e a él daua su cuerpo ».

10  G : « Et este fecho fue muncho loado al conde don Per Ançures ».

11  G : « Sepuluega ».

12  G : « et el conde don Gomes ».

13  G : « fynó ».

14  G : « et en los braços ».

15  G : « que los desanparó con toda su gente ».

16  G : « E estonçe ençerróse en Monçón el conde don Pedro con la reyna que traýa consigo, e prísole yaquantos de su conpaña. Desí torrnóse para su tierra e fyncó el conde don Pedro con la reyna. E atreuiéndose en el fazimiento que auía con ella más que non deuía ».

17  G : add. « e vedaua ».

18  G : « juntáronse todos los condes e los rricos omnes e todos los otros omnes onrrados de los regnos de Castilla e de León ».

19  G : « ca los vnos dizen que murió ý e los otros dizen que non muriera ý ».

20  G : « biuieran ».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« IV. Doña Urraca y Alfonso de Aragón », in Crónica de Castilla, Paris, SEMH-Sorbonne - CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania « Sources », 1), 2010, [En ligne], Mis en ligne le 02 avril 2011, consulté le 16 octobre 2017. URL : http://e-spanialivres.revues.org/183

Haut de page