Navigation – Plan du site
Édition

XI. Fernando III en Castilla y León

Plan

Haut de page

Texte intégral

1. Cuenta la estoria que en el octauo año que rregnó el rey don Fernando

  • 1  G : « en el dicho año ».
  • 2  C’est à cet endroit que s’achevait, à l’origine, la Chronique de Castille. D’ailleurs, dans le man (...)

1Cuenta la estoria que en el octauo año1 que rregnó el rey don Fernando, sacó su hueste e fue para la frontera, e çercó a Jahén, que él avía grant sabor de tomar, e pússole sus yngenios en derredor, que tirauan munchas piedras. E estando allý teniendo çercada a Jahén, llególe mandado cómmo su padre era finado, el rey de León don Alfonso, e enbióle dezir su madre que veniese e non feziesse ende ál, e que fuesse contra el reyno de León, ca los gallegos querían alçar rrey a su hermano, el infante don Alfonso —e por verdat assý era, mas él non lo quisso ser. E tovo por bien de fazer lo que su madre enbiaua mandar. Estonçe fizo traer sus engeños a Martos, 152v°a e vínose para Castilla e viose con su madre2 la reyna doña Beringuella e con su mugier la reyna.

  • 3  G : « villa de munchos pueblos ».
  • 4  G : « en la era de mill e dozientos e setenta e tres años ».

2E esto passó al segundo año que el rey don Fernando fue apoderado en el reyno de León. E fue çercar a Húbeda, villa (sic) munchos pueblos3 e defendida por batalladores e por grant fortaleça, mas tan fuerte la conbatió el rey don Fernando que los de dentro que eran çercados tanto fueron aquexados que ovieron a dar la villa por fuerça al rey e que sacassen sus cuerpos en saluo. E ganada la villa de Húbeda e puesta en rrecabdo, el rey tornóse essa vez a Toledo, e fue presa la villa e derribada, segunt cuenta la estoria,  en la era de mill e treçientos e treynta e tres años4.

3E esse año morió la muy noble reyna doña Beatriz en la villa de Toro, e traxiéronla al monesteryo de las Huelgas de Burgos a enterar, e enterráronla realmente e con rreal onrra çerca del rrey don Enrrique.

4E agora dexa la estoria las otras razones e torna a contar aùn adelante de las conquistas d’este rey don Fernando en tierra de moros.

2. Pues que ha contado la estoria de los otros granados fechos del rey don Fernando

5Pues que ha contado la estoria de los otros granados fechos del rey don Fernando de Castilla e de León, passa agora a contar de cómmo tomó a Córdoua. E diz que este rey don Fernando, desque tomó a Húbeda, dos años después de la muerte del rrey don Alfonso su padre, rey de León, fue muy apoderado, e 152v°b echóse sobre Córdoua e çercóla; e fue esto en la era de mill e dozientos e setenta e tres años, e andaua el año de la encarnaçión del Señor en mill e dozientos e treynta e seys años.

  • 5  G : « E aquel tienpo christianos caualleros que auía en la frontera —fijosdalgo adalides e almogár (...)
  • 6  G : « e que les farían auer vn andamio en el muro ».
  • 7  G : « Martín Ruys Dargot ».

6E cuenta la estoria que Córdoua era çibdat rreal, commo madre de las otras çibdades del Andaluzía, e el rrey don Fernando, andando por el reyno de León façiendo justiçia e buen paramiento del reyno, ovo de venir a la villa de Benauente. E en aquel tienpo christianos avía en la frontera —caualleros fijosdalgo andaluzes e almogáraues a cauallo e a pie— e ayuntáronse en Andújar5, que era de christianos, e fezieron su cavalgada contra Córdoua, e captiuaron moros que avían guareçido con sus mayorales; e de aquéllos ovieron lengua çierta en cómmo la çibdat de Córdoua estaua muy assesegada e se non velaua nin se guardaua, por miedo que oviesen de christianos, e que les faría aver vn andamio6. E señalaron cómmo foracarían el arraual que dizen en aráuigo en Córdoua «el Exerquia», e tenían que ssy aquello podiesen aver, que por aquello podrían aver todo lo ál bien commo se acaeçió. E ellos acordaron de lo fazer. E dessý fablaron cómmo feziesen las escaleras, e señalaron de quál manera para las torres [e] para el muro. E cataron vna noche en que feziese fuerte tienpo e que feziesse escuro, por que más encobierto lo podiessen fazer. E esta fabla asesega[da] 153r°a e de cómmo se feçiesse, metieron en ella a Pero Rruyz Tafur e a Martín Rruyz Dorget7. E enbiaron con su mandado de acuerdo que avían tomado a don Pero Ruyz e a don Áluar Pérez, su hermano, que estauan en Martos, e enbiáronle dezir quál noche lo avían de fazer e él que estudiese presto con su conpaña para acorrerlos, quando menester les fuesse.

  • 8  G : « E entretanto que don Pero Ruyz yua a don Áluar Peres, su hermano ».

7E entretanto que don Pero Martínez yva a Áluar Pérez e a su hermano8, allegaron ellos quanta gente podieron aver, e guisaron sus escaleras aquella noche, que possyeron e llegaron al pie del muro. E esto fue a ocho días por andar de enero. E catauan sy velauan los moros las torres e el muro, e non oyeron boz ninguna de velar, ca dormían todos, e tenía los pressos la fortaleça del sueño, e andaron en derredor de las torres e del muro. E estando los christianos allý, fabláronse e dixieron:

—¿Qué faremos?

  • 9  G : « Domingo Muñós ».

8E Diego Moñoz9, el adalit, les dixo:

—El mi consejo es éste: que pues aquí estamos, que fagamos la señal de la cruz e que nos acomendemos a Dios e a santa María e al apóstol señor Santiago, e pugnemos de acabar esto, porque venimos aquí en seruicio de Dios. E si non podiéremos echar las escaleras de cuerda, echaremos ésta de madera e punemos de sobir por ellas. E sean los mejores algarauiados que fueren entre nós, e vayan vestidos commo moros, por tal que 153r°b sy se fallaren con los moros, que los non conoscan e que cuyden que son moros commo ellos; e éstos punen de se apoderar de la primera torre que fallaren fasta que la gente suba.

  • 10  G : « Domingo Muñoz ».
  • 11  G : « desí atáronlas la vna con la otra et echáronlas a vna torre ».
  • 12  G : add. « e tocados ».
  • 13  G : « a ».
  • 14  G : om. [e preguntól’ quedo].

9E este consejo que Diego Moñós10 les dixo, todos lo tovieron por bueno e feziéronlo ansý. E provaron tres escaleras de fuste e falláronlas cortas, e dessý ataron la vna con la otra11. E los primeros christianos algarauianos que por ellos sobieron fueron Áluar Colodro e Benito de Baños, e después los otros que yvan con ellos. E éstos yvan vestidos12 commo moros, e tomaron vna torre a la qual llaman oy en día la torre de Áluar Colodro, e fallaron en ella quatro moros que yazían dormiendo; e el vno d’ellos era de los que fueron en el consejo. E despertaron, e dixiéronles que qué andauan buscando. E ellos les rrespondieron en arávigo que eran las sobrevelas que andauan catando las velas. E aquel moro de que vos ya dixiemos conosçió en la palabra al (sic)13 Áluar Colodro e preguntól’ quedo14, e apretóle la mano con la suya e díxole al oreja:

—Yo soy de aquéllos que tú sabes, puna de vengarte de estos otros e yo te ayudaré.

  • 15  G : « Desý tomáronlos e atapáronles las bocas ».

10E dessý tomáronlos e atáronlos las manos15, e echáronlos de la torre ayuso, e los christianos que estauan ayuso matáronlos. E estonçe començaron los christianos a subir a grant priessa, e desque vieron que era la mayor partida d’ellos en la torre, fuéronse por el muro ayuso 153v°a ganando quantas torres ý avía contra la puerta de Martos fasta que ganaron esta puerta. E quando vino al alua del día, todos los christianos eran ya apoderados de las torres e del muro e del arraual que dizen el Exerquia con aquella puerta. E entró por ella Pero Rruyz Tafur con otros cavalleros que ý estauan. E los moros, en que los vieron assý apoderados de aquel arraual del Exerquia, ovieron de desanparar las casas e de fuyr con quanto tenían para dentro a la villa.

  • 16  G : om. [eran ya apoderados e].
  • 17  G : add. « yendo en pos ellos ».
  • 18  G : « aquellas cosas que pudieron ».
  • 19  G : « vençieron ».

11E los christianos eran ya apoderados e16 fazían sus espoloneadas con ellos por las calles17, e matando munchos de los aláraues. E los christianos barrearon las calles todas del arraual del Exerquia, saluo la cal mayor que va derecha, que dexaron para yr en pos [los] aláreues. E desque los moros ovieron metido dentro en la villa aquéllos que podieron18, derracharon con los christianos, e los moros del otro andamio de la villa les tirauan saetas e dardos e piedras, e tres vezes los leuaron e los metieron19 fasta el muro.

  • 20  G : add. « su señor, que les viniese acorrer ».
  • 21  G : « Ordoño ».

12E los christianos, viéndose muncho apremiados por el grand poder de los moros que eran munchos, ovieron su acuerdo e enbiaron dos omes con su mandado, el vno al rey don Fernando20, e el otro a don Áluar Pérez, que era en Martos, que era de los grandes 153v°b omes de Castilla, poderoso e noble, e vn cauallero que dezían Ordón21 Áluares, que era [de la] mesnada del rey, que vino ý luego, e enbiólo dezir al rey don Fernando. E mandaron <a> aquél que yva a don Áluar Pérez que lo dixiese en los lugares que eran de christianos en la frontera, e él fízolo assý.

  • 22  G : « andouo ».
  • 23  G : « e enbióles ».

13E el otro, que fue al rey don Fernando andando22 a grant poder de día e de [noche] fasta que llegó a Benavente, onde era el rrey. E assentándose el rey a la messa, diole las cartas e díxole el mandado por que yva. E el rrey non se quisso tardar vna ora e mandó que moviesen sus vasallos en pos él, e enbió luego por los de las çibdades e de las villas e de los castillos que fuesen luego con él a la frontera, que tal mandado llegara de allá; enbióles23 dezir esto e non les esperó.

  • 24  G : « e de Çibdat Rodrigo ».
  • 25  G : « era ».

14E salió él luego, e apenas yvan con él çient caualleros. Mas fazía estonçe fuerte tiempo de aguas, e eran las luvias munchas, e los rríos yvan muy grandes e muy creçidos, e enbargáronlo yaquantos días, que non pudo acorrer a la çerca de Córdoua tan aýna commo él quisiera. Pero vino en tienpo conveniente e mejorado ya de las aguas. E el su camino fue éste: endereçó de Benavente para Çibdat Rodrigo, e de Çibdat24 para Alcántara, e de Al-154r°a cántara passó a Guadiana a la barcha de Medellýn, e endereçó a Magazela e a Bienquerençia, que eran25 de moros. E avía ý vn alcayde moro que era buen cavallero e buen omne. E quando sopo que el rey don Fernando fincara su tienda en el canpo cabo vna fuente çerca el castillo, salió a él e leuóle sus presentes: pan e vino e carne e cevada. E el rey rreçebiólo muy bien e fízole muncha onrra. E en fablando con él, pedióle el castillo. E el moro le respondió:

—Tú vas agora a ganar a Córdoua, e fasta que tú non ayas acabado aquello, non te cunple este castillo. Mas desque lo acabares, yo te daré el castillo e te seruiré con quanto en el mundo he.

  • 26  G : « omnes ».
  • 27  G : « de Bencia ».
  • 28  G : « de Moyantos ».
  • 29  G : « Mexía ».
  • 30  G : add. « los nonbres ».
  • 31  G : « Córdoua ».

15E esto dezía él commo en manera de escarnio, teniendo que se non podría acabar lo que el rey querié. E quando el rey passó por [allí], non leuaua más de treynta pares26 de armas, e de los que con él yvan era el vno don Fernant Ruyz, cabeça de vaca, e don Diego López, señor de Vizcaya27, que era estonces escudero, e el otro Martín Gonçález de Mojacos28, e Sancho López Daellos, e don Johan Arias Mexeria29, e otros que non sabemos aquí çiertos30. E de allý movió el rey e fue a Dos Hermanas e a Dorallaçar, e dexó a Cardeña31 a man derecha, e fue para la pu-154r°b ente de Alcolea, e allý fincó sus [tiendas] con aquellos pocos que leuaua consigo.

  • 32  G : « e don Pero Ruyz ».
  • 33  G : « a aquella boz ».
  • 34  G : om. [que yazían en el Exerquia].

16Et quando el rey llegó a la çerca de Córdoua, pieça avía ya que don Áluar Pérez yazía en el Exerquia en ayuda de los christianos, e don Pero Martínez32, su hermano, a quien los moros llamauan «el affaçet», porque era romo, e otra gente de la frontera de pie e de cauallo, e otras gentes de Castilla e de León e de la Estremadura, que venieron ý aquella vez33 por seruir a Dios e al rey e por ganar algo, e por ayudar a sus christianos que yazían en el Exerquia34, et otrossý freyres de las órdenes que eran a seruicio de Dios. Et quando los christianos que yazían en el Exerquia sopieron cómmo el rey don Fernando su señor era allý llegado, plógoles muncho e oluidaron quanto mal e quanta lazería avía passada fasta allý, e cobraron coraçones e ovieron en sý grand esfuerço para acabar aquello que auían començado.

17E el rey don Fernando, possando allý onde vos dixiemos, ya era estonçe Abén Huc, rey de los moros de aquén mar, en Eceja con muy [grand] gente de pie e de cauallo. Et era ý con él don Lorenço Suárez, el que avía el rey don Fernando echado de la tierra por malfechuras que se feçiera, e andaua con Abén Huc. Et el rey don Fernando estaua sobre la çerca 154v°a de Córdoua, e ývasele llegando todavía grant gente que se venía para él; pero con todo esto eran aùn muy pocos. Et Abén Huc, estando en Écija, sopo cómmo el rey don Fernando era llegado allý con poca gente e quisiera venir con todo su poder a lo levantar de allý do yazía sobre Córdoua; mas acorrió Dios al rey don Fernando como agora oyredes:

18E aquel rey Abén Huc era omne que reçelaua de acometer grandes fechos, porque quando los acometía, era vençido e se fallaua mal; por esta razón, commoquier que a él dixieron que el rey don Fernando tenía poca gente consigo, e non lo pudo creer, ca tenía que tal ome commo era el rey don Fernando e tan poderoso, que [non] vernía allý con poca gente. Et Abén Huc fiáuase muncho de Lorenço Suares e coydaua que porque él quería mal al rey don Fernando, que avería querella d’él, e por esta razón llamóle e díxole:

—Lorençio, ¿qué me consejas que faga sobre tal fecho que quiero fazer?

19Et Lorençio le dixo:

—Señor, pues me demandades consejo, dexatme a mí yr con tres omes de cauallo de christianos que yo leuaré comigo; e yré de noche a la hueste del rey e llegaré a la su tienda muy encobiertamente, que ninguno non me verá nin me conoscerá. E dessý tornaré a vós con todo lo cierto que vos vayades 154v°b a cossa çierta. Mas prometetme que non mouades de aquí vós nin vuestra gente.

20E d’este consejo fue muy pagado Abén Huc, e otorgógelo de lo fazer assý.

21E don Lorenço fuese para la hueste del rey don Fernando con aquellos tres caualleros suyos. E quando llegó a los vissos altos que son allende la puente, descendió con vno de aquéllos que leuaua, e los otros e las bestias dexólos allý e mandólos que los esperasen allý en aquel logar. E entró a la hueste, que ninguno non fizo pesar fasta que llegó a la tienda del rey. E quando llegó çerca de la tienda del rey, falló vn montero que velaua e díxole:

—Amigo, llámame vn omne d’éssos del rey e dezidle que está aquí vn ome que lo quiere ver a grant priessa.

22Et el montero entró a la tienda onde yazía el rey e llamó a Martín de Otilla, e leuantósse e salió a él. E don Lorenço, commo lo vio, díxole cómmo quería fablar con él, e apartólo a vna torre e díxole:

—¿Non me conoçedes? yo ssó Lorenço Suárez. E entrat al rey e dezid cómmo estó aquí e que quiero fablar con él; e que non me atreuí de entrar a él menos de su mandado.

23E Martín d’Otilla entró al rey e despertólo e díxogelo. Et el rey mandó que entrasse. E quando entró ant’él, díxole:

—¿Qué quieres, Lorençio Suárez? ¿Cómmo osastes 155r°a venir ante mí?

24Et él díxole:

—Señor, vós me echastes a tierra de moros por mi mal, e aquel mal tornóse en bien para vós e para mí.

25E dessý contóle toda la manera por que allý era venido. E el rey gradeciógelo muncho, e dessý díxole:

—¿Qué me consejades que fagamos?

26E don Lorençio respondió:

—El mi consejo es éste: que estedes quedo en este logar en que estades e punat [en] guardar vuestra hueste mejor de quanto se guarda. E sabet [que] gente tenedes en el Exerquia, e sy fuere tanta que fincando el lugar en recabdo, lo demás mandat que se venga para vós, e yo tornaréme para Abén Huc, e punaré de desbaratarle las nueuas que.l’ dixieron por que derrame su gente. E de dos cossas faré: la vna, o partiré el vuestro daño que él quiere fazer, o sy aquello non podiere fazer, prométouos que con el mi cuerpo e con quantos christianos tengo con Abén Huc, que luego me venga para vós; e qualquier d’éstas que pueda acabar, de aquí al día de cras por noche a tal ora commo ésta, avredes aquí mi carta e mi mandado con este escudero.

27E el rey gradecióle muncho lo que dezía e perdonóle e reçebióle por su vasallo. E yéndose don Lorenço Suárez, tornóse para el rey e díxole:

—Señor, vengo a uós por vna cossa que se me oluidó de dezir. Vós, señor, mandat fazer vnas tres noches o quatro muy grandes 155r°b fuegos aquí en vuestra hueste, porque sy Abén Huc diere algunos veedores que vengan de noche ver la hueste, que por los fuegos que ý verán entenderán que es la vuestra hueste muy mayor de lo que es.

28E el rey dixo que lo faría. E don Lorenço fuesse. E desque llegó allí onde estauan las bestias, cavalgó e andido toda la noche, e amaneçiól’ en Castro. E dende fuesse para Éçija, e llegó ý al primer sueño. E dessý fuesse para Abén Huc e Abén Huc le dixo:

—¿Qué has visto, Lorenço Suárez?

29E él dixo:

—Señor, yo non vos lo osso dezir, porque he miedo que non me lo creededes. Mas enbiat ý quien lo vea, e fallarán ý al rey don Fernando con muy grant gente e muy buena, e más aýna fuera yo convusco, synon que me detuue allá por tal de me venir para vós con lo çierto.

30E Abén Huc le dixo:

—¿Qué me consejades que faga?

31Él díxole:

—Non me cae a mí, señor, de consejarvos, mas heuos de seruir e conplir vuestro mandado, et mandatme lo que faga.

  • 35  G : « Et otro día mañana ».

32Et otro de mañana (sic)35, llegaron ý dos moros a cauallo del rey de Valençia, con quien enbiaua dezir a Abén Huc de cómmo sopiesse por çierto que el rey don Jaymes de Aragón venía con todo su poder para Valençia e que le enbiaua rogar que le acorriesse. E Abén Huc, quando vio estas cartas, llamó sus alguaziles [e] a don Lorenço Suárez con ellos e demandóles consejo. E 155v°a el consejo que le dieron fue éste: que commoquier que los christianos avían ganado el Exerquia de Córdoua, que la villa non la podrían ganar nin tomar tan aýna, e que fuese lidiar con el rey de Aragón; e si lo vençiese, que podría después acorrer a Córdoua, e aquel tiempo que sería amenguada la hueste del rey don Fernando e que lo avría de mejor mercado con él. E este consejo tuvo por bueno Abén Huc. E movió luego con toda su hueste, e fue derechamente para Almaría, por tal de mouer sus navíos que ý tenía, para leuarlos por guarda al puerto de Valençia.

  • 36  G : « su criado ».
  • 37  G : « Abén Rramín ».

33E él estando en Almaría, vn moro su priuado36, que avía nonbre Abén Arramí37, conbidólo e enbeodólo e afogólo en vna pilla de agua que estaua en su cassa. E desque las huestes que leuaua Abén Huc sopieron cómmo era muerto, derramaron cada vno a su parte para sus lugares; e don Lorenço Suárez tornóse para el rey don Fernando con quantos christianos tenía consigo. E gradeçióle muncho el rey el seruiçio que le feziera.

34E vós deuedes de saber que pues que Abén Huc fue muerto, fue el señorío de aquend el mar partido en munchas partes e non ovieron ý vn rey señalado sobre sý commo fasta allý ovieron. E assý quisso Dios guardar al rey don Fernando, por que él conpliesse e acabasse el seruicio de Dios que avía 155v°b començado.

  • 38  G : add. « mouieron la pleytesía. E de allí adelante, tan bien de Castilla commo de León ».
  • 39  G : « caualleros ».
  • 40  G : « e al cabo quexados los de la çibdat por lides e por conbatimientos a los moradores de la çib (...)

35Et en aquel tienpo vino el rey don Jaymes de Aragón a çercar a Valençia, segunt oyredes dezir en la su estoria. E el rey don Fernando, yaziendo en la çerca de Córdoua, fuesse llegando cada día su gente que venía de cada parte. Et los moros, deque sopieron que Abén Huc era muerto e que el señorío era partido en munchas partes, tomaron ende grand pessar e ovieron ende grand quebranto en sus corazones; e otrossý vieron cómo la gente del rey don Fernando creçía todauía e su fecho yva adelante38, e cada día le venían muy grandes gentes de cavallo39 e de omes de pie de los fijosdalgo e de los comunes de las çibdades. E fue çercada Córdoua muy fuertemente con agrauiamiento de los de la çibdat; e al cabo çercados e quexados los de la çibdat por lides e por quebrantamientos que les fazían40, e vençidos por fanbres e por menguas de viandas, e maguer que non quisieron, dieron por fuerça al rey don Fernando la çibdat. E los aláraues que yazían ençerrados en la çibdat salieron con sus cuerpos saluos a vida e non leuaron más.

  • 41  G : « patriçia ».
  • 42  G : add. « e con la iglesia e la fe del Rey del çielo que entraua allý aquella ora con el rey don (...)

36E en la fiesta de los apóstoles sant Pedro e sant Pablo, la çibdat de Córdoua fue de los christianos, a que la estoria llama ronçia41 de las otras çibdades, e ésta es padro-156r°a na e enxienplo de los otros pueblos del Andaluzía. E fue aquel día alinpiada de las suçiedades de Mahomat e fue dada al rey don Fernando e entregado d’ella; e mandó luego poner la cruz en la mayor torre, donde el nonbre del falso Mahomat solía ser llamado e alabado, e començaron luego los christianos con gozo e con alegría a llamar: «¡Dios ayuda!». Et el rey mandó poner la su seña real çerca la cruz del Nuestro Señor Dios. Et començaron luego boz de alegría e de gozo a ssonar e a ser oýdo en las tiendas de los justos, esto es de los fieles de Christo, e aquellas bozes fazían los obispos con toda la clerezía cantado e deziendo «Te Deum laudamus» con el muy noble rey don Fernando e con ellos42.

37Agora la estoria va contando las nobles conquistas del rey don Fernando, otrossý cuenta de las obras de piedat que este rey don Fernando fizo.

3. Este noble rey don Fernando

  • 43  G : « Almançor ».

38Este noble rey don Fernando, pues que ovo ganada la çibdat de Córdoua, penssó en cómmo la mejorase, e començó luego en la yglesia, e rrefízola e adobóla, e heredóla. E falló ý las canpanas de la yglesia de Santiago, apóstol de Galizia, que troxiera ý el Almoçorre43 quando entró allá, e las traxo ende por desonrra 156r°b de los christianos e pússolas en la mezquita de Córdoua, e ý estudieron fasta esta conquista que el rey don Fernando fizo en la çibdat de Córdoua.

  • 44  G : « fabla ende aquí la estoria más conplidamente ».
  • 45  G : « con ».

39E todas estas cossas que auemos dichas aquí en pocas palabras, fabla ende la estoria44. Et dessý el rey don Fernando, assý apoderado de la çibdat de Córdoua e de la mezquita que él fizo e es agora yglesia, estonçe el onrrado don Johan, obispo de Osma e chançeller del palacio, de45 don Gonçalo, obispo de Cuenca, et don Domingo, obispo de Baeça, e don Adán, obispo de Palencia, e don Sancho, obispo de Coria, entraron en essa ora en la mezquita de Córdoua, que sobrauaua e vençía de affeyte e de grandeza a todas las otras mezquitas de los aláraues, porque el onrrado don Johan, obispo de Osma, tenía estonçe las veçes de don Rodrigo, arçobispo de Toledo, ca este arçobispo don Rodrigo era essa ora en la corte de Roma.

40Et este obispo don Johan, con los otros obispos dichos, echaron fuera las suçiedades de Mahomat e çercaron toda en derredor aquella mesclita, esparçiendo agua bendicta por ella commo deuían, e otras cossas eñadiendo aý aquel derecho que la santa Yglesia manda, restaurándola d’esta guissa, e restaurarla es tanto commo cobrarla a seruiçio de Dios. Et aquel obispo don Johan, en boz del arçobispo de Toledo, fizo 156v°a aquel alinpiamiento enantes con los otros obispos; tornó aquella mesquita de Córdoua en iglesia e alçó ý altar a onrra de la bienaventurada Uirgen santa María madre Dios, e cantó ý missa altamente commo de alta fiesta e muncho honrrada, e sermonó ý segunt el saber que él avié e la graçia de Dios le posiera en los sus labros. Et de guissa los pagó a todos los fieles e los assolazó los corazones que todos se tovieron por guaridos e fezieron ý sus oraçiones muy de coraçón, e ofrecieron sus offrendas muy grandes e muy buenas, cada vno segunt se treuié.

41E después de aquello, don Rodrigo, arçobispo de Toledo, primado de las Españas, llegó de corte de Rroma, e consagró el primero obispo d’esta conquista a maestre Lope de Fitero de Rýo Pisuerga. E después de aquello, el rey don Fernando dio rentas çiertas a los de la yglesia de Córdoua e el solaz d’ella; e la plaçentería era tal que luego que las gentes oyeron el pregón d’esta çibdat, venieron de todas las partes de España pobladores a morar e a poblar en ella, et venieron allý commo a bodas de rey; e tantos eran los que allý venían que falleçían cassas a los pobladores, que más eran los pobladores que non las cassas de las conpañas.

  • 46  G : « Almançor ».
  • 47  G : add. « en lugar de lánparas ».
  • 48  G : « e alabáuanse en sus santos e alabauan al rey don Ferrando ».

42Otrossý que dixiemos de Santiago de Galiçia, que traxiera Almoçorre46 las canpanas a Córdoua por 156v°b desonrra de los christianos, e estudieron ý en la mezquita de Córdoua, e seruieran ý47, et el rey don Fernando, que fazía las otras nobleças, fizo estonçe tornar aquellas canpanas mismas e leuarlas a Santiago de Galizia. E la yglesia de Santiago, reuestida d’ellas, fue muy alegre. E juntaron otras esquilas que sonauan muy bien, e los romeros que venían e las oýan e sabían la rezón d’ellas, alabauan por ende en sus voluntades a Dios a las sus santidades, tan grande alegría que avían ende, e alabauan ende al rey don Fernando48, e bendeziénlo, e rogauan todos a Dios por él que le diesse vida e le mantoviesse.

  • 49  G : « graçias ».
  • 50  G : « que nunca fue gastadero de regno et que sienpre ovo virtudes ».

43E la çibdat de Córdoua, afortalada de moradores e de omes de armas e puesta en recabdo de cómmo se mantouiesse, el rey don Fernando tornósse bienandante e onrrado a Toledo, a la noble reyna dona Beringuella, que ý era e lo atendía. Et essa noble reyna doña Beringuella fue muy alegre por ello que su fijo el rey don Fernando avía conquerido la çibdat de Córdoua, assý commo ella pensaua de su fijo el rey, por consejo e por ayuda de quantas cossas ella auía que a él conpliesse, assý que maguer que ella estaua lueñe, fizo sus guerras49 muchas e grandes a Dios, con munchas alegres bendiciones, e alabando 157r°a muncho el su nonbre por aquella antigüedat destajada en christianos por mengua de los prínçipes, e era cobrada España por la su sabiduría d’ella e por la acuçia de su fijo el rey [don] Fernando; ca esta noble reyna doña Beringuella, assý commo cuenta la estoria, assý endereçó e guió a este fijo don Fernando en buenas costunbres e en buenas obras syempre, que los sus buenos enseñamientos e las sus buenas acuzias que ella enseñó, dulces commo miel, segunt dize la estoria, non cessaron nin quedaron de correr siempre el coraçón a este rey don Fernando, e con tantas palabras llenas de virtudes le dio su leche, e dessý, maguera que el rey don Fernando era ya varón fecho e formado en su fortaleça conplida, e su madre la reyna doña Beringuella non quedaua de dezirle e enseñarlo acuziadamente las cossas que plazía a Dios e a los omes —e lo tenían todos por bien— e nunca le mostró las costunbres nin las cossas que pertenecían a las mugieres, más lo fazía a grandeza de corazón e a grandes fechos; ca esta noble reyna, con tamaña acuçia guardó a este fijo sienpre e le metió en el coraçón fechos de piadat e obras de omne varón, mançebo e niño, e todo linage de omes. E esta noble reyna que mesuraua las cossas deante e las veýa, e seguía las buenas 157r°b obras de su padre don Alfonso, rey de Castilla, que nunca fue desgastadero del reyno e que sienpre ovo tutores50, e las obras d’él siempre fueron con Dios, e por este merecimiento que ovo en ella se marauillaron d’ella los moros de nuestros tiempos, ca non vino ý fembra que la semejasse. E por ende dize la estoria que roguemos a Dios por ella que la guarde por luengos tienpos e le dé a uer las cossas que han de venir que le plega, e sea abondada de fechos de bien fasta que ella dé el bienaventurado spíritu al su Redemidor, cuyo es.

44Agora dexa la estoria aquí las otras razones e fabla en cassamiento del rey don Fernando.

4. Cuenta la estoria, commo avemos contado, vna grand pieza de los nobles e grandes fechos

45Cuenta la estoria, commo avemos contado, vna grand pieza de los nobles e grandes fechos d’este muy noble rey don Fernando de Castilla e de León, pues que la reyna doña Beatriz finó muy noble, commo avemos dicho, cuenta la estoria cómmo este rey don Fernando —por andar por otras costunbres, ca le non convenía a tan alto e tan noble príncipe commo él— e de cómmo cassó, diziendo assý el arçobispo don Rodrigo de Toledo:

46Por que el grant entendimiento del rey don Fernando non menguasse de su nobleza nin ualiesse menos por andar en agenos desconuenientes 157v°a ayuntamientos de mugieres, et la noble reyna doña Beringuella, su madre, ouo a corazón de buscarle con quien casasse. E católe vna noble donçella de grant linage con quien cassase, sobrina del muy noble don Luys de Francia, fijo que fue de don Ximón, el noble conde de Pontes; e de la otra parte, doña María, mugier d’este conde don Ximón; e la donçella avía nonbre doña Johana. E esta reyna doña Beringuella guissó cómmo la diessen al noble rey don Fernando, su fijo, e cassasen en vno; e fue ella mugier lynda, e este cassamiento del rey don Fernando de Castilla e de León e de la reyna doña Johana, su mugier la segunda, fue fecho, assý commo cuenta el arçobispo don Rodrigo, en la era de mill e dozientos e treynta e ocho años. Et la dicha doña Johana, recebida del rey don Fernando a la costunbre de los reys e fechas sus bodas onrradas, fue ella alçada del rey don Fernando en la alteza de dignidat reyna ante toda la corte, e otorgándolo todos.

  • 51  G : « conplida ».

47Cuenta la estoria del arçobispo que esta reyna era grande e fermosa más que las otras dueñas, e tenprada51 en todas buenas costunbres, e por tal se prouó ant’el rey don Fernando, su marido, e ante la vista de los omes bonos por conplida en sus buenas costunbres e ser amada a todos. E fizo en ella primero el rey 157v°b don Fernando vn fijo que le dixieron don Fernando, e por sobrenonbre le llamauan Fernán Portiz; et vna fija que dixieron doña Leonor, mugier del muy noble rey don Alfonso, el que venció la batalla de Húbeda; e aùn después fizo el rey don Fernando otro fijo en ella, que dixieron don Luys.

48Et enpos esto, el muy noble don Fernando tornó a Córdoua con sus fijos que començauan estonçes a ser mançebos e auían sabor de salyr e de cometer grandes fechos, commo su padre el rey don Fernando, e commo fezieron sus avuelos los reys; e yvan e corrían tierra de moros a todas partes, e quemaron e robaron e fezieron quanto quesieron. Et dessý cató su villa e basteçióla de todo lo que.l’ era menester, e fortaliçióla más, e dessí tornáronse alegres e bienandantes para la tierra.

  • 52  G : « por rey e por señor ».

49E en su tornada dieron los moros al rey vnos castillos que estauan maltrechos e commo yermos por correduras e mortandades que los christianos avían fecho en los moros que morauan en ellos, et esto era ya luengo tiempo; e los moros que morauan ý, viendo cerca el poder de los christianos e que ellos non podían allý fincar a menos de perder quanto avían e los cuerpos, e con todo esto, queriéndose ellos fincar en sus tierras e en sus lugares, diéronse al rey don Fernando por beuir en paz e ser anparados. Et fezieron sus pletesías con él de los tributos e de los pechos que le diesen cada año, et 158r°a reçebiéronlo por señor52 e él a ellos por vassallos, e todo esto ante los ynfantes, e otorgándolo todo el ynfante don Alfonso. E estonçe dieron allý al rey don Fernando çibdades e castillos, e basteçió él de christianos todas las fortaleças, assý commo dixiemos que feziera en las otras conquistas fechas ante d’ésta. E el rey don Fernando reçebió de los aláraues sus tributos e sus pechos bien conplidos e bien parados. Et por que sean sabidos las villas e los castillos e los logares que se estonçe allý dieron de nuevo, ponemos aquí los nonbres d’ellos: Écija, e Almodóuar, e Estepa, Sietefilia, e munchos otros lugares mejores cuyos nonbres dexamos aquí de contar. Aquí se acaba la estoria de los reys e de los sus fechos de fasta aquí.

5. Dize el arçobispo don Rodrigo de Toledo

  • 53  G : « que esta estoria conpuso en latín, e acabándola espidióse d’ella, et en cabo ».
  • 54  G : « mas es de saber aquí que toda carrne se diz en esta manera ».

50Dize el arçobispo don Rodrigo de Toledo e primado de la Españas, que esta estoria conpuso en latín acabándola, e en cabo53: «Esta obra pequeña, conpúsela yo assý commo supe e pude, e fue acabado en el año de la encarnaçión del Señor, quando andaua en mill e CCXLIII años, andados XXVI años del reynado del rey don Fernando, e acabéla en la quinta feria, esto en el jueues d’esta semaña, vn día antes de las kalendas de 158r°b abril, e fue en el postrimero día de março, andado el nuestro arçobispado en treynta e tres años, en la era octauiana Céssar Augusto en mill e CCLXXXI anos, e vagaua estonçe la silla apostolical vn año avía e ocho messes e diez días, e Gregorio el IX° papa entrando a la carrera de toda la carne, e esto es que toda alma, por fuerça de la natura que en carne biua que el Nuestro Señor Dios le pusso ha de yr a la muerte, e por ende, don Gregorio el IX°, entrada la carrera de toda carne fasta que era muerto; mas es a quien toda carne se diz en esta manera54, por el ome solo o por la mugier en alma que vaya a esta carrera de muerte de toda carne e después d’esto, qual mereçiere. E fasta aquí dixe en esta estoria que fasta aquí alcançé, e de aquí adelante, díganla los que venieren de las cossas que acaeçieren en pos éstas que nós dixiemos».

6. Diziendo de la estoria de las cossas passadas

  • 55  G : « poderes ».
  • 56  G : « e departiéndolo todo en cuenta de sus corónicas se espide en este lugar de la estoria, mas p (...)
  • 57  G : « commo dicho es, tomad ».

51Diziendo de la estoria de las cossas passadas e corónicas de los fechos de los reys de España e de las sus vidas, la qual el arçobispo de Toledo, primado de las Españas, en logar d’este cuento dexa e se expide d’ella, e por que se cunpla fasta acabados los fechos e la vida d’este rey don Fernando, en cuya razón el dicho arçobispo dexa la estoria, dize el que la sigue assý: «Commoquier que este arçobispo don Rodrigo fabla muncho de 158v°a los fechos de los reys e de las sus vidas, e quáles fueron e cómmo acabaron e vsaron de sus padres55, departiéndolo todo en cuenta de las sus corónicas, por que la razón56 de los sus fechos d’este rey don Fernando de Castilla se cunpla, segunt los sus fechos todos fueron fasta acabamiento de la su vida, commo dicho es tomado57 en este lugar el seguimiento d’esta razón, va aùn contando la estoria a cabo adelante, departiéndola segunt las razones se seguirán», e coménçala en el lugar do queda.

7. Manera es de los estudiadores

  • 58  G : « si les vino a punto de fallar en aquella misma razón alguna mengua ».
  • 59  G : « escatimar ».
  • 60  G : « do el arçobispo en rrazón d’esta torrnada dexa la estoria ».
  • 61  G : « más por las razones ».

52Manera es de los estudiadores e de quantos començadores de razones de grandes fechos estorialmente quisieron departir, de emendar sienpre en las razones passadas —que fallaron de aquéllos que ante ellos dixieron, si les vino mengua a punto de fablar en aquella misma razón alguna mengua58— e de estimar59 lo que en las dichas razones fue menguado e conplirlo, he por[que] el dicho arçobispo non departió en la estoria por quál razón el rey don Fernando atán arrebatadamente tornó a la frontera, do el arçobispo en razón d’essa tornada por que dexa la estoria60 —que fue la primera vez que el rey don Fernando, después que ovo tomado a Córdoua, fue tornado a Castilla, e cassado con doña Johana, e tornó a Córdoua e fue a essa frontera— quiérelo la estoria aquí contar, por yr derecho e ygualmente 158v°b más las razones61, e por contar quáles ayudas ý el rey don Fernando d’essa vez perdió por aquel camino a él yr por sý. E de cómmo fue, queremos de aquí adelante yr contando d’esto e de todos los otros fechos.

8. Cuenta la estoria esto que se sigue

  • 62  G : « Cuenta el que la razón d’esta estoria de aquí adelante sigue ».

53Cuenta la estoria esto que se sigue62, que esse rey don Fernando —de que el arçobispo don Rodrigo de suso en la estoria ha contado e de que la estoria otrossý de aquí adelante contará— andando por sus villas e por sus çibdades e andando por Castilla e por León endereçándolos e parándolos bien, que se fue veniendo su passo contra Toledo. Et él estando en Toledo, oyó nuevas de Córdoua en cómmo estauan coytados de fanbre e que soffrían muy grand lazería. Et el rey tomó ende muy grand pessar, et sacó ý luego su manlieua e enbiólos luego XXV mill maravedís e otros tantos a los castillos de allá de la frontera, que los partiessen entr’ellos, segunt fuesse la retenençia de cada castillo. E dessý tornósse para Castilla.

9. Estando el rey don Fernando en Valladolit

  • 63  G : «  e a los castillos de allá enbió ».

54Estando el rey don Fernando en Valladolit con su madre la noble reyna doña Beringuella e con su mugier la reyna doña Johana, folgando e aviendo plazer con ellas, de que él muncho amado era —e esto fue a poco tienpo después que primero acorrió a Córdoua e a los castillos 159r°a de allá63— ovo ý nuevas otrossý de Córdoua en cómmo estaua en grand affruenta de fambre, e esto fue en la semana de Ramos. E et el rey se metió luego al camino e fuesse para Toledo, e sacó ý su manlieua muy grande, et enbió d’esta vez a don Áluar Pérez de Castro con grande acorro apriessa; e éste embió él en su lugar, e por éste mismo fazían commo por él, e aquello mismo se paraua que el rey en los fechos e en todas las cossas que menester eran. Et éste acorrió a muy buen tienpo e basteçió los castillos e las fortaleças, e fizo ý caualgadas e corrió a tierra de moros, e fizo munchos bienes.

10. Don Áluar Pérez tenía a Martos

  • 64  G : « Abén Lahimar ».

55Don Áluar Pérez tenía a Martos, e dexaron ý la condessa su mugier a don Tello, su sobrino, con XL[V] caualleros de sus vassallos, e él fuesse para el rey don Fernando a Toledo, para meter recua a la frontera, que estauan muy lazerados de fanbre. Et Abén Alhamar64, rey de Arjona, porque dende era natural, e después fue rey de Granada, vino con poder e cercó a la condessa en Martos e començóla de conbatir muy de rezio. E ovieran de entrar la peña; et esto podiera él fazer de ligero, saluo ende el poder de Dios que salua e acorre e defiende a sus creyentes, ca non estauan ý estonçes omnes que la deffender podiesen, ca eran 159r°b ydos con don Tello en cavalgada a tierra de moros; que a esse tienpo non avía en Martos la fortaleça que agora ý ha.

  • 65  G : add. « e que se parasen ».
  • 66  G : « acorridas ».

56Et la condessa mandó [a] sus dueñas que se destocasen65 en cabellos e que tomasen armas en las manos, e que se parasen en el andamio; e ellas feziéronlo anssý. Et d’esto fue mandado a don Tello, do era ydo en su cavalgada con aquellos XLV caualleros, e vino con ellos para Martos quanto más pudo. E quando fueron ý çerca e vieron tan grand poder de moros en derredor de la peña, e cómmo estaua conbatiendo tan de rezio, fueron en grand coyta e ovieron grand pessar, porque ellos non estauan dentro para deffenderla. Et esto non deue ninguno demandar, que ovieron muy grand miedo: lo vno porque se perdería la peña aquel día, porque era llaue de toda essa tierra; lo ál porque yazía ý dentro la condessa su señora, e que la leuarían catiua los moros a ella e a las dueñas que ý eran con ella. Et porque veýan que de ninguna parte non podían ser acorridos66 que ante non fuesse la peña perdida e ellas captiuas, nin ellos non podrían entrar dentro para las acorrer synon sy entrassen por medio de los moros, en tal guissa estaua çercada de grand gente de moros, e [non] ossauan acometer de se meter en tan grand peligro. Et ellos estando en esto con este reçelo, díxoles vn cauallero de don Áluar Pérez que era su vassallo, que dezían Diego Pérez de Vargas, 159v°a el que ganara el sobrenonbre de Machuca en la de Xérez:

  • 67  G : « non puede ».
  • 68  G : « E qualesquier de nós que a la peña pueden sobir, poderla han defender ».
  • 69  G : « pararé ».
  • 70  G : « nos ».
  • 71  G : « venirnos ha con grand onrra ».
  • 72  G : « sernos ».
  • 73  G : « onrrada ».

—Caualleros, ¿qué es lo que coydades? Fagamos de nós tropel e metámosnos por medio d’estos moros, e prouemos sy podremos passar por medio d’ellos e acorrer a la peña e a nuestra señora. E bien fýo por Dios que lo acabaremos, ca si lo acometemos, non pude (sic)67 ser que alguno de nós non passe de la otra parte. E qualesquier de nós que a la peña puedan salirla deffender68, e non la podrán entrar los moros; e los que non podiéremos passar ý morremos, e saluaremos nuestras almas e yremos a la glorya del paraýso, e conpliremos nuestro deudo aquello que todo cauallero fijodalgo deue conplir, e esto es: de fazer derecho e perder miedo allý donde lo deue perder; que sy estamos sin más ý fazer, perderse a la peña de Martos, que es llaue de toda esta tierra, onde ha esperança el rey don Fernando e los christianos que por ella ganarán la tierra que los moros tienen, e de otra parte leuarán la condessa nuestra señora, mugier de nuestro señor cuyos vassallos nós somos, e a las dueñas fijasdalgo que con ella son captiuas: et sernos ha grant quebranto e dessonrra grande, e seremos por ello dessonrados e menospreçiados. E de lo mío vos diré que enante querría ý moryr luego a la ora aquí, a manos d’estos moros, que non que la lieuen captiua e que se pierda la peña de Martos; e yo nunca 159v°b me parase69 ant’el rey don Fernando nin ante Áluar Pérez con esta vergüença. E quiérome yr meter entre aquellos moros e faré aý todo mi poder fasta que muera. Et todos sodes caualleros fijosdalgo e deuedes saber lo que auedes a ffazer en tal fecho commo éste, ca non biuiremos para siempre, e a morir auemos, e de la muerte ninguno de nós non se puede escusar agora o después, ¿por qué auemos d’ella atán grant miedo? Et sy agora vos70 alcançare la muerte, venirvos ha grant onrra71 e con tenprada saçón, e seruos72 ha onrra73 e con buena fama, faziendo derecho e lealtat, lo que todo omne bueno deue fazer. Et pues tan poca es la vida d’este mundo, por miedo de la muerte non deuemos dexar perder tan noble cossa commo es la peña de Martos, e que sea captiua nuestra señora la condessa e las dueñas. Et sy vós a esto acordades, sy non, de todos me expido, e quiero yr conplir lo que dixe e conplir mi derecho fasta en la muerte.

57Et a don Tello plogo muncho d’esto que Diego Pérez Machuca dixo, e díxole:

  • 74  G : add. « e ».

—Diego Pérez, vós dixistes e fablastes a mi voluntat, e dixiestes commo buen cauallero. E gradézcovos muncho quanto en esta razón avedes fablado. E los que lo assý quesiéredes fazer commo vós dixiestes, farán su derecho e lo que deuen, assý commo buenos caualleros74 fijosdalgo; e sy non, yo e vós, Diego Pérez Machuca, fagamos nuestro poder fasta que muramos, e non veamos 160r°a tamaño pessar de la peña e de la condessa nuestra señora.

  • 75  Absence de signe d’abréviation sur le n.

58E en [esto] se acordaron aquellos XLV caualleros. E quando vieron que don Tello e Diego Pérez Machuca se acordaron en vno e se querían amos meter al peligro, fezieron dessý todos vn tropel e acordaron que non toviesen ojo por ál sinon por derronper por los moros fasta la puerta del castillo. E metiéronse por medio de la hueste de los moros e derronpieron por medio d’ellos. E el primero que acometió e abrió la carrera a los otros e el que antes subió a la peña arriba fue Diego Pérez Machuca. Et morieron ý de aquéllos XXXV caualleros los que destajaron los moros que non podieron passar; e los otros passaron e subieron la peña arriba, e entraron en el castillo. E quando el rey de Arjona esto vio cómmo aquellos caualleros se metieron a tan grand peligro por acorrer al castillo e eran ya susso en la peña75, sopo cómmo eran buenos caualleros e que ge lo querían defender, pues que eran ya susso en la peña, e entendió que non serýa más su pro de allý estar, e desçercaron a Martos, e fuesse dende d’esta guisa que avedes oýdo; e fue acorrida la condesa e la peña de Martos, que se non perdieron aquel día por esfuerço de aquel cauallero Diego Pérez Machuca. Et diçen algunos alguna blasfemia, que non es cossa que deua omne creer, por vnas señales que están a la subida de la peña: que el cauallo de Diego Pérez Machuca las fizo ý aquel día. 160r°b

11. Dende a la otra tenporada, syendo el rey don Fernando en Ayllón

  • 76  G : om. [muy apressuradamente].
  • 77  Absence de signe d’abréviation sur le n.

59Dende a la otra tenporada, syendo el rey don Fernando en Ayllón —esto fue a la sazón que el sol escureçió— et llegó ý don Áluar Pérez que venía de la frontera. E ésta fue la vez postrimera que don Áluar Pérez entró en Castilla, e nunca más passó al puerto. E el rey don Fernando pensólo de guisar muy bien luego e diole otrossý muy grand auer para essos pobladores de Córdoua mantener e assosegar, e para partir para los castillos, e fízolo luego tornar muy apressuradamente76. E él non se detuvo nin punto, ante se començó de tornar muy apresuradamente, commo aquél que entendía bien la mengua que allá fazía e que avía muy grand talante de seruir a su señor77, ca le mandara el rey que non se partiesse de Córdoua nin se alongasse muncho, e que ge la guardase muy bien. E commoquier que Tello Alfonso ý estaua e que lo dexara ý el rey quando la tomara, don Áluar Pérez avía el poder todo de la tenençia, e él la tenía por el rey desde la primera vez que lo el rey allá enbiara, e por él fazían en todos los otros lugares, assí commo por el cuerpo del rey.

  • 78  G : « e tortiçiera en judgamiento de convaliente e esforçante de las vidas ».

60Et don Áluar Pérez, entrando por su camino e partido del rey e llegando a Toledo, salió dende e llegó a Orgaz. E la muerte que a munchos es aduerssa e descomunal, e torciera el juzgamiento del convaliente esforçante de las vidas78, diole salto en aquel logar 160v°a e non quisso que él más de allý adelante passase nin le dio espaçio, e matólo ý sin semejança de muy grant dolençia auer. Et en todos bienes e en todas las bondades era varón conplido e acabado don Áluar Pérez; quando él en Córdoua estaua o en qualquier parte de la frontera, seguro estaua el rey de quanto tenía allá.

  • 79  G : om. [muy noble cauallero e].
  • 80  G : add. « omnes ».

61Otrossý a essa sazón poco tienpo ante, estando el rey en Toledo, vínole mandado cómmo era muerto don Lope Díaz de Haro, de que él ovo muy grant pessar e se sentió por muy quebrantado d’él, ca era muy noble cauallero79 e de los nobles e más altos80 del reyno e de que él era muy seruido. Mas quando el rey don Fernando de la muerte de don Áluar Pérez oyó, dobláronsele los pesares e non podría omne dezir qué tan grande fue el pessar que ende ouo nin quánto se ende sentió, nin qué tan grande mengua le fazían.

12. Quando el rey don Fernando oyó que don Áluar Peres era muerto

  • 81  G : om. [la muerte nin]..
  • 82  G : add. « e ésta fue la razón por que este rey don Ferrando d’esta vez, segunt dicho es, ouo a yr (...)

62Quando el rey don Fernando oyó que don Áluar Peres era muerto, ovo ý mostrado gran pessar, et non teniendo en poco la muerte nin81 la mengua que don Áluar Pérez fazía en la frontera de la grand guarda que ý por él avía, salió luego muy apresuradamente de Burgos e metióse al camino, e fuesse para Córdoua quanto pudo. Ésta fue la primera vez que el rey don Fernando fue a Córdoua, después que la ovo ganada, 160v°b en el qual lugar de la razón d’essa yda, el dicho arçobispo de Toledo se partió d’ella, e esto d’estas razones sobredichas deuiera ser contado en la estoria del dicho arçobispo e non lo fue82; e esto convino a ser por la muerte de don Áluar Pérez, reçelando el daño que por aventura podría venir. Et desde aquí sygamos la otra razón de los sus fechos d’este rey, segunt la estoria nos guiará cabo adelante por ella.

13. Passadas todas las razones de las cossas que acaeçieron en los fechos d’este rey don Fernando

  • 83  G : « e leyéndola ».

63Passadas todas las razones de las cossas que acaeçieron en los fechos d’este rey don Fernando —de que la estoria cuenta después que la pressión de Córdoua fue, et fue este rey casado con la dicha reyna doña Johana fasta en este lugar que en el cuento de las razones del arçobispo don Rodrigo devieran ser contadas— pues esto dicho, començando en los sus fechos d’este rey don Fernando, lexándola83 cabo adelante, dezimos:

  • 84  G : « partir ».

64Después que este rey don Fernando tornó a la frontera después de la muerte de don Áluar Pérez, fue llegado a Córdoua, segunt departido por las razones dichas, comenzó este rey don Fernando a sesegar e de poblar su villa muy bien e de estar ý de morada fitamente, saluo quando salýa alguna vez en sus caualgadas e en sus conquistas fazer; et fizo munchas 161r°a e buenas d’essa yda, las quales serán dichas por nonbres. Dessý tornóse luego para allá e moró assý d’esta guissa ý aturadamente treze meses, e fizo reparar84 su villa. Et heredó a muchos muy bien, e señaladamente heredó muy bien a aquéllos que la fueron en ganar, a Domingo Moñoz el adalit, et a los otros que la tomaron del arraual del Exerquia que se açertaron, por la qual razón la villa fue ganada.

  • 85  G : « Estepa ».
  • 86  G : « Çafra Pardal, Çafra Mogón, Rucbellar, Monte Aguilar, Tenjexier, Cabra, Osuna, Baena, Castell (...)
  • 87  G : « Cote, Morón, Fornachuelos, e otros castillos ».

65Et el rey don Fernando prisso en essa sazón e d’essa yda vn onrrado moro que era rey e passara de allend el mar por mandar el Andaluzía; mas non se le guissó al moro commo él quisiera e lo cuydara él acabar. Otrossý ganó d’esta vez estos lugares que aquí son nonbrados, de los quales dieron por pletesías, quatro lugares señalados d’éstos, segunt se nonbran en la estoria del arçobispo don Rodrigo, que fueron d’esta conquista, et son éstos: Écija, Espeta85, e Almodóuar, e Sietefilia, Santaella, e Moratilla, Fornachuelos, Mirabel, Fuentecomel, Zafra Pardal, Mongerrute, Villarmonte, Aguilar, Tenixexier, Cabra, Osma, Castellar86, Marchena, Cueros, Luque, Porcuna, Cote, e otros lugares87 que aquí non sabemos los nonbres, que se dieron a este rey don Fernando e que ganó d’essa yda.

  • 88  G : « que non osaua salir vno fuera de la villa nin otro entrar ».

66Et la razón por que se dio Morón en tan poco tienpo, syendo tan fuerte castillo e tan bien poblado, vos diremos: vn infançón que era sobrino de Lorenço Suárez, que le dezían Melén Rodríguez Gamaldo, que era buen 161r°b cauallero provado en fecho de armas, ganó vna torre en vn lugar Mergaçamora, a vn quarto de legua de Morón, entre las viñas; e de allý corría a Morón tres veçes en el día fasta la puerta, que non les dexó cossa fuera de la villa de que se ayudar podiessen. Et tomaron d’él atán grand miedo los moros que non ossaua salir fuera de la villa nin entrar dentro88; et quando algún niño lloraua, dezíanle: «¡Cata Mendo!», e non ossaua llorar más. Et tanto les apremió con sus correduras que se dieron por pletessía al rey don Fernando.

67Et assesega<da> e poblada bien su villa e cobrados todos estos castillos e estos lugares sobredichos, e los otros que aquí non son nonbrados, ovo d’ellos dado e partido por las órdenes e por los arçobispados e obispados con quien él partió sus conquistas muy bien, e los enrrequeçió de munchas e de grandes rriquezas e ouo sus vassallos e sus fortaleças e sus logares todos d’essa tierra e frontera, et parados bien e basteçidos e fortaleçidos e puestos en recabdo, conplidos los treçe messes, salió de Córdoua e tornóse para Toledo a la reyna su madre e a ssu mugier, las dichas rreynas doña Beringuella e doña Johana, e fuesse para Burgos.

14. Llegando el rey don Fernando a Burgos

  • 89  G : « pues que él sopo que yua el rey contra él ».
  • 90  G : « e derribó a Briones, e otrosý castillos los que entendió onde le podría venir dapño ».

68Llegando el rey don Fernando a Burgos e estando ý librando sus pletesías con sus ricos omes e con los de la tierra, acaeçió que se ovo a desabenir Diego 161v°a López, señor de Vizcaya, con el rey. E el rey tollióle la tierra que d’él tenía e él fuesse para Vizcaya. E el rey començó de yr en pos él, por que le non fiziese daño en la tierra en yéndose. Et Diego López, tanto que fue en Vizcaya, enbiósse expedir del rey e començóle de correr la tierra e de fazer el mayor daño que pudo. Et el rey, desque lo sopo, movió luego con essa gente que touo e fuese derechamente para onde él estaua, e corrióle toda la tierra. E don Diego estaua en vnas montañas muy altas entre vnas sierras muy esquiuas, e pues sopo que él yua contra él89, non le quisso attender. E él príssole yaquantos caualleros de los suyos, de aquéssos que la tierra le andauan robando, e derribóle buenos castillos90, aquéllos que entendió onde le podría venir daño.

15. El rey don Fernando, desque ovo derrybados estos castillos a don Diego

69El rey don Fernando, desque ovo derrybados estos castillos a don Diego e se ovo a salir de Vizcaya, dexó ý por fronteros a don Alfonso, su fijo, en Medina. E quando [don] Diego sopo cómmo don Alfonso su fijo fincaua allý por frontero, vínose para él e leuólo consigo para Miranda. Et el rey acogiólo, e movieron todos en vno dende e veniéronse para Burgos, e dende adelante a Valladolit. E las reynas, su madre e su mugier, eran ý;  e duraron ý yaquanto folgando todos en vno e veyendo sus cosas. 161v°b E assý ovo acaecer entretanto que él ouo a salir dende, e fue contra Olmedo.

70E Diego López otro día caualgó e comenzó de yr su vía para su tierra. E el rey començó de yr en pos él otrosý, cuydando que le quería fazer en la tierra algún mal. Et desque Diego López se fue acogiendo, el rey tornóse para se guissar e dexó a don Alfonso su fijo por frontero en Bitoria. Et el rey, desque fue guissado, començó de yr contra él para Balmaseda derechamente, e enbió adelante a su fijo don Alfonso. E desque sopo don Diego cómmo el rey don Fernando yva sobr’él d’esta guisa, caualgó luego e vínose para él, e metióse en su merçed; e non fue ý mal acordado, ca todo fue creçemiento de su honrra e escusamiento de su daño. E metióse luego en el camino e tornósse para Burgos, do estauan las reynas. Et ellas consejaron al rey de guissa que le perdonó a don Diego, e tornóle toda la tierra luego ý, e avn eñadióle demás a Alcaraz, que ante non tenía.

16. E ya signada esta contienda del aborrecemiento que don Diego avía tomado

  • 91  G : « Paziguada ».

71E ya signada91 esta contienda del aborrecemiento que don Diego avía tomado, e avenido ya muy bien con el rey don Fernando su señor, segunt su estoria, cuenta a la sazón cómmo el rey don Fernando, estando en Burgos, ovo de acaeçer que adoleçió mal. Por esta razón que la tregua que el rey de Granada avía con él era ya salida, e don 162r°a Áluar Pérez que se solía parar a fecho de essa frontera era ya muerto, e mandó el rey a su fijo don Alfonso que se fuese para allá, e guisólo muy bien, e enbió con él a don Ruy Gonçález Girón.

  • 92  G : « Abén Hudiel ».
  • 93  G : « E él llegando a Alcaraz ».
  • 94  G : « Abén Hul ».

72E el ynfante don Alfonso, siendo en Toledo e queriendo dende salir para la frontera del Andaluzía, llegaron ý mensageros de Abén Budiel92, rey de Murçia, que yvan al rey don Fernando su padre, con pletessýa de Murçia e de todas las otras villas e castillos de su reyno, que se querían dar al rey don Fernando su padre, e meterse en su poder a ssu merçed. Et [el] infante, quando los mensajeros vio e la pletesýa con que yvan, plógole muncho e non les dexó passar más adelante, mas otorgólo por el rey su padre e por sý, e fízoles tornar de allý luego. Et él otrossý fuese luego en pos ellos. E él llegando al alcáçar93, e los mensajeros de Murçia e los otros pletesses de parte de Abén Budiel94 e de toda essa tierra, fueron tornados ý e firmaron allý su pleyto.

  • 95  G : « e fue resçebir el reyno de Murçia ».
  • 96  G : « Vclés ».
  • 97  G : « con que auían de recudir <a> Abén Huel e a los otros señores de Creuiller ».
  • 98  G : « Orihuela ».
  • 99  G : « Aledo ».
  • 100  G : « Rricot ».

73Et don Alfonso movió luego de allý con ellos e fue recebir al rey de Murçia95, e fue con él el maestre don Pay Correa, de la orden de Vnclés96, que le ayudó ý mucho e muy bien en razón de las pletesýas e en grant costa que fizo, faziendo ý muy granado seruicio a él e al rey su padre, e teniendo todavía muy grant costa, e partiendo de su conducho por las fortaleças e con quien lo non tenía, 162r°b fizo muncho bien. E los moros entregaron el alcázar de Murcia al ynfante don Alfonso e apoderáronlo en ella e todo el señorío, e que leuasse las rentas del señorío todas a saluo, fueras ende cossas çiertas con que avían de recudir al (sic) Ben Budiel e a los otros señores de Çeruil97, e de Alicante, e de Elche, e de Orilla98, e de Alhama, e de Alhando99, e de Retoa100, e de Cieça, e de todos los otros lugares del reyno de Murçia que aseñorados sobre sý eran. E d’esta guissa apoderaron los moros al ynfante don Alfonso en boz del rey don Fernando su padre, en todo el reyno de Murcia saluo Lorca e Cartagena e Mula, que se non quisieron dar nin entrar en las pletesías con los otros; e ganaron ý poco, que a la çima oviéronlo a ffazer a mal de su grado.

  • 101  G : « asosegando ».

74Mas dexemos al infante don Alfonso andar por el reyno de Murçia, basteçiendo las fortaleças e asseguando101 essos moros que se le dieron, e corriendo e apremiando essos otros logares rebeles que se non quisieron dar; et don Ruy Gonçález e el maestre don Pay Correa con él, et tornaremos a contar del rey don Fernando, que fincara doliente en Burgos, qué fue lo que fizo desque fue guarido.

17. Deque el rey don Fernando, que en Burgos fincara doliente, commo de susso dixiemos, se sentió sano

75Deque el rey don Fernando, que en Burgos fincara doliente, commo de susso dixiemos, se sentió sano, salió de Burgos e comenzó de andar por la tierra faziendo 162v°a muy grand justiçia e castigando su tierra e parándola muy bien, ca era muy menester. E el rey estando en Palençia faziendo todo esto, falló ý munchos querellosos e enderezólos muy bien ante que dende saliese, e mató ý muchos malfechores. E llegáronle ý mandaderos de Córdoua e otrossý de Murçia todos en vno, que les enbiasse acorro, que non avían qué comer e estauan muy affrontados. E el rey, desque los mandaderos vio, vínose para Toledo e sacó ý muy grand malieua e enbióles grand acorro, e fizo meter muy grand recua a Murcia que partieron por todas las fortaleças e por todos los logares que lo menester avían.

18. Estando el rey don Fernando en Toledo

76Estando el rey don Fernando en Toledo, llegó el ynfante don Alfonso su fijo de tierra de Murçia, que con él ovo grand plazer. Et salió el rey de allí e su fijo con él e fuesse para Burgos; e fiço ý estonçe poner velo a su fija doña Beringuella en las Huelgas, por mano de don Johan, chançeller. Et dessý el rey mandó luego guisar a su fijo don Alfonso muy bien e enbióle al reyno de Murçia con grandes recuas e mucha vianda e con muy grant gente e buena con él. E don Ruy Gonçález fincó con el rey, e don Pelayo, maestre, fue con el ynfante.

  • 102  G : « Muladar ».

77Et el rey don Fernando guissóse e fuese de su parte otrossý 162v°b quanto pudo para essa otra tierra para la frontera de Córdoua e del Andaluzía. Et él estando en Calçada, llego ý la reyna su mugier, [a] quien él estaua atendiendo, e salió de allý e passó al puerto del Muradal102 con poca gente; e yva con él ý don Rodrigo, fijo de la condessa, et podrían ser los que yvan estonçe con él çinquenta caualleros e pocos más de otros omes a cauallo.

  • 103  G : « muy buenos ».
  • 104  G : « e fue ý preso Martín Ruys, su hermano ».
  • 105  G : « érase cometido e estendido e derranchaua a cometer e a fazer ».

78Et essa tierra estaua estonçes muy reçelada e muy temerosa, ca esse rey de Granada, con buena andança que oviera en vna fazienda que avía avido poco tiempo avía con don Rodrigo Alfonso, fijo del rey don Alfonso de León, hermano del rey don Fernando, estaua engreydo; en la qual fazienda morieron don Ysydro, vn buen comendador que era de Martos —ca a Martos diérala ya el rey a la orden de Calatraua— e otros freyres muy nobles103 morieron ý otrossý, et morió Martín Ruyz de Aragón, el que fue muy bueno en la pressión de Córdoua, e fue presso su hermano104, e morieron ý fasta veynte caualleros por todos, e de otra gente a pie e de aláraues a cauallo grand pieça. E con ingreymiento d’esto, este rey moro érasse acometido a fazer105 más que solía, e era mucho reçelado por essa frontera.

19. Passando el rey don Fernando el puerto

  • 106  G : « tajóles ».
  • 107  G : « don Nuño Gonçales ».

79Passando el rey don Fernando el puerto a muy grand peligro <a> Andújar, llegaron 163r°a ý luego en pos él don Alfonso su hermano, e Muño Gonçales, fijo del conde don Gonçalo, e otras conpañas assaz que le abondauan a él para su esfuerço, commoquier que non eran munchos. E el rey don Fernando e la reyna su mugier, con su hueste, movió luego ende e fuese para Arjona, e taja (sic)106 los panes e las huertas e las viñas, que non dexó ý cossa. E dende fuese para Jahén e fizo eso mismo. E dende mandó a don Ruy Gonçález107 e a don Rodrigo, fijo de la condessa, que se tornassen para Arjona e que la conbatiessem muy de rezio de todas partes, e que se assentassen ý a manera de la tener çercada. Et enbio la más de la gente con ellos.

80E ellos, desque ý llegaron, fezieron bien commo los el rey mandara, ca les començaron a conbater la villa muy de rezio, de guissa que los tenían muy aquexados. Et otro día de grand mañana, el rey amaneçió con ellos. E los moros, quando vieron que el rey era ý, touiéronse por perdidos e salieron con pletesía a él. E esto fue miércoles, e dende al viernes la pletesía traýda, entregaron el alcáçar al rey don Fernando e la villa toda; e los moros la vaziaron toda, e d’ellos fincaron ý aquéllos que el rey quisso consentir e lo mandó.

  • 108  G : « Pegalhajar ».
  • 109  G : « Montijar ».
  • 110  G : « Quesada ».

81Et el rey entró en el alcáçar e moró ý dos días, e desdende dexó su alcáçar e su villa en recabdo e salió dende. E d’essa movida ganó Pegalhanje108, a Motijar109, e a Cartejar. E de allý enbió a su hermano don Alfonso que se fuesse adelante derechamente contra la villa de Granada quemando 163r°b e astragando quanto fallase. Et enbió con él estos conçejos: el de Húbeda, e el de Baeça, e el de Enxada110, e Sancho Martínez de Xedar, e otra conpaña buena de cauallo e de pie, mas non eran munchos. E don Alfonso, con esta gente que el rey don Fernando mandó con él yr, començó de entrar por essa vega adelante contra Granada faziendo todo esto que le su hermano mandara.

  • 111  G : « de quanto fuera de las puertas del alcáçar pudo ».
  • 112  G : « teniendo muncho aquexado a ese rey e a esos moros ».

82E el rey don Ferrnando, desque a su hermano ovo enbiado, tornóse para Andújar e tomó la reyna e leuóla para Córdoua. E movió dende e fuesse quanto pudo en pos su hermano don Alfonso. Et quando el rey don Fernando llegó a Granada, avía bien dos días que era ý su hermano, que estaua ya a muy grant peligro. Et yazían ý dentro el rey de Granada con ochoçientos caualleros, mas con todo esso non quedauan éssos que ý eran con él de destruyr e astragar quanto podían. Mas desque el rey don Fernando llegó, non les fincó cossa ninguna en pie de quanto fuera de las puertas alcançar pudo111: torres nin árboles nin cossa que enfiesta fuesse, que todo non fuesse astragado a suelo. Veynte días estudo ý el rey don Fernando d’essa vez sobre la villa de Granada, teniendo muy aquexado este rey a los moros112 que con él dentro yazían.

83Et vn día, viéndose muncho affrontados los moros, salió toda la cauallería fuera de la villa e guisáronse de fazer su espoloneada contra la hueste, e començaron de mouer muy derranchados.

84Et el rey don Fernando fue muncho aýna puesto en su cavallo, que los reçebió en guisa que los 163v°a refrenó atrás e los castigó, que non tornaron todos a la villa donde salieron, e metiéronlos feriendo e matando en ellos por las puertas de Granada, e fezieron en ellos muy grand daño. E castigólos de manera que non ovieron otra vez sabor de salir a fazer espolonada.

20. Estando el rey don Ferrnando sobre Granada

  • 113  G : « e catiuaron e ouieron d’ellos cauallos ».

85Estando el rey don Ferrnando sobre Granada, commo dicho auemos, llegó mandado cómmo [los] gazules corrieron e yazían sobre Martos. Et el rey don Fernando mandó a su hermano don Alfonso yr allá, e enbió con él al maestre de Calatraua con sus freyres. Mas quando ellos allá legaron, ya los moros ydos eran, ca los freyres que ý estauan con otra gente que se les ý llegara e que ý con ellos avía, que salieron e lidiaron con ellos, e vençiéronlos e enbiáronlos desbaratados, e mataron pieça d’ellos, e captiuaron otrossý muchos d’ellos cauallos113 e lo más de lo que traýan.

86Et antes que el rey don Fernando de sobre Granada partiesse, llegó ý a él don Ruy Gonçales Girón, que fincara doliente en Baeça. Et dessý el rey don Fernando, desque ovo estado quanto se pagó sobre Granada, faziéndole todo este mal que dixiemos a esse rey de Granada e a sus moros, fuese saliendo e tornóse para Córdoua.

  • 114  G : om. [que lo avían menester muncho].

87E dexemos el rey don Fernando allý en Córdoua descansar él e sus gentes, que lo avían menester muncho114, e tornemos a contar de don Alfonso su fijo, de lo que andaua faziendo por el rey-163v°b no de Murçia, do lo su padre avía enbiado.

21. Contado avemos cómmo el rey don Fernando enbió su fijo don Alfonso con grant recua e con grand abondo al reyno de Murçia

88Contado avemos cómmo el rey don Fernando enbió su fijo don Alfonso con grant recua e con grand abondo al reyno de Murçia. E desque el ynfante don Alfonso llegó al reyno de Murçia con sus recuas, començó luego a partir sus conduchos muy bien e a basteçer sus fortaleças e dar de lo suyo muy granadamente a quantos avían menester. Et anssý començó a andar por todos los lugares d’esta guisa, dándoles e assesegándoles e faziéndoles muncho bien. Et corrió Lorca e Mula e Cartajena, estos lugares rebelles que se le non querían dar, e tiróles e astragóles todas las cossas.

  • 115  G : « que punnó en lo abiuar en este fecho, echó sus huestes sobr’ella ».

89E andando esto faziendo por esse reyno de Murçia, este infante don Alfonso ovo lengua çierta de Mula que si se echasse sobre ella, que non podrían tener luengamente, ca estauan muy menguados de vianda los que ý eran. Et desque el ynfante don Alfonso sopo cierto esto, con consejo e con abiuamiento del maestre don Pay Correa, que primero enbió abiuar en este fecho sus huestes sobr’ella115, e túuola çercada grandes días; e tanto la apremió de guerra e de grandes conbatimientos que con esto e con la grand fanbre que auían los de la villa, que se ovieron a dar e meterse en merçed del infante e en su poder. Et el ynfante don 164r°a Alfonso echó todos moros dende, synon muy pocos que mandó fincar ayuso en el arraual.

90E d’esta guissa ganó a Mula el infante don Alfonso, que fue el primero logar sobre que se él echó. E el maestre don Pay Correa era ý con él, que nunca se d’él partió; e fizo ý mucho bien e tuvo ý grant costa. E Mula es villa de grand fortaleça e bien çercada, e el castillo es commo alcáçar alto e fuerte e bien torreado, e bien abondado de todos abondamientos de lauor e de tierra e de todas cazas de monte que a conplida villa conviene, e heredamientos de viñas e de fructales, e de huertas, e de todas fructas, e de montes, e de grandes términos, e de buenas aguas; e de todas las cossas es conplida e abondada muncho.

91Mas dexemos al ynfante don Alfonso Mula ya cobrada e puesta en recabdo, e andar por toda essa tierra viendo e endereçando todas sus cossas, e corriendo a las veçes essos logares que se le non querían dar, et tornemos al cuento de los fechos del muy noble rey don Fernando su padre.

22. Dicho auemos de susso en la estoria en cómmo el noble rey don Fernando, en saliendo de la vega de Granada, que se fuera para Córdoua

92Dicho auemos de susso en la estoria en cómmo el noble rey don Fernando, en saliendo de la vega de Granada, que se fuera para Córdoua. E él estando ý con su mugier e con sus gentes, segunt lo auemos 164r°b contado de susso, e llególe mandado de don Alfonso su fijo, que él enbiara al reyno de Murçia, en que ganara a Mula e fuera bienandante contra essos moros que tan rebelles estauan, e de cómmo quebrantara otrossý los moros de Lorca e de Cartajena. E al su padre plógole con estas nuevas mucho.

  • 116  G : « de Vayán ».

93Et aquella sazón, estando el noble rrey don Fernando en este plazer, dio a entender que le plazía mucho de la buena andança de su fijo, e llegáronle ý nuevas que el rey de Arjona que metía gran recua en Jahén e que eran bien mill e quinientas bestias cargadas. Et el rey don Fernando embió luego allá a don Alfonso su hermano adellante, e a los otros de Húbeda e de Baeça con él, que se metiessen en el passo entre la recua e la villa; e don Alfonso fízolo assý. Et el rey de acá movió en pos él; e los que yuan con el rey son éstos: don Rrodrigo de Valduerna, e don Diego Gómez, e don Alfonso López de Vizcaya116. E dio consigo en Arjona, e de Arjona para Jahén, e attendió ý la recua dos días. E los moros ovieron sabiduría ende, e non venieron ý. E pues que vio el rrey don Fernando que non venían, corrió el reyno de Jahén e dessý fízoles muncho mal, e tornósse para Córdoua.

23. E llegando el rey don Fernando a Córdoua

  • 117  G : « e fizo ý grant villa después a tienpo el rrey don Alfonso su fijo— do falló a su madre ».
  • 118  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

94E llegando el rey don Fernando a Córdoua non huýando aùn las conpañas ser llegadas nin él ser asosegado, llegá-164v°a ronle mensageros que la reyna su madre doña Beringuella, que era salida de Toledo e que se venía a ver con él. Et al rey plógole muncho quando lo oyó, e salió dende luego e leuó consigo la reyna su mugier, e passó el puerto e llegó a vn logar que dizen el Poçuelo —que ha agora nonbre Villareal, e fizo ý grand villa después a tienpo— et el infante don Alfonso falló a su madre (sic)117, e ovieron sus vistas en vno. E éstas fueron las vistas que dixieron que nunca se más virién en vno, et después, estos muncho amados madre e fijo moraron seys semanas tomando en vno grandes plazeres, e dessý partiéronse de allý para sienpre, ca ella non vio más a su fijo nin él a su madre, nin passó él más el puerto para Castilla. E la reyna doña Beringuella tornóse para Toledo e el noble rey don Fernando tornóse con su mugier para la frontera118.

  • 119  G : add. « e fizo eso mesmo ».

95Partido el rey don Fernando de sus vistas que su madre la noble reyna doña Beringuella ovo, segunt dicho auemos, passado el puerto, fuesse a Andújar e salió dende e leuó su mugier doña Johana a Córdoua. E leuó toda su hueste de gente consigo e dio consigo en Jahén, e cortó viñas e huertas e panes, e todo lo que falló, que non dexó ý cossa enfiesta. E dende fuesse <a> Alcalá de Bençayde119 e prisso ý pieça de moros. E movió de allý e fuesse para Illora, e quebrantó el arraual e entró en la villa, e fue tomada e quemada e astragada, e munchos moros muertos e captiuos, e christianos 164v°b morieron ý e fueron feridos pieça d’ellos, e cortaron e astragaron todo lo ál que fuera era, e leuaron dende ropas de munchas maneras e otras cossas, e munchas bestias e ganado, e grand algo que en este arraual fallaron, que era muy rico logar.

  • 120  G : « yendo ».
  • 121  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

96E dende fue entrando este noble e bienaventurado rey don Fernando con su hueste por la vega de Granada adelante, cortando e destruyendo todo quanto ante sý fallaron. E fue assý faziendo120 por parte de la sierra, e llegó a Granada e paróse sobre la villa. E estando ý yaquantos días tendiendo sus algaras por todas partes, quemando e astragando e cogiendo quanto fallauan, e los moros, por grant cauallería que ý estauan, nunca fuera de las puertas quisieron nin ossaron salir. Et el rey don Fernando, desque vio que los moros non salían e que non avían en qué fazer más mal de quanto avían fecho, e el rey e los suyos fuéronse saliendo e tornóse para Martos121.

  • 122  G : « de tomar a Jahén en su señorío e a su poder ».
  • 123  G : « Et sobre este consejo e sobre este acuerdo ».

97Et estando en Martos este noble rey don Ferrnando, llegó ý estonçe el maestre don Pay Correa, que salía del reyno de Murçia e dexara al infante don Alfonso su fijo, bienandante, e que venía para el rey don Fernando; e plógole muncho con él. Et desque ý este maestre llegó, el rey le demandó consejo. Et él dixo que el mejor consejo que él entendía que era éste: yr çercar a Jahén. E el rey, aviendo a corazón e a grant codicia de tornar a Jahén en su señor e a su poder122, creyólo e tóuose por bien aconsejado 165r°a d’él. E sobre este acuerdo123 con este maestre e con los otros altos omnes que con él eran, acordaron que feciesen ý ante bastida e que partiesen sus rricos omes e sus conçejos e que estudiesen ý a temporadas sobr’ella continuadamente fasta que la oviessen; e fízolo assý.

  • 124  G : add. « ca era en medio del inuierno e los fríos eran tan grandes ».
  • 125  G : « e las aguas tan apoderadas ».

98Pero el rey, viendo que se non fazía a su voluntad commo él quería nin estauan ý tan fitamente commo él mandara, e fuesse para allá e echóse sobr’ella, e çercóla e comenzó a estar ý aturadamente con muy fuerte tienpo que fazía de fríos e de grandes aguas124. E las aguas eran apoderadas125 e la costa tamaña, que las gentes se veýan en grandes peligros e perdíanse munchas bestias e muchos omes, e viénse en grandes afruentas, soffriendo ý muy grand lazería; e esto por razón de los tiempos muy fuertes que fazía, sin las otras lazerías e affruentas muy grandes, e otrossý que soffrién en conbatimientos e en torneos e en velares e con otras grandes lazerías que les conuenía soffrir a los que en tal fecho están, en que se perdién muchas gentes. E la manera en cómo los fechos todos acaeçieron non dezimos, ca se alongaría el tiempo e la estoria mucho.

  • 126  G : « nin sabían ya qué fazer nin podría entrar vno nin salir otro ».

99Mas viendo esse rey de Arjona, que se llamaua rey de Granada, tan affincadamente estar al rey don Fernando sobre Jahén, e temiéndose que nunca dende se leuantaría fasta que la tomasse, 165r°b e viendo otrossý los de dentro estar aquexados de fambre e tan affrontados de todas lazerías que se non sabían dar consejo nin conorte vnos a otros nin sabían ya qué fazer, que non podía vno salir, entrar otro126, e veyendo que él non les podía acorrer nin les podía aprouechar en ninguna cossa nin defender la villa, acordóse de traer pletesías con el rey don Fernando de le dar la villa e meterse en su poder con la tierra e con quanto toviesse, ca non tovo ý otro acuerdo guardado ninguno contra él nin contra su poder.

24. Aviendo acordado esse rey de Granada con sus moros en esto que dicho auemos

  • 127  G : « e tan plaziente aplazimiento de quanto de la tierra e d’él quisiese fazer, non lo forçando c (...)
  • 128  G : « e guiándolo mesuramiento e piedança natural ».

100Aviendo acordado esse rey de Granada con sus moros en esto que dicho auemos, e viendo que otra carrera [non] avía buena para poder fincar en su onrra e en su señorío, e para librar sus moros e su tierra de destruymiento, vínose derechamente en poder del rey don Fernando e en la su merçed, e besóle la mano e tornóse su vassallo en esta guissa, que feçiese d’él e de su tierra lo que fazer quisiese; et entrególe luego a Jahén. E el rey don Fernando, lleno de piedat e de toda mesura, viendo cómmo este rey moro venía con grant humildat e tan paçiente aplazemiento d’él e de la tierra, e forçándol’ codiçia malina127, la qual nunca en él ovo, e guiándolo piedat natural128, lo que siempre en él fue fallado 165v°a contra quantos obedeçialmente lo querían leuar, e rreçebiólo muy bien e fízole mucha onrra, e non quisso d’él otra cossa saluo que fincasse por su vasallo con toda su tierra e se la touiesse commo ante tenía con todo su señorío, e que le diesse tributo çierto: cada año çiento e çinquenta mill maravedís cada año, e él fiziesse d’ella guerra e paz, e que le veniesse cada año a cortes; saluo Jahén que se tenía él ganada que le entregó luego commo dicho es. Et éste fue el paramiento que entre amos estos rreys ovo, segunt que la estoria lo ha contado.

  • 129  G : « e de muy fuerte e tendida çerca ».
  • 130  G : « e de munchas e de muy fuertes torres ».

101Jahén es villa rreal e de grand pueblo, e bien fortalezada e bien encastellada, e de muy buena çerca129 e muy bien assentada, e de muchas fuertes torres130, e muchas buenas aguas muy frías, e dentro en la villa es abondada de todos abondamientos que ha noble e ha rrica villa conviene aver. E fue siempre villa de muy grant guerra e muy rreçelada, e dende venié sienpre grant daño a christianos e muchos enpeçemientos; mas desque ella en poder de christianos fue tornada e en el señorío del noble rrey don Fernando, que la ganó con guiamiento de la su ventura buena, fue sienpre después la frontera bien amparada e segura, e los christianos que ý eran son señores de lo que han. 165v°b

25. Desque ovo el noble rey don Fernando cobrado a Jahén

102Desque ovo el noble rey don Fernando cobrado a Jahén de la guisa que avedes oýdo e fue apoderado d’ella, entró ý con grand proçessión que feziera toda la clerezía. E fue luego derechamente para la mezquita mayor e fizo poner nonbre Santa María e cantar missa a don Garçía, obispo de Córdoua; et estableçió ý luego silla obispal e ordenó muy bien la yglesia. E diole villas e castillos e heredamientos, e dessý enbió por pobladores a todas partes, enbiando prometer grandes libertades a quantos ý viniessen poblar. Et enbiaron ý muchas gentes de toda la tierra e mandóles partir la villa e los heredamientos a todos comunalmente, a cada vno segunt mereçía, e dessý afforólos e conplióles quanto les prometiera.

103Ocho messes moró el noble rey don Fernando en Jahén desque la ovo ganada, e endereçadas todas estas cossas en assesegar su villa. Et desque la ovo bien asesegada e ordenada e convenimiento de nobleça de çibdat e ovo rreparadas e adobadas bien las fortaleças d’ella en lugares onde era menester, e quando quisso ende salir, demandó consejo a sus rricos omnes e a los maestres de las órdenes que ý estauan qué era lo que le aconsejauan que feçiesse, ca era tiempo de salir e 166r°a de fazer algo, ca ya muncho avía que estudieran de balde. Et cada vno d’ellos le consejaron aquello que entendieron que era lo mejor: los vnos deziéndole que enbiasse correr contra tierra de Seuilla, e los otros que se fuesse echar sobre algunos de los castillos que eran por cobrar de los moros e que los fuesse conquerir; et otrossý cada vnos le consejauan segunt sus entendemientos lo mejor que entendían.

104Mas el maestre de Vclez, don Pay Correa, e caualleros buenos que eran ý con el rey sabidores de guerra, que le aconsejaron que fuesse çercar a Seuilla, e por aquélla podría todo lo ál después aver más sin lazería d’él e de sus gentes. Et munchos de los otros dezían que mejor era de la correr e de la tajar ante algunas vezes, e desque la oviessen bien quebrantada e se viessen essos moros d’ella bien apremiados, que la podría mejor después çercar e averla en menos tienpo e más sin costa e syn peligro que si la luego assý çercasse. Mas el maestre e algunos cavalleros que ý avía porfiaron con el rey deziéndole que el tienpo que ponía en corrimientos e entradas a los quebrantar e la costa que farían en çercar los lugares que él sin cercar non la podría aver Seuilla, que mejor era ponerlo todo en estar sobr’ella; e lo otro que la lazería e el grant trabajamiento que las gentes, e él con ellos, en todo lo ál soffrían, que lo suffriesen allý sobre Seuilla, e desque a Seuilla oviese, que avría todo lo ál; et assý, que mejor era de lo acabar todo por vn affán e por vn tiempo que por ventura non podrían acabar e menos de lo que cuydauan por tienpos nin por affanes que possiesen nin por costa que ý fuesse fecha. Et a este consejo se acordó el rey don Fernando e todos los otros que con él eran en aquel consejo.

26. El rey don Fernando aviendo librado todas estas cossas que dichas son en Jahén

105El rey don Fernando aviendo librado todas estas cossas que dichas son en Jahén, e aviendo tomado todo su acuerdo sobr’el consejo que le fuera dado en echar su hueste sobre Seuilla, e salió dende, e dexó ý a don Ordoño su alcalde que partiesse lo que por partir era, e mandóle cómmo feziesse; e él fuese para Córdoua e duró ý pocos días. E esto fue en quanto se guissó, que non avía punto de vagar. Et dessý movió de allý e fuesse para Carmona, e fizo ý tajar e astragar quanto fuera de las puertas falló, e fízoles ý muy grand daño e prendieron ý muchos moros e moras. E de todas las cossas passó lo que quisso e de todas salió onrrado; e nunca se a grant viçio quisso dar, saluo siempre en seruir a Dios e en sujugar los sus non creyentes.

  • 131  G : « Diego Gonçales ».

106Et quando él alguna conquista avía fecha, ya 166v°a él otra avía cuydado por fazer, por non comer el pan folgado nin se estar de balde, por que podiesse al grant Juez dar cuenta en qué huestes despendiera su tienpo. Et yvan ý con el rey don Fernando en essa yda que él a Córdoua fue, éstos que él a mano pudo aver: don Alfonso su ermano, e don Enrrique su fijo, e los maestres de Vclés e de Calatraua, e Diego Sanches131, e don Garçía Suárez, mas por quantos todos eran ellos non passauan por treçientos caualleros arriba; et fue ý el conçejo de Córdoua que era buena cauallería.

  • 132  G : « E los moros de Alcalá, quando lo sopieron que el rrey de Granada yua ý, salieron e diéronse (...)

107E estando allý el rey don Fernando en Carmona, vino ý a él el rey de Granada, su vasallo, que lo venía a seruir con quinientos caualleros. Et desque el rey don Fernando ovo tajada e astragada a Carmona, e movió dende con su hueste e fuese para Alcalá de Guadayra; et los moros de Alcalá, quando sopieron que el rey de Granada su vasallo yva ý, salieron a su señor, e el rey don Fernando tomó el castillo que ge lo dio el rey de Granada, su vassallo132. Et el rey don Fernando fincó en Alcalá; e dende enbió adelante a don Alfonso su hermano, e al maestre don Pay Correa a correr el Axaraffe de Seuilla, e enbió contra Xérez al rey de Granada e al maestre de Calatraua e a su fijo 166v°b don Enrrique.

  • 133  G : « La nonbrada de los sus bienes e de las sus buenas obras e la nobleza d’esta reyna fue esparz (...)
  • 134  G : « e amiga verdadera »

108Et <e>stando el rey don Fernando en Alcalá adobando sus cárcauas e sus fortaleças e basteçiendo sus castillos, llegáronle nuevas de que a él pessó muncho, de la noble reyna doña Beringuella su madre, que era finada. Et el rey, quando las nuevas oyó, fue muy aquexado e muy quebrantado del grant pessar que ovo; mas el fortaleçamiento de su corazón lo fizo salir e él encobrió su pessar. E non era marauilla de aver ende grand pessar, que nunca rey en su tiempo otra tal perdió e que tan conplida fuesse a todos los sus fechos; que ésta era espejo de Castilla e de León e de toda España, por cuyo consejo e por cuyo sesso se guiauan muchos reynos. Et grand aventura e grant mejoría ovo de quantas en el su tiempo otras regno tovieron. E llorada fue por Castilla de conçejos e de todas las gentes de todas las leys; et muy llorada fue de cavalleros pobres a quien ella mucho bien fazía. Ésta era toda conplida sierua e amiga de Dios. La nonbradía de las sus buenas obras e de las nobleças d’esta reyna fue esparçida por todo el mundo133; ca ésta fue exienplo de toda bondat, a la qual aya Dios merçed e piedat, cuya sierua134 ella era, e la faga heredera en el su reyno con los sus fieles; amén. 167r°a

27. El rey don Fernando mandó estonçe que se tornasse el rey de Granada para su tierra

  • 135  G : « parar ».

109El rey don Fernando mandó estonçe que se tornasse el rey de Granada para su tierra, e fue muy bien pagado de quanto bien lo seruió en su comienço; e el rey moro se tornó, segunt le fue mandado, pagado otrossý de su señor el rey don Fernando. Et el rrey se tornó otrossý para Córdoua et asmó en su corazón que le fazía muy fuerte tienpo para se venir a Castilla, que fallaría en ella muchas malfetrías e munchos querellossos, et que le convenía, sy allá fuesse, de se detener ý e tardar, ca ya la ayuda de su madre que le escusaua d’esto e de otras cossas munchas por ondequier que ella andaua, perdida la avía; e sy allá fuesse e la villa assý dexasse do tenía ya los moros quebrantados e apremiados commo tenía, que entretanto que querían coger su pan e basteçimiento, e basteçiéndose e cogiendo tal esfuerço que por aventura que le serýa después graue de los tornar en aquel estado en que los él tenía. E assý entendiendo que le serýa mejor la fincada que la yda de Castilla para ençimar su conquista e partir135 bien su frontera, e estando el rrey don Fernando en Córdoua mesurando todo esto, salió dende e fuesse para Jahén. 167r°b

28. Desque el rrey don Fernando fue llegando a Jahén

  • 136  G : « ese alto e fuerte capítulo del coronamiento real del Andaluzía sobre quien él quería yr por (...)

110Desque el rrey don Fernando fue llegando a Jahén, que assý yremos cabo adelante por la estoria, vino ý Rremón Bonifaz, noble omne de Burgos, ver al rey. E plógole muncho con él, et desque ovo sus cossas con él fablado, mandólo luego tornar apriessa que fuesse guissar naues e galeas e mejor flota que él podiesse e mejor guissada, e que se veniese luego con ella para Seuilla a quebrantar esse fuerte e alto canpalón de Carmona rreal del Andaluzía, sobre que él quería [yr] por mar136.

  • 137  G : « en çerca ».
  • 138  G : « que le darían tributo çierto, o por aventura que se acordarían a darle la villa ».
  • 139  G : « non teniendo en voluntad estonçe de fazer lo que ellos deseauan ».

111E dessý el rrey salió de Jahén e tornósse para Córdoua, e fuéronsele allý llegando los rricos omes e los maestres de las órdenes [e otras gentes], e guissóse para yr çercar a Carmona; e enbió adelante toda la hueste e el conçejo de Córdoua que yva ý. Et quando el rey a Carmona llegó, la hueste avía ya çinco días que llegara ý; mas desque el rey don Fernando llegó, todo fue destruydo: huertas e viñas e panes, e quanto fuera de las puertas era. E allý se fue legando al muy noble rrey don Fernando muy grant gente de conçejos que le venían de parte de León e de Corya, e de Granada, e de Cáçeres, e de Montanches, e de Medelín, e de muchos otros lugares. E sobre esto los moros de ý de Carmona, teniendo que el rey don Fernando que se quería 167v°a echar sobre ellos d’essa vez en çierto137, movieron pletesía en esta guissa: que fasta seys messes que le darían tributo, e por aventura que se acordarían a darle la villa138. Et el rrey don Fernando, teniendo en voluntat de fazer estonçe lo que ellos reçelauan139, otorgógelo. E otrossý los moros de Costantina e de Rreyna se fueron allý pletear con el rey don Fernando. Et los alcaides venieron al rey e otorgáronle los alcázares. Et el rey dio luego a Costantina a Córdoua, e Rreyna a la orden de Vclés, e que se fincassen ý los moros segunt fue el pleteamiento.

29. Esto acabado, el rey don Fernando mandó a los conçejos que fuesen con Ferrnand Ruyz

  • 140  G : « prior que fue del Ospital después del grant comendador ».

112Esto acabado, el rey don Fernando mandó a los conçejos que fuesen con Ferrnand Ruyz, porque fue del Hospital después grant comendador140, a cometer a Lora; et los moros dende, temiéndose de yr en perdeçión, salieron con pletesía e rrecudieron a boz del rrey don Fernando, e entregáronle el castillo; et el rrey don Fernando dio al Hospital luego con su villa e con todas sus pertenençias.

  • 141  G : « e pasó a vado a Guadalqueuir ».

113Et el rrey don Fernando partióse luego de Carmona e passó a Guadalqueuil141 a muy grant peligro de sý e de su gente; pero mandó fazer sarzos que possiese a la entrada por los tremedales grandes que ý avía, e quisso Dios e passaron a penas, pero sin grant peligro. Et el rey 167v°b endereçó a Cantillana, que la tenían los moros, e tan de rrezio la mandó conbatir que la entraron por fuerça, e mataron e prendieron quantos fallaron dentro; et fueron por cuenta los moros muertos e pressos, sieteçientos.

  • 142  G : « E partióse el rey don Ferrando de allí e fuese para Guillena, e los moros trabajáronse en de (...)

114E partiósse dende el rrey don Fernando de allý e fuese para Guillena, e yazía muy lena de moros, e temiéndose de lo que acaeçiera a Cantillana, salieron al rrey e diéronle el alcázar. Et el rey dexó ý los moros, e trabajáronse de deffenderla, e el rrey fízola conbater muy reziamente e mandó fazer sarços e gatas para cegar la caua142. E los moros, desque aquello vieron, querían ya dar el castillo, et el rrey non quería sinon destruyrlos todos; mas consejáronle sus rricos omes que non se detardasse allý por aquello mas que los dexasse yr con sus cuerpos e non con ál. E assý lo fizo, saluo tres pares de armas que les mandó el rrey dexar; e enbiólos assý.

30. Cuenta la estoria que desque el rey don Ferrnando ovo ganado a Guillena

  • 143  G : « para Cantillana ».

115Cuenta la estoria que desque el rey don Ferrnando ovo ganado a Guillena e echados los moros d’ella, segunt avemos dicho, que se tornó el rrey para Alcalá del Rrío143, et adoleçió muy mal, de guissa que fue muy aquexado. Pero con todo esso, por non perder tienpo nin estar de balde en quanto él estaua contendiendo con su dolençia, enbió toda su hueste que se echasse sobre 168r°a Alcalá del Rýo et la toviesen çercada e la conbatiesen fasta que él fuesse guarido o la tomasen. Et fueron allá e echáronse sobr’ella e fezieron gatas e ingenios para la conbater.

  • 144  G : « dozientos ».

116E entretanto fue el rrey guarido; e syendo muy flaco, vino ý más doliente que non guarido e mandó conbater muy fuerte la villa; mas non los podían mucho enpeçer, que se les quebrauan todos los engeños a la segunda e a la tercera piedra que tirauan, e assý que más avían que ver en adobarlos que non en tirar al muro, e por esto non les podían fazer grand daño. Et Açaffax yazía dentro con trezientos144 cavalleros de moros e rrecudían muchas vezes muy denodadamente contra la hueste, e fazían daño e rrezebían las más vezes. Mas estragaron e tajaron viñas e huertas e panes, e todas las cossas de que ha de beuir omne que tenían fuera de las puertas, que les non fincó cossa alguna, de guissa que se vieron estos moros tan aquexados que Açajaff non se atrevió a fincar ý, e salió dende e fuesse para Seuilla; et los que fincaron ý traxieron su pletessýa, la mejor que podieron con el rey don Fernando, e diéronle la villa.

117Mas dexemos agora Alcalá cobrada e contemos de la cossa que dio çima a las otras cossas todas que este rey don Fernando fizo. 168r°b

31. Segunt la estoria de las razones e de los granados fechos del rey don Fernando

  • 145  G : « de naues e de galeas e de otros nauíos ».
  • 146  G : « mas que venía grant poder sobr’ellos de Taniar e de Çebta e de Seuilla ».

118Segunt la estoria de las razones e de los granados fechos del rey don Fernando, por non entreliñar otras razones de los fechos en medias, e yrlo hemos leuando assý fasta cabo; onde dize la estoria que estando el rey don Fernando en Alcalá del Rrýo de que dixiemos, que llegó ý mandado de cómmo venía Remón Bonifaz por mar, a quien él mandara yr guissar la flota para la çerca de Seuilla, e que venía muy bien guisado de naves e de otros navíos145 quales para tal fecho convenía, et traýa su flota bien bastida de gentes e de armas e de viandas, e de todas las cossas que menester eran para guisamiento de çerca, mas que venía grant poder sobre ellos de aquend el mar de Cepta e de Seuilla146 por mar e por tierra, e que les enbiasse acorro apriessa, ca mucho les era menester.

32. Quando el rey don Fernando oyó nuevas de la su flota

  • 147  G : « e cuydando que non venían ».

119Quando el rey don Fernando oyó nuevas de la su flota que venía, ovo muy grant plazer, e rreçelando que les podía venir algunt contrario de los moros que sobre ellos venían, enbiólos acorro; et los que ý embió son éstos: don Rrodrigo Flores, e Alfonso Téllez, e Fernando Yvañes con su cavallerýa muy grande e de los conçejos. Mas quando éstos a las naos llegaron, 168v°a aùn los moros non llegaran nin paresçían; e quando que non venían147, tornáronse <a> Alcalá do dexaron al rey.

  • 148  G : « E las naues e las galeas que don Remón Bonifaz traýa eran fasta treze ».

120Et ellos partidos dende, los moros llegaron de la otra parte luego a desora e ovieron grant fazienda con los christianos. E viéronse en grant coyta, pero esforçáronse con el seruiçio de Dios en que andauan e en la buenaventura del rey don Fernando, e vençieron a la çima; e ganaron tres galeas de las de los moros e quemáronles vna e quebrantáronles dos, de guisa que los moros fueron desbaratados e vençidos. Et los christianos e las galeas que Remón Bonifaz traýa eran fasta treze148, e las de los moros de treynta arryba; éstos sin los otros bateles menudos que de cada parte avía assaz d’ellos.

33. E los moros assý asonados de cada parte

  • 149  G : « Los moros mouiendo así asonados de cada parte ».
  • 150  G : « e de los de por tierra, grant poder de los que salieron de los de Seuilla por terreño a ello (...)
  • 151  G : add. « e desbaratólos e mató munchos d’ellos ».

121E los moros assý asonados de cada parte149, los vnos de mar e los otros por tierra, contra el navío de Remón Bonifaz, segunt lo que de susso oystes  —de los de sobre mar ya oystes de cómmo acaeçió, et de los de por tierra, grant poder que salieron de los de Seuilla por torneo a ellos150—, Rodrigáluarez, que avía salido en caualgada, sópolo e fue allá por acorrer a las naves de los christianos; et topó con los moros e fue feryr en ellos151, e lleuólos vençidos vna grant pieça faziendo en ellos grand daño. 168v°b

  • 152  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

122Mas el rey don Fernando, que aùn non sabía nin avía oýdo de las sus naves en cómmo avían vençido a las de los moros, et salió luego de Alcalá otrossý en pos ellos para los acorrer a grant priessa, et fue aluergar essa noche al vado que dizen de las Estacas; et esto fue en día de santa María de agosto. Et otro día llegó bien a la torre de Caño, e passó ý; e fue a las naves do estauan e mandólos salir más adelante contra do él possaua, por las tener más çerca de ssý152.

  • 153  G : « Abén Jafón ».
  • 154  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

123Et don Pay Correa, m<a>estre de la orden de Vclés, con su cavallerýa que eran entre freyres e seglares dozientos e ochenta caualleros, fue passar el río e passó allende de la otra parte so Asnalfarrache, a grant peligro de ssý e de los que con él eran, ca mayor era el peligro d’essa parte que de la otra; que Abén Yaffén153, que a essa sazón era rey de Niebla, les estaua [d’esa] parte que punaua de los enbargar quanto más podía, e toda la otra tierra d’essa parte era aùn de moros. Estonce los moros eran atantos que los vnos yazían en Asnalfarrache de caualleros grant pieça e de otra gente mucha además, et otros que le venían de contra el Axaraffe e de otras partes que se veýan con ellos en grant priessa, en manera que quando con los vnos e quando con los otros nunca vagar avían de folgar; e todavía vençíales esse maestre con sus freyres, corriendo con ellos e en-169r°a barrándolos e faziendo en ellos grandes mortandades e destruymientos en ellos154.

  • 155  G : « de parte del río do posauan, estauan afrontados en la guisa que auemos dicho ».

124Mas esse maestre de Vclés don Pay Correa, con sus freyres, de parte del rýo do possaua e do estaua tan esforçado en la guissa que auemos dicho155, el rey don Fernando, viendo el grant peligro en que esse maestre con sus freyres con los moros estaua, dixo que non era mesura de partir tan mal con los de la otra parte del río, ca ellos eran mill cavalleros, e de la otra parte non más de treçientos, e serýa guissado de yr allá algunos. E mandó a don Rodrigo Flores e Alfonso Téllez e a Fernán Yuáñez que passasen allá. Et estos tres passaron allá con çient cavalleros e fueron buenos e ayudadores a essos freyres, assý commo adelante lo contará la estorya.

34. Et de la otra parte onde el rey don Fernando possaua, venían los moros por essa parte

125Et de la otra parte onde el rey don Fernando possaua, venían los moros por essa parte cada día mucho a menudo, e fazían grand daño en la hueste en bestias e en omes que les leuauan e matauan cada día, ca non era lugar do les podiessen echar çelada nin que se podiessen guardar de su daño, e avían de estar todavía armados; et por esto acordó el 169r°b rey de se tirar de allý e fue posar a Tablada. E él reçelando el poder de los moros que era muy grande e la hueste non muy creçida, ca non le llegaron aùn las gentes nin los conçejos de las villas synon muy pocas, e por ser guardado de yerro e de sobrevienta, mandó fazer en derredor del logar donde possaua grant cárcaua. E en yendo el rey possar allý a Tablada, Gómez Ruyz de Maçanedo leuaua la vna costanera e los de Madrit con él, et recudieron con ellos grant poder de moros e affincáronlos mucho e toviéronlos muy aquexados, e matáronles dos caualleros e seys cavallos; pero a la çima vençieron los christianos e fueron los moros vençidos e leuados en el alcançe fasta çerca de la villa, e morieron ý muchos d’ellos e ganaron d’ellos cavallos e armas. Et fue Gómez Ruyz e los que con él se açertaron, byenandantes e entregados e vengados del daño que reçebieran d’ellos.

35. Et otro día después que el rey don Ferrnando fue possar a Tablada

126Et otro día después que el rey don Ferrnando fue possar a Tablada, mandó a los cavalleros de su mesnada que fuessen guardar los herueros. Garci Pérez de Vargas, e otro cavallero que avía de yr con ellos, e deto-169v°a viéronse en el real e non salieron tan aýna commo los otros. Et en yendo en pos ellos, vieron ante sý por ónde avían de passar en el camino siete cavalleros de moros, e dixo el cavallero a Garci Peres:

—Tornemos, ca ellos son siete caualleros e nós non más de dos.

127E Garçi Pérez dixo:

—Non lo fagamos, mas vayamos por nuestro camino derecho, ca non nos attenderán.

  • 156  G : add. « que ouiera visto a Garçi Peres quando saliera del real e conosçiólo en las armas ».

128E el cavallero dixo que non lo quería fazer, ca lo tenía por loco sy dos caualleros, que ellos eran, ossassen [acometer de pasar] por onde estauan siete cavalleros. E fuese aquel cauallero en derredor del real, por non ser conoçido fasta que fue en su possada. E el real onde estaua la tienda del rey era vn poco en altura, e por do ellos yvan era llano; e el rey violo a ojo, e los que con él estauan, e vieron cómmo se tornaua el vn cauallero e que fuera el otro en su cabo; e otrossý vio aquellos siete caualleros de moros cómmo le estauan delante, teniéndol’ el camino por onde avía de passar; e mandó que le fuessen acorrer. Don Lorenço Suárez, que estaua ý con el rey156 e sabía quién él era, et dixo al rey:

—Señor, dexaldo, que aquel cauallero que fincó en su cabo con aquellos moros es Garçía Pérez de Vargas, e para tantos commo ellos son non ha menester ayuda; e si los moros lo cognoçiesen, 169v°b non lo atenderían, e vós veredes marauillas que él fará.

129Et Garçía Pérez tomó las armas que le traýa su escudero e mandóle que se fuesse en pos él, e que sse non partiesse a ninguna parte sinon assý commo él fuesse yendo que assý fuesse en pos él; e al enlazar del capellina, cayóse la cofia en tierra e él non la vio; e enderezó por su camino derecho, e su escudero en pos él. E los moros conoçiéronlo en las armas commo era Garçía Pérez, ca munchas vezes ge las vieran traer e bien las conoçían, e non lo ossaron atender nin acometer; mas fueron a par d’él de la vna parte del camino faziendo ademanes e sus alborazamientos vna pieza grande. E quando vieron que se non boluía a ninguna parte nin se quería desuiar por cossas que ellos feziessen, synon que todavía yva por su camino derecho, tornáronse e fuéronse parar en aquel logar do se le cayó la cofia.

130Et quando Garçía Pérez se vio desenbargado de aquellos moros, dio las armas a su escudero. E quando desenlazó la capellina e non falló la cofia, la preguntó al escudero por ella e el escudero dixo que non ge la diera. E desque fue çierto que non ge la diera e que le avía caýdo, tomó sus armas que avía ya dadas e dixo al escudero que fuese 170r°a en pos él e que toviese ojo por la cofia do se le cayera. Et el escudero, quando vio que querýa tornar por ella, díxole:

—¿Cómmo, don Garçi Pérez, por vna cofia queredes tornar a tan grant peligro? ¿E non tenedes que estades bien quando tan syn daño vos partistes de aquellos moros, syendo ellos siete caualleros e vós vno solo, e queredes tornar a ellos por vna cofia?

131Et Garçi Pérez le dixo:

—Non me fables en ello, ca bien vees que la he bien menester, que non he cabeça para andar sin cofia.

132Et esto dezía él porque era muy caluo, que non tenía cabellos en la meatat de la cabeça delante. E tornóse por aquel logar donde ante tomara las armas. Et don Lorenço Suárez, quando lo vio tornar, dixo al rey:

—Vedes cómmo torna a los moros Garci Pérez, porque vio que los moros non le acometían. E agora va él acometer a ellos; e agora veredes marauillas que él fará que vos dixe yo, si lo ossasen atender los moros.

133Et quando vieron los moros tornar a Garçi Pérez, touieron que se quería conbater con ellos e fuéronse ende acogiendo, que se non detouieron ý más. Et quando don Lorenço Suárez vio cómmo los moros se acogían, e a Garçi Pérez que lo non ossaron atender, dixo al rey:

—Señor, vedes lo que yo vos dixe, que non ossarién aquellos siete caualleros de 170r°b moros atender a Garçi Pérez en su cabo. Et sabet, señor que.l’ conoçieron, e catat cómmo se van acogiendo ant’él, que lo non ossaron acometer nin atender. Yo só Lorenço Suárez, que conosco bien los buenos caualleros d’esta hueste quáles son.

  • 157  G : om. [e nunca d’él ál podieron saber, pero que lo conoçía él muy bien e le veýa cada día en cas (...)
  • 158  G : « dezir ».

134E Garçi Pérez llegó <a> aquel logar onde se le cayera la cofia e fallóla, e mandó a su escudero deçender por ella; e tomóla e sacudióla e diógela. E púsola en la cabeça e fuese ende para onde andauan los herueros. Et quando los que fueron guardar los herueros se tornaron para el real, preguntó don Lorenço Suárez a Garçi Pérez ante el rey quién fuera aquel cauallero que con él saliera del real. E Garçi Pérez ouo ende grande enbargo e pesóle muncho porque don Lorenço le preguntara aquello ant’el rey, ca sopo luego que viera el rey e don Lorençio lo que en aquel día oviera conteçido. Et él era tal omne e auía tal manera que non le plazía quando le retraýan algún buen fecho que él feçiesse; pero con grant vergüença ouo de dezir que lo non conoçía nin sabía quién fuera. Et don Lorenço Suares ge lo preguntó después muchas vezes quién fuera aquel cauallero, e sienpre le dixo que lo non conosçía e nunca d’él ál podieron saber, pero que lo conoçía él muy bien e le veýa cada día en cassa 170v°a del rey, mas non quería que el cauallero perdiesse por él su buena fama que ante avía, e defendió a su escudero que por los ojos de la cabeça non dixiesse que lo conocía157. E el escudero assý lo fizo, que nunca lo quisso descobrir158, pero que ge lo preguntaron después muchas vezes.  

36. Otro día, siendo el rey don Fernando llegado a Tablada

135Otro día, siendo el rey don Fernando llegado a Tablada e possando ý con su hueste, venieron los moros do el maestre de Calatraua e el de Alcántara e el de Alcañiz possauan, e leuaron dende carneros. Et don Fernán Ordóñez, que a essa sazón era maestre de Calatraua, e los otros dichos maestres con sus freyres e con sus conpañas caualgaron e fueron en pos ellos. Et yéndoles alcançando, ferieron en vna çelada en que yazían quinientos moros caualleros, e passaron éssa e ferieron en otra en que yazían trezientos caualleros e de gente de pie mucha además. E allý recudieron los moros muy derramados de todas partes, e touiéronlos çercados e ovieron grant fazienda con ellos. E los freyres se vieron en grant coyta e fueron muy esforçados; pero esforçándose en Dios e en el rey don Fernando e en la ven-170v°b tura buena que les guiaua, e comenzáronlos de ferir, e tan de reçio que los movieron e los fezieron boluer las espaldas e dexar el canpo. E leuáronlos assý arrancados vna grant pieza del día, pero detoviéronseles a logares, e fezieron en los de cauallo grant mortandat et en los de pie otrossý muy grande además. E diéronles este alcançe e este conbatimiento desde grant mañana, que fue su comienço, fasta çerca de nona passada, quando ende venieron. Et el rey don Fernando, que avía caualgado por los yr acorrer, encontrósse con ellos onde venían con tan buena andança e tornáronse para su hueste.

136Mas en quanto el rey don Fernando con los de su parte estaua contendiendo con essos moros que desbarataron, digamos del maestre de Vclés e de los de la otra parte del rýo qué era lo que les avino allá con essos moros sus vezinos del cab’el rýo.

37. El maestre don Pay Correa e los otros ricos omes

  • 159  G : « Ferrant Yuanes ».
  • 160  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

137El maestre don Pay Correa e los otros ricos omes, e Alfonso Téllez, e don Rodrigo Flores, e Fernando Yañes159, que de la otra parte de allend el rýo so Asnalfarrache estauan, caualgaron contra Goleo e conbatieron e entráronla por fuerça, e mataron quantos moros fallaron 171r°a dentro, e prendieron munchos moros d’ellos que leuaron captiuos, e leuaron dende muy grand algo que ý fallaron, e tornáronse para Triana. Et salieron a ellos muy grande cauallerýa de moros que ý estauan e munchos peones. E los christianos derrancharon con ellos, e vençiéronlos e enbarráronlos dentro en el castillo, e mataron muchos d’ellos e prisieron munchos otrossý, e tornáronse onrrados e sin daño ninguno160.

  • 161  G : add. « e los moros salieron commo solían e pasaron la çelada ».

138Dicho auemos en cómmo el maestre don Pay Correa e los otros ricos omnes, Rodrigo Flores e don Alfonso Téllez e don Ferrnán Yvañes, possauan allende so Asnalfarrache; e allý estando, los moros de Asnalfarrache salién a ellos cada día a menudo e seguiénlos muncho, e les leuauan bestias e omes e les facían grant daño. Et el maestre e essos ricos omes se fablaron e echáronles çelada161, pero ante que la muncho oviessen passada, oviéronla a descobrir e guareçióles yaquanto esto. Pero ante que se ouiessen a coger, fincaron ý bien trezientos entre muertos e pressos e leuáronlos assý feriendo e matando bien fasta la puerta del castillo, que los enbarraron todos dentro. Et de allý adelante fueron essos moros yaquanto escarmentados de non seguir a la 171r°b hueste de los christianos tanto commo antes fazían.

38. Este maestre don Pay Correa, estando so Asnalfarrache en su real

  • 162  G : add. « el maestre ».
  • 163  G : « estauan ».

139Este maestre don Pay Correa, estando so Asnalfarrache en su real, ovo sabiduría en cómmo vn arrayaz que saliera de la villa e passara a Triana por se meter en Asnalfarrache. Et el maestre, quando lo sopo, fuesse meter en çelada. Et el arrayaz passando con su cauallería que leuaua162, salió a él e non se le guissó commo él cuydó, ca la çelada estaua arredrada de aquel camino por do el arrayaz passaua; e desque fueron descobiertos, el arrayaz se fue acogiendo. Pero con todo esso, alcançólo el maestre bien çerca del castillo e matóle ý bien nueve caualleros e a él derriból’ del cauallo, e oviéralo a prender saluo por el poder de la gente que le ouo a creçer de todas partes: los vnos que salían del castillo acorrerle que estaua163 çerca, los otros se yuan con él e que punauan en lo deffender quanto podían. Et assý entre lo vno e lo otro fuele salir de entre manos e metióse en el castillo. E morieron ý pieça de moros del castillo que le venieron en acorro.

140Mas dexemos agora éstos a fablar d’ellos e de los de la hueste e digamos de lo 171v°a que los moros fezieron por se defender por tierra e por agua.

39. Estos desbaratamientos fechos en los moros et estando el rey don Fernando, de que dixiemos, en esta çerca de Seuilla

  • 164  G : « griesgo ».
  • 165  G : « resyna ».

141Estos desbaratamientos fechos en los moros et estando el rey don Fernando, de que dixiemos, en esta çerca de Seuilla, segunt que lo contado auemos, e los moros viéndose muy aquexados de todas partes e muy çercados por mar e por tierra, e teniendo por más enpeçemiento que contrallamiento del agua que el de terreño, ca todo el su acorro por allý era e venía, et por ende punaron de sacar cómmo se desenbargassen dende en alguna guissa, sy podiessen. E asmaron de fazer vna balsa tamaña commo atrauessase el rýo de parte en parte, e que la finchiessen de ollas e de tinajas llenas de fuego guiguiesco164. E desque lo ovieron asmado e fecho, posiéronlo allý —e dizen a éste en aráuigo fuego de alquitrán— e regina (sic)165 e pez e estopas, e todas las otras cossas que entendieron que les conplía para esto que fazer cuydauan.

  • 166  G : « balsa ».
  • 167  G : « e a los conbatir muy reziamente ».
  • 168  G : « et matáronles el griesgo del alquitrán ».
  • 169  Absence de signe d’abréviation sur le n. Ms. G : « engeñoso ».
  • 170  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

142E desque fue fecho, mouieron su batalla166 con todas estas cossas e con gente armada muy bien en ella; et la balsa auía çinco barcas, e posieron las naves 171v°b que traýan bien guissadas ante la balsa, e movieron assý muy denodados contra las naues de los christianos, por ge las quemar; et començaron a echar fuego e a los conbater muy de (sic)167. Mas non fueron muy sabidores, ca pues començaron de mover, los vnos por mar e los otros por tierra, tan denodados, faziendo ruydo de tronpas e de atanbores e de otras cossas, et los de las naos de los christianos que estauan con sus naos aparejados e bien aperçebidos todavía, los reçebieron de tal guissa et fueron recudir con los de la mar a los de por mar, e los de tierra a los de por tierra, de toda parte del río, de manera que los fezieron ser repressos del ardimiente que tomaron e del acordamiento que ovieron fecho. E los de las naves vnos con otros conbatiéndose, e lydiaron vnos con otros vna grant pieça del día, pero a la çima vençieron los christianos e fueron los moros fuyendo vençidos e desbaratados; e matáronles el guisamiento que trayén del fuego de alquitrán168, que non les enpeçió en ninguna cossa; e mataron d’ellos munchos, e de las naves e de la balsa otrossý, e morieron munchos en <e>l agua, vnos que caýan e otros que derribauan dentro. Et los 172r°a de por tierra fueron otrossý acometidos, en tal manera que los moros boluieron espaldas e fuyeron, e los christianos en pos ellos fueron matando e derribando todos vnos con otros, de cauallo e de pie, de cada parte del río; et los vnos fueron por la puerta de la villa e los otros por el castillo de Triana. E d’esta guissa escaparon estos moros d’ese artifiçio engañosso169 que contra los christianos quesieron fazer170.

143Et este fecho d’esta guissa passó segunt la estoria vos lo ha contado. Et el plazo de ses messes que los moros de Carmona ovieron tomado al rey don Fernando era ya passado, segunt de susso es contado, era ya conplido. E ellos viéndose en desesperança segunt la ventura buena del rey don Fernando, que veýan yr adelante e el su fecho [d’ellos] pereçer de cada día, acordáronse de yr traer alguna buena pletesía con que le fueron, et fue ésta: que le darían el alcáçer e el señorýo de toda la villa e que los dexasse ý fincar. Et el rey les otorgó la pletessía e enbió allá a don Rruy Gonçález Girón que la reçebiesse por él. E don Ruy Gonçales fuela reçebir por él e pusso ý en el alcázar XIX caualleros 172r°b e diez balesteros que se non partiessen dende.

40. Assý acaeçió vn día que estando la hueste del rey don Fernando commo sola de gente

  • 171  G : « mas que non se le guisaua a su voluntat nin commo él cuydara ».
  • 172  G : « E commoquier que ellos ademán fiziesen ».

144Assý acaeçió vn día que estando la hueste del rey don Fernando commo sola de gente —ca los vnos eran ydos a guardar las recuas por que non metiessen conducho los moros en la villa nin otro acorro non les podiesse ý entrar, et los otros eran ydos en caualgadas, e de tal guissa eran derramados cada vnos a su parte que muy pocos eran los que en la hueste fincaron—, e estaua el rey con muy pocos caualleros, et assý estando, acaesçió que vn cauallero de los moros que salió de la villa por varrunte; e fue para la hueste deziendo que se venía para el rey e que lo quería seruir e fincar con él, e que le cuydaría dar vn castillo, mas que non se le guissaua a su voluntat171, que ante se oviera venido para él, si por aquello non fuera en que estaua punando. Et el rey lo acogió muy bien e prometióle que le faría bien e merçed. E el moro comenzó luego de andar por toda la hueste a toda parte mesurándola toda; e desque vio tan poca conpaña e la ouo tan bien mesurada cómmo estaua, arrebató vna lança e començó de yr 172v°a fuyendo contra la villa. E él yéndose, encontró vn balestero de los del rey e matólo, e metiósse dentro en la villa dando bozes contra los moros, deziéndoles que saliesen apriessa a feryr en los christianos de la hueste, ca non estaua ý conpaña que se les detouiesse. E comoquier que ellos andauan façiendo algazaras172, non se atrevieron a lo prouar.

41. Et vn día acaesçió que el rey don Fernando ouo de passar Guadalquiuil

  • 173  G : « Correa ».
  • 174  G : « Axaçaf ».

145Et vn día acaesçió que el rey don Fernando ouo de passar Guadalquiuil allende el agua, do possaua el maestre don Pay Correya173, et en la hueste fincaron don Lorenço Suárez e Arias Gonçález Quexada con muy poca gente de suyos de la mesnada del rey que fincaron ý. E quando lo sopo Ançaxaff174, tomó el poder de Seuilla, que era muy grande, e salió contra la hueste señas tendidas e façiendo muy grant ruydo. E llegaron çerca la hueste sus azes paradas, e yuan tañiendo atanbores e tronpas e añafiles, punando en espantar essos christianos poco con esso e con otros enbaucamientos munchos que fazían.

  • 175  G : « Et los christianos los escarmentaron a yr alcançando ».

146Et el ynfante don Enrrique fincara otrossý en la hueste, e estaua [ý] con muy pocos caualleros. Et los dichos Lorenço 172v°b Suárez e Arias Gonçales con essos pocos que consigo tenían fecieron su espolonada contra ellos, e atán brauamente los fueron feryr e assý lo quisso Dios ayudar que los fezieron boluer las espaldas e echaron a foyr. E los christianos ývanlos alcançando175, matando e derribando en ellos, de guissa que ante que los enbarrassen ovieron de apartar vna partida d’ellos moros, e quinientos de los de pie morieron, e çinquenta caualleros por cuenta e más; e muchos se metieron por el río cuydando escapar, que morieron ý otrossý, e los matauan los christianos que andauan en las barcas, de guissa que fue grant mortandat en ellos.

42. Los moros avían hussado de seguir mucho a menudo en sus naues allý onde los christianos estauan

  • 176  G : « quarenta ».

147Los moros avían hussado de seguir mucho a menudo en sus naues allý onde los christianos estauan. E los de las naues de los christianos metiéronseles en çelada en vnas espesuras grandes que entre la hueste e la villa avía; et los moros venían commo lo auían vsado, e los christianos salieron de la çelada e fuéronlos feryr, e los moros fuyendo e los christianos en pos ellos seguiéndoles e feriendo 173r°a en ellos, e leuáronlos assý fasta que fueron en poder de los suy[o]s. E morieron ý d’essos moros de treynta fasta çinquenta176 moros, e partiéronse d’esta guissa los vnos de los otros.

43. Cuenta la estoria que otra vez acaeçió que los moros de las galeas se echaron en çelada

  • 177  G : add. « do estauan non se catando de la çelada, los moros ».
  • 178  G : « acorro ».

148Cuenta la estoria que otra vez acaeçió que los moros de las galeas se echaron en çelada en esse lugar missmo a los christianos, commo dicho es, se avían echado. Et yendo los christianos commo solían contra los moros, estudieron pressos allý177, e a sobreuienta dieron en ellos, assý que en los christianos non ouo acuerdo178 ninguno de otro aperçebemiento, saluo de se acoger. E los moros, seguiéndolos, mataron d’ellos bien treynta e más, e dessý acogiéronse. Et por esto atal fue dicho los de los prouerbios de las façañas: «De qual dar, tal reçebir». E éstos dauan otrossý e reçebían a las vezes.

44. Dize la estorya que los de las naves de los christianos, reçelando mucho el fuego de alquitrán de los moros

149Dize la estorya que los de las naves de los christianos, reçelando mucho el fuego de alquitrán de los moros que trayén para los quemar sus naves que avían fecho, fezieron entender al rey don Fernando en quál guissa se podrían 173r°b d’él guardar, e dixiéronle cómmo. El rey, por consejo d’ellos, mandó fincar dos maderos grandes e muy gruessos e muy altos en medio del río, allý por onde las naues de los moros avían de passar a ellos, que venían con el fuego por les vedar esse passo a los moros. E pessó muncho a los moros, e touieron que les era muy graue conbatimiento para su fecho; et sobre los maderos venieron los moros por los arrancar, e los christianos, por los deffender, avían todo el día muy grant contienda.

150Mas vn día acaesçió que estando los de las naos de los christianos assosegados, que los moros llegaron con sus çabras, que traýan muy bien guissadas; e commo venieron sin sospecha, llegaron a los maderos, e ante que los christianos se huyassen aperçebir nin llegar ý, ovieron ellos atado muy fuertes sogas al vn madero e arrancáronlo muy fuertemente; e fuéronse assý con él al mayor [yr] de las çabras dando muy grandes alaridos e boçes.

45. Otrossý Remón Bonifaz, almirante de la flota del rey don Fernando

  • 179  Absence de signe d’abréviation sur le n.
  • 180  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

151Otrossý Remón Bonifaz, almirante de la flota del rey don Fernando, pessóle muncho del madero que 173v°a los moros arrancaron, e por ge lo alcaloñar179, quíssolos él yr veer su vegada. E tomó sus galeas ý muy bien guarnidas e muy bien guissadas, e de su gente non muncha, mas muy buena, et començó de yr rauiossamente contra las naos de los moros, e fallólos [non] muy aperçebidos. E huyó apartar vna carraca muy noble e muy preçiada a grant marauilla, e quatro barcas; e mataron ý pieça de moros, e muchos que se dexaron derribar en la agua, e algunos que troxieron pressos, e tornáronse con ello a saluo180.

152Et d’esta guissa que dicho auemos andauan todo el día en porfía los christianos e los moros, quando por tierra quando por agua, conbatiéndose vnos con otros e ganando vnos de otros, los vnos veniendo vna vez, e los otros veniendo otra; e assý en esto estauan todavía mañana e tarde e toda ora del día de cada parte, por tierra e por agua, contendiendo vnos con otros. Mas salían muchas veçes e venían con sus zabras e sus galeas armadas e aparejadas muncho bien, e llegauan muy çerca de las naues de los christianos con sus balestas munchas e fuertes que traýan, tirándoles saetas e faziendo muy grande daño a las veçes; mas quando 173v°b los christianos movían contra ellos, luego se acogían ellos, e en esto andauan todo el día.

153Mas vn día acaeçió que avían los moros assý venido d’esta guissa que dezimos, e los christianos corriendo con ellos; e desque fueron tornados, mandó el rey a Rremón Bonifaz que les echasse çelada, en guissa que les feçiesse algunt escarmiento si podiesse. Et don Remón Bonifaz fizo guissar dos bateles bien cobiertos e entablados, e guissados bien de armas e de omes rezios, e fízoles meter en vna huerta, que era de Axaçaff, que de parte de Axaçaff estauan, so los árboles, que non pareçían; e fizo tener sus galeas aprestadas e guisadas bien, de guissa que podiessen acorrer a los batelles quando menester fuesse.

  • 181  G : « Los christianos tomaron vn omne de los suyos ».
  • 182  G : « Quando los de la çelada ».
  • 183  G : « synon quatro que fyncaron a uida ».
  • 184  G : « cortaron ».

154Et los moros començaron de venir commo solían en sus çabras muy brauamente, e d’essa red que les estaua parada non se guardaron, e llegaron a la celada, mas non passauan adelant. Et los christianos tomaron vno de los moros suyos181 e echáronlo en el río, por nuevas que era moro e que se les huyarýa escapar; et él començó a nadar a grant priessa contra los moros, en manera que yva fuyendo, dando muy grandes bozes en aráuigo e demandándoles valýa. E los moros, quando 174r°a lo vieron, entendieron sus palabras, e cuydando que era moro, movieron luego con sus zafras contra él, veniendo adelante a más poder por le acorrer. Et quando los de la (sic)182 los vieron passados, echaron sus bateles en el agua e comenzaron de yr en pos ellos muy rezios. E los de las galeas estauan otrossý aperçebidos, e recudieron luego adelante e començaron a rimar contra ellos a grant poder. Et los moros, quando la çelada vieron, dieron tornada contra la villa por se acoger, mas los de los bateles non los dieron esse vagar, ca los atajaron de la vna parte et Remón Bonifaz de la otra parte luego con sus galeas, de guissa que non se huyaron reboluer. Et quando la vna zabra fue pressa e los moros d’ella todos muertos, synon quatro que fincaron en ayuda183, mas la otra que se cuydara acoger en quanto se en la otra detenían, non le dieron otrossý grant espaçio, que luego fue alçançada. E los moros començaron a desmayar, e los christianos tornaron184 los rimos e metiéronse dentro en la zabra con ellos, e yaquantos moros que en essa vna dexaron a vida, e tornaron sin daño e bienandantes para sus naos.

46. Acaeçió otra vez que los caualleros de la hueste eran ydos

  • 185  G : « e los herueros e los otros ».
  • 186  G : « E dos freyles caualleros seglares que se ý açertaron ».
  • 187  G : « non podía ».

155Acaeçió otra vez que los caualleros de la 174r°b hueste eran ydos, los vnos en caualgadas e los otros en recuas, e los otros185 a reçebir al infante don Alfonso, fijo del rey don Fernando, que venía del rreyno de Murçia, que avía su padre enbiado por él, por consejo de Ruy Gonçález Girón —et adelante contará la estoria lo que a don Rodrigo conteçió con el infante sobre esto, assý commo dezimos—, e siendo vazía la hueste de los christianos, venieron diez gazules de los moros bien guissados e dieron salto en la hueste, contra do possaua el prior del Hospital; e non se les guissó de fazer ý otro daño, mas leuaron dende vnas pocas de vacas suyas que ý andauan cabe la possada del prior, del qual rebatamiento a él pessó muncho, e a los freyres. Et dos caualleros seglares que se ý acaesçieron186, quando vieron que los moros leuauan las vacas, armáron[se] arrebatadamente e salieron en pos ellos; e el prior fue otrossý armado e començólos de seguir. Et los moros, desque los vieron yr ansí en pos ellos, desanpararon las vacas e començaron de yr fuyendo vençidos. E vn escudero del prior tornósse con las vacas por vn sendero apartado, e el prior quisiera tornar, mas vio passar adelante su conpaña de pie que se adelantó, e temiéndose que los matarían los moros, fue-174v°a les passar adelante, e fuel’ dar en vna çelada de moros en que avía çiento e çinquenta caualleros de moros e de pie grant conpaña. Et quando se él quisso acoger, non pudo, e quando vio que por ál non podían187 guarir, fue feryr en ellos, ca non pudo por ál escapar.

156E el prior e los que con él estauan eran diez caualleros: e çinco que morieran yendo en pos de las vacas, e quatro freyres con él, e él era el quinto. Et el prior fue muy aquexado de los moros e viose en grant coyta con ellos, ca çiertamente oviéranlo muerto o leuado sy non fuera por éssos que con él yuan, que le acorrieron mucho aýna e se conbatieron con los moros muy de rezio e los ferieron muy de corazón. E morió ý vn freyre, muy buen comendador de Sietefilia, buen cauallero, e morieron ý siete escuderos; e morieron ý fasta veynte christianos por todos, e munchos más de los moros, ca muncho más de coraçón los feryeron e más esforçadamente que los moros non fazían a ellos, commo aquéllos que se veýan en desesperança de la vida. E assý estudieron sufriendo e feriendo e defendiéndosse fasta que les vino acorro.

47. El ruydo que se fue faziendo muy grande por la hueste

  • 188  G : « El roydo se fue faziendo ».
  • 189  G : « E luego con los christianos ».
  • 190  G : add. « a ».

157El ruydo que se fue faziendo188 muy grande 174v°b por la hueste en cómmo los moros tenían çercado al prior del Hospital, e que lo avían ya muerto o presso. E luego commo los christianos189 salieron don Garçía, obispo de Córdoua, e don Sancho, obispo de Corya, con su conpaña de cauallo e de pie, a guissa de esforçados que avían sabor de librar los christianos de muerte e de mano de sus enemigos190, començaron de yr acorrerle a todo el más yr de los cauallos. Et quando los moros vieron que el acorro yva a los christianos e que venían ya çerca, fuéronlos dexando e saliéndose. Et quando los obispos llegaron, ya los moros ývanse acogiendo quanto podían; pero con todo esso pugnaron de los seguir e de correr con ellos fasta que los moros fueron puestos en saluo. Et mataron yaquantos moros de los de pie, en yendo en pos ellos en alcançe.

48. Otra vez acaeçió que don Enrrique

  • 191  G : « Ben Alfarax ».

158Otra vez acaeçió que don Enrrique, e el maestre de Alcántara, e don Lorenço Suárez, e el prior del Hospital, fueron quebrantar el arraual de Abén Alfanx191 que dizen, e entráronlo e fezieron ý muy grant daño, e quemáronle vna partida d’él, e sacaron dende mucho ganado e bestias 175r°a e ropas, e munchas otras cossas. E otrosý de los christianos ovo ý feridos pieça, e vn cauallero que ý perdieron; mas los moros fincaron muy quebrantados e robados e astragados de cuerpos e de quanto avían, ca muchos fueron los que ý morieron e grant daño ovieron ý reçebido.

49. Otrossý acaesçió otra vez

  • 192  G : « Macarena ».

159Otrossý acaesçió otra vez que estos mismos sobredichos: don Enrique e los maestres de Alcántara e de Calatraua e don Lorenço Suárez e el prior del Hospital, fueron otra noche conbater el arraual de Maquerena192, e entráronlo, e ferieron e mataron munchos moros, e prendieron munchos, e sacaron dende bestias e ganados e ropas e muy grant algo, de guissa que fueron muy quebrantados e destroydos de quanto avían, e quemaron d’él grant pieça. E d’estas tales se fazían munchas veçes e mucho a menudo en quanto essa çerca duró.

50. Desque el infante don Alfonso, fijo del rey don Fernando, fue llegado del reyno de Murçia

160Desque el infante don Alfonso, fijo del rey don Fernando, fue llegado del reyno de Murçia, commo ya dixiemos, mandólo el rey possar en vn oliuar cabo de la villa. Et el rey otrossý 175r°b leuantóse de aquel logar do estaua de cabe, donde auía ante venido a possar, e acercósse a la villa e mandó ý fincar sus tiendas, e assentósse ý de assosiego. E los moros, quando esto vieron, doblóles el quebranto que avían, ca les pessó en essa venida tan çerca que les crecía. Mas el infante don Alfonso, desque ý ovo llegado e ouo assesegado su conpaña, mandó a su conpaña e a la d’él e a la del rey don Jaymes, que avía ý venido con él, que se guissasen en cómmo los quebrantassen en alguna guissa essos moros d’essa çibdat; et fízoles echar çelada lo más çerca de la villa que pudo.

161E los moros fueron saliendo de la villa grant poder contra la parte de la çelada onde el real del infante era, e fueron veniendo los de la çelada que se acoytauan muncho, por salir muy más que non deuieran. Pero fuéronlos ferir, et los moros acogiéndoseles e los christianos seguiéndolos e matando en ellos, de guissa que fezieron en ellos grant daño; et morieron d’ellos muchos e seguiéronlos de tal guissa fasta que los metieron por las puertas de la villa. Mas después quesieron los aragonesses mostrar su argullo e non les dixo muncho bien. 175v°a

51. Bien dos messes passados que el infante don Alfonso fue venido a essa saçón de Murçia

  • 193  G : « posar ».

162Bien dos messes passados que el infante don Alfonso fue venido a essa saçón de Murçia, commo dicho es, vino ý Diego López de Haro a seruir al rey. E el rey mandólo passar193 contra Macarena, e don Ruy Gonçález de Galicia otrossý possó cab’él. Et los moros, viendo los christianos apartados e non muncha gente, ýuanlos seguiendo cada día e muncho a menudo, e affincáuanlos muy fuertemente.

163Et vn día, los moros fueron saliendo grant conpaña de gazules, caualleros muy fuertes e de grant coraçón, e grant muchedunbre de peones con ellos, e venieron derechos muy denodadamente contra ellos. E quando fueron çerca, fezieron ademanes de parar azes para los cometer. Et Diego López, quando los assý vio tan çerca, non los quisso ý fazer detener, e fizo armar su gente apriessa, e él armósse e salió a ellos, e fuéronles ferir. Mas los moros non se quisieron detener e paráronse rezios, mas bien paresçió que non avién a Dios de su parte; e tan rezio los fueron los christianos a ferir que los movieron e los fezieron boluer las espaldas, e començáron[se] de 175v°b vençer, e ývanse a las de vezes deteniendo por se deffender, ca eran munchos e los christianos muy pocos. E assý los fueron leuando fasta que les fueron enbarrando en la villa, e fezieron en ellos grant mortandat, e ganaron pieça de cauallos assý, e tornáronse para sus possadas muy alegres.

52. Otra vez fue que salió el poder de Seuilla

  • 194  G : « a esa gente do esos dos ricos omnes, don Diego Lopes e don Diego Gomes, que contado auemos, (...)
  • 195  G : « paradas ».

164Otra vez fue que salió el poder de Seuilla a essa parte a essos dos ricos omes, don Diego López e don Diego Gómez, que contado auemos, do estauan194. E los moros venían de tal continente e con tan grant poder sus azes partidas195 e assý ordenados que los [christianos] fueron çiertos de auer batalla con ellos. E metiéronse en armas muncho aýna, e salieron a ellos fuera e estudiéronlos atendiendo, coydando que vernían.

  • 196  G : « pasara ».

165Et don Alfonso, fijo del rey, érase ya leuantado de aquel logar onde le mandara el rey su padre possar, e possara196 a Triana, de la otra parte del rýo. E quando vio el poder de los moros a essa parte do essos ricos omes possauan, metiósse en las barcas a grand priessa e passó allá por los acorrer. Et los christianos estudieron de su parte atendiendo los moros, e otrossý los moros de la suya, de guissa que se yua passando el día. 176r°a E los christianos, quando esto vieron, començaron de mouer contra ellos. E los moros non los atendieron, pero los christianos los seguieron tanto fasta que los enbarraron en la villa, mas non ouo ý otro fecho que de contar sea.

53. Los almogáuares que el rey don Fernando tenía en la hueste sobre Seuilla

166Los almogáuares que el rey don Fernando tenía en la hueste sobre Seuilla salían muncho a menudo a todas partes por ende entendían que de los moros podrían algo ganar. E de la vna parte fazían sus caualgadas e muchas de todas partes, et de la otra parte non quedauan de seguir en derredor de la villa, quando vnos quando otros.

  • 197  G : « e començáronse de salir e yr acogiendo ».

167Mas vn día acaeçió que grand pieça d’essos almogá[ua]res christianos estauan en çelada, atendiendo los moros quando passarían; e los moros barruntáronlos e ovieron sabiduría d’ellos, e veniéronles ý sin sospecha grant poder, mayor que ellos non quessieran nin atendían, e dieron sobre ellos. Pero ante que se les muncho açercassen, ovieron vista d’ellos e salieron de la çelada, e començáronse de yr acogiendo197. Mas los moros les cayeron atán çerca que los fueron alcançando, e mataron d’ellos bien veynte omnes, e corrieron con los otros fasta que 176r°b fueron puestos en saluo. Et d’esta guissa fueron essos almogáueres d’essa vez desbaratados, mas bien les fue pechado después d’ellos muchas veçes.

54. Acaesçió otra vegada que syendo otrossý los moros munchos

  • 198  G : « mas de parte de los moros ».
  • 199  G : « Et asý los fueron escarmentando de todas partes poco a poco de non sallir tan derramados com (...)

168Acaesçió otra vegada que syendo otrossý los moros munchos do el maestre del Temple possaua, por los escarmentar dende e por se vengar de algún enojo que d’ellos auía reçebido, caualgó de grant madrugada e echóles çelada bien a rraýz de la villa, ante del día, de aquella parte por do contra él solían venir. Et dessý el día bien alto, los moros salieron grand conpaña d’ellos, e los que yuan delante fueron feryr en la çelada e començáronse de boluer contra la villa; e los christianos recudieron con ellos fasta çerca de las puertas, e mataron siete caualleros, que más non podieron alcançar fuera; mas de los de pie198 morieron ý más de çiento. Et assý los fueron escarmentando de todas partes, porque non salían tan rebatados commo en el comienço fazían199.

55. Munchas vezes salían los moros de rebate por las puertas del alcáçar

  • 200  G : « pontezilla ».
  • 201  G : « pontezilla ».

169Munchas vezes salían los moros de rebate por las puertas del alcáçar, que agora es de la Judería, e passauan vna 176v°a portiçuella200 que era ý sobre Guadayra, e fazían sus espo[lo]nadas en la hueste, e matauan munchos christianos e fazían ý muncho grant daño. Et quando don Lorenço Suárez sopo el daño que fazían los moros en la hueste e que por aquella portiçuela201 passauan, penssó de fazer vna espolonada con ellos de cómmo los podiesse escarmentar. E dixo a Garçi Pérez de Vargas e a otros caualleros que ý estauan con él:

  • 202  G : « pontezilla ».

—Fagamos vna espolonada con aquellos moros que vienen por aquella portiçuela202 a la hueste tantas veçes, e reçebimos tan grant daño d’ellos commo vedes. Mas catat cómmo ninguno de uós non entre en la puente nin llegue allá, que seriémos ý en grant peligro, ca son tantos que los non podemos soffrir.

170E esto dezía don Lorenço Suares por prouar a García Pérez de Vargas qué sería lo que ý faría.

  • 203  G : « pontezilla ».
  • 204  G : add. « e encubriéronse de los moros ».
  • 205  G : « e los moros fuéronse arrenconando et cayeron en ese río de Guadayra ».

171E de la otra parte, entre la portiçuela203 e la villa, estaua muy grant gentío de moros: bien fasta diez mill o más. Et los christianos feziéronlo assý204. E los moros salieron a fazer su espo[lo]nada commo solían contra la hueste del rey don Fernando. Et quando Lorenço Suárez e los otros que con él eran vieron tienpo, aguijaron con ellos fasta entrada de la puente. E allý se deto-176v°b vieron los moros, e don Lorenço Suárez fue ferir en ellos, e los moros fuéronse arredrando, e cayeron munchos en esse rýo de Guadayra205. E don Lorenço Suárez, feriendo e derribando en ellos, entró fasta la meatat de la puente e tornósse diziendo:

—¡Yo só don Lorenço!

  • 206  G : « Vargas ».

172 Et veniéndosse, paró mientes por Garçi Pérez de Varagas206 e non lo vio, e tornó la cabeça e vio que venía passada la puente e estaua de la otra parte en grant priessa entre los moros; e auía ya derribado en tierra quatro caualleros de los moros. Et don Lorenço Suárez dixo:

  • 207  G : « pontezilla ».
  • 208  G : « pues asý es e lo non podemos torrnar ».

—Engañados nos ha Garci Pérez. Védeslo cómmo ha passado la puente. El su bienfazer nos ha oy de fazer entrar en tal logar en que auremos todos menester el ayuda de Dios. Et por ende reçelaua yo d’él, ca yo ove dicho que ninguno non entrasse en la portiçilla207; pues ál non podemos fazer208, vayámoslo acorrer. Et esto a fazer es, ca en otra manera mal nos estaría sy a tan buen cavallero commo es Garçi Pérez se oy perdiesse por nuestra mengua.

173E desque esto fue fablado, tornáronse e fueron ferir en los moros que fallaron en la puente; e mataron muchos d’ellos e boluieron los moros las espaldas contra la villa, e tamaña fue la priessa e el miedo que ovieron que munchos d’ellos 177r°a se dexaron caer en el rýo de Guadayra. E passaron la ponteçilla e fueron assý con ellos derribando e matando en ellos fasta la puerta del alcáçar, e munchos d’ellos se metieron en el rýo e morieron ý munchos, e allý los entrauan a matar. Et en tal manera fue la mortandat que en ellos fezieron e tantos mataron, que más fueron de tres mill moros los muertos.

  • 209  G : « por plazer ».

174Et don Lorenço Suares se tornó con esta buena andança para la hueste deziendo ante todos por plaça209 que nunca auía fallado cauallero que de ardideça lo vençiesse synon Garçi Pérez de Vargas, e que los feçiera ser buenos aquel día. Et deuedes saber que de aquel día en adelante nunca más los moros que estauan en Seuilla ossaron fazer espoloneada en la hueste del rey don Fernando, ca fincaron escarmentados de la grant mortandat que en ellos fezieron.

56. Estos moros de Seuilla que el rey don Fernando tenía çercados

  • 210  G : « de cuyos fechos en este lugar la estoria cuenta ».
  • 211  G : « auían ».
  • 212  G : « pasauan ».
  • 213  G : « non auían punto de vida ».

175Estos moros de Seuilla que el rey don Fernando tenía çercados, de cuyos fechos la estoria en este lugar departe de Triana210, avía211 buena puente sobre barcas muy rezias e muy fuertemente trauadas con cadenas de fierro muy gordas e muy rezias además, por onde passaua212 a Triana e a todas essas partes do se querían, commo 177r°b por terreño, donde avían grant guarimiento e grande acorro al su çercamiento, ca toda la su mayor guarida por allý la avían, e de allý les venía; e a los que en essa Triana otrossý estauan, essa puente era el su mantinimiento todo e el su fecho, e sin acorro d’ella non avían punto de vianda213.

  • 214  G : « que el su fecho se podría más alongar ».
  • 215  G : « acabar ».
  • 216  G : « por que non pudiesen vnos a otros pasar ».

176E el rey don Fernando entendió otrossý que si les essa puente non tolliesse, que el su fecho podría más alongar que non faría214, e que por ventura a la çima que sería en aventura de se poder cobrar215. E dessý ovo su consejo e su acuerdo sobre este fecho, e mandó a Remón Bonifaz, con quien se aconsejó, e otros que ý fueron llamados que eran sabidores de la mar, que fuessen ensayar algún artifiçio commo le quebrantassen por alguna parte la puente, sy podiessen, por que non podiessen vnos a otros acorrersse216. Et el acuerdo en que se fallaron fue éste: que tomaron dos naos las más fuertes e mayores que ý tenían, e guisáronlas muy bien de todo quanto mester era para fecho de conbater. E esto era día de santa Cruz, tercer día de mayo, en la era de mill e dozientos e ochenta e seys años, et andaua la era de la encarnaçión del Señor en mill e dozientos e quarenta e ocho años.

  • 217  G : add. « e buenas ».

177Et esse Remón Bonifaz, guissado muy bien, entró en la vna nao con buena 177v°a conpaña e muy bien guissados de munchas217 armas, e en la otra nave entraron aquéllos que Remón Bonifaz escogió, omes buenos e buena conpaña bien guissada. E las naos guissadas e endereçadas muy bien d’esta guissa, leuantósse flaco viento non de grant ayuda, e podría ser ora de mediodía quando las naos mouieron. E deçendiero<n> vna grant pieça ayusso de donde estauan, por que tomassen el derecho viaje mejor e veniessen más reçias. Et la nao en que Remón Bonifaz yva deçendió muncho más que la otra ayusso. Et el rey don Fernando, en creençia verdadera, mandó poner ençima de los mastes d’essas dos naos cruzes, e dessý movieron las naves de aquel logar donde deçendieran.

  • 218  G : add. « sus velas e començaron ».

178E las naos movidas e ydas a medio del cosso, quedó el viento, que non fazía punto d’él. Et los de las naos fueron en grant coyta, ca bien tovieron que non acabarién lo que avían començado. E estando assý muy tristes, quisso Dios acorrerlos luego a la ora con buen viento muy más rezio que el de comienço. E dessý movieron sus naos e enderezaron218 a yr muy rezias; e yuan quantos yvan ý a muy grant peligro de algaradas e de engeños, que por todo logar d’esse arraual tenían possadas los moros, que non quedauan de le tirar a muy grant priesa 177v°b e quanto podían; de la Torre del Oro esso mesmo, con trabuquetes que ý tenían, que los aquexauan además, e con ballestas de torno e de otras maneras munchas de que estauan bien basteçidos, e con fondas, e con dardos enpeloñados, e con quantas cossas le conbater podían, que non se dauan punto de vagar. E los de Triana esso mismo fazían de su parte en quanto podían; mas quisso Dios que les non fezieron daño de que se muncho sentiessen.

179E la nave de primero llegó, que yva de parte del arraual, e non pudo quebrantar la puente, pero que por do açertó que la assedó yaquanto; mas la otra en que Remón Bonifaz yua, desque llegó, fue dar vn golpe tan fuerte que se passó clara a la otra parte de la puente. Et el rey don Fernando e el infante don Alfonso e los ricos omes, quando esto vieron, con todo el poder de la hueste, començaron a recudir en derredor de la villa por enbarrar los moros e por les fazer derramar, por aver las naves vagar de salir en saluo; e assý lo fezieron.

57. En la era de mill e dozientos e ochenta e seys años

  • 219  G : add. « e la vieron asý quebrantada ».
  • 220  G : add. « de grant mañana ».
  • 221  G : « e a los ».
  • 222  G : om. [estauan].
  • 223  G : « Et por esto veyendo el rrey mayor el dapño que podría resçebir, syn auer ý otro mayor recabd (...)

180En la era de mill e dozientos e ochenta e seys años, e andaua la era de la encarnaçión del Señor en mill e dozientos e quarenta e ocho años, después que fue quebrantada essa puente de Triana, assý commo 178r°a ya es contado en la estoria, los moros se tovieron por quebrantados, e teniendo que el su fecho non era nada, tanto que vieron que la puente auían perdido219. E el rey don Fernando, otro día220 mandó a don Alfonso e a los maestres e a todos los ricos omes e al (sic) los221 conçejos, e a todas las otras gentes que en la huestes avía, apregonadamente que fuessen a conbater a Triana. Et don Remón Bonifaz e los otros de las otras naves que la puente quebrantaron, por partes del agua estauan222, reçebieron grant daño otrossý de piedras e de saetas munchas e muy espessas que les tiraron. Et escaleras non tenían ý nin picos, ca non se trabajauan de las fazer, teniendo que les non acaeçería fecho en que menester las oviessen. Et por esto, el rey viendo mayor el daño que podría reçebir en su gente que el enpeçemiento que a los de dentro podían fazer, sin auer ý otro mayor recabdo223, mandó a la gente toda tirar afuera e que se saliesen; e dexóla assý que la non pudo tomar.

58. Aviendo el rey don Fernando a voluntat de ser apoderado en essa Triana

  • 224  G : « don Fadrique ».
  • 225  G : add. « adelante ».

181Aviendo el rey don Fernando a voluntat de ser apoderado en essa Triana e de la conbater —que muncho le era enpeçemiento e al fecho todo, 178r°b e le enbargaua la conquista de essa çibdat de Seuilla sobre que estaua— e auiéndolo mucho a corazón para le fazer caua, el infante don Alfonso e sus hermanos, don Fernando224 e don Enrrique, fueron possar en cabo de Triana çerca del rýo; e so Triana passó el maestre de Vclés e don Rodrigo Flórez e don Alfonso Téllez e Pero Ponçe. E dessý mandó el rey otrossý fazer sarços e gatas para se les acoger al muro e los conbater, e entretanto que les fuessen fazer la caua; e fezieron assý commo fue ordenado, ca la gente toda de la hueste fue allý assonada, los vnos a conbater e les dar priessa e los otros encobiertamente a la caua. Et los moros oviéronlo a ventar la caua que les fazían; e ante que la acabassen, oviérongela atajar e quebrantarla toda, e de allý225 pugnaron en se aperçebir e más se guardar. Et assý se ovieron a dexar de les fazer caua, pues vieron que les non prestaua.

59. D’estos moros de Triana

  • 226  G : « e matauan e ferían munchos »

182D’estos moros de Triana, pues que vieron de la vna parte la puente quebrantada por onde todo su acorro solían aver, e de la otra parte que de tantas guissas pugnauan de los ensayar, pugnaron de sse basteçer muy bien e meter en el 178v°a castillo todas las cossas que de fuera tenían; e metieron ý munchas armas e muncha gente e quanta vianda podieron aver. E tenían munchas ballestas muy fuertes, e salían muncho a menudo contra los de la çerca, do más a mano venýan para los fazer daño con sus balestas e con fondas, e ferían a munchos226, e fazían muy grand daño a los christianos.

  • 227  G : « el cauallero ».
  • 228  G : « e que salían d’él e ýauanse a perder e ascondíanse todos so la tierra ».
  • 229  G : add. « e se tan cuytados veýan ».

183E el rey don Fernando, viendo que era mayor el daño que le fazían que el que d’él reçebían, mandó fazer engeños; e fueron fechos mucho aýna e començaron de conbater el castillo de Triana con ellos muy afincadamente. E los moros otrossý, quando esto vieron, adobaron sus algaradas que tenían dentro e començaron otrossý de tirar a los engeños que les conbatían e que ellos tirauan, e salían a las veçes rezios e muy denodados contra los de la hueste. Mas quando los christianos recodían, luego los moros se acogían al castillo; e en esto les engañauan cada día, ca avíanse de allegar tanto a las barreras que por fuerça les convenía a rreçebir ý daño por muncho que se guardassen. E morieron ý munchos christianos, ca tales ballestas tenían los moros que a muy grant trecho fazían grant golpe, et munchos golpes fueron ý vistos de los quadrillos que estos moros tirauan, que passauan el cauallo227178v°b armado e que salié d’él, e ývase a perder e ascondiésse todo so la tierra228. E en esto estauan todos contendiendo los de fuera con los del castillo, lidiándose vnos con otros, que non se podían vnos deffender nin otros aver lo que querían, saluo que perdían ý más los que querían ganar que los otros que en perdimiento estauan229 et tan çercados se veýan de todas partes.

60. Estando en estos conbatimientos sobre el castillo de Triana

184Estando en estos conbatimientos sobre el castillo de Triana, vn infançón que ý estaua llegado de nuevo a essa çerca de Seuilla vio ý a otro cauallero traer tales señales commo las suyas —ondas blancas e cárdenas— e dixo a otros caualleros que estauan ý con él:

  • 230  G : « Dígovos que ge las quiero demandar e mandar tomar ».

—¿Cómmo trae este cauallero las señales de mis armas? Dígovos que ge las quiero mandar tomar230, ca non perteneçen las ondas para tal omne como éste.

185Et dixiéronle essos caualleros que lo non conosçían:

  • 231  G : « Vós catad ».

—Ved e catat231 lo que queredes fazer ante que lo prouedes, ca éste es Garçi Pérez de Vargas. E commoquier que es tan [syn] offanía e tan sin brýo lo vedes aquí andar, çierto sed que vos las querá deffender; e non ha en esta hueste ningún cauallero que lo ossase prouar lo que vós aquí dixiestes. E çierto sed que sy él ha [de] saber que tal cossa vós d’él dixiestes, que non vos podredes d’él partir sin vuestro daño: que es tal cauallero e tan proua-179r°a do en fecho de armas que todo omne lo deue reçelar.

186E el infançón, quando esto oyó qué le dezían aquellos caualleros e de cómmo le tenían a mal lo que dixiera, callóse e tóuosse por repisso por lo que avía dicho. E commoquier que fue de los que ý estauan o de otros, óuolo de saber Garçi Pérez, e non ge lo entendió ninguno, e callóse ende.

187Et conbatiendo el castillo de Triana, assý commo auedes oýdo de susso en la estorya, vn día salieron a las barreras de Triana este ynfançón que dixiemos e Garçi Pérez de Vargas e otros caualleros, e recudieron los moros de Triana faziendo su espolonada en aquel logar do aquellos caualleros que dixiemos estauan, e mataron yaquantos omes. E Garçi Pérez dio de las espuelas al cauallo e fue feryr de la lança a vn cauallero de moros que venía ante los otros, e dio con él en tierra. E los moros boluieron las espaldas e los christianos fueron en pos ellos fasta las puertas del castillo, matando e derribando en ellos.

  • 232  G : « e de porras ».
  • 233  G : « Et tan rezio ».
  • 234  G : « et enbarráronse e murieron pieça d’ellos, e munchos feridos de las torres e del muro ».

188E los moros, quando vieron que tan pocos eran los christianos que en pos ellos venían, dieron tornada a ellos. E allý fueron los golpes de las lanças muy grandes e de espadas e de maças232 que se dauan a manteniente que les duró grand pieça del día; e otrossý de las torres que esta-179r°b uan ençima de la puerta del castillo e del muro, les tirauan tantas de las piedras e de las saetas que semejauan al granizo que cae del çielo. E tal233 estaua ý Garçi Pérez de Vargas aquel día ante las puertas de Triana, e tanto suffrió e tantos golpes reçebió que las señales de las ondas del escudo e de la capellina mal abés parescían ante los golpes que le dieron. Et los moros dexáronse vençer e enbarráronse e morieron ý pieça d’ellos, e fueron muchos feridos otrossý de los christianos que los christianos que los ferieron de las torres e del muro234, e començáronse de yr para sus barreras a aquel logar donde mouieron.

189E Garçi Pérez touo ojo por el infançón de que vos ya dixiemos e violo allý donde lo él dexara quando aguijara con los moros, que nunca se dende partiera, et díxole:

—Señor cauallero, assý trayo yo las señales de las ondas e en tales logares las meto commo vós agora vistes, e d’esta guissa las saco dende commo vós vedes. E si quesiéredes, vayamos yo e vós, que las traedes limpias e luzientes a fazer otra tal espolonada con aquellos moros que agora serán aquí do ante llegaron, e veremos quál mereçerá traerlas.

190E al infançón pessóle mucho e fuele mal de lo que le dixo Garçi Pérez, e tóuose por repisso, e coydó que le quería acaloñar lo que 179v°a d’él avía dicho, e de grado se arrepentiera si podiera, pero recudióle d’esta guissa:

—Señor cauallero, vós traet las ondas e fazet con ellas commo agora fezistes, e onrradlas commo agora las onrrastes, ca bien son enpleadas en vós, e por vós valdrán ellas más; et ruégovos, commo a buen cauallero que vós sodes, que sy algún yerro dixe o desconoçençia, que me lo perdonedes.

  • 235  G : « e lo más porque ».
  • 236  G : « Vargas ».

191Et Garçi Pérez ge lo perdonó, e el infançón se touo por de buenaventura porque assý tan a saluo se partió d’él. Et don Lorenço Suárez sópolo e díxolo al rey don Fernando, e díxolo a los otros ricos omes. E al rey plógole ende muncho, que ya bien sabía quién era Garçi Pérez e de quáles fechos. Et esto fue muncho traýdo por la hueste, e tomó ende grand enbargo e grand vergüeña el ynfançón porque lo catauan todos e se reyén, e los más que235 lo preguntauan los ricos omes cada día, commo en juego, cómmo le acaeçiera con Garçi Pérez de Varagas236.

61. En essa saçón misma llegó ý el arçobispo de Santiago

  • 237  G : « a Tagarete ».
  • 238  G : « Domingo Núñez ».
  • 239  G : « asý que los más d’ellos fincaron ý ».
  • 240  G : « ca d’esa cauallería eran ésos que ý salieron ».

192En essa saçón misma llegó ý el arçobispo de Santiago don Johan Arias a essa çerca e fue possar al Cageçiendo237, que es bien alueñe d’ella; e luego que llegó, adoleçió muy mal, e la más de su gente otrossý. E los moros 179v°b recudieron muchas veçes contra essa su possada, commo los vién apartados de los otros, e seguían ý muncho a menudo e teníanlos en grant quexa e fazíanles grant daño. Et viendo essos ricos omes que aquí nonbraremos que non sería mesura en los non escarmentar dende, pues que el dueño de la possada non podía aver ende manera que los podiesse dende arredrar, e ovieron su consejo de les echar çelada. E los rricos omes eran éstos: don Pero Ponçe, e don Rodrigo Flores, e Alfonso Téllez; éstos con sus gentes e adalides —Diego Moñoz238, el adalit que fue ý muncho bueno, e otros pieça d’ellos que fueron ý— e con gente otrossý de don Alfonso, el infante, caualleros non muchos mas muy buenos, et metiéronseles en çelada e echáronles carneros de los del arçobispo —que tenía ý pieza d’ellos— por los sosacar. E los moros que vieron los carneros de su possada arredrados yaquanto, salieron luego e passaron la çelada e llegaron a los carneros e començaron de los acoger. E los de la çelada acá recudieron entr’ellos e la villa e los moros. E los moros en que los vieron dexaron los carneros e començaron de se acoger cada vno por onde pudo; mas los christianos començaron de los seguir e de los alcançar e de los castigar, ansý que los más 180r°a d’ellos fueron muertos239, e fincaran ý más si los otros tan arrebatados no fueran a salir. E morieron çinquenta caualleros de essos gazules valientes —ca d’essa cauallería eran éstos240— e morieron ý más de quinientos de los de pie.

62. Aquella sazón era costunbre de cada dýa yr a guardar las huertas

  • 241  G : « Costunbre era de cada día yr a guardar los herueros los caualleros por quadrillas ».
  • 242  Absence de signe d’abréviation sur le n.
  • 243  G : « e faziendo dapño con ellas en esos cauallos ».

193Aquella sazón era costunbre de cada dýa yr a guardar las huertas los cavalleros por quadrillas241, aquéllos a quien lo el rey mandaua, maguer que la quadrilla suya non fuesse. E vn día acaesçió que Diego Sanches e Sebastián Gutiérrez aviendo la guarda, salieron allá con veynte cavalleros, e çiento e çinquenta caualleros de moros que salieron de Xérez ovieron d’ellos vista, e como vieron que era poca gente, dieron en ellos e toviéronlos muy aquexados. Pero los christianos los començaron de acometer e de los feryr muy de rezio luego en el comienço; e desque vieron que los non podrían sufrir, como los moros eran munchos e ellos pocos, acogiéronseles a vna altura pequeña242 e estudieron allý fechos tropel, deffendiéndoseles lo más que podían. E los moros çercáronlos de todas partes, e tiráronles sus tragaçetes e sus azagayas e faziendo con ellos en sus cauallos quanto podían243. Pero fueron los christianos acordados 180r°b en esto: que quantas azagayas e tragazetes les tirauan, luego los quebrauan todos, que nin solamente vna non les enbiauan d’ellas; e fue cossa que les guareçió muncho.

194Et fueron ý feridos Diego Sanches e Sebastián Gutiérrez, de las quales feridas Sebastián Gutiérrez morió; e sin fabla ovieran leuado a Diego Sánchez o fuera muerto, synon por éstos que ý estauan con él que le acorrieron. E recudieron ý munchas veçes con estos moros, e fazíanlos arredrar de ssý, e ferían en ellos e fazíanles grand daño. Mas los moros boluían luego e recudían de cada parte e fazíanlos tornar de aquel logar forçadamente, andándoles en derredor e teniéndolos en muy grant coyta.

195E grant parte del día estudieron en esto, que de parte del mundo non les venía acorro ninguno. E estudieron deffendiéndose ansý fasta que les llegó gente, ca se fizo el apellido por la hueste e acorriéronlos; e de tal guissa estauan ya afrontados e canssados que si les tardara el acorro vn poco, fueran muertos o pressos. E quando los moros vieron assomar los de la hueste, penssaron de se acoger a más andar de los cauallos. E los christianos començáronlos de seguir, e podieran lazerar los moros sy se les non enbarraran, ca les yuan ya muy açerca los christianos, mas oviéronseles a meter en 180v°a Librixa. E perdieron ý veynte cauallos los christianos que a los otros yvan en acorro, que les morieron yendo en alcançe.

63. Otra vez acaeçió que los caualleros de la hueste que avían de guardar los huertos

  • 244  G : « herueros ».
  • 245  G : « Et los herueros seyendo ydos ya ».

196Otra vez acaeçió que los caualleros de la hueste que avían de guardar los huertos244, tales ovo ý d’ellos que ovieron de yr allá que tardaron que non huyaron salir tan a ora commo deuieran con los otros cavalleros. E a los huertos syendo ydos ya245, los moros venieron e dieron en ellos, e mataron bien dozientos omes, e leuaron munchas bestias. Et quando las guardas e el apellido recudieron de la hueste, eran ya los moros ydos e acogidos e fuéronse en saluo.

64. En la era de mill e CC e LXXXVI años

  • 246  G : « en mill et dozientos e quarenta e ocho años ».
  • 247  G : add. « nin se quiso meter en aquella aventura ».

197En la era de mill e CC e LXXXVI años, quando andaua el año de la encarnaçión del Señor en mill e CCXLIII años246, engaño e trayçión, que es señaladamente entre los moros cabida e vsada, Orias ovo su consejo con los moros más onrrados de Seuilla —que estauan allý commo en romería— e sobre este consejo venieron al infante don Alfonso e dixiéronle que le daría<n> dos torres que ellos tenían e que fuesse él por su cuerpo a reçebir-180v°b las; e desque él de aquéllas fuese apoderado, que çierto fuesse de lo ser en toda la villa, e que se non detoviesse ý vn punto, ca buen tienpo tenían ellos para lo acabar. Et el ynfante, reçelando essos engañantes, non se atrevió yr por sý247, mas enbió ý a don Pero Guzmán con otros caualleros, non munchos mas muy buenos, que ý eran. Et quando fueron allá, en llegando do avían puesto, coydaron los moros matar a don Pero Guzmán. E él entendiólo en sus malos bejares qué fazían e óvose de acoger a vn cauallo e diole de las espuelas e salió, e los otros con él; mas vn cauallero que non huyó salir, alcançáronlo e todo lo fezieron piezas.

65. Contado avemos de cómmo el arçobispo de Santiago don Johan Aryas adoleçió

  • 248  G : « e que pensase ».

198Contado avemos de cómmo el arçobispo de Santiago don Johan Aryas adoleçió luego que llegó a la çerca de Seuilla; viendo el rey en cómmo estaua muy flaco, mandólo tornar para su tierra e penssase248 de guareçer. E el arçobispo óvolo de fazer e fuesse dende, pessándole muncho. E desque el arçobispo fue ydo de la hueste, vino el maestre don Pay Correa a possar en aquel logar donde él possaua, et estando ý con XXV freyres solos, que estonçe consigo tenía, e non más de otra 181r°a cavallerýa que assaz era poca.

  • 249  G : « graues ».
  • 250  Dans le manuscrit G, inversion des folios 270 et 271.

199En essa sazón llegó el conçejo de Córdoua e fueron possar cerca de la villa a par de los muros. E los moros que dentro yazían estauan ya muy aquexados, ca ya non avía por ónde salir nin por ónde entrar, sinon por el agua o por navío o a vado, e esto a muy grant peligro. Mas commo non podían contar nin escriuir los fechos todos que allý en essa çerca acaeçioren, nin por quánto affán nin lazerío passaron los que la tenían çercada a essa çibdat ante que la ganada oviessen, et maguer que çerca de los de dentro estauan e tantos males les fazían quanto en la estoria oystes, e munchos más que sería luengos249 de contar, avn con todo esso non les podían vedar la passada de Triana a essos moros, que non passasen los vnos a los otros e que se non acorriessen de cada parte, cada que les mester era250.

66. Pessar grande avía el rey don Fernando

200Pessar grande avía el rey don Fernando porque non podían poner engeños nin por conbates nin por cossas que feçiessen, para tomar el castillo de Triana nin vedar a los moros essa passada. E sobre esto ovo el rey su consejo con Remón Bonifaz e con los otros omes buenos de las naues que eran sabidores de la mar, que prouassen en alguna guissa 181r°b cómmo podiessen tomar tierra en el arenal e por la mar cómmo les podiessen vedar este passo e essa guarda. Et mandó el rey que guissasen galeas e batelles aquéllos, e que los conpliessen e que lo fuessen prouar.

  • 251  G : « Et el rey les prometió commo les faría muncho bien e muncha merçet et que punnasen de guisar (...)

201Mas vn día que lo prouaron e que coydaron passar allá, el poder de los moros fueron e recudieron con ellos tan grande e los seguieron tan fuerte que non ovieron poder de lo fazer. Et el rey les mandó cómmo se pugnasen de guissar cómmo les guardassen aquella passada que los moros non podiessen passar nin acorrersse vnos a otros, e que les faría grandes bienes por ende251.

67. En la era de mill e CC e LXXXVI años

  • 252  G : « mas después que las galeas d’ese aventurado rey don Ferrando vieron que los moros se le fuer (...)
  • 253  G : « nin auían guarida nin salimiento ».

202En la era de mill e CC e LXXXVI años, quando andaua la era de la encarnaçión del Señor en mill e CCXLVIII años, Orias, con otros moros de los mejores de Seuilla, passaron a Triana. Mas commoquier que la yda ovieron desenbargada, non fue assý la tornada, mas después que las galeas d’ese aventurado rey don Fernando desque los moros se le fueron meter en el castillo252, et fueron ellos metérseles en el passo con muy grant poder que troxieron de galeas e de carracas e de zabras e de otros navíos munchos muy bien guissados. Et vino Remón Bonifaz con toda la mayor 181v°a partida de la mayor conpaña de su flota que él acaudellaua, de las quales non fue otorgada la passada a essos honrrados moros, a quien muncho pessó desque el passo vieron presso, e que se vieron pressos de todas partes assý que les non valía tierra nin agua, nin avían ningún salimiento253 a ninguna parte de todas las del mundo.

68. Desque essa gente pagana d’essos moros que en Triana estauan se vieron pressos

203Desque essa gente pagana d’essos moros que en Triana estauan se vieron pressos de todas partes e desesperados de todas guardas e de todos acorros que gentes aver deuiessen, non se sabiendo dar consejo ya, ca nin podían a la villa tornar nin yr a otra parte nin fincar ý —ca maguer que ý fincar quesiesen non avían qué comer— e quando se vieron tan aquexados e tan en grant coyta, e que de parte nenguna non podían aver acorro nin ayuda ninguna, demandaron fabla e salieron, e fuéronse ver con el rey don Fernando.

69. En la era de mill e CC e LXXXVI años

  • 254  G : « pues que Orias e esos moros ».
  • 255  G : « Axaçaf ».

204En la era de mill e CC e LXXXVI años, quando andaua la era de la encarnaçión del Señor en mill e CCXLIII años, Orias e essos otros moros254 honrrados que salieran de Triana a la fabla, ovieron fablado con el rey don Fernando e visto 181v°b con él, passaron ver los de la otra parte de Açaffax e entraron en la villa. E la primera pletessía en que trauaron al rey don Fernando, de parte de Açafax255 e del arrayaz e de los moros de Seuilla: que le darían el alcáçer de la villa e que lo toviesse él, e que oviesse las rentas todas d’él, asý commo las avía el Miramomelín quando era señor; e non le querían menguar ende ninguna cossa de quanto él solía aver ende, nin que les diesse ende ál fueras la merçet que él quesiese fazer <a> aquéllos que él toviesse por bien. E a esto eran acordados essos moros d’essa çibdat; mas grant cossa sería de lo poder acabar con el rey don Fernando, que los ya tan en su poder tenía que solamente non ge lo quisso oýr.

205E quando los moros esto oyeron que non quería el rey don Fernando, moviéronle otra pletessía: que le darían el terçio de la villa con su alcáçar e con todos los derechos del señorýo, segunt dicho es. Nin avn el rey don Fernando non quisso esse pleteamiento.

206E después le enbiaron prometer que le darían la meatat de la villa e que farían muro entre los christianos e los moros por que estudiessen todos más en saluo. E algunos de los christianos plazía con esta pletessía e tenían que era bien, e consejauan al rey que lo feziesse. Mas el rey nunca se quisso acoger a ello nin otorgarlo, ante dixo que toda ge la darían libre e quita. 182r°a

70. En la era de susso que es dicha de mill e CCLXXXVI años

207En la era de susso que es dicha de mill e CCLXXXVI años, quando andaua el año de la encarnaçión del Señor en mill e CCLVIII años, pues que los moros vieron que ninguna otra cossa non podían acabar [de] quantas ellos asmauan, saluo a lo que el rrey don Fernando quería, pessándoles muncho, oviéronse acoger a fazer voluntat del rey: que vaziassen la villa e que ge la diessen libre e quita, et que el rey que diesse Axaçaff e al arrayaz Abén Xue a Sant Lucar e Asnalfarrache e Niebla quando lo ganasse; e los moros que sacassen sus averes e sus armas e todas sus cossas, e d’esta guissa que dexassen a Seuilla.

208Et desque el prometimiento fue fecho e afirmado de todas partes, los moros entregaron el alcáçar de Seuilla al rey don Ferrnando. Et mandó luego poner la su seña ençima del alcáçar en vna torre, faziendo todos los días loar e dando graçias a Dios Nuestro Señor. Et esto fue el día de sant Clemente, en la era que de susso es dicha.

  • 256  Changement de chapitre dans le manuscrit G.
  • 257  G : om. [e entregados].

209Et quando el alcáçar d’essa noble çibdat de Seuilla fue dado e entregado al rey don Fernando256, e libradas todas las pletessýas que de susso son dichas 182r°b que en razón del entregamiento de la noble çibdat de Sevilla fueron traýdas al rrey don Ferrnando, e el rrey don Fernando apoderado ya en el alcáçar d’ella, commo dicho auemos, los moros demandaron plazo al rey para vender sus cossas las que non podieron leuar; e fue vn mes el que ellos demandaron de plazo, e el rey ge lo dio. El qual plazo conplido, los moros avían vendido todas sus cossas que vender quesieron; e entregados257, e entregaron las llaues de la villa al rey don Fernando. Et el rey, a los que por mar quissieron yr, dioles çinco naos e ocho galeas, e a los que por tierra dioles bestias e quien los guiasse e los possiesse en saluo. E d’esta guissa los enbió el rey don Fernando a los moros de la çibdat de Seuilla desque la ovo ganada e puesta en su señorýo. Et los que yvan por la mar e querían passar a Çepta eran çien veçes mill, e con éstos enbió el rey al maestre de Calatraua que los guió e los pusso en saluo fasta en Xérez.

71. Día era de la traslaudaçión de sant Ysydro de León

  • 258  G : « capítulo ».

210Día era de la traslaudaçión de sant Ysydro de León, arçobispo que fue de Seuilla —en la era de mill e CC e LXXXVI años, quando andaua el año de la encarnaçión del Señor en mill e CCXLVIII años— quando este noble 182v°a  e bienaventurado rey don Fernando, de que la estoria tantos bienes ha contado, entró en essa noble çibdat de Seuilla, cabeça258 de todo esse señorío del Andaluzía, do fue reçebido con muy grant proçessión de obispos e de muy grant clerezía e de todas las gentes, con muy grandes alegrías e con muy grandes bozes, loando e bendeçiendo e dando e deziendo graçias a Dios, e loando los fechos del rey don Fernando. E entró d’esta guissa esse bienaventurado rey dentro en la yglesia de Santa María. Essa proçessión fizo esse día cantada la cleryzía don Garçía, vn noble perlado que era electo de Toledo; e cantó ý missa a esse noble rey don Fernando e a todo el pueblo de los christianos que eran ý con él.

72. D’esta guissa que dicho avemos ganó el rey don Fernando la muy noble çibdat de Sevilla

  • 259  G : « tan bien estando por las tiendas e por las sonbras commo fuera ».
  • 260  G : « commo sy en baño estouiesen. Pero que por fuerça les conuenía, que por esto o que por el que (...)

211D’esta guissa que dicho avemos ganó el rey don Fernando la muy noble çibdat de Sevilla, passando por munchos peligros e por munchas affruentas, e suffriendo munchos lazeríos, e munchas veladas tomando el rey por su cuerpo e los otros sus vasallos con él, en faziendas e en torneos e en conbatimientos e en espolonadas que fazían con los moros e los moros con ellos, en recuas traer e guardar, et los de los moros e los moros defender-182v°b las que las metiessen dentro en la çibdat. Muncha sangre fue en esta çerca derramada e muchas mortandades fechas, en las vnas lides, e en las otras enfermedades grandes e muy grant dolençia que en essa hueste cayó, ca las calenturas eran tan fuertes e de tan grande ençendemiento e tan destenpradas que se morían los omes de grand destenpramiento que era corrunpido del ayre que semejaua llama de fuego; e corría aturadamente syempre el viento tan escalentado commo sy de los infiernos saliesse. Et todos los omes andauan todo el día corriendo agua, del grant sudor que fazía, tan bien estando por las sonbras commo por fuera259, o por ondequier que andauan, commo si en verano estudiessen. Et por esta razón e por los grandes quebrantamientos e lazeríos que suffrían, se perdieron ý muy grandes gentes260.

73. La hueste que el rey don Fernando sobre Seuilla tenía avía semejança de grant çibdat

  • 261  G : « e otra de los armeros e otra de los ferreros ».
  • 262  G : « De todas viandas e de todas merchandías ».

212La hueste que el rey don Fernando sobre Seuilla tenía avía semejança de grant çibdat e noble e muy rrica, que era conplida de todas las cossas e de todos los bienes e de todas las nobleças que abondamiento e [a] conplida çibdat perteneçía. Et calles e plaças departidas avía de todos mesteres, cada 183r°a vno sobre sý; e vna calle avía de los traperos e de los cambiadores, e otra de los espeçieros e meleçinamientos que avían mester las feridas e los dolientes, et de los ferreros otra261, e de los carniceros e de los pescadores otra, e assý de cada menester de quantos en el mundo podían ser, avía ý de cada vno sus calles departidas, cada vnos por orden conpassadas e apuestas e bien ordenadas. Assý que quien aquella vista vio podría bien dezir que nunca otra tan rrica nin tan apuesta viera, que de mejor gente nin de mayor poder que ésta non fuesse, nin tan conplida de todas nobleças e maravillas. E de todas merchandías262 era tan abondada que ninguna rrica çibdat non lo podía ser mayor.

213Et assý avía ý rraýgadas las gentes con cuerpos e con averes e con mugieres e con fijos, commo sy syenpre oviessen ý a durar; ca el rrey avía ý puesto e prometido que nunca se dende leuantasse en todos los días de la su vida fasta que la oviesse. Et quisso Dios e conplió su voluntat e lo que él quisso. E esta çertedunbre d’él les fazía venir de todas partes tan rraýgadamente commo vos dezimos.

74. Seze messes la touo çercada essa noble çibdat

214Seze messes la touo çercada essa noble çibdat de Se-183r°b uilla esse bienaventurado rey don Fernando, et non fazía sin rrazón de fazer muncho por ella, que es villa mayor e mejor çercada que ninguna otra allend el mar nin aquend el mar que fallada nin vista pueda ser, que tan llana estodiesse; e los muros d’ella son altos sobejamente e fuertes e muy anchos, e torres altas e bien departidas, e grandes e fechas a grant lauor, e tan bien çercada non podía ser villa otra solamente de la su barbacana.

  • 263  G : « e de qué tan grande es la beldat e la alteza ».
  • 264  G : « e tan llana e de tan grand maestría fue fecha ».

215Quier la Torre del Oro cómmo está fundada e tan ygualmente conpuesta en la mar, e fecha a obra tan sotil e tan maravillosa, de quánto ella costó al rey que la mandó fazer ¿quál podría ser que podría saber nin asmar quánto seryé? Pues de la torre de Santa María e de las sus nobleças, e de qué tan grande es el altura e la beltad263 e la su grant nobleça es: sesenta braças que ha en el trecho de la su anchura, e quatro tanto es en alto; tan alta e tan llana e de tan grant alteça e a tan grand maestreýa fue fecha264, e tan conpassada et la escalera por onde a la torre suben, que los reys e las rreynas e los altos omes que allý quieren subir de bestias, suben fasta en somo. Et en somo de esta torre ha otra torre, que ha ocho braças, fecha a grande maravilla. E ençima d’ella 183v°a están quatro mançanas alçadas vnas sobre otras; e tan grandes e de tan grant obra e de tan grant nobleça que en todo el mundo non podrían saber otras tan nobles nin tales: et la de somo es la menor de todas, e luego la segunda que está sso ella es mejor e muy mayor, e la tercera muy mejor. Mas de la quarta maçana non podremos retraer, que es tan grand lauor e tan estraña obra que es dura cossa de creer a quien non lo viesse: et ésta es toda obrada a canales, e las canales d’ella son doze, e ha en la anchura de cada canal çinco palmos comunales. Et quando la metieron por la villa, non pudo caber por la puerta, e ovieron a tirar las puertas e ensanchar la entrada. Et quando el sol fiere en ella, resplandeçe commo rayos muy luzientes más de vna jornada.

216Et otras nobles munchas e grandes nobleças sin éstas todas que dichas avemos; otrossý villa tan assentada e tan llana non ha en el mundo villa a quien el navío de la mar venga por el rrío cada día commo a ésta. Otrossý las naos e las galeas e otros navíos de la mar apuertan fasta dentro en los muros allý con todas mercadurías de todas partes del mundo: e de Tánjer, e de Cepta, e de 183v°b Túnez, e de Alexandría, e de Jénoua, e de Portogal, e de Inglaterra, e de Pissa, e de Lonbardía, e de Burdel, e de Bayona, e de Çeçilia, e de Gascoña, e de Catalloña, e de Aragón, e avn de Françia, e de munchas otras partes de allén el mar, e de tierra de christianos e de moros, e de otros muchos logares munchas veçes ý acaesçían.

  • 265  G : « de tantos bienes ha ».
  • 266  G : « onde muy grandes rentas salían syn mesura ».

217¿E pues cómmo non puede ser muy buena e muy preçiada çibdat la que es tan acabada e tan conplida de quantos ha265 commo en ésta son? E el su azeyte solo suele todo el mundo abondar por mar e por tierra, e esto sin los otros abondamientos e las otras rriquezas que ý ha, que serýa fuerte cossa de contar; que en el su Axaraffe ay bien mill alquerías, et esto todo sin los otros portadgos onde ha muy grandes rrentas e solía sin mesura266.

218Segunt lo proeua la estoria, vna fue ésta de las mejores e más altas conquistas que en el mundo todo fue vista nin fecha e que se en tan poca sazón fiçiesse. Et non puede ý ome entender ál ý synon fueras [la] merçed que fue del Nuestro Señor, cuyo seruidor él era, e que lo quisso Él ý onrrar e dar ventura buena, que tan noble señorío e tan abondado oviesse, et lo ál, que es la flor de todos los abondamientos e de todas honrras: 184r°a la grand lealtat de los sus buenos vassallos que él auía, los quales non avía rey que en el mundo fuese e non los ovo mejores nin tales de su naturaleça, que sabemos que por todas partes del mundo ovieron siempre castellanos e gallegos prez sobre todas las gentes que son, e más seruidores de señor, e más soffridores de affán. E desde aquí lieue Dios el su buen prez adelante, a onrra suya e de su naturaleça.

75. La noble çibdat de Seuilla fue ganada en la era de mill e CCLXXXVI años

219La noble çibdat de Seuilla fue ganada en la era de mill e CCLXXXVI años, quando andaua el año de la encarnaçión del Señor en mill e CCXLVIII años, en día de sant Clemente, andados XXIII días del mes de novienbre. Este rey don Fernando ensanchó muncho su reyno de grandes tierras que solía ante aver e metiólas en su seruidunbre, e rreys e rreynos que le cognoçieron señorío e le fezieron vassallaje, e de que leuó rrentas e tributos e de que ovo los pechos señorales; todos del mar acá quanto d’essa ley morisca era, fue metido en su señorýo e fue venido a rredimiento de la su merçed.

  • 267  G : « restaurar ».
  • 268  G : « de su dignidad e pastor ».
  • 269  G : « heredóla ».

220E desque el noble rrey don Fernando fue assosegado en Seuilla e ovo governado el coraçón de la conplida alegría de la buena çima que vio que le quisso Dios dar en su pugna del su trabajamiento, comenzó 184r°b luego de primero a rrefrescar267 a honrra e a loor de Dios e de santa María su madre, la silla arçobispal, que en antiguo tienpo avía que estaua yerma e vazía e era huérfana de su dignidat pastoral268. Et fue ý ordenada calongia muncho onrrada a onrra de santa María, cuyo nonbre essa noble e santa iglesia lieua, e ordonóla269 esse noble rey don Fernando luego de nobles e grandes heredamientos de villas e de castillos e de lugares muy ricos, e de otras muchas e grandes rriquezas. E dio luego el arçobispado a don Rremondo, que fue el primero arçobispo de Seuilla.

  • 270  G : « Después que la ouo el rey don Ferrando ganada et después que ouo ordenado todo esto ».
  • 271  G : « e ordenó ».
  • 272  G : « maestros e sabidores de departidas vidas e saber bien beuir ».
  • 273  G : « de todo menester e de cada ofiçio ».

221Et pues que ovo el rey don Fernando ordenado todo esto270, ordenó otrossý su villa muy bien e muy noblemente poblada e de buenas gentes e diola a partir, e heredó271 ý las órdenes e munchos buenos caualleros, e infantes e ricos omes heredó ý otrossý, e les dio ý muy grandes algos e muy rricas moradas e moradores. E de otras gentes, maestres e sabidores de por todas vidas sobre bien leuar272, mandó ý establecer calles rricas departidas a grant nobleça cada vna sobre ssý, e de cada offiçio273, de quantos omne asmar podía que a nobleça de rrica e noble e abondada çibdat pertenezca.

  • 274  G : « e fízolo poblar e labrar por la grant nonbradía de las grandes noblezas de Seuilla ».

222E partió el Axarafe otrossý, e fízolo poblar e labrar a muchas gentes que de munchas partes venían de la tierra allý poblar por nonbradía de las grandes nobleças274.

  • 275  G : « libertades ».
  • 276  G : « afincamientos ».

223E afforó la çibdat muy bien e 184v°a diole grandes labranças275 e grandes franqueças, por  fazer honrra e merçed a las gentes que ý eran e que al su conquirimiento se açercaron, e por les pechar los affanamientos276 e las lazerías que ý tomaron, e darles galardón de los grandes seruiçios que le ý ovieron fecho.

76. Desque el rrey don Ferrnando ovo ganada la çibdat de Seuilla

  • 277  Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

224Desque el rrey don Ferrnando ovo ganada la çibdat de Seuilla e la ovo poblada e afforada e assosegada muy bien, e ovo ý ordenado todas sus cosas a onrra e a nobleça d’él e de la çibdat e de su reyno, e a seruiçio de Dios e a pro e a guardamiento de los poblados que ý fincaron277,

77. Et después d’ella ganó a Xérez

  • 278  G : « e Arcos ».

225Et después d’ella ganó a Xérez, e a Medina, e a Alcalá, e a Béjar, e a Santa María del Puerto, que yaze dentro en la mar, e a Sant Lucar de Alpichín, e acá a Canpos278, e Librixa,  todo de la mar acá lo ganó, d’ello por conbatimientos, e d’ello por pletessías que le ý traxieron, por que se ovieron a dar; saluo Niebla, que se touo con Ben Amarín que era rey d’ella, e Asnalfarrache que le dieron luego en la pletessýa de Seuilla. E todos estos logares, castillos e villas e otros munchos que aquí non son nonbrados, que sson d’essa partida de entre Seuilla e la mar, ganó 184v°b el rey don Fernando después que a Seuilla ovo ganada.

78. Ocho años duró el rey don Fernando en la frontera

  • 279  G : om. [e munchos affanes].

226Ocho años duró el rey don Fernando en la frontera que non tornó a Castilla desque d’ella salió, passando munchas lazerías e munchos affanes279 e affruentas, ca en el logar sobre que él se echaua, nunca se dende quería leuantar fasta que lo conquerido e tomado avía, por aquexamiento que le ý venía.

227Tres años e çinco messes más el término de la su vida fue después que él ganó a Sevilla, e non más. E allý fueron acabados los días de la su vida que.l’ Dios prometiera, e partidos los acuçiamientos de los sus altos fechos, e en la qual vida él mientra biuió syempre seruió a Dios lealmente. E nunca a Castilla lo podieron fazer tornar desque d’essa vez passó a essa frontera, tanto avía grant sabor de lo conquerir, nin tenía en voluntat de tornar a ella fasta que lo oviesse todo conquerido. E allend el mar tenía ojo por passar e conquerir lo de allá d’essa parte que la marisma lo tenía, ca lo de acá por en su poder lo tenía. Et anssý era que naues e galeas e bateles mandaua fazer a grant priessa, aviendo fiuzia e esperança en la grant merçed que le Dios acá fazía; teniendo que 185r°a sy allá passase, que podría conquerir grandes tierras sy la vida le turasse algunt tiempo; por commo la ventura le guiaua e le era ayudadera en quantas cossas començaua. E maguer todo esto de acá él ganado avía de moros e tornado a poder de christianos, en su poder era e lo avié conquisto e metido so el su señorýo, non se tenía por entregado aùn nin tenía que conquerimiento era cossa que él muncho deviese tener sy la mar non passasse.

  • 280  G : « E las sus nueuas bolauan et eran muncho esparzidas ».

228Et las sus naues bolauan e las sus nuevas eran muncho esparçidas280 por tierra de allend el mar de cómmo se guissaua para passar allá e yr sobre ellos; e lo vno por la sabiduría de cómmo ganara toda tierra de acá e de cómmo le Dios e ventura guiaua, e de cómmo se guissaua para passar allá, tremían todos ante él e érales muy grant mal e avían d’él muy grande espanto. E munchos príncipes d’ellos eran acordados que tenían grandes tierras, que si allá passase, que se rendrían, temiéndose que se le non podrían deffender al su poderío nin al su grant coraçón de que oýan contar grandes marauillas. E por esta razón e por otra manera, e por qual era en todos los sus fechos e en todas las obras contra Dios e contra todo el mundo eran buenas, et guissado era de beuir e conqueryr más que non visco nin conquerió, 185r°b si lo Dios por bien toviera, ca por él non fincaua nin punto de lo auer muy a corazón sy Dios la vida más le alongara.

  • 281  G : add. « por la qual razón non ».
  • 282  G : « que a la muerte pueda fuyr nin desuiar nin defender nin esconderse d’ella ».

229Mas lo que.l’ fue prometido e otorgado ouo de ser, e ál non281 pudo estorçer del lazo de la muerte nin se desuiar d’ella, la qual a todos es comunal e ygual a voluntat del ordenamiento de Dios. Non ha rrey nin enperador nin omne de la mayor alteza que se pueda foyr nin desuiar nin asconderse d’ella282, que la muerte a todos es comunal, mas non la han todos en vn ygual; ca maguer que por todos passa, vnos la an más fuerte que otros: los vnos ha<n> muerte esquiua e affrontada e a grand desonrra e los otros la han muncho honrrada e con sazón.

  • 283  G : add. « e ensalçada ».
  • 284  G : « dudados e muy ».

230Et dize la estoria que este rey don Fernando, [que] ovo ganado tanto e ouo pujado tal prez e ovo su honrra llegada al logar que vos contado auemos, e era muncho amado e muncho honrrado de Dios —e de los omes terrenales— que.l’ quisso dar espaçio e vagar por que podiesse acabar conquista tan alta e tan rrica e tan granada como la acabó, et de acabar otrossý mereçimiento para acabar e aver el reyno del paraysso de Dios. Pues muryó él en el estado e en esta guissa, tan alto e tan amado e tan rreçelado, muy buena le era a él la muerte e muy onrrada, e con tenprada sazón le vino. Mas a toda 185v°a la christiandat fue muy fuerte e muy pessada, ca por él era muy onrrada283, e sobre todo lo fue a los sus naturales, ca eran mucho284 rreçelados de todas las otras gentes, ca por él eran todos temidos e guardados e puestos en alteça de alta nonbradía. E que muncho ome quesiesse dezir d’él, los sus fechos son testimonios ende.

  • 285  G : « que ha nonbre conplido de tanto buen pres commo ganó en sus grandes conquistas ».
  • 286  G : « Non fue quien ouiese nin quien así resçibiese ».

231Mas este rrey don Fernando tanto ý pugnó en vsso e en buenas obras e en bondades que ha nonbre conplido de tanto buen prez fazer285 e en todos otros conplidos bienes, quales nin quantos non podría ome contar: en heredar caualleros e rricos omes, e órdenes, e [a]dalides, e eglesyas, e todos quantos el rrazón avía de fazer bien; e en dar buenos fueros e franqueças e libertades; e en ser muncho justiciero e non menguar allý do devía. Non fue quien viesse rrey que assý reçebiesse286 e acogiesse a todo omne, segunt le perteneçiesse fazer a cada vno en su estado.

  • 287  G : « alabado ».
  • 288  G : add. « e muy eclesiástico ».

232Este rrey fue muy mesurado e conplido de toda cortessýa; e de buen entendimiento, e muy sabidor, e muy brauo, e muy sañudo en los logares do.l’ convenía, e muy leal e verdadero en todas cossas que leal e lealtad e verdat deviesse ser guardada. Pero que muncho le temían los moros e era muncho amado d’ellos; e esto era por 185v°b la grand lealtat que avían en él sienpre fallada. E ensalçador de christianismo, e abaxador287 de paganismo, e muncho obrador de las obras de piadat e muy vssador d’ellas, e muy cathólico288, e mucho amador de la Yglesia, e muy rreçelador de en ninguna manera yr nin passar contra ella nin contra los sus mandamientos. Rey de todos fechos granados, segunt en la estoria es contado e departido en muchos logares, ca él sacó de España el poder e el apremieamiento de los contrarios de la fe de Jhesu Christo, e los tollió el señorýo e diolo a los suyos. Munchos bienes ovo en sý que non son aquí rretraydos. E en Dios touo todo tienpo sus ojos e su corazón, por que Él sienpre fue tenudo de lo ayudar en todos sus fechos e de.l’ adelantar e pugnar en todas onrras en quanto fue biuo.

79. Este bienaventurado rey don Fernando santo e noble

233Este bienaventurado rey don Fernando santo e noble, de que la estoria tantos bienes ha contado, regnó, segunt dize la estorya, en los rreynos de Castilla XXXV años. Et dessý finó en la muy noble çibdat de Seuilla, que él ouo ganada de moros, assý commo lo ha ya contado la estorya.

  • 289  G : « mas d’ésta tajante ».
  • 290  G : « que todo christiano deue auer e creer e otorgar ».
  • 291  G : add. « su Saluador ».
  • 292  G : « et él tendió las manos ».

234E quando vino la ora en que el rrey don Ferrnando ovo de finar, e fue conplido el 186r°a término de la su vida, e non de la durable mas d’ésta ha talante289 que poco dura, e ovo a dexar este fallydero mundo e yr al de la santa claridat que nunca falleçe, e fizo ý venir ante ssý a su fijo don Felipe, que era electo para ser arçobispo de ý de Seuilla, e otros obispos que ý eran, e toda la clerezía. E pues que este bienaventurado rey don Fernando vio que era conplido el tienpo de la su vida e que era llegada la ora en que avía de finar, fizo traer ý ante sý el cuerpo del su Saluador e la cruz en que está la su significança de Nuestro Señor Jhesu Christo, e quando vio venir ante sý el frayre que lo traýa, fizo vna grant humildat. E a la hora que lo vio asomar, dexósse caer de la cama en tierra, e teniendo los ynojos fincados, tomó vn pedaço de soga que mandara ý aparejar e echóla al su cuello; e demandó primeramente la cruz e parárongela delante, e él omillóse mucho homildosamente contra ella e tomóla en las manos con muy grand deuoçión, e començóla de orar nonbrando quantas penas soffriera el Nuestro Señor Jhesu Christo por nós peccadores, cada vna sobre ssý, e en cómmo las rreçebiera, bessándola munchas veçes feriendo en los sus pechos muy grandes feridas, e llorando muy fuertemente de sus ojos e culpándose mucho de los sus peccados e manifestándolos muncho a Dios, e pediéndole perdón, et creyendo e otorgando todas las creençias verdaderas que todo fiel christiano conviene aver 186r°be mantener e creer e otorgar290. E dessý demandó el cuerpo de Dios291 e pa<rá>rongelo delante otrossí, él teniendo las manos292 amas juntas con tan grande humildat, llorando muy fuertemente e deziendo munchas palabras buenas de grant creençia e con grand dolor.

  • 293  G : add. « primera ».
  • 294  G : add. « nin ».

235E desque el mu[y] noble rey don Ferrnando ovo conplido todas estas cossas convenibles de grant creençia que él fizo, rreçebió el cuerpo santo de Dios de mano de Rremondo, arçobispo de Seuilla. E después que el cuerpo de Dios ovo rreçebido, commo dicho auemos, fizo quitar todos los paños rreales que vestía e mandó llegar sus fijos en derredor de ssý, que fueron estos todos los de la reyna doña Beatriz, su293 mugier: primero don Alfonso, que fue el mayor heredero de sus rregnos, e a don Fradrique, e don Enrrique, e don Felipe, e don Manuel, e don Sancho, que era luego enpos éste e era arçobispo de Toledo, non se açertó ý294 doña Beringuella, que era monja en las Huelgas de Burgos; e los fijos que ovo en la rreyna doña Johana que ý estaua —que fue la postrimera mugier— e ovo en ella éstos: don Ferrnando, e doña Lleonor, e don Luys que fue el menor de todos sus fijos que ý estaua en derre-186v°a dor d’él, e todos los rycos omes otrossý con ellos; e la reyna muy triste e muy quebrantada, e non menos quantos ý estauan.

  • 295  G : add. « e los leuase ».

236E luego primeramente fizo açercar a ssý a don Alfonso, e alçó la mano contra él e santigól’ e diol’ su bendiçión, e dessý a todos los otros sus fijos. E rogó a don Alfonso que allegasse a sus hermanos e que los criasse e que los concabiasse bien295 adelante quanto podiesse, e rogóle por la reyna que la touiesse por madre e la onrrasse e la mantouiesse syempre en su honrra, commo a rreyna convenía. E rogól’ por su hermano don Alfonso de Molina e por los otros hermanos qu’él avía, e por todos los ricos omes de sus regnos e por los caualleros que los onrrasse e los feçiesse syempre merçed e algo e acatoviesse bien con ellos e los guardasse sus fueros e sus franquezas e sus libertades todas a ellos e a todos sus pueblos. Et sy todo esto que él le mandaua e le encomendaua conpliesse e lo feziesse assý, que la su bendeçión conplida oviesse, synon la su maldiçión. E fízol’ responder «amén, amén». E díxol’:

  • 296  G : « Más fijo rico fincas de tierra e de munchos buenos vasallos ».

—Fijo, más fincas rico de tierras e de villas muy buenas296, más que rey que sea en la christiandat; pugna en fazer bien e ser bueno, ca bien has con qué.

237E díxol’ más:

  • 297  G : add. « e si d’esto menguas, non serás tan bueno commo yo ».

—Señor te dexo de toda [la] tierra de aquend el mar, que los moros ovieron ganada del rrey don Rrodrigo; 186v°b e en tu señorýo finca toda: et la vna conquerida, e la otra tributada. E sy la en este estado en que la yo dexo sopieres guardarla, eres tan buen rey commo yo; et si ganares por ty más, serás mejor que yo297.

80. Cuenta la estoria que conplido e dicho todo esto

  • 298  G : « e de todas las otras cosas que dichas son ».

238Cuenta la estoria que conplido e dicho todo esto que el bienaventurado rey don Fernando a saluamiento de su alma e a conplimiento de los santos sacramentos de santa Yglesia fizo, todas las otras cossas que dichas son298, dize la estorya aùn d’él, que después que el su Saluador, que es el cuerpo de Dios, ovo rreçebido, e adoró la cruz, e ovo de ssý tirado los paños rreales, commo dixiemos —que fue llegada la ora en que el su Saluador enbiaua por él— e él, desque la ora entendió que era llegada, vio la santa conpaña que le estaua atendiendo e alegrósse mucho, dando grandes graçias e loores a Nuestro Señor Jhesu Christo, e demandó la candela que todo christiano deue tener en su mano a la ora del su finamiento, e diérongela. E ante que la tomase, tendió las manos contra el çielo e alçó los ojos contra el su Criador, e dixo:

—Señor, dísteme regno que yo non avía, e onrra e poder más que yo non mereçí; dísteme vida esta non perdurable, mas quanto 187r°a ffue tu plazer. Señor, graçias te dó, rrediéndote e entregándote el rregno que me diste con aquel aprouechamiento que ý pude fazer; e offrésçote la mi alma.

239E demandó perdón al pueblo e a quantos ý estauan, que ssy d’él, por alguna mengua que en él oviera, querella alguna avían d’él, que.l’ perdonassen. E todos, llorando muncho de los ojos, rrespondieron que rogauan a Dios que.l’ perdonasse, ca de ellos perdonado era. Et dessý tomó la candela con amas sus manos e alçóla contra el çielo, e dixo:

—Señor, desnuyo salý del vientre de la mi madre que era de tierra, e desnuyo me offrezço a ella. E Señor, rreçibe la mi alma entre la conpaña de los tus sieruos.

  • 299  G : « en la gloria del su santo regno ».

240E abaxó las manos con la candela, e adoróla en creençia del Spíritu santo. E mandó a toda la clerezía reçar la ledanía e cantar «Te Deum laudamus» en alta boz. E dessý, muy simplemente e muy passo, enclinó los ojos e dio el spíritu a Dios. E la su alma sea heredada con los santos fieles de Dios e en la gloria del Spírito santo regne299; amén.

81. Quién podría dezir nin contar la marauilla de los grandes llantos que por este noble e bienaventurado rey don Fernando fueron fechos

241Quién podría dezir nin contar la marauilla de los grandes llantos que por este noble e bienaventurado rey don 187r°b Fernando fueron fechos por Seuilla, do el su finamiento fue e do el su santo cuerpo yaze, e por todos los rregnos de Castilla e de León? ¿Quién vio tanta dueña de alta guissa e tanta donçella andar descabeñadas e rrascadas, e ronpidas las façes e tornadas en sangre biua? ¿E quién vio a tanto infante, e tan rico omne, e tanto infançón, e tanto cauallero, e tanto ome de prestar andar baladdrando e dando bozes, messando sus cabellos e rronpiendo las fruentes e faziendo en ssý muy fuertes crueças? Et las marauillas de los llantos que las gentes fazían, e non es omne que lo podiesse contar.

  • 300  G : « en mill e dozientos e çinquenta e dos años ».
  • 301  G : « en mill e dozientos e nouenta años ».
  • 302  G : « en la noble iglesia ».

242Jueues fue por noche aquel día dolorosso en que este noble rrey don Fernando dexó la vida d’este mundo e se fue para la vida perdurable do rregna con Aquél cuyo sieruo él era. Et esto fue a XXX días del mes de mayo, quando andaua la era de la encarnaçión del Señor en mill e CCLXXII años300, e la de Céssar Augusto en mill e CCXL años301. E el sábado, terçero día después que el muy noble don Ferrnando murió, e lo soterraron en la muy iglesia (sic)302 de Santa María de Seuilla. E muy rreçelada será sienpre aquella yglesia por el cuerpo d’este alto, noble e bienaventurado rrey don Fernando que ý yaze; e bien pareçió después a tiempo que por el su 187v°a reçelamiento e por las grandes virtudes que Dios por él quisso mostrar ý. E el honrrado arçobispo don Rremondo cantó la missa e fizo su sermón muy grande e muy noble qual a tan noble e tan alto rrey commo él era conuenía ser fecho.

  • 303  G : « dio sen e saber e valer e poder de todas estas onrras dichas e meresçer acabar ».
  • 304  G : add. « e dulçor ».

243Otrossý quando el rrey de Granada su vassallo supo de la su muerte, mandó fazer muy grandes llantos por todo su rreyno; et non era marauilla de lo fazer, ca tenía a él e a todo su reyno anparado e deffendido de todas gentes. E non tan solamente fincó mançilla en los regnos de Castilla e de León, mas por todos los reynos de los christianos ovieron su quiñón ende e se dolieron mucho quando la su muerte oyeron, ca toda España era por él temida e rreçelada, e lo fuera más sy más visquiera. Et vna grant merçed le fizo Dios siempre estremadamente: que nunca en el su tiempo todo mientra visco ovo año malo nin fuerte en toda España vino, señaladamente en toda la su tierra. E este noble rrey don Fernando en buen punto fue naçido, de que la estoria todos los bienes que oýdo auedes e contado, ca acabó su vida e su estado en guissa que oýdo avedes. Aquel verdadero e poderosso Dios —que a este su sieruo rrey 187v°b don Fernando dio sentido e saber e poder de todas onrras dichas merezca acabar303 en este mundo mortal, e auer las otras de la vida perdurable— dexe a él siempre beuir e folgar con Dios el Nuestro Señor en el su santo paraysso, amén; et a nós dexe perseuerar en tal guissa por derecha carrera, por que merezcamos aver parte con él en la su santa folgança de claridat, que nunca escureçe nin hereda ninguna tristeza, mas que ayamos syempre plazer e alegría304 e gozo, amén. fol. 188r°a

Haut de page

Notes

1  G : « en el dicho año ».

2  C’est à cet endroit que s’achevait, à l’origine, la Chronique de Castille. D’ailleurs, dans le manuscrit G, le chapitre se termine par « e viose con su madre », puis on passe au chapitre suivant.

3  G : « villa de munchos pueblos ».

4  G : « en la era de mill e dozientos e setenta e tres años ».

5  G : « E aquel tienpo christianos caualleros que auía en la frontera —fijosdalgo adalides e almogáraues a cauallo e a pie— juntáronse en Andújar ».

6  G : « e que les farían auer vn andamio en el muro ».

7  G : « Martín Ruys Dargot ».

8  G : « E entretanto que don Pero Ruyz yua a don Áluar Peres, su hermano ».

9  G : « Domingo Muñós ».

10  G : « Domingo Muñoz ».

11  G : « desí atáronlas la vna con la otra et echáronlas a vna torre ».

12  G : add. « e tocados ».

13  G : « a ».

14  G : om. [e preguntól’ quedo].

15  G : « Desý tomáronlos e atapáronles las bocas ».

16  G : om. [eran ya apoderados e].

17  G : add. « yendo en pos ellos ».

18  G : « aquellas cosas que pudieron ».

19  G : « vençieron ».

20  G : add. « su señor, que les viniese acorrer ».

21  G : « Ordoño ».

22  G : « andouo ».

23  G : « e enbióles ».

24  G : « e de Çibdat Rodrigo ».

25  G : « era ».

26  G : « omnes ».

27  G : « de Bencia ».

28  G : « de Moyantos ».

29  G : « Mexía ».

30  G : add. « los nonbres ».

31  G : « Córdoua ».

32  G : « e don Pero Ruyz ».

33  G : « a aquella boz ».

34  G : om. [que yazían en el Exerquia].

35  G : « Et otro día mañana ».

36  G : « su criado ».

37  G : « Abén Rramín ».

38  G : add. « mouieron la pleytesía. E de allí adelante, tan bien de Castilla commo de León ».

39  G : « caualleros ».

40  G : « e al cabo quexados los de la çibdat por lides e por conbatimientos a los moradores de la çibdat que les fazían ».

41  G : « patriçia ».

42  G : add. « e con la iglesia e la fe del Rey del çielo que entraua allý aquella ora con el rey don Ferrando ».

43  G : « Almançor ».

44  G : « fabla ende aquí la estoria más conplidamente ».

45  G : « con ».

46  G : « Almançor ».

47  G : add. « en lugar de lánparas ».

48  G : « e alabáuanse en sus santos e alabauan al rey don Ferrando ».

49  G : « graçias ».

50  G : « que nunca fue gastadero de regno et que sienpre ovo virtudes ».

51  G : « conplida ».

52  G : « por rey e por señor ».

53  G : « que esta estoria conpuso en latín, e acabándola espidióse d’ella, et en cabo ».

54  G : « mas es de saber aquí que toda carrne se diz en esta manera ».

55  G : « poderes ».

56  G : « e departiéndolo todo en cuenta de sus corónicas se espide en este lugar de la estoria, mas porque la razón ».

57  G : « commo dicho es, tomad ».

58  G : « si les vino a punto de fallar en aquella misma razón alguna mengua ».

59  G : « escatimar ».

60  G : « do el arçobispo en rrazón d’esta torrnada dexa la estoria ».

61  G : « más por las razones ».

62  G : « Cuenta el que la razón d’esta estoria de aquí adelante sigue ».

63  G : «  e a los castillos de allá enbió ».

64  G : « Abén Lahimar ».

65  G : add. « e que se parasen ».

66  G : « acorridas ».

67  G : « non puede ».

68  G : « E qualesquier de nós que a la peña pueden sobir, poderla han defender ».

69  G : « pararé ».

70  G : « nos ».

71  G : « venirnos ha con grand onrra ».

72  G : « sernos ».

73  G : « onrrada ».

74  G : add. « e ».

75  Absence de signe d’abréviation sur le n.

76  G : om. [muy apressuradamente].

77  Absence de signe d’abréviation sur le n.

78  G : « e tortiçiera en judgamiento de convaliente e esforçante de las vidas ».

79  G : om. [muy noble cauallero e].

80  G : add. « omnes ».

81  G : om. [la muerte nin]..

82  G : add. « e ésta fue la razón por que este rey don Ferrando d’esta vez, segunt dicho es, ouo a yr por sý tan arrebatadamente a la frontera commo fue ».

83  G : « e leyéndola ».

84  G : « partir ».

85  G : « Estepa ».

86  G : « Çafra Pardal, Çafra Mogón, Rucbellar, Monte Aguilar, Tenjexier, Cabra, Osuna, Baena, Castellar ».

87  G : « Cote, Morón, Fornachuelos, e otros castillos ».

88  G : « que non osaua salir vno fuera de la villa nin otro entrar ».

89  G : « pues que él sopo que yua el rey contra él ».

90  G : « e derribó a Briones, e otrosý castillos los que entendió onde le podría venir dapño ».

91  G : « Paziguada ».

92  G : « Abén Hudiel ».

93  G : « E él llegando a Alcaraz ».

94  G : « Abén Hul ».

95  G : « e fue resçebir el reyno de Murçia ».

96  G : « Vclés ».

97  G : « con que auían de recudir <a> Abén Huel e a los otros señores de Creuiller ».

98  G : « Orihuela ».

99  G : « Aledo ».

100  G : « Rricot ».

101  G : « asosegando ».

102  G : « Muladar ».

103  G : « muy buenos ».

104  G : « e fue ý preso Martín Ruys, su hermano ».

105  G : « érase cometido e estendido e derranchaua a cometer e a fazer ».

106  G : « tajóles ».

107  G : « don Nuño Gonçales ».

108  G : « Pegalhajar ».

109  G : « Montijar ».

110  G : « Quesada ».

111  G : « de quanto fuera de las puertas del alcáçar pudo ».

112  G : « teniendo muncho aquexado a ese rey e a esos moros ».

113  G : « e catiuaron e ouieron d’ellos cauallos ».

114  G : om. [que lo avían menester muncho].

115  G : « que punnó en lo abiuar en este fecho, echó sus huestes sobr’ella ».

116  G : « de Vayán ».

117  G : « e fizo ý grant villa después a tienpo el rrey don Alfonso su fijo— do falló a su madre ».

118  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

119  G : add. « e fizo eso mesmo ».

120  G : « yendo ».

121  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

122  G : « de tomar a Jahén en su señorío e a su poder ».

123  G : « Et sobre este consejo e sobre este acuerdo ».

124  G : add. « ca era en medio del inuierno e los fríos eran tan grandes ».

125  G : « e las aguas tan apoderadas ».

126  G : « nin sabían ya qué fazer nin podría entrar vno nin salir otro ».

127  G : « e tan plaziente aplazimiento de quanto de la tierra e d’él quisiese fazer, non lo forçando codiçia malina ».

128  G : « e guiándolo mesuramiento e piedança natural ».

129  G : « e de muy fuerte e tendida çerca ».

130  G : « e de munchas e de muy fuertes torres ».

131  G : « Diego Gonçales ».

132  G : « E los moros de Alcalá, quando lo sopieron que el rrey de Granada yua ý, salieron e diéronse a él; e él dio luego el castillo a su señor el rey don Ferrando ».

133  G : « La nonbrada de los sus bienes e de las sus buenas obras e la nobleza d’esta reyna fue esparzida por todo el mundo ».

134  G : « e amiga verdadera »

135  G : « parar ».

136  G : « ese alto e fuerte capítulo del coronamiento real del Andaluzía sobre quien él quería yr por tierra e por mar ».

137  G : « en çerca ».

138  G : « que le darían tributo çierto, o por aventura que se acordarían a darle la villa ».

139  G : « non teniendo en voluntad estonçe de fazer lo que ellos deseauan ».

140  G : « prior que fue del Ospital después del grant comendador ».

141  G : « e pasó a vado a Guadalqueuir ».

142  G : « E partióse el rey don Ferrando de allí e fuese para Guillena, e los moros trabajáronse en defenderla. E el rey la fizo conbatir muy reziamente e mandó fazer sarzos e gatas para fazer la caua ».

143  G : « para Cantillana ».

144  G : « dozientos ».

145  G : « de naues e de galeas e de otros nauíos ».

146  G : « mas que venía grant poder sobr’ellos de Taniar e de Çebta e de Seuilla ».

147  G : « e cuydando que non venían ».

148  G : « E las naues e las galeas que don Remón Bonifaz traýa eran fasta treze ».

149  G : « Los moros mouiendo así asonados de cada parte ».

150  G : « e de los de por tierra, grant poder de los que salieron de los de Seuilla por terreño a ellos ».

151  G : add. « e desbaratólos e mató munchos d’ellos ».

152  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

153  G : « Abén Jafón ».

154  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

155  G : « de parte del río do posauan, estauan afrontados en la guisa que auemos dicho ».

156  G : add. « que ouiera visto a Garçi Peres quando saliera del real e conosçiólo en las armas ».

157  G : om. [e nunca d’él ál podieron saber, pero que lo conoçía él muy bien e le veýa cada día en cassa del rey, mas non quería que el cauallero perdiesse por él su buena fama que ante avía, e defendió a su escudero que por los ojos de la cabeça non dixiesse que lo conocía].

158  G : « dezir ».

159  G : « Ferrant Yuanes ».

160  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

161  G : add. « e los moros salieron commo solían e pasaron la çelada ».

162  G : add. « el maestre ».

163  G : « estauan ».

164  G : « griesgo ».

165  G : « resyna ».

166  G : « balsa ».

167  G : « e a los conbatir muy reziamente ».

168  G : « et matáronles el griesgo del alquitrán ».

169  Absence de signe d’abréviation sur le n. Ms. G : « engeñoso ».

170  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

171  G : « mas que non se le guisaua a su voluntat nin commo él cuydara ».

172  G : « E commoquier que ellos ademán fiziesen ».

173  G : « Correa ».

174  G : « Axaçaf ».

175  G : « Et los christianos los escarmentaron a yr alcançando ».

176  G : « quarenta ».

177  G : add. « do estauan non se catando de la çelada, los moros ».

178  G : « acorro ».

179  Absence de signe d’abréviation sur le n.

180  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

181  G : « Los christianos tomaron vn omne de los suyos ».

182  G : « Quando los de la çelada ».

183  G : « synon quatro que fyncaron a uida ».

184  G : « cortaron ».

185  G : « e los herueros e los otros ».

186  G : « E dos freyles caualleros seglares que se ý açertaron ».

187  G : « non podía ».

188  G : « El roydo se fue faziendo ».

189  G : « E luego con los christianos ».

190  G : add. « a ».

191  G : « Ben Alfarax ».

192  G : « Macarena ».

193  G : « posar ».

194  G : « a esa gente do esos dos ricos omnes, don Diego Lopes e don Diego Gomes, que contado auemos, estauan ».

195  G : « paradas ».

196  G : « pasara ».

197  G : « e començáronse de salir e yr acogiendo ».

198  G : « mas de parte de los moros ».

199  G : « Et asý los fueron escarmentando de todas partes poco a poco de non sallir tan derramados commo en el comienço fazían ».

200  G : « pontezilla ».

201  G : « pontezilla ».

202  G : « pontezilla ».

203  G : « pontezilla ».

204  G : add. « e encubriéronse de los moros ».

205  G : « e los moros fuéronse arrenconando et cayeron en ese río de Guadayra ».

206  G : « Vargas ».

207  G : « pontezilla ».

208  G : « pues asý es e lo non podemos torrnar ».

209  G : « por plazer ».

210  G : « de cuyos fechos en este lugar la estoria cuenta ».

211  G : « auían ».

212  G : « pasauan ».

213  G : « non auían punto de vida ».

214  G : « que el su fecho se podría más alongar ».

215  G : « acabar ».

216  G : « por que non pudiesen vnos a otros pasar ».

217  G : add. « e buenas ».

218  G : add. « sus velas e començaron ».

219  G : add. « e la vieron asý quebrantada ».

220  G : add. « de grant mañana ».

221  G : « e a los ».

222  G : om. [estauan].

223  G : « Et por esto veyendo el rrey mayor el dapño que podría resçebir, syn auer ý otro mayor recabdo ».

224  G : « don Fadrique ».

225  G : add. « adelante ».

226  G : « e matauan e ferían munchos »

227  G : « el cauallero ».

228  G : « e que salían d’él e ýauanse a perder e ascondíanse todos so la tierra ».

229  G : add. « e se tan cuytados veýan ».

230  G : « Dígovos que ge las quiero demandar e mandar tomar ».

231  G : « Vós catad ».

232  G : « e de porras ».

233  G : « Et tan rezio ».

234  G : « et enbarráronse e murieron pieça d’ellos, e munchos feridos de las torres e del muro ».

235  G : « e lo más porque ».

236  G : « Vargas ».

237  G : « a Tagarete ».

238  G : « Domingo Núñez ».

239  G : « asý que los más d’ellos fincaron ý ».

240  G : « ca d’esa cauallería eran ésos que ý salieron ».

241  G : « Costunbre era de cada día yr a guardar los herueros los caualleros por quadrillas ».

242  Absence de signe d’abréviation sur le n.

243  G : « e faziendo dapño con ellas en esos cauallos ».

244  G : « herueros ».

245  G : « Et los herueros seyendo ydos ya ».

246  G : « en mill et dozientos e quarenta e ocho años ».

247  G : add. « nin se quiso meter en aquella aventura ».

248  G : « e que pensase ».

249  G : « graues ».

250  Dans le manuscrit G, inversion des folios 270 et 271.

251  G : « Et el rey les prometió commo les faría muncho bien e muncha merçet et que punnasen de guisar commo la guardasen aquella pasada que los moros non pudiesen pasar nin acorrerse vnos a otros ».

252  G : « mas después que las galeas d’ese aventurado rey don Ferrando vieron que los moros se le fueron meter en el castillo ».

253  G : « nin auían guarida nin salimiento ».

254  G : « pues que Orias e esos moros ».

255  G : « Axaçaf ».

256  Changement de chapitre dans le manuscrit G.

257  G : om. [e entregados].

258  G : « capítulo ».

259  G : « tan bien estando por las tiendas e por las sonbras commo fuera ».

260  G : « commo sy en baño estouiesen. Pero que por fuerça les conuenía, que por esto o que por el quebrantamiento de las grandes lazerías que sofrían, de adolesçer e de perder ý muy grant gente ».

261  G : « e otra de los armeros e otra de los ferreros ».

262  G : « De todas viandas e de todas merchandías ».

263  G : « e de qué tan grande es la beldat e la alteza ».

264  G : « e tan llana e de tan grand maestría fue fecha ».

265  G : « de tantos bienes ha ».

266  G : « onde muy grandes rentas salían syn mesura ».

267  G : « restaurar ».

268  G : « de su dignidad e pastor ».

269  G : « heredóla ».

270  G : « Después que la ouo el rey don Ferrando ganada et después que ouo ordenado todo esto ».

271  G : « e ordenó ».

272  G : « maestros e sabidores de departidas vidas e saber bien beuir ».

273  G : « de todo menester e de cada ofiçio ».

274  G : « e fízolo poblar e labrar por la grant nonbradía de las grandes noblezas de Seuilla ».

275  G : « libertades ».

276  G : « afincamientos ».

277  Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

278  G : « e Arcos ».

279  G : om. [e munchos affanes].

280  G : « E las sus nueuas bolauan et eran muncho esparzidas ».

281  G : add. « por la qual razón non ».

282  G : « que a la muerte pueda fuyr nin desuiar nin defender nin esconderse d’ella ».

283  G : add. « e ensalçada ».

284  G : « dudados e muy ».

285  G : « que ha nonbre conplido de tanto buen pres commo ganó en sus grandes conquistas ».

286  G : « Non fue quien ouiese nin quien así resçibiese ».

287  G : « alabado ».

288  G : add. « e muy eclesiástico ».

289  G : « mas d’ésta tajante ».

290  G : « que todo christiano deue auer e creer e otorgar ».

291  G : add. « su Saluador ».

292  G : « et él tendió las manos ».

293  G : add. « primera ».

294  G : add. « nin ».

295  G : add. « e los leuase ».

296  G : « Más fijo rico fincas de tierra e de munchos buenos vasallos ».

297  G : add. « e si d’esto menguas, non serás tan bueno commo yo ».

298  G : « e de todas las otras cosas que dichas son ».

299  G : « en la gloria del su santo regno ».

300  G : « en mill e dozientos e çinquenta e dos años ».

301  G : « en mill e dozientos e nouenta años ».

302  G : « en la noble iglesia ».

303  G : « dio sen e saber e valer e poder de todas estas onrras dichas e meresçer acabar ».

304  G : add. « e dulçor ».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« XI. Fernando III en Castilla y León », in Crónica de Castilla, Paris, SEMH-Sorbonne - CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania « Sources », 1), 2010, [En ligne], Mis en ligne le 13 avril 2011, consulté le 24 mars 2017. URL : http://e-spanialivres.revues.org/190

Haut de page