Navigation – Plan du site

Texte intégral

  • 1 Año 866.
  • 2 Ordoño I (850-866) y Alfonso III (866-910).
  • 3 Sobre éste y otros epítetos reales véase Amancio ISLA, “Building kingship on words. Magni reges and (...)
  • 4 18 años le otorgó la Crónica Albeldense (XV 12, 2), pero los manuscritos P (BN 1358) y S (BN 2805) (...)
  • 5 La expresión filius perditionis, hijo de la perdición, añade a su significado bíblico (el diablo o (...)
  • 6 Es difícil precisar qué pueda significar el sintagma senatu Ouetensi. “Whatever these words may mea (...)
  • 7 Castro en un desvío de la N-120 hacia Lancia, según MARTÍNEZ ORTEGA (1998, p. 308-309), o Sollanzo (...)
  • 8 Debe de tratarse de una deformación a partir de Sublancia uel Ceia; el texto de Sampiro dice: quod (...)

11.1 (1) En la era 9041, muerto Ordoño, su hijo Alfonso2 le sucedió en el reino. Fue éste belicoso3, bastante ejercitado en todos los aspectos. Teniendo catorce años4 en el momento de su acceso al reino, un hijo de la perdición5, Fruela Gemundo, vino de las tierras de Galicia para reclamar el trono que no se le debía. El rey Alfonso, cuando lo oyó, se refugió en la zona de Álava. Pero el mismo maldito Fruela fue muerto por el senado de Oviedo6. El rey al oírlo volvió a su tierra y fue recibido con todos los honores. De allí marchó a León a poblar Lance7, la que ahora las gentes llaman Sublatio de Velceya8, ciudad extraordinaria. Pero mientras él llevaba a cabo estas obras, vino de parte de los alaveses un mensajero porque habían envanecido sus corazones contra el rey. El rey, al oírlo, dispuso ir allí. Por el terror de su llegada se vieron impelidos, reconociéndole de repente los derechos debidos, a suplicantes inclinar sus cuellos con la promesa de que serían fieles a su reino y a su poder y de que harían lo que se les ordenara. Y así subyugó Álava, sometida, a su propio imperio. A Eilón, que parecía ser conde de aquéllos, encadenado se lo llevó consigo a Oviedo.

  • 9 Mundar debe de ser Al-Mundir, hijo de Abderramán II; el otro jefe resulta desconocido. Pero vid. Pé (...)

21.2 Entretanto en esos mismos días una hueste ismaelita atacó la ciudad de León con dos generales, Invidar y Alcatenatel9. Y tras perder allí muchos miles, el resto del ejército escapó huyendo.

  • 10 Curiosamente el texto omite tanto la serie de hijos de Alfonso III y Jimena, añadido del Sampiro pe (...)
  • 11 Se trata de Deza, en Soria, y de Atienza en Guadalajara. PÉREZ DE ÚRBEL habla en cambio de la plaza (...)
  • 12 La labor constructiva de Alfonso, añadida a continuación por la versión pelagiana, no aparece en la (...)

31.3 No mucho después se granjea a toda la Galia junto con Pamplona por entronque familiar, al tomar esposa del linaje de aquéllos, de nombre Jimena10. (2) Además favorecido por el apoyo del ejército merced a sus victorias, muchas regiones de los enemigos llegó a alcanzar. Tomó la ciudad de Leuca y a sus ciudadanos, capturados muchos, consumidos por el fuego lanzado desde las torres; Atenda11 la conquistó en paz12.

  • 13 H dice ipsis Getulibus: otra forma de llamar a los musulmanes usada ya por el cronista de la Crónic (...)
  • 14 Grajal de Campos, León.
  • 15 Castro de la Ventosa, León, según MARTÍNEZ ORTEGA (1998 p. 316).
  • 16 Aboalit es el general Abu Halid Haxim y fue capturado por Ibn Marwan, por aquel entonces aliado de (...)

41.4 (3) En estos días un hermano del rey de nombre Fruela, maquinando la muerte del rey según dicen, huyó a Castilla. Entonces el rey don Alfonso, ayudado por Dios, lo capturó y por tal motivo le sacó los ojos, junto con sus hermanos. Igual que a Fruela, también Vermudo, ciego, huyó mediante engaño de Oviedo y llegó a Astorga y durante doce años se mantuvo en rebeldía aliados con los árabes. Junto con esas gentes13 encaminó su ejército a Grajal14. Pero el rey Alfonso al oírlo avanzó a hacerles frente; los destrozó hasta su aniquilación. Ciego, con todo, huyó a la arabía. Entonces el rey domeñó Astorga y Ventosa15; defendió también Coímbra, que estaba en poder de los enemigos; la puso bajo el yugo de su imperio. Numerosas ciudades de Hispania claudicaron ante sus armas. También en tiempos de éste se amplió la Iglesia. Pues las ciudades de Oporto, Braga, Viseo, Chaves, Oca son repobladas por los cristianos y se ordenan obispos según el tomo conciliar, y se avanza en la repoblación hasta el río Tajo. Durante el mandato de éste un general y procónsul de Hispania de nombre Aboalit16, capturado en combate, es llevado a presencia del rey; este general se pagó por su liberación, fuera de tasa, cien mil sueldos.

  • 17 Es el desastre de Polvorosa.
  • 18 El final de 6 y los capítulos 7-13, intercambios de cartas con el papa Juan y supuesto concilio de (...)
  • 19 Año 898.
  • 20 Año 900.
  • 21 Se trata de Ahmed-ben-Moawia, un iluminado del que hablan también los relatos musulmanes; según ést (...)

51.5 (5) Casi por la misma época un ejército cordobés vino a la ciudad de León y a Astorga, la capital. El ejército de la ciudad de Toledo y el que tras él venía desde otras ciudades de Hispania quiso pretendió agregársele juntamente para destruir la iglesia de Dios. Pero el rey, muy prudente, se entera de todo por medio de espías y los acosa ayudado por el buen juicio de Dios que lo protegía. Así pues, dejando a su espalda a la formación cordobesa, se acercó a hacer frente al siguiente ejército. Ellos, en absoluto temerosos por la muchedumbre de sus soldados, vinieron dirigiéndose a Polvorosa. Pero el rey, muy glorioso, saliendo de la margen de un bosque se abatió sobre ellos en el mencionado lugar de Polvorosa, junto al río que se llama Órbigo, donde todos murieron: cerca de doce mil cayeron. La otra aceifa cordobesa llegó huyendo de Valdemora, pero el rey los persiguió y allí mismo a espada murieron todos. Nadie escapó de allí salvo diez cubiertos de sangre y cadáveres de los muertos17. (6) Tras esto los árabes enviaron legados al rey Alfonso en misión de paz. Y el rey, acordando con ellos la paz durante un trienio, la osadía de los enemigos quedó aniquilada, y por ello grande exulta la Iglesia18. (14) Pasado el trienio, en la era 93619, ordenó repoblar las ciudades que desde antiguo estaban deshabitadas. Éstos son los nombres que ahora reciben de las gentes: Zamora, Simancas y Dueñas, y todos los Campos Góticos. Toro se la dio a su hijo Gervasio para que la repoblara. Entretanto, en la era 93820, tras juntarse un ejército magno y grande de árabes, avanza hacia Zamora. Al oírlo su serenísima majestad, reunido el ejército, combatiendo unos con otros los aniquiló hasta el exterminio con el apoyo de la clemencia divina; incluso Alhaman, a quien llamaban profeta, cayó allí mismo y descansó la tierra21.

  • 22 Nada se sabe del emplazamiento de este castillo.
  • 23 Muñoz Fernández; es suegro de García y conde de Castilla.
  • 24 Esta frase no consta en la versión silense de Sampiro, y sí en cambio en la pelagiana, aunque con a (...)

61.6 En aquellos días en los que las huestes suelen salir a la batalla, el rey tras reunir al ejército se marchó para Toledo, y allí recibió de los toledanos abundantes regalos. A la vuelta de allí tomó a espada el castillo al que llaman Qunutialupel22: a una parte de sus moradores los pasó a cuchillo, a la otra parte se los llevó consigo, y llegó a Carrión, y allí ordenó a sus hijos que le cortaran la cabeza a Adanura, un sirviente suyo, por haber maquinado para matar al rey. Mientras vino a Zamora, capturó a su hijo García y ordenó que lo sometieran a cadenas y lo puso en cautiverio. Su suegro Muñoz23 se levantó entonces en rebeldía y preparó una sublevación. Y todos los hijos del rey se conjuraron entre sí y derrocaron a su padre, mientras estaba retirado en la aldea de Puelles. El rey, por su parte, se dirigió a Santiago a orar, y vuelto de allí, vino a Astorga y pidió a su hijo García que una y otra vez le dejara perseguir a los sarracenos. Y tras reunir un ejército de toda condición se puso en camino y causó muchos estragos, y regresó con una gran victoria. Finalmente regresó a Numancia; murió de enfermedad natural. Por él se ha de rogar al Padre Clementísimo para que quien tal reino en la tierra le atribuyó, también en el cielo se digne en conferírselo24. Descansa en paz en Oviedo en la iglesia de Santa María, Madre del Señor.

  • 25 Año 910.
  • 26 García I, 910-914, rey de León.
  • 27 No está identificado el tal rey Henolans.
  • 28 La expresión negligentia custodum es curiosamente muy cercana a la que aparece en el Derecho Romano (...)

72. (16) En la era 94825 muerto Alfonso le sucedió su hijo García en el reino26. En el primer año de reinado reúne un magnísimo ejército, y se dispuso a perseguir a los árabes. El Señor le concedió la victoria: asoló, incendió, y mucho botín se trajo consigo. Además hizo prisionero con la espada al rey Henolans27 y, mientras se dirige al lugar que llaman el Tiemblo, por negligencia de los guardianes28 se escapó. El rey reinó tres años y un mes. Murió en Zamora de enfermedad natural.

  • 29 Año 913.
  • 30 Ordoño II, 914-924, rey de León.
  • 31 Pelayo continúa aquí las construcciones de Ordoño II; es el final del c. 17 y el comienzo del 18.
  • 32 En las crónicas musulmanas el nombre es ‘Mutoniya’ o ‘Mutonia’. PÉREZ DE ÚRBEL (1952 p. 381), lo si (...)
  • 33 No identificado.
  • 34 Véase n. 28.
  • 35 Es Sancho Garcés I, 905-925, descendiente de la dinastía Jimena de Navarra.
  • 36 Véase n. 24.

83. (17) En la era 95129 muerto éste, su hermano Ordoño30, viniendo desde la parte de Galicia, alcanzó el reino. Reinando éste, un gran ejército cordobés junto con su caudillo de nombre Halapacat vino al castillo de la ribera del Duero que llaman de San Esteban. Pero el rey Ordoño al oírlo, como era varón aguerrido, reunido un gran ejército se dispusó a ir hasta allá, y combatiendo unos con otros Dios concedió el triunfo al rey católico y aniquiló hasta a los que mean en la pared. Junto al mencionado ejército sucumbió allí mismo su caudillo, al que cortaron la cabeza. También mató a otro rey gordo, Albonitrahab, y volvió el rey con un gran triunfo a su sede de León31. (18). Luego vino otra aceifa al lugar que llaman Mitonia32. El rey reunió a su ejército; se dirigió allá rápidamente; se vieron las caras en un lugar llamado Matrota33, y luchando entre sí unos con otros y moviendo a la guerra, hubo bajas de ambas facciones, según dice David “diversos son los azares de la guerra”. De ahí en el año tercero vino una tercera aceifa al lugar que llaman Muez34. El rey Sancho35, hijo de García, mandó una embajada al rey don Ordoño a ver de qué manera lo ayudara contra las formaciones de los muzlemitas. El rey avanzó en gran batalla y se vieron las caras en el valle que llaman Junquera. Y según sucede, por culpa del pecado36 muchos cayeron de entre los nuestros; incluso dos obispos, Dulcidio y Ermogio, fueron capturados allí mismo y trasladados a Córdoba.

Haut de page

Notes

1 Año 866.

2 Ordoño I (850-866) y Alfonso III (866-910).

3 Sobre éste y otros epítetos reales véase Amancio ISLA, “Building kingship on words. Magni reges and sanctus rex in the Asturleonese kingdom” JMH, 28, 2002, p. 249-261.

4 18 años le otorgó la Crónica Albeldense (XV 12, 2), pero los manuscritos P (BN 1358) y S (BN 2805) de la Albeldense dicen ciertamente 14; 13 le concedió la Historia Silensis (39)

5 La expresión filius perditionis, hijo de la perdición, añade a su significado bíblico (el diablo o el anticristo) un significado político íntimamente visigodo, en este caso neogótico. Efectivamente, la presencia de un usurpador señala a éste como un rex perditionis (véase IVL. TOL. Hist. Wambae 30), frente al rey de buen gobierno que es tratado como catholicus o religiosus rex o princeps, y a quien Dios favorece en sus acciones. Así en 3: dedit Deus triumphum catolico regi, cuando habla de Ordoño II. Curiosamente Paulo es calificado como nefandissimus (Hist. 24, Iudicium 6), lo mismo que es ahora nefandus el propio Fruela, quien era calificado de tiranno et infausto rege en los Chronica Albeldensia, posible fuente del pasaje. Es, por tanto, algo que va más allá de una confrontación sobre legitimidad en el ejercicio del reino, hijo de Ordoño’ frente a hijo de perdición’, como quiere Georges MARTIN, Linaje y legitimidad en la historiografía regia hispana de los siglos IX al XIII”, e-Spania 11, 2011, § 16 [En ligne], 11 | juin 2011, mis en ligne le 06 juin 2011, consulté le 29 mai 2012. URL : http://e-spania.revues.org/20335 ; DOI : 10.4000/e-spania.20335.

6 Es difícil precisar qué pueda significar el sintagma senatu Ouetensi. “Whatever these words may mean”, dice Richard A. FLETCHER Saint James' Catapault: The Life and Times of Diego Gelmírez of Santiago de Compostela, Oxford : OUP, 1984, p. 70. La Albeldense, fuente del pasaje, escribe a fidelibus nostri principis (XV 12, 5). Tal vez sea un mero recuerdo literario de la presencia del término senatus en la literatura visigoda y aun mozárabe para designar personas de cierto relieve, próceres locales, elites cercanas al rey, y no, evidentemente, un uso, pudiéramos decir ‘técnico’, del término. Con todo, la expresión sí sirvió a Pelayo para equiparar de manera propagandística a Oviedo con Roma; al fin y al cabo recurrió a la misma expresión cuando en su redacción del texto de Sampiro (c. 20), y en un añadido suyo, equiparando a Fruela II por el destierro del obispo Frunimio con Domiciano por el exilio de San Juan Evangelista, dice que Domiciano a senatu romano interfectus est.

7 Castro en un desvío de la N-120 hacia Lancia, según MARTÍNEZ ORTEGA (1998, p. 308-309), o Sollanzo según MORALEJO (1985, p. 251).

8 Debe de tratarse de una deformación a partir de Sublancia uel Ceia; el texto de Sampiro dice: quod nunc a populis Sublancia dicitur et Ceiam ciuitatem mirificam.

9 Mundar debe de ser Al-Mundir, hijo de Abderramán II; el otro jefe resulta desconocido. Pero vid. Pérez de Úrbel (1952, p. 350-351 n. 8).

10 Curiosamente el texto omite tanto la serie de hijos de Alfonso III y Jimena, añadido del Sampiro pelagiano, como la mención de que fuera prima hermana de Carlomagno, añadido del Sampiro silense.

11 Se trata de Deza, en Soria, y de Atienza en Guadalajara. PÉREZ DE ÚRBEL habla en cambio de la plaza de los Nepza y del sitio de Antena, en los alrededores de Mérida.

12 La labor constructiva de Alfonso, añadida a continuación por la versión pelagiana, no aparece en la versión silense, ni aquí ni en el ms. H se menciona.

13 H dice ipsis Getulibus: otra forma de llamar a los musulmanes usada ya por el cronista de la Crónica Albeldense XV 9,10.

14 Grajal de Campos, León.

15 Castro de la Ventosa, León, según MARTÍNEZ ORTEGA (1998 p. 316).

16 Aboalit es el general Abu Halid Haxim y fue capturado por Ibn Marwan, por aquel entonces aliado de Alfonso III.

17 Es el desastre de Polvorosa.

18 El final de 6 y los capítulos 7-13, intercambios de cartas con el papa Juan y supuesto concilio de Toledo, etc. están omitidos en nuestro manuscrito, como también lo están en H.

19 Año 898.

20 Año 900.

21 Se trata de Ahmed-ben-Moawia, un iluminado del que hablan también los relatos musulmanes; según éstos cayó muerto el 10 de julio de ese mismo año en la jornada del foso de Zamora.

22 Nada se sabe del emplazamiento de este castillo.

23 Muñoz Fernández; es suegro de García y conde de Castilla.

24 Esta frase no consta en la versión silense de Sampiro, y sí en cambio en la pelagiana, aunque con algunas variantes que dificultan su comprensión: Pro quo exorandus est Clementisimus Pater ut cui tale regnum tribuit terrenum, etiam celeste accipere mereatur.

25 Año 910.

26 García I, 910-914, rey de León.

27 No está identificado el tal rey Henolans.

28 La expresión negligentia custodum es curiosamente muy cercana a la que aparece en el Derecho Romano cuando se trata de la custodia de los reos: Quod si per negligentiam custodum evaserunt, levius puniendos, Liber XLVIII Pandectarum, Tit. III, Art. III, xv.

29 Año 913.

30 Ordoño II, 914-924, rey de León.

31 Pelayo continúa aquí las construcciones de Ordoño II; es el final del c. 17 y el comienzo del 18.

32 En las crónicas musulmanas el nombre es ‘Mutoniya’ o ‘Mutonia’. PÉREZ DE ÚRBEL (1952 p. 381), lo sitúa en Monzón; Justiniano RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ, “La monarquía leonesa. De García I a Vermudo III (910-1037)” en El Reino de León en la alta Edad Media, III, León: Centro de Estudios e Investigación San Isidoro, 1995, (Colección “Fuentes y Estudios de Historia Leonesa”, núm. 50) p. 179, apunta a un territorio ligado a Nájera, Valtierra y Tudela por el contexto de las crónicas musulmanas más que a un territorio palentino; sin embargo en Viduerna de la Peña, Palencia, lo sitúa R. MARTÍNEZ ORTEGA (1998, p. 317).

33 No identificado.

34 Véase n. 28.

35 Es Sancho Garcés I, 905-925, descendiente de la dinastía Jimena de Navarra.

36 Véase n. 24.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« Traducción », in Continuatio de la Crónica de Alfonso III, Paris, CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania « Sources », 3), 2012, [En ligne], Mis en ligne le 13 juillet 2012, consulté le 18 octobre 2017. URL : http://e-spanialivres.revues.org/452

Haut de page