Navigation – Plan du site
Édition

III. Alfonso VI

Plan

Haut de page

Texte intégral

1. Después que el rey don Alffonsso llegó a Çamora

  • 1 G : « Sanyago ».

1Después que el rey don Alffonsso llegó a Çamora, fincó sus tiendas en el canpo de Santiago1, et ouo su conssejo luego con su hermana la inffanta doña Vrraca, que era muy sabia e mucho entendida dueña. Et desí enbió sus cartas por toda la tierra que viniessen a cortes e lo resçibiessen por señor.

2Et quando los leoneses e los gallegos supieron cómmo era el rey don Alffonsso su señor venido, fueron ende muy alegres e vinieron a Çamora e resçibiéronlo por señor e por rey. Et después d’esto, llegaron los castellanos e los nauarros e resçibiéronlo por señor con tal pleito que jurasse que non fuera en conssejo de la muerte del rey don Sancho su hermano. Pero al cabo non le quiso ninguno tomar la jura sinon el Çid Ruy Días, que non le quiso besar la mano fasta que le fiziesse la jura.

2. Cuenta la estoria que quando el rey don Alffonsso vio que el Çid non le quiso besar la mano

3Cuenta la estoria que quando el rey don Alffonsso vio que el Çid non le quiso besar la mano nin resçibirlo por señor, como todos los otros altos omnes e los perlados e los conçejos, dixo a sus amigos:

—Pu-28r°a es todos me resçibides por señor e me otorgastes señorío, querría que supiéssedes del Çid Ruy Díaz por qué non me quiso besar la mano nin resçibirme por señor, ca yo sienpre le faré algo, anssí commo lo prometí a mi padre el rey don Fernando quando lo encomendó a mí e a mis hermanos.

4Et el Çid se leuantó e dixo:

—Señor, quantos vós aquí veedes, todos han sospecha que por vuestro conssejo murió el rey don Sancho vuestro hermano. Et por ende vos digo que si vós non fizierdes salua d’ello anssí como es derecho, que yo nunca vos besaré la mano nin vos resçibiré por señor.

5Estonçes dixo el rey:

  • 2 G : « nunca lo maté nin fue en consejarlo nin me plugo ende, pero que me auía tollido mi regnado ».

—Mucho me plaze, Çid, de lo que auedes dicho. Et aquí juro a Dios e a santa María que nunca le maté nin fui en conssejo, nin me plogo d’ello a mí que me auía tollido mi reynado2. Por ende vos ruego a todos, commo amigos e vassallos leales, que me aconssejedes cómmo me salue de tal fecho.

6Estonçes dixiéronle los altos omnes que ende eran que jurasse con doze caualleros de sus vassallos, de los que venían con él de Toledo en la yglesia de Santa Gadea de Burgos, e que d’esta guisa sería saluo. Et al rey plogo mucho d’esto que los omnes buenos mandaron e juzgaron.

3. Cuenta la estoria que después d’esto, caualgó el rey

7Cuenta la estoria que después d’esto, caualgó el rey con todas sus conpañas e fuéronsse para la çiudat de Burgos, onde auía de fazer la jura. Et el día que la ouo de fazer, el rey estando en Santa Gadea, tomó el Çid el libro en las manos et puso el rey las manos en los santos Euangelios, e púsole sobre el altar el libro. E el rey don Alffonsso puso las manos en él e començó el Çid a juramentarlo en esta guisa:

—Rey don Alffonsso, vós venides jurar por la muerte del rey don Sancho vuestro hermano, 28r°b que nin lo matastes nin fuestes en conssejarlo. Dezit sí, juro, vós e essos fijosdalgo.

8Et el rey e ellos dixieron:

—Sí, juramos.
—Si non, tal muerte murades como murió vuestro hermano; villano vos mate, que non sea fijodalgo, de otra tierra venga, que non sea castellano.
—Amén— respondió el rey e los doze fijosdalgo.

4. Vós venides jurar por muerte de mi señor

9Vós venides jurar por muerte de mi señor, que nin lo matastes nin fuestes conssejador.

10Et respondió el rey con los doze que con él son:

  • 3 G : « Sý, juramos ».
  • 4 G : « respondió el rey, mudada la color ».

—Juro3.
—Si non, tal muerte murades como murió el mi señor; villano vos mate, que non sea fijodalgo, de otra tierra venga et non de León, amén.
—Amén— respondió el buen rey, la color se le va mudando
4.

5. Tres vezes le conjuró el Çid Canpeador

11Tres vezes le conjuró el Çid Canpeador a él e a los doze fijosdalgo que con él eran, et respondieron «amén», pero que fue muy sañudo e dixo contra el Çid:

—Varón Ruy Díaz, ¿por qué me affincades tanto?, ca oy me juramentades e cras me besaredes la mano.

12Et respondió el Çid:

—Commo me fiziéredes algo, ca en otra tierra sueldo dan a fijosdalgo; ansí farán a mí quien me quisiere por vassallo.

13Pesóle mucho al rey don Alffonsso d’esto que le dixo el Çid et desamólo mucho de allí adelante.

6. E luego que el rey ouo fecho la jura, fue señor sin contienda de los reynos de Castilla et de León e de Portogal

  • 5 G : « a muy grant mal ».

14E luego que el rey ouo fecho la jura, fue señor sin contienda de los reynos de Castilla et de León e de Portogal, et puso estonçes la corona del reyno en la cabeça. Et esto fue en la era de mill e çiento e ocho años, et andaua el inperio de Enrrique en diez e siete años, e del papa Clemente en siete años, e de Filipo 28v°a rey de Françia en onze. Et estonçes començó de reynar el rey don Alffonsso e reynó quarenta e tres años. Et éste fue el rey don Alffonsso a quien dixieron el Brauo, e el de las partiçiones. Et este rey don Alffonsso, en començo de su reynado, mandó llamar a su hermana doña Vrraca; et porque ella era dueña de buen entendimiento, todo lo que auía de fazer e de ordenar en sus reynos, faziélo con conssejo d’ella, pero que ge lo tenían todos a mal5, segund que lo cuenta el arçobispo don Rodrigo.

15Et este rey don Alffonsso fue muy buen rey e mantouo su reyno, et tan sabiamente reynó que todos los altos omnes de su reyno e todos los otros dende ayuso beuían en tan grande assossiego e en tan grande paz que non tomaua vn omne armas contra otro, nin las osaría tomar por los ojos de la cabeça; ca el rey era mucho ardido e mucho atreuido en armas, e tan justiçiero que tan abondada fue la justiçia que si vna muger fuesse sola por yermo o por poblado cargada de oro, non fallaua en todos sus reynos quien le osasse fazer mal nin pesar. Et demientra que él reynó, nunca los de su tierra ouieron de fazer seruidunbre a ningund omne del mundo. Et éste fue conssolador de los menguados e acresçentador de la fe católica. Et non ouo en España ningund conssolador de quebranto nin de lazerío fasta que éste vino. Et éste temía mucho a Dios et por esto acabaua todas las cosas que quería. Et éste fezo las puentes desde Logroño fasta Santiago. Seyendo bueno e verdadero, non se le oluidó la postura que auía con el rey de Toledo e con su fijo e ayudólos sienpre, et deffendiólos de todos quantos mal les quisieron fazer.

  • 6 G : « Peñalén ».

16Et en este año que el rey reynó, mataron al rey de Françia en Nauarra, en Peñaleón6. 28v°b

7. Cuenta la estoria que este rey don Alffonsso ouo seys mugeres de bendiçión e vna barragana

17Cuenta la estoria que este rey don Alffonsso ouo seys mugeres de bendiçión e vna barragana.

18Et la primera muger fue doña Ynés, e non ouo en ella fijo ninguno.

  • 7 G : « don Alfonso Jordán ».
  • 8 G : « que nunca se quiso venir fasta que Dios le quiso fazer merçet ».
  • 9 G : « más de su fecho do conueniere ».

19Et la segunda fue doña Costança, de que ouo fija a quien dixieron doña Vrraca Alffonsso, e fue muger del conde don Remondo, fijo que fue de don Jordán7. Et este don Remondo ouo en esta doña Vrraca a Alffonsso e a doña Sancha; e Alfonso el que fue después enperador de España. Et esta doña Sancha nunca quiso casar, e fue en romería a tierra de Vltramar, et estido en el Hospital del Tenplo seruiendo los pobres e los lazrados por amor de Dios çinco años e medio, que se quiso venir fasta que Dios la fizo merçed8 que dio fuego nueuo en la lánpara, en día de çincuesma, por mano de los ángeles. Et esto fue cosa verdadera. Et d’esta doña Sancha diremos adelante más de su fecho9.

20Et de la terçera muger conuiene saber que auía nonbre doña Costança, e non ouo en ella fijo nin fija.

  • 10 G : « Çecilia ».
  • 11 G : « Contreón ».

21Et la quarta fue doña Elisabet, fija del rey don Luys de Françia, en que ovo a doña Sancha, muger del conde don Rodrigo, e a doña Eluira, muger que fue de don Roguel, rey de Gallizia10, e fue hermano de Ruberte e Gisar, fijo de Contrerón11 de Altavilla. Et este Roguel veno de Lonbardía e ganó a Çecilia e Pulla e Calabria e Canpania.

22Et la quinta muger fue doña Beatriz, fija del enperador de Alemaña, et non ouo en ella fijo ninguno.

23Et la sesta muger fue la Çayda, que vos contaremos adelante en la estoria.

  • 12 G : «  de alta guisa ».
  • 13 G : « vno de los doze cabdillos mayorales ».
  • 14 G : « conquirieron ».
  • 15 G : « Tripol e Acre e Anteochia ».
  • 16 G : « Et esto fue quando el papa sant Vrbán el segundo ».

24Et la barragana fue doña Ximena Núñez, que era dueña de alta sangre12, et ouo en ella a doña Eluira, muger que 29r°a fue del conde don Remondo de Sant Gil, que era tuerto del vn ojo. Et este conde ouo en ella vn fijo a quien dixieron Alffonsso Jordán; et ouo nonbre Jordán porque fue bautizado en el río Jordán, ca ella passara con su marido a Ultramar quando él passó allá con la grande gente de Françia, segund cuenta la estoria. Et era este don Remondo vno de los caualleros mayorales13, e ganaron e corrieron14 a Jherusalem e Trípol e Antiocha15. Et esto fue quando el papa sant Urbamel segund16 predicaua por su perssona en Françia e en Normandía, el que sacó primeramente cruzada para la Tierra santa, et mandó poner cruz en el costado diestro. Et otrosí de aquella doña Ximena Núñez ouo el rey don Alffonsso otra fija, que ouo nonbre doña Teresa, que fue casada con el conde don Enrrique de Constantinopla, et éste fue hermano del conde don Remondo, padre del enperador. Et en aquélla ouo el conde don Enrrique a don Alffonsso, el que fue primero rey de Portogal.

8. En el segundo año del reynado del rey don Alffonsso

  • 17 G : « mandó pasar toda la hueste ».

25En el segundo año del reynado del rey don Alffonsso, que fue en la era de mill e çiento e nueue años, et el rey de Córdoua guerreaua a Alimaymón, rey de Toledo, e fézole grand daño en la tierra, e teniélo çercado en Toledo. Et sópolo el rey don Alffonsso, e sacó su hueste muy grande e fue en ayuda del rey de Toledo. Et él, quando sopo que venía con tan grande hueste, fue mucho espantado, ca cuidó que venía sobr’él e que quería passar la jura e la postura que auía con él. Et con grande miedo que ouo, enbióle dezir que se acordasse del amor e de la honrra que le fiziera e de la postura que auía con él, et que le rogaua e le pidía por merçed que ouiesse paz con <é>l. Et el rey don Alffonsso detouo los menssajeros que non le enbió dezir ninguna co-29r°b sa, et fue entrando por la tierra non faziendo ningunt daño. Et quando llegó a Olías, mandó posar toda la gente17. Et el rey de Córdoua, quando sopo que venía el rey don Alffonsso, leuantósse de sobre Toledo e fuesse fuyendo. Et los de Toledo fueron tras él e fiziéronle muy grande daño.

9. Cuenta la estoria que desque el rey fizo posar su hueste muy grande en Olías

  • 18 G : « çinco ».
  • 19 G : « los mensajeros que yuan con él ».
  • 20 G : « alliñó ».
  • 21 G : « e fízole muncha onrra el rey Alimaymón, con grant plazer e alegría de coraçón que con él auía (...)

26Cuenta la estoria que desque el rey fizo posar su hueste muy grande en Olías, mandó llamar a los menssajeros del rey de Toledo e tomó çient18 caualleros e fuesse para Toledo con ellos. Et quando llegó a vna puerta que dizen Vissagra, los que yuan con él19 fiziéronle coger dentro en la villa. Et desque fue de dentro, mandó al vno d’ellos que fuesse dezir al rey cómmo venía ende él. Et en tanto adreçó20 contra el alcáçar, e el menssajero fuelo dezir al rey. Et quando lo sopo, non quiso atender bestia, et recudió de pie del alcáçar e salió contra él; mas quando él salió, ya el rey don Alffonsso llegaua al alcáçar. E fuéronsse besar e abraçar amos a dos. Et el rey de Toledo besaua mucho al rey don Alffonsso, et fablaron amos en vno, e fézole mucha honrra. Et el rey Alimaymón besáuale mucho en el onbro con grande plazer e alegría que con él auía de coraçón21.

  • 22 G : « Esa noche fyncó ý el rey don Alfonso e fablaron amos en vno, e el rey Alimaymón gradesçió a D (...)

27Et essa noche fincó ende el rey don Alffonsso. E fablaron amos en vno, e fézole mucha honrra. Et el rey Alimaymón gradesçió a Dios mucho lo que fiziera el rey don Alffonsso22, otrosí la lealtat d’él en cómo le acorriera et en cómmo se le menbrara de la jura e de la postura que con él pusiera. Et toda aquella noche ovieron grande plazer e grande solaz, et fue grande el alegría que ovieron todos los de Toledo por el 29v°a amor que el rey don Alffonsso auía con su señor. Mas muy grande fue la tristeza de los de la hueste del rey don Alffonsso, ca nunca cuidaron cobrar su señor, et touieron que fiziera grande locura en se meter anssí en poder de los moros.

10. Cuenta la estoria que otro día de mañana

28Cuenta la estoria que otro día de mañana, rogó el rey don Alffonsso a Alimaymón que fuesse comer con él a Olías e que vería cómo le venía a ayudar. Et fuéronse amos con pequeña conpaña, e fuéronse para Olías adonde estaua la hueste. Et quando vieron venir a su señor, ovieron todos muy grande plazer e andudieron veer toda la hueste. E tomó el rey Alimaymón grande plazer.

29Et desque ovieron anssí andado, assentáronse a comer en la tienda del rey don Alffonsso, que era muy grande. E estando comiendo, mandó armar el rey en poridat quinientos caualleros et que çercassen la tienda en derrredor. Et el rey de Toledo, quando esto vio, los caualleros armados e la tienda çercada, ouo muy grande miedo, et preguntó al rey qué quería seer aquello. Et el rey don Alffonsso le dixo que comiesse, que después ge lo diría. Et desque ovieron comido, díxole:

—Vós me fizistes jurar e prometer, quando me teníades en Toledo en vuestro poder, que nunca de mí vos viniesse mal. Et pues agora sodes en mi poder, quiero que me soltedes la jura e el pleyto que he conuusco.

30Et el rey de Toledo dixo que le plazía e que le non fiziesse otro mal, estonçes diole por quito por tres vezes. Et desque esto fue fecho, mandó el rey traher su libro de los Euangelios et dixo al rey de Toledo: 29v°b

—Agora, pues vós sodes en mi poder, quiérovos yo jurar e prometer de nunca yr contra vós nin contra vuestro fijo, e de vos ayudar contra todos los omnes del mundo. E fágovos esta jura porque auía razón de quebrantar la que vos fiziera estando en vuestro poder. Et agora non he razón de la quebrantar nin de yr contra ella, pues la fago vós estando en mi poder como agora estades, que puedo yo fazer de vós como quisier.

31Et estonçes puso las manos en el libro e juró de nunca yr contra él et de lo ayudar, segunt que de suso contamos. Et desque esto ovo fecho, díxole cómo quería yr fazer mal al rey de Córdoua, por el mal que le fiziera a él. Et mandó a sus caualleros que se fuessen a sus posadas.

  • 23 G : « E otro día de mañana ».
  • 24 G : « por el bien que Dios le auía fecho de auer amor con ».

32Mucho fue alegre el rey de Toledo por lo que el rey don Alffonsso fizo e por la lealtat que mostrara contra él. Et essa noche fincaron amos en vno. Et otro día23 fuesse Alimaymón para Toledo mucho alegre, por el bien que Dios le auía fecho et por el amor que auía con24 el rey don Alffonsso tan cunplidamente.

11. Cuenta la estoria que otro día de grande mañana, mandó mouer el rey don Alfonsso toda su hueste contra Córdoua

33Cuenta la estoria que otro día de grande mañana, mandó mouer el rey don Alfonsso toda su hueste contra Córdoua, e fue el rey Alymaymón con él. E corrieron toda la tierra, e quemaron villas e aldeas, e destruyeron castillos, e robaron quanto fallaron. E tornáronse con muy grandes ganançias para sus tierras. E de allí adelante non osó el rey de Córdoua fazer mal al rey de Toledo.

12. Cuenta la estoria que en esse mesmo año

34Cuenta la estoria que en esse mesmo año sacó el rey don Alffonsso muy 30r°a grandes huestes contra los moros et corrió toda la tierra, e quemó e astragó quanto falló. Et tan grande miedo fue el que metió en ellos que todos los moros de España le pecharon tributos.

  • 25 G : « el papa Alixandre en este año ».
  • 26 G : « Aldebrando ».

35Desde el terçero año del reynado del rey don Alffonsso non fallamos ninguna cosa que de contar sea que a la estoria pertesca, sinon tanto que murió en esto el papa Alixandre25 et fue puesto en su lugar Aldebiadón26, que fue llamado Gregorio, e fueron con él çiento e sesenta apostólicos.

  • 27 G : « con vn cauallero de los mejores de Nauarra que auía nonbre Ximén Garçía, vno por otro, por ma (...)
  • 28  G : « E lidiaron sobre el castillo de Pazluengos et sobre otros dos castillos, e vençiólo el Çid e (...)

36Et en este año lidió otrosí el Çid Ruy Días con vn cauallero de los mejores que auía el rey don Alffonsso, [avía nonbre Ximón Garçi, o por mandado del rey don Alfonso] su señor27. Et lidiaron sobre el castillo de Pazluengos e sobre otros dos castillos28. Et después d’esto, otrosí lidió el Çid en Medinaceli con vn moro que auía nonbre Fáriz, que era buen cauallero de armas, e vençiólo el Çid e matólo.

13. Andados quatro años del reynado del rey don Alffonsso

  • 29 G : « Almutañís ».
  • 30 G : « Almudafar ».
  • 31 G : « Almudafar ».
  • 32 G : « Fortún ».

37Andados quatro años del reynado del rey don Alffonsso, que fue en la era de mill e çiento e honze años, enbió el rey don Alffonso al Çid a los reys de Seuilla e de Córdoua por las parias que le auían de dar. Et Elmutaniz29, rey de Seuilla, e Almudáffaz30, rey de Granada, auían en aquel tienpo grande enemistat e grande guerra el vno contra el otro. Et con Almudáffaz31 eran estonçes estos ricos omnes de Castilla: et <e>l conde don Garçi Ordóñez e Furtu32 Sanches, el yerno del rey don Garçía de Nauarra, e Lope Sanches su hermano, 30r°b et Diego Pérez, vno de los mejores omnes de Castilla. E ayudáuanlo quanto podían, et fueron sobre Almucaniz, rey de Seuilla.

38Et Ruy Días mio Çid, quando esto sopo que venían sobr’él, seyendo vassallo de su señor el rey, e pesóle mucho e tóuolo por mal. E enbióles rogar que non quisiessen yr contra el rey de Seuilla nin destruirle la tierra, por el deudo que auían con el rey don Alffonsso cuyo vassallo él era, et si non, que el rey don Alffonso cuyo vassallo él era, ge lo ternía por mal, et en cabo que él anpararía sus vassallos.

  • 33 G : «  por la tierra del rey de Seuilla ».

39Et el rey de Granada e los ricos omnes que con él eran non dieron por las cartas del Çid nada. Et entraron muy atreuidamente por la tierra de Seuilla33 et llegaron bien fasta Cabra, quemando e astragando quanto fallauan. Et quando esto vido el Çid Ruy Días, tomó todo el poder quanto pudo aver de christianos e fue contra ellos. Et el rey de Granada e los christianos que eran con él enbiaron dezir al Çid que non saldrían de la tierra por él. Et el Çid tomó d’esto saña e fue contra ellos, e lidió con ellos en canpo. Et duró la batalla desde ora de terçia fasta ora de sesta. Et murieron muchos por parte del rey de Granada. Et desí al cabo vençió la batalla el Çid e fézolos fuyr del canpo. Et fueron estonçes ende presos el conde Garçi Ordóñez, e Lope Sanches, e Diego Pérez, e otros caualleros muchos, e tanta de la otra gente que non auía cuenta, e los muertos non avía quien los contar pudiesse. Et desí mandó a los suyos coger el robo del canpo, que fue muy grande. Et touo presos aquellos omnes buenos tres días, et desí mandólos soltar.

40E tornósse el Çid con toda su conpaña con grande honrra e con grandes riquezas para Almucaniz, rey de Seuilla, que lo resçibió mucho honrradamente. Et 30v°a Almucaniz estonçes diole muy ricas donas para él, et diole las parias conplidamente para el rey. E tornósse para Castilla al rey don Alffonsso muy rico e mucho honrrado. Et el rey resçibiólo muy bien e fue mucho pagado de quanto le auía acaesçido. Por todas estas buenas andanças que le acaesçían de día en día, et queríanle muchos mal e buscáuanle mal con el rey.

14. Cuenta la estoria que después d’esto, que juntó el rey su poder muy grande

41Cuenta la estoria que después d’esto, que juntó el rey su poder muy grande e fue sobre moros. E el Çid Ruy Días oviera de yr con él, et enffermó muy mal e non pudo yr con él, e fincó en la tierra. Et el rey don Alffonsso entró por tierra de moros e destruyóles mucha tierra e fízoles mucho mal. Et él andando por el Andaluzía faziendo mucho de lo que quería, juntáronsse de otra parte muy grandes poderes de moros e entráronle por la tierra, e çercáronle el castillo de Gormaz e fizieron mucho mal por toda la tierra.

  • 34 G : om. [endreçó en pos d’ellos. Et los moros supieron en cómmo venía, e non le quisieron atender e (...)

42Et en todo esto yua ya el Çid esforçando, et quando oyó dezir que los moros andauan faziendo tanto mal por la tierra, ayuntó la gente que pudo aver e endreçó en pos d’ellos. Et los moros supieron en cómmo venía, e non le quisieron atender et començaron de fuyr. Et el Çid34 endreçó en pos ellos fasta en Atiença, et a Çigüença, e a Fita, e a Guadalffajara, e a toda la tierra fasta en Toledo, matando e quemando e robando e astragando et catiuando todo quanto fallauan, que le non quedó ninguna cosa que todo non fue a mal, en guisa que sin los muertos trixo onze mill catiuos entre omnes e mugeres.

43Et desí tornóse para Castilla muy rico, e todos quantos con él fueron.

15. Cuenta la estoria que el rey de Toledo

44Cuenta la estoria que el rey de Toledo, quando oyó dezir el grande daño que avía resçibido del 30v°b Çid Ruy Días, pesóle mucho et enbiósse a querellar al rey don Alffonsso. Et el rey, quando lo sopo, pesóle mucho. Estonçes los ricos omnes que le querían mal al Çid ovieron carrera para le buscar mal con el rey diziéndole:

—Señor, Ruy Días quebrantó la vuestra tregua e la vuestra fe e la vuestra jura e paz que avíades con el rey de Toledo, que vós tanto amáuades, et non lo fezo por ál saluo por que vos matassen acá a vós e a nós.

  • 35 G : « E quando llegó, enbió dezir al Çid que veniese a él. E el Çid sabía muy bien cómmo era mezcla (...)

45Estonçes creyólos el rey et fue mucho ayrado contra el Çid, ca él lo quería mal por la jura que le tomara mucho affincadamente. Et vénosse quanto se pudo venir para Burgos. Et quando llegó, enbió dezir al Çid sabiamente e bien cómmo era mesclado, et enbióle dezir que se quería ver con él entre Burgos e Biuar35. Et el rey salió de Burgos e llegó açerca de Biuar. Et el Çid quísole besar la mano mas el rey non ge la quiso dar, et díxole sañudamente:

—Ruy Díaz, salid de mi tierra.

46Et estonçes dio el Çid de las espuelas a vn mulo en que estaua e saltó en vna tierra que era su heredat, et dixo:

—Señor, non estó en la vuestra tierra mas antes me estó en la mía.

47Et dixo el rey estonçes muy sañudamente:

—¡Salidme de todos mis regnos sin otro alongamiento ninguno!

48Et dixo estonçes el Çid:

  • 36 G : « Señor, dadme plazo ».

—Dadme plazo36 de treynta días, commo es derecho de fijosdalgo.

49Et el rey dixo que lo non faría, mas que dende a nueue días que se fuesse dende, si non, que lo yría él catar.

  • 37 G : « E d’esto plugo muncho a los condes, mas muncho pesó a todos los de la tierra communalmente ».

50Et d’esto plogo mucho a los condes mas mucho (sic) a los de la tierra comunalmente37. Et allí se partió el rey del Çid. 31r°a

16. Cuenta la estoria que embió el Çid por todos sus amigos e sus parientes e sus vassallos

51Cuenta la estoria que embió el Çid por todos sus amigos e sus parientes e sus vassallos, et mostróles en cómo le mandaua el rey salir de la tierra fasta nueue días, e díxoles:

—Amigos, quiero saber de uós quáles queredes yr comigo. E los que comigo fuéredes, de Dios auredes buen grado, e los que acá fyncaredes, quiérome yr vuestro pagado.

52E entonçes fabló don Áluar Fáñez, su primo cormano:

  • 38 G : « yremos todos ».

—Combusco yremos38, Çid, por yermos e por poblados, e nunca vos fallesçremos en quanto seamos biuos e sanos. Conbusco despenderemos las mulas e los cauallos, los aueres e los paños, siempre uos seruiremos commo leales amigos e uasallos.

  • 39 G : « mio Çid ».
  • 40 G : « mio Çid ».
  • 41 G : « Ferrant ».

53E entonçe otorgaron todos quanto dixo Áluar Fáñez. E muncho les agradesçió el Çid39 31r°b quanto allý fue razonado. E entonçe llamó el Çid40 a Martín Antolínez, su sobrino, fijo de Fernando41 Díaz su hermano, e salió con él aparte e díxole:

—Martín Antolínez, yduos para Burgos e fablad con Rachel e con Uidas que se uengan para mí —e estos dos judíos eran muy ricos, e con él solían fazer sus manlieuas—, e yo quiéroles fazer engaño por tal de auer d’ellos algo a este tienpo para que dé a éstos que van comigo. E si Dios me diere consejo, yo ge lo desfaré el engaño muncho aýna.

  • 42 G : « e ençima posieron oro e piedras presçiosas, e díxoles en cómmo le mandaua el rrey salir de la (...)
  • 43  G : « que le enprestasen sobre aquellas arcas auer que auía menester ».

54Et en quanto Martín Antolines fue a Burgos, mandó el Çid tomar dos arcas cubiertas de guadameçir, e mandólas fenchir de arena, e ençima pusieron oro e piedras preçiosas. E quando los judíos llegaron, díxoles que tenía allý grant auer en oro e en aljófar e en piedras preçiosas, e en cómo lo mandaua salir el rey de la tierra42, e que tan grant auer non podía leuar consigo, e que les rogaua que le emprestasen sobre aquellas arcas que auía, auer43 con que se pudiese guisar para se yr.

55Los judíos eran muy ricos e fiauan muncho del Çid, porque nunca fallaran mentira en él por cosa que les aviniese con él de dar e de tomar con ellos. 31v°a

17. Cuenta la estoria que los judíos resçibieron las arcas del Çid

  • 44 G : « Et d’esto ».

56Cuenta la estoria que los judíos resçibieron las arcas del Çid con esta condiçión: que ellos que las guardasen fasta vn año, e si el Çid las quitase fasta este plazo, sy non, ellos que las abriessen et que se entregasen del caudal e de la ganançia, e lo ál que lo guardasen para el Çid. E la pleytesía fecha, empresentáronle trezientos marcos de oro e otros tantos de plata. E d’éstos44 fyzieron sus cartas quales conuenían muy firmes. E estonçes mandaron cargar sus arcas e leuáronlas para Burgos, e dieron a Martín Antolýnez todo el auer.

57E desque el Çid tomó el auer, mouió con sus amigos de Biuar e mandó que se fuesen camino de Burgos. E quando él vio los sus palaçios deseredados e syn gentes, e las perchas sin azores e los portales syn estrados, tornóse contra Oriente e fincó los ynojos, e dixo:

—¡Santa María madre de todos los santos, datme poder por que pueda destroyr todos los paganos e que de ellos pueda ganar cómmo faga bien a mis amigos e a mis vasallos, e a todos los otros que comigo fueren e me ayudaren!

58E estonçe leuantóse e demandó por Áluar Fáñez, e díxole:

—Primo, ¿qué culpa han los pobres por el mal que a nós faze el rey? Mandad castigar estas gentes que non 31v°b fagan mal por do fuéremos.

59E dizen que demandó la bestia para caualgar, e entonçe que dixo vna vieja a la su puerta:

—Ve en tal punto que todo astragues quanto fallares e quisieres.

  • 45 G : « Et el Çid con este proberuio caualgó que non se quiso detener. Et en saliendo de Biuar, cató (...)

60E en saliendo de Biuar el Çid con este prouerbio, non se quiso deçender, e vio vna corneja diestra e dixo45:

  • 46 G : « tanto que con ».

—Amigos, quiero que sepades tanto con46 la voluntad de Dios primera, sabed que tornaremos a Castilla con grant onrra e con grant ganançia.

61E desque llegó a Burgos, non le salieron a reçebir el rey nin los que ý eran, porque lo auía defendido el rey. E estonçe mandó fincar sus tiendas el Çid en la glera. E diole de comer esse día Martín Antolines e todo lo ál que auía menester. E essa noche albergaron en aquel lugar.

18. Cuenta la estoria que otro día de mañana, mandó el Çid arrincar sus tiendas

  • 47  G : « Et quando vio que ninguno non salió en pos él, mandó torrnar toda la presa a Burgos. Estonçe (...)
  • 48 G : « besáronle las manos ».
  • 49  G : « Et el abad don Sancho resçibiólo muy bien ».

62Cuenta la estoria que otro día de mañana, mandó el Çid arrincar sus tiendas, e mandó tomar todo quanto fallaron fuera de Burgos. E las ánsares mandó mouer, e al su paso mandó andar las conpañas. E así llegó a Sant Peydro de Cardeña, do auía embiado a la muger e a las fijas. E estonçes salieron doña Ximena e sus fijas47 contra él e besáronle las manos e la boca48. Don Sancho rreçibiólo muy bien49.

  • 50 G : « e en cómmo le quería dexar la muger e las fijas ».

63E otro día de mañana, fabló 32r°a el Çid con el abat, que era omne bueno de santa vida, e díxole toda su fazienda e en cómo le quería dexar e (sic) las fijas50 encomendadas. E rogóle, commo amigo, que les fiziese muncho bien e muncha onrra, e él prometió de lo asý fazer. E estonçe mandó dar al abat çinquenta marcos de plata, e dexó a doña Ximena çient marcos de oro para su despensa. E rogó al abad que le emprestase lo que ouiese menester, e que él ge lo pagaría todo. E el abad prometiógelo de lo fazer assí.

19. Cuenta la estoria que muy grande fue el pesar que ouieron por Castilla

64Cuenta la estoria que muy grande fue el pesar que ouieron por Castilla quando oyeron dezir que el rey echaua al Çid de la tierra. E estonce fuéronsse para él munchos fijosdalgo e munchas otras gentes, e llegaron a él a Sant Pedro. E el Çid rreçibiólos muy bien e plógole muncho con ellos. E este día folgaron ý. E partió el auer que tenía con todos muy bien, e dio a cada vno segunt qué omne era.

  • 51 G : « e pasó Duero sobre Noña de palos, e fue posar a Figueruela ».

65E desý eran ya pasados los nueue días. E mandó dar çeuada e partióse de ssu muger e de ssus fijas. E andido toda la noche, e llegó otro día a hora de yantar a Espinas 32r°b de Can. E allí estando, llegó la otra compaña muy grande. E otro día mouió el Çid de allí e passó Duero sobre barcas de madera, e fue posar a Sogouiola51.

66E en la noche, yaziendo dormiendo, vino a él vn ángel que.l’ dixo:

—Çid, ve a osadas e non temas nada, ca siempre te yrá bien mientra biuieres, e acabarás todas las cossas que començares, e serás rrico e honrrado.

  • 52 G : « Desto plogo mucho al Çid. Et quando despertó, salió de la cámara ».

67E plogo muncho al Çid quando despertó, e salió de la cama52 e fincó los ynojos, e fizo su oraçión a Dios e gradesçiéndol’ muncho quanta merçed le fazía.

68E otro día mañana fue posar a la sierra de Miedes, e yazía al diestro Atiença que era entonçe de moros. E antes que sse pusiese el sol, mandó el Çid fazer alardo por saber qué gente leuaua, e falló que eran quatroçientos caualleros, e falló otrosí que eran tres mill omnes de pie. E desí díxoles:

—Amigos, caualguemos luego, e passaremos temprano esta sierra e saliremos de la tierra del rey, ca oy es el plazo de los nueue días en que auemos salir de la tierra del rey. E desí quien nos quisiere buscar, fallarnos ha en canpo.

20. Cuenta la estoria que fizieron commo el Çid mandó

  • 53 G : « pasaron de noche la tierra a la sierra ».

69Cuenta la estoria que fizieron commo el Çid mandó, en guisa que pasaron 32v°a de noche la sierra53. E posaron al pie d’ella, por que non fuesen descobiertos, e estouieron allý fasta bien tarde. E mandó dar çeuada de día, e andudieron toda la noche e llegaron çerca de vn castillo que llamauan Castrejón, que yazía sobre Fenares. E fincó el Çid allý en çelada e mandó a Áluar Fañes, su primo, que se fuese con doçientos caualleros e que corriese a Fita e a Guadalfajara et a Alcalá, e que traxiesen quanto fallasen, e que lo non dexasen por miedo del rey don Alfonso nin de los moros, «e sy menester vos fiziere acorro, embiádmelo dezir». E don Áluar Fáñez fizo commo le mandara el Çid, e él fyncó allý.

70E quando fue la mañana, los moros de Castrejón, non sabiendo de aquellas gentes, abrieron las puertas del castillo e salieron a sus lauores como solían. E el Çid salyó de la çelada, e corriéronlo todo en derredor, e mataron munchos moros e prendieron munchos, e todo el ganado que salió en derredor. E enderesçaron a las puertas del castillo e entraron todos de buelta con los moros que yuan foyendo matando en ellos, en guisa que ganaron el castillo. E tomaron muncho oro e muncha plata, e todo lo ál que ý fallaron.

  • 54  G : « e fizo muy grandes mortandades en los moros, e munchas moras que catiuó ».

71E don Áluar Fáñez otrosí corrió toda 32v°b la tierra, segunt que le fue mandado, e fizo muy grandes mortandades en los moros, e otrosí munchos moros e munchas moras que captiuó54. E quando sopo el Çid cómmo venía, salió luego contra él e loólo muncho de cómmo venía, e dio grandes graçias a Dios. E mandó ayuntar todo el algo que él ganara en el castillo e lo que traýa don Áluar Fáñez todo en vno, e dixo:

  • 55 G : « nos ».

—Hermano, tengo por bien que de todo esto que vos55 Dios dio, que tomedes vós dende todo el quinto, ca lo merescedes muy bien.

72Muncho ge lo gradesçió don Áluar Fáñez mas non lo quiso tomar, e dixo contra el Çid:

—Vós lo auedes menester para mantener a nós todos.

73E estonçe el Çid embió dezir al rey don Alfonso que asý sabía él de seruir señor. E muncho partió bien sus ganançias con todas su conpañas. E porque el Çid non auía a quién vender ssu quinto, embió mandado a aquellos lugares donde fuera el robo que viniesen seguros a lo conprar, ssy quissiesen. E los moros, quando lo supieron, plógoles muncho, e vinieron lo conprar. E dieron al Çid por su quinto tres mill marcos de plata por los captiuos e por el ganado, e conpraron muncho de lo que tenían las otras gentes. E fizieron pago de todo en tres días, et fincaron todos muy ricos. 33r°a

21. Cuenta la estoria que estando el Çid en aquel castillo

74Cuenta la estoria que estando el Çid en aquel castillo, fizo juntar todos los omnes buenos que con él eran e díxoles:

  • 56 G : « aforrados ».

—Amigos, en este castillo non me semeja que podemos auer morada. E la primera razón es que en él non ay agua; la segunda razón es porque los moros de esta tierra son vassallos del rey don Alfonso. E sy aquí quisiéremos fincar, querrám venir sobre nós con todo su poder e el de los moros, e non sería guisado de lo nós atender, ca él es muy poderoso e de grant coraçón. E por ende uos ruego, amigos, que non tengades por mal esto que vos digo, e si por bien touiéredes, dexemos el castillo en esta manera: dexemos ý algunos d’estos moros que tenemos captiuos que lo tengan de nuestra mano; ca non es bien de leuar moros nin moras en nuestro rastro, mas andar lo más aforrado56 que pudiéremos, e en tal manera que podamos quebrantar los enemigos, commo aquéllos que han de beuir en guerra e por sus armas.

  • 57 G : « mandó cómmo guisasen commo mouiesen otro día ».

75Muncho plogo a todos de quanto el Çid dixo. Estonçe ordenó el Çid el fecho del castillo commo dicho es. Desý mandó cómmo se guiasen e cómo mouiesen otro día57. E fincaron los moros bendiçiéndolo.

  • 58 G : « Fariza ».
  • 59 G : « redondo e fuerte ».
  • 60 G : « Xallón ».
  • 61 G : « fiziese ».

76Otro día de mañana, caualgó el Çid con toda 33r°b su conpaña Fenares arriba, ssu seña alçada, e llegaron a las cueuas d’Agança, pasaron el río de Carraçión, e fueron albergar entre Farça58 e Çetina, e astragando toda la tierra e faziendo munchas muertes, commo estaua la tierra segura. E otro día mouieron ende e pasaron Alfayna, e yendo la Foz ayuso, pasaron çerca de Huerta e fueron sobre Alcoçer, en vn otero redondo59, e fueron çerca del rrío de Ayllón60, por que non les pudiesen vedar el agua, ca asmó muy bien el Çid que ganaría de allí a Alcoçer. E pues que ouo enderesçada su bastida, fue ver a Alcoçer si lo podría por alguna guisa entrar. E los moros fablaron con él que le darían parias, e que les non fiziesen61 mal e los dexase beuir en paz. Mas el Çid non lo quiso fazer e tornóse a su bastida.

77E estando allý el Çid, fueron sonando las nueuas por la tierra en cómmo lo echara el rey don Alfonso de la tierra e cómmo andaua faziendo muncho mal a los moros. E quando lo oyeron los de Calatayut e de las otras villas en derredor, pesóles muncho.

22. Cuenta la estoria que folgó allí el Çid quinze semanas

  • 62 G : « hueste ».

78Cuenta la estoria que folgó allí el Çid quinze semanas faziendo muncho mal a los moros. E desque uio que non podía auer el castillo, mandó 33v°a mouer toda ssu gente62 commo que yua fuyendo, et mandó dexar las tiendas con la bastida. E començáronsse de yr Xalón ayuso, su seña alçada, faziendo su maestría que se yuan. E los moros de Alcoçer, quando esto vieron, ouieron grant alegría e començáronse de alboroçar muy fuertemente, e començaron de dezir:

—Fuyendo van, que les fallesçió la vianda, e non pueden leuar las tiendas.

  • 63 G : « en pos d’él ».

79E ouieron su acuerdo que fuesen en pos ellos63, e dixieron:

—Vásenos la ganançia, e si los de Teruel ante salen a él que nós, d’ellos será la honrra e la pro e nós non aueremos ende nada nin cobraremos ninguna cossa de quanto daño nos fizo.

  • 64 G : « que non fyncó ningunt omne ».
  • 65 G : « a muy grant priesa ».
  • 66 G : « denostando mal al Çid e a sus conpañas ».
  • 67 G : « espantados ».

80E con este alboroço tan grande, salieron en pos él quien más aýna podía dando grandes bozes e muy grandes alaridos. E tan a coraçón lo ouieron que non quedó ninguno64 en el castillo que armas pudiese tomar. E fueron yendo en pos él muy grant pieça65 demostrándol’ mal al Çid e a ssus conpañeros66. E el Çid yua todauía fuyendo e defendiendo que ninguno non tornase fasta que fuesen alongados. E desque entendió que non se podían acoger, mandó mouer la seña e boluerla contra ellos; e tan de rezio los mandó ferir que fueron muy mal desbaratados67, e murieron ý luego munchos, e los otros dexáronse vençer. E los del Çid, feriendo e matando 33v°b en ellos, e los moros yendo uençidos, adelantóse el Çid con los bien caualgados e tomaron las puertas del castillo. E fue ý grande la mortandad en ellos. E entraron con ellos de buelta en el castillo, e Pero Bermúdez puso la seña en el más alto logar.

81Et estonçe el Çid fyncó los ynojos en tierra e gradesçió muncho a Dios quanta merçed le auía Dios fecha, e dixo contra los suyos:

  • 68  G : « e catiuad d’estos moros e moras que fallardes e non los matedes de aquí adelante, ca mejor s (...)

—Con la merçed de Dios ya mejoraremos las posadas. E de como yo cuido, grande es el auer que en este castillo yaze. Bia (sic) a tomar de essas posadas e catiuar d’esas moras que fallaredes, e non las matades de aquí adelante, ca mejor será que nos siruamos d’ellas, e ellas nos mostrarán los aueres que están ascondidos68.

82E fizo luego embiar por las tiendas que fyncaron en la bastida.

23. Cuenta la estoria que quando esto oyeron

  • 69 G : « Atiença ».
  • 70 G : « Tarata ».
  • 71 G : « toda la tierra de Xalón ».

83Cuenta la estoria que quando esto oyeron los de Tuertar69, e los de Calatayut e de Taraçona70 e de Molyna, pesóles muncho de miedo de aquello mismo, e embiaron luego sus mandaderos al rey de Valençia en cómmo a vno que dezían Çid, que lo echara el rey don Alfonso de la tierra, e que ya ganara a Alcoçer e que astragara toda la tierra e que matara todos quantos moros ý eran; e sy a esto non enbiase poner consejo, que contase 34r°a perdida Atiença e a Calatayut e a Teruel, e a toda la tierra, que atán mortalmente sabía fazer guerra que non se le tenía ninguna cosa, que ya toda ribera de Xalón71 era astragada e conquistada de amas partes.

84E el rey de Valençia auía nonbre Alcamín, pero dize la estoria en otro lugar que Abubecar. Quando oyó estas nueuas, pesól’ muncho de coraçón, e mandó luego a dos rreyes moros que estauan ý con él que tomasen tres mill omnes a cauallo e gente de pie quanta quisiesen, e toda la otra gente de las fronteras, e que se fuesen para allá e que leuasen el Çid preso a uida, e que d’esta guisa tomaría d’él derecho del mal que le fiziera en la su tierra.

24. Cuenta la estoria que estos dos reyes, que avía el vno nombre Fáriz e el otro Galue

  • 72 G : « al camino ».

85Cuenta la estoria que estos dos reyes, que avía el vno nombre Fáriz e el otro Galue. E estos dos reyes salieron de Valençia con las compañas del rrey Alcamín72 e vinieron a la primera jornada a Segorue, e otro día a Çelfe de Camal. E de allí embiaron por los conçejos de la tierra ssus mandaderos que todos los omnes de armas, tan bien de cauallo commo de pie, ffuesen con ellos a terçero 34r°b día en Calatayut. E ayuntáronse ý muy grandes gentes con estos dos reyes, e vinieron çercar el Çid en Alcoçer, e fyncaron sus tiendas derredor del castillo. E cada día creçían grandes conpañas.

  • 73  G : add. « Et tanto los afrontaron que les vedaron el agua ».
  • 74 G : add. « Et d’esta guisa los touieron çercados tres semanas, et d’esto pesaua mucho al Çid ».

86E el Çid non auía acorro ninguno synon de la ayuda de Dios, en que él muncho fiaua73. E maguer que ellos querían salir a ellos, non les dexaua el Çid74. E mandó llamar a don Áluar Fáñez e a todos los suyos e díxoles:

  • 75 G : « querrá ».

—Amigos, ya vós uedes en qué lo tenedes e tenemos con los moros, ca nos han tollydo ya el agua e la vianda tenemos poca. E ellos son más cada día e nós menguamos e estamos en su tierra. E que nos queramos yr, non nos dexarán nin nos podemos yr a furto, pues el çielo es alto, non podemos sobir allá e la tierra non nos querría75 acojer so sý. E sy touiéredes por bien, mejor sería que lidiásemos con ellos, o vençer o morir muerte onrrada.

87E respondió entonçes don Áluar Fáñez Minaya:

  • 76 G : « non nos querrán dar del pan ».
  • 77 G : « de buen esfuerço ».

—Ya salidos somos de Castilla la noble, e venidos somos a este lugar ó aue menester esfuerço e bondad. Sy con moros non lydiamos, non nos querrían dar vn pan76; e commoquier que nós somos pocos, somos todos de buen 34v°a lugar e de vn coraçón e vna voluntad. E con el ayuda de Dios, salgamos a ellos e vayámoslos ferir muy syn miedo, commo omnes de esfuerço77; e esto que sea cras de mañana. E los que non estades en penitençia, luego vos confesad e arrepentid muncho de vuestros peccados.

  • 78 G : « mio Çid ».

88E lo que dixo Áluar Fáñez, todos lo touieron por bien. E respondió el Çid78 e dixo:

—Minaya, vós fablastes commo yo quería e onrrástesvos en ello.

89E mandó estonçe el Çid echar de la villa los moros e las moras, por que non supiesen nada de su fecho cómmo auía de fazer. E essa noche enderesçaron sus armas commo para salir a la lid.

25. Otro día de mañana

  • 79 G : « guardarían ».
  • 80 G : « de que tomaran grant esfuerço todos ».

90Otro día de mañana, quando el sol fue salido, el Çid con todos los suyos salyó fuera del castillo, que non fyncaron dentro synon dos omnes de pie, a que mandó el Çid que çerrasen la puerta e sse parasen de ssuso para deffenderla. E esto fazía él porque ssy los moros vençiesen, el castillo suyo era, ca non ge lo defendrían aquellos dos omnes; e sy él vençiese, guardauan79 en tanto el castillo para él. E mandó tomar la seña 34v°b a Pero Bermudes, e castigóle que non se mouiese con ella menos de su mandado. Muncho plogo d’esto a Pero Bermúdez et fuele besar la mano. E munchos buenos enxemplos dixo el Çid a los suyos cómmo auíam de fazer en batalla, de que tomaron grant esfuerço80.

  • 81 G : «  a so ora ».
  • 82 G : « e començaron de derramar sangre d’ellos e ellos fuyendo a todas partes ».
  • 83 G : « çiento ».

91Todo esto ordenado commo vos digo, entraron en la batalla llamando Santiago e Biuar. E commo salieron a desora81 de la villa, fizieron muy grant daño en la hueste ante que se vuiasen apercebir. E començaron a derramar a todas partes fuyendo82 fasta que se ouieron de juntar, e pararon sus azes. E atán grandes eran los roydos de los atabales e de las tronpas que se non podían oýr. E auía ý con las dos señas de los reyes moros bien çinco83 otros de los pueblos. E mouieron sus azes contra el Çid, cuydándolo tomar a manos a él e a los suyos. E él, estando muy quedo con todos los suyos en vn lugar fasta que fueron çerca las azes, mas Pero Bermúdez non se pudo sofrir, e dixo contra el Çid e contra los otros que acorriesen a la seña. E estonçe fuese meter en la mayor espesura de los moros, e rresçibiéronlo estonçes con munchas feridas, dándole munchos grandes golpes por le abatyr la seña. Mas él traýa muy buenas armas e non ge las podían falsar nin lo podían derribar nin 35r°a leuar d’él seña ninguna, porque él era muy valiente e mui caualgador e de muy grant coraçón.

  • 84 G : « acorriéronle ».

92E el Çid e todos los suyos acorrieron84 muy bien e fueron a ferir tan de rrezio en los moros; e de la primera espoloneada derribaron más de mill caualleros de los moros, e pasaron todas las azes e salyeron [de la otra] parte, e a la tornada mataron bien atantos commo de primero. E atán de rrezio ferían los christianos a los moros que les non prestaua arma ninguna. E por onde el Çid yua, todos le dauan calle, ca tan syn piadat los fería que non lo osauan atender, ca munchas siellas salýan vazías por onde él yua; ca tan sin mesura les dieron priesa que en poca de hora murieron, que de pie que de cauallo, ý bien tres mill e quinientos omnes. E a las vezes eran en priessa el Çid e Pero Bermúdez, mas tan bien los acorrían los suyos que era grant marauilla.

93E estando la batalla en peso, mataron el cauallo a don Áluar Fáñez, e quebrara ya la lança a Áluar Fáñez. E estando ya apeado, metió mano a la espada e tan de rrezio ferió a los que alcançaua que non se osauan a él acostar. E violo el Çid e fue ferir a vn alguazil que andaua muerto por prender a don Áluar Fañes, e diole entonçe vn grant golpe de la espada que todo lo atrauesó de parte en 35r°b parte, e cayó en tierra. E tomó el cauallo el Çid e diolo a don Áluar Fáñez, e alabándolo muncho de sus buenos fechos, e dixo:

—¡Caualgat, amigo, que vós sodes el mi diestro braço! E loado Dios así sse demostró oy en esta batalla e sse mostrará cabo adelante, onde ha menester que los cometamos muy de rrezio, ca los veo estar muy firmes e non se quieren arrancar.

26. Cuenta la estoria [que después] que caualgó don Áluar Fáñez

94Cuenta la estoria [que después] que caualgó don Áluar Fáñez, acometieron contra los moros muy reziamente. E porque los moros estauan escarmentados de la primera vez, non sse atreuieron de fyncar en el canpo, ca los ferían los christianos muy rreziamente, et fuéronse vençiendo e dexando el canpo. E el Çid vio al rey Fáriz que sse salýa de la batalla et fue contra él feriendo en los que fallaua ante ssý, así que los desbarató todos fasta que llegó al rrey. E diole tres golpes; e el vno fue tal que le rrompió la loriga toda e el cuerpo de tal guisa que se le yua la sangre toda por las piernas ayuso. E después que el rey se syntió ferido muy mal, boluió las rriendas e començó de fuyr. E Martín Antolínez fue ferir al rey Galue de la espada por çima del yelmo, 35v°a que ge lo cortó, e metióle la espada por la carne; e quisiérale dar otro golpe, mas el rrey non ge lo quisso esperar. E fueron d’esta guisa todos arrancados. E acogióse Fáriz a Teruel, e Galue a Calatayut. E el Çid e sus conpañas feriendo e matando en ellos, e duró el alcançe muy grandes siete leguas.

  • 85 G : « los moros ».

95E desý tornóse el Çid onde fuera la batalla, et rrobaron el canpo e fallaron ý munchas armas e muy grant auer e munchos cauallos, en guissa que copo al Çid en su quinto de los cauallos dozientos e setenta. E desý mandó partir toda su ganançia a todos comunalmente, en guisa que todos se touieron por pagados. E desí entró en su castillo muy rrico e muy onrrado él e todos los suyos, e mandó coger dentro las moras85 que sacaran ende quando salió a la batalla.

  • 86 G : « omnes buenos ».
  • 87 G : « Martín Nuñes ».

96Mas conuiene que vos digamos quáles omnes86 fueron en esta batalla e en esta lid en que tanto bien sse fizo, commo auedes oýdo, pero que commoquier que ellos sson ý finados, non es derecho que mueran los nombres de los que bien fazen, ca non lo ternán por razón los que atienden a fazer bien o lo han fecho; ca si se callase, non serían tenudos los buenos de fazer bien. E por ende queremos que sepades quáles son: Ruy Díaz, mio Çid Canpeador, e don Áluar Fáñez Minaya, el que 35v°b touo Vclés e Çurita, e Martín Antolínez de Burgos, sobrino del Çid e fijo de Fernando Díaz su hermano, el que nasçió de la quintera, e Nuño Gustios, sobrino del Çid, e Martín Muñoz87, que touo Montemayor, e Áluar Áluares, e Áluar Saluadores, e Guillén Garçía de Aragón, que era buen cauallero, e Féliz Muñoz, sobrino del Çid. E estos todos e los otros fueron tan buenos quantos sse ý acaesçieron que por el bien que ellos ý fizieron se vençió la batalla.

27. Cuenta la estoria que desque el Çid ouo pagadas todas sus conpañas

97Cuenta la estoria que desque el Çid ouo pagadas todas sus conpañas, llamó a don Áluar Fáñez e díxole:

—Primo, tengo por bien que del mi quinto que tomedes vós quanto vuestra voluntad fuere, ca todo será en vós bien empleado.

98E gradeçiógelo muncho Minaya e dixo que non quería ende nada más de quanto le copiera en la su parte. E estonçe vino el Çid a mouer otra rrazón:

  • 88  G : « e d’esto conuiene que reconoscamos a Dios primeramente e desí señorío ».
  • 89  G : « Don Áluar Háñez, bien sabedes que esta tierra ».

—Bien sabedes, hermano, en cómmo nos echó el rey de ssu tierra. E Dios hanos fecho muncho bien, e d’esto conuiene que reconozcamos a Dios primeramente e fagámosle señorío88, e 36r°a que non cuyden en Castilla que siempre dormimos. E por ende ternía yo por bien, si vós quisiésedes fazer bien, que vos vayades para Castilla e que leuedes del mi auer tanto quanto vos fiziere menester, e que fagades cantar mill missas en Santa María de Burgos, e que leuedes ý estas señas de los rreyes moros que agora vençimos e ponedlas ý onrradamente en Santa María de Burgos; e que leuedes al rey mi señor çinquenta cauallos en seruiçio, e çinquenta espadas a los arzones d’ellos, e que le besedes la mano por mí e que le digades cómmo sabemos pasar entre los enemigos. E otrosí que me saludedes a mi muger doña Ximena e a mis fijas, e dezildes cómmo me va muy bien e que ssy yo biuo, siempre avrán onrra; e datles quanto ouieren menester. E saludadme al abad don Sancho e dadle çinquenta marcos de plata, e que rruegue a Dios por mí. E don Áluar Fáñez, esta tierra89 es toda astragada e non podemos en ella fyncar, segunt que yo cuydo, ca nós por armas auemos a guarir, e yrnos hemos de aquí e embiaruos hemos syempre a dezir a do recudades a nós.

99E respondió don Áluar Fáñez:

—Çid, de grado cunpliré vuestro mandado.

28. Cuenta la estoria que Áluar Fáñez, que reçibió todo lo que auía de leuar

  • 90 G : « recabdó ».
  • 91 G : « e muncho apuestamente ».

100Cuenta la esto-36r°b ria que Áluar Fáñez, que reçibió90 todo lo que auía de leuar e guisólo muy bien el Çid e muncho onrradamente91, que non menguó el auer, e fuese a Castilla.

  • 92 G : « los moros ».

101E el Çid fincó allý con sus compañas faziendo munchas premias a los moros de todas essas fronteras. E embió dezir que le emprestasen algo sobre Alcoçer e que se yría de la tierra. E quando esto oyeron los moros, ouieron grant alegría con estas nueuas, e enprestáronle seys mill marcos de plata, e fizo algo a sus compañas. Mas muncho pesó a los moros d’esto que morauan con él, porque les fazía muncha merçed. E pues que el Çid ouo el castillo empeñado, fuese ende, e fincaron las moras92 llorando.

  • 93 G : «  e señales de buena andança ».
  • 94 G : « vn poyo ».
  • 95 G : « que non se temía el Çid de guerra en él ».
  • 96 G : « e a los otros valles ».
  • 97 G : « fasta que le ouieron de conosçer señorío ».
  • 98 G : « Çelfa de Cañal ».

102E él passó el río de Xalón, e dizen que al pasar del río, que ouo buenas aues e señales e buenandança93. E pues que llegó el Çid a vn río94 que es sobre Montereal, fincó ý sus tiendas. E este lugar era tan fuerte e atán alto que non temía el Çid de auer guerra con él a todas las tierras de la comarca95. E de aquel lugar fazía él muncho mal a Medyna e a Teruel, e a las otras villas96 de a [de]rredor fasta que le ouieron de fazer seruiçio e conosçer señorío97 e de dar las parias. E metió so su señorío a Çelfende98 e toda la otra tierra de en derredor.

103E agora dexa la estoria de fablar d’él e torna a don Áluar Fáñez. 36v°a

29. Cuenta la estoria que llegó don Áluar Fáñez a Castilla

104Cuenta la estoria que llegó don Áluar Fáñez a Castilla al rey don Alfonso e fallólo en Valladolid. Et presentóle luego los çinquenta cauallos con las espadas a los arzones; e eran guarnidas de plata. E el rrey sonrrixóse muncho contra Áluar Fáñez e díxole:

  • 99 G : « embía ».

—¿Quién me embió99 este presente tan bueno?

105E díxole Minaya:

  • 100 G : « el Çid ».

—Señor, embíavoslo mio Çid100 Ruy Díez Canpeador, a quien echastes de la tierra, pero de lo que él gana con los moros, embíavos seruiçio reconosçiéndovos señorío e naturaleza, ca él vale por sus armas commo omne deseredado. E ganó de moros el castillo de Castrejón e de Alcoçer. E estando el Çid en el castillo de Alcoçer, embióle açercar el rey de Valençia con dos reyes e con todo su poder. E teniéndolo çercado, ouo de lydiar con ellos e vençiólos, e mató muy grandes gentes de moros e fueron amos los reyes muy malferidos. E fue muy grande la ganançia que el Çid fizo de moros catiuos e de cauallos e de armas, e muncho oro e plata e aljófar e otras donas, así que todos son rricos quantos con él son. E del su quinto de los cauallos embíavos estos çinquenta, assý commo vós veedes, commo a sseñor en quien atiende muncha merçed.

106E estonçes dixo el rey:

  • 101 G : « Minaya, muncho ge lo gradesco a vós que lo traedes ».
  • 102 G : « sienpre avrá de comer ».

—Don Áluar Fáñez 36v°b Minaya, muncho ge lo gradesco a vós que los traxistes101 e quiérolos tomar d’él, e yo le faré por ende bien e merçed ca atal es el Çid que de moros que de christianos siempre avrá102. E si non por el amor que yo he con el rey de Toledo, perdonarle ýa, mas non lo puedo perdonar tan aýna. Mas tengo por bien de perdonar a vós, Minaya, e dóvos la tierra que teníades de mí, e que vayades por onde vós quisiéredes con mi graçia e que vengades quando vós quisiéredes con my graçia. E mando e tengo por bien que todos los omnes de mis regnos que quisieren yrsse para el Çid, tan bien caualleros como peones, que vayan seguros e vengan. E yo rresçibo en mi guarda a sus mugeres e a sus fijos e a sus algos, que ninguno non les faga mal nin otro pesar ninguno.

107Estonçe Áluar Fáñez besóle las manos e díxole:

—Señor, déxevos Dios beuir por munchos años e buenos al ssu seruiçio, e sea la vuestra merçed que mandedes entregar lo suyo a los que lo tomaron, que sson con mio Çid.

108E el rey otorgógelo e mandó que luego ge lo entregasen.

109Esto fue el quinto año del rreynado del rrey don Alfonso. E en este año murió Almucaniz, rrey de Seuilla, e rreynó ssu fijo Abén Amid en Seuilla e en Córdoua veynte años; e fue señor del Andaluzía e mantóuola bien fasta el tienpo que passaron aquend el mar los alárabes, que le tomaron la tierra e tollieron el señorío.

110Mas agora dexe-37r°a mos de fablar d’esto e tornarnos hemos al Çid.

30. Cuenta la estoria que andados çinco años del reynado del rey don Alfonso

  • 103 G : « Marýn ».
  • 104 G : « e a todos los moros que ý eran ».

111Cuenta la estoria que andados çinco años del reynado del rey don Alfonso, estando el Çid en aquel poyo que vos contamos, auía ya ý morado tres semanas faziendo munchas caualgadas e munchas ganançias, e apremiando las tierras, ouo de tomar ribera de río Marán103 e tóuola por suya. E estas nueuas d’estos grandes fechos llegaron al rey de Çaragoça e pesó muncho a él e a todos los moros104.

  • 105 G : « e fue posar al pinal de Troual ».
  • 106  G : om. [quanto él quisso, e fue muncho].

112E pues que el Çid vio que tanto tardaua Áluar Fáñez, mouióse de estar allý entretanto e dexó el poyo. E fizo vna trasnochada e pasó çerca Teruel, e fue pasar el pinar de Toual105, e corrió a Çaragoça. E fízoles tanto mal fasta que le dieron tanto auer en oro e en plata quanto él quisso, e fue muncho (sic)106. E puso su amor con Almudafar, rey de Çaragoça, en esta manera: que le diesse parias e fuesse su vassallo. E reçibiólo muncho onrradamente en la villa e fízole muncho seruiçio.

113E después d’esto llegó don Áluar Fáñez, e leuaua consigo dozientos caualleros fijosdalgo e otra gente de cauallo, e escuderos e gente de pie mun-37r°b chos. E el Çid salió contra él e ouo con él grant plazer. E Minaya contóle las nueuas del rey don Alfonso e quanta merçed le fiziera a él e a todos los suyos. E muncho plogo al Çid con estas nueuas e començó de rreýr con grant plazer, e gradeçióle muncho por quanto fuera buen mensajero, e alçó las manos a Dios e agradesçióle quanta merçed le fiziera.

31. En el seseno año del reynado de don Alfonso

  • 107 G : « en veynte e seys ».

114En el seseno año del reynado de don Alfonso, que fue en la era de mill e çiento e treze años, e el imperio de Enrrique en veynte e tres años107, el Çid estando en Çaragoça, cunpliéronse los días de Almudafar, rrey, e murió. E dexó sus fijos: e al vno dezían Çulema e al otro Ben Alfanje. E partieron el reyno, e Çulema ouo el reyno de Çaragoça, e Ben Alfanje el rreyno de Denia. E el rey de Çaragoça dio ssu reyno en guarda al Çid e mandó a sus vasallos que fiziesen quanto él mandase así commo farían por él. E desí començóse grant enamistad entre amos hermanos e fazíansse muy grant guerra. E el rey don Pedro de Aragón e el conde don Remondo Beringuel de Barçilona ayudauan a Ben Alfanje e auían grant querella del Çid porque ayudaua a Çulema.

115E entretanto, fizo el Çid su trasnochada 37v°a con su gente e fue correr tierra de Alcañiz, e duró allá tres días e traxo de allá grant robo. Esto sonó muncho por tierra de moros e pesó muncho a los de Monçón e a los de Huesca.

  • 108 G : « E llegó con la presa a Çaragoça e fízola partir ».

116E lo que ý ganó, fízolo partir108 muy bien a todos, e después fabló con los suyos e díxoles:

—Amigos, nós por armas auemos de ganar nuestro pan e menoscabaríamos muncho si en vn lugar estudiésemos; e por ende guisemos todos para mañana cómmo salgamos todos de aquí, e yremos buscar otras posadas.

  • 109 G : « Alotahed ».
  • 110 G : « corrió él ».

117E otro día mañana mouieron dende e fuéronsse asentar en el puerto de Alohate109. E de allý corrieron110 a Huesca e a Montaluán, e duró faziendo mal en essa tierra çinquenta días. E sonó esto por toda la tierra e llegó ende el mandado al conde de Barçilona e a Ben Alfaje, rrey de Denia. E el conde, quando lo oyó, pesóle muncho de coraçón e tóuolo por grant desonrra, porqu’él tenía toda aquella tierra en encomienda de los moros. E començaron de dezir sus palabras muy grandes en esta guisa:

—E grandes tuertos nos tiene el Çid de Biuar, e firióme mio sobrino en la corte e non me lo quisso emendar, e agora corrióme todas las tierras que yo tengo en acomienda. Pues que así es, quiérogelo demandar.

  • 111 G : « Tomar del pinal ».

118E estonçe ayuntáronse él e Ben Alfanje e grandes conpa-37v°b ñas de christianos e de moros, e fueron en pos el Çid a más andar tres días e tres noches. E alcançáronlo en Tomar del pinar111, e así venían esforçados, que sse lo cuydauan tomar a manos. E él venía ssu paso e traýa grant robo.

119E desçendía de vna sierra e entraua en vn valle, e llególe mandado en cómmo venía en pos él Ben Alfange e el conde don Remondo con grandes poderes.

120E el Çid, quando lo oyó, fizo pasar toda la presa delante sý e él tornó con toda ssu gente contra ellos. E embió dezir al conde don Remondo que non avía que uer con él por fazer él mal a moros, e que non leuaua de lo suyo nada, e que lo dexase yr en paz. Mas el conde dixo que lo non faría, que él le faría lazrar quanto le fiziera e él sabría a quién él fiziera dessonrra. E quando el Çid oyó este mandado, ouo su acuerdo en esta guisa:

32. Cuenta la estoria que pues el Çid vio que non se podía el fecho librar syn lid

121Cuenta la estoria que pues el Çid vio que non se podía el fecho librar syn lid, mandó parar sus azes e començóles de dezir:

  • 112 G : « de nós los vençerán ».

—Amigos, ya vós vedes en cómmo el rey Ben Alfanje e el conde don Remondo, con gente de christianos e de moros, nos quieren tomar lo que ganamos con grant trabajo de armas. E menos de batalla, non nos 38r°a podemos d’ellos partir. E ssy nos quissiéremos yr, non podremos. E pues que de su contienda non nos podemos partir, mejor será que lo ayamos aquí con ellos, ca bien fýo en Dios que él nos querrá acreçentar en el algo e en la onrra, ca çient caualleros de vós los vençerá112. E dexadlos llegar al llano, e desý vayámoslos ferir e muy brauamente ante que ellos a nós.

  • 113 G : « firieron ».
  • 114 G : « Et los francos ».

122E desý fiziéronlo así, ca mandó el Çid que los feriesen tan de rrezio que bien entendiesen que lo auían con omnes. E así fue, que tan de rezio fueron ferir en ellos que por la voluntad de Dios non se les touo omne en silla de quantos fueron113 de lança. E fueron esto faziendo cabo adelante en tal guisa que fueron munchos los muertos e los feridos, en guisa que los moros fueron tan espantados que començaron de foyr. E los del conde detouiéronse vn poco con su señor, mas el Çid violo do estaua, ca lo andaua buscando, e enderesçó contra él feriendo en los que fallaua ante ssí. E llegó a él e diole vna tal ferida de la lança que le derribó en tierra. E los suyos114, quando le vieron maltrecho su señor, començaron de foyr e dexar el canpo. E fue estonçe preso el conde. E duró el alcançe grandes tres leguas feriendo e matando, e durara más sinon que traýan las bestias cansadas.

  • 115 G : add. « e dexauan lo vno por lo ál, lo peor por lo mejor ».

123E tornáronsse robando el campo. E fue tan grande el auer que lo non 38r°b podían leuar115. Grande fue la ganançia que el Çid e los suyos fizieron d’esa vez, que lo non podía omne contar. E ganó estonçe mio Çid la espada Colada que traýa el conde don Remondo Beringuel, que era muy preçiada e muy buena. E el Çid, con toda su ganançia, folgó en aquel lugar toda essa noche. E fizo traer al conde a la tienda, e fízol’ dar muy bien de cenar, mas él non quiso comer ninguna cosa maguer lo rogaua el Çid que comiesse.

33. Cuenta la estoria que otro día mañana

  • 116 G : « mas el conde non quiso comer ».

124Cuenta la estoria que otro día mañana, estando el Çid en aquel lugar, mandó adobar de comer muy bien por amor de.l’ fazer plazer al conde, ca non era su voluntad de leuar de allý adelante preso nin suelto al conde mas de lo embiar. E a la hora del comer, fízolo asentar consigo, mas el conde non quiso116. E el Çid, commo era de grant mesura, díxole:

—Conde, comed e beuet, que este pleyto atal por los omnes pasa, e non vos dexedes morir por ende con pesar.

125E dixo el conde don Remondo:

  • 117 G : « Don Rodrigo, comed vós ».

—Comed vós117 e aved plazer, ca sodes omne de buenaventura; ca yo non quiero comer nin beuer synon morir commo omne syn ventura.

126E entonçe el Çid, con grant duelo que ouo d’él, díxol’:

—Conde, comed, e sed çierto que si comiéredes, que vos 38v°a soltaré que vos vayades para vuestra tierra syn embargo ninguno. E darvos he dos caualleros de los vuestros que vayan conbusco, que están presos, quales vos escogiéredes, e vayades quito vós e ellos.

127E quando esto oyó el conde, dixo al Çid:

—¿Esto será verdad?

128E dixo el Çid:

—Yo vos lo otorgo, saluo que non vos daré nada de lo que perdistes, ca lo quiero antes para éstos que lo lazran comigo e que avremos esta vida de beuir, commo aquéllos que andan en yra de su señor e fuera de la su tierra.

129E el conde demandó del agua para las manos e demandó dos caualleros sus parientes, que fueron muy buenos por sus manos e por sus armas allý onde él fue preso; e dezían al vno don Yugo e al otro Guillén Bernalte. E comieron entonçe quanto les cunplió. E desque ouieron comido, dixo el conde:

—Çid, mandatnos yr, ssi vuestra voluntad es.

130E mandó el Çid que les diesen las bestias, e fue con ellos muy grant pieça. E quando se ovieron de partir, dixo el Çid al conde d’esta guisa:

  • 118 G : om. [nos].
  • 119 G : om. [a mí e a mi conpaña].

—Ydvos aguisado muy franco, e gradézcovos lo que nos118 distes a mí e a mi conpaña119, pero sy vós quisiéredes la tornaboda, embiádmelo dezir, e si viniéredes ý, o nos daredes lo que traxiéredes o leuaredes lo que avemos.

131E dixo el conde:

—Çid, en saluo jugastes agora, ca yo vos tengo pagado por este año con toda vuestra gente e non 38v°b tengo en coraçón de vos buscar tan aýna.

132Estonçes partiéronse de en vno e fuéronsse. E fuesse el Çid para Çaragoça. E fizo partir sus ganançias con todas sus conpañas en tal guisa que todos fueron muy ricos e alegres e pagados. E los moros de la villa ouieron muy grant plazer con la buena andança del Çid, que los tenía muy amparados que non reçebíam mal ninguno.

34. Cuenta la estoria que andados siete años del reynado del rey don Alfonso

133Cuenta la estoria que andados siete años del reynado del rey don Alfonso, el Çid estando en Çaragoça, guisó sus gentes para yr correr a Monçón e Huerta e Onda e Almenar. E sópolo el rey don Pedro de Aragón, e pesóle muncho, e apellidó toda su tierra e llegó muy grandes conpañas, e fue contra él.

  • 120 G : « Et el Çid salió contra el rey de Çaragoça ».

134E el Çid salió contra el rey desde Çaragoça120, e andando quanto vna jornada allegó a vna villa que llamauan Piedra Alta, e fincó ý sus tiendas a ojo de sus enemigos. Otro día de mañana, entró en el castillo de Monçón, veyéndolo el rey don Pedro por pleytesía que ouo con los del castillo; mas commoquier que el rrey lo vio, non quisso venir a él. Después d’esto, salió el Çid de Monçón e vínose a Tamariz, e moró ý vnos pocos de días.

  • 121 G : « a la caça ».

135E vn día salió de la villa con doze caualleros. E andando solazándo-39r°a se, a la tarde121, fallóse con çiento e çinquenta caualleros del rey de Aragón e ouo de lidiar con ellos. E desbaratólos e priso d’ellos siete caualleros con sus cauallos, e los otros fuxeron. E después pedieron merçed al Çid que los soltase, e él mandólos soltar.

  • 122 G : « Burriana ».

136E después d’esto, desçendió contra el mar por fazer sus caualgadas. E andido faziendo muncho mal en la tierra, e ouieron los moros de darle el castillo de Onda e todos los otros que dezían de Vriana122. E commo eran grandes las sus conquistas del Çid e tan aýna eran fechas, que llegaron las nueuas a Valençia, e fue sonado por la villa e por sus términos los buenos fechos que el Canpeador fazía. E fueron sonando por la villa, e fueron muncho espantados et temiéronse d’él muncho. E el Çid tornóse entonçe a Tamarit, do era Çulema, rey de Çaragoça.

35. Andados siete años del rreynado del rey don Alfonso

  • 123 G : « Carcaxés ».

137Andados siete años del rreynado del rey don Alfonso, Abén Alfanje, rrey de Denia, ouo su consejo con el conde don Remondo Beringuel de Barçilona, e con el conde de Cardona, e con el hermano del conde Vrgel, e con los omnes poderosos de Balsadón, e con los de Rresmolýn e de Cartajés123, en cómmo çercassen el castillo de Almenar que auía renouado el Çid por mandado del rey de Çaragoça. E fiziéronlo assí, e conbatieron el castillo grant tienpo fasta que vedaron el agua a los de dentro.

  • 124 G : « Çinglo ».

138E en esto era el Çid estonçe sobre el 39r°b castillo de Astapot, que es en el río de Tuygrón124 e Segre, e tomólo por fuerça. E estando ý, embióle mandado el rrey de Çaragoça que viniese a acorrer el castillo de Almenar, que ge le tenían çercado. E luego que ouo el mandado, vínose para Tamariz, onde era el rey, e díxole que lidiasen con aquellas gentes que tenían çercado el castillo. E el Çid dixo que muncho sería mejor que diese algund aver a ssu hermano que deçercase el castillo, ca non podía lydiar con ellos, que tantos eran commo el arena del mar. E díxole el rrey:

—Faré commo tú mandares.

  • 125 G : « mandó parar sus azes ».

139E el Çid embió dezir a Ben Alfanje e a todos los altos omnes que ý eran que tomasen auer que les daría el rey e que sse fuesen del castillo. E ellos non lo quisieron fazer. E quando el Çid vio que lo non queríam fazer nin dexar por cossas que les embiasse dezir, mandó armar toda su gente e fue contra ellos. E quando fue çerca d’ellos, paró sus azes125 e fue ferir en ellos. E fue la lyd muy ferida de amas las partes, de guisa que ouo ý muncha sangre vertida, ca de amas las partes estauan munchos buenos caualleros para fazer bien. Mas al cabo ouo de vençer el de las venturas que nunca fue vençido, e fuxo ende el rey Abén 39v°a Alfanje e el conde don Remondo e los más de los otros. E fueron bien tres leguas matando e feriendo en ellos, e prendieron munchos buenos caualleros christianos.

140E tornóse el Çid con muy grant ganançia e con grant onrra. E dio todos los pressos a Çulema, el rrey. E touo los presos en su poder ocho días o más. E después, pidiógelos el Çid e soltólos, e fuéronse para ssu tierra. E tornáronse estonçe el rey e el Çid para Çaragoça. E saliéronlos a reçebir los de la villa con grant alegría e con grant alboroço. E el rey fízole muncha onrra e diole todo su poder en todo el reyno.

141Agora dexa el cuento de fablar d’esto e torna al rey don Alfonso a lo que en el seteno año fizo.

36. Cuenta la estoria que después d’esto, en el castillo de Rueda

  • 126 G : « Almofalaz ».
  • 127 G : « Almundafar ».
  • 128 G : « e aquel moro que se alçara con el castillo ouo su fabla con el ynfante don Ramiro ».

142Cuenta la estoria que después d’esto, en el castillo de Rueda que es çerca de Çaragoça, vn andaluz que avía nonbre Aluofalaz126, esto fizo él por Adefiçio de Mudafar127, que tenía preso en aquel castillo a vn su hermano. E Adefyr enbió mandado sobr’esta rrazón al rrey don Alfonso de Castilla que le veniese ayudar. E el rey embió ý al conde don Garçía et al infante don Remondo con grandes gentes. E ellos ouieron consejo con don Adefyr et embiaron por el rey 39v°b don Alfonso que viniese ý por su cuerpo, e él vino ý. E entretanto murió Adefyr Almofalaz, aquel moro que se alçara con el castillo, e ouo su fabla con el infante don Rramiro128, e dixo que quería dar el castillo al rey don Alfonso. E salió a fabla con él, e combidólo que comiesse con él dentro en el castillo. Mas el rey non quiso, e este conbite era con grand trayçión que quería fazer. E entraron entonçe allá el infante don Rramiro e el conde don Garçía. E desque fueron dentro, començáronles de dar muy grandes pedradas de las torres, tan bien a los de fuera commo a los de dentro, en guisa que mataron al infante don Rramiro e al conde don Garçía, e munchos otros omnes.

  • 129  G : « contra sus fueros nin contra sus preuillejos nin contra sus buenos vsos ».

143E quando esto vio el rrey, ouo muy grant pesar, e tornóse para la posada teniéndose por escarnido. E enbió por el Çid que era çerca. E el Çid, quando vio mandado del rey e sopo la razón en cómmo passara, fuesse para él con grant cauallería. E el rey salyó contra él e onrrólo muncho. E contóle el mal que resçibiera del moro e díxole que le pesase ende. E estonçe perdonólo e díxole que se viniese con él para Castilla. E el Çid gradeçióle la merçed que le fazía, mas díxole que nunca vernía a la su merçed si non le otorgase lo que le quería demandar. E él otorgógelo. E el Çid estonçe demandó que otorgase a los fijosdalgo que quando oviese alguno de salyr de la tierra, que ouiese treynta días de plazo, así commo ante avían nueue días, e que non pasase contra ningunt fijodalgo nin 40r°a omne çibdadano syn ser oýdo commo deuía por derecho, nin pasase a las villas nin a los otros lugares contra sus preuillejos nin contra sus buenos vsos129, nin les echase pechos ningunos desaforados, sy non, que se le pudiesen alçar toda la tierra por esto fasta que ge lo emendase.

  • 130 G : « mas que terrnía çercado aquel lugar » fasta que lo diese derecho de aquel moro e de los que e (...)
  • 131 G : « lo ».
  • 132 G : om. [que non se partiría de allý].

144E el rey otorgógelo todo entonçe, e díxole que sse viniese para Castilla con él. Estonçe dixo el Çid que lo non faría, mas pues que tenía çercado aquel lugar130 fasta que le131 diese derecho de aquel moro e de los que eran con él, que non se partiría de allý132. E el rey gradeçióle muncho lo que dezía. E vínose el rey para Castilla, e fincó él sobre aquel lugar.

37. Cuenta la estoria que yogo el Çid grant tiempo sobre Rueda

  • 133 G : « salía ».
  • 134 G : « en cómmo lo ayudara a vengar de la grant desonrra e daño que resçibiera ».

145Cuenta la estoria que yogo el Çid grant tiempo sobre Rueda, e tanta guerra e tanta premia les fizo fasta que les menguó la vianda en tal manera que sse moríam de fambre, en guisa que era tan grande la flaqueza en ellos que ya non podían lydiar nin defender el castillo. E queríanlo dar de buenamente ssy el Çid les diesse salida, mas él non quería synon sus cuerpos d’ellos, por vengar el rey. E quando aquello vieron, saliéronse del castillo conpañas e dáuanse a catiuo. E tanta era133 de la gente que fincó el castillo yermo. E desí conbatiólo el Çid e tomólo por fuerça. E prendió a Almofalás e quantos eran con él, e mató munchos e los otros fueron catyuos, en guisa que non fincó ninguno d’ellos. E embió estonçe preso a Almo-40r°b falaz con sus consejeros al rey don Alfonso. E quando llegaron los mensajeros al rey con este presente, plógole muncho e fizo muy grant justiçia d’ellos, e enbió muncho agradeçer al Çid en cómmo lo ayudara de vengar la grant dessonrra e daño que resçibiera en aquel castillo134.

38. Cuenta la estoria que en el noueno año del reynado del rey don Alfonso

146Cuenta la estoria que en el noueno año del reynado del rey don Alfonso, que fue en la era de mill e çiento e seze años, sacaron el Çid e el rey de Çaragoça muy grand hueste e entraron por tierra de Aragón. E fizieron muy grant daño, matando e quemando e robando. E duraron allá seys días, e desí tornáronsse al castillo de Monçón con muy grand ganançia. Desí tornóse el rey a Çaragoça e fue correr el Çid a tierra de Ben Alfanje, e fizo en ella muy grand daño. E estonçe entró en la montaña de Mansiella et en todos sus términos, e quebrantó toda la tierra, e conbatió el castillo de Moriella et fizo grant daño en los de dentro.

  • 135 G : « Alcalá ».

147Et andando el Çid faziendo esto, embióle dezir el rey de Çaragoça que labrasse vn castillo sobre Moriella, que yazía derribado, a que dezían Altalla135. E el Çid fízolo así. Et Abén Alfanje, quando lo sopo, pesóle muncho, e enbió dezir al rey don Pedro de Aragón que le uiniese ayudar contra el Çid. E el rey, con el grant pesar que auía que le entrara el Çid por su tierra, allegó grandes huestes e fueron él e Abén Alfanje contra el Çid con grandes poderes. E albergaron essa noche ribera de Ebro. E el rey don Peydro embió sus cartas al Çid que se partiese del castillo en que estaua labrando. Mas el Çid non lo quisso fazer, e embió dezir al rey que ssi quisiesse pasar en paz, que le daría 40v°a pasada e faría lo que él quisiese. Quando vio el rey don Peydro que el Çid non se quería partir del castillo, fue muy sañudo contra él. E pararon sus azes de amas las partes e lidiaron.

  • 136 G : « Nuño Sanches de Gallizia ».

148E duró la batalla muncho, e ouo ý munchos muertos e muncha sangre vertida pero al cabo vençió el Çid e fueron vençidos el rey de Aragón e el rey Abén Afanje, e fue preso el rey don Peydro e otros munchos altos omnes con él. E fueron éstos: el obispo don Remondo de Oliuas, e el conde Sancho Sanches de Pamplona, e el conde don Nuño de Portogal, e Gustios Gonçales, e Matheo Sanches de Gallizia136, e Nuño Suares de León, e Calbet de Sobarbe, e Yugo Sanches de Concluso, e Ximén Sanches de Barurel, e don Per Aznares, e Garci Aznárez, su sobrino, e Sancho Peres de Pamplona, nieto del conde don Sancho, e Fernand Gonçales de Aragón, e Sancho Garçía de Alcoçer, e Velasco Sanches, e Sancho Gonçales, mayodormo mayor del rey don Peydro, e Garçi Díez de Castilla. E con éstos ouo ý más de mill omnes otros de prestar, que non podemos contar.

149E con esta tan grant onrra vínose el Çid para Çaragoça. E salió el rey rreçebir al Çid con muy grandes alegrías. Estonçe, con duelo que ouo del rey de Aragón, soltólo de la prisión a él e a los suyos. E fincó el Çid en Çaragoça vnos pocos de días, e desí vínose para Castilla muy rrico e muncho onrrado.

39. Cuenta la estoria que después que el Çid ouo fechas todas estas cossas

  • 137 G : « Briuiesca ».

150Cuenta la estoria que después que el Çid ouo fechas todas estas cossas que 40v°b que vos auemos contadas, vínose para Castilla al rey don Alfonso ssu señor. E el rey reçibiólo muy bien e onrrólo muncho, e diole el castillo de Dueñas, e el de Arçejón e de Ybia, e Canpo, e Guimán, e Beruiesca137, e Berlanga con todos alfozes. E avn diole preuillejos plomados e robrados con sus nonbres que todas villas e castillos que ganase de moros e de otro señorío, que fuesen suyos, libres e quitos para siempre, e para todos los que d’él veniesen que lo suyo ouiesen de heredar.

  • 138 G : « su fijo Yahia, nieto del rey Alimaymón ».

151E estonçes, estando el Çid con el rey don Alfonso grant sazón, faziéndole muncho seruiçio commo a su señor, desde el dezeno año fasta el trezeno non fallamos ninguna cossa que de contar sea que a la estoria pertenesca, ssinon tanto que en el dezeno año murió el rey don Peydro de Aragón, e reynó en pos él el rey don Alfonso su hermano, que llamauan el Bataller. E esse año murió otrosí Alymaymón, rrey de Toledo, e reynó en pos él Yssén su fijo, e murió luego en esse año, e reynó en pos él su hermano (sic) Yhaya, su fijo e nieto de Alymaymón138.

152Mas agora vos dexaremos de contar d’esto e tornarvos hemos a fablar del rey don Alfonso cómmo fizo.

40. Cuenta la estoria que andados treze años del reynado del rey don Alfonso

  • 139 G : « e fue muy mal rey e avol e muy alongado de las mañas ».

153Cuenta la estoria que andados treze años del reynado del rey don Alfonso, pues que el rey Alimaymón e su fijo fueron muertos, rreynó en pos ellos Yhaya Alcardubile, que era nieto de Alymaymón. E fue muy mal rey e muy alongado de las maneras139 e de las costunbres de su 41r°a auuelo el rey, e de ssu padre Yssén. E començó muncho de ser esquiuo e muy brauo contra sus viejos e contra sus pueblos e a fazerles munchos pesares e munchas fuerças, de guisa que todos cobdiçiauan su muerte porque veýan que era malo e vil e ssyn bien ninguno.

  • 140 G : « Caluales ».

154E el rey Alymaymón diera al rey don Alfonso a Olías e a Cabañas140 por heredad. E en aquellos lugares dexaua el rey don Alfonso los omnes que le enfermauan quando yua en ayuda del rey de Toledo.

41. Cuenta la estoria que los de Toledo

155Cuenta la estoria que los de Toledo, seyendo assí maltrechos de ssu rey commo vos contamos, e de sus vezinos de en derredor, e non amparando ninguna cossa nin se syntiendo de ssus quebrantos, juntáronsse todos en vno e dixiéronle:

—Sseñor, defyende tu pueblo e tu tierra, ssy non, bien te dezimos que cataremos quien nos defienda.

  • 141 G : « e metiéronlo en la villa a pesar de Yahia por señor ».

156Mas él, commo era auol e lixoso e de malas costunbres, non lo touo en nada. E ellos, veyéndosse maltrechos d’él, embiaron por el rrey de Badajoz que los defendiese, e metiéronlo en la villa, a pesar de Yhaya, e tomáronlo por sseñor141. E embiaron ssus mandaderos al rey don Alfonso que los acorriesse, que eran en grant peligro, e que çercase la çibdad, pues que non auía rey de la postura segunt que la avía con Alymaymón, et que ante querían la çibdad para él, que era verdadero, que non para otro ninguno.

  • 142 G : « más que las otras sus vezindades ».

157E el rey don Alfonso fue muy alegre con estas nueuas, pero que le pessó porque acogieron en la çibdad al rey de Badajoz. E ayuntó muy grand hueste 41r°b de todos los reynos e ffue para allá. E tirólos el pan e el vino e los frutos de toda la tierra en derredor. E esto les fizo quatro años, vno en pos de otro. E maguer que Toledo era muncho abondada más que todas las otras çibdades142, non pudo estar que non ouiesse mengua en la villa con la guerra de cada año.

  • 143 G : « mio Çid ».

158E entretanto él poblaua la Estremadura las villas que eran yermas, e eran éstas: Salamanca, e Áuila, e Medyna del Canpo, e Olmedo, e Coca, e Yescar, e Cuéllar, e Segouia, e Sepúlueda. E en todo esto que él fyzo era con él el Çid143 Ruy Díez, que le seruía e ayudaua lealmente, commo buen vasallo. E desto que ouo fecho, tornóse para León onrradamente.

42. Cuenta la estoria que en el trezeno año

159Cuenta la estoria que en el trezeno año, ouo batalla el rey don Alfonso con Abén Alfanje en Consuegra, e fue ý vençido el rey e metióse en el castillo. E en esta batalla murió Diego Rodrigues, su fijo del Çid.

160E luego en este año lydió Áluar Fáñez con este Abén Alfanje en Medina del Canpo. E segunt cuenta la estoria, que tenía don Áluar Fáñez dos mill e quinientos omnes a cauallo, e Abén Alfanje quinze mill omnes. Mas por la virtud de Dios vençió don Áluar Fáñez, e dio vn grant golpe e Ben Alfanje de la espada en el rostro, e fue maltrecho e quebrantado e don Áluar Fáñez fincó muncho onrrado.

161E desde el trezeno año fasta el quinzeno año non fallamos cosa que de contar sea que a la estoria pertenesca, synon tanto que en el quinzeno 41v°a año fue el rey don Alfonso sobre Coria, que era de moros, e tomóla.

162Mas agora dexa la estoria de fablar d’él e torna a la muerte del rey don Garçía.

43. Cuenta la estoria que en el dezeseteno año del reynado del rey don Alfonso

163Cuenta la estoria que en el dezeseteno año del reynado del rey don Alfonso, el rey don Garçía yaziendo en la prisyón en el castillo de Luna, enfermó muy mal. E el rey don Alfonso, quando lo sopo, dolióse muncho d’él, ca lo amaua muncho. E quissiéralo sacar por munchas vezes de la prisión mas temíase, porque fuera deseredado, que sse querría alçar con la tierra et meter ý bollyçio. E desí, porque el rey don Alfonso non auía fijo varón que reynase después d’él, guardáualo en la prisyón por que después de su muerte non fincase en el rey heredero sinon él.

164E el rey don Garçía mandóse sagrar, yaziendo enfermo. E vençió al rey piadad e mandólo <sa>car de los fierros. Mas non quiso el rey don Garçía, pues que vio que era de muerte, non quiso salir de los fierros, pues que non saliera en la vida, que non quería salir de los fierros en la muerte. E dixo el rey don Garçía:

—Mando que me sotierren con mis fierros e ruego a mis amigos que lo fagan así. E mando que me sotierren en Sant Ysidro de León çerca del rey, mi padre e mi señor.

  • 144 G : « delegado ».

165E en leuándolo para León, finó en la carrera. E enterráronlo sus hermanos e obispos e abades, e munchos que vinieron ý a su enterramiento, segunt que le perteneçía a rey. E fue a su enterramiento don Remón, legado144 de Roma, que fue después papa. 41v°b

166E en este año çercó el rey don Alfonso a Toledo. E partió su hueste en quatro partes, e tóuola çercada quatro años.

  • 145 G : « E desde este año ».

167E d’este año145 non fallamos ninguna cosa que de contar sea, synon que murió en el diez e noueno año doña Vrraca Ferrandes, e fue enterrada en Sant Ysidro de León, en la capilla de su padre.

44. Cuenta la estoria que andados XIX años del reynado del rey don Alfonso

168Cuenta la estoria que andados XIX años del reynado del rey don Alfonso, en este año sacó el rey don Alfonso su hueste sobre Toledo, la mayor que él pudo. E teniéndola çercada esta vez, pero que ella es muy fuerte porque es cercada de peñas e la mayor parte ándala el rrío de Tajo en derredor, e estando dentro vna tan grant gente que non auía cuenta, óuoles de falleçer la vianda e oviéronsse a dar al rey don Alfonso.

  • 146 G : « mill e çiento e veynte e çinco años ».
  • 147 G : « que llaman del rey ».

169Esto fue en el mes de mayo, el día de Sant Vrbam, a veynte e tres días d’este m<es>, que fue en la era de mill e çiento e veynte años146. E diérongela d’esta guisa: que se fincasen ellos en la villa por moradores en sus casas e con sus heredades e con quanto oviesen enteramente, e el rey don Alfonso que oviesse el alcáçar e la huerta que es allende de la puente de Alcántara, que llaman la huerta del rey147, e que oviesse todas las otras rentas e pechos que solían dar a los reyes moros, e otrosí que la mezquita mayor que fuese siempre de los moros, la que es agora la iglesia cathedral.

  • 148 G : « entrado ».
  • 149 G : « Alhamín ».
  • 150 G : « más conplidamente ».

170E pues que 42r°a fue entregado148 en Toledo, e fue correr todas las tierras otras de en derredor. E las villas que él ganó estonçes son éstas: Talauera, e Sant Olalla, e Maqueda, e Almín149, Argança, e Escalona, Canales, Olmos, e éstos se le alçaron que eran suyos, Casatolifa, e Húzeda, e Buytrago, e Atiença, e Osma, e Berlanga, e Medinaceli. E éstos fasta aquí ganó el rey don Alfonso d’esta vez. E desque él ouo tomado estos lugares, tornóse para Toledo e fizo ý su morada fasta que ouo fortalezado su alcáçar. E fuese el pueblo asosegado en el lugar. E esto adelante lo contaremos más largamente150.

45. Cuenta la estoria e don Lucas de Tuy

  • 151 G : « que fue omne que escriuió muncho d’esta corónica ».
  • 152 G : « lindo ».

171Cuenta la estoria e don Lucas de Tuy, que fue omne que escriuió d’esta corónica151, que el rey estando en Toledo, que traxo mal de su palabra al conde don Garçía de Cabra ya sobre qué razón, e porque vio que le alboroçaua el reyno, casólo con doña Eluira su hermana, por lo asosegar. E otrosí porque non avía fijo heredero, casó su fija doña Vrraca Alfonso con el conde don Remondo de Tolosa, que venía del muy noble152 linaje de los godos, por que de atán alta sangre commo aquélla se leuantase linaje en los reyes. E este conde ouo de ssu muger doña Vrraca a doña Sancha e a don Alfonso, el que fue emperador. E este conde pobló a Salamanca por mandado del rey don Alfonso su suegro.

172E en esta sazón estaua en dubda ó esleyrían arçobispo, en Toledo o sy non. E por razón de asosegar más a los moros, dexaron la esleçión para otro año de fazer arço-42r°b bispo. E esto fizo el rey don Alfonso por la razón que vos contaremos adelante.

46. Andados veynte años del rreynado del rey don Alfonso

  • 153 G : id.

173Andados veynte años del rreynado del rey don Alfonso el seteno (sic)153, que fue en la era de mill e çiento e veynte e seys años, pues que el rey don Alfonso ganó a Toledo, porque fue conquista[da] por munchas pleytesías, segunt que vos contamos, e el rey don Alfonso seyendo guardador de Toledo, éralo con grant peligro ca la rretenençia de la çibdat que la touiesse el rey don Alfonso, que era tan grant dubda, queriendo él fazer electo para arçobispo. E los moros alongaron esta elecçión para otro año adelante. E estonçe, quando el rey esto vio, non les quiso fazer otra fuerça. E fueles diziendo mansamente, poco a poco, las cosas que conuenían para apoderarse en la çibdat e para aver ende el señorío enteramente.

  • 154 G : « Et estableçió primeramente en la çibdat su trono ».
  • 155 G : « muy ançianamente ».

174Estableçió luego en la çibdat su trona154, esto es silla real, fasta que le estableçiesen ý segurada morada con buen alcáçar; que non avía sinon vno de paredes de tierra, asý commo lo departen los que lo cuentan muy enteramente155. E otrosí fasta que fuessen ý poblando algunos de la fe de Jhesu Christo e los afirmase ý, de guisa que fuesen tantos los christianos que lo que ellos escogiesen en la çibdat, que esso valiesse más que lo de los moros.

47. Andados veynte e vn años del [reynado del] rey don Alfonso

  • 156 G : « veyendo las buenas andanças ».

175Andados veynte e vn años del [reynado del] rey don Alfonso, las buenas andanças156 que Dios le daua e ge las traýa a las manos, ordenó de fazer ssus 42v°a cortes en Toledo. E llamó sus omnes buenos del reyno que viniesen ý, e los arçobispos e obispos, e omnes buenos de las villas e de sus reynos. E esto fue, segunt cuenta el arçobispo don Rodrigo, quinze días ante de las calendas de enero, que es mediado el mes de dizienbre.

176En aquel día fueron juntados a cortes todos los altos omnes de los reynos en la çibdad de Toledo. E en aquellas cortes ouo el rey su consejo con aquellos omnes buenos que ý eran, e fue ý departido de todos, con grant entendimiento e afincado pensamiento e con grant seso de todos razonado, cómmo fuera la entrada de la çibdat de Toledo por la grant virtud e por la grant misericordia de Dios, e cómmo la su conquista era llegada al punto en que estaua, e de cómmo era a leuar la su onrra adelante e el su fecho para ser la villa de christianos; ca así era estonçe commo quien planta nueuamente huerto o viña, que es de criar por seso o por maestría. E fallaron que vna de las cosas que podría mejor ser para aquello era fazer arçobispo dende en la mezquita mayor de Toledo, onde fuera arçobispo dende en otro tienpo.

  • 157 G : « quisieron ».
  • 158 G : « Alconexa ».
  • 159 G : « Atendita ».
  • 160 G : « Almonaçir ».
  • 161 G : « Alpuebrega ».

177E fizieron estonçe electo a don Bernaldo, omne de santa vida e clérigo letrado e de buen entendimiento. E los moros non se trabajaron d’esto nin le quisieran157 desenbargar bien commo fizieran ante, maguer tantas buenas conpañas e tan onrradas estauan en Toledo. E el rey don Alfonso, por lleuar ssu fecho adelante, allý luego ante todos heredó la iglesia de Toledo, así commo el esposo que da arras a su esposa. E por ende 42v°b dio el rey don Alfonso arras a la yglesia de Toledo, que es esposa de Jhesu Christo. E diole luego la villa de Briyuega, la que le diera Alymaymón, segunt que vos avemos ya contado. E diole Rrodiellas, e Canales, e Cabañas en la Sagra, e Alcoueya158, e Alcolea, e Talauera, e Entedyta159, que agora dizen Melgar, e Almonaçil160, e Alpuelpega161; e dentro en la çibdad messones e tiendas de muy grandes rrentas, e otras cossas que non son contadas munchas, assí commo molynos, e sotos, e huertos, e viñas, e fornos, por que es la iglesia rrica e onrrada e será para siempre, e por que le canten cada año al dicho rrey don Alfonso munchas missas, e por munchas franquezas e libertades que le dyo para syempre.

48. Cuenta la estoria, ssegunt que lo escriuió el arçobispo don Rrodrigo

  • 162 G : « cuenta ».
  • 163 G : add. « Et porque la reyna doña Costança, muger d’este rey don Alfonso, era de Françia, quisiera (...)

178Cuenta la estoria, ssegunt que lo escriuió162 el arçobispo don Rrodrigo, que por la letra gótica que es llamada letra de los godos, fizo él trasladar el psalterio e el toledano offiçio de la missa que conpusieron sant Ysidro e sant Lyandre, e era aquella guisa tenida e guardada por toda España163.

  • 164 G : « el rey ».
  • 165 Absence de signe d’abréviation sur le n.

179E por ende embió él164 a Rroma a mostrar este fecho a Gregorio, papa seteno, e a ganar d’él que el toledano offiçio fuesse dexado en las Españas165 e reçebido en ssu lugar e guardado el ofiçio de Rroma o de Françia, que es todo vno.

  • 166 G : add. « de vna tierra que dizen Agen, de vn Castillo que dizen Sabirdat, así commo lo cuenta el (...)
  • 167 G : « Et este don Berrnaldo fuera letrado de su niñés e grant clérigo, e dexó la clerezía ».
  • 168 G : add. « et fizieron amos santa vida. Et después d’esto, el rey don Alfonso, queriendo acreçentar (...)
  • 169 G : « el monesterio de Sant Fagunt ».
  • 170 G : add. « monesterio de ».

180E este don Bernaldo, que era electo de Toledo, era natural de tierra de moros166 e grant clérigo, mas dexó la clerezía167 e vssó cauallería. E después adoleçió de mala enfermedat e entonçe tomó orden de rreligión en el monesterio de Arles de Aux, que es ençima en Françia, e tomó la regla de sant Benito. E biuiendo allý, embió por él don Yugo, 43r°a abat de Cruniego168, que le embiase vn omne sabio e entendido e enuiso en las cosas que eran de fazer, e religioso, que corrigiese el monesterio sobredicho169 e fuesse él ende abad; e que él quería ansý fazer que en como en Françia era el monesterio de Cruniego más rrico e más onrrado, que ansí fuese en España el más onrrado170 Sant Fagunt.

  • 171 Ms. G : « de bondat e de santidat ».

181E quando el onrrado abat vio las letras del rey don Alfonso, embió a este don Bernaldo, ca le amaua muncho por mereçimiento de verdad e de santidat171 que en él avía, e porque entendió que sería tal commo el rey don Alfonso quería. E embió con él otros monjes.

182E desque don Bernaldo fue abbat, fízosse a todos amar, e mostróles cómmo era de buena vida e de buena voluntad por las buenas obras que fazía. E tanto era el su bien que fazía que lo amaua muncho el rey don Alfonso. Así que a la ora que fue voluntad de Dios que la real çibdat de Toledo ouo el rey don Alfonso, luego pensó en su coraçón cómmo lo fiziese arçobispo dende, entendiendo que era para ello, por la grant santidad que en él auía. E esleyéronle luego por arçobispo e primado de las Españas.

  • 172 G : « seguían ».

183E de cómmo vos deximos que era voluntad de la reyna de tirar el offiçio de los godos, fueron ante el papa los clérigos que siguiessen172 este offiçio con los mensajeros del rey e de la reyna, que los acusauan. E el papa fízoles offiçiar ante sí e fallólo por buen offiçio e santo. E mandó que vssasen d’él los que lo quissiesen fazer. E por ende fincaron en esta costunbre de los godos seys iglesias en Toledo, que sson oy día aý.

49. Cuenta la estoria que desque el rey ouo asosegado el fecho de la esleçión

  • 173  G : « E tanto amonestó e afyncó la reyna al electo ».

184Cuenta la estoria que desque el rey ouo asosegado 43r°b el fecho de la esleçión, segunt que vos avemos contado, fuesse para León. E entretanto el electo don Bernaldo fincó en Toledo con la reyna doña Costança. E tanto amonestó e afincó a la reyna el electo173 que tomó de noche grant conpaña de caualleros christianos e entró en la mayor mezquita de Toledo de noche, e echó dende todas las suzidades de la seta de Mahomat. E restauróla e fizo ý altar de la ffe de Jhesu Christo, asý commo fuera ý otro tienpo. E mandó poner en la torre onde llamauan los almuédanos, canpanas que llamasen los fijos de Dios a las horas.

185E los moros, quando esto vieron, ovieron ende muy grant pesar, ca veýan que les pasauan contra la postura que auían con el rey, e enbiárongelo querellar. E quando lo oyó el rey, fue muy sañudo, e con grant pesar que ouo vínose muy yrado de tierra de León, do era, e tan rauiosamente que vino en tres días, e llegó de Sant Fagunt a Toledo, temiéndose perder la villa. E era su voluntad de poner fuego a la reyna e al electo don Bernaldo porque quebrantara la su fe e la su postura.

  • 174 G : « et que quedaría grande enemistad entre ellos e el rey ».
  • 175 G : « e estonçe tomáronse los mayores todos e los mejores con ses mugeres ».

186E sopiéronlo los moros de Toledo cómmo venía el rey con grant saña e cómmo quería fazer mal a la reyna e al electo. E ouieron su consejo que sy el rey acabase aquello que quería fazer, que después que se arepentiría e que fyncauan en grant henemistad entre ellos e el rey174, mas que guisasen cómo le sacasen de saña. E estonçe tomáronse los mayores con sus mugeres175 e saliéronle todos a reçebir al aldea que dizen Olías.

187E el rey, quando vio la munchedunbre de los moros, cuydó que sse le venían querellar e dixo:

—Conpaña buena, ¿qué fue esso? A mí fizieron este mal, que non a vós, los que quebrantaron la mi fe e la mi verdat; ca yo de aquí adelante non 43v°a me podré alabar de guardar fe nin verdad. E por ende yo tomaré para mí emienda e daré a vós derecho del tuerto que no[s] fizieron, ca sabe Dios que non fue por my voluntad. E por ende vos cuydo dar tal vengança que para siempre será sonado por el mundo e que tengades que vos fago grant emienda.

188E los moros, commo eran entendidos, catando lo de adelante, fyncaron los ynojos contra él llorando e pidiéndole merçed que los oyesse. Entonçe el rey mandó que dixiesen lo que quisiesen. E ellos dixieron entonçe:

—Rey señor, bien conosçemos que el arçobispo es cabdillo e príncipe de vuestra ley, e si nós fuésemos achaque de la su muerte por zelo de la ssu fe, matarnos han los christianos en vida. Otrosí, señor, si la reyna se perdiese por esta razón, el su linaje siempre nos querá mal en quanto el mundo sea, e después de los tus días, con mayor crueza vengarién este fecho, ca non agora. E por ende te besamos las manos e los pies e pedímoste merced que los perdones, e nós todos de buenamente te soltamos el pleyto que avías connusco sobre esta razón. E si esto non quisieres fazer, sabe que non tornaremos a Toledo.

189E el rey, quando esto oyó, fue perdiendo la saña e ouo grant alegría porque podía auer aquella mezquita para iglesia de Santa María, e dieron la capa a sant Alifonso, que era a pedimiento de los moros. E tornóse contra ellos e dixo:

—Amigos, gradézcovos muncho quanto dezides, [e] por la grant mesura que dezides vos faré siempre muncho bien e muncha merçed.

190E viniéronse luego para la villa todos. E desque fue en Toledo, puso amor el rey entre la reyna e el electo e los moros. 43v°b

50. Cuenta estoria que andados treze (sic) años del reynado del rey don Alfonso

  • 176 G : « Andados veynte e dos años ».
  • 177 G : « Sant Vitor ».
  • 178 G : « corrydos ».

191Cuenta estoria que andados treze (sic) años176 del reynado del rey don Alfonso, don Gregorio, papa séptimo, pues que ouo oída la demanda del rey don Alfonso, embió a España vn cardenal por legado, que avía nombre Ricardo, abat de Sant Vialor177 e de Marsella, e porque los clérigos de España eran tornados178 por tantas correduras e siguimientos que les fazían, que les ordenase offiçio de santa Iglesia, e otrosí que ordenase por esta tierra el oficio e el vso de Roma de la Iglesia.

  • 179 G : « religiosamente ».
  • 180  G : add. « del palio e fízolo primado de las Españas, e diole su bendiçión ».

192E aquel Ricardo, non cunpliendo peligrosamente179 lo que deuía e andando syn regla e syn mandamiento, e veyendo esto don Bernaldo, eleyto de Toledo, fuese para para Roma metiéndose a grandes peligros por mar e por tierra. E llegó al papa Gregorio, e fynara estonçe e era en su lugar Vrbano segundo. E este papa reçibió muy bien al electo e diole luego la consagraçión180. E tornóse para España, e commo venía por priuado, traýa grant poder.

  • 181 G : « Peryneo ».

193E fizo luego conçilyo entrante su prouinçia con los obispos de Galya gótica de los godos. E vino al conçilyo el arçobispo de Narbona con todos sus sufraganos. E desque ouo librado con ellos, fuese para monte Propinco181 a España. E traýa la carta que quería dezir el cuydado e la guarda de todas las iglesias de España.

  • 182 G : « en día de sant Chrispini e Chrispiniani ».

194E embió luego mandado a todos sus sufraganos que fuesen todos con él a día çierto en Toledo. E desque fueron ý con él, consagró con ellos la iglesia de Santa María de Toledo. E esto fue en día de Crispini e Crispiniani182, que es en ocho días de las calendas de otubre. E esta consagraçión fue fecha a onrra de la Virgen santa María e de los bienauenturados apóstoles sant Pedro e sant Pablo, e de la santa Cruz e de sant Esteuan, primer 44r°a mártir. E puso munchas buenas reliquias en el altar mayor que avía él traídas de la corte de Roma, e otras que el rey don Alfonso e la reyna doña Costança ofreçieron, que tenían con sus thesoros que ovieron de sus padres. E por los benefiçios de las reliquias e d’esta santa iglesia se alaba oy todo christiano.

51. Cuenta la estoria que en aquel tienpo toda la clerezía de España fueron juntados

  • 183 G : « corrydos ».
  • 184 G : « E el rey amonestando e la reyna razonando el contrario ». 
  • 185 G : « Et esto fizo la porfía de los caualleros; et fueron luego ý dados dos caualleros que lidiasen (...)

195Cuenta la estoria que en aquel tienpo toda la clerezía de España fueron juntados183, porque los costreñía el rey e el legado don Ricardo que reçibiesen en España el offiçio de Rroma e de Françia. E ayuntáronse vn día el rey e el legado e el primado, e grant munchedunbre de clerezía e del pueblo, e contendieron e departieron sobr’ello muncho, e parando contra la clerezía la cauallería e todo el pueblo muy fuertemente que se non mudase el offiçio de España, el que essa hora era, e el rey amonestándoles e razonando el contrallo184, que lo reçibiesen, e amenazando al que dixiese de non. E en el cabo vino a esta pleytesía: que el desacuerdo que se partiese por batalla de dos ca<ua>lleros. Esto fizo la porfía de los caualleros, que lidiase185 el vno por el rey, por el el offiçio de España, e el otro por la cauallería e por el offiçio toledano.

  • 186 G : « fue luego vençido el del rey ».

196E así commo entraron estos dos caualleros en el canpo, fue luego vençido el rey186. E el pueblo fazía grant alegría porque vençiera el su cauallero que lidiara por el offiçio toledano. Mas pero el rey, commo era quexado de la reyna, non se quisso partir de la demanda, mas que fuese resçebido el offiçio françés en España e fuese ende echado el toledano. E dixo más: que non era derecho de la ley ser metida a rriebto 44r°b nin a batalla de armas.

  • 187 Ms. G : add. « religiosos de orden ».

197E naçiendo grant contienda entre el rey e el pueblo e la clerezía, que se tenían en vno contra él, e al cabo fablando en ello munchos omnes buenos187, así commo arçobispos e obispos e el común de la clerezía, e munchos omnes religiossos de orden, e porque el fecho era sobre santidat e seruiçio de Dios, abiniéronse en esta guisa: que fiziesen vna grant foguera de leña en la plaza onde lydiaran los caualleros, e fuesen traýdos dos libros buenos, el vno del offiçio toledano e el otro del françés, e que los metiesen en el fuego, mandándolo el primado e el legado, e otorgándolo todo el común e el pueblo que allý era ayuntado, e que ayunasen todos aquel día, e que el arçobispo e el legado e la clerezía toda ssobre el ayuno estudiessen en oraçión.

  • 188 G : « Et el libro del ofiçio toledano fyncó en la foguera syn todo daño, de guisa que ninguna cosa (...)

198E fiziéronlo así, ca ayunaron todos e estudieron en oraçión muncho omildosamente contra Dios. E metieron los libros en el fuego. E el libro del offiçio françés quexáuase con el fuego que sse quería llegar a él por lo quemar, e estonçe el libro dio vn grant salto fuera por çima de las llamas del fuego, e veyéndolo todos. E entonçes dieron graçias a Dios todos por ende por aquel milagro tan grande que allý mostrara. E el libro del offiçio toledano fincó en la grant foguera syn todo daño de ninguna cossa, ca non le contaminó ninguna cossa el fuego nin le fizo mal ninguno188.

  • 189 G : « Mas el rey don Alfonso, commo era de grant coraçón, porfió e guió lo que començara, ca su vol (...)

199Mas el rey don Alfonso era de grant coraçón porfioso e guissó lo que començara que se fiziesse, ca era puesta su voluntad e los omnes non lo podían sacar d’ello, nin cogió espanto ninguno nin cogió pauor del miraglo que allý viera189, nin lo pudieron mouer por ruego que dexase lo que quería, 44v°a mas amenazando de muerte a los que lo contradixiessen.

52. Cuenta la estoria que tan grande fue la porfía que el rey tomó en este lugar

  • 190 G : « tomáronlo e vsaron d’él por fuerça ».

200Cuenta la estoria que tan grande fue la porfía que el rey tomó en este lugar que a los vnos amenazaua de muerte e a los otros que echaría del reyno. E mandó tomar el offiçio françés e mandó que vssasen por él. E quando vieron que a fazerles era, tomáronlo por fuerça190. E de allý adelante fue vssado por todo ssu reyno, p<er>o en Toledo fyncaron seys iglesias que vssan del offiçio toledano, que dan oy día testimonio del offiçio.

  • 191 G : « E el rey Salamón fizo libro d’estas cosas prouerbiales escriptos en la Briuia con otros libro (...)

201E muncho fueron pesantes los de España por aquella fuerça que el rey fizo, e llorando por ende muncho. E leuantósse entonçe este prouerbio que traen oy en día las gentes, «que allá van leyes do quieren reyes», prouerbio que quiere tanto dezir commo palabras de fazaña, que quiere mostrar sseso e castigo e enseñamiento. E el rey Salomón fizo libros d’estos prouerbios, e sson escriptos en la Blibia con otros libros191, e dízenle «Libro de los prouerbios de Salomón».

202E desde entonçes el offiçio galliziano fasta el offiçio françés, tan bien en el psalterio commo en las otras leyendas, fue allý rresçebido en las Españas e guardado lo que nunca ante. E maguer que en algunos monesterios lo guardaron yaquanto tienpo, por esso ý fincó el traslado del psalterio e aùn sse reza en algunas iglesias cathedrales e en los monesterios; pero al comunal de Françia anda por toda la tierra, e el comunal aquel vssan en la escriptura de las letras e en el offiçio. 44v°b

53. Cuenta la estoria que porque Ricardo, el legado que vos deximos, non andaua tan sabiamente

203Cuenta la estoria que porque Ricardo, el legado que vos deximos, non andaua tan sabiamente nin commo deuía en el offiçio de santa Iglesia, e el primado don Bernaldo vedóle que non fiziese ordenaçión ninguna en las iglesias e tollióle el abtoridat con que lo fazía. E a la hora que le fue tollido el poder, embió por [él] el papa Vrbano, que sse fuesse para Roma. E estonçe don Bernaldo, arçobispo de Toledo e primado de las Españas, ordenó las iglesias en las Españas, e así lo deue fazer de derecho porque es primado de las Españas.

204Mas agora dexa la estoria de fablar d’esto por contar quál fue el cauallero que lydió por el offiçio toledano e vençió, ca non deuen ser oluidados los que bien fazen. E por ende queremos que lo sepades: el cauallero fue de Matança, que es çerca del rrío de Pisuerga, sobre la villa de Torquemada, et aùn oy día es ý ssu lynaje, e avía nonbre Johan Rruyz.

54. Cuenta la estoria que doliéndose el papa Sant Vrbán porque la casa santa de Jerusalén era en poder de moros

  • 192 G : add. « E el arçobispo don Berrnaldo ordenó su iglesia de clérigos pobres e viles, e quando sopo (...)
  • 193 G : « Pascual ».
  • 194 G : « el papa Pasqual ».

205Cuenta la estoria que doliéndose el papa Sant Vrbán porque la casa santa de Jerusalén era en poder de moros, e començó él a pedricar por ssu persona la cruzada (sic)192 tollióse aquel nonbre e fízosse llamar Maoriz. E non sse acordando de la lealtad e del bien que le fiziera, el arçobispo don Bernaldo, luego que sopo que era muerto el papa Vrbano, tomó muy 45r°a grant auer e fuesse para la corte. E era estonçe el papa Apostolical193 el segundo, e prometió que le daría grant auer que despusiesse al arçobispo don Bernaldo, que lo criara. E fízole entender que era moro e que por esta razón le podía desponer, e que diesse a él el arçob<is>pado de Toledo. E el papa e la corte, veyendo su maliçia e queriéndole fazer sofrir pesar e tormento porque veýan que demandaua grant enemiga, tomáronle el auer e non le quisieron conplir aquello que pedía, ca veýan que era auoleza. E tóuosse d’esto por escarnido. E él estando en la corte, acaesçió grant discordia entre el papa194 e Otauiano.

55. Cuenta la estoria que el emperador estonçes prendió al papa

  • 195 G : « vençió al papa e prendiólo ».
  • 196 G : « fuese para el descomulgado enperador ».

206Cuenta la estoria que el emperador estonçes prendió al papa195 e a los cardenales e echólos en cárcel. E don Berdýn Maoriz, con pessar del aver, fuese para el enperador e descomulgólo196. E el emperador, cuydando fazer otro papa, quando vio la agudeza de don Berdýn, fízolo luego apostólico. E pues él fue papa commo non deuía, entró en Rroma con poder del emperador e asentóse en la iglesia de Sant Pedro, assí commo apostóligo, e fizo cantar missa muncho altamente e fízose llamar Gregorio él, el ochauo.

207E entretanto libró Dios los cardenales e el papa de la cárçel, e fueron por mar a Pulla. E moraron ý grant sazón desterrados e sofriendo muncho esforçadamente toda la lazería en que se veýan. E así murió en la çibdat de Gaeta. E fue luego 45r°b alçado papa por derecha esleçión Gelosyo el segundo. E embió luego al arçobispo don Bernaldo sus cartas en esta guissa:

  • 197 G : « él es fecho ».

«Gelosyo, obispo de Roma, sieruo de los sieruos de Dios, al amado fijo Bernaldo, arçobispo de Toledo e primado de las Españas, salut apostólica. Bien sabedes en cómo Berdýn, arçobispo de Braga, dexó ssu iglesia et pasóse al emperador descomulgado del papa. E él mismo otrosí descomulgado del papa Pascual, mi anteçesor, e mandó que exleyesen otro arçobispo, porque él fecho (sic)197 papa contra derecho e contra ley, con poder del emperador. Onde vos mandamos que proueades la iglesia de Braga de arçobispo e que denunçiedes por descomulgado a don Berdýn Maoriz. Data en Gaeta, veynteçinco días de março».

  • 198 G : « que era de Viana ».
  • 199 G : « del enperador e del poder que tenía ».
  • 200 G : « e corriólo ».
  • 201 G : « e çetrólo e prísolo ».
  • 202  G : add. « en el monesterio de Santa Trinidat, en vna cueua que estouiese aý preso e catiuó por to (...)

208Este mismo papa vino a León del Ruédano, e fynó ý e non cunplió el año. E fue puesto en su lugar Calisto el segundo, que era198 hermano del conde don Remondo, que fue padre del emperador de Castilla don Alfonso. E este papa Calisto puso paz en la iglesia e fizo abenençia con el emperador Otauiano. E cobró luego este Calisto la iglesia de Sant Pedro e toda su dignidad. E echó luego a aquel Berdýn de la conpaña del emperador que tenía199, e corrió con él200 e ençerról’ en Sucro. E prísolo201 e en cabo metiólo en Calabria202.

209[E el arçobispo don Bernaldo ordenó su iglesia de clérigos pobres e viles. E quando sopo de la cruzada que el papa predicaua por seruir conplidamente a Dios, tomó todas las cosas que le eran menester para derredor e 45v°a puso señal de cruz en sus paños, e desí espidióse de sus canónigos e fuese su vía cuydando pasar la mar allende con todos aquéllos que allá yuan.

210E él, non seyendo allongado de Toledo tres jornadas, los canónigos que él ordenara en la iglesia, seyendo omnes malos e viles, dixieron vnos a otros:

—Nunca este primado tornará a la tierra.

211E seyendo llenos de soberuias e de enemiga e por el Diablo que los guiaua, esleyeron otro arçobispo e echaron ende los mayordomos e los offiçiales que él dexara en el arçobispado. E ellos fueron en pos él, e contáronle el fecho en cómmo era. E el arçobispo dio tornada por Sant Fagunt e tres monges dende, e fuese para Toledo. E echó de la iglesia al eleyto e a los esleydores, e encomendó la iglesia a los monjes fasta que él viniese. E dende acá fincaron algunas costunbres en Toledo de las horas que dizen commo los monjes.

212E el arçobispo fuese entonçe para el papa. E quando el papa sopo lo que fizieran sus canónigos, soltóle el voto e diole el perdón, e mandól’ que sse tornase para Toledo e que ordenase su iglesia ante que mayor mal ý viniese, ca era conpuesta nueuamente; et si él ý non fincase, sería grant peligro.

  • 203 Le passage entre crochets correspond à celui que l’on trouve plus haut dans le manuscrit G, cf. not (...)

213E estonçe tornóse para Françia e por Gascueña. E traxo consigo omnes de alta sangre e bien letrados; e especialmente traxo consigo a Monsayto e a sant Pedro e a sant Giraldo, que fizo primeramente capiscol e fue después arçobispo de Braga; e de Burgos traxo a sant Pedro, 45v°b que fue primero arçediano de Toledo e después obispo de Osma; e de Logroño traxo a don Bernaldo, que fue el segundo capiscol de Toledo e después obispo de Segouia, e después arçobispo de Santiago. E d’esta mesma çibdat traxo a don Peydro, moço pequeño, e otro que dezían don Peydro, que fue obispo de Palençia; e a don Remón, que fue de la çibdat Saludat, e éste fue después obispo de Osma en pos la muerte de sant Peydro, e después de la muerte de sant Bernaldo fue arçobispo de Toledo. E traxo de tierra de Pretagórica a don Jerónimo, que fue obispo de Valençia en tienpo de Ruy Díez mio Çid; mas duró poco la çibdat en poder de christianos, e después que el Çid morió, el obispo tornósse a Toledo. E el primado don Bernaldo embiólo a Çamora que fiziese ý offiçio de obispo, que fasta aquella sazón non oviera ý obispo nin iglesia cathedral. E otrosí traxo a don Bernaldo que después de la muerte de don Jerónimo fue obispo de Çamora; e éste fue el primero obispo que ovo en aquella çibdad. E traxo de Lungudo a don Berdýn e fízolo primeramente arçediano de Toledo e después obispo de Coymbra, e después arçobispo de Braga. E este don Berdýn era omne muy sabidor e muy trauieso]203.

214E dessí, pues que fue obispo en el monesterio de Santa Trinidat, en vna cueua fue echado, que allý yoguiesse presso e captyuo por toda ssu vida. E allý fincó Berdýn fasta el tienpo de Eugenio, papa terçero, que fue apostóligo después de Alixandre el quarto.

  • 204 G : « cómmo daña al falso Bordino e mete paz ».

215Onde diz el arçobispo don Rrodrigo que sson verssos escriptos en vna cámara de poridat en el palaçio del emperador Costantino, 46r°a et dizen en latín d’esta guisa: «Ecce Calisto, honor patrie decon inperiale, nequam Burdynum dapanat, pacemque reforta», que quiere dezir «Ahé, Calisto, onrra de la tierra e apostura emperial, cómmo don Alfonso Berdyno mete paz204 entre ssý e el emperador otra vez».

216Estos omnes santos traxo el arçobispo don Bernaldo a España para su iglesia. E después salieron ende con onrra, commo vos avemos contado, e fueron fundamento de sus iglesias, e fizieron santa vida e acreçentaron en los fieles de Dyos, e ganaron munchos bienes para sus iglesias, que les dieron los reyes por onrra de la su santidat.

56. Cuenta la estoria que este don Bernaldo, con otorgamiento del rey don Alfonso, çercó el castillo de Alcalá de Fenares

217Cuenta la estoria que este don Bernaldo, con otorgamiento del rey don Alfonso, çercó el castillo de Alcalá de Fenares, que era de moros. E porque era fuerte, non lo podían conbatir. E mandó fazer ençima d’el cabeço que estaua sobre él otro castillo commo por bastida. E tanta guerra e tanto mal les fizo que les vedó la vianda e morían de fambre. E con la grant cuyta desampararon el castillo de noche e fuéronse ende cada vno por do se le guisó. E estonçe el arçobispo tomó el castillo. E desque lo ganó, confirmóle el rey don Alfonso el preuillejo commo le auía dado, que le oviesen siempre los arçobispos de Toledo. E después ellos poblaron yuso en el valle la villa que dizen Alcalá de Sant Juste, en que fazen las buenas ferias. 46r°b

57. Cuenta la estoria que el muy noble rrey don Alfonso

218Cuenta la estoria que el muy noble rrey don Alfonso, teniendo que le fiziera Dios muncho bien e muncha onrra e merçed en la grant conquista de Toledo e en las otras cossas que acabara, fuese para Castilla e para León, e leuó consigo al primado don Bernaldo. E segunt dize el arçobispo don Rodrigo, quando allegaron a León, fallaron ý el cardenal don Raynel, que era legado e omne bueno e de santa vida. E estonçe el rey, por onrra d’él, touo por bien que fiziesen ý conçilyo para confirmar el offiçio romano que era entonçe nueuamente en España.

  • 205  G : « —que don Godifaz, arçobispo de los godos, fiziera en el su a b c— et en las figuras de las l (...)

219E entonçe el legado e el primado don Bernaldo fizieron conçilio con muy grant clereçía e muncho onrrada que se juntaron ý. E establesçieron munchas nobles cossas sobre los offiçios de santa Iglesia. E de allý adelante mandaron que vssasen del offiçio de Roma, pues que a tan coraçón lo auía el rey don Alfonso. E mandaron a los escriuanos que non fiziesen la letra toledana —que don Guadalfaz, obispo de los godos, fiziera— e en las figuras de las letras, que vsasen del offiçio romano205.

220E estando en este conçilio, la ynfant doña Eluyra, hermana del rey don Alfonso, adoleçió de guisa que fynó. E soterráronla çerca de su hermano el rey don Garçía ý en la çibdad de León muncho onrradamente.

221Agora dexa el cuento e la estoria de fablar d’esto e torna a contar de Alcaydyr, nieto de Alymaymón.

58. Cuenta la estoria que después que Yhaya Alcaydyr

  • 206 G : « E esto fazía él en atreuimiento ».
  • 207 G : « por esta vía ».

222Cuenta la estoria que después que Yhaya Alcaydyr, rrey que fue de Toledo, nieto de Alymaymón, que oviera ssu pleytesía con el rrey don Alfonso, quando le embió dezir 46v°a que le viniesse çercar, pero metieron ý el rey de Badajoz; e fizo este Yhaya todo ssu poder commo le oviesse el rey don Alfonso, por tal que le ayudasse a ganar a Valençia, que fuera de ssu padre e del reyno de Toledo e deuía sser suya. E sobr’esto Yhaya fuesse para Valençia, después que el rey ovo a Toledo, en el año que andaua la era en mill e çiento e veynte e siete años. E esto fazía el atreuimiento206 del rey don Alfonso, porque lo avía de ayudar a ganar a Valençia e a Santa María de Albarrazín e el reyno de Denia, bien tenía el rey don Alfonso que por esta rrazón207 faría la tierra suya toda, por la grant discordia a que venía entre los moros.

223Et desý ayudó Alcaydir e vínosse para Albarrazín, e de allý embió vn ssu primo para Valençia, que avía nonbre Abén Alfanje, por saber sy Abubecar Abdalla Hariz, que la tenía, ssi ge la quería dar o qué era ssu coraçón e ssu ardiment; ca dubdaua en él porque cassara ssu fija con el rey de Çaragoça.

  • 208 G : « en qué se porrnía aquel fecho ».

224E este mandadero fue para allá e posó con vn moro a que dezíam Abén Lupón, e estando vn tienpo fasta que fue fecho el casamiento de la fija de Abubecar con el rey de Çaragoça. E desí adolesçió el alguazil e murió de aquella enfermedad. Et fyncó allí aquel mensajero por ver en qué sse ponía aquel pleito208 de Valençia e de ssu muerte de aquél, porque los omnes andauan deseredados e muy cuytados por la muerte de aquel alguazil. E él dexó dos fijos que eran muy desabonados en su vida, e así lo fueron después en la muerte de ssu padre.

59. Cuenta la estoria que después que murió el alguazil Abubecar e Abdalla Hazis

  • 209 G : « porque sabían el pleito que auía con él ».

225Cuenta la estoria que 46v°b después que murió el alguazil Abubecar e Abdalla Hazis, los fijos partieron quanto él dexó. E cada vno d’ellos mostró grant cobdiçia en lo que avía de partir, de guissa que fasta la menor cossa todo lo partieron. E fiziéronse dos vandos, cuydando cada vno valer más que el otro. E estos dos hermanos partiéronse el vno de el otro e fazían muy grandes vandos. E la gente de Valençia avía muy grant pesar por este desacuerdo. E fizieron ellos otrossý dos vandos, e los vnos querían dar señorío al rey de Çaragoça, e los otros a Yhaya Alcaydir, nieto de Alymaymón. E esto era por miedo del rey don Alfonso, porque sabía el pleito que avían con él209 e sabían la malandança que conteçiera al rey de Badajoz, que viniera por ser rey de Toledo.

  • 210 G : « Et enbió por don Áluar Hañes, que le diera el rey don Alfonso, que fuera con él ».
  • 211 G : « e enbiólos falagar que les faría muncho bien e muncha merçet, et cómmo yuan ý aluergar çerca (...)

226E con estas nueuas d’este desacuerdo tornóse Abén Faraz al mandado de Yhaya e contól’ en cómo era. E estonçe touo el rey que avría la villa pues que vandos avía. E embió por don Áluar Fáñez que fuese con él210 con muy grant pieça de christianos. E desí ayuntó todas sus gentes —caualleros e peones e vallesteros— e fuese para Valençia. E embió dezir a los de la villa cómmo se yua para allá, e embiólos falagar ý çerca de vn lugar que dezían Sera211.

227E los mayorales de la villa ovieron su acuerdo e cada vno d’ellos acordó lo que les semejaua, pero al cabo acordaron de le dar la villa e resçibiéronlo por sseñor. E esto fazían ellos por el miedo que ellos auían del rey don Alfonso e don Áluar Fáñez, que yua con él, más que por amor 47r°a nin por miedo que le avían. E embiaron respuesta que lo rrecibíam, e esto con grant vmildad.

60. Cuenta la estoria que otro día salió el alcayat Aboeça con las llaues de la villa

  • 212 G : add. « que tenía el alcáçar, ».

228Cuenta la estoria que otro día salió el alcayat Aboeça212 con las llaues de la villa, e todos con él, e resçibiéronlo muy bien. E entregáronle el alcáçar e resçibiéronlo por señor.

  • 213 G : « entre ».

229E luego a pocos días, murió el rey de Çaragoça Abet Abenut, e este alcayde Abeneça Abén Lupor quisiérasse partir del pleito de Valençia, quando murió Abubecar, e yrse para el castillo de Monuiedro, que era suyo, por la discordia que avía contra213 los de la villa. E tomó consejo con vn escriuano que era muncho su amigo, que avía nonbre Mahomat Abén Caýn, e contóle cómmo faría. E quando lo oyó el escriuano, pesóle muncho e díxole que non era bien nin guisado de dexar la villa a tal sazón commo aquélla, e fízole fincar. E fizieron pleito de sse amar amos e cuydar de ayudar contra todos los omnes del mundo con los cuerpos e con los averes.

230E este Aboeça tenía a Monuiedro e a Castro —e enbiólos guardar con omnes de que él fiaua e sus parientes— e Santa Cruz, que era suya, e otros castillos que eran en su poder. E quando salyó a rresçebir al nieto de Alymaymón con las llaues de la villa, prometióle munchos seruiçios e falagólo muncho. E el rey Alcadir, pues que ouo el reyno asosegado, fizo su alguazil mayor a Boeça e diole poder en todo su reyno. E maguer que todo esto le fazía, temíasse d’él en su coraçón porque se tomara con Abubecar en su 47r°b vida. E por esto non sabía qué se fiziesse, sy se partiría d’él o non, por tal de perder dubda de su coraçón, pero punaua todavía en quánto podía de lo seruir bien e lealmente, por amor de fazer [perder] al rey mala voluntad, sy la avía.

61. Cuenta la estoria que quando vio el rey que tan de coraçón le fazía seruiçio

  • 214 G : « e que ninguna cosa nunca la fiziese en el regno a menos d’él ».

231Cuenta la estoria que quando vio el rey que tan de coraçón le fazía seruiçio e tan lealmente, fízolo su priuado más. E onrrólo muncho e fízole pleyto con jura e con carta muy firmada que nunca le tolliese aquella priuança nin le embiase por otro, e que ninguna cosa non se fiziesse en el reyno menos d’él estar presente214. E por esto asseguróse Boeça e perdyó la dubda que avía en el coraçón.

232Desí los que tenían los castillos traxieron grandes presentes e munchas donas a su sseñor, e con grant obediençia e con grant omildad, segunt que los moros lo saben fazer. E esto fazían ellos por asegurar el coraçón a su señor, que fuese d’ellos seguro e embiase a don Áluar Fáñez para su tierra, e non les faría tan grant costa commo les fazía, que les costaua cada día seysçientos maravedís. E el rey non auía tesoro en Valençia nin era tan rico que los pudiesse conplir. Et por esta razón quexáuanse muncho los moros con la grant costa. Otrosí el rey tenía que si embiase a Áluar Fáñez, que sse le alçarían los moros. E para mantener esto, echó grant pecho por la villa e en el término diziendo que lo quería para çeuada. E cogieron aquel pecho tan bien del rico commo 47v°a del pobre, e del grande commo del pequeño. E esto vieron ellos por mal e por dessafuero, e tenían que sse perdería por él Valençia commo se perdiera Toledo. E tanto les pesaua con este pecho que lo traían por exienplo por la villa diziéndose vnos a otros:

—¡D’acá la çeuada!

  • 215 G : « atauan ».

233E avn dizen que avía ý vn grant alano que era de la carnezería, con que matauan215 las vacas, e quando le dezían «d’acá la çeuada» començaua a reñer e a ladrar. E dixo vn sabio:

—Graçias a Dios, porque avemos munchos en la villa que semejan aquel perro, que quando le dizen «d’acá la çeuada», asý les pessa commo al perro e dan bozes commo él.

234E passaron assý vnos días.

62. Cuenta la estoria que quando los de los castillos traxieron sus presentes a su señor e a su rey

235Cuenta la estoria que quando los de los castillos traxieron sus presentes a su señor e a su rey, que vn moro que avía nonbre Abén Maçor, que tenía Xátiua, que non quisso venir nin embiar ningunt seruiçio. E el rey Alcaydir enbió por él que viniese ant’él, e Ben Maçor non quisso venir. E embió vn mandadero con sus presentes muy rricos, e enbióle dezir que podía venir pero que non lo fazía por escusa, mas que sería siempre a su seruiçio e que le pedía merçed, como a señor, que le dexase aquel lugar commo estaua, e que le daría las rentas d’él; pero sy lo quisiese para poner ý otro, que lo tomase e que le diesse alguna cosa en que biuiese, ca él non quería ál synon la ssu carrera e venir a su merçed.

  • 216 G : « E él consejóle ».

236E el rey consejóse con su alguazil Aboeça. E con el ssu consejo, consejóle216 47v°b que reçibiese el ruego de Abén Maçor e que le dexase aquel lugar así commo lo tenía, e que enbiase a don Áluar Fáñez que le fazía ý grant costa, e que passase algunt tiempo en paz e en sosiego e que endereçase su reyno lo mejor que pudiesse. E en esto todo consejáuale muy bien e verdaderamente, mas el rey non le quiso creer. E tomó consejo con los fijos de Abubecar, que se mostrauan por sus priuados. E díxoles lo que le consejara su alguazil, e ellos dixieron que le consejara mal, mas que sacase hueste e fuese sobre Abén Moçón, e que le tomase la villa de Xátiua. E él touo que lo consejauan bien, pero que non asý.

  • 217 G : « anparó ».
  • 218 G : « tóuola çercada ».
  • 219 G : « E esto duró bien quatro meses ».

237Estonçe sacó su hueste e fuéronlo çercar. E primer día que llegó entró lo más llano de la villa. Abén Maçor alçóse a la villa e a las otras fortalezas que ý avía e ampararon217 lo más de la villa. E el rey tóuolo çercado218 e conbatióla cada día. E duró esto bien quatro días más de quatro meses219. E ýuales fallesçiendo la vianda tan bien a los de la hueste commo a los de dentro, e non podían los de Valençia complir la costa a don Áluar Fáñez quanto más la del rey. Desí entendió el rey que fuera mal consejado e mandó al vno de los fijos de Abubecar que fiziese la costa a don Áluar Fáñez treynta días. E mandó prender a vn su almoxarife, que era judío, en Valençia, e fízole tomar quanto avía. E mientra duró este aver, folgaron los de Valençia.

63. Cuenta la estoria que quando vio Abén Maçor que era talante del rey por lo tomar

  • 220 G : « por lo matar ».
  • 221 G : « a so ora ».
  • 222 G : « cayó ».
  • 223 G : « Yncar ».

238Cuenta la estoria que quando vio Abén Maçor 48r°a que era talante del rey por lo tomar220 e que le apremiaua cada día quanto podía, estonçe embió mandado a Ben Alfanje, que era estonçe rey de Denia e de Tortosa, que le viniese en acorro, e que le daría a Xátiua e los otros castillos que avía. E quando lo oyó Ben Alfanje, plógole muncho, e enbió vn su alcayde luego, que le dezían Ezquierdo, e metióse con él en el alcáçar. E entretanto, el rey de Denia guisó su hueste de christianos e de moros, ca non osó venir syn christianos, por miedo de Áluar Fáñez Minaya. E traxo consigo a Giralte el romano con grant cauallería de françeses, E vínose para Xátiua commo león fambriento e commo la grant abenyda del agua que viene a ssu arte221, así que traxo222 tal espanto en el rey de Valençia que ouo de foyr de allý. E metióse en la ysla de Yntar223, e dende fuese para Valençia, teniéndose por escarnido e por dessonrrado. E Abén Alfanje ovo estonçe a Xátiua e los otros castillos que tenía Abén Maçor.

239E pues que el rey de Valençia escapó de allý dessonrrado e perdidoso, porque don Áluar Fáñez non ayudó commo deuía, e los que tenían los castillos por él fueron d’él perdiendo la vergüença e los de Valençia tanbién, en guisa que dezían que querían ante ser de Abén Hut que d’él, ca non podían sofrir la grant costa suya e de los christianos.

240Abén Hut tóuose en Xátiua yaquantos días, e desí vínose para Valençia cuydándola aver. E passó por vn lugar que era oratorio de los moros en las fiestas suyas —e es el que dizen en aráuigo axarea—, ca sabía la grant premia que avían de los christianos e el desamor que avían con ssu señor, e andido por derredor de la villa por do quisso, e veyéndolo el rey de Valençia. 48r°b E don Áluar Fáñez estaua presto con su gente por miedo de los françeses, e desque Abén Hut fizo aquesto, endereçó para Tortosa su camino.

241El rey de Valençia era en grant cuyta con don Áluar Fáñez que le demandaua su despensa. E buscó carrera cómmo ge la cunpliese, ca prendió los fijos de Abubecar e munchos otros omnes buenos de la villa e leuó d’ellos grant aver además, en guisa que pagó a don Áluar Fáñez.

64. Cuenta la estoria que se avino el rey con don Áluar Fáñez

  • 224  G : « con ».

242Cuenta la estoria que se avino el rey con don Áluar Fáñez en la manera que fincase con él, e diole muy buenas heredades en que biuiesse. E quando vieron los moros que tal poder avía con224 don Áluar Fáñez, ýuansse para él quantos garçones e quantos malfechores auía en la villa. E era en poder commo de christianos Valençia, de guissa que los moros eran tan desesperados de mejorar que hermauan la villa e ýuansse quanto podían. E non preciauan las heredades nada, ca non eran seguros de los cuerpos nin de los averes.

  • 225  G : « Et torrnóse para Valençia con toda su presa ».

243E estonçe guisó don Áluar Fáñez e entró correr la tierra de don Abén Hut. E corrió tierra de Burriana e otras tierras, e quebrantó villas e castillos, e mató munchos moros e captiuó munchos. E traxo munchos ganados de vacas e de ovejas e de yeguas, e muncho oro e muncha plata, e tornóse para Valençia muy rrico225.

65. Cuenta la estoria que después que pleteó el fijo de Abubecar con el rey de Valençia de la prisión en que lo metiera

  • 226 G : « cosa ».
  • 227 G : om. [e].

244Cuenta la estoria que después que pleteó el fijo de Abubecar con el rey de Valençia 48v°a de la prisión en que lo metiera, puso su amor con don Áluar Fáñez e con el alguazil del rrey et con vn judío, mensajero del rey don Alfonso. E embiaron todos rrogar al rrey don Alfonso por él, que lo oviese en guarda a él e a todo lo suyo, en manera que le non fiziese el rrey de Valençia mal nin le tomase ninguna cossa de lo suyo, e él, que diesse en cada año al rey don Alfonso por seruiçio treynta mill maravedís. E el rey don Alfonso rreçibió su ruego e tomólo en su encomienda. Et embió rogar al rey de Valençia por él que non le fiziesse ningunt mal nin tuerto nin le tomase ninguna cosa de lo suyo. E quando llegó el plazo, fue el judío para Valençia por cossas226 que avía menester de rrecabdar e227 con el rrey, e demandóle treynta mill maravedís.

66. Cuenta le estoria que por amor del rrey don Alfonso estaua muy bien guardado el fijo de Abubecar

  • 228 G : « <a> Aboeça ».
  • 229 G : « Abén Hugut ».
  • 230 G : « diéronle ».
  • 231 G : « Et diole quinze mill maravedís en oro e en plata, e torrnóse el judío para el rey don Alfonso (...)

245Cuenta le estoria que por amor del rrey don Alfonso estaua muy bien guardado el fijo de Abubecar, que le non fazía mal ninguno, pero que estaua en ssu cassa que non salía fuera. E non se asegurando en esto, dizen que vn día, que foracó la pared de ssu cassa et salyó fuera de noche en vestiduras de muger. E estido otro día todo en vna huerta, e quando fue la noche, caualgó e fuese para Monuiedro a Baeça228. E el alguazil, quando lo ssopo, prendyó vn su fijo e diolo sobre fiadores a vn su tío que dezían Habén Bugua229. E esto era por el auer del rrey don Alfonso que demandaua el judío. E embiaron a Monuiedro por el aver. E abeniéronse estonçe, e diole230 la meatad, e a la otra veni-48v°b da que le diesse la otra meatad. Et diole quinze mill maravedís. E el rey don Alfonso rresçibió su ruego e tomólo en ssu encomienda. E embió rrogar al rrey de Valençia por él que non le fiziese ningunt mal nin tuerto nin le tomase ninguna cosa de lo suyo. E tornóse el judío para el rrey don Alfonso231.

246E a esta sazón salyó de prisión el otro su hermano, por su ruego del rey de Çaragoça, e fuese luego para allá. E fueron estonçes munchos omnes buenos de la villa con él, e fuéronse para Monuiedro porque non eran seguros de los cuerpos nin de los averes.

  • 232 G : « Abén Abet ».

247Mas agora dexa la estoria de fablar del Alcaydir e torna a contar de cómmo passaron los alárebes a España, e de cómmo mataron Abén Hut232.

67. Cuenta la estoria que la razón por que passaron los moros de África a España fue ésta

  • 233  G : « doña Ysabel, doña Blanca, doña Ynés, doña Costança, doña Beatris ».
  • 234 G : « Abén Abet ».

248Cuenta la estoria que la razón por que passaron los moros de África a España fue ésta: ya vos contamos cómmo el rey don Alfonso ovo çinco mugeres vna en pos otra, que ovieron estos nombres: doña Ximena, e doña Costança, e doña Beatriz, e doña Ysabel, e doña Blanca233. E después de muerte d’estas mugeres, estando el rrey don Alfonso por casar, en esta sazón rreynaua en Seuilla Abén Abed, vn moro de muy buenas costunbres e muy poderoso, et auía acá en el rreyno de Toledo las villas e los castillos que vos contamos de suso: Cuenca, e Huclés, e Ocaña, e Consuegra, e otros lugares. E el rrey Abén Abyt234 avía estonçe vna fija donzella e muy fermosa et de buenas costumbres; et amáuala 49r°a muncho el padre, et auía nombre Çayda. E por la onrrar más e que oviese mejor casamiento, dyole Cuenca e todas las otras villas e castillos que avemos contado, con buenas cartas e con buen recabdo.

68. Cuenta la estoria que el rey don Alfonso, seyendo por casar, estaua muy esforçado

  • 235  G : « e touiese por bien de la ver, e sy touiese por bien de casar con ella »

249Cuenta la estoria que el rey don Alfonso, seyendo por casar, estaua muy esforçado e auenturado e de grandes fechos que auía ganado a Toledo. Et con todo esto, non dexaua de contender en armas tanto que christianos e moros todos auían que ver con él, et sonaua la su buena fama por el mundo. Et óuolo de saber la donzella doña Çayda. E tanto fue del bien que oyó dezir de su cauallería que se enamoró d’él, pero que nunca lo viera, mas por el buen prez que d’él creçía de cada día. Et tan grande fue el amor que d’él ouo que buscó carrera cómmo su amor pudiese auer çima. Et commo las mugeres sson sotiles e sabidoras para fazer las cossas que an talante, et commo el rey don Alfonso era çerca porque andaua en su conquista, embióle dezir por sus mandaderos que fuesse la su merçed e touiesse por bien de casar con ella235, que le daría las villas e los castillos que ella avía.

  • 236  G : « ca la vio muy fermosa e de buen donayre ».

250Et quando el rey don Alfonso oyó este mandado, plogóle muncho, e embióle dezir que la yría ver do ella touiese por bien. Et vnos dezían que vino a ella a Consuegra, que era suya, çerca de Toledo; e otros dezían que a Ocaña, que era suya otrosí. Mas sea ondequier, pues que el rey don Alfonso la vyo, pagóse tanto d’ella que le fue conplido lo que ella 49r°b quería, ca le vio fermoso e de buen donayre236. E fue tan enamorado d’ella commo ella d’él. E ouieron su fabla. E dixo ella que si casase con ella, que le daría quanto ella auía. Et dixo el rey:

—Pues conuiene que sseades christiana.

  • 237 G : « con los ricos omnes ».

251Et ella dixo que lo faría muy de buenamente e que faría quanto él mandasse. Et el rey don Alfonso, entendiendo que era grant ayuda para la ssu conquista lo que la Çayda le daua, et que avría por ende mejor Toledo, et ovo su consejo con los condes237 e con el Çid e con los omnes buenos, e consejáronle que lo fiziese.

252Et tornóla estonçe christiana e casó con ella. Et ella otorgóle Cuenca e todos los otros lugares. Et quando la batearon, mandó el rey que le non pusiese nonbre María, porque él non quería pleito de muger que oviese este nonbre. Et pusiéronle nonbre Leonor. E ouo en ella vn fijo a que dixieron don Sancho Alfonso. Et diole el rey [a criar] al conde don Garçía de Cabra.

69. Cuenta la estoria que catando el rey don Alfonso el deudo que avía con Abén Abet de Seuilla

  • 238 G : « los mayores omnes de España ».

253Cuenta la estoria que catando el rey don Alfonso el deudo que avía con Abén Abet de Seuilla, padre de doña Leonor la Çayda, su muger, ovieron de allý adelante muy grant amor et grant conosçencia en vno. Et veyendo cómmo ellos eran los mayores dos reyes de España238, por amor de los meter todos a ssu tributo, este rey don Alfonso ouo consejo con su suegro, et por consejo d’él, embió allén mar por los alárabes, que eran entonçe la mejor cauallería que avía en los moros.

  • 239 G : « Texefýn ».
  • 240 G : « Miramamolín ».
  • 241 G : « Miramamolín ».

254Et era estonçe señor de Marruecos e de Benamarín Yúçef 49v°a Abén Taxafýn239. E por honrrar más su señorío, llamáuase Myramolýn240 en aráuigo, que quiere dezir tanto commo señor de los otros señores. Et a este Yúçef enbió el rey don Alfonso rogar que le embiase los alárabes a España. Et él embióle vn su alguazil que avía nombre Aly Ben Axa. Et los alárabes passaron a España por mandado del rey don Alfonso, et eran munchos además e muncho esforçados. E pues que fueron aquende el mar, cuydando el rey don Alfonso que serían de su ayuda e contra todos los otros moros de aquend el mar, et el su acuerdo fue tal que tomaron aquel Aly Ben Axa et alçáronlo por rey. Et él, non se menbrando de su señor que lo embiara por cabdillo de aquellos moros, et fízose llamar Miramolýn241, así commo dezían a su señor. Et acordaron los moros de África e de España en vno, e fueron todos vnos, et partiéronse del señorío del rey don Alfonso e non le quisieron dar más el tributo que le solían dar. E començáronle de fazer guerra muy grande e de buscarle muncho mal.

  • 242 G : om. « por vedárgelo ».

255Et salió a ellos Abén Abet, rey de Seuilla, por vedárgelo242. E lydiaron con él, non yendo apercebido para lydiar nin cuydó que se arremeterían a él, e matáronlo. Et la razón fue ésta: porque su fija era christiana e casada con el rey don Alfonso, et tenían que era él christiano encubiertamente pues que tan grande amor auía con el rey don Alfonso.

70. Andados veynte et tres años del reynado del rey don Alfonso

  • 243 G : « Miramamolín ».

256Andados veynte et tres años del reynado del rey don 49v°b Alfonso, que fue en la era de mill e çiento e veynte e ocho años, este rey yaziendo doliente en la çibdat de Toledo, aquel moro Ali Ben Axa, que se llamaua Myramolýn243, después que mató Abén Abet, rey de Seuilla, tornó de su parte los moros del Andaluzía et vino con grant hueste de moros e çercó a Vclés. Et el rey don Alfonso ouo muy grant pesar, porque estaua de guisa que lo non podía acorrer por su cuerpo. Et estonçe enbió allá al ynfante, su fijo don Sancho Alfonso, e al conde don Garçía de Cabra, su amo, et otros ricos omnes de su reyno. Et quando llegaron a Uclés, los moros leuantáronse dende luego et mouieron vnos contra otros parando sus azes. E ayuntáronse en vno dándose grandes golpes. Et los christianos non se ayudaron bien e fueron uençidos malos sus pecados e la su maldad.

  • 244 G : « que morría el infante ».
  • 245 G : « et cubrió al infante del escudo cubriéndolo quanto más ».
  • 246 G : « don Martino ».
  • 247 G : « los Siete Puercos ».

257Et allý onde estaua el mayor poder con el infante don Sancho e con el conde don Garçía, allý corrió el mayor poder de los moros e firieron de muerte el cauallo del infante, e cayó luego en tierra. Et quando vio el conde que murió el cauallo del infante244, desçendió del cauallo e cubrió al infante con el escudo et defendiólo quanto pudo245, e mejor con el espada, a guisa de buen cauallero que él era. Mas la munchedunbre e el poder era tamaño que los non pudo sofrir, ca le cortaron el pie con vna espada. E pues que se non pudo tener, dexóse caer ençima del niño por que muriese él ante que el niño. Et eran ya vençidos los christianos e yuan ya fuyendo. Et el conde don Garçía, el que llamauan el Crespo de Grañón, e el conde don Nuño246 e los otros condes e ricos omnes 50r°a que estauan con el infante acorriéronle e tomáronlo. E yuan fuyendo con él, e llegaron a vn lugar que agora llaman Siete Condes, saliéndosse de la batalla e cuydando escapar con el infante. Mas la munchedunbre de los moros que yua en pos ellos passáronlos delante e çercáronlos en aquel lugar. Et commo ellos non podían foyr con el niño tan aýna, matáronlos allý. Et los moros pusieron nombre aquel lugar Siete Puertas247, mas el rey don Alfonso después mandó que le dixiesen Siete Condes, et así le dizen oy día.

258Et los condes e los rricos omnes e la otra cauallería que fuxeron de la batalla, quando llegaron a Toledo muy vergonçosos e muy quebrantados, díxoles el rey con la grant quexa e con el grant dolor:

—¿Dó mi fijo?

71. Cuenta la estoria que quando el rrey sopo que era muerto su fijo

259Cuenta la estoria que quando el rrey sopo que era muerto su fijo, dixo <a> aquellos que venían fuyendo de la batalla, díxoles:

—¿Dó mi fijo?

260E esto dezía él con la grant cuyta que tenía en el coraçón e grant quebranto diziéndoles todavía:

—¡Dó mi fijo muncho amado, alegría de mi coraçón, lumbre de la mi vida, solaz de mi vejez! ¡O el mi espejo en que me solýa ver et en que tomaua plazer! ¡O el mi señor e mi heredero mayor! ¿Dó me lo dexastes?

261Et fazía vn duelo tan grande que los coraçones de los omnes partía, et non quedaua demandando su fijo. Et respondióle estonçe el conde don Gómez:

  • 248 G : « que non lo distes a nós ».

—Señor, ¿qué nos demandades el vuestro fijo, que nos lo distes a nós248?

262Et dixo el rey:

—Si lo dy a otrie, a vós embié con él por guardadores e para que anparásedes 50r°b el su cuerpo. Et aquél a que [lo] yo dy tomó muerte amparándole, e cunplió su deudo, mas vós que lo desmanparastes, ¿qué buscades acá?

  • 249 G : « Áluar Ferrandes ».

263Et estonçe respondió vn cauallero a que dezían Áluar Fáñez249, que era muy buen cauallero et muncho atreuido, e dixo:

  • 250 G : « e grandes afanes e trabajastes por ganar ».
  • 251 G : « podría ».
  • 252  G : « asmamos que sy todos muriésemos, que sería grant dapño ».
  • 253 G : « Et nós, tomando del mal lo más poco ».
  • 254 G : « perdíades ».

—Señor, desque vós reynastes acá, siempre vós trabajastes de guerra e sofristes grandes lazeríos e grandes afanes por ganar250 çibdades e villas e castillos, e esparçistes muncha sangre. Et pues que la buenaventura fue de los moros e la andança mala nuestra, et veyendo que por nós non se podía251 vençer el canpo, asmamos que sería grant daño252 et que sse p<er>diría por ende la tierra que vós ganastes con muncho trabajo, que non avriedes con quien la defender, et que los vuestros fechos e grandes fyncarían commo muertos e perdidos. Et nós, tomando del mal lo menos o lo más poco253, que pues el fijo perdistes254, que non perdiésedes la tierra; esto es lo que nos fizo venir. Et señor, sy Dios por nuestros pecados grandes nos dio esta andança mala que nos metió en tan grant vileza e en tan grant daño, darnos ha otra buena, quando su voluntat fuere.

264Et muy bien oyó el rey lo que el cauallero dixo, mas con todas las palabras buenas, non le podían toller del coraçón la grant quexa que tenía por la muerte del fijo. Et quanto más le dezían tanto más se quexaua e se quebrantaua todo con el dolor del fijo.

  • 255 G : « Huete ».
  • 256 G : « por qué non podían los caualleros sofrir la lazería de las armas ».

265Et estonçe perdieron a Cuenca, e a Masatrigo, e Huerta255, e Vclés. Et pues que el rey vio tanto daño e tanto mal en su reyno, et commo venía vna 50v°a grant partida por los fijosdalgo de su señorío et por la su mengua, preguntó a los omnes altos e sabios e entendidos por qué non podían sofrir los caualleros las armas nin las lazerías256. Et ellos dixieron que porque entrauan a menudo en los baños de su reyno e se dauan muncho a los viçios. Et mandó estonçe el rey derribar todos los baños de su reyno et fizo muncho trabajar a los caualleros de su reyno en guerra e en hueste. Et commo era omne de grant coraçón, maguer que ovo grant pesar por el fijo, esforçósse muy bien e guaresçió muncho aýna de la grant dolençia que avía.

72. Cuenta la estoria que tan grande fue la saña que el rey ouo

  • 257 G : « que a la ora que fue sano ».
  • 258 G : « Miramamolín ».

266Cuenta la estoria que tan grande fue la saña que el rey ouo en su coraçón contra los moros, lo vno por el fijo que él muncho amaua, et lo ál por el grant daño que auía reçebido en la tierra de los lugares que avían tomado, que a la hora fue sano257 e pudo caualgar, ayuntó muy grant hueste de todos sus reynos et fuese para tierra de moros derechamente para onde estaua aquel moro Aly, que se llamaua Myramolýn258. Et era en Córdoua. Et estonçe çercólo ý. E pues que vio el moro el grant poder que traýa el rey don Alfonso e que non osaua lidiar en campo con él, embióle mouer pleitesía que sería su vasallo e que le daría parias de todo aquend el mar.

  • 259 G : « fizo a Ali ».

267Et andando en esta pleitesía, salió de noche aquel Audalla con grant conpaña de moros al real, cuydándol’ quebrantar a desora. Et los christianos cogiéronse a las armas 50v°b e lidiaron con ellos, de guisa que mataron todos los moros e prisieron Audalla. Et aquel moro Abdalla auía muerto <a> Abén Abet, su suegro del rey don Alfonso. Et éste fizo allý259 que se llamase Miramolýn, et mandólo el rey traer ante sí e mandólo el rey todo despedaçar a ojo de los de la villa. Et después, mandó llegar todas las pieças e mandó fazer grant fuego, et mandó traer los más onrrados omnes que allí prendieran e fízolos quemar en aquel fuego con las pieças del moro Abdalla.

268Et los moros, quando esto vieron, fueron muncho espantados, et afirmaron luego con el rey el pleito que ante traýan fablando, segunt que antes avedes oýdo. E diéronle luego muncho oro e muncha plata e munchas donas de grant preçio, et fincaron por sus vasallos.

269Et pues que esto ouo acabado, entendió que dexaua aquel moro quebrantado a Aly, que tanto daño le fiziera, et tornóse para su tierra con muy grant onrra e rico. Et escarmentó muy mal d’esta vez los moros.

  • 260 G : « Miramamolín ».

270Et luego, en pos esto, passó aquend el mar Yúçef Miramolýn260 de Marruecos e cortó la cabeça a aquel Aly, segunt que vos lo contará la estoria adelante.

73. Andados veynte e quatro años del rreynado del rey don Alfonso

  • 261 G : « porque perdiera a Cuenca e a todas las más de las tierras que le diera su muger ».
  • 262 G : « Miramamolín ».
  • 263 G : « que quería pasar e fazía creer tan bien a christianos commo a moros ».
  • 264  G : « e los derechos que dauan de ley a sus moros ».

271Andados veynte e quatro años del rreynado del rey don Alfonso, teniéndo[se] por maltrecho porque perdiera a Cuenca et todos los más de la tierra, porque ge la avía dado su muger261 la reyna doña Leonor la Çayda, et sacó su hueste 51r°a muy grande e fue sobre Çaragoça. Et çercóla, e non se quería leuantar de sobre ella fasta que la tomase. Et dáuanle mui grand auer que la deçercase mas non quería, e avía grant coraçón de la tomar porque era en comarca del rey de Nauarra con que él non estaua bien nin lo amaua. Et cuydando auer la tierra más ligeramente, mandó que non robasen nin fiziesen mal a los moros de las aldeas, et segurólos que labrasen e criasen e que le diesen el pecho que dauan al rey moro, —et esto fazía él cuydando auer la tierra en poco tienpo, ca bien sospechaua que, si los moros pasasen de África, que la non podría ganar commo cuydaua, que ya él bien sabía nueuas que el Miramolýn262 de Marruecos era ya en Çepta con grant poder de moros que quería pasar a correr tan bien a christianos commo a moros263— que non quería ál de la tierra sinon el señorío e los derechos que dauan a Aly et a sus moros264, et que les non faría otro mal nin otro desafuero de cómmo les fazían sus reyes, que les tomauan más de su derecho e pasauan contra ellos syn razón.

  • 265 G : « Miramamolín ».

272Et él yaziendo sobre Çaragoça, los moros ouieron su consejo et embiaron dezir al Myramolýn265 que los acorriese et que sse non perdiese el Andaluzía, e que los sacaría de seruidumbre del rey don Alfonso.

  • 266 G : « Gallizia ».
  • 267 G : « Texefýn ».
  • 268 G : « Miramamolín ».
  • 269 G : « fueron ».
  • 270 G : « el Miramamolín ».
  • 271 G : « Alacor ».

273Et estando el rey en esta contienda, pasó aquend el mar grant poder de moros et arribaron en Algezira266. Et cuenta la estoria que la razón que más fizo pasar aquend el mar a Yúçef Abén Daxafýn267 fue por la trayçión que.l’ 51r°b fizo Aly, el su alguazil mayor, que él enbiara con el su poder aquend el mar et se llamara Miramolýn268. Et tanto que fue269 aquend el mar, fuéronse para él los moros del Andaluzía e acordaron todos en vno de le seruir segunt su ley. Et partiéronsse del señorío del rey don Alfonso et començaron de le fazer luego guerra en la tierra. Et Miramolýn270 çercó a Seuilla e tomóla, e fallo ý aquel su alguazil e prísolo, e mandóle cortar la cabeça. Et desque ouo a Seuilla, embió su poder sobre Córdoua e diérongela luego. Et mataron ý el fijo de Abén Abet, que era cuñado del rey don Alfonso. E mataron ý estonçe al rey de Badajós, que avía nonbre Abén Alçor271.

274Et quando los moros andaluzes esto vieron cómmo los moros marinos les matauan sus señores et les tomauan las villas syn razón, pesóles muncho del amor que avían puesto con ellos, ca se temían d’ellos non menos que de los christianos. Et fablaron en vno su poridat e ovieron su consejo quál sería lo mejor: de seruir a moros o a christianos. Et al cabo dixieron que mejor era de seruir a moros que eran de su ley que a los christianos. Et estonçe fincaron los moros de allén mar e de aquend el mar todos so vn señorío, ca deante dos señores eran. Et desí ayuntáronse grant hueste e entraron por la tierra del rey don Alfonso, e corrieron e astragaron quanto fallaron.

74. Andados veynte e çinco años del reynado del rey don Alfonso

275Andados veynte e çinco años del reynado del rey don Alfonso, aquel moro Yúçef que fue se-51v°a ñor de aquend el mar ayuntó mui grant hueste et entró correr otra vez la tierra del rey don Alfonso, et llegó a Badajoz. E el rey, quando lo sopo, deçercó a Çaragoça et embió por don Áluar Fáñez a Valençia, et leuó consigo a mio Çid, et mouió contra aquel poderoso rey de los moros; et fueron con él munchos françeses. E ayuntáronse en vn lugar çerca de Badajoz, que dizen en aráuigo Salaque, et en el nuestro lenguaje Socralias. Et fue la fazienda muy grande, pero que non llegó ý el Çid, porque lo enbió el rey a Toledo, porque le dixieron que entrauan por allá grant poder de moros; mas por los pecados de los christianos fueron los christianos vençidos et fueron fuyendo del canpo, non les siguiendo ninguno, et desampararon su señor en el canpo.

  • 272 G : add. « con los que ý fyncaron con él, e tan de rezio lidiaua ».
  • 273 G : « e fízolos llegar fasta las tiendas do estaua Yúçef, que estauan çercadas de cárcauas ».
  • 274 G : « fue vençido e muy mal ferido ».
  • 275 G : om. [E partiólos la noche].
  • 276 G : add. « porque los partió la noche ».

276Et el rrey mantouo la batalla en el canpo fasta en la noche272, et tan de coraçón que non se le osaua parar moro delante. Et fizo los moros foyr del canpo a mal ssu grado et fízolos llegar fasta las tiendas de cárcaua273, et feriéndolos muncho esforçadamente, cuydándolos sacar de aquel lugar; mas non lo pudo fazer, ca le llegó mandado que las çeladas de los moros le rrobaban el rreal. Et quando lo sopo, fuese para allá e fallóse con ellos et lydió con ellos. E ovo ý muy munchos muertos de amas las partes, mas al cabo fue ferido muy mal274 de vna lança el rey don Alfonso, e vençido. Et partiólos la noche275. Et el rey, con esa poca de gente, acogiósse con ellos para Coria, et los moros tornáronse a sus lugares276.

  • 277 G : « fue vierrnes ».
  • 278 Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

277Et esta batalla fue277 primero día de nouienbre, en la era de mill e çiento e treynta 51v°b años278.

75. Pues que Yúçef Abén Ataxafýn ouo esta batalla vençida

  • 279 G : « Texefýn ».
  • 280  G : « E juntó mayor poder que el primero e torrnóse con mayor poder qu’el primero para aquén mar »
  • 281 G : « Miramamolín ».

278Pues que Yúçef Abén Ataxafýn279 ouo esta batalla vençida, fuesse para allén mar, porque entendía grant desacuerdo entre los andaluzes. Et desque fue allá, ayuntó mayor poder que el primero et tornó para aquend el mar280, et fue señor de toda el Andaluzía. Et ovo el señorío de allén mar e de aquend el mar fasta que ge lo tollieron los almohades, así commo lo contaremos adelante en la estoria. Este Miramolýn281 defendió muy bien sus tierras e sus pueblos en justiçia, et los que se le quisieron alçar con algunos castillos, tanta guerra les fazía fasta que los metía so su señorío.

76. Andados veynte e seys años del reynado del rey don Alfonso

  • 282 G : « Yúçaf Miramamolín ».

279Andados veynte e seys años del reynado del rey don Alfonso, sacó muy grant hueste de todos sus reynos et entró por la tierra de los moros. Et corrió e astragó quanto falló fasta Seuilla. E pero que Yúçef Miramolín282 tenía grant poder et era con él el conde don Garçía Ordóñez con munchos christianos, et non fue osado de lydiar con el rey don Alfonso. Et tornóse el rey don Alfonso con grant ganançia e con grant onrra para su tierra.

280Et el rey don Alfonso acordóse de la mala andança que ouiera con los moros la otra vez et arrepintióse, porque de allá venía, e çercólo cobdiçia por auer toda el Andaluzía. Et para esto entendió que avía de fazer hueste cada 52r°a año et de aturar la guerra. E embió sus cartas a los arráyzes e a los onrrados moros que sy echasen los alárabes de la tierra, que les non demandaría villa nin castillo, nin quería d’ellos más de la meatad de quanto antes le solían dar, et otros buenos falagos. Mas ellos trasgreyeron con la buena andança que ovieran ante, et avn sobre esto, después que el rey don Alfonso fue tornado d’esta entrada que fizo a tierra de moros, ovieron los moros fazienda con don Áluar Fáñez et con los fijos de Gómez Días, et fueron bienandantes los moros. Et por esto non tornaron cabeça a lo que les embiaua dezir el rey don Alfonso.

281Et este año otrosí lydió Abén Alfanje con los de Estremadura en el Espartal, et vençiólos.

  • 283 G : « dexa la estoria ».

282Mas agora dexa el cuento la estoria (sic)283 de fablar d’esto e torna a Yhaya, rey de Valençia.

77. Andando el rey don Alfonso en los fechos commo vos avemos contado

283Andando el rey don Alfonso en los fechos commo vos avemos contado, tanto ouo de ver en lo suyo que non le vino emiente de Valençia nin tornó ý cabeça. Et fincó el rrey de Valençia syn consejo e desamparado. Et alçáronsele los que le tenían los castillos, que le non fyncaron synon muy pocos, et los vasallos de que él más fiaua, éstos le falleçieron, de guissa que cresçió coraçón al rey de Denia e de Tortosa et vino a 52r°b Valençia cuydándola aver; e vino ý con consejo de los mayorales de la villa diziendo que ge la farían aver, et traxo consygo grant conpaña de françeses. Pero ante que él llegase, llegó ý su týo, e lydió el rey de Valençia con él, e vençido el rey de Valençia e maltrecho, ca perdió muncha gente e de las armas que tenía vna grant pieça.

  • 284 G : add. « e diole auer quanto ouo menester e mandó guardar la villa ».
  • 285 G : add. « lo ».
  • 286 G : add. « E desí vn arraez de Cuenca que dezían Abén Canón, que era natural de Valençia, fuese par (...)
  • 287 G : « Et este Abén Canón era hermano ».
  • 288 G : « Sobarue ».

284Et quando lo sopo el rey de Denia, que estaua a vna jornada, trasnochó e vínose para Valençia e echóse sobre ella. E avía torneo cada día con los de la villa. Et el rey de Valençia era en grant cuyta et non sabía qué se fazer, e quería dar la villa al que lo tenía çercado. Et ouo su consejo con sus omnes buenos et consejóle vno que avía nombre Abén Açor, que lo non fiziese nin diesse la villa284. Et enbió dezir al rey don Alfonso que le acorriese, que era en grant cuyta. Et otrosí285 embió dezir al rey de Çaragoça286 que fuese con él en Valençia e que le faría que ge la diesen, que más pertenesçía a él que al que la tenía çercada. Et éste, avn commo era hermano287 del que tenía el castillo de Sogorbe288, díxole que tomase luego aquel castillo, ca él faría a su hermano que ge lo diese.

285Mas agora dexa la estoria a fablar d’esto e torna al Çid Canpeador.

78. En el veynte seteno año del rey don Alfonso

286En el veynte seteno año del rey don Alfonso, que era en la era de mill e çiento e treynta e dos 52v°a años, sacó el rey muy grant hueste para correr tierra de Vbeda e de Baeça. Et mandó al Çid que fyncase en Castilla et que guardase la tierra, et que saliese contra la frontera. E el Çid llegó bien siete mill omnes de armas et fue contra la frontera de Aragón, e passó a Duero e albergó essa noche en Fresno. Et otro día salió dende e llegó fasta la Mota, e touo ý la çinquesma. Et él estando allí, el rrey de Albarrazín temiése d’él, et enbióle dezir que se quería ver con él. Et desque se vieron, fincó su vasallo el rey del Çid, et que le diesse sus parias cada año. Et mouió ende e fuesse para Çaragoça al rey Yúçef Abén Hut, que lo reçibió muy bien et le fizo muncha onrra.

287Et él estando ý, a pocos de días murió este rey, e reynó su fijo Almozcaén. Et al Çid creçía todavía la gente, porque oýan dezir que quería correr a tierra de moros. Et el rey de Çaragoça rogó al Çid que fuese con él sobre Valençia, et diole auer quanto demandó. Et tan grant cobdiçia avía de yr a Valençia aquel rey que non cató qué conpaña leuaua, ca era más la del Çid que non la d’él. Et fuese para allá al mayor andar que pudo.

  • 289 G : « que auía fecha vn año auía ».

288Et el rey de Denia, que la tenía çercada, quando lo sopo, pesóle muncho, et non quiso ý atender, ca asmó que la ganaría el otro con el poder del Çid et él que fyncaría con la lazería et con la costa que avía fecho289. Et puso su amor con el rey de Valençia, et diole quanta vianda tenía e rogóle que touie-52v°b se por bien que él le ayudaría e le daría quanto aver oviese menester. Et al rey de Valençia plógole d’esto, pero que entendió muy bien la razón por que era. Et d’esto fizieron muy firmes cartas, e fuese para Tortosa.

79. Cuenta la estoria que quando llegó el rey de Çaragoça a Valençia

289Cuenta la estoria que quando llegó el rey de Çaragoça a Valençia e el Çid con él, salió el rey de Valençia a rreçebirlos et gradesçióles muncho lo que avían fecho en lo venir desçercar. Et mandóles posar en la huerta mayor que dizen Villanueua. Et onrrólos muncho e embióles grandes presentes de conducho e de lo que ovieron menester, et avn conbidólos que entrasen en el alcáçar con aquéllos que ellos quisiesen.

  • 290 G : « que lo non sabían ».
  • 291 G : « podría ».

290Mas el rey de Çaragoça tenía ojo por ál que le diese la villa, así commo pusiera Abén Canón con él quando lo fizo ý venir, et él non veýa ý señal ninguna dende nin fallaua razón cómmo la mouiese. E otrosí el rey de Valençia pusiera amor con el Çid et embiárale muy grant auer et sus donas muy nobles que le embió, veniendo por la carrera tan en poridad que lo non sabía el rey de Çaragoça290. Et el rey de Çaragoça fabló con el Çid cómmo quería auer a Valençia et que quería que ge la diessen, como pusiera Abén Canón con él, ca por esso veniera ý, et que le rogaua que lo ayudase e lo consejase cómmo fiziese. Et díxole el Çid que 53r°a cómmo podía ser de darle él consejo nin ayudarlo, seyendo la villa del rey don Alfonso, e que el rey de Valençia de su mano la tenía et él ge la diera en que biuiese, et que por ninguna manera non la podía291 aver si el rrey don Alfonso non ge la diese, mas que la ganase del rey don Alfonso, et después que la avría aýna e él que ge la ayudaría a ganar, et de otra guisa que le estaría mal.

80. Commo andaua el Çid en este pleito, tornóse para Çaragoça

  • 292  G : « Cuenta la estoria que quando entendió cómmo andaua el Çid en este pleito ».
  • 293 G : « E dexáualos por ver si podrían ».

291Commo andaua el Çid en este pleito292, tornóse para Çaragoça et dexó ý vn su alcayde con pieça de caualleros que ayudassen al rey de Valençia. E dexáual’ otrosí por ver si podría293 posar en la villa.

  • 294 G : « Sobarue ».
  • 295 G : « Lupón ».

292Et el Çid fue estonçe a çercar a Xérica, por consejo del rey de Çaragoça, por que tomase frontera de Monuiedro e fazer mal a los moros, por que los castillos non oviesen rrenta ninguna e que se perderían por ende; et de dos cosas avrían de fazer: la vna, o sse darían al rrey de Çaragoça, o fincarían en desanparo de non ser del rrey de Denia. Et por esta razón ganaría a Monuiedro, ca quando él viniera deçercar a Valençia, que le dieron Sogorbe294, et pusiera Abén Lupor295 de le dar a Monuiedro.

  • 296 G : « salió ».
  • 297 G : « Aboeça supo el pleito en cómmo andaua e enbió dezir al rey de Denia que le quería dar el cast (...)

293Et después non le rrecudió296 tan bien a ello et por esto rogó al Çid que les fiziese quanto mal pudiesse, ca auía sabiduría cómmo estaua el castillo syn armas e syn vianda. Et esto era por maldat del alcayde que lo tenía. Et Aboeça 53r°b sopo el pleito cómmo andaua, que le querían dar el castillo, et él vínose a grant priesa. Et embió dezir al rrey de Denia que le quería dar el castillo297. Et él fue luego venido allí a grant priesa et resçibió el castillo, et fízosse Aboeça su vasallo, e fincó en la tenençia del castillo de mano del rrey de Denia.

81. Cuenta la estoria que entendió el Çid que pues el rey de Denia fiziera abenençia con Abén Lupón, que Valençia que sse perdería

  • 298 G : « los quebrantaría ».
  • 299 G : « Muncho plogo al rey don Alfonso con lo que él enbió dezir ».

294Cuenta la estoria que entendió el Çid que pues el rey de Denia fiziera abenençia con Abén Lupón, que Valençia que sse perdería, et asmó en su coraçón que si la oviesse, que podría mantener grant costa. Et embió sus cartas al rrey don Alfonso, que le pedía por merçed que non touiesse por mal que fincasse aquella gente con él, et que faría el seruiçio a Dios con ella et que ganaría de los moros con que la mantouiese; et quando oviesse menester a él o a ellos, que yrían a su seruiçio syn costa ninguna, et que tanta guerra faría a los moros por que los quebrantarían298 en tal manera que podría él cobrar la tierra por ende. Et quando esto oyó el rey, plógole muncho por ende con todo lo que le embió dezir el Çid299, et mandó que fincasen con él, et los que sse quisiessen yr para él, que le plazía ende muncho.

  • 300 G : « E quando le enbiauan preguntar por qué lo fazían, dezía que por que ouiese de comer ».
  • 301 G : « en Liria ».
  • 302 G : « E conbatía cada día ».

295Et desque el Çid ovo mandado de su señor, enbió sus algaras por la tierra a ganar algo. Et quando le enbiaron dezir e preguntar por qué lo fazía, dixo que por que oviesen de comer300. Et entretanto, don Rremondo Beringuel, el señor de Barçilona, vino con grant hueste a Çaragoça, et diole 53v°a el rey muy grant aver e fízole grant algo por tal que non ouiese amor con otro ninguno por mengua de auer; ca era este rrey ya quito del amor del Çid, et porque le semejó que perdiera por él a Ualençia. Et en todo esto non era ý el Çid, ca embiara el rrey don Alfonso por él. Et luego el rrey de Çaragoça embió çercar a Valençia con don Rremón Beringuel. Et fizo fazer dos bastidas: la vna en la lit301 e la otra en el castillo, de partes de la Albuhera, por que non pudiese ninguno entrar en Valençia nin salir. Et mandó rrenouar el castillo de Çebolla muy bien, en que sse acogiesse el conde si fuesse menester. Et conbatía toda302 la villa. Et el rey de Ualençia atendía cada día acorro del Çid.

  • 303 G : « e posó ý con su gente grande ».
  • 304 G : « ca prendiéralo ya otra vez, e enbióle dezir que se fuese ende ».

296Et estando así vn tienpo çercado, sópolo el Çid cómmo lo tenían çercado los françeses. Et vínose para Valençia, e llegó a vn aldea que dizen Torres, açerca de Muruiedro, et posó ý con su gente muy buena303. Et quando el conde sopo cómmo era tan çerca el Çid, pesóle muncho, ca tenía que era su enemigo. Et el Çid enbióle dezir que decercasse a Valençia e que sse fuesse ende. Et el conde consejóse con los françeses, et ellos dixieron que ante le darían lyd. Mas el Çid, con mesura, ca lo touiera preso ya otra vez et non quería lydiar con él, et embióle a dezir otra vez que se fuesse ende304. Et el conde entendió que non podía ý fincar a pesar del Çid, et fuese dende por el camino de Rrequena e non pasó por Çaragoça.

  • 305 G : « mill maravedís ».
  • 306 G : « alfolis ».

297Et el Çid vínose para Valençia, et el rrey reçibiólo muy bien e fízole mun-53v°b cha onrra. Et fizo con él pleito que le diesse cada semana quatro mill maravedís305 en plata et que el Çid apremiasse a los de los castillos que le diessen sus rrentas, assý commo ge las solían dar, e que lo amparase de moros e de christianos, et que sse acogiesse a Valençia con todo lo que rrobasse de los moros e de los otros logares et que lo vendiesse allý. Et diole en encomienda sus alfolynes306 de pan.

  • 307 G : « Ponte ».

298Et su postura fecha et firmada, entró el Çid correr la montaña del Monte307, et corrió toda la tierra et fizo grandes muertes et grandes rrobos. Et tornóse el Çid con muy grandes ganançias para Requena.

82. Cuenta la estoria que después d’esto, tornóse el Çid a Valençia

299Cuenta la estoria que después d’esto, tornóse el Çid a Valençia e embió mandado a los que tenían los castillos que diessen sus rrentas al rrey de Valençia, así commo ge las solían dar en otro tiempo. Et ellos fizieron su mandado del Çid e punaron todos de auer su amor. Et desque esto asosegó, fuese para Denia e fízole guerra a ella e a Xátiua. Et moró ý todo el yuierno faziendo ý muncho mal en toda la tierra de en derredor, de guissa que desde Oryuela fasta Xátiua non fincó paret enfiesta, que todo lo astragó. Et traxo todo el robo a uender a Valençia.

  • 308  G : « posó ».
  • 309 G : « Maurelet ».
  • 310 G : « E desque se juntaron con los moros ».

300Desí tornóse con su hueste contra Tortosa, astragando toda la tierra, e passó308 çerca d’ella 54r°a en vn lugar que llaman en aráuigo Maruellet309, et cortó quanto falló: huertas e viñas e panes. Et quando se vio el señor de Tortosa así astragado, que le non fincaua pan nin vino nin ganado, enbió mandado al conde don Beringuel que ayuntase grandes gentes, en guisa que le echasen de la tierra et lidiasen con él, et que le daría para esto quanto aver oviesse menester. Et el conde, cuydando vengar la saña que auía del Çid, tomó el auer del rrey de Tortosa et ayuntó muy grant hueste de christianos. Et desque sse ayuntaron con los moros del rrey de Tortosa310, fueron tantos que bien cuydauan que fuiría el Çid ante ellos, ca tenían los moros que los françesses eran los mejores caualleros del mundo, et en esto tomauan los moros grant esfuerço.

  • 311 G : « Almuzanten ».

301Et el Çid, quando lo sopo que venían de todo en todo para lydiar con él, dubdó que non podría lydiar, commo eran tan grant poder ssy todos viniesen a él juntados, et buscó manera e arte cómmo los derramase sabiamente. Et metiósse entre vnas sierras e vnos valles, por onde auían la entrada mui estrecha. Et puso sus guardas et fizo barreras que le non pudiessen entrar los françeses. Et Almuzante311, rrey de Çaragoça, embióle dezir a mio Çid todo el ardimente cómmo venían por lydiar con él syn dubda ninguna. Et el Çid embióle dezir que lo entendía et confor-54r°b tó su gente muy bien.

  • 312 G : « salía ».

302Et el conde vino por la montaña fasta çerca del paso quanto a vna legua, en guisa que sse veýan vnos a otros. Et después que fue noche, enbió el conde sus barruntes al aluergada del Çid. Et otro día embiáronle dezir que saliesse a lydiar con ellos al canpo. Et él enbióles dezir que non quería lidiar con ellos nin auer contienda ninguna, mas que quería andar por allý con ssu gente. Et venían çerca d’él e dezían que saliese. Et porque non salían312, dezían que non osaua. Mas él non daua nada por cosa que le dixiesen, et ellos tomauan mayor atreuimiento. Et fizo que tomauan enojo et dezían que era sabio guerrero.

83. El conde, con orgullo, enbió sus cartas al Çid

303El conde, con orgullo, enbió sus cartas al Çid en esta manera:

  • 313 G : « Amudetahýn ».
  • 314 G : « tus dioses ».
  • 315 G : « e deçendieres al llano ».

«Yo, el conde Rremón Beringuel de Barçilona, de so vno con todos mis vasallos, dezimos a ti, Ruy Díez, que vimos tu carta que embiaste a Almuzante313, rey de Çaragoça, en que le embiaste dezir que lidiarías connusco. Et por que oviéssemos mayor querella de ty, mandaste que nos la mostrase. Et porque munchas vezes nos feziste pesar, nos tolliste lo nuestro, diziendo que tales éramos commo nuestras mugeres, querémoste muy grant mal. Et por ende rogamos a Dios que nos dé dere-54v°a cho de ty así que entiendas que non somos tales commo nuestras mugeres. Otrossý embiaste dezir que ante que fuéssemos nós a ty, que antes vernías tú a nós. Et por esso non decendiremos de las bestias fasta que ueamos tu Dios314 et los cueruos e las cornejas en que tú fías; ca fiando tú en ellas lydiarás connusco. Et nós non creemos synon en vn solo Dios que nos vengará de ty. Et por verdat te dezimos que cras mañana seamos contigo. Et si te partieres del monte, desçenderás al llano315 et serás Rrodrigo el Canpeador, commo dizen; et ssy non lo fazes, serás tal assý commo dizen al fuero de Castilla, ‘aleuoso’, et sy fincares en el monte, non te avrá pro e al fuero de Françia, ‘abusador e engañador’, ca non nos partiremos de aquí fasta que te tomemos a manos muerto o biuo, et faremos de ty paz lo que tú feziste de nós. Et Dios por la ssu merçed vengue de ty las sus iglesias que quebrantaste».

304E quando el Çid ouo leýda la carta, mandó escreuir la suya en esta manera:

  • 316 G : « nos ».
  • 317 G : « a Almutahén ».
  • 318  G : « ant’el rey don Alfonso de Castilla. Et después, fuestes ant’el rey don Alfonso e dixistes ».
  • 319 G : « sed ».
  • 320 G : « abuzador ».
  • 321 G : « dezir ».

«Yo, Rruy Díaz, de so vno con mis vasallos, sáluevos Dios, conde Rremón. Vy la carta en que vós316 embiastes dezir que embiara mi carta <a> Almuzante317, en que denostaua a vós e a vuestros vasallos. Verdad es. Et dezirvos he por quál rrazón: al tienpo que vós érades con él, denostástesme mal ant’él diziendo que non ossaría entrar en tierras de Ben Alfanje por miedo de vós et de los vuestros vassallos. Rremón de Barbarán et otros dixieron mal de mí ante el rrey don 54v°b Alfonso. Et dixistes318 que vós conbateríades comigo e me sacaríades de tierras de Ben Alfanje, ca era medroso, et que me non conbatería conbusco nin vos ossaría atender en la tierra, et que por su amor del rrey don Alfonso, me dexáuades en ella, et que si por él non fuese, non me dexaríades vn día. Et por ende vos digo que me non dexedes ý por él, et venid a mí, que en el lugar más llano estó de todas estas tierras. Et yo aparejado estó para vos rreçebir. Mas sé que non osaredes venir, ca christianos e moros saben que vos vençí et vos toue preso a uós e a vuestros vasallos, et tomévos lo que traýades. Et só319 çierto que ssy vós a mí venides, que vos daré la soldada que vos suelo dar. Et a lo que dezides que ssó aleuoso e hauzador320, dexistes grant mentira, que yo nunca fiz cossa por que menos valiesse. Et esto vos faré desdezir321 en el canpo».

84. Después que el conde leyó la carta, fue muy sañudo

305Después que el conde leyó la carta, fue muy sañudo, et tomó consejo con sus vasallos et tomó de noche el monte que estaua sobr’el albergada del Çid, ca cuydó que por tal arte lo podría vençer.

  • 322 G : « prendiesen ».
  • 323 G : « preguntáronles qué fazía el Çid ».
  • 324 G : « ca non cuydaua el Çid que atán a coraçón lo auía el conde de.l’ demandar mal synon que non lo (...)

306Otro día mañana, enbió el Çid omnes de su conpaña que fiziesen muestra que yuan fuyendo, et mandó que passasen por lugar que los viessen los françeses et castigólos cómmo dixiesen si los preguntasen322 los françeses. Et quando los vieron foyr, fueron 55r°a en pos ellos et prendiéronlos e leuáronlos al conde, et preguntáronles cómmo estaua el Çid323 o qué cuydaua fazer. Et ellos dixieron que quería foyr e yrsse de aquel lugar, et que non sse detenía por ál ssinon por guissar sus cossas e cómmo se pudiesse yr, et que esta noche sse yría para las sierras, ca non cuydaua el Çid que tan a coraçón lo avía el conde de andar en mal contra él, et que non los atendería ý; et ssy los quissieren prender, tómenle los puertos por onde á de ssalyr et assí lo tomarán muerto o biuo, si lo avían a coraçón324.

  • 325 G : « ca ».
  • 326 G : « e prendieron a Giralte el Romano ».
  • 327 G : « munchos buenos caualleros ».

307Et el conde, con estas nueuas, partió sus gentes en quatro partes, et embiaron guardar los lugares por onde avían de ssalyr. Et el conde fincó con vna pieça de caualleros a la entrada do estaua el Çid. Et los moros començaron de ssobir la sierra a quien más podía. Et el Çid estaua muy bien guissado con ssu conpaña, et mandó que los feriessen et los deçendiesen de la sierra. Et ellos fiziéronlo assý. Et325 mataron munchos e catiuaron et prendieron a Guiralte, hermano del Rromano326, con vna ferida en la cara. Et el Çid salió contra el conde e firiéronse muy ssyn piadad vnos con otros vna grant pieça. Et fue derribado el Çid del cauallo en tierra, pero que fue luego acorrido de los suyos. Et mandólos ferir muy de rreçio. E duró la batalla muncho, pero al cabo vençió el que nunca fue vençido et fuxo el conde 55r°b e perdió ý munchos caualleros327.

  • 328 G : « el duque don Berrnalte de Tamariz, et don Guiralte Alemán, e Remón Ramiro, e Ricarte Guillén  (...)

308Et el Çid fue en alcançe fasta onde estauan los françeses feriendo e matando. Et prendió los mejores d’ellos e metiólos en fierros, e fueron los pressos bien çinco mill. Et los más onrrados fueron éstos: el duc don Bernal de Tamariz et Rricart Guillén328. Et el Çid començóles de dezir que por qué lo querían correr, que él non les fazía mal ninguno ssynon sý lo fazía a los moros que eran enemigos de los christianos:

  • 329 G : « avedes ».

—Et por esta razón non avíades329 por qué uenir contra mí.

309Dessý tomó el Çid las tiendas et los cauallos et las armas, que fueron munchas e buenas, e muncho oro et muncha plata et muy grant rrobo syn cuenta, de guissa que todos fueron rricos quantos eran con el Çid Rruy Díez.

85. Cuenta la estoria que yendo el conde fuyendo

  • 330 G : « que le dixieron commo eran presos todos los sus altos omnes ».

310Cuenta la estoria que yendo el conde fuyendo, que le dixieron presson (sic) son todos los sus altos omnes330 que ý vinieran con él, et toda la otra gente muertos e pressos. Et fue grande el quebranto que tomó, en guissa que cayó del cauallo en tierra e perdió la fabla. Et los que yuan con él echáronle del agua en el rostro, et quando acordó, començó de contar ssu mal diziendo que avía yrado a Dios porque quería contender con su sieruo; et pues que assý era, que quería antes ser presso con los suyos que non tornar a su tierra, et que sse quería meter en las manos del Çid de 55v°a buenaventura. Et consejáronle los suyos que lo non fiziesse, mas él non quiso catar ssu consejo. Et tornóse para el Çid muncho omildosamente et púsose a su mesura, que fiziesse d’él commo fuesse su voluntad.

311Et estonçe el Çid fízole muncha onrra e muncho bien, et estonçe destajó con él los presos que tenía e diole por ellos muy grant auer, et demás la<s> espadas, que eran muncho preçiadas de todos, que fueran de otro tienpo. Et después que el aver traxieron delante, el Çid fue muy mesurado et soltóles ende grant aver et fizo contra ellos grant mesura. Et ellos fiziéronle pleito et omenaje de non yr contra él con omne del mundo.

312Et quando el sseñor de Denia e de Tortosa sopo estas nueuas, ovo ende mui grant pesar et tóuose por muy quebrantado, de guissa que ovo tal cuydado que enfermó e murió dende. Et el Çid ffue tan alegre que fyncó los ynojos e gradesçió muncho a Dios quanta merçed le fazía en acabar tan grant fecho commo aquél e los otros. Et dessý tornóse para Valençia, et salió el rrey a rreçebirlo con muy grant alegría e con grant alboroço.

86. Cuenta la estoria que pues murió el rrey de Denia e de Tortossa

  • 331 G : « Abuytir ».
  • 332 G : « çient mill ».

313Cuenta la estoria que pues murió el rrey de Denia e de Tortossa, dexó vn fijo pequeño, et fincó en guarda de los fijos de Buitir331; et el vno d’ellos tenía a Tortosa por este niño e el otro tenía a Xátiua, et otro su primo tenía a Denia. Et touieron que non podían estar en paz nin benir ssyn guerra sy non ovie-55v°b ssen el amor del Çid. Et enbiáronle dezir muncho omildosamente que le darían cada año lo que él touiesse por bien, que les non fiziese mal en la tierra. Et el Çid embióles demandar cada año que le diessen çinquenta mill332 maravedís de plata, et ellos diérongelos.

  • 333 G : « diez mill maravedís de plata; e de Denia çinquenta mill maravedís ».
  • 334 G : « Sobarue ».
  • 335  G : « de Almenar tres mill maravedís; e de Xarafe tres mill maravedís ».

314Et fincó la tierra desde Tortosa fasta Oriyuela toda en ssu defendimiento et a ssu mandado. Et fyncó que pechase cada castillo cosa sabida, segunt que vos contaremos: Abén Rrazýn, señor de Albarrazín, diez mill maravedís de plata333; et Valençia mill maravedís cada semana; e de Monuiedro diez mill maravedís; et de Sogorbe334 seys mill maravedís; et de Almenara tres mill maravedís335; e de Liria tres mil maravedís. Et este castillo era del rey de Çaragoça, et el Çid quería aver guerra con él. Et dauan más de cada mill maravedís çiento al alhaje mayor, que dizen don Cahot los de Valençia.

  • 336  G : « e quexáuanse muncho porque auían de pechar al rey de Valençia ».
  • 337 G : « rendiçiones ».

315Et sabet que lo que él mandaua en Valençia era mandado, e lo que él vedaua era vedado. Et porque el rrey era doliente de vna dolençia que.l’ duró muncho et non caualgaua, fyncó Valençia en poder de Abén Alfanje, ssu alguazil, por mandado del Çid. Et estonçe puso el Çid fieles en Valençia que ssopiessen quánto montauan las rrentas, tan bien en la tierra commo de la mar. Et puso en cada aldea vn cauallero que la guardase, de guissa que non osaua ninguno fazer tuerto vno a otro nin tomar ninguna cossa. Et cada vno d’estos caualleros avían cada día 56r°a tres maravedís, et quexáuanse muncho por esto que dauan a los ca<ua>lleros et con lo que avían de pechar al rrey de Valençia336, pero que con todo esto eran abondados de muncho pan e de munchos ganados que traýan los christianos, et munchos catiuos e catiuas, et moras que les dauan grandes averes por redenpciones337.

87. Cuenta la estoria que embió dezir el Çid al rrey de Çaragoça que dexasen las bastidas

316Cuenta la estoria que embió dezir el Çid al rrey de Çaragoça que dexasen las bastidas que fiziera sobre Valençia. Et él embióle dezir que lo non faría fasta que.l’ pechase el rrey de Valençia la costa que fiziera quando le vino en acorro que lo tenía çercado el rrey de Denia. Et estonçe fue el Çid çercar Lyria et enbió dende correr sus algaras, et corrieron toda la tierra del rrey de Çaragoça e traxieron grant robo para Valençia. Et tóuola çercada syete meses e non la pudo tomar, et tornóse para Valençia.

  • 338 G : « Abuytir ».
  • 339 G : « Pontemartýn ».

317En esta sazón, vn moro de los fijos de Buytir338, que tenía a Xátiua, fizo derribar munchos castillos en término de Xátiua —et esto era por la costa de la retenençia e queriéndolo dar ante en el pecho del Çid— et derribó vn castillo que dezían Portomarín339. Et el Çid mandólo labrar e ovo grant ayuda de Valençia, et diolo a vn cauallero que lo touiesse por él, a que dezían 56r°b don Martín. Et fue aquel castillo poblado por mal de los moros, ca este cauallero don Martín apoderóse de todos quantos castillos avía en derredor. Et oviera de Xátiua mas vn moro adelantado de los alárabes, que avía nonbre Aly Abén Aya, con poder de los señores del Andaluzía, vino çercar vn castillo que dizen Aledo. Et esto fazía él con arte, porque sabía que lo acorrería el rey don Alfonso, et sy por auentura viniesse con poca gente, que lo mataría o lo prendería.

  • 340 G : « desanpararon la çerca ».
  • 341 G : « tenían ».

318Mas quando lo sopo el rrey, juntó su hueste muy grande et leuó el Çid consigo, e fue acorrer el castillo que le tenían çercado. Et quando los moros sopieron que venía el rrey çerca et traýa muy grant gente, desamparáronle340 e fueron ende fuyendo. Et quando llegó el rrey al castillo, falló que non tenía341 synon poca vianda. Et óvose de tornar muy perdidosso por mengua de vianda, et perdió munchos omnes ý e munchas bestias que non pudieron salyr de la sierra; pero con todo esto dexó en el castillo munchas armas e vianda la que pudo aver.

88. Cuenta la estoria que pues que el Çid se tornó del castillo de Aledo

  • 342 G : « do fue con el rey don Alfonso ».
  • 343 G : « querían ».

319Cuenta la estoria que pues que el Çid se tornó del castillo de Aledo, non fue con el rrey don Alfonso342, et fuese para Valençia e moró ý como solía. Et los de Valençia 56v°a avían miedo de su rey et del Çid, que les quería343 passar a lo que avían, et era ssu voluntad de ser de los alárabes, ca tenían que non avían cobro ninguno synon en ellos.

  • 344 G : « E con la grant premia que les fizo ».

320Et en esta sazón, Aly Abén Axa, adelantado de los alárabes, çercó a Murçia. Et los moros auían carestía de vianda en Murçia, et don Áluar Fáñez, que los avía de acorrer, non los acorrió. Et con la grant premia que les fizo Aly344, oviéronle de dar la villa. Et luego que ovo Murçia, fue çercar Aledo, el castillo que avemos contado, et conbatiéronlo muy fuertemente et tomáronlo por fuerça e por fambre. Et pues que ovo a Murçia e Aledo, quisso aver a Valençia, mas non se le guissó. Et quando los de Valençia sopieron cómmo Aly Ben Axa era señor de Murçia e de Aledo, cobdiciauan ser suyos así commo cobdiçia el doliente la salut.

  • 345 G : « que.l’ guardauan e recabdauan lo suyo ».
  • 346 G : « que dexó en el alcaydía ».

321Et así acaesçió que en este tienpo ovo el Çid de yr a Çaragoça et tardó allá vn grant tienpo. Et fyncaron en Valençia los sus mayordomos —que le recabdauan lo suyo345 et cogían el tributo que le dauan— et vn su alguazil que le dezían Abén Farax, e vn obispo del rrey don Alfonso, et otra gente de christianos que dexó con el alcayde346.

89. Estando el Çid en Çaragoça

  • 347 G : « apartáuanse ».
  • 348 G : « contauan ».

322Estando el Çid en Ça-56v°b ragoça, folgaron yaquanto los de Valençia. Et parejáuanse347 en casa de vn moro que dezían Abarafín, et contaua348 las premias e males que rrecebían del Çid e de sus offiçiales, diziéndole:

—Non lo deuemos sofrir.

  • 349 G : « Abén Alfaraz ».

323Et por esto esquiuauan de su consejo a Abén Farax. E Abén Yarf, el alcalde, receláuase de Abén Farax, et guardáuanse el vno del otro. Et quando Abén Alfarax entendió el bolliçio que Abén Yarf metié en la villa, quisiéronlo prender, mas non osaron fasta que vino el Çid, ca tenían que quando viniese, que quedaría el bolliçio. Et Abén Yarf, el alcayde, sopo cómmo Abén Jarf349 que quería pasar contra él. Et embió sus mandaderos a Aly Abén Axa, adelantado de los alárabes que era sseñor de Murçia, que sse viniesse e que le daría a Valençia. Et embiólo otrossý dezir a Júcar, que era el alcayde de Algezira, que le diesse priessa que viniesse o que embiasse su poder et que sse viniesse por Algezira, que era çerca de Valençia.

  • 350 G : om. [de lo que tenían et fuéronsse dende].
  • 351 G : « Sobarue ».
  • 352 G : « e metieron grant gente en el alcáçar ».

324Et quando Aly Abén Axa ovo el mandado, apresurósse a venir, et por quantos castillos passó por la carrera que eran de moros, todos sse le dieron. Et quando el alcayde que tenía Denia sopo estas nueuas, non ossó ý fincar et fuesse para Xátiua. Et Aly Abén Axa apoderóse de Denia. Et quando llegó este mandado a Valençia, el obispo que ý estaua et todos los otros christianos 57r°a tomaron lo que pudieron leuar de lo que tenían et fuéronsse dende350. Et el alguazil del Çid ovo muy grant miedo, que non sabía qué sse fazer. Et el rrey de Valençia, pero que era sano de la dolençia que oviera, et non caualgaua nin paresçía. Et Abén Alfarax ýuale dezir la grant cuyta en que era, e ovieron ssu conssejo que se fuese con sus aueres al castillo de Sogorbe351. Et estonçes embiaron ssus averes en munchas bestias cargadas de averes e de otras cossas para allá. Et guissóse el rrey e Abén Alfarax, et mouieron grant gente con él, e metiéronsse en el alcáçar352 para lo deffender. Et enbiaron mandado al Çid, que estaua en Çaragoça, que sse viniesse a grant priessa.

  • 353 G : « tañieron ».
  • 354 G : « omnes ».

325Mas el Çid detóuosse en Çaragoça, cuydando que non era la priessa tan grande. Et los de Valençia estudieron en este bolliçio bien veynte días. Et dessí el alcayde de Algezira mouió ende a la medianoche con vna pieça de gente e vino a Valençia. Et amanesçió ý a vna puerta que dizen de Tudela. Et tomaron353 ssus atanbores e sonaron toda la villa. Et Abén Alfarax, el alguazil del Çid, con muy grant miedo fuesse para el alcáçar. Et mandóle el rrey que çerrase bien las puertas de la villa et que pusiesse gente en el muro para guardar la villa. Et él fízolo assý. Et fuesse a casa de Abén Yarf e príssole. Et 57r°b los de la villa, quando lo sopieron et lo vieron, fuéronsse para el muro e echaron dende los moros354 que guardauan e pusieron fuego a las puertas de la villa. Et subieron por sogas munch gente de los alárabes, et entraron dentro en la villa.

90. Cuenta la estoria que el rrey de Valençia, con grant miedo que ovo, vistiósse en vestiduras de muger

326Cuenta la estoria que el rrey de Valençia, con grant miedo que ovo, vistiósse en vestiduras de muger et salió del alcáçar enbuelta de sus mugeres, et metiósse en vna huerta en vna caseta pequeña çerca de vn baño. Et los de la villa tomaron el alcáçar et diéronlo al alcayde de los alárabes, et rrobaron todo quanto fallaron en las cassas de los omnes del rrey. Et mataron vn christiano que guardaua la puente, et otro de Albarrazín que guardaua vna de las torres de la mar. Et ssegunt cuenta la estoria, ésta fue vna de las cossas principales por que los moros perdieron a Valençia et toda su gente et por que la ganó el Çid.

91. Cuenta la estoria que desque Abén Xarf sse ovo apoderado en el alcáçar

  • 355 G : « castillo ».
  • 356 G : « alcáçar ».
  • 357 G : « enloqueçió ».
  • 358 G : « pero era de buenos omnes e muy natural de Valençia ».

327Cuenta la estoria que desque Abén Xarf sse ovo apoderado en el alcáçar, el alcayde de los alárabes tornóse para ssu cassa355. Et quando vio que todo el pueblo356 tenía con él e que le ayudauan et eran a ssu mandado, et tenía presso Abén Alfarax, alguazil del Çid, creçióle muncho el 57v°a coraçón et enloçaneçió357, e preçiáuase tanto que desdeñaua a los moros que valían tanto commo él, et eran mejores porque veýan todas las cossas que él cobdiçiaua; pero que eran buenos omnes e muy naturales de Valençia358, et siempre de ssu linaje fueron alcaydes fasta él, porque eran omnes entendidos e sabios e rricos.

  • 359 G : « e óuolo de su madre ».

328Et en todo esto ovo de saber Abén Yarf cómmo el rey de Valençia estaua ascondido en la villa, et buscólo tanto que lo falló allý do estaua et prísolo. Et el rrey tenía consigo vna grant pieça de sus tesoros, et munchas piedras preçiosas e muncho aljófar granado e muy bueno; et todo esto estaua en vna arqueta de oro. Et tenía en su çinta vn sartal de piedras preçiosas que non le sabía omne dar cuenta. Et segunt cuenta la estoria, aquel sartal fue de la rreyna Çabayda, que fue muger del rrey Araxi Drechen, que fue alyfante de Baldaque, que es en tierra de Vltramar. Et después d’esto passó este sartal a los rreyes de Ben Hut, que fueron señores del Andaluzía, et después óvolo este Alymaymón, rrey de Toledo, et diolo a ssu muger, madre de este Yhaya, rrey de Valençia, et óvolo su madre359, que fue fija d’este Alymaymón.

  • 360 G : « E vn omne bueno ».

329Et esto todo tomó Abén Yarf a Yahaia, rey. [E] asmó que non podría encobrir este aver de otra guisa ssynon lo matasse. Et por 57v`°b esta rrazón mandóle cortar la cabeça et mandóle echar en vna laguna. Et yogo allý fasta otro día de mañana. Et vn moro omne bueno360 dolióse del cuerpo de ssu señor, e tomólo e púsolo en vnas sogas en vn lecho, et cubriólo con vna estera vieja, et leuólo fuera de la villa e soterrólo en vn lugar do yazen los gamellos. Et non ovo mortaja nin onrra ninguna más que ssy fuesse vn vyl.

92. Cuenta la estoria que Abén Yarf, después que mató a ssu señor

  • 361 G : « Et ordenó escriuanos de los omnes buenos de la villa quáles estouiesen con él para guardallo  (...)
  • 362 Il faut lire « alcáçar ».

330Cuenta la estoria que Abén Yarf, después que mató a ssu señor, estaua en su casa loçano commo rrey et non daua ninguna cosa por ál synon por labrar sus casas e poner guardas que lo guardasen de noche e de día. Et ordenó escriuanos de los omnes buenos de la villa e quáles estudiessen con él361. Et quando caualgaua, leuaua consigo munchos caualleros e monteros que lo guardasen commo a rrey, todos armados. Et quando caualgaua por la villa, dauan las mugeres albuélboras e mostrauan grant alegría con él, et salían todos a fazerle onrra, e él pagáuase muncho d’estas vanidades et en todo ssu fecho vsaua commo rrey. Et esto fazía él por abaxar vn ssu primo cormano que fyncó por alcayde mayor de la villa, porque era el otro mejor de maneras e de costunbres. Et otrosý non preçiaua nada al alcayde de los 58r°a alárabes que tenía el elcáçar362, nin fazía ninguna cossa que él fuese en ssu consejo synon que le daua su espensa mui escasamente.

93. Cuenta la estoria que los seruientes et los onrrados e los acostados del rrey

  • 363 G : « los sieruos e los criados e los castrados del rey ».
  • 364 G : « pasó ».

331Cuenta la estoria que los seruientes et los onrrados e los acostados del rrey363, que pues que fue ssu señor muerto, que sse fueron para Juballa, vn castillo que tenía vn primo de Abén Alfarax que yazía presso, que era alguazil del Çid. Et otros fuéronsse para Çaragoça et contaron al Çid todo el fecho en cómmo passara. Et el Çid, quando lo sopo, pesóle muncho, e mouió dende con toda ssu gente et vínose a más andar, et posó364 çerca de la villa de Juballa. Et acogíanse a él los que avían salido de la villa de Valençia, et pidiéronle merçed que los ayudase a vengar muerte de ssu señor et que los oviesse en su guarda e en su encomienda. Et él fízolo asý.

332Et d’allý enbió ssu carta <a> Abén Axarf, en que le enbió dezir que ayunara buena quaresma, pues matara su señor e lo echara en la laguna et lo soterrara en el muradal, et commoquier que él esto fiziera, que le rrogaua que le mandase dar su pan que dexara en Valençia. Et Abén Axarf embióle repuesta que el pan que lo rrobaran todo et la villa, que era del rey de los alárabes, et si quissiese seer a su mandado, que ge lo en-58r°b biase dezir e que lo ayudaría quanto pudiesse por aver su amor, en guisa que touiese que era ayudado d’él. Et quando el Çid leyó la carta, tóuolo por neçio e por torpe, ca él lo embyara denostar que matara su señor e él embiáuale repuesta de lo que non le embiaua demandar. Et por esta rrazón, entendió que non era omne para mantener el estado que quería mantener. Et sobre esto embióle otra carta en que le embió dezir que eran traydores él e quantos eran en la villa de Valençia, et que nunca quedaría de les fazer mal fasta que vengase la muerte del rrey Yahaya.

  • 365 G : « ca él non quería con él contienda ninguna synon tan solamente con su conpaña e con su cuerpo (...)
  • 366 G : « veynte e siete ».

333Et enbió cartas luego a los castillos de en derredor que le traxiesen vianda quanta oviesse menester para su hueste, et los que lo non fiziessen, que les derraygaría quanto oviessen. Et ellos embiáronle dezir que farían quanto él mandasse en esta rrazón, saluo Abueza Abén Lupón que lo non quisso fazer, que era omne entendido, et entendió a qué avía de rrecudir el fecho del Çid; mas embió dezir <a> Abén Rrazín que le daría a Monviedro et los otros castillos que él tenía et él, que sse abeniese con el Çid, ca él non quería con él contienda ninguna synon salir tan solamente con ssu conpaña en paz365. Et quando Abén Rrazýn oyó este mandado, plógole muncho, et fuesse para Monuiedro quanto más pu-58v°a do et apoderósse del castillo. Et esto fue a veynte días366 después de la muerte del rrey de Valençia.

94. Cuenta la estoria que desque Abén Rrazín fue apoderado del castillo de Monviedro

334Cuenta la estoria que desque Abén Rrazín fue apoderado del castillo de Monviedro, fuese para el Çid et puso su amor con él en tal manera que le diesse vianda de sus castillos, et el Çid que le non fiziesse guerra. Et Abén Lupón fuese para Bueça con su conpaña. Et el Çid fyncó sobre Juballa. Et yuan sus algaras correr a Valençia dos vegadas cada día, et matauan munchos moros e catiuauan munchos, e rrobauan todos los ganados quantos les fallauan de los muros afuera, pero mandó el Çid que non fiziesen mal a los labradores de las aldeas mas seguróles que labrasen por pan e por vino; et esto fazía él porque lo cuydaua él coger para çercar la villa. Et en todo esto tenía çercado el castillo, que non entraua vno nin salía otro. Et el real era muncho abastado de quanto avía menester, ca traýan cada día rrobo de Valençia. Et en el castillo avía poca vianda. Dessý pasaron así vn poco de tienpo.

95. Cuenta la estoria que Abén Xarf, estando en Valençia

335Cuenta la estoria que Abén Xarf, estando en Valençia asý commo cuenta 58v°b la estoria, llamó los caualleros que eran en la villa que fuesen vasallos del rey Yahaia et enbió por otros que fueran a Denia, et llegó trezientos caualleros. Et manteníalos del pan que fuera del Çid et de las rrentas et de los algos de los que fueron offiçiales del rrey, que eran ydos de la villa, et [del] almoxarifadgo. Et todo esto fazía él syn consejo del alcayde del alcáçar nin de otro ninguno, nin daua por todos nada.

336Et pues que el alcayde et los alárabes vieron que era tan apoderado en la villa et todas las cosas fazía por sý syn consejo d’ellos, pesóles a ellos muncho e a los fijos de Abén Gid. Et fizieron su consejo e pusieron su amor en vno contra él, et fueron de allý adelante de vn vando e queríanlo todos muy mal. Et Abén Fat otrosý sópolo e queríalos muy grant mal, et maltraýalos e porfaçaua d’ellos.

  • 367 G : « Alcalá ».

337Et en todo esto el Çid tenía çercado Jubella e corría cada día a Valençia por las puertas dos vezes e tres. Et estos trezientos caualleros que tenía Abén Xarf salían allá, et matauan d’ellos los christianos cada día munchos et de los otros de la villa, en guissa que cada día avía llantos en los moros. Et en estas bueltas fue preso vn rrico omne moro que era alcayde de vn castillo que dezían Altalla367, çerca de Torrealua, que dio por ssý diez mill marcos de plata e otras donas nobles. 59r°a

96. Cuenta la estoria que quando sopo el Çid el grand dessamor que era entre Ben Xarf et los alárabes e los fijos de Abén Gid

338Cuenta la estoria que quando sopo el Çid el grand dessamor que era entre Ben Xarf et los alárabes e los fijos de Abén Gid, buscó arte e manera cómmo les pudiesse fazer malandantes. Et embió muncho en poridat poner amor con Abén Xarf en tal manera que echasse los alárabes de la villa; et si esto fiziesse, que así fincaría él señor, et él faziendo esto, que le ayudaría e que le sería bueno, asý commo él sabía que le fuera bueno al rey de Valençia, et que le defendría.

  • 368 G : « Abén Alfarax ».
  • 369 G : « Abén Alfarax ».

339E quando esto oyó Abén Xarf, plógole muncho, ca cuydó fincar rrey de Valençia. Et consejóse con Abén Alfanje368, alguazil del Çid, que tenía preso, et Abén Alfanje369, con cuyta de salyr de la prisión, consejóle que lo fyziese et que oviese amor del Çid.

  • 370 G : « que tomara al rey Yahia ».
  • 371 G : « Miramamolín ».
  • 372 G : « guisasen ».

340Et estonçe embió dezir al Çid que faría quanto él mandase por aver su amor. Et estonçe començó de menguar las soldadas a los alárabes, diziendo que les non podía dar nada ca non avía de qué lo conplir; e esto fazía él por que sse fuessen. Et en esto embió dezir Aly Abén Axa, el adelantado que estaua en Denia quando él embiaua dezir, que.l’ embiase del aver que tomara al rey Abén Xara370 que matara, para enbiar a Miramolýn371 allén mar con que 59r°b guissase372 para pasar aquend el mar, para venir sobre el Çid que les fazía tanto mal.

97. Cuenta la estoria que sobre esta demanda que ouo Abén Xarf, consejó con el pueblo qué faría

  • 373 G : « enbiasen ».

341Cuenta la estoria que sobre esta demanda que ouo Abén Xarf, consejó con el pueblo qué faría en rrazón del aver que le embiaua demandar el adelantado para allén mar. Et los vnos acordauan que ge lo enbiase e los otros que non, pero al cabo acordaron que ge lo enbiasse373. Et estonçe Abén Xarf tomó todo el auer lo mejor para sý e ascondiólo, que non sabía ninguno quánto era, et lo ál embiólo con aquellos mensajeros que allý ordenaron: et el vno fue el Abén Farax, alguazil del Çid, que estaua preso. Et salieron de Valençia en grant poridat. Et estonçe Abén Alfarax buscó carrera cómmo lo fiziese saber al Çid, et embióle mandado. E el Çid enbió en pos ellos la esculca, e prendiéronlos, e tomáronles el aver todo quanto leuauan e traxiéronlo al Çid. Et gradesçiólo muncho <a> Abén Alfarax porque ge lo fizo auer, et prometióle muncha merçed por ello, et fízolo mayoral de todos los moros que eran sus subjetos. Et estonçe dio el alcayde el castillo de Juballa al Çid et fincó con él.

342Et estonçe puso su alcayde en el castillo 59v°a et vínose con él sobre Valençia, et posó en vna aldea que dizen Derrencada. Et porque ya era la semençera fecha, mandó quemar todas las aldeas de en derredor, et las barcas del rrío, et echóse sobre Valençia e çercóla de todas partes, et derribó quantas torres e casas avía en derredor, et la madera embióla a Juballa para ffazer ý vna puebla derredor del castillo. Et desque fue tienpo de coger el pan, mandólo coger e guardar.

98. Cuenta la estoria que en esta saçón llegó al Çid el alguazil del rrey de Çaragoça

343Cuenta la estoria que en esta saçón llegó al Çid el alguazil del rrey de Çaragoça con grant auer que enbiaua para quitar los catiuos, por duelo que avía d’ellos et por auer gualardón de Dios. Et el alguazil uenía otro tanto por fablar con Abén Xarf, que diese la villa al rrey de Çaragoça et que le ampararía e que echasen los alárabes de la villa. E desí viose con Abén Xarf, mas non pudo rrecabdar nada.

344Et estando ý este alguazil, conbatió el Çid el arraual que dizen Villanueua et entróle por fuerça, et murieron ý munchos moros, e ganaron ý muncho grant auer. Et mandó derribar las cassas et mandó leuar la madera para Juballa, et puso ý el rreal.

345Et otro día fue el Çid al otro arraual que dizen Alcudia. Et estaua ý muy grant 59v°b gente de moros. Et estonçe mandó fyncar vna pieça de gente a la puerta que dizen de Alcántara que la conbatiesen en quanto él lydiaua con aquella gente que quería amparar el arraual. Et cuydando que con la merçed de Dios entraría la villa, el Çid con ssus compañas entró por aquella grant gente de los moros, et firieron e mataron muy ssyn piadad. Et entropeçó el cauallo Bauieca del Çid en los moros muertos et cayó en tierra, e fincó apeado, mas diéronle luego el cauallo et començó ssu demanda tan rreziamente commo ante, en guissa que los ovo de meter por las puertas a mal de ssu grado, seyendo muy maltrechos.

  • 374 G : « torrnósse el Çid para su real ».

346Et otrosý los que dexara a la puente llegaron a la puerta et mataron quantos moros fallaron de fuera; e conbatieron tan fuerte que ovieron de entrar la villa, synon por los moços e por las mugeres que estauan en los muros e en las torres, que les tirauan munchas piedras. Et entretanto fízosse el apellydo en la villa et salieron los moros e lydiaron con los christianos ante la puerta desde la mañana fasta mediodía. Et fue muy grande la mortandad de los moros. E desque sse partieron, tornáronsse el Çid e los suyos para ssu rreal374.

99. Cuenta la estoria que después que ouo comido el Çid

  • 375 G : « arraual ».
  • 376 G : add. « su lugar do era ».

347Cuenta la estoria 60r°a que después que ouo comido el Çid, a la posiesta tornó a conbatir el arenal375 de Alcudia, et tan grande fue la priessa que les dio que cuydaron ser entrados por fuerça, et con grant cuyta llamaron: «¡Paz, paz!». E el Çid mandó que non conbatiessen. Et salieron a él vna pieça de los omnes buenos que ý morauan, et fizieron su pleytesía con el Çid la mejor que pudieron, et entregáronle el lugar en tal manera que fyncassen ellos ý de morada. Et puso ý el Çid sus guardas e tornósse para376 ssu rreal.

  • 377 G : « y ».

348Et otro día fuese para allá e vinieron ant’él los moros. Et conortólos él muncho et prometióles él muncha merçed, et mandó que labrassen e criassen seguramente et que le diessen su derecho segunt que lo dauan a ssu rey. Et puso ý almoxarife moro que avía nonbre Yúçaf et mandóles que aquél rrecudiessen con todos ssus derechos, et mandó que todos los moros que ý quissiessen venir a morar, que viniessen seguros o377 que traxiessen vianda o otras cosas a vender. Et por esta razón fue muncho abondado aquel lugar de merchandías de munchas partes que ý traýan.

349Et desque el Çid ganó los arrauales, vedóles las entradas e las salydas. Et fueron tan cuytados que non sabían qué fazer, et eran arrepentidos porque non fizieran lo que les embiara 60r°b dezir el rrey de Çaragoça, ca veýan que non avían acorro ninguno nin tenían que dar a los caualleros. Et Abén Xarf estaua yaquanto esforçado por quanto avía amor con el Çid en ssu poridad.

  • 378 G : « el otro pueblo de la villa ».
  • 379 G : « vna pieça de omnes ».

350Et quando sse vieron tan cuytados, juntáronsse todos los caualleros et el otro pueblo d’ella378, et ovieron su consejo cómmo oviessen amor del Çid en qualquier manera que pudiessen, por que fyncasen en la villa en paz fasta que oviessen mandado del rrey de allén mar. Et con este acuerdo enbiaron dezir al Çid que sse verían con él, si por bien touiese. Et él tóuolo por bien. Et entonçe vinieron ante él vna pieça de omnes buenos379. Et desque fablaron con el Çid, dixo el Çid que non avrían pleytesía ninguna con él ssy non echassen los alárabes de la villa. Et fuéronsse dende con estas nueuas.

  • 380 G : « e que le diesen aquel mesmo tributo ».

351Et quando los de la villa oyeron esto, commo estauan muncho enojados d’ellos, touiéronlo por bien, et dixiéronles que sse fuesen su vía et ellos dixieron que nunca tan buen día vieron. Et estonçe embiaron dezir al Çid que los dexasse yr en saluo. Et él otorgógelo con pleytesía que le diesen quanto valía el pan que le tomaran en la villa quando mataran a su sseñor el rrey, et que le diessen más los mill maravedís de cada semana que non oviera desque se alçara fasta estonçe, et que le diessen a él 60v°a mismo tributo380 de allý adelante. Et ellos conpliérongelo todo et embiaron dende los alárabes. Et el Çid mandóles poner en saluo, e fyncaron en paz los de Valençia.

100. Cuenta la estoria que después d’esto, fue el Çid con ssu hueste para Juballa

  • 381 G : « que eran en término de los de Valençia ».

352Cuenta la estoria que después d’esto, fue el Çid con ssu hueste para Juballa, et non dexó ý gente ninguna synon los que avían de rrecabdar su rrentas con el ssu almoxarife. Et Abén Xarf andaua catando carrera cómmo pudiesse pagar al Çid el pan et lo ál que le avía de dar. Et ovo su postura con los de los castillos que eran ý en término de Valençia381 cómmo le diessen el diezmo de todo el fruto que oviessen et de todas las otras rrentas. Et por que esto fuese todo bien fecho, puso almoxarifes en cada lugar, vn christiano et otro moro, que lo rrecabdassen en manera que el Çid oviesse su tributo bien parado.

  • 382 G : « Carhayrán ».

353Et entretanto llegó mandado a Valençia cómmo sse tornauan de cabo los alárabes, et que non sse deteníam por ál ssynon porque dubdaua el adelantado de venir. Et quando el Çid sopo estas nueuas, e asmó cómmo guissasen que non veniesen asý, o sy viniessen, cómmo pudiessen lydiar con ellos. Et enbió dezir <a> Abén Xarf que les enbiase dezir que non viniessen, ca si en la villa entrassen, toller-60v°b les ýan el poder que avía deque era sseñor, et mejor le era de ser ende señor. Et muncho plogo d’esto <a> Abén Xarf, et fizo su fabla con el alcayde de Xátiua et con el que tenía el castillo de Carchayrán382, et juráronse con él de ser a vna boz.

  • 383 G : « posó ».
  • 384 G : « destoruaron ».

354E vinieron a Valençia et vino ý el Çid a sus arrabales, et pusieron ssu amor con él en grant poridad. Et non quisso ser en esta postura Júcar, el que tenía el castillo de Algezira. Et estonçe corrióle la tierra el Çid et fízole muncho mal. E fuese sobr’ella con toda su hueste et passó383 çerca la villa. E mandó segar el pan e leuáronlo a Juballa, ca avía ý fecho el Çid grant pueblo con iglesias e con torres, e muy buen lugar. Et allí fazía meter su pan e todo lo ál que podía aver, et allí posauan todas las rrecuas que pasauan de cada parte, et era por esto el lugar muy abondado de todo quanto avía menester. Et eran marauillados por[que] en tan poco tienpo fiziera tan grant villa et tan abondada e rrica. Et el Çid cuydaua aver a Valençia, sy los alárabes non viniesen. Et por esto destoruaua384 su venida.

101. Cuenta la estoria que seyendo Abén Razýn vasallo del Çid

  • 385 G : « fiço abenençia con el rey de Aragón que le fiziese ganar a Valençia ».
  • 386  G : « encobrióse que lo non quiso dezir a ninguno fasta que ouo cogido el pan de Algezira e de Xúc (...)

355Cuenta la estoria 61r°a que seyendo Abén Razýn vasallo del Çid, que fizo abenençia con don Peydro, rrey de Aragón, que le ayudase a ganar a Valençia385, e que le daría grant auer. Et diole vn castillo en peños, que dizen Coallia; e en esto non ganaron moros nada, ca perdieron el castillo. E demás Abén Rrazýn, que era vasallo del Çid et non le fazía mal en su tierra ninguno, et por la postura que fizo con él el rey de Aragón, touo que era engañado. Et commoquier que lo sopo, encubrióse que lo non quisso dezir a ninguno fasta que ovo cogido lo de Algezira, e lo juntó e lo metió todo en Juballa386.

  • 387 G : « pasó ».

356Et desque esto ouo fecho, mandó guisar sus gentes mas non les quiso dezir ónde quería yr. Et quando fue la noche, mouió su gente e fuesse contra Albarrazín, e posó387 a la Fuente Llana. Et commo estaua toda la gente de aquella tierra segura e non se guardauan de guerra, embió sus algaras por toda parte. E mataron muncha gente, et robaron munchos ganados, e catiuaron munchos moros, et cogieron muncho pan et enbiáronlo para Juballa. Et tanto fue el rrobo que traxieron que Valençia e Juballa se enrrequeçieron de ganados e de otras cosas, e todos sus términos.

357Et estando el Çid 61r°b sobre Albarrazín, salieron doze caualleros de la villa. Et él andando folgando con çinco caualleros, et fueron contra él por lo matar o para lo catiuar, et él mouió contra ellos tan reziamente solo que mató dos caualleros d’ellos e derribó otros dos que fueron catiuados, e vençió los otros. Et fyncó él ferido en la garganta de vna lança que cuydaron que morrié de aquella ferida. E duró bien tres semanas en sanar d’ella.

102. Estando asý, llegó mandado çierto a los de Valençia

358Estando asý, llegó mandado çierto a los de Valençia en cómmo venía la hueste de los alárabes et que era ya en Lorca, et que venía por cabdillo Aly Abén Axa, que era yerno de Aly Abén Axa, porque fyncó él doliente en Murçia. Et con estas nueuas plazía mucho a los de Valençia et fablauan de cómmo se podrían vengar de Abén Xarf del mal que les fazía. Et Abén Xarf estaua en grant cuyta por lo que dezían por la villa, ca ge lo dezían a él. Et embió mandado al Çid en su poridat que se viniesse quanto pudiese, ca él estaua sobre Albarrazýn faziendo quanto mal podía.

  • 388 G : « e fiziesen ».
  • 389 G : « sopiese ».
  • 390 G : « con el rey don Pedro de Aragón ».
  • 391 G : « viniesen ».
  • 392 G : « guardasen ».
  • 393 G : « averían ».
  • 394 G : « E partiéronse en este acuerdo ».
  • 395  G : add. « maguer vio la carta ».

359E con estas nueuas vínose el Çid para Juballa. Et vinieron ý con él el alcayde de Xátiua, e el alcayde de Corbayra, e Abén Xarf, et firmaron su pleito con 61v°a él commo de cabo que touiesen en vno en todas cossas et que sse ayudassen. E fizieron388 vna carta para el caudillo de los alárabes, que ssopiessen389 cómmo el Çid avía pleito con el rrey de Aragón390 que le viniesse ayudar contra ellos et que le enbiauan aconsejar que non viniese391 a Valençia et que sse aguardasse392, synon que avría393 de lydiar con ocho mill caualleros de christianos, los más guerreros del mundo; et sy se treuía lydiar con ellos, que viniese o que catasse lo que quería fazer. Et partiéronsse con este miedo394, mas al cabo non dexó el moro de venir395.

103. Cuenta la estoria que demandó el Çid <a> Abén Xarf que le diese vna huerta

  • 396 G : « era ».
  • 397 G : « podía ».

360Cuenta la estoria que demandó el Çid <a> Abén Xarf que le diese vna huerta que era çerca de la villa que fuera396 de Alhazir, en que fuese folgar quando quisiese folgar con algunas gentes, et la otra gente que estaría en Paraxasa. Et esto fazía él con maestría, por que cuydasen los alárabes que sse pagauan más d’él que d’ellos et que entendiessen que con plazer de los de la villa le dieran aquel lugar; et todo esto era por destoruar que non veniesen los alárabes. Et Abén Xarf otorgógela. Et el Çid non sse acordó de entrar en ella por el lugar do tenía la entrada, et díxole que le mandasse abrir vna puerta ó di-61v°b zen El Quexar, ca non podían397 entrar por aquellas angosturas. Et Abén Xarf mandó abrir aquella puerta por onde el Çid mandaua.

  • 398 G : add. « e enbióse escusar que non podía ý venir ».
  • 399 G : « Abén Git ».

361Et quando sopo el día que avía de venir el Çid, mandó tender muy rricos estrados de paños de oro e de otra manera et mandó adobar grant yantar de munchos manjares. E atendiólo todo el día et non vyno el Çid398 aquel día. Et la rrazón por que non vino fue por ver sy se quexarían los de la villa por ello. Et así fue que sse quexaron muncho por ende los fijos de Almagit399 e todo el pueblo, et quisiéronse alçar contra Abén Xarf, mas non osaron, con miedo del Çid, nin quisieron desabenencia con él, con miedo que les astragaría el Çid quanto avían fuera de la villa.

104. E quando los alárabes cuydaron venir

362E quando los alárabes cuydaron venir, los de la villa [a] ellos estauan atendiendo, et dezían entre ellos: «¡Aquí do vienen!», et otro día dezían: «¡Non vienen!». Et esto pasaron yaquantos días. Et en tanto quedó el rroydo de los de la villa que avían por la huerta que daua Abén Xarf al Cid, et tanto que el rroydo ffue quedado, vino él syn sospecha e metióse en la huerta, et apoderóse de arraual de Alcudia. Et esto fue porque morauan ý christianos con los moros e beuían en paz. 62r°a

  • 400 G : « Abén Agit ».
  • 401 G : « e començó a falagar a los de la villa ».
  • 402  G : « mas pues que tomauan enojo d’él e sospechauan, posiesen quien recabdase lo que auían de dar (...)
  • 403 G : « Abén Agit ».

363Et desý llegó çierto mandado que la hueste de los alárabes era en Lorca et que sse venía para Murçia, e que non tardauan por ál ssynon porque adolesçiera el su caudillo, mas que era ya sano et que venían quanto podían. E muncho plogo con estas nueuas a los fijos de Almagit400 e a grant partida de los de la villa, assý que ouo grant miedo Abén Xarf. Et començaron a folgar los de la villa401 et a dezirlos que non oviessen querella d’él por rrazón de la huerta, que él ge la demandara para en que tomase plazer et folgase algunt día, et que ge la farían dexar quando ellos quisiesen; mas que tomauan enojo d’él e sospecha que pusiesen quien rrecabdase lo que avía de auer el Çid402 et en todo lo ál, ca él non lo quería fazer nin tomar ende affán, pues entendía que les pesaua, mas que quería beuir con ellos por egualdat por guissa que les non fiziese pesar ninguno nin otro mal, mas que punaría de beuir en lo suyo. Et todo esto dezía por maestría e porque cuydaua que perderían querella d’él. Mas ellos entendieron muy bien por qué lo dezía et començaron de meter bozes e de dezir que non querían su pleito nin ssu consejo sinon de los fijos de Abén Hut (sic)403, et quanto ellos mandasen e aconsejasen, que tanto querían fazer. Et mandaron luego çerrar las puertas de la villa con miedo d’él, 62r°b et guardar las torres et los muros.

364Et Abén Xarf, quando esto vio, dexó de fazer muncho de lo que fazía, con miedo que le faría el pueblo algunt mal. Et tomó mayor conpaña por sse guardar que non pasasen contra él.

105. Cuenta la estoria que estonçe sse rrenouó la guerra del Çid e de los de Valençia

  • 404 G : « ca tenían que eran salidos de la cuyta en que estauan e de la premia del Çid ».

365Cuenta la estoria que estonçe sse rrenouó la guerra del Çid e de los de Valençia, et ouo entre ellos grant desacuerdo e desobediençia. Et en esto llegó mandado que la hueste de los alárabes era çerca en Xátiua. Et d’esto plogo muncho a los de Valençia e fizieron grant alegría, ca tenían que eran salidos de la cuyta en que estauan de la premia del Çid404.

  • 405 G : « fasta que viese en cómmo se yría ».
  • 406 G : « e en quanto esto fazían ».

366Et desque el Çid ovo estas nueuas, salyó de la huerta et vínose para su hueste; e estaua en grant dubda ssy atendría o ssy se yría, pero touo por bien de fyncar fasta que viesse en cómo ssería405. Et mandó derribar las puentes e fenchir la vega de agua por que non pudiessen venir los moros a él, synon por logar angosto e çierto. Et quanto fazían406, llegó mandado en cómmo era en Algezira Yúcar. Et estonçe creçió alegría en los de Valençia et subieron en las torres et a los muros por ver cómmo venían. 62v°a

106. Cuenta la estoria que quando fue la noche

  • 407 G : « eran ».
  • 408 G : « turbón ».

367Cuenta la estoria que quando fue la noche, que con la grant escuridat que fazía parauan mientes et veýan las grandes fogueras del rreal, et vieron cómmo era407 çerca. Et començaron de fazer oraçión a Dios que los ayudase e que oviesen buenandança contra el Çid. Et acordaron que quando llegasen los marinos a lidiar con él, que saliesen ellos a robar el real. Mas el Nuestro Señor Jhesu Christo non quiso que así fuese, mas fízolo en otra manera, ca fizo vna tal agua aquella noche et vn tal tormento408 e tan grant deluuio que los oviera de matar. Et entendieron que era Dios contra ellos.

  • 409 G : « e tiznaron sus caras con negro ».

368Et otro día vieron cómmo non podían entrar a la vega et començáronsse de tornar. Et los de Valençia, que estauan catando quándo vernían e non vieron ninguna cossa, fueron muy tristes e muy cuytados, que non sabían qué sse fazer, et estando assý commo la muger que está de parto bien fasta hora de terçia. Et dessý llególes mandado cómmo sse tornauan, que non querían venir a Valençia. Et quando ellos esto vieron, touiéronsse por muertos. Et andauan por las calles assý commo beudos, de guissa que sse non entendían vnos a otros. Et entiznáronsse sus caras409, asý commo ssi fuesen cubiertos de pez, et perdieron toda la memoria, así commo el que cae en las ondas 62v°b del mar. Et estonçe vinieron los christianos fasta el muro dando bozes, assý commo el trueno, denostándolos e amenzándolos. Et los moros estauan callando con el grant pesar et con la grant cuyta que auían.

  • 410 G : « Abén Alfarax ».
  • 411 G : « maravedí e medio ».
  • 412 G : add. « e de la vaca quatro dineros; et éstos maravedís eran de plata ».
  • 413  G : « ca non corría entre los moros otra moneda ».

369Estonçe Abén Alfanje410, vn moro que escriuió esta estoria en Valençia en aráuigo, puso cómmo valían las viandas por ver quánto sse podía tener la çibdad. Et diz que valía el cafiz de trigo onze maravedís, e el cafiz de la çeuada ssiete maravedís, et el cafiz de las otras legunbres çinco maravedís, et el arroua de la miel doze maravedís e medio411, et el arroua de las garrouas vna terçia de maravedí, e el arroua de las çebollas dos terçias de maravedí, et el arroua del queso dos maravedís e medio, et la lybra de carne de carnero seys dineros de plata412, ca non corría otra moneda entr’ellos synon de plata413.

107. Cuenta la estoria que los moros que morauan en los arrabales non estauan bien seguros del Çid

  • 414 G : « fazían ».

370Cuenta la estoria que los moros que morauan en los arrabales non estauan bien seguros del Çid, et todo lo mejor que avían, metíanlo en la villa, et lo ál fyncaua en las cassas. Et quando el Çid fue çierto que non venían los alárabes, tornóse para la huerta a su possada et mandó quebrantar e rrobar los arrabales que estauan derredor de la villa, ssynon el de Alcudia, porque lo rresçebían en él de grado. 63r°a Et los moros metíansse a la çibdat con sus mugeres et con lo que pudieron. Et quando los christianos robaron los arrauales, robaron los moros su parte, assý que non fyncó synon la madera que tomauan los christianos para fazer casas en los rreales. Et quando ellos vieron el grant astragamiento que les fazía414, salieron de la villa et metieron quanta madera podieron aver. Et quando todo fue allanado, cauauan los christianos las cassas et fallauan grant auer e muncho pan.

  • 415 G : « lidiauan ».
  • 416 G : « çercados ».
  • 417 G : « torrnara ».
  • 418 G : « mas que se guisaua quanto podía ».

371Et allegóse el Çid a la villa e çercóla en derredor. Et lidiaua415 cada día en las barreras dándosse grandes lançadas e espadadas a manteniente vnos con otros. Et los moros estando asý cuytados416, llególes carta del adelantado de los alárabes, que se non tornaran417 para Algezira con miedo nin por otra cossa synon porque non tenían vianda para la hueste, e por las grandes aguas que fazía, mas que era su voluntad de todo en todo de los acorrer et de sacarlos de la premia en que estauan, mas que sse guissasen en quanto pudiesen418 et que sse esforçasen, et que non diessen la villa.

  • 419 G : « le ».

372Et grande fue el alegría que los moros ovieron con estas nueuas. Et juntáronse todos con los fijos de Abén Hugit et acordáronse de anparar e de estar firmes. E dezían que Abén Xarf fiziera tornar la hueste de los alárabes porque les419 fizieron entender el desacuerdo que era en la villa. Et Abén Xarf estaua aperçebido con grant gente, guardándose quanto podía atendiendo sy se mouerían contra él. Et pujó estonçe la vianda en 63r°b Valençia bien al doble de quanto valía enante.

108. Cuenta la estoria que tanto se llegó el Çid a la villa que non podía salir vno

  • 420 G : « arraual ».
  • 421 G : « muy bueno e rico ».

373Cuenta la estoria que tanto se llegó el Çid a la villa que non podía salir vno nin entrar otro que non fuesse preso o muerto. Et mandó labrar los heredamientos que eran çerca de en derredor de la villa, ca eran grant gente e grant pueblo en el arenal420 de Alcudia que fiziera ý poblar el Çid, ca los tenía ý muy seguros que les non fazía mal nin tuerto ninguno; ca venían ý seguros de todas las vezindades con sus mercadurías a comprar e a vender, en guissa que era muy rico421 aquel lugar con la grant justiçia e con la grant guarda que el Çid les fazía, et mandáuales que non leuasen d’ellos más de el diezmo.

  • 422 G : add. « de manera que auía açaz que dar ».

374Et en esto estando, llegó mandado a los de Valençia cómmo los alárabes eran tornados para su tierra, et que non ouiesen esperança en ellos de ayuda ninguna. Et quando esto oyeron los de Valençia, fueron muy cuytados, et desque lo sopieron los de los castillos, vinieron al Çid muy omildosamente et pusiéronse en su defendimiento, e fyncaron de le dar su tributo. Et él mandó que andudiesen seguros por todos los caminos. Et d’esta guissa creçieron las rentas al Çid422. Et estonçe embió mandado a los castillos que le enbiassen vallestas et gente para conbatir a Valençia. Et ellos fizieron su mandado et enbiáronle grant gente. Et asý fincó Valençia señera e desanparada de toda la gente morisca. Et lidiáuanla 63v°a cada día fuertemente, e eran ya cuytados que eran en las ondas de la muerte.

109. Cuenta la estoria que con la grant cuyta que avían, subió vn moro en la más alta torre

375Cuenta la estoria que con la grant cuyta que avían, subió vn moro en la más alta torre que auía del muro de la villa. E este moro era muy sabidor e muy entendido, et dixo vnas razones en aráuigo que querían dezir assí:

«Valençia, Valençia, vinieron sobre ty munchos quebrantos et estás en auentura de morir; pues sy tu ventura fuere que d’ésta escapares, será grant marauilla a quienquier que te viere. Et sy Dios fiziere merçet algunt lugar a ty lo fará, et si Él quiere que te ayas de perder de todo en todo, será por los grandes pecados e atreuimientos que oviste. Et a la tu enfermedat non le pueden fallar melezina, et los físicos te an desanparado de te poder sanar».

376Et en estos males e en estos quebrantos que avían los de Valençia plazía <a> Abén Xarf, porque sse partieron d’él et sse fueron para los fijos de Abén Git. Et dezía que non deuía omne dar consejo a quien ge lo non creyesse, ca sy a él quisieran creer, non fincaran en tamaño mal nin en tan grant cuyta, et quanto mal avían los de Valençia non lo avían ssynon por los fijos de Abén Git, porque sse guiaron por su consejo, ca eran de poco recabdo nin eran mañosos nin sabios para estar bien con ninguno, nin en lo que oviesen de fazer. Et esto retraýa de cada día Abén Xarf en su cassa a los que venían a fablar con él, así que todo el pueblo yua fablando en esto, tan bien los grandes commo los chicos, diziendo que dezía Abén Xarf verdat.

377Et los christianos conbatíanlos de cada día et fazíanles muncha premia, et 63v°b encaresçióles la vianda cada día. Et por esto partiéronse del amor de los fijos de Abén Git. Et tenían que fueran mal aconsejados en fazer ninguna cossa de lo que ellos mandauan, ca tenían que por esto les venía quanto mal les venía e auían, et touiéronlos por neçios. E mouió luego el pueblo todo contra Abén Xarf que los perdonase porque se partieran d’él, et que los aconsejase e les buscase alguna carrera commo saliessen de aquella cuyta en que estauan.

  • 423 G : « parados ».

378Et Abén Xarf dixo que non quería con ellos auer ninguna cossa, mas que sse tenía en lugar de vno d’ellos, et sy ellos cuyta alguna auían, así fazía él, et que de lo que ellos se temían, que d’esso se temía él, et que non podía dar consejo a omnes dessabenidos que estauan desperados423, mas que se acordasen e touiesen todos en vno et que fiziesen vna d’estas dos cossas: o que se quitasen de los fijos de Abén Git e de su conpaña e de ssu consejo de non fazer ninguna cosa por ellos, o que tomassen bien a él. Et quando él viesse que ellos non lo contrariauan con sus malos consejos et con su mala carrera en que andauan, que estonçe les consejaría en guissa commo estudiesen en paz, ca bien sabían en cómmo passaran mientra se guiaran por su consejo; et bien fiaua en Dios que en guissa faría Él que non oviessen guerra con el Çid nin con otro ninguno. Et respondieron todos a vna boz e dixieron que a él querían creer et obedesçer, et de lo que él mandase, que non le saldrían de mandado, ca sienpre les fuera bien mientra creyeran su consejo.

110. Cuenta la estoria que lo fizieron su adelantado

379Cuenta la estoria que lo fizieron su adelantado et prometieron de seguir su consejo; pero esto non era muy ligero 64r°a de fazer, ca munchos del pueblo tenían con los otros. Pero desque Abén Xarf vio que lo querían fazer su adelantado, dixo que le fiziesen carta e la robrasen los mayorales de la villa con sus manos. Et todo el pueblo otorgaron de ge lo fazer, et fiziéronlo asý. E mouió pleytesía al Çid que le daría ssu tributo et que les non fiziese mal. Et estonçe el Çid enbióle dezir que si él quería pleytesía con él, que echasen de Valençia a los fijos de Abén Git, porque era vando de los alárabes, et desque aquéllos fuessen fuera, que se guiarían todos por él et estonçe avría su amor con ellos; et que de otra guissa non. Et estonçe ovieron ssu acuerdo que lo dixiese el Çid a los de la villa.

  • 424 G : «  e por el su mal seso ».

380Et otro día llegósse el Çid çerca del muro a fablar con los de la villa. Et díxoles que ssy querían auer amor con él, que echasen los fijos de Abén Git de la villa, que por ellos e por el su consejo malo424 les quería él mal; et sy por aventura esto non quissiesen fazer et por su consejo se guiassen, que nunca quedaría de les fazer mal nin avrían amor con él fasta que los aterrasse del todo, et que reçibiesen por ssu adelantado <a> Abén Xarf e sse guiassen por él, ca muy grant duelo auía d’ellos, ca los amaua; et sy esto fiziesen, que los defendría assý commo lo solía fazer.

111. E Abén Xarf dezía esto mismo

  • 425 G : « guiase ».

381E Abén Xarf dezía esto mismo a quantos con él fablauan, que por qué sse querían perder assý por consejo de vnos omnes nesçios. Et tanto sse fue veriguando que tenían todos que dezía verdat en ello, et rogáronle que pues que su 64r°b adelantado era, que les guissasse425 cómmo non byuiesen en aquella pena. Et respondióles que lo non echaría en oluido, mas que jurara que nunca avría ssu amor fasta que echasen de la villa a los fijos de Abén Agit, et menos d’esto non podrían auer pleito ninguno con él.

  • 426 G : « agrauiáronse muncho ».
  • 427 G : « arraual ».

382Et quando esto oyeron los de la villa, agradeçióles muncho426, así que dixieron que más valdría a todos morir que consentir tal cossa. Et fueron fablando d’ello vnos tres días, et deteniéndosse que lo non querían fazer. Et quando vio Abén Xarf que lo non querían fazer, ovo ssu consejo con el Çid et con los caualleros e omnes buenos que eran ý de ssu parte cómmo los prendiesen. Desí salió vno de los mayorales de casa de Abén Xarf con grant gente de caualleros e de omnes a pie, a que dezían Atecorné, et fue a prender a los fijos de Abén Agit. Et ellos fuéronsse a meter a casa de vn alfaquí que era muncho onrrado. Et era su cassa bien çercada de adarues, cuydándosse allý defender con poca de gente que tenían con ellos fasta que sse fiziesse el roydo por la villa et que les vernía acorro. Mas éstos que los fueron prender pusieron fuego a las puertas del adarbe, e commo era la gente grande e muncha, lançaron cantos e tejas por que los fiziessen enbarrar. Et entraron a la casa por fuerça et prendiéronlos, et la gente robaron quanto ý fallaron, et leuáronlos a la prissión. Et quando el rroydo fue sonado por la villa, era ya todo acabado. Et fueron pressos todos sus parientes, e touiéronlos todo el día en la prissión, et a la noche leuáronlos al Çid al arenal427 del Alcudia, et metiéronlos en su poder.

112. Cuenta la estoria que otro día mañana

383Cuenta la estoria que otro día mañana, que fue gran-64v°a de el roydo por el pueblo de la villa, et ouieron grant pesar por aquel fecho tan malo e atán feo que Abén Xarf fiziera.

  • 428 G : « puente ».
  • 429 G : « daría ».
  • 430 G : «  e fyncó ».

384Quando Abén Xarf ouo esto acabado, otro día caualgó con toda su conpaña e salió fuera cabo de la puerta428 a verse con el Çid. Et salió contra él el obispo que sse llamaua de Albarrazín con grant conpaña de caualleros, et onrráronle muncho, cuydando que les traýa429 algo. Et vinieron con él a la posada del Çid, a la huerta de Villanueua. Et el Çid salió a él a la puerta de la huerta, e abraçólo e falagólo e onrrólo muncho, la primera cosa que le dixo que por qué non vestía paños de rey, ca rey era. Et estudieron fablando vna pieça. E el Çid estaua catando si le traýa algo por que él fiziese lo que él quería. Et quando vio que le non traýa nada, díxole que sy ssu amor quería, que se partiesse de llano de todas las rentas de la villa, así de las de dentro commo de las de fuera, ca él quería poner a quien las recabdase. Et Abén Xarf dixo que lo faría. Et el Çid demandóle su fijo que touiesse en arrehenes en Juballa, que de otra guissa non sería sseguro d’él. Et Abén Xarf dixo que lo faría. E partiéronse así aquel día, fincó430 que firmasen otro día aquella postura. Et tornóse Abén Xarf a la villa muy triste e muy cuytado, et touóse por engañado del su mal seso.

  • 431 G : « Alcalá ».
  • 432 G : « murieron ».

385Otro día enbió el Çid por él que viniese firmar la postura. Et Abén Xar enbióle dezir que le non daría su fijo por saber que perdería la cabeça. Et el Çid enbióle dezir que pues él le fallesçía de lo que con él pusiera, que nunca avría amor con él nin creyría 64v°b ninguna cosa que jamás le dixiesse. Et creçió el desamor muy grande entre ellos. Et estonçe mandó el Çid a aquel moro que prendiera los fijos de Abén Agit, que avía nonbre Atecorní, que saliese de la villa e que se fuesse para vn castillo que dizen Altalla431. E él fizo su mandado. Et el Çid fizo muncha onrra a los fijos de Abén Agit e a sus parientes, e dioles de vestir, e prometióles grant ayuda. Et estonçes mouieron432 tres omnes buenos, los más onrrados et los más sesudos de la villa, et fincó por mayoral Abén Xarf en la villa, ca ya non avía quien ge lo contrallase.

386Et el Çid començó commo de cabo a fazer guerra la más crua que nunca fiziera, en guissa que fizo sobyr el pan el tres tanto que era de comienço, pero que valía la libra de la carne de las bestias vn maravedí. Et el Çid llegóse más çerca de la villa, asý que sse ferían a manteniente.

387Abén Xarf estaua muy orgulloso e desdeñaua muncho los omnes, et quando algunos se le yuan querellar, denostáualos e maltraýalos. Et él estaua commo rey apartado, et estauan con él los trobadores e los versificadores e los maestros departiendo quál dezía mejor, et él estando en grandes solazes, e los de la villa en grant cuyta: lo vno de la grant premia de los christianos e lo ál de la fanbre que morían ende. Et Abén Xarf mandaua tomar todo el mueble de los que morían, et todos los fazía iguales, e de todos leuaua quanto podía, et los que le non dauan algo, mandáualos prender et açotar, e meter en malas 65r°a prisiones fasta que le dauan algo. Et non avía reuerençia ninguna a pariente nin amygo, de guissa que todos pasauan por vna regla et ya non preciauan nada lo que avían, e todos vendían e ninguno non conpraua.

  • 433 G : add. « et del panizo ochenta e çinco maravedís ».
  • 434 G : « nin de bestias nin de buey ».

388Et con todas [estas] maldiciones que avían los de Valençia pujaron las viandas a muy grant quantía, ca valía el cafiz de trigo nouenta maravedís, e de la çeuada ochenta maravedís433, et todas las otras cossas pujaron al diez tanto. Mas carne non avía ninguna, nin de bestias nin de ál434, et si alguna bestia moría, valía la libra tres maravedís. Et cada día doblauan sus males, lo vno de fambre et lo otro que eran muncho conbatidos, et tan grande era la fanbre e la flaqueza en ellos que sse llegauan los christianos al muro e lançauan las piedras dentro con la mano, et non avían fuerça de los arredrar dende.

113. El Çid, auiendo coraçón de tomar la çibdat

389El Çid, auiendo coraçón de tomar la çibdat, puso vn engenio a vna puerta de la villa, et fazía muy grant daño en la villa et en el muro. Et los moros fizieron otro engeño que quebrantaua el del Çid. Et el Çid, con grant saña, fizo fazer tres engeños et fízolos poner a tres puertas de la villa, et fazían muy grant daño a marauilla.

  • 435 G : « dos tanta era la lazería e la fanbre en los moros de la villa ».

390Et las viandas ssobían de cada día en el preçio, de guissa que las non fallauan caras nin rafezes. Et ouo ý grant mortandat en los pobres de fambre, e con grant cuyta comían los canes e los gatos e los mures, et abrían las cámaras priuadas 65r°b e los caños de la villa, et sacauan el orujo de las vuas que comieran ya otra vez, et lauáuanlo en el agua e comíanlo otra vez. Et los más ricos comían la carne de las bestias. Et quando podían salyr, ýuansse meter en poder de los christianos. Et d’ellos matauan e d’ellos catyuauan, e vendíamlos a otros moros, e dauan vn moro por vn pan o por vn terçio de vyno. Et tanto que los fartauan luego morían. Et los más rezios vendíanlos a los christianos mercadores que venían ý por mar de munchas partes. Et quanto avían de viçio e de fartura los moros de la puebla del Çid, dos tanto era la lazería a los moros de la villa435. Et eran ya tanto desconortados e tan desesperados que estauan assý commo dize el filósofo en el prouerbio del cuytado: «Sy fuere a diestro matarme ha el aguaducho, o sy fuere al synistro comerme ha el león, et sy fuere adelante moriré en la mar, et sy quissiere tornar atrás quemarme ha el fuego».

114. Cuenta la estoria que con la grant cuyta et con premia que los moros de la villa avían del Çid

  • 436 G : « cuydando que lo faría ».
  • 437 G : « que le enbiasen en la carta ».
  • 438 G : « enbiógelo ».

391Cuenta la estoria que con la grant cuyta et con premia que los moros de la villa avían del Çid, acordó Abén Xarf de embiar mandado al rey de Çaragoça que los acorriesse, cuydándose que los acorrería436. Et llamó vn moro que sabía aljamia e castigólo cómmo saliesse de noche en guissa que lo non tomasen los christianos, et que se fuesse al rey de Çaragoça con aquella carta que le daua, et que le daría el 65v°a rey de Çaragoça por el mandado buenas albriçias, et demás que le faría siempre merçed por ello. Et porque los de la villa acordaron que le enbiassen437 llamar señor al rey de Çaragoça, pessó muncho <a> Abén Xarf, pero embiárongelo438 dezir. Desí fuesse el mandadero con la carta.

  • 439 G : add. « e de las çebollas vn dinero ».
  • 440 G : add. « la paniella del azeyte ocho dineros ».
  • 441 G : « seys dineros ».
  • 442 G : add. « la libra de los neruios seys dineros ».
  • 443 G : « vn dinero menos quarta ».

392Et los de la villa eran en grant cuyta, que non fallauan vianda ninguna a conprar a cafiz nin a fanega ssynon a onças o a los más a libras. Et valía la libra de trigo en grano a maravedí e medio, et de la çeuada a maravedí e ochaua, e del panizo a maravedí e quarto, et de las legunbres a vn maravedí, e de la lynaza a maravedí menos quarta, et del queso tres dineros, e de la miel tres dineros, et de los figos vn dinero439, et la libra de las berças çinco dineros440, e la libra de la carne de las bestias seys maravedís441, et la libra de los cueros de las vacas e de las bestias a çinco dineros442, e la onça de las algarrouas vn dinero443, et vna cabeça de los ajos vn dinero, et la libra del orujo de las vuas medio dinero de plata, ca non corría otra moneda saluo oro e plata.

  • 444 G : om. [por quanto non fallaua cobro ninguno].

393Et el mandadero llegó con su carta a Çaragoça. Et el rey, desque la vio, non tornó cabeça en ello nin cató por el mensajero nin le dieron tan solamente del agua por la mensajería, nin le fizieron ninguna cosa de quanto Abén Xarf le dixiera que le farían por el mandado que leuaua. Et fue ende triste por quanto non fallaua cobro ninguno444.

115. Cuenta la estoria que enbió ssu carta de repuesta

  • 445 G : add. « de Çaragoça ».

394Cuenta la estoria que enbió ssu carta de repuesta el rey445 <a> Abén Xarf en es<ta> 65v°b manera: que tal cosa commo demandaua non la podía fazer a menos de enbiar pedir ayuda al rrey don Alfonso de Castilla, con que pudiese yr, et esto que lo faría luego, ca non se atreuiría él lydiar con el Çid, et entretanto que se defendiesen lo mejor que pudiesen, et que le enbiase dezir cómmo le yua o qué quería fazer e que avría sobr’ello su acuerdo. Et tornóse el mandadero muy lazrado con esta carta.

395Et era ya la fanbre atán grande en la villa que non fallauan cosa a vender de comer, et morían munchas gentes de fanbre. E con la cuyta salían a los christianos et non dauan nada por que los matassen nin que los catiuassen, ca tenían que mejor muerte era que morir de fanbre.

  • 446 G : « Pero de la vianda que él fallaua en las casas ».
  • 447 G : « E lo que tomaua, non lo pagaua ».
  • 448 G : « la carne de los omnes ».

396Estonçe mandó Abén Xarf catar la vianda por todas las casas por la villa, onde lo fallaua tomáuagela, et non le dexauan synon quanto le abondase medio mes, ca les fazía encreyente que ante los acorrería el rrey de Çaragoça et que les trayría muncha vianda. Pero de la vil vianda que fallauan por las casas446, mandáualo tomar para ssý et para sus guardas lo más, et lo ál mandáualo vender en esta manera: que non comprasse más cada vno de quanto le abondasse vn día. Et lo ál tomáualo e non lo pagaua447. Et con este miedo, los que tenían algunt pan soterráuanlo por que non ge lo tomasen, ca sse temían de ser mal pagados. Et por esta rrazón non fallauan pan a conprar caro nin rafez. Et los que ál non tenían 66r°a comían yeruas que conprauan, et espinos, e cueros, e neruios, e los letuarios de los boticarios, et todo esto muy caro. Et los pobres comían la carne de los otros448 que morían.

116. Cuenta la estoria que estando Abén Xarf en grant cuyta

  • 449 G : « auía ».

397Cuenta la estoria que estando Abén Xarf en grant cuyta que non avían449 esperança de acorro ninguno synon del rey de Çaragoça, que era en dubda, ssynon que lo enbiaua conortar, et por esto enbiáuale sus cartas de noche, ca de día non osaua. Et el rrey de Çaragoça enbióle dezir que le acorrería, que el rrey don Alfonso le enbiara grant cauallería por Garçi Ordóñez, et que el rey don Alfonso que se venía quanto podía en pos él, e que él los acorrería e los sacaría de la premia en que estauan, ca avía ende grant pesar et sse tenía por tan cuytado commo ellos por la grant cuyta que pasauan; et con esta carta conortáronse yaquanto.

  • 450 G : « al rey ».
  • 451 G : « eso mesmo que el rey ».

398Et quando esto enbiaua dezir el rey450, enbiaua sus cartas a los priuados, et ellos enbiáuanlo dezir esso mismo al rey451. Et andando en esto, enbióle dezir vn priuado que sse dolía d’ellos vnas palabras encubiertas para aperçebirlos en que dezía que el rey de Çaragoça quería fazer vna torre en la Alcudia, et el entendimiento d’esto era que lo que el rey les enbiaua dezir era alongamiento. 66r°b Et Abén Xarf non lo entendió et enbióle dezir que qué era aquello que le enbiaua el rey dezir o en quál lugar sería aquella torre. Et él non le respondió a esto ninguna cosa.

117. Diz el cuento que el rey de Çaragoça enbió sus mandaderos al Çid

  • 452 G : « les ».

399Diz el cuento que el rey de Çaragoça enbió sus mandaderos al Çid que.l’ traxiesen munchas donas nobles e muy grant presente, et que le rogaua que non apremiase tanto a los de Valençia et que dexase entrar en la villa a los sus mensajeros et fablarían con Abén Xarf cómmo lo seruiesen. Mas el Çid non lo452 dexó entrar dentro, pero allá aguissaron cómmo enbiaron dentro la carta de rey, en que dezía que él enbiaua su presente al Çid e bien grande, et a rrogarle que les non fiziese tanto mal: «Et tengo que mi ruego será cabido, et si esto non quisiere fazer, sabet que enbiaré grant hueste que lo saquen d’allá».

  • 453 G : « podría ».

400Et todo esto podía453 ser palabras encubiertas, ca diz la estoria que él et el Çid eran de vn consejo en tal manera que le ganase a Valençia e ge la diesse por grant auer.

118. Cuenta la estoria que el Çid enbió mouer pleytesía a vn moro

401Cuenta la estoria que el Çid enbió mouer pleytesía a vn moro poderoso de la villa, que dezían Abén Mugit, que se alçase contra Abén Xarf et que lo matase o ge lo diese preso, et que lo faría rey e señor de Valençia e 66v°a del reyno de Denia. Et Abén Mugit fabló con sus amigos de la villa et consejáronle que lo fiziese. E óvolo de saber Abén Xarf, et prendiólos et metiólos en prissiones, e diolos en guarda a dos sus omnes en que fiaua. Et Abén Mugit fabló con los que lo guardauan et mostróles toda su fazienda, et prometióles que si él acabase en aquella demanda, que les faría muncho bien en tal que lo soltasen, ca él por mandado e por consejo del rey de Çaragoça lo fazía. Et las guardas prometieron de lo fazer.

  • 454 G : om. [et pregonó que se ayuntasen todos ante el alcáçar].

402Et quando fue la noche, Abén Mugit e los otros presos et los que guardauan acordaron de se alçar con el alcáçar, ca dentro yazían presos. Et fiziéronlo así. Et començaron de tañer el atanbor, et fizieron sobir vn pregonero en la torre de vna mezquita que era çerca del alcáçar, et pregonó que se ayuntasen todos ante el alcáçar454. Et quando los de la villa oyeron el atanbor e el pregonero, ovieron grant miedo, ca non sabían qué era. Et ayuntáronsse los vezinos e guardauan sus casas, et otrosí los que guardauan las torres e los muros non se quissieron rebatar fasta que ssopieron qué era.

  • 455 G : « verrnía ».
  • 456 G : « los que con él estauan ».

403Et quando Abén Xarf oyó este roydo, ouo grant miedo e preguntaua a todos qué era aquello, e non le sabían dezir qué era. Et a poco de hora óvolo de saber, e eran ya juntados todos los caualleros e grant gente a su puerta. Et mandóles que fuesen al alcáçar con aquella po-66v°b ca conpaña e que prendiesen <a> Abén Magit et a todos los que con él tenían. Et Abén Magit estaua a la puerta del alcáçar con aquella poca conpaña que era de ssu consejo, que atendían que les venía455 todo el pueblo de la villa en ayuda. Et estando ellos assý, llegó la conpaña de Abén Xarf, et fueron denodadamente a ellos e prendiéronlos, ca él cuydaua que estarían con él los que estauan con el otro456, mas fuyéronle todos los más e leuáronlo muncho abiltadamente a casa de Abén Xarf. Et mandólo meter en prissión e descabeçar los otros, et mandó prender a todos los otros en que ovo sospecha, et tomarles todo quanto avían.

119. Después d’esto, enbió Abén Xarf sus mandaderos

  • 457 G : « syn él ».

404Después d’esto, enbió Abén Xarf sus mandaderos al rey de Çaragoça por le fazer saber aquel fecho. E leuaron consigo preso <a> Abén Mugit, et mandóles que non partiesen del rey nin tornasen a Valençia synon con él457, ca él cuydaua que les vernía en acorro. Et mandóles que le enbiasen siempre las nueuas çiertas et que sopiesen de los priuados cómmo quería fazer.

  • 458 G : add. « e de las legunbres dos maravedís, del linuezo dos maravedís e medio ».
  • 459 G : « del cabo ».
  • 460 G : « e los omnes pobres comían la carrne de los muertos ».
  • 461 G : « e caýase ».
  • 462  G : om. [de todas las gentes que murían].

405Et valía estonçe la vianda en Valençia: la libra de trigo tres maravedís, e la libra de la çeuada dos maravedís e quarta, et la del panizo dos maravedís e medio458, e la onza del queso vn maravedí, et de los figos dos dineros e medio de plata, et la onça de la miel vn maravedí, e de las algarrofas dos dineros 67r°a menos quarta, e la libra de las berças vn maravedí. Et non auía ý ya azeyte ninguno. Et estas viandas non las podían aver synon muy caras de los que avían el poder. Et comían del cuero de las vacas e del cauallo e del caldo459 d’ellos, et de los ombres muertos comían los ombres pobres460. Et estaua todo el pueblo en las ondas de la muerte, ca veýan el omne andar caýase461 muerto de fambre, assý que [de] todas las gentes que murían462 eran las plazas llenas de fuessas. Et metían ayuntadamente en la fuessa diez omnes e doze.

  • 463 G : add. « más luengamente ».
  • 464 G : « omnes ».

406Et los que podían salyr de la villa ýuanse meter en poder de los christianos en catiuo. Et el Çid tenía que salían por consejo de los mayorales que echauan ende los pobres por sse mantener463. Et pesáuale muncho porque salían, ca él por fanbre la cuydaua tomar antes que les viniesse acorro, et a las vezes mostraua que le plazía. Et acaesçió que salieron de la villa omnes onrrados et fablaron con el Çid, et dixiéronle que ssy conbatiese la villa, que la tomaría por fuerça, ca los moros464 de armas eran pocos e flacos de fanbre.

120. Cuenta la estoria que el Çid ovo ssu consejo e su acuerdo cómmo conbatiesse

  • 465 G : om. [ovo ssu consejo e ].
  • 466 G : « Abenalhanes ».

407Cuenta la estoria que el Çid ovo ssu consejo e su acuerdo465 cómmo conbatiesse toda la villa. Et juntó toda su gente e castigólos cómmo fiziesen. Et fizieron vna espoloneada contra la puerta que dizen Albomaliabenes466, que quiere dezir la puerta de la cu-67r°b lebra, e llegaron fasta el muro. Et el Çid entró en vn baño que estaua çerca el muro con poca de gente, por se guardar de las saetas. Desí juntóse el poder de la villa <a> aquella puerta, e tirauan munchas piedras e saetas en guisa que los ferían muy mal. Et abrieron las puertas e salieron a ellos, con la grant quexa de las piedras e de las saetas fizieron los christianos afuera. Et fincó el Çid en el baño, que non avía poder de salyr por la puerta, que ge la conbatían ý mui fuerte. Et mandó abrir vn portillo contra la otra parte, e salió por allí muy perdidoso et teniendo que fuera mal consejado en conbatir la villa e se meter en tal lugar onde así saliera atán grant peligro. Et touo que la mayor guerra que les podía fazer que era en matarlos de fanbre.

  • 467 G : « quemar ».
  • 468 G : «  et prendíanlos a escuso los del Çid ».
  • 469 G : « e fizieron los otros comer a los canes que los despedaçauan biuos ».

408Et desque esto acordó, mandó pregonar por su rreal en guissa que lo oyesen todos los moros que salieran de la villa, que se tornassen allá, synon que los mandaría matar467, et de allý adelante que quantos saliessen, que todos los matasen. Mas por esto non dexauan de salir, et derribáuanse del muro, e prendiénlos a escuso del Çid468. Et quantos el Çid fallaua, mandáualos quemar ante todo el pueblo en lugar onde los viessen los de la villa. Et quemaron vn día ayuntados XVIII moros, et tomaron otros omnes e fiziéronlos despedaçar biuos469. Et los que podían esconderse, enbiáuanlos por mar e por tierra, et éstos eran los moços e las moças, ca por los otros non dauan nada, ante los matauan. Et aquéllos que sabían que eran enparentados en la villa o que dexauan 67v°a allá alguna cosa, dáuanles munchas penas e colgáuanlos de las torres de las mezquitas que estauan de fuera, e apedreáuanlos. Et quando los moros esto vieron, dauan grant algo por ellos, e que los dexasen morar en el Alcudia con los moros del Çid.

  • 470 G : « desapoderados ».

409Et esto duró bien dos meses, en guissa que non fincó ya en la villa bestia ninguna para caualgar más de tres o quatro cauallos e vna mula. Et era ya la gente tan flaca de fambre que non avía ya ý quien pudiesse sobir al muro synon muy pocos de los que avían algo. Et la conpaña que Abén Xarf e sus parientes eran ya desanparados470 de poder pasar tienpo nin acorro del rey de Çaragoça nin de los alárabes, et tenían ya la muerte por sabrosa ante que beuir en tan grant lazería.

  • 471 G : « Abén Bulhalit Alucaxán ».
  • 472 G : « desapoderados ».
  • 473 G : « que se viese ».
  • 474 G : « dixiese ».
  • 475 G : om. [de los omnes buenos].

410Et aquéllos que fincaron de los buenos de la villa fueron a vn alfaquí que dezían el Abonbualhalid Aluataxar471, que era omne bueno e onrrado, et rogáronle que los aconsejasse, ca él veýa la grant cuyta en que estauan e cómmo eran desesperados472 de todas las ayudas del mundo, et que cuydauan auer que ssy viessen473 con Abén Xarf et que sopiesen d’él cómmo cuydaua fazer o qué esperança auía, que assý los dexaua morir a todos, et que le dixiessen474 que bien sabía ý que todas las çibdades le avían ya fallesçido. Et el alfaquí resçibió ssu ruego de los omnes buenos475.

121. Cuenta la estoria que aquel alfaquí tóuose por de buena andança

411Cuenta la estoria que aquel alfaquí tóuose 67v°b por de buena andança, porque los omnes de la villa metieron su fazienda en su mano, et díxoles que ssi querían que tomasse este pleyto en ssí, que fuessen todos de vn acuerdo e de vn coraçón, ya que mostrauan tan grant saña por la cuyta que pasauan, e él que faría todo ssu poder de los ayudar en ello. Et assí ellos prometieron que quanto él mandasse de lo fazer, de sser con él en todo lo que él viesse que era bien. Dessí partiéronsse d’él.

  • 476 G : « el ».

412Et Abén Xarf sopo luego todo esto que los omnes buenos fizieron et fablaron con el alfaquí, et entendió que por la muy grant cuyta en que estauan lo fazían, et puso en ssu coraçón de ser omildosso et de fazer todo lo que el pueblo touiesse por bien. Et quando sse ayuntaron al (sic)476 alfaquí e Abén Xarf, fablaron muncho en la grant cuyta en que estauan por tomar algunt consejo. Et fue su acuerdo de Abén Xarf de dexarsse de todas las otras cossas et de las ayudas que esperaua aver, et púsosse en mano del alfaquí e rogóle que fuesse medianero entre él e el Çid e los de la villa, et que traxiesse pleytesía entre él e ellos la mejor que pudiesse, pues que sse non podían mantener nin defender. Et desque esto ovieron acordado, partiéronsse dende abenidos.

122. Cuenta la estoria que en quanto fablauan en esto, venía Martín Peláez

  • 477 G : « de coruarde que era ».

413Cuenta la estoria que en quanto fablauan en esto, venía Martín Peláez el asturiano con vna recua en que traýa vianda para la hueste del Çid. Et en pa-68r°a sando çerca de la villa, los moros salieron a él muy grant gente para ge la tomar, mas él, comoquier que traýa poca gente, anparóla muy bien et fizo en ellos muy grant daño matando munchos d’ellos, et metiólos por la villa. Et este Martín Peláez de que vos dezimos fizo el Çid muy grant cauallero de Córdoua (sic) que era477, segunt que la estoria adelante vos lo contará.

  • 478 G : « de Santa Yllana ».

414Et al comienço que el Çid çercó la çibdat de Valençia, vínose para él este Martín Peláez que vos dezimos. Et era cauallero e era natural de Asturias de Santillana478, et era fijodalgo, e grande de cuerpo e rezio de sus mienbros, e omne muncho apuesto e de buen donayre. Mas con todo esto era omne muy couarde de coraçón et mostráralo ya en munchos lugares onde sse açertara en fecho de armas. Et quando llegó al Çid, pesóle muncho, pero que [non] ge lo quiso mostrar, ca tenía que non era para ssu conpaña, pero que asmó que pues allý era venido, que él faría d’él buen cauallero e esforçado, avnque non quissiesse.

  • 479 G : « e estouo esperando ».

415Et commo el Çid venía correr la villa, quando dos vegadas, o quando tres, segunt que avedes oýdo en la estoria, et commo era en el comienço de la çerca, cada día avían lides e torneos, pero que era ssienpre el Çid de buena andança. Et acaesçió vn día que entró el Çid en vn grant torneo con ssus parientes e amigos e vassallos. Et este Martín Peláez yua bien armado, e tanto que vio que sse ayuntauan los 68r°b christianos e los moros, fuxo ende e fuese para la possada, e estudo ascondido479 fasta que tornó el Çid a yantar. Et el Çid sabía bien lo que fiziera Martín Peláez, et desque ovo vençido los moros, fuese para su posada a yantar.

  • 480 G : « prouados ».
  • 481 Absence de signe d’abréviation sur le n.

416Et el Çid avía por costunbre de comer siempre a mesa alta por su cabo, asentado en su escaño. Et don Áluar Fáñez e Pero Bermudes e los otros caualleros preçiados comían a otra parte a mesas altas, muncho onrradamente. Et non se osaua asentar con ellos otro cauallero ninguno a menos de ser atal que meresçiese de ser allý. Et los otros caualleros que non eran priuados480 de armas comían en estrados, en mesas de cabeçales. Et ansí andaua ordenada la casa del Çid, et cada vno sabía el lugar a do se avía de assentar a comer, et cada vno punaua quanto podía por ganar la onrra para se asentar a comer a la mesa de don Áluar Fáñez e de sus conpañeros481, ondequier que sse acaeçié en fecho de armas faziendo muncho bien, et por esto leuauan la onrra del Çid adelante.

123. Cuenta la estoria que aquel cauallero Martín Peláez

417Cuenta la estoria que aquel cauallero Martín Peláez, cuydando que ninguno non avía visto la su maldat, et lauóse las manos en buelta de los moros, et quíssosse assentar a la mesa con los otros caualleros. Et el Çid fue contra él e tomólo por la mano, et díxole:

—Non sodes vós tal que me-68v°a rescades assentarvos con éssos que valen más que vós nin que yo, mas quiero que vos asentedes comigo.

418E asentólo consigo a la messa. E él, con mengua de entendimiento, touo que ge lo fazía el Çid por lo onrrar más que a los otros. Et aquel día yantaron así.

419Et el otro día el Çid e su conpaña fuéronse para Valençia. Et los moros salieron al torneo. Et Martín Peláez salió ý mui bien armado e fue en los primeros que firieron en los moros, et entrando en ellos boluió la rrienda e tornóse a la posada. Et el Çid metía mientes en todo quanto fazía, e vio que commoquier que mal fiziera, pero mejor fizo que el primer día.

420Et desque el Çid ouo ençerrado los moros en la villa, vínose para la posada, et tanto que se assentó a comer, et tomólo por la mano e assentólo consigo. Et díxole que comiesse con él en la escudilla, ca más meresçía aquel día que el día primero. Et el cauallero touo mientes en aquella palabra e ouo verguënça, pero fizo lo que mandó el Çid. Et después que ovo yantado, fuese para su posada e començó a cuydar en aquella palabra que el Çid le dixiera, et asmó que avía visto todo el mal que él fiziera. Et estonçe entendió que por aquello non le dexaua assentar a la mesa con los caualleros que eran preçiados en armas, et que lo assentara consigo más por lo afrontar que por le fazer onrra, ca otros caualleros mejor que él eran ý et non les fazía aquella onrra. Et estonçe puso en su coraçón 68v°b de fazer mejor que non fiziera fasta allí.

124. Cuenta la estoria que otro día tornósse el Çid e los suyos e Martín Peláez

  • 482 G : « firió ».

421Cuenta la estoria que otro día tornósse el Çid e los suyos e Martín Peláez, et fuéronsse para Valençia. Et los moros ssalieron al torneo muy denodadamente. Et Martín Peláez fue en los primeros e firió muy rrezio en los moros, et derribó482 e mató luego commo buen cauallero, et perdió luego allý todo el mal miedo que avía. Et fue aquel día vno de los mejores caualleros que aý ovo en quanto duró el torneo, et nunca quedó matando e firiendo e derribando en los moros, fasta que los metieron por las puertas de la villa, en manera que sse marauillauan los moros d’él et dezían que dó de viniera aquel diablo, ca nunca allý lo vieran.

  • 483 G : « asegurado ».

422Et el Çid estaua en lugar que lo veýa muy bien quanto fazía, et metía ý muy bien mientes, et avía ende muy grant plazer porque tan bien avía perdido el grant miedo que ssolía auer. Et pues que los moros fueron ençerrados, tornóse el Çid e todos los suyos para la posada. Et Martín Peláez muy manso e mui asosegado483, e fuese para su posada en guissa de muy buen cauallero.

  • 484 G : « lauó las manos ».

423Et desque fue ora de comer, el Çid atendió a Martín Peláez, et desque llegó, lauáronsse las manos484, et el Çid tomólo por la mano e díxole:

  • 485 G : « estos otros caualleros buenos ».

—Mi amigo, non sodes vós tal que merescades ser 69r°a comigo de aquí adelante, mas asentadvos con don Áluar Fáñez e con estos otros caualleros485, ca los vuestros fechos buenos que oy fezistes vos ffazen ser conpañero d’ellos.

  • 486 Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

424Et de allý adelante fue metido en la conpañía de los buenos486.

125. Cuenta la estoria que desde aquel día

  • 487 Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

425Cuenta la estoria que desde aquel día adelante, fue aquel cauallero Martín Peláez muy bueno e muy esforçado e muy preçiado e muy mesurado en todos los lugares que sse açertó en fecho de armas. Et visco siempre con el Çid et siruiólo muy bien e verdaderamente487.

126. Cuenta la estoria que pues el Çid ganó la çibdat de Valençia

  • 488 G : « arrancaron ».
  • 489 G : « quien a buen árbol se arrima buena sombra le cobija, e quien a buen señor sirue buen galardón (...)
  • 490 G : add. « e el bien de cauallería commo faze el buen criador al cauallo ».

426Cuenta la estoria que pues el Çid ganó la çibdat de Valençia, que el día que vençieron et mataron488 al rey de Seuilla, que fue ý este Martín Peláez tan bueno que, sacado el cuerpo del Çid, non ouo ý tan buen cauallero nin que atanto affán leuase en fecho de armas, tan bien en la fazienda commo en el alcançe. Et tan grant mortandat fizo en los moros aquel día que quando tornaron de la fazienda, todas las mangas de la loriga traýa tyntas de sangre bien fasta los cobdos. Et por quanto él aquel día fizo, fue el ssu fecho escripto en esta estoria, por que nunca el ssu nonbre muera. Et quando el Çid lo vio venir en aquella manera, fízole grant onrra qual nunca fizo a cauallero que oviesse fasta 69r°b aquel día. Et desde aquel día adelante metióle en sus fechos e en sus poridades, et fue muncho su priuado. Et en este cauallero Martín Peláez sse cunplió el enxenplo que dizen que «quien a buen árbol sse allega, buena sonbra le cubre et buen gualardón alcança489», ca por el seruiçio que él fizo al Çid llegó a buen estado, onde fablan d’él commo vos ya deximos, ca el Çid lo sopo fazer buen cauallero490.

427Mas agora dexa la estoria de fablar en esto e torna a la pleytessía del alfaquí e de Abén Xarf que mouieron al Çid.

127. Cuenta la estoria que el alfaquí que enbió sus mensajeros

  • 491 G : « Audalla Hazis ».
  • 492  G : « e fablase con ellos lo que el Çid mandaua ».
  • 493 G : om. [Et él entraua a la villa e fablaua con ellos lo que el Çid mandaua]. « e que sopiese qué e (...)

428Cuenta la estoria que el alfaquí que enbió sus mensajeros a vn almoxarife del Çid que avía nonbre Audalla491, et era omne bueno e amáualo el Çid porque lo servía bien e nunca se partía d’él desque su merçed ouiera. Et desque Audalla Haçiz sopo cómmo querían pleytesía con el Çid, fabló con el Çid en ello muy desengañadamente. Et el Çid mandóle que entrase en la villa e que fablase con ellos492, et que sopiesse qué era lo que querían. Et él entraua a la villa e fablaua con ellos lo que el Çid mandaua, et otrosí dezía al Çid lo que le dezían los de la villa493 fasta que le traxo pleytesía entre ellos, assí commo vos diremos agora.

  • 494 G : « e que fuese veedor de las rentas de la villa vn moço que dezían don Muça ».
  • 495 G : « Yahia ».

429Abén Xarf enbió tres omnes buenos con el almoxarife por confirmar la pleytesía que traýan, que era tal que enbiasen los de Valençia mandado al rey de Çaragoça e a Aly Ben 69v°a Axa, que era adelantado de los alárabes et señor de Murçia, que les viniese acorro fasta quinze días, et si los non acorriesen en este plazo, que diessen la villa al Çid, por tal pleyto que fincase Abén Xarf poderoso en la villa, assý commo era deantes, et seguro de su cuerpo e de su aver e de su muger et de sus fijos, et que fuesse veedor de todas las rentas de la villa él et el almoxarife del Çid, et que fuese alguazil de la villa vn moro que dezían don Muça494, que recabdaua lo del Çid en tienpo del rey Ochián495 —et después que fue muerto el rrey su señor, nunca se quitó del Çid, et fízolo el Çid alcayde de vn castillo e fallólo siempre leal e a su seruiçio, et por esto fyaua sienpre el Çid d’él— et que fuese alguazil e que touiesse las llaues de la villa con gente de christianos, et el Çid que morasse en Juballa e que non les mudasse sus fueros nin sus costunbres nin la moneda.

128. Cuenta la estoria que firmaron esta pleitesía

  • 496 G : « a ganar ».
  • 497 G : « saluo lo de su despensa ».

430Cuenta la estoria que firmaron esta pleitesía segunt que la avedes oýdo. Et luego otro día enbiaron çinco omnes buenos por mensajeros al rey de Çaragoça, et otros tantos a Murçia. Et estos mensajeros non avían de leuar ninguno d’ellos más de çinquenta maravedís para ssu despensa, et que fuessen por mar fasta Denia en naue de christianos, et dende allá que fuessen por tierra. Et desque entraron los mensajeros con su conpaña en la naue, et el Çid llegó a la ribera e mandó escodriñar los mensajeros para ver sy leuauan 69v°b más de quanto era la postura. Et fallaron que leuauan grant auer en oro e en plata e en aljófar et en piedras preçiossas, de lo suyo e de otros que lo enbiauan a Murçia a guardar496. Et el Çid mandólo tomar todo saluo la su despensa497, segunt que era puesto.

  • 498 G : « e vn cauallo de su fijo ».
  • 499 G : « et otro cauallero moro vendió su cauallo ».

431Et en este día pujó la vianda muncho más que non era antes. Et en toda la villa non avía más de vna mula de Abén Xarf et vn cauallo de vn moro498, que vendió499 a los carnizeros por trezientas e ochenta doblas de oro et que.l’ diessen diez libras de carne d’él. Et valía la libra pequeña diez maravedís al comienço et después a doze, et valió la cabeça diez doblas de oro.

129. E los moros de Valençia ýuansse conortando

  • 500 G : « por que los non lidiasen nin lidiauan ».

432E los moros de Valençia ýuansse conortando yaquanto, porque cuydauan auer acorro porque los lydiauan500, pero las guardas et las rondas estauan así commo antes. Et atendían el día e el plazo assý commo el que cuydaua salyr de la prissyón. Et por esta razón sacauan la vianda que tenían ascondida et fue arrahezado yaquanto. Et fueron pasando assý fasta que fue el plazo venido.

433Et los mandaderos non tornaron. Et Abén Xarf dixo que atendiessen tres días más, et los otros dixieron que non querían, ca non lo podían sofrir. Et el Çid enbióles dezir que le diessen la villa, segunt que lo avían puesto, et ssy non, que juraua a Dios que ssy vna hora passase del plazo, que non les ternía la postura que con 70r°a ellos auía, et demás que mataría los rehenes. E enpero con todo esto passó vn día de más del plazo. Et salieron al Çid e rogáronle que tomasse la villa, mas el Çid, muy sañudo, dixo que non les era tenudo de les tener aquella pleytesía pues que pasara el plazo. Et ellos metiéronsse en sus manos, que fiziese commo touiesse por bien.

130. Cuenta la estoria que estonçe, que quando los moros se metieron en su poder

434Cuenta la estoria que estonçe, que quando los moros se metieron en su poder, que le mouió piadat et ovo duelo d’ellos, et mandó que otro día saliessen a firmar su pleyto en cómmo le otorgassen la çibdad. Et ellos touiérongelo en merçed. Et otro día salió Abén Xarf e otros omnes buenos et firmaron su pleito con otorgamiento de amas las partes de los mayorales.

  • 501 G : « asý ».

435Et abrieron las puertas a la hora del mediodía et ayuntósse toda la gente de la villa, que ssemejaua que salían de las fuesas, assý commo dizen del pregón que será el día del Juyzio, quando saldrán los muertos de las fuessas et vernán ante la magestad de Dios, aquel día501 salían todos demudados. Et esto fue jueues, potrimero día de junio, después de la fiesta de Sant Johan, que los moros dizen Alanzara.

436Et quando abrieron la puerta, estauan de dentro grant conpaña çerca de Abén Xarf. Et los christianos, assý commo yuan entrando, subiénse a los muros e a las torres. Et Abén 70r°b Xarf dixo que [para qué] sobían allá tantos, ca non era en la postura. Mas non lo querían dexar por esso, antes se apoderaron de todo mal su grado. Et vinieron los moros del Alcudia a vender sus viandas. Et los que las non podían conprar comían de las yeruas del canpo, et teníanse por ricos porque salían quando querían e entrauan syn miedo. Et los moros sesudos estauan aperçebidos e temíanse de lo que les avino después. Pero fueron arrahezando las viandas, et fueron cobrando los que se guardauan de se fartar, et los otros murieron todos, de guissa que era grande la mortandad en ellos, que todos los canpos eran fenchidos de fuesas.

131. Cuenta la estoria que después que los christianos se apoderaron en la villa

437Cuenta la estoria que después que los christianos se apoderaron en la villa, otro día entró el Çid dentro con muy grant conpaña, et subió en la más alta torre del muro e miró toda la villa. Et vinieron todos los moros a él e besáronle las manos diziéndole que fuesse bienvenido. Et el Çid onrráualos muncho. E mandó estonçes çerrar las finiestras de las torres que eran contra la villa de dentro, por que los christianos non viessen lo que los moros fazían en sus casas. Et los moros gradesçiérongelo muncho. Et mandó e rogó a los christianos que guardasen los moros et les fiziesen muncha onrra 70v°a, et quando passasen çerca d’ellos, que los saluasen et les diessen carrera. Et los moros gradesçieron muncho al Çid la onrra que los christianos les fazían, diziendo que nunca tan buen omne vieran nin tan onrrador, et que tan mandada gente traxiesse.

132. Cuenta la estoria que Abén Xarf

438Cuenta la estoria que Abén Xarf, con cuyta de auer el amor del Çid e veniéndole emiente de la saña que d’él tomara quando lo ssaliera a uer, que non le leuara ningunt seruiçio assý commo lo avemos contado, et tomó muy grant auer que avía tomado a los que vendieron el pan caro en la çerca de Valençia, et leuólo al Çid en presente. Et entre aquéllos que lo vendieron avía ý omnes mayorales, e tomóles lo que avían. Et sópolo muy bien el Çid et non quisso su pressente.

439Et mandó pregonar por toda la villa et por todo el término que sse juntassen los omnes honrrados e los castelleros en la huerta de la Villanueua, do moraua estonçe el Çid. Et quando fueron allegados, salyó el Çid a ellos a vn lugar do estauan ssus estrados muy bien puestos, et assentósse el Çid et fizo asentar a todos muy bien e onrradamente. Et dessý començó ssu razón, diziéndoles munchos enxenplos buenos e razones muy bien puestas, fasta que les vino a dezir:

  • 502 G : « labrada o senbrada ».
  • 503  G : « pague la costa de la lauor e dégela desenbargadamente e fynque con su heredat ».
  • 504 G : « veer ».

—Yo ssó omne que nunca oue reyno nin ssó de lynajes de reyes, pero del día que esta villa vi, siempre me pagué d’ella et cudiçié d’ella ser sseñor. Et rogué a Nuestro Se-70v°b ñor Dios que me la diesse. Et vet agora quál es el ssu poder, que el día que yo posé sobre Juballa non tenía más de quatro panes, et fízome Dios merçed que gané a Valençia; pues si yo derecho fiziere en ella e justiçia, dexármela ha Dios lograr, et si yo non fiziere derecho en ella, tollérmela ha muy çedo. Et por ende mando a cada vnos de vós que vayades a vuestras heredades, segunt que las solíades aver, et el que la fallare librada, éntrela luego syn otro detenimiento, e el que la fallare sembrada502, pague la costa de la lauor e de la simiente e finque con su heredat503. Et otrosí mando a los que an de recabdar los derechos por mí que vos non fagan agora agrauio ninguno nin vos tomen más del diezmo, e así commo lo manda la costunbre de los moros e lo avedes por vsso. Et yo he puesto en mi coraçón de oýr vuestras querellas dos días en la semana, el lunes e el jueues; et si pleitos apresurados acaesçién, venit quando quissiéredes e yo vos los libraré, ca yo non me aparto con mugeres nin a yantar nin a beuer commo han de costunbres vuestros señores, que los non podedes aver504 quando queredes, mas yo por mí lo quiero ver. Et guardarvos he commo amigo a amigo, et yo seré alcalde e alguazil, et quando alguna querella viniere, yo la faré emendar.

  • 505 Dans le manuscrit G, changement de chapitre.

440Et desque esta razón ouo acabada, respondieron todos que lo mantouiese Dios al su 71r°a seruiçio por luengos tienpos e buenos. Et leuantáronse quatro de los más onrrados e besáronle las manos. Et el Çid mandóles asentar505. Desý començó el Çid de cabo su rrazón en esta manera:

  • 506 P : « sobra ».

—Fiziéronme entender que Abén Xarf, que ha fechos munchos males e munchos tuertos a algunos de vós, et que vos tomó los averes para enpresentar a mí, et que vos los tomó porque vendistes las viandas caras en la çerca. Mas yo non quisse tal presente porque entendí que vos fiziera tuerto, et yo me lo tomaría, seyendo vós míos, que non mandaría a él que lo tomase nin a otro ninguno, et lo que yo non faré cosa tan desaguisada de tomar lo suyo a ninguno syn derecha razón. Et los que algo ganaron e vendieron bien lo suyo, muncho me plaze que sse presten d’ello, et a quantos lo tomó Abén Xarf, mando que ge lo torne luego sin otro alongamiento ninguno. Et quiero que fagades pleito et omenaje de lo que vos dixier: que me lo non fallescades nin vos tiredes afuera, mas que obedescades mi mandado en todo, ca mi voluntad es de vos amar et de tornar ssobre vós, ca me pessa de quanta lazería e de quanto mal leuastes conprando el cafiz de trigo a mill maravedís de plata. Mas fío en Dios que le yo tornaré a vn maravedí. Et punad en labrar e en criar seguros, ca yo tengo castigadas mis gentes que vos non fagan pessar ninguno nin entren en la villa a conprar nin a vender, 71r°b et que moren en la Alcudia. Et esto mando fazer por vos non fazer enojo, e mando que non metan ningunt catiuo en la villa, et ssi lo ý metieren, mando que lo tomedes ssyn caloña ninguna, et ssy alguno vos lo amparare, matadlo syn miedo ninguno. Et yo mesmo non quiero entrar en vuestra villa nin quiero ý morar, mas quiero fazer sobre506 la puente de Alcántara vn lugar en que vaya a folgar a las vezes.

441Et después que todo esto ovo dicho, mandóles yr ssu vía, et los moros partiéronsse d’él por muy pagados. Et marauilláronsse de quanto les prometiera, et seguraron sus coraçones et perdieron el miedo que avían, et cuydaron aver cobro del mal que ovieron, ca bien tenían que por verdad era quanta promessa les fiziera el Çid. Mas él dezía esto por los segurar et por les fazer venir a lo que él quisso, assý commo sse lo fizo.

442Et desque esto fizo, mandó al ssu almoxarife que pussiesse omnes en los offiçios que rrecabdassen las rrentas de la villa. Et fizo ssu mandado. Et desque el Çid ovo enderesçado todo lo suyo commo él quería, los moros quisieron yr a sus heredades, commo el Çid les avía dicho, mas ovieron ende el contrario, ca de quantas heredades los christianos tenían labradas, non les quissieron dar ninguna cossa, commoquier que les dexauan las que non eran labradas, ca dezían que el Çid que ge las diera por esse año en cuenta de ssus soldadas. Et los moros 71v°a veyendo esto, atendieron fasta el jueues que el Çid avía de salir a oýr los pleitos, assý commo dixiera.

133. Cuenta la estoria que quando fue el jueues

  • 507 G : add. « e esto era con maestría. E quando fue el lunes ».

443Cuenta la estoria que quando fue el jueues, fueron todos los omnes onrrados para la huerta, mas el Çid enbióles dezir que non podía salyr a ellos esse día, por otros pleitos que tenía de lybrar, et que les mandaua que sse fuessen ende et que viniesen ý el lunes507.

444Juntáronsse commo de cabo en la huerta. Dessý salió el Çid a ellos et assentósse en ssu estrado, e los moros fiziéronle su querella. Et desque el Çid ovo oýdo sus querellas, començóles de dezir vnos ensiemplos e vnas razones que non eran semejantes a las que les dixiera el día primero, ca les dixo:

—Demándovos consejo, si es bien que finque yo sin mis omnes, ca ssy yo sin ellos fincasse, sería tal commo el que ha el braço diestro e non ha el sinistro, o commo la aue que non ha alas, o commo el lidiador que non tiene lança nin espada. Pues la primera cossa que yo he de ordenar es en fecho de mi gente et fazer commo biuan rricos e onrrados, en guissa que me puedan seruir e guardar la mi onrra, ca pues Dios me quisso dar la çibdat de Valençia, non quiero que aya ý otro sseñor synon yo. Et por ende vos digo e vos mando que si avedes estar bien comigo en guissa que vos faga siempre merçed, guissad cómmo metades en mi 71v°b poder el traydor de Abén Xarf, que sabedes cómmo mató a vuestro señor el rey e suyo, et quanto mal e quanta lazería vos ffizo leuar en esta çerca; pues non es guissado que ningunt traydor que mate ssu señor biua entre vós, ca la ssu trayçión confondería la vuestra lealtad. Et guissat cómmo se cunpla mi mandado.

445Et quando esto vieron los omnes onrrados, fueron espantados, pero que ssabían que dezía verdad quanto en la muerte del rey, mas pesáuales porque les ssalía de la promessa que les fiziera ante. Et respondiéronle que sse fablarían en ello e que le tornarían respuesta. Et estonçe apartáronsse çinco de los mayores e más onrrados et llamaron a la fabla a Abén Audalla Haziz, et dixiéronle:

—Pedímoste por merçed que nos consejes del mejor e más leal consejo que en ty oviere, ca pues de nuestra ley eres, déueslo fazer. Et la rrazón que te pedimos de merçed es esto: que el Çid nos prometió la otra vez munchas cossas et vemos agora que nos mueue otras rrazones nueuas, de que nos toma grant estrañeza. Et porque tú sabes más sus costunbres, que nos fagas entender su voluntad, ca avnque nós queramos ál fazer, non estamos en tienpo sinon lo que él mandare.

446Et quando esto oyó el almoxarife, dixo:

  • 508 G : « cunpla ».
  • 509 G : « vos ».

—Omnes buenos, esto rrafez es de entender, ca bien sabemos todos la grant trayçión que Abén Xarf fizo contra nós todos en matar a nuestro 72r°a señor el rey, que commoquier que avíamos estonçe premia de los christianos, non era tan grande nin sofríamos tanta cuyta nin tanto mal commo después que él le mató a nuestro señor el rey. Mas, pues Dios lo ha llegado a este tienpo que lo él lazre, guisat de todo en todo cómmo le metades en poder del Çid, ca yo sé que le faredes en ello grant plazer, et non vos catedes nin vos reçeledes de ál, ca commoquier que el Çid ha en alguna cossa culpa508 su voluntat, mejor es de tener a él por señor que non al traydor que tanto mal nos509 fizo sofrir; ca las cosas d’este mundo aýna se passan, et el coraçón me dize que aýna salyremos d’esta premia de los christianos, ca el Çid es ya ençima de sus días, et después de su muerte los que fincaremos biuos seremos señores de nuestra çibdad.

447Quando esto oyeron los omnes buenos, gradesçiérongelo muncho e touiéronse por bien aconsejados, et dixieron que lo farían muy de grado. E desí partiéronse de la fabla et dixieron al Çid que cunplirían su mandado.

134. Cuenta la estoria que desque los omnes buenos se partieron del Çid

448Cuenta la estoria que desque los omnes buenos se partieron del Çid, entraron a la çibdat e tomaron muncha gente armada, e fueron onde moraua Abén Xarf, et conbatieron las casas e quebrantaron las puertas, e entraron dentro por fuerça et prendieron a Abén Xarf e a ssu 72r°b fijo e a toda su conpaña, et leuáronlos todos ante el Çid. Et el Çid mandóle meter en grandes prissiones a Abén Xarf e a todos los que eran de su consejo en la muerte del rey Yahaya Alcaydir, nieto del rrey Alymaymón. Et desque esto fue acabado, dixo el Çid a los omnes buenos:

  • 510 G : « todas las fortalezas ».

—Pues vós conplistes mi mandado, tengo por bien de vos fazer merçed en lo que viéredes que es cossa aguissada que vos cunpliré. Et vós dezit qué es lo que queredes e yo faré ý lo que entendiere que es de fazer, pero en tal manera que la mi morada sea dentro en la villa de Valençia, en el alcáçar, et que los mis omnes christianos tengan la fortaleza510 de la çibdat.

449Et los moros, quando esto oyeron, ovieron muy grant pesar pero encubriéronlo, e dixiéronle al Çid:

—Señor, sea commo touieres por bien, et vos lo otorgamos.

450E estonçe dixo el Çid que los mantendría en todos los vssos e costunbres de su ley, et que en esto demandasen lo que touiesen por bien; et quanto en el señorío, que él quería ser señor de todo en todo, et ellos que labrassen e criassen e que le diesen su diezmo, ca non quería ál d’ellos.

  • 511 G : add. « e en sus vsos ».
  • 512 G : « estorçían ».
  • 513 G : « poblar ».

451Et quando esto oyeron los moros, plógoles muncho, ca pues fincauan en su villa e en sus casas e en sus heredades511, et les fincauan sus mezquitas, tenién que non estarían512 mal. Et estonçe dixieron al Çid que fyncasse por su alguazil aquél que él pusiera primero et que les diese por alcalde a vn alfaquí que dezían Hayataxi, et él que pusiese aquéllos de ssu 72v°a mano que quisiese que le ayudasen a juzgar513 el pueblo de los moros, et así fincaría él sin enojo de oýrlos de cada día sinon quando acaesçiesen grandes pleitos. Et el Çid otorgógelo todo. Et ellos besáronle las manos e tornáronse para la villa.

135. Dize la estoria que fasta aquel día que ordenó de entrar a la villa a morar

452Dize la estoria que fasta aquel día que ordenó de entrar a la villa a morar, que la touo çercada nueue meses, et a cabo d’este tienpo fue apoderado d’ella muy conplidamente, et estando en pleitesía con los moros vn mes en assegurarlos, así sse cunplieron diez meses. Et cunpliéronse postrimero día de junio, en la era de mill e çiento e veynte e çinco años, quando andaua el año de la encarnaçión de Nuestro Señor Jhesu Christo en mill e ochenta e siete años.

  • 514 G : « muncho ordenadamente ».
  • 515 G : add. « por onrra ».

453Et desque el Çid ouo acabadas todas sus pleitesías con los moros, en este tienpo que vos deximos, entró en la çibdad de Valençia su seña tendida et todos con él sus armas enfiestas muncho onrradamente514, faziendo munchas alegrías. Et desçendió en el alcáçar, et mandó dar buenas posadas a todas sus conpañas derredor d’él, et mandó poner la ssu seña ençima de la más alta torre515. Et dessí, d’este día adelante fue él apoderado de los castillos e fortalezas que eran en el señorío de Valençia, et fincó asosegado con lo que Dios le dio, et con muy grant alegría él et todas sus gentes. 72v°b

136. Cuenta la estoria que mandó el Çid leuar <a> Abén Xarf a Juballa

454Cuenta la estoria que mandó el Çid leuar <a> Abén Xarf a Juballa, et diéronle grandes penas fasta que llegó a punto de muerte. Et touiéronlo allá dos días, et tornáronlo a Valençia a la huerta del Çid. Et allý escriuió vna carta con su mano de todo quanto avía; et allý dio escriptos los sartales e las sortijas que vos contó la estoria que tomó al rey ssu señor quando.l’ matara, et otrossí escriuió las presseas de casa e lo que le deuían, et non escriuió el aver monedado que avía en oro e en plata. Et leyeron esta carta ant’el Çid. Et estonçe mandó llamar de los moros más onrrados vna pieça et fizo traer ante sí <a> Abén Xarf, si avía más de aquello que le daua en el escripto. Et él dixo que non, e fizo en jura ante todos. Estonçe el Çid fizo catar muncho ascondidamente en todas las cassas de los amigos de Abén Xarf, jurando que ssy alguna cossa negassen que suya fuesse et después lo supiesse, que los mandaría matar por ello, et demás que les tomaría quanto oviessen. Et ellos, quando esto oyeron, lo vno con miedo e lo ál por estar bien con el Çid, traýan cada vno ant’él grant auer diziendo:

—Sseñor, esto nos dio en guarda que ssi escapasse de muerte, que lo partiría connusco.

455Et mandó catar e cauar en las cassas de Abén Xarf, et fallaron muy grant aver en oro e en plata e en aljófar e 73r°a en piedras preçiosas. Et todo esto descubrió vn su sieruo.

456Et quando el Çid lo vio todo ante ssý, plógole muncho, et mandó llamar los moros ante quien él jurara al alcáçar. Et asentósse en ssu estrado muy noblemente, et en derredor d’él christianos e moros, et mandó traer <a> Abén Xarf et todos los otros pressos con él. Et mandó al alfaquí que él fiziera alcalde que juzgase qué muerte meresçía, segunt ssu ley, quien matara ssu señor, et demás que era perjuro porque jurara que non avía más de lo que diera por escripto. Et el alcalde et los moros onrrados juzgaron que lo apedreassen, e dixieron:

—Esto fallamos de ley, mas vós fazet commo touiéredes por bien. Et pedímosvos merçed por ssu fijo, que es niño de pocos días, que lo mandedes soltar, que non ha culpa en lo que fizo el padre.

457Estonçe dixo el Çid que por amor d’ellos, que lo perdonaua, mas que sse fuesse luego de la çibdad, que non quería que ý morasse fijo de traydor. Et mandó que apedreasen <a> Abén Xarf et a todos los que fueron en el consejo de matar al rrey, «así commo vosotros lo juzgastes». Et estonçes leuantáronsse los más onrrados moros e besáronle los pies al Çid, por la merçed que fazía al fijo de Abén Xarf. Et leuaron apedrear <a> Abén Xarf et a otros treynta e dos moros con él. Et mandó a los omnes buenos que viniessen otro día an-73r°b t’él, que quería ordenar cómmo fuesse su vida entr’ellos.

137. Cuenta la estoria que essa noche fabló el Çid con don Áluar Ffáñez

458Cuenta la estoria que essa noche fabló el Çid con don Áluar Ffáñez, ssu primo, et con Pero Bermúdez, e con todos los que eran de ssu consejo, et ordenaron cómmo fuesse su vida entre ellos e los moros. Et otro día fueron juntados los moros onrrados en el alcáçar, commo les fuera mandado. Et el Çid assentóse en vn estrado et derredor d’él todos los omnes onrrados, et començó su rrazón en esta guissa:

  • 516 G : « alfaquís ».

—Omnes buenos del aljama de Valençia, vós sabedes quánta ayuda e quánto deffendimiento yo fiz a vuestro sseñor el rrey Yahaya e a vós fasta su muerte; et ove grant pessar d’él, e pugné en lo vengar, assý commo vós sabedes. Et leué grant lazería e grant affán en ganar a Valençia, et pues Dios touo por bien que yo sea señor d’ella, quiérola para mí et para los que me la ayudaron a ganar, saluo el señorío del rrey don Alfonso de Castilla, mi señor, a quien mantenga Dios por munchos tienpos e buenos al ssu seruiçio. Pues vós todos en mi poder sodes para fazer todo lo que yo quisiere de vós, en los cuerpos e en los averes et en las mugeres et en los fijos, mas yo non quiero assí, et tengo por bien que los omnes onrrados de vós que moredes en la villa en vuestras casas con todas vuestras conpañas, et que ayades todas vuestras heredades 73v°a, et ninguno de vós non tenga más de vna bestia mular, et que non vsedes de armas nin las tengades synon quando yo lo mandare; et toda la otra gente, que salga de la villa a morar al arrabal del Alcudia, do yo solía estar; et que ayades dos mezquitas, vna en el arrabal e otra en la villa, et que ayades alfaquí516 e que husedes de vuestra ley; et que ayades vuestros alcaldes e vuestro alguazil, así commo los he puestos; et que ayades vuestras heredades e que me dedes en señorío el diezmo de los frutos; et la justiçia que ssea mía et yo que mande labrar moneda qual me yo quisiere; et los que quisiéredes fincar comigo en este sseñorío, fincat comigo, et los otros, yd a Dios en buenaventura con los cuerpos tan solamente, et yo vos mandaré poner en saluo.

  • 517 G : « Muncho fue grande el gozo e el alegría que el Çid e los suyos ouieron aquel día ».

459Et quando esto oyeron los moros de Valençia, fueron muy tristes, mas en tienpo estauan que non podían ál fazer sinon lo que el Çid mandaua. E luego a la hora començaron a salir de la çibdat con ssus mugeres e con sus fijos, que non fincó sinon los que el Çid mandó que fincassen en la villa. Et así commo los moros yuan saliendo, asý yuan los christianos entrando que morauan enantes en el Alcudia. Et diz la estoria que tanta gente salió que dos días duró, que non fazían ál sinon salir, syn la que fincaua por mandado del Çid. Et los suyos fazían aquel 73v°b día muy grant gozo e alegría517. Et de allý adelante fue llamado el Çid sseñor de Valençia.

138. Cuenta la estoria que después que ffue sabido por todas las tierras cómmo el Çid Ruy Díaz avía ganado la muy noble çibdat de Valençia

460Cuenta la estoria que después que ffue sabido por todas las tierras cómmo el Çid Ruy Díaz avía ganado la muy noble çibdat de Valençia, diz que lo sopo Aly Abén Axa, adelantado de los alárabes, et enbió ý vn su yerno que era rey de Seuilla, et que çercasse al Çid en Valençia. Et diole treynta mill omnes de armas, et este rey vínose a muy grant priessa para Valençia et çercó ý al Çid.

  • 518 G : « con ellos ».
  • 519 G : add. « e fue de guisa que de quantos ý vinieron, non escaparon ende dos mill moros ».

461Et estonçe el Çid guissóse con todas sus gentes e salió a lidiar con él. Et segunt cuenta la estoria, fue la batalla çerca de Valençia, apar de la huerta que llaman Villanueua; et fue muy ferida, pero al cabo vençió el de la buenaventura. Et fue en alcançe en pos ellos518 fasta en Xátiua, et yendo en el alcançe matando e firiendo, dizen que murieron en el río de Xátiua bien quinze mill moros519. Et fue ende el rrey fuyendo con tres golpes muy grandes. Et en este alcançe fue ý muy bueno Martín Peláez el asturiano, así que non ovo ý tal cauallero que tan bueno fuesse en armas nin que tanto leuase ende de prez.

462Et tanto que el alcançe fue acabado, tornóse el Çid e ssu conpaña 74r°a al canpo do fuera la batalla et mandó coger el despojo e las tiendas de los moros. Et tan grande fue el algo que dende ovieron que copo a los omnes de pie diez mill marcos de plata. Et tornóse el Çid para Valençia muncho onrradamente et fue muy bien reçebido en la villa.

139. Cuenta la estoria que essa noche ovo el Çid su acuerdo con don Áluar Fáñez

463Cuenta la estoria que essa noche ovo el Çid su acuerdo con don Áluar Fáñez et con los otros omnes onrrados de su poridat en que él más fiaua para ordenar su fazienda, por razón que se temía que se le yría muncha gente, porque estauan ricos e se tornarían para sus tierras.

  • 520 G : « e por seer ende ».

464Et acordaron de mandar pregonar por toda la çibdat que ninguno non fuese osado de se yr sin mandado del Çid, ca el que de otra guyssa se fuesse perdería quanto leuase, et demás que.l’ mandaría matar por ello. Et por ser omne520 más çierto, mandó poner en nómina quánta gente ý tenía, tan bien de cauallo commo de pie, et mandó a Pero Bermúdez e a Martín Antolínez fazer esta nómina. Et fallaron que avía ý mill e quinientos caualleros de linaje, et de otra gente de cauallo quinientos e çinquenta, et de otros omnes de pie de armas bien çinco mill e quinientos, et éstos syn rapaçes e sin otra gente.

  • 521 G : «  e que ordenasen ende iglesias ».

465Et el Çid estando 74r°b ordenando esto, llegó a Valençia el obispo don Jerónimo, que sse avía ende ydo con miedo de los alárabes, así commo la estoria lo ha contado. Et quando lo sopo el Çid, plogóle muncho de coraçón, et caualgó luego e fuelo ver a su posada, e ouo con él grant plazer porque vino aconpañado de munchos clérigos e buenos e onrrados. Et ovieron su acuerdo que el obispo con su clerezía restaurasen las mezquitas que eran en Valençia, et que ordenase ende clérigos e iglesias521 onde sacrificasen el cuerpo de Dios. Et dio luego rentas çiertas para la mesa del obispo et para sus canónigos. Et establesçieron nueue collaçiones, e a la mayor pusieron nonbre Sant Peydro, e a la otra Santa María de las Virtudes, porque era çerca del alcáçar onde yua el Çid a oýr las horas más a menudo. Et d’esta manera ordenó el Çid su çibdat, que la fizo obispado por onrra de la santa ffe cathólica.

140. Cuenta la estoria que después que el Çid ouo vençido la batalla

  • 522 G : add. « pedilde merçet por mí ».

466Cuenta la estoria que después que el Çid ouo vençido la batalla del rrey de Seuilla et la çibdat fecha obispado, que segunt que vos avemos contado, vénole emiente de su muger doña Ximena e de sus fijas doña Eluira e doña Sol, que él dexara en Sant Peydro de Cardeña. Et touo por bien 74v°a de enbiar por ellas. Et mandó llamar a don Áluar Fáñez et a Martín Antolíñez de Burgos e fabló con ellos, et rogóles que, pues Dios les avía tanto bien fecho en todas las cossas que començara, «et nos quisso dar heredad en que biuamos, quiérovos rogar que vayades a Castilla, al rey don Alfonso mi sseñor, et quiero que le leuedes pressente del bien que nos Dios fizo; et este presente ssea de dozientos cauallos enfrenados e ensellados. Et besadle las manos por mí, et522 que me enbíe a mi muger doña Ximena e a mis fijas, et dezitle el bien e la merçed que Dios me fizo, e cómmo ssó a su seruiçio en Valençia con ella e con quanto yo he. Et otrosí vos ruego que leuedes mill marcos de plata al monesterio de Sant Peydro de Cardeña et datlos al abad don Sancho, et mandatles dar treynta marcos de oro para doña Ximena, mi muger, para con que sse guisse para venir». Et mandóle dar trezientos marcos de oro e trezientos de plata para quitar las arcas de arena que enpeñara en Burgos a Rrachel e a Vidas, «et dezildes que me perdonen el engaño del arena, que con cuyta lo fiz, et vós, Martín Antolínez, fuestes ayudador, pero que sienpre sea loado Dios que me dexó quitar mi verdat, et daldes más por ganancia lo que quisieren. Et vós, don Áluar Fáñez, e vós, Martín Antolíñez, leuat conbusco toda 74v°b vuestra conpaña, por que más conpañados e más consejados seades, e vayades e vengades más onrrados con doña Ximena».

  • 523 G : om. [caualleros, assý eran todos dozientos e çinquenta caualleros de armas].
  • 524  G : om. [que oviessen menester].

467Et la conpaña era ésta: dozientos caualleros que eran de don Áluar Fáñez, et de Martín Antolínez çinquenta caualleros, assý eran todos dozientos e çinquenta caualleros de armas523. E mandóles dar rrecabdo para toda su despensa et para todas las cosas que oviessen menester muy conplidamente524.

141. Cuenta la estoria que mouieron de Valençia

  • 525 G : « salieron a él e deçendieron ».

468Cuenta la estoria que mouieron de Valençia don Áluar Fáñez et Martín Antolíñez, et andudieron por sus jornadas e llegaron al rey de Castilla a la çibdat de Palençia. Et quando llegaron, salía el rey de missa. Et vio los cauallos e la gente muy grande e preguntó que quién eran. Et dixiéronle commo era gente del Çid, et que venían a él con muy grant presente. Et don Áluar Fáñez e Martín Antolíñez desçendieron al rey525 e bessáronle las manos et encomendáronle el Çid, así commo lo él mandara. Et el rrey reçibiólos muy bien e preguntóles:

—¿Qué nueuas me traedes del Çid, mi vassallo e leal, el más onrrado nouel que nunca fue armado en Castilla?

469Et quando esto oyó don Áluar Fáñez, plógol’ muncho et díxol’:

—Señor rey don Alfonso, el Çid allá do está vos enbía bessar las ma-75r°a nos e encomendarse en la vuestra merçed, commo a sseñor natural a cuyo seruiçio es. Señor, después que de vós sse partió el Çid, vençió tres lydes canpales que ovo con moros e con christianos malos. Et ganó estos castillos: Xátiua, e Onda, e Çelfa, e Peña Cobdiella, e Moriella, e Juballa; et con éstos la noble çibdat de Valençia, para onrra de la ffe de Jhesu Christo et de vós, sseñor, et fízola obispado, e fizo ende obispo al onrrado don Jerónimo, vuestro capellán. Et de las ganançias que fizo, señor, enbíavos estos dozientos cauallos, et vós, sseñor, mandatlos tomar.

470Et quando esto oyó el rrey, fue muncho alegre, et marauillándose, alçó la mano e començó a santiguarsse, et dixo:

—Ssi me vala santo Ysidro, muncho me plaze de la buena andança del Çid.

  • 526 G : « ‘e resçibo el su don de buenamente’ ».
  • 527  G : « que les fiziese dar quanto ouiese menester ».

471Et rreçibió él bien su don de buenamente526. Estonçes don Áluar Fáñez e Martín Antolínez besaron las manos al rey, et él mandóles dar recaudo de todo, et dioles vn portero con su carta, que les diessen quanto oviesen menester527 mientra fuessen por sus reynos. Et Áluar Fáñez e Martín Antolíñez espidiéronsse del rrey et enderesçaron su camino, e fuéronsse para Burgos.

142. E desque llegaron a Burgos

472E desque llegaron a Burgos, enbiaron por Rrachel e por Vidas et demandáronles las 75r°b arcas, et diéronles trezientos marcos de oro e otros treçientos de plata, así commo el Çid mandó. Et rogáronles que perdonasen al Çid el engaño de las arcas, ca con grant cuyta fuera fecho. Et ellos dixieron que le diesse Dios muncha vida e muncha salud, et que le diesse poder por que ensalçasse en christianismo, ca ellos por pagados sse tenían d’él.

  • 528 G : « e non quedauan fablando en la mesura del Çid e en la su lealtad ».
  • 529 G : om. [e la vida].

473Et desque esto fue sabido por la çibdat de Burgos, el bien e la mesura que el Çid fiziera contra los mercaderos en les mandar quitar las arcas llenas de arena e de tierra e de piedras, touiéronlo por grant marauilla, e non quedauan fablando en el bien e en la mesura e en la lealtad528 del Çid, et bendiziéndolo et rrogando a Dios que le acreçentasse la onrra e la vida529 d’él e de los suyos.

474Et desque esto fue acabado, fuéronse para Sant Peydro de Cardeña, et con ellos el portero del rey que les fazía dar quanto avían menester. Et fueron muy bien reçebidos de doña Ximena e de sus fijas, et fue muy grande el alegría que con ellos ovieron, et tan grande avían el plazer que llorauan. Et desque ovieron assosegado de su grant alegría, doña Ximena preguntó:

—¿Cómmo va a mi sseñor el Çid?

475Et don Áluar Fáñez díxole:

  • 530  G : « díxole commo era en Valençia sano e alegre, e que ella e sus fijas agradesçiesen muncho a Di (...)

—Señora, en Valençia es sano e alegre. Et que vós et vuestras fijas gradezcades 75v°a a Dios muncho quanto bien e quanta merçed le Dios ha fecho530,

476«que avía ganado de moros pieça de castillos et la noble çibdat de Valençia, onde querían leuar a ella e a sus fijas, ca el Çid embiaua por ellas et bien cuydaua que desque las viesse, que toda ssu voluntad sería conplida».

  • 531 Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

477Et quando esto oyeron doña Ximena e sus fijas, fincaron los ynojos en tierra e alçaron las manos a Dios, et gradesçiéronle quanto bien e merçed fiziera al Çid et a ellas en le dar el sseñorío de Valençia531.

143. E en quanto guissauan la fazienda de doña Ximena

478E en quanto guissauan la fazienda de doña Ximena, don Áluar Fáñez enbió tres caualleros al Çid, en que le enbió contar cómmo los rresçibiera el rey don Alfonso muy bien et de quánta onrra e de quánta merçed le fiziera, et de cómmo recabdaran con él todo por quanto vinieran et más; otrossý que resçibiera muy bien su presente et que les mandara dar muy buenos preuillejos de todo quanto conquiriera e conquiriesse de aquí adelante, que lo oviese libre e quito, et todos quantos qui<si>essen yr a ssu seruiçio, que pudiessen yr sin miedo d’él, et cómmo le enbiaua a doña Ximena e a sus fijas muncho onrradamente, et cómmo yua ý el ssu portero que les fazía dar quanto oviessen menester, et que ssopiesse que muncho aýna serían 75v°b con él, ca non se detenían en ál sinon en aguisar a doña Ximena cómmo fuese onrradamente.

479Et después d’esto, guissóse don Áluar Fáñez a doña Ximena e a sus fijas de muy nobles paños e grant conpaña de donzellas en mulas gruesas. Et dio al abad don Sancho los mill marcos de plata que le mandara dar el Çid para el monesterio.

480Muy grande fue el roydo por toda la tierra de la onrra del Çid et de la suelta que el rrey daua a todos los que sse quissiessen yr para él. Et por esta rrazón vinieron a Sant Peydro bien ssetenta caualleros et grant gente de escuderos a pie. Et plogo muncho a don Áluar Fáñez con ellos, et prometióles de ganar graçia con el Çid e de les ayudar quanto pudiesse.

481Et desque todo esto fue lybrado, mouieron de Sant Pedro faziendo sus jornadas, et fueron a Medinacely, et todavía el portero del rrey con ellos que les fazía dar quanto era menester, asý commo el rey mandaua.

144. Cuenta la estoria que commo llegaron al Çid los tres caualleros

482Cuenta la estoria que commo llegaron al Çid los tres caualleros que don Áluar Fáñez enbiara, et contaron todo al Çid quanto don Áluar Fáñez mandara. Et con plazer que ovo, dixo así:

—Quien buenos mandaderos enbía, buenos mandados espera. Et bendito sea el nonbre de Dios porque plaze 76r°a al rey don Alfonso de mi bien.

  • 532 G : id.

483Et fizo llamar ante ssý a Pero Bermudes e a Martín Peláez el asturiano, et contóles las nueuas que le llegaron et de cómmo traýan a doña Ximena e a ssus fijas doña Vrraca (sic)532 e doña Sol. Et quando lo oyeron, ffueron muncho alegres. Et estonçe mandó que tomassen çient caualleros e que sse fuessen para Molyna, et que dixiessen a Abén Cañón, que era ssu vassallo, que fuesse con ellos e que leuase otros çient caualleros, e que sse fuesse para Medynacelym, et que atendiessen ý a don Áluar Fáñez et que viniesse con doña Ximena. Et ellos fiziéronlo assý.

484Et quando llegaron a Medinacelym, rreçibiólos muy bien Abén Cañón et fízoles muncha onrra. Et mouió con ellos e leuó dozientos caualleros, et assý llegaron a Medina. Et era ý don Áluar Fáñez, a que plogo muncho con ellos. Et luego otro día mouieron ende e passaron el río de Xalón et Arbuxello arriba, et enderesçaron ssu camino, e atrauessaron el camino, e trauessaron el canpo de Taraçona, et llegaron a Molyna, et fueron ý muy bien reçebidos, ca les mandó dar Abén Cañón tan abondadamente quanto les era menester que les non menguó ende ninguna cossa, et avn las ferraduras para las bestias.

  • 533 G : « muncho onrradamente ».
  • 534 G : « e con sus fijas e con todas sus conpañas ».
  • 535 G : « ellos ».
  • 536 G : « lidiar ».

485Et otro día mouieron de Molyna e el moro con ellos fasta tres 76r°b leguas de Valençia. Et salió el Çid a reçebirlos muncho apuestamente533. Et ovo muy grant alegría con doña Ximena e con sus fijas534. Et desçendieron de las bestias e dexáronsse caer a sus pies, tan bien la madre commo las fijas, et con el grant plazer non podían fablar. Et el Çid tomólas por las manos e leuantólas, e abraçólas a doña Ximena et besaua muncho a sus fijas; et avía grant plazer porque los veýa criadas. Et mientra que ellas535 estauan en esta grant alegría, el obispo don Jerónimo adelantósse a la çibdad et salió con muy grant proçessión a rrecebir aquellas gentes. Et doña Ximena traýa muy buenas reliquias et otras cossas sagradas que dio estonçe para onrrar la nueua iglesia de Valençia. Et en esta guissa entraron en la çibdat. Mas ¿quién vos podría contar las grandes alegrías que en aquel día fueron fechas, tan bien de moros commo de christianos, en el alcáçar, en bofordar et en matar536 toros?

  • 537 G : « Grant alegría fizo el Çid e onrra ».
  • 538 G : add. « e quanto seruiçio ».

486Et grant onrra fizo el Çid537 a Abén Cañón, el sseñor de Molyna, et gradesçióle muncho quanto bien e quanta onrra538 fiziera a doña Ximena. Et estonçe dixo Abén Cañón:

  • 539 G : « ¿cómmo non sería yo a las vuestras cosas bueno? »

—Señor, esto mi debdo es de fazer, ca desque fuy vuestro vassallo, fuy siempre amparado e deffendido de todos omnes que eran mis enemigos et ssó 76v°a mantenido en buen estado. Pues, ¿cómmo non seruiría yo a las vuestras cosas?539 Así sería de mal conosçer.

487Et el Çid gradesçióle muncho lo que fiziera e de cómmo era bien rrazonado, et prometióle sienpre que le faría amparamiento et bien. Et espidiósse de todos et tornóse para Molyna.

145. Cuenta la estoria que a cabo de tres meses que doña Ximena fue en Valençia

  • 540 G : « eran ».
  • 541 G : om. « para guerra ».

488Cuenta la estoria que a cabo de tres meses que doña Ximena fue en Valençia, llegaron nueuas de allend el mar cómmo el rrey Júnez, fijo del Miramolýn de Marruecos, venía a çercar a Valençia, e traýa consigo çinquenta mill omnes de cauallo et gente de pie syn cuenta. Et quando lo sopo el Çid, mandó basteçer sus castillos muy bien e fízolos reparar, et otrosý fizo adobar los muros de Valençia, e basteçerla de viandas et de todas las cossas que sson540 menester para guerra541. Et allegó muy grant gente de christianos e de moros de ssu señorío. Et mal avez fue esto fecho todo, quando sopo el Çid cómmo era ya arribado a tierra, et que sse venía para Valençia quanto más podía, mas commo las gentes estauan aperçebidas, non les podieron fazer daño. Et quando esto sopo el Çid, mandó llegar los christianos en el alcáçar, et desque fueron juntados, leuantósse el Çid en pie 76v°b et dixo:

—Amigos e vassallos e parientes, loado sea el nonbre del Padre espiritual, quanto bien en el mundo he, todo lo tengo en Valençia. Pues oy más non avemos que dubdar, et salgamos lydiar con los moros, ca Dios, que nos fizo merçed fasta aquí, Él nos ayudará de aquí adelante.

489Et quando esto oyeron, dixieron todos a vna boz que farían quanto él mandase, ca çiertos eran que con la buenaventura serían los moros vençidos. Et aquel día partiéronse assí.

  • 542 G : « e desque fueron allegando, yuan fyncando sus tiendas en derredor de Valençia ».

490Et otro día mañana, tomó el Çid a doña Ximena por la mano, et amas sus fijas con ella, et fízolas sobir en la más alta torre del alcáçar. Et quando fueron suso, pararon mientes contra la mar et vieron venir el muy grant poder de los moros, et desque fueron fincadas sus tiendas en derredor de Valençia542, tañiendo atanbores e faziendo muy grandes roydos. Et quando esto vieron las dueñas, ovieron muy grant espanto, commo mugeres que nunca tal cosa vieran; et más con el roydo de los atanbores. Et el Çid començólas de esforçar et díxoles así:

—Doña Ximena e mis fijas, non ayades miedo mientra yo visquiere, ca con la merçed de Dios yo cuido vençer estos moros, et con el grant auer que ellos traen, a vós, mis fijas, casaré muy rricamente. 77r°a Et agora set aquí e yo e mis conpañas yremos lydiar con ellos, et fío de Dios que aquellos atanbores, ante vós los faré yo tañer.

491Et estando en esto, vio los moros entrar derechamente por las huertas, e tornó la cabeça e vio estar cabo de sí a Áluar Saluadores, e díxole:

—Dezendet agora con dozientos caualleros et fazet vna espoloneada con los moros que vedes entrar por las huertas, que vea doña Ximena e sus fijas que avedes sabor de las seruir.

492Et Áluar Saluadores desçendió muncho apriesa, e fizo repicar vna canpana a la qual se avían de armar dozientos caualleros.

146. Cuenta la estoria que porque el Çid beuía siempre en guerra

493Cuenta la estoria que porque el Çid beuía siempre en guerra, auía ordenado señales cómmo se armasen los caualleros, et sabían quál era la señal de çient caualleros, e quál la de dozientos, et dende arriba. Et luego a la hora fueron prestos en el lugar donde se avían de ayuntar. Et desí salieron por vna puerta que era contra aquellas huertas do los moros andauan sueltos a sus guissas, et salieron todos en tropel, e derescaron con los moros, et fuéronlos ferir tan de rrezio que los sacaron de las huertas todas matando e derribando munchos d’ellos.

494Et muncho ovo 77r°b ende el Çid grant plazer de cómmo veýa que lo fazían bien. Et doña Ximena e sus fijas estauan tremiendo, commo mugeres que nunca tal cossa vieran. Et el Çid, quando lo vio, fízolas assentar por tal que lo non viessen. Et el Çid e el obispo tomauan ende grant plazer de cómmo lydiauan Áluar Saluadores e sus conpañas tan esforçadamente. Et leuaron los vençidos fasta en las tiendas, faziendo en ellos grant mortandat; et ssy con tanto se tornaran, ploguiera muncho al Çid, mas tan grant sabor avían de matar en los moros, cuydando que los veýan las dueñas, que aguijaron muncho adelante et metiéronse en poder de los moros; e fue ý presso Áluar Saluadores et non ovo acorro ninguno. Et la otra gente fueron tornando contra la villa muncho acobdelladamente fasta que salieron de poder de los moros e entraron en la çibdad. Et sabet que mataron de essa espoloneada dozientos e çinquenta moros o más dende arriba.

495Et estonçes desçendió el Çid de la torre e rreçibiólos muy bien, e loólos muncho lo que auían fecho en guissa de buenos caualleros. Et de la otra parte ovo mui grant pessar por Áluar Saluadores que fincaua en poder de los moros, mas fiaua él en Dios que otro día lo sacaría él dende. Et luego a la hora, mandó el Çid fazer la señal a que sse 77v°a avían de ayuntar los que eran en la çibdat todos. Et desque fueron ante el Çid, començó su razón en esta manera:

  • 543 G : « acordásedes ».

—Parientes e amigos e vassallos, ya vedes cómmo este grant poder de moros es venido sobre nós por nos toller a Valençia, que ganamos con grant trabajo poco tienpo ha. Et si lo vós por bien touiéredes, querría que acordássemos543 cómmo saliéssemos a ellos en manera que non resçibiéssemos d’ellos grant daño, ca ellos son muy grant poder e non los podremos arrancar synon con muy grant maestría de guerra.

496Et respondió estonçes don Áluar Fáñez:

—Çid, loado sea Dios e la vuestra buenaventura, otros fechos más grandes avedes vós acabados, et por ende fío en la merçed de Dios que así acabaredes esto. Mas si viéredes que es bien, mandatme dar trezientos caualleros, e saldremos de Valençia quando cantare el gallo e meternos hemos en çelada en el val de Albuhera. Et desque vós mezcláredes la batalla et viéremos tienpo, saldremos de la çelada e firiremos en ellos, et en esta manera fío yo por Dios que los arrancaremos.

  • 544 G : « comulgarían ».
  • 545 G : add. « Estonçe derramaron a sus posadas ».

497Muncho plogo al Çid de lo que don Áluar Fáñez dezía. Et mandó que lo fiziessen así, et mandó que diessen luego çeuada e que çenassen tenprano, otrosí mandó a todos los otros que quando oyessen la señal, que caualgassen todos, e otrosí mandó a los de pie 77v°b que viniessen con sus armas a la iglesia de Sant Pedro, e oyerían la missa et caualgarían544 en el nonbre de la Trinidad por que el que muriesse en la fazienda fuese más dessenbargadamente a Paraýsso545.

147. Cuenta la estoria que otro día ante del alua

  • 546 G : « Et acabado su ofiçio, demandó al Çid la delantera de la batalla ».
  • 547 G : add. « e caualgaron ».

498Cuenta la estoria que otro día ante del alua, fizieron la señal de la canpana et ayuntáronse todos a Sant Pedro, et el obispo don Jerónimo cantóles la missa, et manifestáronsse e comulgaron, et el obispo asoluiólos, en acabando su offiçio et demandó al Çid la delantera de la batalla546. Et él otorgógela547 en el nonbre de Dios.

  • 548 G : « E él salió por la puerta ».
  • 549 G : « moros ».
  • 550 G : « con toda la otra gente ».
  • 551 G : add. « fuelos ferir en tal manera ».

499Et salieron por la puerta548 que dizen de la Culebra, que era contra el poder de los enemigos549, et el Çid bien armado en su cauallo Bauieca. Et don Áluar Fáñez, que era ya salido, fuese muy encubiertamente para la su çelada, et el Çid con toda su conpaña550 fueron saliendo de vagar, porque non era aùn de día. Et desque todos fueron bien fuera, ovo de amanesçer, et salieron de todas las estrechuras e todos los malos passos, et fue dexando la çelada a man esquierda, et fueron saliendo a man derecha, e fueron metiendo los moros entre sí e la villa. Et ordenó el Çid sus azes muncho apuestamente, et mandó a Pero Bermúdez que tomase la seña. Et quando los moros esto vieron, fueron marauillados, e ar-78r°a máronsse muncho apriessa, et sus azes paradas, salieron de las tiendas. E estonçe mandó el Çid mouer la sseña adelante, et el obispo don Jerónimo con ssu conpaña551, que en poca de hora fueron todos mezclados.

  • 552  G : add. « e las sillas so los vientres, et los dueños fyncauan maltrechos ».
  • 553 G : « afrontados ».
  • 554 G : « e el Çid e los suyos castigándolos de mala manera ».

500Et allý veriedes de cada parte salir cauallos ssyn dueños552, que fincauan maltrechos. Muncho ffue ferida esta fazienda en poca de hora, et commo los moros eran munchos, tenían muncho afincados553 a los christianos et estauan en hora de los vençer. Et el Çid començó de esforçarlos a muy grandes bozes, llamando el apellido Santiago. Et en esto salyó don Áluar Fáñez de la çelada e ferió los moros muy denodadamente de partes de la mar. Et los moros cuydaron que eran muy grant gente que venían en acorro al Çid, et desbatáronsse et començaron de foyr, et el Çid a los suyos castigando e esforçándolos corrieron en pos ellos554, et ellos fuyendo contra vn castillo que llamauan Torrevera. Et fueron feriendo e matando en ellos, que non les dauan vagar ninguno.

501Et yendo en el alcançe, alcançó el Çid al rrey Júnez e feriólo, mas el rey estaua bien armado. Et el cauallo del Çid ssalyó muncho adelante, et el moro boluió al diestro, e por esto non le pudo alcançar, et metiósele el moro al castillo. Et fasta allý duró el alcançe, assý que de los çinquenta mill moros que vinieron, avn mal avez escaparon ende quinze mill. Et los que estauan en las naues, quando vieron que ssu señor era vençido, fuéronse fuyendo para Denia.

502Mun-78r°b cho ouo el Çid grant plazer, porque fallaua el su cauallo Bauieca a plazer de sý, et tanto bien fizo el Çid aquel día, e tan grant mortandat en los moros, que le corrié la sangre por los cobdos ayuso. Et ¿quién vos podría dezir de los christianos cada vno cómmo fizo? Esto non ha guissa commo pudiesse ser contado, ca todos fizieron tanto bien que non ha omne que lo pudiesse contar. Et desque el Çid e toda ssu conpaña ovieron los moros vençidos et enbarrados, tornáronsse para el canpo.

148. Diz el cuento que el Çid e los suyos tornáronsse

  • 555 G : « que le non podían dar cabo en cogerlo bien en tres días ».

503Diz el cuento que el Çid e los suyos tornáronsse rrobando el canpo, et tan grande fue el despojo que non podían dar cabo al auer nin a las tiendas, que eran munchas syn guyssa, et muy grant aver en oro e en plata e en cauallos e en armas, que non sabían qué dexar nin qué tomar. Et fallaron vna tienda entre todas las otras, que era del rey Júnez, que nunca omne tan noble cossa vio como aquella tienda era, et fallaron en ella a Áluar Saluadores, el que fuera presso ante día, ssegunt que vos contamos en la estoria. Muncho plogo al Çid quando lo falló biuo e sano, et mandóle sacar de las prissiones. Et atán grande fue el rrobo que le non podía dar cabo en cogerlo, que bien tres días non lo cogieron todo555.

504Et muncho ovieron grant alegría doña Ximena e sus fijas quando vieron entrar al Çid 78v°a en su cauallo, pero que fueron todas marauilladas en cómmo venía todo ensangrentado, et ssus fijas bessáronle las manos. Et en esta manera vençió el Çid al rrey Júnez, et en esta fazienda d’este rey Júnez ganó el Çid la ssu noble espada a que dezían Tizona.

  • 556 G : « Correuela ».

505Et el rrey Júnez, muy quebrantado, salyó del castillo de Torrevera556 et fuesse para Denia, et metiósse en las naues e tornóse para Marruecos. Et en cuydando cada día en la andança mala que le conteçiera, e fuera vençido de tan poca conpaña, et en cómmo perdiera de la ssu gente muncha, dexósse moryr. Mas antes que muriesse, conjuró a vn ssu hermano, que avía nonbre Búcar, que por el deudo que con él avía, que lo fuese vengar de la dessonrra que resçibiera del Çid Canpeador ante Valençia. Et Búcar prometiógelo e jurógelo sobre su Alcorán, que es libro de su ley. Et dessý a tienpo passó aquend el mar con veynte e nueue reyes, assý commo lo contará la estoria adelante en su logar.

149. Cuenta la estoria que a cabo de veynte e çinco días

506Cuenta la estoria que a cabo de veynte e çinco días que el Çid vençió al rey Júnez, enbió a Pero Bermúdez e a don Áluar Fáñez con mandado al rrey don Alfonso ssu sseñor, et enbióle con ellos trezientos cauallos ensellados e enfrenados, e en cada silla vna espada colgada del 78v°b arçón, et la muy noble tienda que vos contamos que fue del rrey Júnez. Et esto lo enbiaua por la onrra que mandara fazer a doña Ximena e a sus fijas.

507Et don Áluar Fáñez e Pero Bermúdez fuéronse para Castilla, et fallaron al rey don Alfonso en Valladolit. Et quando fueron çerca, enbiáronle mandado cómmo venían et que cómmo tenía por bien que fiziesen. Et el rey enbióles dezir que non entrassen fasta otro día, que él saliesse a ellos.

  • 557 G : add. « quanto a media llegua ».
  • 558 G : add. « delante ».

508Et otro día el rrey caualgó con grant gente, et eran ý los infantes de Carrión, Diego Gonçales e Fernand Gonçales, fijos del conde don Gonçalo. Et fue a rreçebir los mensajeros del Çid, e fallólos ya çerca de la villa557. Et Áluar Fáñez e Pero Bermúdez venían muncho onrradamente en esta guissa: los trezientos cauallos venían558 sus espadas a los arçones e traýanlos por las rriendas, et los sus cauallos en que venían los donzeles en pos d’ellos, las lanças en las manos, e luego don Áluar Fáñez e Pero Bermúdez con sus conpañas, et en pos ellos çient pares de armas enfiestas. Et fueron los cauallos pasados, et el rey estáualos mirando. Et tanto que llegaron don Áluar Fáñez e Pero Bermúdez, bessáronle las manos por el Çid, et dixiéronle:

  • 559 G : « Et el Çid salió a él e vençiólo ».

—Señor, el Çid se encomienda en la vuestra merçed, commo de señor natural, et vos tiene en 79r°a merçed quanta onrra e quanto bien mandastes faz<er> a doña Ximena, su muger, e a sus fijas. Et señor, después que yo me partí de vós vençió el Çid vna grant fazienda que ouo con moros, de que era cabdiello el rey Junes de Marruecos, fijo del Miramolýn, que le ouo çercado en la çibdat de Valençia con çinquenta mill omnes a cauallo. Et el Çid ssalió a ellos e vençiólos559 en canpo, et del su quinto enbíavos, sseñor, estos trezientos cauallos.

509E el rey fue muncho alegre por la buena andança del Çid et por el presente que era muy noble. Et desí començó a dezir que ge lo gradeçía muncho, e que nunca omne en España oviera tan noble presente enbiado de vassallo a señor. Et estonçe dixo don Áluar Fáñez:

—Avn vos enbía vna tienda, la más noble que nunca omne vio, que ouo d’esta batalla.

  • 560 G : om. [Et el rey fue muy pagado e dixo que nunca tan noble tienda viera].

510Et el rrey mandóla luego armar, et desçendió, e entró en ella con toda ssu gente. Et desque la vieron, dixieron que nunca tan noble tienda vieron. Et el rey fue muy pagado e dixo que nunca tan noble tienda viera560. Et caualgaron e fuéronsse tornando contra la villa, loando muncho el rey al Çid e a todos los suyos e gradesçiendo muncho el presente que le enbiara. Et mandó dar munchas buenas posadas a don Áluar Fáñez e a Pero Bermúdez, et todo quanto ovieron menester a ellos e a ssus 79r°b conpañas.

150. Cuenta la estoria que los infantes de Carrión

  • 561 G : « que sy el Çid les quisiese dar sus fijas, que serían bien casados d’ellas e que por esta razó (...)

511Cuenta la estoria que los infantes de Carrión, quando vieron que la honrra del Çid creçía cada día en ser rrico e poderosso, et cómmo vençía cada día christianos e moros e quántos con él avían griesgo, et cómmo era sseñor de Valençia, et desque esto ovieron asmado, ovieron ssu consejo que si el Çid les diesse o quissiese dar ssus fijas, que serían bien casados con ellas e onrrados561, et acordaron que lo fablasen con el rey en poridad. E luego fuéronsse para él e dixiéronle:

—Señor, pedímosvos por merçed que nos ayudedes, e será vuestra onrra, ca vuestros vassallos somos, et quanto más ricos fuéremos, mejor vos podremos seruir.

512Et el rey preguntóles qué era lo que querían. Et ellos contáronle todo su fecho. Et el rey començó a cuydar, e tornó contra ellos e dixo:

—Este pleito en el Çid es et non es en mí, mas enpero, por vos ayudar, enbiémosgelo dezir.

513Et estonçes los infantes besaron al rrey las manos por la ayuda que el rrey les prometiera. Et estonçes el rrey enbió por don Áluar Fáñez e por Pero Bermúdez, et salió con ellos 79v°a aparte. Et començó de loar al Çid e gradeçer en cómmo le amaua seruir, et dixo cómmo le avía grant sabor de ver:

—Et dezilde que le ruego que venga comigo a vistas a Rrequena, que quiero fablar con él en su bien e en su onrra. Et los infantes de Carrión me dixieron que casarían con ssus fijas, si él quissiere, et a mi ssemejante que sserían bien cassadas d’ellos.

514Et quando esto oyeron don Áluar Fáñez e Pero Bermudes, respondieron al rey:

—Señor, çiertos ssomos nós que non fará el Çid ssynon quanto le vós mandáredes e le consejáredes en esto e en ál, et quando en vno vós viéredes, acordaredes en lo mejor.

  • 562 G : « oyeron ».

515Et con tanto bessaron las manos al rrey et espidiéronsse d’él. Et mandóles que le saludase muncho al Çid, et en todas las guissas del mundo viniesse a las vistas. Et pues que sse partió d’ellos, enbió por los infantes de Carrión et contóles lo que avía fablado con los mensajeros del Çid. Et quando ellos esto vieron562, ovieron muy grant plazer et fueron muncho alegres, e començaron de aperçebirse cómmo pudiessen yr bien guisados a las vistas e muncho onrradamente.

151. Cuenta la estoria que desque don Áluar Fáñez e Pero Bermúdez salieron de Valladolit

516Cuenta la estoria que desque don Áluar Fáñez e Pero Bermúdez salieron de Valladolit, fuéronse 79v°b para Valençia a sus jornadas de cada día. Et quando el Çid ssopo que venían çerca, ssalyó a ellos. Et quando los vio, començó de reýr, et plógole muncho con ellos et abraçólos muncho, et dixo:

—¿Qué nueuas me traedes del rey don Alfonso mi señor?

517Et ellos ge las contaron et de cómmo lo amaua muncho:

—Et quando nos d’él partimos, díxonos que vos rrogássemos que fuéssedes a vistas con él a Rrequena, que era çerca de Valençia, et [non] feziésedes ende ál, ca diz que ha grant sabor de vos ver et de fablar conbusco cassamiento de vuestras fijas con los infantes de Carrión, si a vós ploguier. Et por quanto del rey entendimos, seméjanos que le plazía d’este casamiento.

518Et quando esto oyó el Çid, començó de cuydar vna grant pieça, et desý dixo contra ellos:

—¿Qué vos semeja d’este casamiento?

519Et ellos dixieron:

—Lo que a vós ploguier.

520Et él dixo:

—Lo que a mí semeja, quiérovoslo dezir: los infantes de Carrión sson de muy alta sangre et orgullosos, e an parte en la corte, et commoquier que las mis fijas sserían bien cassadas d’ellos, mas non me plaze dende. Mas ya que nuestro sseñor el rey fabla en ello, si nos lo consejare, non podremos ý ál fazer. Póngolo en las manos de Dios, que faga ý ssu merçed.

521Et yendo assí fablando, entraron en Valençia et fueron 80r°a muy bien reçebidos. Et desí el Çid fabló con doña Ximena en razón d’este casamiento. Et quando lo ella oyó, mostró que le non plazía, mas pues que lo el rey tenía por bien, que non podía ý ál fazer.

522Et estonçe el Çid mandó fazer sus cartas para el rey, en que le enbiaua dezir que yría a las vistas muy de buenamente et onde él mandasse. Et quando el rey vio las cartas, plógole muncho con ellas, et enbióle dezir que desde el día que la ssu carta viesse a tres semanas, que fuesse en Rrequena.

523Et desque fueron çiertas las vistas, ssy omne vos oviesse a contar los grandes adobos e las grandes noblezas que de amas las partes fueron et fizieron para leuar a estas vistas, sería luenga razón de contar.

152. Agora diz la estoria que el rrey don Alfonso leuó consigo condes e rricos omnes et los infantes de Carrión

  • 563 G : « Mas diz la estoria ».
  • 564 G : « el Çid Rruy Días Canpeador ».

524Agora diz la estoria563 que el rrey don Alfonso leuó consigo condes e rricos omnes et los infantes de Carrión con muy grant gente, et otras gentes munchas muy bien enderesçadas commo para vistas. Et de la otra parte vino ý el Çid Rruy Díez564, sseñor de Valençia, muy noblemente guissados él e toda ssu conpaña; et fueron con él a las vistas el obispo don Je-80r°b rónimo, e don Áluar Fáñez Minaya, e Pero Bermúdez, et Martín Peláez el asturiano, e otras gentes munchas, en guissa que yuan ý mill caualleros todos muy bien guissados de guerra.

525Et quando el rey ssopo cómo venía el Çid, salió a él con todos sus omnes onrrados más que vna grant legua. E quando el Çid llegó al rrey, fizo semejante que desçendría a besarle el pie, mas el rey trauó d’él et dixo:

—Çid, la mano abasta, que non el pie.

526Et estonçe bessóle amas las manos, et el rey abraçólo, et por le fazer mayor onrra, diole paz. Et quando esto vieron todas las mesnadas, ovieron grant plazer, pero dize la estoria que pesó a Áluar Díez e a don Garçi Ordóñez, que non amauan al Çid.

  • 565 G : « e deçendieron, e asentáronse a comer. Et el rrey trauo del Çid que se asentase con él a la me (...)
  • 566 G : « folgaron ».

527Et fueron tornados en vno contra la villa el rey e el Çid, fablando en su poridad. Et el Çid rrogó al rey que comiesse con él, mas el rrey dixo que non sería guissado: «que nós llegamos ayer; et comed comigo vós e vuestras conpañas, ca yo lo tengo guissado». Et el Çid ge lo touo en merçed. Et en esto llegaron los infantes de Carrión al Çid et omilláronssele. Et el Çid cogiólos muy bien, et ellos prometiéronle seruiçio, e el Çid gradesçiógelo muncho. Et fueron llegando las conpañas del Çid, et bessaron las manos al rey. 80v°a Et tornáronsse a Requena, et descendieron, e assentáronsse con él a la messa565, mas el Çid non lo quisso fazer. Et pues que el rrey vio que non sse quería assentar con él, mandó poner mesa alta para el Çid e para el conde don Gonçalo, padre de los infantes de Carrión. Et mientra estauan comiendo, non sse fartaua el rrey de catar al Çid, et marauilláuasse de cómmo le cresçía la barua en tan poco tienpo. Et desque ovieron comido, fablaron566 e ovieron plazer.

528Et otro día comió el rrey con el Çid et todos quantos eran en las vistas, et diógelo tan abondadamente que todos fueron marauillados, et non ovo ý ninguno que comiesse sinon en plata. Et el rrey e los altos omnes comieron en escodillas e en tajaderos de oro fyno. Et quando esto vieron los infantes, ovieron más a coraçón de affincar el casamiento.

  • 567 G : « allí ».

529Et otro día de grant mañana, cantó el obispo don Jerónimo la missa en la capilla del Çid, et fueron juntados ý todos los altos omnes que eran en las vistas. Et desque la missa fue dicha, llamó el rey al Çid ante quantos ý estauan, por le dezir lo por qué assý567 eran juntados.

153. Cuenta la estoria que quando el rrey don Alfonso fabló con el Çid

530Cuenta la estoria que quando el rrey don Alfonso fabló con el Çid en el casamiento de sus fijas, díxol’:

  • 568  G : « commoquier que en el coraçón vos oue saña ».
  • 569  G : om. [et de vos amar sienpre].

—Çid, la rrazón por que vos yo llamé a estas vistas fue por dos rrazones: la primera por vos ver, e porque vos amo muncho 80v°b et avía grant desseo de vós, por los grandes seruiçios que me avedes fecho, et commoquier que en el comienço ove ssaña568 et vos ayré de la tierra, pero a guissa lo fezistes vós que nunca me fezistes desseru<iç>io, ante fezistes muncho seruiçio a Dios e a mí, et ensalçastes la christiandad, por que vos yo ssó tenudo de vos fazer bien e merçed et de vos amar sienpre569. Et la segunda rrazón es porque vos pido a ambas vuestras fijas, doña Eluyra e doña Sol, que las dedes por mugeres a los infantes de Carrión, ca me semeja este cassamiento comunal et de que vos puede sienpre venir bien e onrra.

531Et quando esto oyó el Çid, fyncó yaquanto enbargado, porqu’él ge las demandaua en tal guissa ante tantos omnes onrrados, et respondió:

—Sseñor, las mis fijas sson pequeñas de días, et sy la vuestra merçed fuesse, non sson aùn en tienpo de cassar, non porque ellas non fuessen bien casadas con los infantes de Carrión.

532Et el rey le dixo que non pusiese ý escusa ninguna et que ge lo tenía en grant seruiçio. Et el Çid dixo:

—Señor, yo las engendré e vós las criastes, e yo e ellas somos a la vuestra merçed, et vós dadlas a quien vós touiéredes por bien, e a mí plázeme dende.

  • 570 G : om. [Et ellos fiziéronlo assý] ».

533Et quando esto oyó el rey, fue muy pagado, et mandó a los infantes de Carrión que besassen 81r°a las manos al Çid Campeador. Et ellos fiziéronlo assý570, e luego canbiaron las espadas, e fiziéronle omenaje commo deuen fazer yernos a suegro. Et estonçe tornóse el rey contra el Çid e díxole:

—Graçias a Dios, Rruy Díez, porque me distes vuestras fijas para los infantes de Carrión, e yo las caso, que vós non, et ruego yo a Dios que le plega e que ayades ende plazer, porque meto en vuestras manos a los infantes de Carrión. Et mando que les den trezientos marcos de plata para sus bodas, et ellos e vuestras fijas todos serán vuestros fijos.

534Et el Çid respondió:

—Sseñor, ssea la vuestra merçed que pues vós cassades las mis fijas, que me dedes por mano a quien las dé, et que las dé de vuestra mano a los infantes.

535Et el rey llamó a don Áluar Fáñez et díxole:

—Vós sodes tío de las donzellas. Mándovos que quando fuéredes a Valençia, que tomedes las donzellas fijas del Çid, que vos él dará, et que las tengades de mi mano et que las dedes por mugeres a los infantes de Carrión.

  • 571 Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

536Et desque esto fue assí ordenado, el Çid pidió por merçed al rrey que quantos quissiesen yr a las bodas de sus fijas, que los dexase yr con él, et el rey otorgógelo. Desí fueron comer con el rrey. Et en estas vistas duraron bien ocho días, que vn día comían con 81r°b el rey et otro con el Çid571.

154. Dyze la estoria que quando sse ovieron de partir

537Dyze la estoria que quando sse ovieron de partir vnos de otros, que ffueron grandes las conpañas que fueron con el Çid más que las que tornaron con el rrey. Et estonçe partiéronsse vnos de otros. Et el Çid bessó las manos al rrey et partiósse d’él con ssu graçia, e el rey tornósse para Castilla.

  • 572 G : « el conde Suero Gonçales, que era su tío, hermano de su padre ».

538Et el el Çid endereçó para Valençia, e mandó a Pero Bermúdez e a Nuño Gustios que guardassen e aconpañassen a los infantes de Carrión, et que punassen de saber todas sus costunbres quáles eran. Et esto sopieron ellos muy aýna, ca con los infantes yua el infante Suero Gonçales, que era ssu ayo, hermano de su padre572, que los avía criados de pequeños, et avíalos assý costunbrados que eran muy desdeñosos, et con orgullo e con loçanía ssalían de carrera en las cossas assí que valían menos por ello. Et el Çid non sse pagaua de tales cosas, et de grado partiera el cassamiento, mas ya non podía ál fazer, pues el rey lo avía ffecho.

539Et quando llegaron a Valençia, el Çid mandó a los infantes possar en el arrabal del Alcudia, onde ssolía él possar, et con él possaron todas las otras conpañas que venían a las bodas, que eran muy 81v°a grandes además. Et el Çid metiósse en la çibdad, onde ffue resçebido con muy grandes alegrías.

155. E luego otro día, caualgó el Çid

  • 573 G : « arraual ».
  • 574 G : « ante sý ».

540E luego otro día, caualgó el Çid Canpeador et salió al arenal573, et tomó consigo los infantes de Carrión et metiólos a la çibdad al alcáçar, onde estaua doña Ximena et sus fijas muy noblemente vestidas, et los portales de muy nobles estrados, et encortinados de muy nobles alhollas de oro. Et a la entrada del alcáçar, el Çid entró delante e los infantes con él, que lo leuauan entre ssý574, et todas las otras conpañas yuan en pos ellos. Et entraron todos en el mayor palaçio del alcáçar, onde estaua doña Ximena e sus fijas. Et ellas, quando vieron assomar el Çid e a los infantes, leuantáronsse en pie e cogiéronlos muy bien. Et el Çid estonçe assentósse en su escaño con los infantes, et los otros ombres onrrados assentáronsse por los estrados, que eran muy rricos, cada vno segunt que le pertenesçía. Et estudieron así vna pieça callando. Desí leuantóse el Çid en pie et llamó a don Áluar Fáñez Minaya, et dixo:

—Bien sabedes lo que vos mandó el rey don Alfonso mi sseñor, et pues vós conplid su mandado. Tomad vuestras sobrinas et vós las dad a los infan-81v°b tes; ca el rey las casa, ca yo non.

156. De cómmo don Áluar Fáñez entregó las donzellas a los infantes de Carrión

541De cómmo don Áluar Fáñez entregó las donzellas a los infantes de Carrión: leuantóse en pie et tomólas por las manos et entrególas a los infantes de Carrión diziendo así:

  • 575 G : « Ynfantes de Carrión ».

—Infantes575, yo vos entrego estas donzellas, fijas del Çid Canpeador, por mandado del rey don Alfonso mi sseñor, assý como él me mandó, et vós que las reçibas por vuestras parejas, así como manda la ley de Jhesu Christo.

  • 576 G : « estrado ».
  • 577 G : « et que luego otro día fiziesen sus bodas ».

542Et los infantes recibiéronlas estonçes por las manos, et fueron contra el Çid et besáronle las manos, e desí a doña Ximena. Et estonçe el obispo don Jerónimo tréxoles el matrimonio, segunt manda la ley de santa Iglesia. Et desque esto fue fecho, tomó el Çid los infantes et fuesse assentar en el escaño576 con las dueñas. Et assentósse él e doña Ximena en medio, et el Çid assentó cabo de sí a doña Eluira, la mayor, et cabo d’ella a su esposo, el infante Diego Gonçales; et de la otra parte, cabo de doña Ximena, assentósse doña Sol, et cabo d’ella su esposo, el infante don Fernand Gonçales. Et estouieron así vna pieça fablando. Desí el Çid tomó sus yernos por las manos et díxoles que 82r°a fuesen comer. Et luego otro día fizieron sus bodas577, e rrogó e mandó al obispo don Jerónimo que lo fiziese en tal manera que non fuese ý escusada la costa, mas que se fiziese tan conplidamente que los que vinieran de Castilla que siempre oviesen qué dezir.

543Et otro día leuáronlos a la iglesia, et el obispo dioles las bendiçiones en la yglesia de Santa María de las Virtudes. Et ¿quién vos podría contar las muy grandes noblezas que el Çid fizo aquellas bodas, en matar munchos toros, e en lançar a tablados, et en bofordar, et en dar munchos paños a juglares que eran ý de munchas naturas, et todas las otras alegrías que pertenesçían a bodas? Et los manjares eran tantos e tan bien adobados que los non podría omne contar. Et duraron estas bodas siete días, que cada día fazían estas noblezas.

  • 578  G : « tan bien a los grandes commo a los pequeños ».
  • 579 G : « repisos ».

544Et a cabo de los ocho días, los omnes onrrados que vinieron a las bodas espidiéronsse del Çid et de los infantes de Carrión por sse tornar a Castilla. Et el Çid fízoles muncha onrra, e dioles muy grandes dones e muy nobles, tan bien a los de pie commo a los de cauallo578 a cada vno en ssu guissa, en oro e en plata e en cauallos et otras donas, de guissa que todos fueron pagados. Et quando esto ffue sonado por Castilla que tan bienandantes vinieran los que allá fueran, munchos fueron arrepentidos579 porque non fueran a las bodas. 82r°b

157. Cuenta la estoria que Gilberto vn sabio

  • 580 G : « Miramamolín ».

545Cuenta la estoria que Gilberto vn sabio, que fizo la estoria de los reyes moros que reynaron en el señorío de África, et diz que menbrándose Búcar de la jura que fiziera a su hermano el rey Júnez, que lo vengaría de la dessonrra que le fiziera el Çid Ruy Díaz çerca de Valençia, et mandó echar pregón por todo el imperio de su padre. E asonó atán grant poder de moros que ouo ý de los cabdillos solos veynte e nueue reyes, et éstos ouo él mui rafez de juntar, ca su padre era Miramolýn580, que quiere tanto dezir commo emperador. Et pues que ouo juntada toda aquella gente, entró en las naues e passó aquend el mar, et arribó al puerto de Valençia.

546Et en cómmo le contesçió con el Çid, la estoria lo contará adelante en su lugar. Mas agora dexaremos aquí de contar d’esto e contaremos de los infantes de Carrión.

158. Cuenta la estoria que moraron los ynfantes con el Çid dos años

547Cuenta la estoria que moraron los ynfantes con el Çid dos años después que fueron casados muncho en paz e muy viçiossos, a muy grant sabor de ssý, et con ellos ssu tío Suero Gonçales. Et a cabo de los dos años, acaesçió vna grant dessauentura por la qual sse ovieran a perder con el Çid, non 82v°a aviendo ý el Çid culpa ninguna en ello.

  • 581 G : « E quando querían alinpiar el corral, metían el león en vna casa, e desí alinpiauan el corral, (...)

548Et en casa del Çid avía vn león muy grande e muy fuerte e muy ligero, et guardáuanlo tres omnes en vna casa et en vn corral muy alto. Et quando querían alimpiar el corral, çerráuanle, et después abrían la puerta e salía a comer581. Et teníalo allý el Çid por tomar plazer con él, quando sse pagaua. Et el corral era dentro en el alcáçar, cabo del palaçio. Et el Çid comía cada día con ssu conpaña, et desque avía comido, adormiésse a las vezes en el escaño.

  • 582 G : « Miramamolín ».

549Et aquel día, aviendo yantado, llegó vn omne que le dixo que al puerto de Valençia, que llegaran munchas naues en que venía grant poder de moros que traýa Búcar, el ffijo del Miramolýn582 de Marruecos. Et quando esto oyó el Çid, ovo muy grant plazer, ca bien avía çerca de tres años que non lydiara con moros. Et luego mandó fazer la sseñal a que sse avían todos de ayuntar a vn lugar los omnes onrrados que eran en la çibdat. Et desque todos ffueron con él en el alcáçar, estauan ý sus yernos, et el Çid contóles todas las nueuas, et ovo ssu acuerdo con ellos en quál manera saldrían contra aquel grant poder de moros que venían. Et desque ovieron acordado cómmo fiziesen, e el Çid adormeçióse.

  • 583  G : « e los moros que estauan guardando el león ».
  • 584 G : « e non se pudo tener en las piernas, e cayó ayuso e vntáronsele todos los paños de mal lixo ».

550E los ynfantes e las otras gentes estauan jugando tablas e axedrez, et los omnes que guardauan el león583 estauan alynpiando el co-82v°b rral. Et quando oyeron el roydo de las nueuas de los moros, abrieron la caseta al león et vinieron los omnes para el palaçio onde estaua el Çid, e oluidaron la puerta del corral abierta. Et pues que el león ovo comido e vio la puerta abierta, salió del corral et enderesçó al palaçio onde estauan todos. Et quando lo vieron, començaron de se arrebatar a muy grant priesa, con el miedo que avían d’él, mas los infantes de Carrión mostraron mayor miedo que quantos ý estauan. Et Diego Gonçales, el mayor, non ovo verguña ninguna del Çid nin de quantos ý estauan, et fuesse meter so el escaño del Çid, et tan grant cuyta ouo de se meter aýna que rompió el manto e el brial en las espaldas. Et el otro, Fernand Gonçales, salyó por vn postigo que avía en el palaçio, que salía a vn corralejo que avía bien tres tapias ayuso —et el lugar non era tan limpio commo era menester— et él, con grant cuyta, saltó ayusso e non sse pudo detener en las piernas de mal lixo (sic)584. Et todas las otras gentes estudieron ante el Çid, sus mantos sobarçados e guardándolo, que dormía en el escaño. Et al roydo que fazían, despertó el Çid et vio cómmo el león venía contra él, et alçó la mano e dixo:

—¿Qué sserá esso?

551Et el león, quando oyó la su palabra, estudo muy quedo. Et el Çid leuantóse e tomólo por el pezcueço bien commo sy fuese vn alano muy manso, 83r°a et metiólo en vna jabla de fierro onde se avía criado et mandólo tornar al lugar onde avía salydo, et mandó que lo guardasen mejor dende adelante, et desí assentóse en ssu escaño. Et quando esto vieron todos quantos ý estauan, fueron marauillados de cómmo prisso el Çid al león.

552Et a cabo de pieça, salió el infante Diego Gonçales de so el escaño, et bien mostraua que el miedo non lo avía aùn perdido. Et el otro infante, Ferrant Gonçales, ssalió del mal lugar, et desnudóse aquellos paños e lauósse el rostro et vistióse otros paños, e embió a llamar a su hermano, et fizieron su fabla amos en vno en grant poridat.

159. Cuenta la estoria que dixieron

553Cuenta la estoria que dixieron:

  • 585 G : « que adrede por nos abiltar e nos desonrrar soltó el león ».

—Parat mientes, que dessonrra nos ha fecho este infançón Ruy Díez, nuestro suegro; por nos dessonrrar et por nos abiltar soltó el león585. Mas mal días nós naçimos sy d’esta dessonrra non nos vengamos en sus fijas, de las quales nós estamos muy mal cassados, et por tornabodas nos fizo esta dessonrra. Mas para esto fazer bien, ha menester que lo tengamos en poridad, en guissa que non nos entienda que avemos quexunbre d’él, et d’esta guissa acabaremos aquello que queremos, que de otra guissa non nos dexaría yr de aquí nin nos daría nuestras mugeres para leuar, et 83r°b tollernos ya las espadas Colada e Tizona que nos dio. Et para todo esto acabar, á menester que lo metamos a rrissa ante el Çid e ante los suyos, e que fagamos ende escarnio, et d’esta guissa perderá sospecha de nós.

554Et con este acuerdo, fuéronse para el palaçio onde estaua el Çid, et quando los vio, dixo:

—¿Qué es esso mis yernos? ¿Por qué mostrastes tan grant miedo por vna bestia muda? Non vos paresçía bien, et deuiérasevos menbrar las espadas que vos yo di, et sin esto, deuiéseuos menbrar el lugar onde venides, e cómmo ssodes grandes e valientes e bien cassados, et por esto deuiérasevos oluidar grant pieça del miedo.

  • 586 G : « ayo ».

555D’estas palabras ovieron los infantes grandes vergüenças, et afirmaron ssu mala entinçión que ante avían fablado, commoquier que la callasen por non descobrir ssus coraçones. Et buscaron achaque para salyrse del palaçio, e llamaron su týo586 Suero Gonçales, et dixo:

—¿Qué es eso mis sobrinos?, ¿cómmo venides llorando?

556Et ellos respondieron:

—Týo, quexámosnos por el Çid; por nos fazer dessonrra e mal, mandó soltar el león. Mas mal día nós naçimos ssy nós non avemos derecho d’él.

557Et estonçe dixiéronle lo que avían fablado todo, et su týo respondió:

  • 587 G : « Non lloredes ».
  • 588 G : « e él non averá razón qué vos dezir que vos las non dé ».

—Non lloredes, mis sobrynos587, ca non vos está bien, mas callad et dad a entender que non dades nada por ello; ca bien sabedes vós que en el 83v°a vuestro mal e en la vuestra dessonrra grant parte he yo. Mas á menester que non entienda nada el Çid, et atendamos fasta que passe este roydo de estos moros que sson venidos de allén la mar, et después demandadle vuestras mugeres para leuarlas a vuestra tierra, et él non avrá rrazón de vos tener nin dezir que vos las non dará588, nin de vos tener más consigo. Et pues que fuéredes bien alongados d’esta tierra, podedes vós fazer en sus fijas lo que quisiéredes, et vós seredes malandantes sy vos non sopiéredes vengar. Et así tiraredes de vós dessonrra e la echaredes sobre su padre.

  • 589 G : « muy malo ».

558Et este consejo les dio Suero Gonçales a sus ssobrynos muy malos589, que pudiera muy bien escusar, et non escapara ende mal commo escapó, segunt que vos lo contará la estoria adelante.

160. Cuenta la estoria que desque Suero Gonçales e sus sobrinos ovieron fablado su consejo malo

  • 590 G : « oyeron ».

559Cuenta la estoria que desque Suero Gonçales e sus sobrinos ovieron fablado su consejo malo, otro día vinieron ante el Çid, que estaua guisando su fazienda. Et quando llegaron al Çid, leuantóse a ellos e posólos cabo de sí, et ellos mostraron apuesto contenente, e metiéronlo en rrisso lo que les conteçió ante día con el león. Et el Çid ordenó có-83v°b mo saliesen otro día a la fazienda. Et ellos en esto fablando, ovieron590 grant rroydo e muy grant buelta por la villa que fazían las gentes. Et esto era porque el rrey Búcar con su grant poder era ya llegado al canpo que dizen del Quarto, que es a vna legua de Valençia. Et fincaron ý ssus tiendas, et desque ovieron fincadas las tiendas, paresçían munchas, ca diz la estoria que eran bien çinco mill tiendas cabdales ssyn tendejones.

560Et quando esto oyó el Çid, tomó a amos ssus yernos et a Suero Gonçales con ellos, e subiólos a la más alta torre del alcáçar, et mostróles el grant poder que traýa el rrey Búcar. Et quando el Çid vio el grant poder de los moros, començó de rreýr et mostraua muy grant plazer, et Suero Gonçales e sus sobrinos avían muy grant miedo, commoquier que lo non demostrauan. Et al desçender de la torre, el Çid yua delante et ellos fincaron commo detrás vna pieça, et començaron a dezir:

—Ssy nós estamos en esta lyd, nunca tornaremos a Carrión.

561Et ellos non se guardando, oyólo Nuño Gustios e díxolo al Çid. Et él, quando lo oyó, pesól’ de coraçón, pero començólo de meter en genglería, et tornósse contra sus yernos et díxoles:

  • 591 G : « fyncaredes en Valençia e guardaredes la villa ».

—Vós, fijos, fyncaredes en la villa591, et nós, que ssomos duchos d’este menester, yremos a la batalla.

562Et ellos, quando esto oyeron, fueron enuergoçados, ca entendieron que alguno los auía oýdo lo que 84r°a dixieran, et dixieron:

  • 592 G : « el conde don Gonçalo ».

—Çid, non lo touiesse Dios por bien que nós en Valençia fyncássemos, mas yremos conbusco a la fazienda et guardaremos el vuestro cuerpo tan bien commo ssy fuésedes el conde don Gonçalo Gómez592, nuestro padre.

563Muncho plogo al Çid quando esto les oyó dezir.

161. Cuenta la estoria que ellos en esto fablando

  • 593  G : om. [Et quando aquel moro Xamet se paró ante el Çid, ovo muy grant miedo].

564Cuenta la estoria que ellos en esto fablando, dixieron al Çid cómmo estaua a la puerta de la villa vn mensajero del rey Búcar, et que ssy lo mandase entrar, que quería fablar con él. Et este moro mensajero avía nonbre Xamed de Algezira. Et el Çid mandó que lo acogiessen a la villa. Et diz la estoria que mostraua Dios tal graçia en <e>l Çid que nunca moro lo vio primeramente que non oviesse d’él muy grant miedo. Et quando aquel moro Xamet se paró ante el Çid, ovo muy grant miedo593 et començólo de catar muy afincadamente a la cara, e non dezía ninguna cossa nin podía fablar, et tamaño era el miedo que avía de ssu vista. Et el Çid entendiógelo et díxole que non oviesse miedo, pues mensajero era, et que dixiese ssu razón e rrecabdase lo que su señor le mandara, et que non tomase miedo nin vergüença. Et quando el moro oyó esto, perdió el miedo e cobró co-84r°b raçón, e dixo su mensajería muy conplidamente:

  • 594 G : « dízete ».

—Señor Çid Campeador, el rey Búcar me enbía a ty et dízete que grant tuerto le tienes en tenerle a Valençia, ca fue de ssus avuelos, et desbarataste el rey Júnez, su hermano. Et agora es aquí con veynte e nueue rreyes por vengar a ssu hermano e por cobrar a Valençia, pesando a ti e a quantos contigo sson. Pero con todo esto, dígote594 que porque oyó que eres omne entendido e ssabio, que te quiere fazer merçed que le dexes a Valençia con todo ssu término et que te vayas para Castilla, e que lieues tu aver; et ssy esto non quissieres fazer, embíate dezir que te conbatirá a Valençia et que te prenderá a ty e a tu muger e a tus fijas, et que te escarmentará mal, de manera que quantos christianos lo oyeren dezir que siempre fablen dende. Et <es>to es lo que me mandó dezir mi sseñor el rey Búcar.

565Et quando esto oyó el Çid, commoquier que ovo pessar, non lo quisso mostrar, mas respondió en pocas palabras e dixo:

  • 595 G : « çercado ».

—Ve dezir a tu sseñor el rrey Búcar que non le daré a Valençia, que muncho affán tomé por la ganar, et non lo gradesco a omne del mundo ssynon a mi Sseñor Jhesu Christo et a los parientes e amigos e vassalos que me la ayu-84v°a daron a ganar, et pugnaré por la mantener quanto pudier. Et dezilde que yo non ssó omne para yazer ençerrado595, et quando él non cuydare, yo le daré allá lyt en medio del canpo, et así commo trae veynte e nueue rreyes, oviesse traýdo quantos moros ay en paganismo, ca con la merçet de Aquél en quien yo fío, todos los cuydaría vençer. Et con tanto, vos yt para vuestro señor e non tornedes más acá con mensajería por esta razón nin por otra ninguna.

  • 596 G : « defendiese ».

566Et quando esto oyó Xamed, el moro mensajero, salió de Valençia e fuesse para su señor. Et contóle todo quanto el Çid dixo ante los veynte e nueue reyes moros, et fueron ende marauillados de atán grandes palabras commo el Çid le dixiera, ca non cuydauan que se defendiessen596 atán grande era el ssu poder, nyn cuydauan que tan aýna saliesse a la batalla, e començaron de ordenar cómmo çercassen a Valençia en derredor.

  • 597 G : « nietos ».

567Segunt cuenta la estoria et Gilberto, et este rey Búcar e [su hermano] Júnez eran hermanos597 del rey Alymaymón, que fue rey de Toledo e de Valençia, segunt que la estoria lo ha contado, et por esto dezía el rrey Búcar que fuera de sus avuelos.

162. Cuenta la estoria que luego que el moro Xamed, mensajero, salyó de Valençia

  • 598 G : « la canpana a la qual se auían de juntar todos los omnes de armas ».
  • 599 G : « que los vençerían e que anpararían ».

568Cuenta la estoria que luego que el moro 84v°b Xamed, mensajero, salyó de Valençia, et el Çid mandó repicar la canpana a la qual sse ayuntauan e sse avían <a> ayuntar todos los omes de armas598 que en Valençia eran. Et luego fueron todos venidos ante el Çid, et díxoles e mandóles que fuessen con él de grant mañana muy bien armados, ca tenía por bien de dar batalla a los moros. Et ellos respondieron todos a vna boz que les plazía, et que fyauan en Dios e en la ssu buenaventura que los vençería e que ampararía599 a Valençia que ganara con grant trabajo.

  • 600 G : add. « de las huertas ».
  • 601 G : « dioles ».
  • 602 G : « las tiendas ».

569Et luego otro día al primer gallo, manifestaron e comulgaron todos, assý commo lo avían por costunbre, et ante que el alua quebrasse, salieron todos de Valençia. Et desque fueron todos salidos de las angosturas600, el Çid ordenó sus azes: et dio la delantrera a don Áluar Fáñez Minaya, et dio la su seña a Pero Bermúdez, et diole601 quinientos caualleros e mill e quinientos omnes a pie. Et en la diestra costanera fue el onrrado don Jerónimo, obispo de Valençia, con otros quinientos caualleros e mill e quinientos omnes de pie. E en la synystra costanera fue Martín Antolýnez de Burgos et Áluar Saluadores con otros quinientos caualleros e mill e quinientos omnes a pie. 85r°a Et el Çid leuaua la çaga con mill caualleros de lorigas et dos mill e quinientos omnes a pie. Et en esta manera fueron ssu passo fasta que vieron los moros. Et quando el Çid vio los condes602, mandó que fuesen aùn más passo, et el Çid en ssu cauallo Bauieca fue e passó delante todas las azes, et sus yernos los infantes de Carrión delante yuan con él.

  • 603 G : « munchos derribados ».

570Et estonçe començaron de salyr las muy grandes conpañas de los moros, et ordenaron sus azes muncho aýna, et tornáronse contra los christianos tañiendo tronpas e atanbores e faziendo grandes roydos. Et commo salieron de arrebate, non cuydando que el Çid salyesse tan aýna a ellos, non venían ordenadamente commo mandara Búcar. Et quando el Çid vio cómmo venían, mandó el Çid mouer la su seña et mandó que los firiessen muy syn miedo. E él fue en los primeros, así que en poca de hora fueron las azes mezcladas, en tal manera que ovo ý munchos muertos e derribados603 de vna parte e de otra. Et tan grande era el roydo de las feridas e de los atabales que non sse oýan los vnos a los otros andando asý, synon que se ferían muy cruamente, que non avían vagar. 85r°b

163. Cuenta la estoria que andando en esta priessa

  • 604 G : « so ».
  • 605 G : « e atendiólo Ordoño ».

571Cuenta la estoria que andando en esta priessa, que el infante Diego Gonçales ffue cometer vn moro alárabe, que era muy grande de cuerpo e muy valyente, et el moro otrosí fue muy denodadamente contra él. Et Diego Gonçales, quando lo vio venir contra ssý, boluió las espaldas a foyr. Et en todo esto non lo vio ninguno ssynon Ordoño, sobrino del Çid, que era escudero, et enderesçó contra el moro, la lança sobre604 el braço, e diole tal lançada por los pechos que el pendón con el asta ssalió por las espaldas, et dio con el moro en tierra. Et tomó Ordoño el cauallo por la rienda e començó a llamar al infante Diego Gonçales. Et quando se oyó llamar por su nonbre, tornó la cabeça por ver quién lo llamaua, et quando vio que lo llamaua su cuñado Ordoño, tornóse contra él e atendiólo605. Et Ordoño començó de dezir:

—Don Diego Gonçales, tomad este cauallo e vós dezid que matastes el moro, ca por mí nunca lo sabrá ombre en toda mi vida si me non fiziéredes por qué.

572Et ellos estando en esto, allegó el Çid que venía en pos de otro cauallero moro, e en llegando a ellos, alcançólo e fyriólo de la espada por çima de la cabeça, que lo fendió 85v°a fasta los dientes, et dio con él en tierra. E quando vio Ordoño al Çid, díxole:

—Señor, vuestro yerno don Diego Gonçales muy grant sabor ha de vos seruir e ayudar en esta fazienda, ca mató agora vn moro de que ganó este cauallo.

573D’esto plogo muncho al Çid, cuydando que dezía verdat Ordoño. Et estonçe endereçaron todos tres por la batalla e fueron feryr onde el mayor poder estaua, et tan rrezio los boluieron, dando grandes feridas, que esto fue grant marauilla, derribando e matando munchos d’ellos. ¿Et quién vos podría dezir quánt marauillosamente andudo el obispo en esta batalla, et todos los otros cada vno en su guisa, et sobre todos el Çid Canpeador, commo mayor e mejor? Et enpero tan grande era el poder de los moros que los non podían arrancar; et duró la fazienda en peso bien fasta ora de nona.

  • 606 G : « ýuale llegando çerca las espaldas, e quando fue çerca de las naues ».

574Munchos fueron los christianos que aquel día fueron muertos, e de los omnes a pie; e tantos eran muertos de christianos e de los moros que non podían poner espuelas a los cauallos. Pero tanto los ferió aquel día el Çid e los suyos que de la hora de nona adelante, fueron los moros arrancados. Et plogo a Dios e a la buenaventura del Çid que tornaron las espaldas et metiéronseles en alcançe. 85v°b Et los christianos feriendo en ellos e derribando e matando, et non catauan por el que caýa, mas todavía yuan adelante siguiéndolos quanto más podían. Et en yendo con ellos en alcançe asý, vio el Çid al rey Búcar et adereçó a él por lo ferir de la espada. Et el rey moro conoçiólo quando lo vio venir, e boluió la rienda e començó de foyr contra la mar, et el Çid en pos él, aviendo grant sabor de lo alcançar. Mas el rey traýa buen cauallo folgado e ýuase alongando; et el Çid cuytando a Bauieca, que muncho avía trabajado, e ýuale llegando çerca de las naues606, et vio que lo non podía alcançar, e alançól’ el espada e fyriólo en las espaldas. Et el rey, malferido, metióse por la mar e acogióse a vn batel.

  • 607 G : add. « en el alcançe ».
  • 608 G : « fueron ».

575Et el Çid deçendió e tomó su espada. Et en esto llegauan los suyos, feriendo e matando, et con la grant cuyta fazíanles entrar por la mar a muerte, de guissa que dos tantos morieron en la mar, que non en la batalla; pero con todos asmaron que morieron607 en el canpo diez e siete mill personas e dende arriba, mas la grant gente en la mar morieron, et tantos fueros (sic)608 los que catiuaron que esto fue vna grant marauilla, et de los veynte e nueue reyes que vinieron 86r°a con el rey Búcar, morieron ý los diez y syete. Et desque los moros fueron acogidos a las naues e los otros muertos e los otros catiuos, començó el Çid de sse tornar para el canpo.

164. Cuenta la estoria que en tornándosse el Çid, que se falló con sus yernos

576Cuenta la estoria que en tornándosse el Çid, que se falló con sus yernos, los infantes de Carrión. Et quando los vio, plógole muncho con ellos, et por los onrrar començóles a dezir:

—¡Acá mis fijos onrrados, ca con el vuestro esfuerço e con la vuestra ayuda vençimos esta lyd! Et bien fío por Dios que mientra me vós así ayudaredes, anpararemos a Valençia que yo gané con grant trabajo.

577Bien lo dezía el Çid, mas ellos ál se tenían en el coraçón.

  • 609 G : « e en tiendas muy buenas e nobles, et en ganados e en camellos e en bufanos ».
  • 610 G : « mill e dozientos moros catiuos ».
  • 611 G : « nin ».

578Et desí tornáronse todos rrobando el campo, en que fallauan muy grant auer esquiuamente en oro e en plata e en aljófar e en piedras preciosas, et en cauallos e en tiendas muy nobles e en bufanos609, que eran tantos que era grant marauilla, en tal manera que el más pobre de los christianos fue aquel día muy rrico. Et tan grande fue la ganançia de aquel día que copo en su parte al Çid ochoçientos cauallos e dozientos moros catiuos610, et de las otras cossas non vos podría omne dar cuenta nil (sic)611 del auer que fue ganado en esta lyd que el Çid vençió en el canpo del Quarto, sse-86r°b gunt que lo avemos contado.

579Et con todas estas ganançias se tornó el Çid para Valençia, onde fue reçebido con muy grandes alegrías e con muy grant proçessión. Otro día mandó partir su ganançia toda, e copo ende a los infantes de Carrión valía de mill marcos de plata a cada vno. Et quando se vieron tan ricos, afirmaron ellos e su týo la mala nemiga que tenían en los coraçones en cómmo dessonrrassen al Çid, así commo lo fizieron, segunt vos contaremos adelante en la estoria.

165. Cuenta la estoria e dize que después qu’el onrrado Çid ovo vençido la batalla del Quarto

580Cuenta la estoria e dize que después qu’el onrrado Çid ovo vençido la batalla del Quarto, estando en Valençia muy viçiosso et a muy grant sabor de sí, et faziendo muncha onrra a sus yernos que tenía en lugar de fijos, et ellos éranle enemigos mortales, non lo meresçiendo él. Et vn día, ellos estando con él, començaron a departir los caualleros mançebos quáles fueran buenos en la lyd o quáles malos; auía ý algunos que dezían mal a oreja, porque non lo querían dezir ante él, a que pesaua muncho.

581Et los infantes, cuydando que profaçauan d’ellos, llamaron a ssu týo Suero Gonçales, et ssalieron del palaçio e fuéron-86v°a se a su possada, et començaron a firmar el mal que tenían en el coraçón. Et su tío, que los deuiera sacar d’ello, abiuáualos más quanto podía él en cómmo dessonrrasen al Çid, et después a la çima dioles mal consejo.

582Después d’esto, a cabo de tres días, fuéronse amos hermanos para el Çid et salieron con él aparte, que non estaua ý otro ninguno a la fabla. Et Diego Gonçales, el mayor, dixo:

  • 612 G : « el buen debdo que conbusco auemos ».
  • 613 G : « menguó ».

—Çid, bien sabedes el deudo que connusco avedes612, ca vos tenemos en lugar de padre e de señor, et vós reçebístesnos por fijos el día que casamos con vuestras fijas, et después, acá fincamos sienpre conbusco e punamos siempre de vos seruir. Et si d’esto alguna cosa mengua613, non fue por nuestro grado mas lo más por lo non entender. Et porque ha tienpo que nos partimos de Castilla de nuestro padre e de nuestra madre, e commo non sabemos d’ellos cómo les va nin saben ellos de nós, por ende, si lo por bien toviéredes, querríamosnos yr para allá et leuar connusco a nuestras mugeres, por que vean nuestro padre e nuestra madre e nuestros parientes en cómmo somos onrrados e ricos en casar con vuestras fijas, e que entiendan que casamos a nuestra onrra e a nuestro pro. Et seremos siempre prestos e aparejados para venir ondequier que vós mandedes, para vuestro seruiçio.

583¡Et qué bien razo-86v°b nado era si otro mal non touiera en el coraçón!

584Et desque Diego Gonçales ouo acabado su rrazón, e el Çid fiando d’ellos, teniendo que fablauan con él syn engaño, respondióles:

—Mis fijos, péssame ende, mas pero téngolo por bien que las leuedes, et gradéscovos muncho lo ál que me prometedes. Et qual día vós quisiéredes, guissad cómmo mouades d’aquí vuestro camino.

585Et d’esta respuesta fueron ellos muy pagados e muy alegres.

166. Cuenta la estoria que desque el Çid les ovo dado la repuesta

586Cuenta la estoria que desque el Çid les ovo dado la repuesta, leuantóse del escaño et fuese para doña Ximena, su muger, et fabló con ella ante don Áluar Fáñez, su primo, et contól’ todo lo que passara con sus yernos et la repuesta que les diera. Muncho pesó a doña Ximena e a don Áluar Fáñez porque ge las otorgara, et dixo doña Ximena:

  • 614 G : « a otra parte nin a otra tierra ».

—Çid, non tengo por seso que partamos nuestras fijas de nós para leuar a otra parte614. Et estos nuestros yernos son antojadizos, fechos a mala voluntad, e feryrlas han e fazerles han desonrra, et non avrá allá quien ge lo demande.

587Et en esto mesmo acordó don Áluar Fáñez. Et el Çid non 87r°a fue pagado d’esta razón et estrañóla muncho, e dixo que non fablasen más en ello, ca non querría Dios, nin los infantes non eran de tal sangre que ninguna mala cossa fiziessen, nin les vernía a voluntad de lo comedyr, «syquier porque el rey don Alfonso nuestro señor las cassó con ellos», et quando de tan malaventura fuessen, et el diablo los quisiesse engañar et fiziesen tan mal fecho, caro les costaría.

588Et estonçes guisóles cómmo se fuessen, et el qual guissamiento fue éste: primeramente les dio las nobles espadas Colada e Tizona, et munchos paños de oro e de sirgo e de lana, et dioles çient cauallos enfrenados e ensillados, et çient mulas guarnidas, et diez copas de oro, e çient vasos de plata, et seysçientos marcos de plata en tajaderos e en escudillas e en otra baxilla. Et dioles çient caualleros bien guissados, de que yua por caudillo Martín Peláez el asturiano, et otro cauallero que dezían Pero Sanches, et éstos fizieron omenaje en las manos del Çid que seruiessen siempre a sus fijas, commo a señoras e fijas de señor natural.

589Et desque todo esto les ovo dado e los ovo aparejados, tomaron su camino e salyeron de Valençia. Et salió el Çid con ellos vna 87r°b grant pieça. Et quando las dueñas se partieron del Çid e de su madre doña Ximena, fueron muy grandes los lloros de la vna parte e de la otra, en guissa que los coraçones les adeuinauan el mal que les era cuydado. Et el Çid cuydaua en las conortar, diziendo que siempre sse membraría d’ellas et las manternía en buen estado, et dioles su bendiçión, e mouieron su camino con sus maridos.

167. Cuenta la estoria que el Çid fue con ellas dos leguas

  • 615 G : « ellos ».
  • 616 G : « d’ellas ».
  • 617 G : « ellos ».
  • 618  G : « et por que fuese más encubiertamente, fízole mudar las vestiduras ».

590Cuenta la estoria que el Çid fue con ellas615 dos leguas, et espidiósse d’ellos e de las fijas et tornóse para Valençia. Et en tornándosse, el coraçón començóle de fferyr muy rreziamente et començó de cuydar en lo que doña Ximena le dixiera. Et menbróse cómmo sus yernos andauan achacados e non fablauan con él commo solían, ca las sus palabras eran bueltas de mala voluntad, et por esto començó a rreçelar ssu mal d’ellos616. Et por este rreçelo, llamó a Ordoño, su sobryno, et díxole de cómmo sse rreçelaua de los infantes que querían fazer algunt mal a sus fijas, et que le rrogaua e mandaua que fuese en pos ellas617 en guissa que se non llegasse a ellos nin a su con-87v°a paña, nin sopiessen d’él fasta Carrión, et que fuesse más encubiertamente que pudiesse. Et fízole mudar las vestiduras618 et fýzole yr de pie. Et commo Ordoño era entendido, fizo commo el Çid le mandó.

  • 619 G : « Collia ».

591Et los infantes tomaron su camino d’esta guissa: luego a Chiua, e a Boniella, e dende a Rrequena, e dende a Canpo de Rrobles, e al puerto de Chiuar, et fueron possar a la villa Tajo. Et otro día tomaron su camino para Moya, et dexaron la villa a man diestra, e llegaron a Adamuz, e passaron por Tolba619, et fueron possar a Quintana.

  • 620 G : « allí por do ellos auían de pasar ».

592Et el rey Abén Cañón, por cuya tierra passauan, era vassallo del Çid et dáuale cada año sus parias. Et quando sopo que venían los infantes e las fijas del Çid, salyó de Molyna e fueles a rreçebir. Et fizo fincar las tiendas en vn canpo allý do ellos avían de possar620, et mandó ý traer muncha vianda et pensó d’ellos muy bien, et dioles quanto ovieron menester et fízoles muncha onrra, e rrogándoles que fyncassen con él algunos días; mas los infantes le dixieron que lo non podían ffazer, ca yuan apriessa a sus jornadas que avían puestas. Et quando el moro vio que los non podía detener, dioles de sus doñas muy rricas et muy nobles, et partiósse d’ellos e tornóse para Molyna.

  • 621 G : « Torpes ».

593Et ellos començaron de andar por Val de 87v°b Espina ayuso, et passaron por Porra e por Berrocal e por Val de Andromes, et dexaron Medynaçely a diestro, e trauesaron al canpo de Barahona, et tomaron camino de Berlanga. Et mouieron dende, e passaron Duero a vn vado de yuso de la villa de Berlanga, et llegaron a los rrobredos de Torres621, onde ellos avían asmado de desonrrar ssus mugeres.

594Et quando fueron en aquel lugar, mandaron a toda la conpaña que sse fuesen adelante et fyncaron ellos solos con ssus mugeres. Et dixo doña Eluira, la mayor:

—¿Por qué queredes que fynquemos nós e vós ssolos en este lugar?

595Et Diego Gonçales, ssu marido, dixo:

—Callad, que agora lo veredes.

  • 622 G : « e tomáronles las capas aguaderas ».

596Et començaron de sse yr con ellas por el rrobredo adentro et desuiáronlas de los caminos, et fallaron vna fuente en vn valle et desçendiéronlas allý, et tomáronlas por los cabellos e arrastráronlas por ellos. Et tomáronles los mantos que traýan622 et despojáronles todos los paños, saluo ende los briales en que las dexaron, et diéronles munchas espoladas. Et tomaron las çinchas de las syllas e fyriéronlas con ellas de muy grandes feridas, e ellas todavía dando muy grandes bozes e llorando muncho, et acomendándose a Dios e a santa María que las oviese merçed. Mas en quanto más bo-88r°a zes dauan e más llorauan, tanto ellos más crueles eran contra ellas, en manera que tales las pararon que todas eran cubiertas de sangre, fasta que fyncaron por muertas.

597Et desque estos males ovieron fecho, caualgaron en sus cauallos et tomaron las mulas e los paños d’ellas, et dixieron:

—Aquí fyncaredes, fijas del Çid de Biuar, que non sería cossa aguissada de ser nuestras mugeres. E veremos cómmo vos vengará vuestro padre, ca nós vengados somos de la dessonrra que nos fizo en Valençia con el león.

598Et fueron su carrera, ca bien cuydauan que muertas fincauan.

168. Pues que los infantes fueron ydos de aquel lugar onde dexaron sus mugeres

599Pues que los infantes fueron ydos de aquel lugar onde dexaron sus mugeres, Ordoño, sobrino del Çid, que las venía aguardando, oyó las bozes que ellas dauan e fue contra ellas. Et quando las falló yaziendo en tierra tan maltrechas, ovo muy grant pesar et fizo muy grant duelo por ellas, et diziendo que pesase a Dios de tamaño tuerto como «vós, mis primas e mis sseñoras, avedes reçebido, ca nunca vós mereçistes tal cosa nin venides de tal lugar para lo fazer, porque este mal nin otro ninguno vos deuiesse venir nin 88r°b fazer vuestros maridos lo que fizieron».

600Et desý, temiéndossse que los aleuosos que tornarían a ellas a fazerles más mal, asmó de las tyrar de allý a otro logar onde las pudiesse encobrir. Et tomó a doña Eluira et púsola a sus cuestas, e leuóla grant pieça por el rrobredo, por onde vio el monte más espesso, fasta que fue alongado de aquel lugar, et púsola en tierra. Et desí tornó por doña Sol e leuóla a cuestas fasta aquel lugar, et pues que las tovo allý, fízoles camas de fojas e de yeruas e echólas en ellas, et cubriólas de vna capa que traýa.

  • 623 G : « estauan ».
  • 624  G : « que non sabía qué fiziese con ellas, asmando que sy estodiese con ellas, que non averían qué (...)
  • 625  G : om. [de aquellos aleuosos de infantes].

601Et desý començó a cuydar e a llorar con la grant cuyta en que estaua623, que non sabía qué sse fiziesse con ellas, que non avría qué comer624 para ssý nin para ellas; et si lo fuese buscar algunt poblado, que las dexaría a grant aventura, commo estauan feridas e sangrientas, que vernían bestias brauas et las aves et que las matarían. Et otrossí, sy non fuesse al Çid, ssu týo e su señor, a dezirle cómmo acaeçiera aquel mal, que él non lo podría saber por otrie nin tomaría aquella vengança ende que deuía tomar de aquellos aleuosos de infantes625.

169. Cuenta la estoria que mientre Ordoño, sobrino del Çid, estaua en su pensamiento

  • 626  G : « las espuelas sangrientas e las manos cubiertas de sangre de las feridas que dieran a sus mug (...)

602Cuenta la estoria que mientre Ordoño, sobrino del Çid, esta-88v°a ua en su pensamiento e en la grant cuyta, los infantes de Carrión llegaron a ssus conpañas, las espuelas sangrentadas de las feridas que dieran a sus mugeres et las manos esso mesmo626. Et quando los vieron assý venir e que non traýan consigo a sus mugeres e traýan las mulas e los paños, e entendieron el malfecho que fizieran, a los buenos e cuerdos pessóles de coraçón et fuesse faziendo el rroydo.

603Et quando Martín Peláez e Pero Sanches oyeron esto que avían fecho los infantes a sus mugeres, ovieron ende muy grant pessar et boluieron ende a los infantes muy sañudamente. Et ellos avían ya lauadas las manos e las espuelas, pero quando vieron las mulas et los paños de ssus señoras, apartáronse con sus çient caualleros et dixieron:

  • 627  G : add. « nuestro señor ».

—Amigos, estos infantes algunt malfecho fizieron en sus mugeres e nuestras señoras, por quien fezimos omenaje al Çid, nuestro sseñor, que nos fizo caualleros a los más que aquí estamos. Et para guardar todos estos deudos que avemos con ssu padre e con ellas, ha menester que nos armemos e que nos pongamos con estos infantes, o nos matemos con ellos o nos den nuestras sseñoras, que non aya ý otra cossa; et si esto non faze-88v°b mos, non somos para el mundo, ca derecho faremos, et ssy lo non fiziéremos, estarnos ýa mal, ca la dessonrra del Çid627 nuestra es, et tenérnoslo ýa por mal, pues nós aquí tan çerca estamos e lo non demandamos.

604Et esto que Martín Peláez dixo, touiéronlo todos por bien. Et los infantes, quando lo vieron venir e oyeron lo que ellos dixieron, touiéronse por muy agrauiados, e temiéndose d’ellos dixieron:

  • 628 G : « Torpes ».

—Yd a la fuente de los rrobredos de Torres628 e ý las fallaredes, que las dexamos biuas e sanas, que non les fezimos mal ninguno, mas non las queremos leuar connusco. Pero si quisiéredes las mulas e los paños, tomaldos.

  • 629  G : « ca loado sea Dios e la merçet del Çid, mulas e paños avremos para torrnar a su padre ».
  • 630 G : « vos torrnamos amistat ».

605Et ellos dixieron que non quissiesse Dios que tales mulas nin paños que así fuessen tomados, ellos resçibiessen, ca loado sea Dios e la merçed del Çid, mulas e palafrenes e paños avían para las tornar onrradamente para su padre629, et non les menguaría ninguna cossa. «Mas vós fezistes mal e syn guissa en dessonrrar tales mugeres e fijas de tal padre, et non puede muncho tardar que grant mal non vos avenga por ende. Et de aquí adelante vos tornamos enemystad630 e dessafiámosvos por el Çid e por nós e por quantos touieren la su carrera».

606Et a 89r°a esto non respondieron los infantes ninguna cossa. Et pues que vieron que non respondieron ninguna cosa, dixiéronles:

—Ydvos commo aleuosos e malos, et non ha carrera en el mundo por que vos podades saluar d’esta nemiga que avedes fecho.

607Mas por todo esto non respondieron et començaron de yr su camino.

170. Cuenta la estoria que Martín Peláez e Pero Sanches con sus conpañas tornáronse para el robredo

608Cuenta la estoria que Martín Peláez e Pero Sanches con sus conpañas tornáronse para el robredo onde fyncaron las dueñas. Et quando llegaron a la fuente, fallaron todo en derredor sangriento de las feridas d’ellas, et non fallaron las dueñas e ovieron grant pessar. Et non sabían a quál parte yr a las buscar, et començaron de andar por el rrobredo llamando e dando bozes, et faziendo muy grant duelo por el mal que les avía conteçido et porque las non podían fallar.

  • 631 G : « oyeron las bozes que dauan ».

609Et ellos andando en esta cuyta, las dueñas e Ordoño oyeron las bestias e las bozes que dauan631 et ovieron muy grant miedo, ca cuydauan que eran los infantes con ssu conpaña que tornauan a matarlas. Et con el grant miedo que avían de las bozes, quissieran ser alongados de aquel logar. Et andándolas 89r°b buscando, non las podían fallar. Et estonçe dixo vn cauallero que avía nonbre Martín Ferrandes, que era natural de Burgos:

  • 632  G : add. « aquellos traydores et matémosnos con ».
  • 633  G : « e sy non pudiéremos alcançar en el camino ».

—Amigos, más valdría que fuéssemos en pos632 ellos por el malfecho que fizieron ca non nos es onrra de nos tornar assý para el Çid, ca avemos de tomar vergüença, ca non ssomos para ant’él. Et ssy los pudiéremos alcançar en el camino633, vayamos al rrey don Alfonso e mostrémosle este fecho, et digámosle toda la verdad d’esto por que faga aquella justiçia que sse deue fazer sobre tal fecho commo éste, ca çiertos set que le pesará deque lo sopiere, et estrañarlo ha muncho, ca él ge las pidió para dárgelas por mugeres. Et nós non nos partamos de casa del rey fasta que el Çid aya derecho qual deue sobr’este fecho.

610Et todos lo tovieron por bien e fiziéronlo asý, ca entendieron que dezía guysado. Et tomaron el camino e pugnaron de yr en pos los infantes quanto más pudieron, que se non dauan vagar; mas ellos eran ya ydos al más andar e non los pudieron alcançar. Et desque vieron que eran ydos, fuéronse para el rey don Alfonso e llegaron a él a Palençia. Et besáronle las manos con muy tristes 89v°a coraçones, et Martín Peláez et Pero Sanches contáronle el mal e la desonrra que los infantes avían fecho al Çid e a sus fijas, et pidiéronle merçed que le pesase dende e que lo estrañase. Et quando el rey lo oyó, pesól’ muncho de coraçón, commo aquél que lo tenía por malfecho et que avía grant parte en esta desonrra, et dixo así:

—Oyo lo que vós dezides; e non puede ser que antes de pocos días non ayamos mandado del Çid Canpeador, por la qual querella nós avremos más razón de entrar por este fecho, en manera que aya cada vno conplimiento de derecho.

611Et estonçes besaron las manos al rrey don Alfonso por lo que dezía, teniéndole en grant merçed quanto dezía. Et fyncaron en la corte fasta que Áluar Fáñez e Pero Bermúdez vinieron ý, asý commo la estoria lo contará adelante.

171. Cuenta la estoria que pues que las dueñas e Ordoño vieron que las bozes eran quedas

612Cuenta la estoria que pues que las dueñas e Ordoño vieron que las bozes eran quedas e non sonauan más, diz que fue Ordoño a vna aldea que era çerca, a buscar de comer para las dueñas e para sý, et d’esta guissa las mantouo sie-89v°b te días.

  • 634 G : om. [labrador que biuía con su muger e con sus fijos buena vida].
  • 635 G : om. [este omne bueno].

613Et en aquella aldea falló vn omne bueno labrador que biuía con su muger e con sus fijos buena vida634. Et este omne bueno635 conosçía bien al Çid Rruy Díez, que ya possara en su cassa, et oyera dezir los buenos fechos que él fiziera. Et en departiendo aquel omne bueno con Ordoño, et Ordoño porque lo veýa tan bueno et dezía muncho bien del Çid, óuole de contar el fecho de las dueñas cómmo les acaesçiera, et cómmo las tenía en aquel monte. Et el omne bueno, quando lo oyó, pesóle muncho de su mal, pero que sse touo por de buenaventura porque les podría fazer seruiçio. Et estonçe tomó vna azemilla e fuese con Ordoño para el monte onde estauan las dueñas, et leuó consigo dos mançebos que avía.

614Et quando las dueñas vieron al omne bueno e a sus fijos, ovieron grant vergüença et quissiéronsse encobrir d’ellos, mas non pudieron. Et el omne bueno fyncó los ynojos ante ellas llorando muncho, et dixo:

—Señoras, yo ssó a merçed del Çid vuestro padre, que munchas vezes posó en mi casa et seruílo quanto yo pude, et fízome siempre merçed. Et agora, estando yo en mi cassa, acaesçió ý este mançebo que dize que ha nonbre Ordoño 90r°a et començóme a dezir el mal e la dessonrra que vos fizieron vuestros maridos, los infantes de Carrión. Et quando lo oý, oue muy grant pessar, pero con grant sabor que ove de seruir al Çid e a vós, só aquí venido con este acuerdo, et sy fuere la vuestra merçed, leuarvos he para mi cassa en esta azemila en que podades yr amas a dos. Et no finquedes en esta montaña yerma, do vos conbrán aýna bestias brauas que aquí andan. Et desque allá fuéredes, yo e mi muger e mis fijas, seruirvos hemos quanto más pudiéremos. Et de allý podedes enbiar este escudero con mandado a vuestro padre, et yo vos guardaré muncho encubiertamente e muy bien fasta que vuestro padre vos enbíe mandado en cómmo fagades; ca este lugar en que estades non es para vós, ca moriríades de fanbre e de frío.

615Et a estas palabras que el ombre bueno dezía, tornóse doña Sol contra doña Eluira, la mayor, et dixo:

—Hermana, bien dize este omne bueno, et más valdrá [que vayamos allá e] que biuamos que non que muramos aquí, et nunca veríamos la vengança del Çid, que yo fýo en Dios que nos dará nuestro padre. Et agradezcamos a Dios muncho e a este omne bueno lo que nos dize.

  • 636 G : « muncho onrradas dueñas e reynas ».

616Et estonçe subiéronlas en la azemila e fuéronse al aldea a la casa del omne bueno. Et entraron ý de noche muncho encubiertamente, que non sopo 90r°b omne parte d’ellas synon el omne bueno e su conpaña, a quien él castigó que lo non dixiesen a omne del mundo. Et fueron muy bien reçebidas de la muger e de sus fijas. Et d’estas dueñas feridas e desonrradas fizo Dios muncho onrradas reynas636 después.

172. Cuenta la estoria que desque las dueñas fueron en casa del omne bueno

617Cuenta la estoria que desque las dueñas fueron en casa del omne bueno, que las seruía syn arte, fyzieron vna carta para su padre el Çid de creençia, que creyesse a Ordoño quanto le dixiesse de su parte; et la carta era escripta en sangre de las sus feridas. Et el omne bueno le dio que comiesse fasta en Valençia.

618Et Ordoño yendo su camino, fallóse con don Áluar Fáñez Minaya e con Pero Bermúdez que yuan al rey don Alfonso con presente que le enbiaua el Çid e con su mandado. Et el presente era éste: dozientos cauallos de los que ganara en la lid del Quarto que ouo con el rey Búcar, e çient moros, e munchas espadas, e munchas sillas rricas. Et yendo Áluar Fáñez e Pero Bermúdez fablando, llegó Ordoño a ellos de pie lazrado, et tanto que llegó a ellos, echó la mano a los cabellos e començóse a mesar e a fazer 90v°a grant duelo. Et ellos, quando esto vieron, desçendieron de las bestias et preguntáuanle que qué era. Et él contóles todo el fecho en cómmo acaesçiera. Et quando ellos esto oyeron, ¿quién vos podría contar qué tamaño fue el llanto que fizieron allý estando? Et Pero Bermúdez dixo:

—Menester ha que tomemos otro acuerdo sobre esto.

619Et el acuerdo fue éste: que se fuessen su camino para el rey don Alfonso e que le mostrasen su fecho de parte del Çid, e que le pidiessen merçed que le quisiese dar vengança de tan malfecho e tan desaguisado. Et enbiaron a Ordoño al Çid a contar las nueuas, et el acuerdo que ellos tomaron e Ordoño fue éste: díxoles el nonbre del omne bueno en cuya casa dexara las dueñas e el nonbre del aldea. Et Ordoño partióse d’ellos muy triste e fuese su camino.

620Et ellos fuéronse para el rey don Alfonso e falláronlo en Valladolid. Et el rrey reçibiólos bien et preguntóles por el Çid. Et ellos besáronle las manos et dixieron:

—Señor, el Çid se encomienda en la vuestra merçed. Et señor, él ovo agora vna buena fazienda con el rey Búcar de Marruecos et vençió a él e a veynte e nueue rreyes en el campo del Quarto, et ganó ý grant algo en oro e en plata e en cauallos e en ti-90v°b endas e en ganados, et mató muy grandes gentes e catiuó munchos moros. Et señor, reconosçiendo vuestro señorío natural, enbíavos en presente dozientos cauallos e çient moros negros, e sillas muy nobles et espadas muy preçiadas, e enbíavos pedyr por merçet que lo querades d’él tomar, porque ha grant sabor de seruir a Dios e a vós, amparando la fe de Jhesu Christo quanto él puede e sabe. Et bien sepades vós, señor, que cada vez que él algo gana de moros, luego vos enbía vuestra parte.

621Et a esto respondió el rey e dixo que el presente del Çid tomaua él de buenamente, commo de aquel más leal e más onrrado vassallo que nunca oviera señor, et que ge lo gradeçía muncho a él e a ellos que lo traýan. Et dixo luego don Áluar Fáñez:

  • 637 G : « vos ».

—Señor, nós veniendo a vós con este presente et con mandado del Çid bienaventurado, fallamos entre Medinaçely e Atiença vn escudero, sobrino del Çid que dizen Ordoño, que nos contó tamaño mal e tan grant desonrra que fizieron los infantes de Carrión en sus mugeres, fijas del Çid. Et el qual fecho, señor, vós sabedes ya que tan malo e tan dessaguisado es, e señor, grant parte vos cae ende, ca vós las casastes con ellos e yo ge las dy por vuestro mandado. Et 91r°a señor, porque Martín Peláez nos637 dixo que las dueñas eran muertas, segunt que él cuydaua, sabet que son biuas e sabemos ónde son muy maltrechas, ca fueron muy malferidas con çinchas e con espoladas, et tomáronles las mulas e los paños, et assý nos lo contó Ordoño. Et señor, de tal fecho commo éste, çiertos ssomos que pessa a Dios del çielo et deue pesar a vós que sodes de la tierra en vuestro sseñorío. Et por ende vos pedimos por merçed que tomedes el vuestro derecho para vós et que dedes al Çid e a nós el nuestro. Et non querades que en vuestro tienpo ssea el Çid dessonrrado, ca loado ssea Dios, nunca fue dessonrrado fasta oy: que vuestro padre, el rey don Fernando, desque lo fizo cauallero en Coymbra, siempre leuó ssu fazienda adelante; et después mantóuogela muy bien el rey don Sancho, vuestro hermano, que Dios perdone. Et señor, vós, después que rreynastes, siempre le fezistes merçed fasta aquí; pues si la vuestra merçed fuere, ençimádgela agora.

622A estas rrazones respondió el rrey e dixo:

—Sabe Dios que la dessonrra del Çid que me pessa d’ella muncho, et quanto más lo oyo tanto más me pessa ende, que munchas rrazones ay por que me deue pessar: primeramente por lo mío et desí por lo del Çid, et otrossý por lo de sus fijas. 91r°b Mas pues que biuas son, non es tanto el mal, ca ssy fueron dessamparadas a tuerto ellas non lo meresçiendo, pueden sser vengadas a derecho, asý commo la mi corte mandar. Otrosí me pesa por lo errar tan mal e tan cruamente mis vasallos e mis naturales, los infantes de Carrión. Mas pues el fecho así es, non puedo yo estar que non faga lo que deuo de derecho, et por ende tengo por bien de los mandar enplazar para mi corte, que quiero fazer sobr’esto en Toledo; et el plazo sea de oy en tres meses. Et dezid al Çid que venga ý con aquéllos que touiere por bien de traer consigo.

623Et d’esto plogo muncho a don Áluar Fáñez e a Pero Bermúdez, e besáronle la mano, et espidiéronse d’él. Et el rey mandóles dar muy buenas mulas para las dueñas, con muy nobles sillas, e guarnimentos de oro e de paños de oro e de lana con peñas veras e grises.

  • 638 À partir de ce passage, le manuscrit G est lacunaire car une partie du folio 201r°b a été déchirée. (...)

624Et dessý caualgaron638, e con ellos Martín Peláez el asturiano, e Pero Sanches e sus caualleros, et fuéronse Val de Esgueua arriba, e contra Peñafiel, e a Rroa e a Sant Esteuan de Gormaz, et llegaron a los robredos de Torres, onde las dueñas fueron dessonrradas. Et Martín Peláez e Pero Sanches los leuaron a la fuente. 91v°a

173. Cuenta la estoria que después que don Áluar Fáñez e ssus conpañeros llegaron a la fuente

625Cuenta la estoria que después que don Áluar Fáñez e ssus conpañeros llegaron a la fuente, fezieron su duelo grande commo sy las touiessen delante, et desí fueron al aldea onde Ordoño avía dicho que las dexara. Et desque llegaron al aldea, posaron ý e non quisieron yr onde las dueñas estauan, por las non descobrir así a todos. Et quando vino la noche, fueron a la posada del omne bueno onde ellas estauan, don Áluar Fáñez et Pero Bermúdez solos. Et desque llegaron a la posada, llamaron al omne bueno. Et él, quando los vio, conosçiólos, ca munchas vezes los avía vistos quando el Çid pasaua por allý, et plógolo muncho con ellos e metiólos en casa. Et quando vieron las dueñas, fue muy grande el lloro e llanto de amas las partes que fizieron, et a cabo de vna grant pieça, dixo don Áluar Fáñez:

  • 639 G : add. « allá onde está ».
  • 640 Lacune dans le manuscrit G (cf. note 638) jusqu’au fol. 201v°b où l’on peut lire à la première lign (...)

—Por Dios, mis sobrinas, sabe Dios verdad, e vuestro padre639 e vuestra madre con quien lo yo fablé, que muncho lo reçelé yo la vuestra venida con aquellos desleales. Et pessóme muncho quando vuestro padre me dixo que vos avía otorgadas que viniéssedes con ellos. Et vuestra madre e yo quissýmoslo partir mas non podymos con vuestro padre, diziendo que «non 91v°b faría ý ál, pues ge lo he prometido». Mas pues que así es et vós sodes biuas del mal, plázenos con él más poco640, e querémosvos leuar para vuestro padre, et él e nós pornemos ý consejo en tal manera, si Dios quisiere, que vós seredes ý vengadas.

626Et estonçes vestiéronlas de muy nobles paños, et fizieron muncho bien al omne bueno que las tenía en guarda, en guissa que fyncó muy bien pagado del seruiçio que avía fecho a las dueñas. Et las dueñas leuaron consigo dos fijas e dos fijos que el omne bueno avía, a quien casaron después muy bien et fizieron d’ellas muy rricas, ca los tenían en lugar de hermanos por el grant seruiçio que les avían ffecho en la grant cuyta en que eran. Et mandaron al ombre bueno que sienpre rrecudiesse a ellas, e que le farían algo. Et aquella noche guissaron lo que avían de guissar.

627Et otro día antes del alua, madrugaron e tomaron camino de Atiença, et dende a Medinacely, et dende a Molyna. Et el rrey de Molyna reçibiólas muy bien e fízoles quanto bien et quanta onrra pudo. Et estonçe acordaron de fyncar ý algunt día, porque las dueñas venían flacas et por que lo fiziesen saber al Çid, que les enbiasse mandar cómmo fiziesen.

  • 641 G : add. « ant’el rey don Alfonso, de cómmo le pesara muncho ».
  • 642 G : om. [commo omne nunca viera] ».

628Et de allý fuesse Pero Bermúdez para el Çid, 92r°a et don Áluar Fáñez e toda la otra gente ffyncó con las dueñas. Et Pero Bermúdez, quando llegó al Çid, contóle todo el fecho cómmo passara641 de la desonrra de sus fijas, et cómmo quería fazer cortes sobr’ello el rey dende a tres messes en Toledo, et que mandaría emplazar las infantes para yr, et que le enbiaua rrogar e mandar que fuesse ý con los que touiesse por bien, e que le faría derecho de los infantes de Carrión, así commo ssu corte mandase; otrossý, que tan nobles mulas e paños e guisamientos les diera para las dueñas commo omne nunca viera642, et otrosí, cómmo eran en Molyna.

629Et falló ý su hermano Ordoño, que avía contado al Çid la dessonrra e el mal que los infantes avían fecho a sus fijas, de que él tomara muy grant pessar. Pero con lo que Pero Bermúdez le contara de lo que passara con el rrey don Alfonso et de lo que le enbiaua mandar, fue tomando conorte, fiando de Dios que avría dende derecho del grant tuerto que le fizieron, non lo meresçiendo en ninguna cossa.

174. Cuenta la estoria que después que Pero Bermúdez contó al Çid todo lo que avedes oýdo

630Cuenta la estoria que después que Pero Bermúdez contó al Çid todo lo que avedes oýdo ante doña Ximena, que nunca quedaua llorando e matándose, con el 92r°b grant pessar que avía, que ella era más muerta que biua. Et Pero Bermúdez conortá[ua]la diziéndole:

—Señora, non lloredes, que vuestras fijas dexo yo en Molina biuas e sanas, e don Áluar Fáñez con ellas. Et ssy Dios quissiere, buena vengança avredes ende, si por el Çid que aquí está non menguar, que el rrey don Alfonso grant sabor ha de vos dar ende derecho.

631Estonçe respondió el Çid e dixo:

—Pero Bermúdez, non seades tan quexoso, ca el omne quexoso cuyda por ý adobar su fecho e páralo peor. Et çierto set que non ha de fincar por mí en quanto yo pudiere; et fýo por Dios que yo tomaré ende vengança et tanta merçed me fará Dios que nunca moriré enante fasta que ssea ende vengado de aquellos aleuosos. Et por ende vos ruego que non me dedes más quexa de quanta me yo tengo en el mi coraçón. Et assás quexas me ha dado estos días Ordoño, vuestro hermano, que nunca me dexaua folgar de día nin de noche. Et tengo en merçet a mi señor el rrey don Alfonso quanto me enbía dezir. Et yo yré a sus cortes muy de grado, en tal guissa e manera que pese ende a quien mal me quisiere, et Dios queriendo, moueremos de aquí fasta el día que podamos allá ser, quando fuere tiempo. Et entretanto, tornadvos para Molina e traedme mis fijas 92v°a para aquí, que las quiero ver, et fablaré con ellas por que me digan todo el fecho çierto, con que vaya a la corte de mi señor el rrey don Alfonso para demandar e acaloñar la su desonrra.

632Et Pero Bermúdez tornóse luego otro día para Molyna, do era el rrey Abén Cañón, que fizo muncha onrra a las dueñas e a don Áluar Fáñez et a todos los otros que ý eran, que les dio siempre quanto ovieron menester. Et mouieron de Molyna, et el rey con ellas, que non se quisso partir d’ellas fasta en Valençia do era su señor el Çid, faziéndoles muncha onrra e muncho seruiçio. Et muncho lo agradesçió el Çid, que los salió a rreçebir dos leguas. Et ¿quién vos podría contar los duelos que fazía con sus fijas desque las vio él e su conpaña? Et non tan solamente los christianos mas los moros que yuan con ellos.

633Et desque llegaron a Valençia e entraron en el alcáçar, onde estaua doña Ximena su madre e otras dueñas, ¿quién vos podría contar nin dezir el duelo que con ellas fazía? Et con ellas munchas dueñas e donzellas, que d’esto non quedauan tres días e tres noches, así commo si las touiesen muertas delante. Et mientra ellas fazían este duelo, el Çid agradeçió muncho al rrey Abén Canón, su vasallo, quanto 92v°b bien fiziera a sus fijas e a sus conpañas, et prometióle de lo amparar e de lo deffender de quantos contra él veniessen. Et desende fuesse muy pagado para Molyna.

175. Cuenta la estoria que después d’esto, el Cid Canpeador guissóse para yr a las cortes de Toledo

634Cuenta la estoria que después d’esto, el Cid Canpeador guissóse para yr a las cortes de Toledo, et dexó en Valençia por cabdillo al obispo don Jerónimo et a Martín Peláez el asturiano, et dexó ý con ellos quinientos caualleros fijosdalgo. Et desý fabló con sus fijas e mandóles e rogóles que.l’ dixiesen la verdat de todo el fecho en cómmo pasara et que le non dixiesen mentira. Et ellas fiziéronlo así que le non menguaron ende nada.

  • 643 G : « çiento ».
  • 644 G : « e Martín Núñez con çincuenta caualleros, Diego Sanches de Arlança con çinquenta caualleros ».
  • 645 G : « çincuenta ».
  • 646 G : add. « Gonçalo Nuñes de Orbanga et Nuño Rauia et Yuanes Cornejo con sesenta caualleros ».
  • 647  G : add. « don Garçía de Rroa e el serraçín su hermano, señores de Açaçón, con çincuenta cauallero (...)

635Et desí mouió el Çid de Valençia, et con él don Áluar Fáñez Minaya con dozientos caualleros, et Pero Bermúdez con çiento, e Martín Antolýnez con çinquenta, e Martín Ferrandes con otros çinquenta, et Féliz Ferruz e Ouieto Sanches con çinquenta643, et éstos eran quinientos caualleros; Martín Garçía e Martín Saluadores con çinquenta, et Pero Gonçales e Martín Muñoz con çinquenta caualleros644, et don Nuño, el que pobló a Alcobilla, e Áluar Bermúdez, el que pobló a Osma, 93r°a con quarenta645 caualleros646, et Nuño Ferrandes, el señor de Monteforte, e Gómez Ferrandes, el que pobló Panpliga, con sesenta caualleros647, et Antilýn Sanches de Soria, entre fijos e parientes, leuaua quarenta caualleros. Et así sse cunplyó el cuento de nueueçientos caualleros. Et leuaua quinientos escuderos de pie fijosdalgo, ssyn los otros de criazón de su cassa et syn otra gente de pie que era muncha. Et todos yuan muy bien vestidos de muy buenos paños e muy buenos cauallos para ayudar al Çid de corte e de guerra.

636Et tomó su camino a jornadas ssabidas para Toledo. Et en [a]quel tiempo era ya el rrey en Toledo, et eran ý llegados los infantes de Carrión. Et quando llegó mandado al rrey de cómmo venía el Çid, plógole muncho con él, et mandó que le diessen los palaçios de Galiana en que posasse.

  • 648 G : om. [por quanto aguissado fazía contra él].

637Et el día que el Çid ovo de entrar en Toledo, ssalyó el rrey a reçebirlo bien a dos leguas de la villa et fízole muncha onrra, de lo qual pesó muncho a los que lo malquerían. Et quando el Çid llegó al rrey, bessóle la mano, et el rrey abraçólo e rreçibiólo muy bien, et díxole que fuese bienvenido e plógol’ muncho con él. Et el Çid le respondió et díxole que le tenía en merçed por quanto aguissado fazía contra él648. Et el rey dixo otra vez:

—Mandé-93r°b vos tomar possada en los mis palaçios de Galyana por que posásedes çerca de mí.

638Et el Çid díxole:

—Señor, déuos Dios vida, mas en los vuestros palaçios non cae posar otro ninguno ssynon a vós. Et mas sy vós touiéredes por bien, en los palaçios de Sant Seruán posaré más syn enojo, ca viene comigo muy grant gente. Et para auer lugar mejor onde fagades vuestra corte, fazerla hedes en los palaçios de Galyana, que ay mejor anchura que non en el vuestro alcáçar.

639Et el rrey tóuolo por bien lo que el Çid dezía. Et fue con el Çid a la posada, e allí dixo el rey a todos:

—Pues que aquí sodes todos juntados, mañana ante nós en los palaçios de Galyana ayuntarvos hedes, et sabredes por lo que fustes aquí llamados.

  • 649 G : « alcáçar ».

640Et desque esto ovo dicho, ffuese el rey para su posada649 et arramaron los otros para ssus possadas. Et el Çid fincó en la iglesia de Sant Seruán et mandó fincar ssus tiendas en derredor por essos oteros. Et todo omne que viesse la possada que el Çid tenía podía dezir que semejaua vna grant hueste.

176. Cuenta la estoria que el rey mandó yr adobar los palaçios de Galyana

641Cuenta la estoria que el rey mandó yr adobar los palaçios de Galyana a Benito Peres, su rrepostero, para otro día que sse avía de començar 93v°a la corte. Et él enderesçó el palaçio mayor en esta manera: el ssuelo estrado de tapetes, e las paredes e lo de çima todo cubierto de paños de oro mui rricos, et pusieron en el mayor lugar la silla real en que sse assentase el rey —la qual silla era muy noble e mu<y> rrica, ca él la ganara en Toledo, que fuera de los reyes dende— et derredor fizieron muy nobles estrados en que sse asentassen los condes e los omnes onrrados que eran venidos a la corte.

642Et otrossí el Çid sopo en cómmo endereçauan los palaçios de Galiana. Et mandó llamar a vn escudero mançebillo, que era omne fijodalgo e su criado de quien fiaua muncho, et [el] qual avía nonbre Ferrant Alfonso, et mandóle que tomasse el ssu escaño de marfil que él ganara en Valençia et que lo fuesse armar en el mejor lugar del palaçio, çerca de la sylla del rey. Et por que ninguno non le pudiesse fazer mal nin dessonrra en el su escaño, diole çient escuderos fijosdalgo que fuessen con él et mandóles que fasta otro día que él allá fuese, non se partiesen d’él.

  • 650 G : « muy sotil de leuar ».

643Et desque ovieron yantado, mandaron cargar el escaño e fueron con él al palaçio de Galyana. Et armáronlo çerca la silla del rey, assý commo el Çid les avía mandado. Et todo aquel día e aquella noche estudieron ý guar-93v°b dando el escaño fasta otro día que el Çid se vino assentar en él; e cada vno d’ellos ssu espada al cuello, ca el escaño era muy noble e muy sotil de lauor650, de guissa que todo omne que lo viesse diría que era silla de omne bueno et que pertenesçía para tal qual era el Çid; et el escaño estaua cubierto de paños de oro muy rricos, et sso el paño vn cabeçal de floxel cubierto de vn tartarý muy noble.

177. Cuenta la estoria que otro día, desque el rey ovo oýda la missa

644Cuenta la estoria que otro día, desque el rey ovo oýda la missa, fuesse para los palaçios de Galyana onde se avían de ayuntar a las cortes. Et entrando el rrey por los palaçios de pie, yuan con él los infantes de Carrión e otros condes e rricos omnes e onrrados, et de los que non amauan al Çid. Et quando vieron el escaño, començaron de profaçar ende e de escarneçer, et dixo el conde Suero Gonçales al rey:

  • 651 G : « guarnida ».

—Señor, sea la vuestra merçet que me digades, aquel tálamo que pusieron allý çerca la vuestra silla, ¿para quál dueña lo pusieron allý, et si verná vestida de almexía e de alquilanes blancos en la cabeça o cómmo verná ý guardada651? Et señor, tal escaño commo aquél, para vós 94r°a pertenesçe, e mandatlo tomar o quitar de allý.

645Et oyó esto Ferrant Alfonso que guardaua el escaño, et dixo:

—Conde, mala rrazón dezides et mal vós rrazonades de aquél por que non avedes por qué lo dezir; que el que se ha de asentar en el escaño más vale que vós nin que todo vuestro lynaje, que fasta el día de oy, varón paresçió a todos sus enemygos, que non dueña, así commo vós dezides. Et si dezides de non, yo vos porné ý las manos e vos lo faré conosçer ante mi señor el rey don Alfonso que aquí está, ca de tal lugar ssó que non me podedes dessechar de vuestro par, et la meatad de las armas vos daré de aventaja.

646D’estas palabras pessó muncho al rrey et a todos los condes et a todos los omnes onrrados que ý estauan. Et el conde era omne sañudo e de mala parte, e sobraçó el manto et quisso ferir a Ferrant Alfonso diziendo:

—¡Dexatme, e yré ferir aquel rrapaz que sse atreue a mí!

647Et Ferrant Alfonso metió mano a la espada diziendo que si non por el rey, que él lo castigaría de las locuras que estaua diziendo. Et el rrey, veyendo que estas palabras yuan creçiendo de mal en peor et por partirlos que non oviesen ý más mal, dixo assý:

  • 652 G : add. « mejor e ».

—Nin-94r°b guno de vós non ha que rretraer en el escaño del Çid, que él sse lo ganó a guissa de omne bueno e esforçado qual él es. Et non sé rrey en el mundo que más meresca el escaño que el Çid, mi vasallo. Et quanto el Çid652 más onrrado es, tanto só yo más onrrado por él. Et este escaño ganó él en Valençia del nieto de Alymaymón, que fue rrey e señor de la çibdat de Toledo, et con él muncho oro e muncha plata e munchas piedras preçiosas. Et vençió munchas lydes de christianos e de moros, et de las ganançias que él ganó e fizo, sienpre me embió mi parte e mui grandes presentes e muy ricos, quales nunca embió vassallo a sseñor. Et todo esto me fizo él en rreconosçimiento de señorío. Et vosotros que estades profazando d’él, ¿quál de vós me enbió tales presentes commo él? Et ssy alguno de vós ha enbidia a él, faga tales fechos commo él et yo asentarlo he comigo por onrra d’él.

  • 653 G : « pesóle ».

648Et d’estas palabras que ovo el conde con Ferrant Alfonso, oyó muncho aýna las nueuas el Çid et posóle (sic)653 muncho de coraçón.

178. Cuenta la estoria que desque esto acaesçió

649Cuenta la estoria que desque esto acaesçió, mandó el Çid llamar a don 94v°a Áluar Fáñez e a Pero Bermúdez su sobrino, et mandó que llamasen sus conpañas et díxoles:

  • 654 G : om. [todos].

—Asý caualguemos e vayamos a la corte, que por aventura nós venimos aquí por fazer vn rrieto, e por aventura avemos de fazer dos o tres por locura de algunos que se mueuen contra nós. Et yd todos apercebidos que me ayudes todos654, diziendo e faziendo a lo que vos llamar, et todavía guardando la onrra et el sseñorío de nuestro señor el rey don Alfonso. Et guardadvos que ninguno de vós non diga palabras desaguisadas nin sobejas nin pelee, ca non es guisado.

650Et desque esto les ovo dicho d’esta guysa, mandó que le diesen la bestia e caualgó el Çid con todos sus nueueçientos caualleros, et fuéronse para el palaçio de Galiana, onde lo el rey estaua atendiendo.

651Et desque el Çid entró por el palaçio, leuantóse el rrey a él et reçibiólo muy bien. Et dixo el Çid:

—Señor, ¿ónde me mandades que me asiente con estos mis parientes e vassallos que aquí son comigo?

652Et el rey le respondió:

—Çid, tal sodes vós e tan bueno, e tan bien pasastes vuestro tienpo fasta el día de oy, que si me quisiéredes ceer e ser mandado, ternía yo por bien que vos asentásedes comigo, ca quien 94v°b reyes vençe, con reyes se deue assentar.

653Et el Çid dixo estonçe:

—Señor, non ploguiesse a Dios, mas yo seré a los vuestros pies, ca fechura et merçed ssó del rrey don Ferrando vuestro padre, que Dios perdone, e del rey don Sancho vuestro hermano. Et por ende non sería guissado de me assentar yo synon a los vuestros pies.

654Et el rrey le dixo:

—Pues vós non queredes assentar comigo, assentadvos en aquel vuestro escaño, ca vós lo ganastes a guissa de bueno. Et del día de oy en adelante, dó yo por juyzio que se non assiente conbusco synon rey o perlado; ca tantos reyes christianos e moros avedes vós vençidos et tantos altos omnes, que por esta rrazón non es ninguno vuestro par nin sse deue assentar conbusco.

655Et estonçe el Çid besó las manos al rrey e tóuole en merçed lo que le dezía e la onrra que le fazía, et fuesse asentar en su escaño, e derredor d’él sse assentaron todos los suyos, los que de suso oyestes por nonbres. Et después que todos fueron asentados, dixo el rey que callasen todos.

179. Cuenta la estoria que quando vio el Çid que callauan todos, leuantóse en pie

656Cuenta la estoria que quando vio el Çid que callauan todos, leuantóse en pie et dixo 95r°a su razón en esta manera:

—Señor rey don Alfonso, pídovos por merçed que me querades oýr et que mandedes que me oyan et non consintades que ninguno me enbargue mis razones, ca yo non só tan bien razonado nin sé mostrar mi razón commo deuía, et si me enbargaren, serlo ýa peor. Otrosí, señor, mandat e castigat que ninguno non sea atreuido de dezir palabras sobejanas nin desaguisadas contra mí, por que ayamos a venir a denuedo ante vós.

657Et estonçe el rey mandóle que sse asentase, et leuantósse el rey en pie e dixo:

  • 655 G : « infançones ».

—Oít todos quantos aquí estades, condes e rricos omnes e infantes655 e caualleros, mándovos e defiéndovos que ninguno non fable syn mi mandado nin diga palabras malas que non deua dezir contra el Çid, ca el que lo fiziere, mandárgelo he castigar de mala manera et mandarle he dar muerte de traydor.

658Et estonçe dixo el rrey al Çid:

  • 656 G : « e darvos he los que escogierdes ».

—Quiero que tomedes alcaldes de mi corte que vos oyan con aquéllos que alguna demanda quisiéredes fazer, et vos lybren con derecho. Et escoget quales quisiéredes et dárvoslos han656.

659Et el Çid dixo:

—Señor, quales vós quisiéredes, de tal ssó yo pagado.

  • 657 G : « Coscoya ».
  • 658 G : « el conde don Suero de Caso ».
  • 659 G : add. « de Canpos, e d’éste deçenden los linajes de los de Villalobos e de los Osorios ».

660Et estonçe dio el rrey por alcaldes al conde don Rremondo de Tolosa e de Sant Gil de Prouençia, e este 95r°b conde don Remondo era yerno del rey don Alfonso; et éste fue padre del enperador de Castilla, don Alfonso, et yaze en Toledo enterrado, et éste pobló a Salamanca por mandado del rey don Alfonso. Et el segundo alcalde fue el conde don Vela, sseñor de la Costia657. Et el terçero ffue el conde don Suero de Castro658. Et el quarto el conde don Ossorio659. Et el quinto fue el conde don Rodrigo, que pobló a Valladolid, e d’este conde vienen los Girones. Et el sexto fue el conde don Nuño de Lara.

661Et estos seys condes mandó el rey que oyessen al Çid con los infantes de Carrión, et fízoles jurar sobre los santos Euangelios que juzgasen derecho de amas las partes bien e verdaderamente. Et desque esto fecho fue, mandó al Çid que començase su razón.

180. Cuenta la estoria que se leuantó estonçe el Çid

662Cuenta la estoria que se leuantó estonçe el Çid et dixo:

  • 660 G : « non han ».

—Señor, razón luenga non auemos por que dezir aquí, ca sería grant detenimiento de la corte, mas demando ante vós a los infantes de Carrión dos espadas que les enpresté: e la vna es Colada, e la otra es Tizona. E pídovos, sseñor, de derecho, que 95v°a me las mandedes dar, que non ha660 razón por que me las tener contra mi voluntat.

663Et el rey estando atendiendo que sse defendiesen con alguna razón d’esta demanda, mas ellos non pusieron ante sí ninguna buena razón nin defensyón por que se defendiesen de la demanda. Et el Çid pidió que le mandase dar sus espadas. Estonçe el rey mandó a los alcalles que juzgasen lo que fallassen de derecho. Et ellos aviendo su consejo, juzgaron que le diesen sus espadas. Mas los infantes non lo querían fazer. Et d’esto fue el rey muy sañudo, e con grant saña que ouo, leuantóse e fue contra ellos a do estauan assentados, et tomóles las espadas de so los mantos e diolas al Çid. Et él besó las manos al rey por ello. Et estonçe assentóse el rey en su silla, e el Çid en su escaño, e puso las espadas en el regaço e començó de rrazonar con ellas en esta guissa:

  • 661 G : « Tuerquera ».

—¡Ay las mis espadas Colada e Tizona, por verdat puedo dezir por vós que sodes las mejores que en España ha! Et yo vos gané, ca vos non oue por conpra nin por canbio. A vós, Tizona, gané del rey Júnez de Marruecos, el día que lo vençí çerca la çibdat de Valençia et lo ençerré en el castillo de Turtuera661. Et a vós, Colada, gané el día que pris e vençí al rey don Peydro de Ara-95v°b gón et al conde don Rremón Beringuel de Barçilona, que vos traýa. Et por onrrar a mis fijas, dyvos con ellas en guarda a los infantes de Carrión, mas vós non érades para ellos, ca vos traýan fanbrientas e non vos çeuaron de las carnes que vós solíades ser çeuadas. Et fízovos Dios merçed que salistes de catiuo e venistes a las mis manos, e yo só bienandante en vos cobrar.

664Et estonçe don Áluar Fáñez leuantóse en pie e dixo:

—Çid, tenet por bien de me dar a Colada en quanto estas cortes duraren, que vos guarde con ella.

665Et el Çid tóvolo por bien e diógela. Et Pero Bermúdez fízol’ esta misma demanda por la espada Tizona, et el Çid diógela e Pero Bermudes besóle la mano.

  • 662 Changement de chapitre dans le manuscrit G.

666Et el Çid puso la mano por la barba, segunt que avía de vsso, et los infantes de Carrión e sus amigos cuydaron que quería boluer la corte e ovieron grant miedo, mas estido muy asosegado, commo omne de grant recaudo, que non era omne que se mouiese ligeramente a las cosas662. Et estonçe leuantóse en pie el Çid, e començó su demanda en esta manera:

  • 663 G : « de alta guisa ».

—Señor rey don Alfonso, bien sabedes en cómmo fue la vuestra merçed que enbiastes por mí que viniesse a vós a vistas a Rrequena. Et yo, por conplir vuestro mandado, vi-96r°a ne aý. Et vós, señor, demandástesme mis fijas para los infantes de Carrión, et yo, sseñor, por conplir vuestro mandado non vos sope dezir de non. Et vós mandástesmelas dar a don Áluar Fáñez, que aquí está, mi hermano, et él diógelas por mugeres, ssegunt manda la ley de Roma. Et sseñor, vós las casastes, ca yo non, et vós por bien lo fezistes, que non por mal. Et ellos fizieron de otra guissa. Et commoquier que ellos son de alta sangre663 e onrrados, non les diera yo mis fijas synon por conplir vuestro mandado, et esto bien sabedes vós, que assý vos lo dixe. Et sseñor, quando sse partieron de Valençia con mis fijas, dyles cauallos e mulas e copas e escudillas de oro fyno, et muncha plata labrada, e munchos nobles paños, et otros averes e donas de las que yo tenía, cuydando que lo daua a mis fijos que yo amaua. Et señor, pues me dessampararon mis fijas e sse tienen por dessonrrados con ellas, mandad que me den lo mío que les dy o sse me defiendan con rrazón.

667Et estonçes se leuantaron los infantes de Carrión e pidieron por merçed al rrey que les diesse plazo, e que avrían ssu acuerdo e su consejo sobre ello. Et el rey mandó que lo oviessen luego. Et estonçe salieron a fabla con ellos, entre condes e rricos omnes, onze, et non fallaron rrazón ninguna 96r°b derecha por sí con que se pudiessen defender a la demanda que les el Çid fazía. Et quando tornaron ante el rey, el conde Garçi Ordóñez començó a razonar por ellos e dixo:

—Señor, el aver que les el Çid demanda que les dio, verdat es que ge lo dio, mas ellos despendiéronlo en vuestro seruiçio, porque tenemos que non han por qué ge lo entregar, pues se despendió en vuestro seruiçio. Pero si falláredes por derecho que ge lo deuen tornar e entregar, mandatles dar plazo a que lo entreguen, et yrán a Carrión a su heredad e farán la entrega, así commo vós mandáredes.

668Et desque el conde ovo dicha esta razón, assentóse. Et estonçe leuantóse el Çid e dixo esta razón:

—Señor, si los infantes de Carrión despendieron algo en vuestro seruiçio, non he yo en esto culpa ninguna. Et pídovos por merçed que pues conosçen que les di mi aver, mandat que me lo den syn otra contienda.

669Et estonçe dixo el rey al conde don Garçi Ordóñez que si los infantes de Carrión alguna cossa despendieran en su seruiçio, que él que lo avía de pechar, ca el Çid non avía por qué perder lo suyo. Et estonçes mandó a los alcalles que juzgasen lo que fallasen por derecho. E los alcalles, avido su consejo, juzgaron que pues ellos conosçían que les diera aquel aver el 96v°a Çid con sus fijas et ge las dexaron, que ge lo entregasen luego allý en la corte del rey syn otro plazo ninguno. Et esta sentençia dio por todos el conde don Nuño de Lara, et el rey confirmó el juyzio e plógol’ muncho dende.

  • 664 G : « e fallaron que les deuía dozientos marcos de plata, e salió por ellos al Çid ».

670Et d’esto pessó muncho a los infantes de Carrión, e los infantes pidieron por merçed al rey que les ganase algunt plazo, et todos los condes e los rricos omnes que eran de ssu parte con ellos. Et estonçe rogó el rrey al Çid que les diesse plazo de quinze días en esta manera: que non fuessen a otra parte ninguna nin se partiessen de la corte fasta que lo entregassen, e d’esto que fiziessen pleito e omenaje luego. Et el Çid otorgó lo que el rey le rrogaua. Et ellos fizieron omenaje en las manos del rey de lo conplir assý. Et ellos fizieron cuenta con el rrey et fallaron que deuían tornar al Çid dozientos marcos de plata664, et syn esto les alcançó el Çid más mill e nueueçientos marcos de plata.

671Et ¿quién vos podría contar la cuyta en que eran de pagar este aver al Çid ellos e todos sus parientes e amigos? ca les era muy malo de conplir, et tomaron enprestados cauallos e mulas, e plata labrada e otras joyas preçiadas. Et commo ge lo enprestauan, asý yuan entregando al Çid. Et embiaron a Carrión a ssu padre e a ssu madre que los 96v°b acorriesen, que eran en grant cuyta. Et ellos barataron quanto pudieron auer et enbiárongelo, en guissa que sse cunplió la entrega fasta el plazo de los quinze días, ca cuydaron que el Çid non les demandaría más de <a>quello.

181. Pues que la entrega fue fecha

672Pues que la entrega fue fecha, estando el rey en su corte, leuantóse el Çid et dixo:

  • 665 G : « Torpes ».
  • 666 G : « e contra la verdat que prometieron a sus mugeres, yo los castigaré en tal manera que yo e las (...)

—Sseñor, loado ssea Dios e la vuestra merçed que yo ssó entregado de mis espadas e de mi aver. Et tenet por bien que me quieran oýr la demanda que quiero fazer a los infantes de Carrión, la qual demanda me es muy cara de fazer, commoquier que la tenga rraygada en el coraçón. Et por ende les digo ante vós que me digan quál fue la rrazón por que vos pidieron que los cassássedes con mis fijas et me las sacaron de Valençia, pues tenían en coraçón de me las dessonrrar et me las ferir e me las dexar, commo las dexaron en los robredos de Torres665. Et ved, sseñor, qué desonrra les fizieron: leuáronles las mulas e los paños, que les ellos non dieran, et dexáronlas en briales commo ssy fuessen malas mugeres e fijas de mal omne. Et señor, menbrárseles deuiera cómmo eran mis fijas e cómmo las vós de-97r°a mandastes para ellos, et qué tan onrradamente que ge las yo dy por mugeres por el vuestro mandado. Et señor, ellos non conosçiendo a Dios nin a vós nin a mí, nin a la bienandança en que eran, et aquí se cunplió el prouerbio que dize el sabio: a los de mal entendimiento peor les es de sofrir el bien que non el mal, et el bien non lo pueden sofrir de grado. Et pero, sseñor, loado sea Dios e la vuestra merçet, tal ssó yo e tantas merçedes e tantos bienes me ha Dios fecho del día que ove cauallo et armas, de vós en afuera, señor, non ha rey christiano que se non touiesse por entrego de casar con qualquier de las mis fijas, et demás estos aleuosos, porque vos pido por merçed que me dedes derecho d’ellos del mal e de la desonrra que me fizieron. Et más vos digo, sseñor, a vós fizieron mayor dessonrra que a mí. Et si vós nin vuestra corte non me quisiéredes dar derecho, sea la vuestra merçed que me lo dexedes tomar a mí, ca con la merçed de Dios yo tomaré ende mi derecho con la verdat que yo tengo, et el ssu malfecho que ellos fizieron contra Dios e contra la fe e contra la verdad que prometieron a sus mugeres, et los deçenderé de la onrra en que son, en tal manera que yo e las mis fijas fincaremos onrrados666; ca a mejores que ellos son, he yo vençidos e presos. Porque si la vuestra merçet fuere, 97r°b dentro a Carrión, que es su heredat, los yré yo a çercar fasta que los tome e los prenda por las gargantas, et leuarlos he pressos comigo a Valençia ó tomen penitençia del pecado que fizieron. Et ssy esto non cunplier, sseñor, non pesando a vós de llano, me vos dó por traydor sabido.

673Et quando esto oyó el rrey, leuantósse en pie por mostrar que le pesaua, et dixo:

—Çid, çiertamente las vuestras fijas yo vos las pedí para ellos, porque me pidieron por merçed que vos las pidiesse, assý commo ellos saben, ca yo non avía ende cuydado ninguno. Et por ende tengo que he grant parte en la dessonrra de vuestras fijas, mas pues en la mi corte estades, non es guissado de demandar en otra manera synon por mi corte. Et vós metedlos en culpa e ellos sáluense si pudieren, et de cómmo el pleito pasare ante los mis alcalles, den sentençia qual fallaren de derecho.

674Et estonçe el Çid fuele besar las manos et tornóse a ssu escaño.

182. Cuenta la estoria que sse leuantó el Çid

675Cuenta la estoria que sse leuantó el Çid et dixo:

—Señor, Dios acreçiente la tu vida e la tu onrra.

676Et tornóse contra los infantes de Carrión e dixo:

  • 667 G : « Diego Gonçales e Ferrant Gonçales ».
  • 668 G : « Torpes ».

—A vós, Diego Gonçales667, digo que sodes aleuosos e fezistes 97v°a grant aleue en dexar vuestras mugeres muy malferidas e dessamparadas en los rrobredos de Torres668 por muertas e solas, syn otras conpañas ningunas, commo si fuesen malas mugeres e viles. Et por esto vos digo aleuosos et vos he vuestros pares que vos metan a ello las manos: o vos matarán, o vos echarán del canpo, o vos lo farán conosçer por las gargantas.

677E ellos callaron. Et el rey dixo que pues estauan presentes, a lo que el Çid dezía, que respondiessen. Et estonçe leuantóse Diego Gonçales, el mayor, e dixo:

  • 669 G : « don Gonçalo ».
  • 670 G : « e omnes de alto lugar commo nós somos ».

—Señor, vuestros naturales somos, e de Castilla de los mejores. Fijos ssomos del conde don Gómez669, et omnes de tal commo nós somos670, tenemos que non éramos bien casados de las fijas de Rruy Díez de Biuar. Et por esso las dexamos, que non venían de sangre para sser nuestras parejas nin nuestras mugeres, ca el su lynaje estraño es del nuestro. Et a lo que él dize que las dexamos, verdad es, e tenemos que non erramos en ello et tenemos que valemos más por ello. Et por esto, señor, non avemos por qué meter las manos a ninguno.

678Et desque esto dixo, assentóse et leuantóse el otro, Ferrant Gonçales, e dixo eso mismo:

—Señor, vós sabedes quánto acabados somos de linaje, que non pertenesçen para casar con-97v°b nusco fijas del Çid de Byuar.

679Et callóse e non dixo más, e asentóse. Desque esto ovieron dicho, los del Çid callaron et non ossó ninguno d’ellos fablar, con miedo del Çid e del rey que estaua ý. Estonçe leuantóse el rey et dixo a los infantes de Carrión:

  • 671 G : « ca non fue nin es mi voluntat ».
  • 672 G : « veredes ».

—Et pues que vós dezides que las fijas del Çid non eran vuestras yguales, ¿por qué me pedistes por merçet que vos las demandase por mugeres? Bien deuiérades entender que erráuades en ello en me lo pedir nin rogar pues que teníades en talante de las dexar e dessanparar, commo vós dezides que las dexastes; ca pues vós esto teníades en coraçón, a otrie deuiérades vós dezir que vos andudiesse este casamiento, ca non a mí, nin es mi voluntad671 de querer mal nin dessonrra para fijas del Çid, tan onrrado omne commo él es. Et por ende non fezistes vós a ellas dessonrra nin al Çid Ruy Díez, su padre, mas fezístesla a mí, ca non era yo para vos buscar tales barraganas nin sería cosa aguissada de me entremeter yo en tales fechos tan malos nin tan syn Dios. E a lo que dezides que vós sodes fijosdalgo más que el Çid, en esto vos digo yo que sodes engañados et non lo aprendistes bien, ca el Çid Ruy Díez es fijo de Diego Laýnez et 98r°a nieto de Laýn Caluo, que fue vno de los juezes que fueron escogidos para juzgar et mantener a Castilla. Et el otro fue Nuño Rrasura, que fue padre de ssu avuela doña Eluira Núñez, que fue muger de Laýn Caluo, su avuelo. Et d’este Nuño Rasura venimos los reyes de Castilla, et assý somos de vn lynaje de parte de ssu padre, que fue fijo de doña Eluira Núñez, pues ssu padre Diego Laýñez fue casado con su madre doña Teresa Núñez, que fue fija del conde don Nuño Áluares de Amaya. Et así viene de la más alta sangre de Castilla, et demás, que el Çid es tan onrrado omne e tan acabado qual nunca ovo otro tal en el nuestro lynaje. Et por ende veremos672 cómmo vos defenderedes, ca con tales lo avedes que todo vos es menester quanto sabedes vós e los que vos an de consejar e vos consejaron que dexássedes vuestras mugeres.

680E desque el rey esto ovo dicho, asentóse. Et el Çid fuele besar la mano por quanto dixiera.

183. Cuenta la estoria que Ordoño, sobrino del Çid

  • 673 G : « que tenía al cuello ».

681Cuenta la estoria que Ordoño, sobrino del Çid e cormano de Pero Bermúdez, que era cauallero nouel, ca esse día lo fiziera él cauallero —et éste sabía muy bien todo el fecho de la desonrra 98r°b que los infantes fizieran a las fijas del Çid—, et quando oyó estas palabras desaguisadas que los infantes dezían contra él, pesóle muncho e non lo pudo sofrir. Et sobraçó el manto de vna arfolla que tenía al (sic)673, con que lo fizieran cauallero, et dexóse yr contra los infantes, et dixo:

  • 674 G : « en ».
  • 675 Ms. G : add. « e fueste contra vn cauallero muy bueno ».
  • 676 G : « que ý estaua ».
  • 677 G : « almizque ».
  • 678 G : « Torpes ».

—¡Calla, Diego Gonçales!, ca en la tu boca nunca Dios puso verdad ninguna. Demás eres grande e couarde e malo, ca non has coraçón. Et por que entiendan los que aquí están que digo verdad, miénbrete quando en la lid del Quarto me dexiste tú por la tu boca que te querías ensayar con674 vn moro675 que ý andaua; et él, quando te vio venir contra sí, atendióte commo bueno, et tú non osaste yr contra él. E el moro endereçó contra ty, et tú non lo osaste esperar e boluiste las espaldas a foyr. Et desque esto vi, pesóme de coraçón por la tu maldad e fuy ferir al moro de la mi lança, en tal manera que di con él muerto en tierra. Et tomé el cauallo e fuy en pos de ty e llaméte, que yuas fuyendo, et dite el cauallo e dixe al Çid que tú mataras el moro. Et sabe Dios verdat que desde esa hora, que nunca jamás lo dixe a omne del mundo nin lo cuydaua dezir, mas la grant 98v°a maldat que en ty ha et el grant desconosçimiento que fazes contra el Çid me faze dezir la grant couardía que en ty ay ante nuestro señor el rey. Et pues omne tan malo e tan couarde ¿cómmo puede dezir que era mal casado de la fija del mio Çid? Et otrosí sabes lo que feziste en Valençia quando se soltó el león, que te metiste so el escaño del Çid, et con el grant miedo que oviste de te meter, ronpiste el manto e la saya en las espaldas. Et tu hermano Ferrant Gonçales que ý estauan (sic)676, tan grande ouo el miedo aquel día del león que salyó del palaçio fuyendo e cayó en vn lugar muy lixoso; et quando ende salió, nin él nin sus paños non olían a musgo677. Et vós, que tan esforçados estades e atán brauos aquí ante nuestro señor el rey, menester oviérades aquel día d’este esfuerço, et onde lo mostrastes en los robredos de Torres678, onde feristes dos dueñas que teníades en vuestro poder, que se vos non podían anparar. Et por ende vos mostrastes por malos e por viles, que non ha en vós prez de cauallería. Et por ende rriéptovos por aleuosos.

682Et a todas estas palabras que dixo Ordoño Bermúdez non respondieron los infantes ninguna cosa. Et leuantóse en pie el conde don 98v°b Garçi Ordóñez e dixo estas palabras:

  • 679 G : « estar en su escaño ».

—Tiratvos afuera, mis sobrinos, e dexat al Çid estar asentado679 commo nouio, que nos cuyda espantar con su barua luenga. E tórnese para Molina onde le suelen dar parias aquellos moros vençidos e catiuos, con ellos suele adobar su pro, o váyase para el río de Ovierna, onde es natural, o adobe sus molynos, ca menester los avrá aýna, ca él non es nuestro par nin deue trauar en nós.

  • 680 G : « de brauos ojos ».

683Et desque esto ovo dicho, los del Çid començáronse de catar vnos a otros de baruas a ojos680 e de mala catadura, et ninguno non osaua fablar menos de mandado del Çid, ca así los tenía castigados.

184. Cuenta la estoria que quando vio el Çid e oyó lo que le dixo

684Cuenta la estoria que quando vio el Çid e oyó lo que le dixo el conde Garçi Ordóñez, e ninguno de los suyos non recudía, tornóse contra Pero Bermúdez et díxole:

—Fabla, Pero Mudo, ¿por qué estás callando? ¿Non sabes tú que las mis fijas tus primas son, e en la su desonrra e en la mía grant parte te cae, e tú lo deues demandar e acaloñar?

  • 681 G : add. « Et estando así despagado del Çid, vio estar onze condes que eran contra el Çid ».

685Et d’esto pesó muncho a Pero Bermúdez, porque lo afrontaua el Çid de tales palabras en tan grant 99r°a corte, et demás porque lo llamó Pero Mudo —e Pero Mudo le dixo el Çid por<que> era gago ya por quanto se le trauaua la lengua quando quería fablar. Et por ende le pesó muncho porque le llamó Pero Mudo681, et con el grant pesar que ovo, oluidó lo que el Çid castigara a él e a los otros que non peleasen ante el rey, et estonçe sobraçó el manto e endereçó onde estaua el conde Garçi Ordóñez; et desque fue çerca d’él, çerró el puño e diole vna tal puñada que dio con él en tierra. Por esta puñada fue toda la corte buelta en guisa que fueron sacadas munchas espadas; et los vnos llamauan «Cabra» et los otros «Grañón», et los del Çid llamauan «Valençia» e «Biuar». Et fue en guissa que los condes dexaron el palaçio en poco de hora.

686Et el rey don Alfonso començó a dar muy grandes bozes, defendiendo que non peleassen ante él et que quissiesen catar la su onrra. Et estonçe punó el Çid quanto pudo por assosegar su gente, diziendo al rey:

—Señor, bien vistes que yo non pude más sofrir estándome maltrayendo ante vós; que si ante vós non fuesse, bien ge lo faría yo castigar.

  • 682 G : « ‘ca yo guardaré quanto pudiere el derecho de amas las partes’. Estonçe, pesándoles muncho, as (...)

687Et estonçe mandó el rey llamar los condes. Et vinieron al palaçio mal su grado, quexándose muncho que resçibieran grant deson-99r°b rra. Et el rey les dixo que sse defendiesen con mesura e con razón, et non maltrayesen al Çid, que non era para maltraer, «et yo guardaré el derecho de amas las partes quanto pudiere». Et estonçe asentáronse682 en los estrados onde estauan ante.

185. Dessý leuantósse Pero Bermúdez

688Dessý leuantósse Pero Bermúdez, et dixo contra el conde Garçi Ordóñez:

  • 683 G : « e prísote ».
  • 684 G : « cómmo ha de fablar nin de profaçar de ».

—Boca mala en que Dios nunca pusso verdat, ¿cómmo osastes soltar la lengua en fablar en la barua del Çid? ca la su barba muy loada e muncho onrrada es, e nunca fue dessonrrada nin vençida. Et siquier menbrársete deuiera quando lidiaste en Cabra con él çiento por çiento, et él derribó a ti del cauallo e prísote por la barba, et prisieron683 todos tus caualleros, et leuó a ti presso en vn roçín de albarda, e sus caualleros te mesaron la barba. Et yo, que aquí estó, te messé vna grant pulgarada, e cátate, que avn bien cuydo yo que non es aùn yguada. Pues ¿barua messada, cómmo ha de fablar nin de paresçer delante de684 la que sienpre fue onrrada? Et si dizes que así non es, yo te porné las manos sobr’ello ante el rey mi señor.

689Et estonçe el conde Suero Gonçales 99v°a leuantóse apriesa e dixo:

—Sobrinos, tiratvos acá e dexat essas conpañas del Çid villanas e derranchadas, que si sabor han de lidiar, bien les adobaremos de lit, ssy nuestro señor el rey lo mandare e lo touiere por bien, et non fincará por nós, commoquier que non sean nuestros pares.

690Et estonçe se leuantó don Áluar Fáñez Minaya et dixo:

—¡Callat, conde Suero Gonçales!, ca bien semeja en vuestras palabras que oy almorçastes, que más semejan palabras de beudo que non de cuerdo. Et ¿cómo son tales los tus parientes commo el Çid nin los suyos? Et sy non fuese por el rrey mi señor, catándole reuerençia, yo vos castigaría en tal manera que nunca vos más atreviésedes a fablar en tal razón.

  • 685 G : add. « peor ».
  • 686 G : « quería ».

691Estonçe el rrey vio que aquellas palabras que yrían a otro685 lugar muy aýna, et demás que non se libraua de lo que deuía686, mandó que callasen. Et dixo:

—Yo quiero librar fecho d’este rriepto con los alcalles cómmo entendier qué es derecho. Et non quiero que corran ante mí estas rrazones por que ayades de venir a otro denuedo ante mí.

186. Cuenta la estoria que sse leuantó el rey

692Cuenta la estoria que sse leuantó el rey et llamó a los alcaldes, et salió con 99v°b ellos a fablar a vna cámara, et fincaron en palaçio el Çid e todas las otras conpañas. Et pues que el rey e los alcalles ovieron su acuerdo sobr’ello lo que entendieron de derecho, ssalieron de la cámara, et el rey fuesse assentar en su silla e los alcaldes assentáronsse cada vno en su lugar. Et mandaron a todos que callassen e oyesen la sentençia que el rey quería dar. Et estonçe el rey dixo así por corte:

—Yo he avido consejo con los condes que yo di por alcalles en este pleyto que es entre el Çid e los infantes de Carrión, et con otros omnes onrrados e entendidos. Dó por sentençia que lydien amos los infantes de Carrión et el conde Suero Gonçales, ssu amo e ssu tío, porque me fizieron entender que fue consejador en la desonrra de las fijas del Çid, por saluar su verdat, et que lidien con otros tres quales el Çid diere de los suyos, e que saluen ssu derecho, si pudieren.

693Et desque el rey ovo dada la sentençia, leuantóse el Çid e besóle la mano, et dixo:

—Señor, Dios vos mantenga en su seruiçio por munchos años e buenos, porque juzgastes derecho commo rey derechurero e señor natural. Et rreçibo vuestro juyzio, et agora entiendo que me avedes sabor de fazer merçed et de 100r°a leuar la mi onrra adelante; et por esto seré siempre a vuestro seruiçio.

694Et estonçe Pero Bermúdez leuantóse en pie et fue para el Çid, et dixo:

—Señor, pídovos en don e en merçed que me otorguedes que ssea yo el vno de los que ovieren de lidiar por vós, ca por tal me tengo yo e tal fecho fizieron ellos que fío por Dios de tomar d’ellos derecho.

695Et el Çid dixo que le plazía et que lidiase con Diego Gonçales, el mayor. Et estonçe Pero Bermúdez besóle la mano.

696Et leuantóse Martín Antolínez e pidióle por merçed que fuese él el otro. Et el Çid otorgógelo et mandó que lidiasse con Ferrant Gonçales, el hermano menor.

697Et desí leuantóse Nuño Gustios de Huquiella, e pidió al Çid que touiese por bien que fuesse él el terçero. E el Çid otorgógelo et mandó que lidiase con el conde Suero Gonçales.

698Et desque el Çid ovo dado quien lidiase, mandó el rrey que lidiassen otro día. Mas los infantes non tenían guissado para lidiar luego, et que le pedían por merçed que yrían a Carrión e que vernían con su guissamiento para lidiar. Et el rrey non les quisiera dar el plazo, mas el conde don Rremondo e el conde don Enrrique, sus yernos, et el conde don Nuño, trauaron con el rrey et pidiéronle por merçed que les diese plazo de tres semanas. Et el rrey por su ruego otorgógelo et 100r°b metiólo en plazer al Çid.

187. Cuenta la estoria que librado todo esto

699Cuenta la estoria que librado todo esto commo avedes oýdo, estando todos en la corte, entraron por el palaçio mensajeros del rey de Aragón et del rey de Nauarra, que traýan cartas al rey don Alfonso et al Çid Canpeador en que le enbiauan pedir a las fijas del Çid por mugeres: et la vna para el infante don Sancho de Aragón, e la otra para el infante Garçi Ramires de Nauarra.

700Et quando llegaron ante el rey, fincaron los ynojos e diéronle las cartas, e dixiéronle su mensajería, et esso mismo al Çid. Muncho plogo al rey e al Çid con estas nueuas, et dixo contra el Çid:

—¿Qué dezides vós a esto?

701Et respondió el Çid e dixo:

  • 687 G : om. [e las mis cosas].

—Señor, yo e las mis fijas e las mis cosas687, a la vuestra merçet somos, et fazed d’ellas commo touiéredes por bien.

702Et dixo el rey:

—Tengo yo por bien que casen con estos infantes e que ssean de aquí adelante reynas e señoras, et por la dessonrra que tomaron, que reçiban esta onrra.

703Et el Çid se leuantó e fuele besar las manos, et todos los otros caualleros esso mismo. Et los mensajeros avían nonbres, el de Aragón Yñego Ximénez, et el de Nauarra 100v°a Ochoa Peres. Et el rrey mandóles dar sus cartas de otorgamiento del casamiento, et el Çid las suyas. Et allí ante el rrey fizieron los caualleros omenaje que de aquel día a tres meses, fuessen los infantes en Valençia con el Çid a fazer sus bodas con sus fijas.

704Et d’este casamiento e d’este mandado ovieron muy grant plazer las conpañas del Çid, porque veýan que creçía la su onrra. Et otrosí pesó muncho a los infantes de Carrión e a sus amigos, porque les venía ende grant quebranto e muy grant desonrra. Et estonçe dixo el rey don Alfonso ante todos por corte al Çid:

—Loado sea el nonbre de Dios, porque Él quiso que la desonrra que fue fecha a mí e a vós en razón de vuestras fijas, que nos lo quiso tornar en onrra; ca donde eran mugeres de fijos de condes, serán agora mugeres de fijos de reyes, de que atenderán de ser reynas et de que serán mejor casadas.

705E muncho ovieron grant plazer de lo que el rey dixo al Çid e sus conpañas, ca si antes avían tristeza o pesar o quebranto, tornóseles todo en alegría. E los infantes de Carrión, con grant pesar que ovieron, saliéronsse del palaçio muy tristes e fuéronse para sus posadas. Et aguisaron para yr a Carrión cómmo se aperçibiesen para venir a las cortes al plazo de las tres semanas. 100v°b

188. Cuenta la estoria que dixo el Çid al rey

706Cuenta la estoria que dixo el Çid al rey:

  • 688 G : « ca bien sé, señor, que non consyntiredes ».

—Señor, yo señalé ante vós tres caualleros de mis conpañas quales fiziesen esta lid con los infantes de Carrión e con su tío, por la nemiga e por el aleue que fizieron contra mí e contra mis fijas, et señor, yo quiérome yr para Valençia, que ha días que me partí dende, et encomiéndovos a estos tres caualleros que fyncarán en vuestra guarda, ca señor, non consyntiredes688 que rresçiban tuerto nin otro mal ninguno; ca señor, non querría que los moros se me alçasen en este tienpo que yo acá estó, cuydando que non tengo tan bien parada mi fazienda, commo loado sea Dios e a vós la tengo. Et demás, señor, tengo de ordenar fazienda d’este casamiento que vós agora fezistes.

707Et el rey le mandó que sse fuese a buenaventura, ca él guardaría los sus caualleros e todo su derecho en tal manera que entendería que non faría ý él mengua ninguna. Et estonçe mandó el rey llamar al conde don Remondo, su yerno, et diole en guarda los caualleros del Çid. Et él mandóles que guardasen al conde e que sse non partiessen d’él. Et desí leuantóse el rey de allý e fuese para su alcáçar.

  • 689 G : « onrradamente ».

708Et el Çid leuantóse e fuese para los condes que fue-101r°a ran alcalles, et gradeçióles muncho quanto bien fizieran en guardar todo su derecho, et prometióles de fazer por ende todo lo que mandasen, et rogóles muncho que quissiesen d’él tomar algo. Et ellos gradeçiérongelo muncho et dixiéronle que non era guisado, pero el Çid enbióles de sus donas granadamente689; et tales ý ouo que las tomaron e tales que non. Et ¿quién vos podría contar qué tan granadamente partió el Çid su aver con todos ante que dende partiesse?

189. Cuenta la estoria que otro día mañana, fue el Çid a espedirse del rrey

709Cuenta la estoria que otro día mañana, fue el Çid a espedirse del rrey. Et el rey salió con él vna grant pieça fuera de la villa, et todos quantos omnes buenos eran en la corte le fizieron muncha onrra, commo él mereçía. Et fueron fablando vna grant pieça el rey e el Çid, et quando se ovieron de partir, fincaron muncho amigos. Et el Çid quitó al rrey los dozientos marcos de plata que avía de dar por los infantes de Carrión, et queriendo mouer su camino et leuando ante sý a Bauieca, el su cauallo preçiado, tornóse contra el rey et dixo:

—Sseñor, tengo que non vó de aquí bien, ca non fuy bien enseñado contra vós 101r°b pues yo lieuo de aquí el cauallo Bauieca et non lo dexo a vós, ca tal cauallo para vós perteneçe; et señor, mandatlo tomar. Et quiérovos mostrar quál es.

710Estonçe demandó el cauallo e subió en él, su piel armiña vestida, et dixo:

—Señor, faré agora ante vós lo que nunca fize grant tienpo ha synon quando me acaesçe en las lides con mis enemigos: porné espuelas ante vós.

  • 690 G : « era ».

711Et començó estonçe de lo mouer por el canpo. Et ¿quién vos podría dezir qué tan bueno es690 el cauallo e el cauallero que yua en él? Et en faziendo el cauallo, quebrantó la rienda e vino a se parar ante el rey, e tan cuerdamente paró commo si amas las rriendas fuessen sanas. Muncho se marauilló el rey dende e quantos estauan ý, diziendo que nunca tan buen cauallo vieran como aquél. Et dixo el Çid:

—Señor, mandat tomar este cauallo.

712Et el rey dixo:

  • 691 G : que con él fazedes ».

—Non lo quiera Dios, Çid, que lo yo tome. Ante vos daría otro mejor, sy lo yo toviesse, que muncho mejor empleado es en vós que en mí nin en otro ninguno; ca con este cauallo onrrades a vós e a nós et a toda la christiandat por los buenos fechos que vós fazedes691. Et mas tengo por bien que ande por mío, et yo lo tomaré quando me pagar.

713Et allí se espidió del rey et besóle la mano, et el rey a-101v°a braçól’ muncho et tornóse para Toledo.

190. Cuenta la estoria que el Çid tomó ssu camino para Valençia

714Cuenta la estoria que el Çid tomó ssu camino para Valençia, et fueron con él vna pieça Pero Bermúdez e Martín Antolínez e Nuño Gustios. E castigóles cómmo fiziesen, en guissa que lo tirasen de vergüença et ellos fincasen por buenos caualleros, e diesen vengança e onrra al rey don Alfonso et a él. Et ellos tomaron mui bien su consejo, ca así lo mostraron después allý onde fueron menester. Et dixeron:

—Señor, guíevos Dios, e set çierto de todo en todo que, con la merçed de Dios e con la su ayuda, nós faremos en tal manera que sin vergüença vayamos ante vós; et sy por los nuestros pecados ál nos ha de conteçer, nunca de allý adelante pareçeremos ante vós biuos nin muertos, ca muertos podemos nós ser, mas nunca vençidos.

  • 692 G : « que los guiase ».

715Et estonçe mandóles tornar para el rey rogando muncho a Dios que los guardasse692 e los ayudase a conplir su demanda, así commo él sabía que demandaua derecho.

191. Cuenta la estoria que el rey don Alfonso

716Cuenta la estoria que el rey don Alfonso, rreçelando que los 101v°b infantes de Carrión non vernían al plazo para fazer la lid, tomó su camino para Carrión. Et leuó consigo los seys condes que fueron alcalles del pleyto, segunt avedes oýdo, et esto a terçer día, después que el Çid salió de Toledo; mas non pudo llegar allá al plazo, ca fue doliente en el camino, et por ende se alongó la lid fasta las çinco ssemanas.

  • 693 G : om. [los infantes a].

717Et quando a las çinco semanas fue el rey sano, llegó a Carrión et mandó que lidiasen. E señalóles para quál día et fízoles canpo en la vega de Carrión. Et el día que ovieron de lidiar, llegaron ý los infantes muy bien aconpañados, con todos sus parientes e amigos que los avían de guardar, et todos venían de vn acuerdo para matar los infantes a los caualleros del Çid693, si pudiesen por alguna manera ante que entrasen en la lid. Mas commoquier que ellos esto acordaron, non lo osaron començar ante el grant miedo que ovieron del rrey. Et quando vino la noche ante del día que avía de ser la lid, tan bien los vnos commo los otros velaron en las iglesias, cada vno allý onde sse más pagó.

  • 694 G : « e los otros condes con muy grant gente, por tal que guardasen el canpo ».
  • 695 G : « don Gonçalo Gomes ».

718Et al alua del día, fue muy grant gente ayuntada derredor del canpo. Et mandó el rey que sse armasen los que avían de lidiar. Et el rrey mandó armar a sus yernos, los con-102r°a des don Remondo e don Enrrique; et los condes traýan muy grant gente, por tal que guardasen el canpo694 que non fiziesen ý buelta los parientes de los infantes de Carrión. Et ¿quién vos podría dezir qué tan grande fue el duelo e el pesar que avía el conde Gonçalo Gutiérrez695 por sus fijos los infantes que avían de lidiar, et el grant quebranto que ende tomaua? Et maldezía el día e la hora en que nasçiera, ca muy bien le adeuinaua el coraçón el pesar que avía de aver de sus fijos.

  • 696  G : add. « e cómo andouiesen ».

719Et grandes gentes fueron ý ayuntadas de toda parte de España por ver [a]quella lid. Desí, açerca del canpo, armó el conde don Rremondo a los parientes del Çid dándoles munchos buenos castigos cómmo fiziessen696 en el canpo. Et otrosí de la otra parte armáronsse los infantes de Carrión et su tío Suero Gonçales. E enbiaron pedir por merçed al rey que mandase tirar de la lid las espadas Colada e Tizona. Et el rey non lo tovo por bien, et enbióles dezir que no avía él que ver en ello synon que metiese cada vno la mejor espada que pudiese e las mejores armas, sol que non metiesen ý vnos más que otros. Et d’esta respuesta pesó muncho a los infantes de Carrión, que muncho se reçelauan de las 102r°b espadas; et arrepentiénse muncho porque las leuaran a la corte de Toledo. Et el rey fue allí onde se armauan et dixo:

—Si vós tanto reçeláuades d’estas espadas, ¿por qué lo non dezíades en las cortes de Toledo? ca allí era lugar de lo dezir, que non aquí. Et non digades estas palabras que son sobejas, mas punad de ser rezios e vos anparar, ca con tales lo avedes que vos es mester.

720Et desí partióse d’ellos el rrey e tornóse a su lugar onde estaua su tienda. Et de aquella hora adelante bien dauan a entender los infantes e su tío en el contenente que se fallauan mal de lo que avían fecho; et touiéranse por de buenaventura que lo non oviesen fecho et el tío que ge lo non oviesse consejado.

721Et desí fue allí el rrey onde se armauan los del Çid. Et quando llegó a ellos, fallólos armados. Et desí besaron las manos al rey et dixéronle:

—Señor, miénbresevos cómmo nos dexó el Çid en vuestra merçed e en vuestra guarda, e pedímosvos por merçed que nos anparedes que non rreçibamos fuerça nin tuerto en este lugar de otro ninguno, syno<n> si nos lo fizieren aquéllos con quien avemos de lidiar en el canpo, ca con la 102v°a merçed de Dios, nós derecho avremos d’ellos.

722Et el rrey les dixo:

—Non ayades ende reçelo, que nunca tal, por onrrado que sea, vos lo querrá fazer que le yo non mande matar por ello; ca en la dessonrra del Çid mi parte he yo.

  • 697  G : « de fazer fuerça nin tuerto nin otro mal ninguno ».

723Et estonçe caualgaron en sus cauallos. Et el rey mandó pregonar que ninguno non fuese osado de fazer tuerto nin desonrra nin mal ninguno697 a los caualleros del Çid, nin de lo cometer en ninguna manera, sy non, qualquier que lo fiziese, que le mandaría cortar la cabeça por ello.

192. Cuenta la estoria que fue el rey con ellos fasta el canpo

724Cuenta la estoria que fue el rey con ellos fasta el canpo. Et del otro cabo llegaron los infantes e Suero Gonçales su tío armados, e con ellos grant conpaña de parientes e de amigos e de vasallos. Et el rey dixo a grandes bozes ante todos:

—Infantes, esta lid quisiera yo que fuera en Toledo, mas dexítesme que non teníades guisado de la fazer ý, et por esso divos plazo e vin aquí a este lugar onde sodes naturales; et traxe comigo estos caualleros del Çid, et ellos en mi fe e en mi verdat vinieron aquí. Et por ende desengaño [a] vós e a vuestros 102v°b parientes todos que con ellos non ayades ninguna cossa, synon por derecho, et non por otra buelta nin por otra pelea ninguna; ca qualquier que lo cometa, mando a mis yernos que lo maten luego et lo despedaçen, commo a traydor.

725Et muncho pesó d’esto a los infantes de Carrión. Et estonçe metiólos en el canpo, et mandó a los fieles que les mostrasen el canpo por onde se avían de guardar, et que les partiesen el sol. Et estonçe salió el rey del canpo et mandó arredrar la gente de en derredor siete pasadas. Et desque les ovieron partido el sol, cada vno conosçió el con que avía de lidiar, et pusieron bien sus coraçones en ellos, e enlazaron bien sus capellinas, et enbraçaron sus escudos, et endereçó cada vno su lança para el suyo. Et fuéronse ferir en tal manera que de las primeras feridas fincaron ellos bien feridos, e su tío muy mal de sendas lançadas en las carnes; et de los del Çid non ovo ý ninguno que ferida oviese que las armas le pasase. Et cometíanlos tan de rrezio que les non dauan vagar en ninguna manera. 103r°a

193. Cuenta la estoria que Pero Bermúdez, el que primero reptó

  • 698 G : « pero que se leuantó Diego Gonçales ».
  • 699 G : « garganta ».

726Cuenta la estoria que Pero Bermúdez, el que primero reptó, juntóse con Diego Gonçales vno por otro. Et Diego Gonçales diole vna lançada en el escudo que ge lo passó de parte en parte, mas non le prisso en la carne. Et Pero Bermúdez estido quedo en la silla et non tovo en nada el golpe, et firió a Diego Gonçales de rrezio, que le falsó el escudo e el perpunte e la loriga, et metióle grant pieça del fierro por los pechos, en guissa que le llegó çerca del coraçón. Et quebrantó las çinchas e el petral e cayó él e la silla por las ancas del cauallo, así que cuydaron todos que era muerto. Et fyncó la lança de Pero Bermúdez en él, pero que se leuantó el (sic) Diego Gonçález698 et començó de echar sangre por la boca699. Et Pero Bermúdez metió la mano a la espada Tizona, et quando Diego Gonçález conosçió la espada et la vio sobre sý, ante que reçibiese el golpe d’ella, conosçió que era vençido et que era verdat lo que Pero Bermúdez dixiera.

727Et quando los fieles esto oyeron, dixeron a Pero Bermúdez que estudiese quedo et que non lo firiese, pues él conoçía que era vençido. Et esto fizo él cuydando 103r°b beuir, mas la ferida que tenía era mala de muerte.

194. Cuenta la estoria que Martín Antolínez e Ferrant Gonçales

  • 700 G : « estouieron grant pieça ».
  • 701 G : « e de muy buen andante ».

728Cuenta la estoria que Martín Antolínez e Ferrant Gonçales estauan en muy grant priessa700 et avían su fazienda muy grande, et esto les duró mientra las lanças touieron. Et desque las quebraron en sý, dando mui grandes golpes, metieron mano a las espadas. Et Martín Antolínez metió mano a Colada, que era marauillosa espada, et dio vn golpe con ella de trauiesso a Ferrant Gonçales por çima de la cabeça, en guisa que le tajó el almófar de la loriga con vna grant pieça del casco, en guisa que fincó tan malferido que non sopo de sí parte; et maguer tenía espada en la mano non ensayaua de ferir con ella. Et Martín Antolínez mouió otra vez contra él et diole otra ferida en el rrostro de la punta de la espada muy grande, et començó Ferrant Gonçales a dar muy grandes bozes; et con la grant cuyta de las feridas que tenía, començó de yr fuyendo, e Martín Antolínez en pos d’él diziendo «¡Fuera, don aleuoso!», fasta que le echó del canpo a guissa de vençedor et de muy buen cauallero701. 103v°a

195. Otrosý Nuño Gustios e Suero Gonçales fuéronse ferir

  • 702 G : « mas el golpe non fue en derecho ».
  • 703 G : add. « ferido ».

729Otrosý Nuño Gustios e Suero Gonçales fuéronse ferir muy reziamente de las lanças en los escudos, faziendo en sí golpes muy marauillosos. Et commo era Suero Gonçales cauallero muy fuerte e muncho esforçado e de grant valentía, ferió en el escudo a Nuño Gustios e pasóle de parte en parte; mas al golpe non fue en estrecho702 et non le prisso en carne. Et Nuño Gustios perdió las estriberas, pero que las cobró muncho aýna, et boluió contra Suero Gonçales e diole vn golpe por los pechos que le passó todas las guarniçiones, et salióle el pendón e la lança por las espaldas. Et cayó Suero Gonçales por la cola del cauallo en tierra, en guisa que entendieron todos que era703 de muerte. Et boluió otra vegada contra él por lo ferir et pasó sobre él.

730Et quando esto vio su padre Gonçalo Ansúrez, començó a dar bozes con duelo que avía de su fijo, et de dezir:

—¡Non lo firades, por Dios, que vençido es!

731Et Nuño Gustios, commo omne acordado, preguntó a los fieles si era vençido por lo que dezía el padre. Et ellos dixeron que non. Et estonçe Nuño Gustios boluió contra Suero Gonçales do yazía maltrecho, por lo ferir, et Suero Gonçales, 103v°b quando lo vio venir, ovo muy grant miedo et dixo:

—¡Non me firades, Nuño Gustios!, ca vençido só et todo es verdat quanto vós dexistes.

732Et quando esto oyeron los fieles, dixieron:

—Non le firades más.

733Et fuéronlo dezir al rey don Alfonso, et gradeçiólo muncho a Dios porque veýa grant miraglo et grant vengança de los que grant dessonrra fezieran a él et al Cid.

196. Estonçe entró el rey en el canpo

  • 704 G : add. « buenos ».

734Estonçe entró el rey en el canpo et entraron con él munchos704 fijosdalgo, et mandó que viniesen todos los fieles delante d’él. Et el rey preguntóles si avían más de fazer los caualleros del Çid por conplir su derecho que avían prometido. Et los fieles dixeron:

—Señor, los del Çid an vençido el canpo et cunplieron todo su derecho.

735Et todos quantos fijosdalgo que ý eran dixieron:

—Señor, dizen derecho e verdad.

736Estonçe el rey dio por sentençia por aleuosos conosçidos a los infantes de Carrión e a su tío Suero Gonçales, et mandó a su mayordomo que tomase los cauallos e las armas d’ellos.

  • 705  G : « Esto fue ocasyón por que fyncó sienpre Carrión a los reyes después de Gonçalo Gomes ».

737Et desque esta lid fue fecha e esta sentençia fue dada, nunca jamás en su linaje alçó cabeça nin valieron nada 104r°a en Castilla. Et ésta fue ocasión por que fincó siempre Carrión a los reyes de Gonçalo Núñez (sic)705 su padre de los infantes.

  • 706 G : « loándoles la buena andança que ouieran acabando toda su demanda ».
  • 707 G : « Otro día ».

738Et desque el rey ovo dada esta sentençia, sacó del canpo los caualleros del Çid e diolos por buenos e que cunplieran todo su derecho. Et estonçe fue el rey a comer et leuó consigo los caualleros del Çid, et muncho era grande la gente que en pos ellos yuan, loándoles la buena andança que ovieran acabada de toda su demanda706. Et otrosý707 el rey dio muy grant algo a los cauallero<s> del Çid et dio muy grant gente e buena que fuesen con ellos fasta que los pusiesen en saluo. Et espidiéronse del rey, et fuéronse para Valençia.

739Et quando sopo el Çid que venían, salió a ellos e fízoles muncha onrra. Et contáronle todo el fecho cómmo conteçiera et cómmo el rrey diera por traydores a los infantes de Carrión et a su týo Suero Gonçales. Muy grande fue el alegría que el Çid ovo con estas nueuas, et alçó las manos contra el çielo et bendixo el nonbre de Dios por la grant vengança que le diera de los que grant tuerto e dessonrra le fizieran.

740Et 104r°b leuó consigo a Martín Antolínez et a Pero Bermúdez e a Nuño Gustios onde estauan doña Ximena e sus fijas, et fízoles contar todas las nueuas ant’ellas et quanta onrra les fiziera el rey. Et muy grande fue el plazer que doña Ximena e sus fijas ovieron, et fyncaron los ynojos en tierra e loaron el nonbre de Jhesu Christo porque les diera vengança de la dessonrra que resçibieran. Et abraçauan muncho a rreuezes doña Eluira e doña Sol a Pero Bermúdez et a Martín Antolínez et a Nuño Gustios, et queríanles besar las manos e los pies.

741Ocho días duraron las grandes alegrías que el Çid fizo en Valençia por la vengança que Dios le diera de los infantes de Carrión et de Suero Gonçales ssu týo, el conde que fuera consejador de la enemiga. Et dixo el Çid contra doña Ximena:

—Desde oy, más podedes cassar vuestras fijas syn ningunt enbargo con los infantes de Aragón et de Nauarra, de que ellas serán bien casadas e muy onrradas. 105r°a

197. Cuenta la estoria que después d’esto, el grand soldán de Persia

  • 708 G : « munchos ».
  • 709 G : add. « e enbióle dezir que viniese a él otro día, e que le plazía muncho ».

742Cuenta la estoria que después d’esto, el grand soldán de Persia, porque oyera dezir la grand bondad e los grandes fechos de armas que el Çid facía, e cómmo nunca fuera vençido de omne del mundo, e cómmo ganara la çibdat de Valençia e otros buenos708 castillos, et cómo vençiera muchos reys christianos e moros e ganara d’ellos muy grande algo, ovo muy grand sabor de auer gran amor con él, et teniendo que era de los nobles omnes del mundo. E enbiól’ sus mandaderos con muy grand presente e muchas nobles donas e joyas que uos contará la estoria adelant. E con estas nobleças enbió por mensajero a vn pariente, mucho honrado omne, con cartas de muy omildosas palabras e de muy grand amor. E quando este pariente del soldán llegó al puerto de Valencia, enbió su mandado al Çid cómmo era allý llegado con mensajería del grand soldán de Persia, que le enbiaua su presente. E quando el Çid lo sopo, plógole mucho709 con él.

743E quando fue la mañana, caualgó el Cid con toda su conpaña noblemente vestidos, et sus cauallos ante sý e sus armas enfiestas, e quanto a vna legua, fallaron aquel mensajero, pariente del soldán que venía para Valençia. E quando los vio venir tan apuesta-105r°b mente, entendió qué tan noble ome era el Çid Canpeador. Et quando llegó cerca, paróse el Çid en el su cauallo Bauieca por lo esperar.

  • 710 G : « así estaua enbaraçado e non pudo fablar. E quiso besar las manos al Çid ».

744Et quando el mensajero llegó ant’él e le paró mientes, començó de tremerle toda la carne. E fue marauillado porque le tremié asý la carne, e perdió la fabla, que le non pudo dezir ninguna cosa. Et el Çid díxole que fuese bienvenido. Et el Çid fuese contra él por lo abraçar, mas el moro non dezía ninguna cosa, así estaua enba<ra>çado. Et desque fue en acuerdo entrado e pudo fablar, quiso besar las manos al Çid710 et él non ge las quiso dar. E el moro, cuydando que ge lo fazía por desdén, pesáual’, et feziéronle entender que ge lo fazía por honrra. Et con alegría que ouo, dixo:

  • 711 G : « Mi señor el grant soldán de Persia ».

—Omíllome, Çid auenturado, el mejor christiano e más honrrado que çinxo espada nin caualgó cauallo de mill años acá. Así, señor, el grand soldán de Persia711, oyendo la grand fama e la tu grande nonbradía de los bienes que en ti ha, te enbía saludar e te reçibe por su amigo, así commo el mayor amigo que ha él et que más ama e precia. E por ende enbíauos su presente comigo, que só suyo del su linage, et enbíauos rogar que lo reçibades d’él, así commo de amigo.

745Et él dixo que ge lo gradecía mucho.

198. E estonce mandó el Çid que feziesen carrera por do pasasen las azemillas

746E estonce mandó el Çid que feziesen carrera por do pasasen las azemillas et los camellos cargados, e las otras animalias estrañas que le enbiaua el soldán, de las que non ha en esta tierra.

  • 712 G : « E desque fueron pasados él e sus animalias que le enbiaua el soldán, de las que non han en es (...)

747E desque fueron passados él e sus conpañas712, 105v°a fuéronse tornando contra la çibdat. Et el mensajero cerca del Çid, cada que se tornaua a fablar con él, veníale mientes cómmo perdiera la fabla e cómmo le tremiera la carne quando le viera, et marauillóse ende; et quisiera preguntar al Çid quál era la razón por que le conticiera aquello, e desý touo que sería mal recabdo.

748Et desque entraron por Valençia, era muy grand la gente que venía a ver las azemillas estrañas que allý uenían, de que se marauillaron mucho, porque nunca tan estrañas las vieran. E el Çid endereçó al alcáçer e leuó el moro consigo, e mandó guardar las azemillas.

  • 713 G : « seys ».
  • 714 G : « e en tierra de Arabia ».

749E quando fueron ante doña Ximena, el moro omillóse a ella e a sus fijas, e quisiérale besar la mano mas ella non ge la quiso dar. E allý ante ellas mandó descargar los gamellos e las azemillas de las archas, e de lo ál que traýan. E començó a sacar nobleças e poner delante: primeramente muy grande auer en oro monedado, et esto venía en cuerpos de cuero entregos e cada vno con su cerradura, e desý mucha plata labrada en escudillas, e tajadores, e en baçines, e en seruillas, e en muy grandes ollas para adobar de comer; et todo esto de muy fina plata e de muy noble lauor, e esta plata pasaua por diez mill marcos. E en pos esto, sacó cinco713 copas de oro en que auía en cada vna diez marcos de oro, engastonadas en ellas muchas [piedras] preciosas. Et otrosý le enpresentó tres barrillas de plata 105v°b, e éstos veníam llenos de aljófar granado e piedras preciosas. Otrosí le presentó muchos paños nobles de oro e de seda, de quales los façían en Tartaria e en tierra de Carraui714, e con todo esto vna libra de mirra e de bálsamo en vna arqueta de oro —et esto es vngüento muy precioso con que vngen los cuerpos de los reys finados por que non podrescan nin los coma la tierra, e con este vngüento fue después balsamado el cuerpo del Çid. Otrosí le trexo vn tablero de marfil todo plegado con oro e muchas piedras preciosas en derredor, et los juegos de oro e de plata, e tablas esso mismo, muy ricas e muy ricamente obradas con piedras de muchas uirtudes. Mucho fue muy grand e muy noble este presente, que non sé omne que le podiese poner precio. E desque todo lo ouo sacado ant’el Çid, díxole:

—Señor, todo esto te enbía mi señor, el soldán de Persia, con aquellas animalias que tú viste, por la grande bondad e lealtad que oyó dezir de ty. Et ruégate, de allá do está, que lo reçibas por el su amor.

  • 715 G : « sy entre aquellas cosas ».

750Et el Cid ge lo agradezió e tomó ende muy grand plazer, e díxole que quería fazer onrra qual nunca feziera a omne después que sopiera entender. E estonçe abraçól’ en nonbre del soldán, e díxole que si fuese christiano, que.l’ daría paz. Et preguntól’ que si entre aquellas que traýa715, si venía ý alguna que fuese del cuerpo del soldán, e por honrra d’él, que besaría en ella, et en señal que si él estudiese delante, que lo besaría en el onbro, segund uso de los moros, porque en-106r°a tendía que su señor era vno de los más nobles omnes que eran en paganismo.

751E quando esto ouo entendido el pariente d’él, ouo muy grande plazer por tanta mesura como le dezía el Çid e entendió bien que era noble onbre, et díxole:

  • 716 G : « que es vno de los buenos cauallos ».

—Señor Çid, si uós presente fuésedes delante mi señor el soldam, él vos faría muy grande onrra, daruos ýa a comer la cabeça del su cauallo, segund la costunbre de nuestra tierra; mas porque en esta tierra non es costunbre, dóuos mi cauallo biuo, que es vno de los mejores cauallos716 que hay en esta tierra de Syrya, e uós, mandadlo tomar por onrra de mi señor el soldam, que mejor que la cabeça cocha, e a uós, señor, besaré las manos e tenerme ende por bienandante e por mucho honrrado.

752E el Çid tomó el cauallo e consentió quanto el moro quisso en le besar la mano. E estonce mandó llamar al su almoxarife e mandóle que lo lleuase consigo al pariente del soldam e que lo seruiese e que le feziese mucha onrra, e que le diese posada en la huerta de Ualençia, que dizen de Villanueva, et le feciesse tanta onrra e tanto bien commo faría a él mismo.

199. Cuenta la estoria que el almoxarife lleuó consigo al pariente del soldam

  • 717 G : « commo sy fuese su señor el Çid ».

753Cuenta la estoria que el almoxarife lleuó consigo al pariente del soldam e seruiólo et honrráuale tanto co-106r°b mo si fuese <se>ñor, e el Çid717.

754Después que ovieron estado vnos días en su depuerto e en su solaz, comenzó el pariente del soldán a preguntar por el Çid de [qué] costunbres era. Et el almoxarife comenzóle de contar toda su façienda, e díxole cómmo era el más esforçado omne de todo el mundo, e el mejor cauallero de armas e que mejor tenía su ley, «et en palabra que ponga, nunca ha de mentir», e el más amigo de amigo que en el mundo ha, e a las cosas vencidas muy piadoso e de merçed, «et es muy sañudo e muy sesudo e enviso en todas las arterías, pero tanto ha en sý que ha braua catadura, e el omne que lo non conosce, quando lo vee primeramente, toma grande miedo d’él; e esto veyo yo de cada día, que quando vienen a él algunos mensajeros de los moros, que quando llegan ant’él, que fincan enbaheridos, que non saben dónde están».

  • 718 G : «  a los otros mensajeros ».

755E quando esto oyó el mandadero del soldam, vínole en miente cómmo contiçiera así a él, et tan marauillado fue que dixo tanto al almoxarife que le rogaua que, pues eran amos de vna ley, que le touiese poridad e que le diría lo que le contiçiera a él. E el almoxarife prometióle que ge la guardaría, e él comenzó su razón. E dixo que se fazía marauillado de lo que le auía dicho, ca bien ansí commo él dezía que acontiçiera a los otros718, ansí acontiçiera a él la primera uez que lo viera, que tan grande fuera el miedo que ouiera de la su catadura que por vna grande pieça non le podiera fablar; et segund él asmaua, esto non era ál synon 106v°a gracia que le diera Dios contra sus enemigos, e que tomauam miedo de la su catadura.

756E desque todas estas razones ovo dichas, preguntóle el almoxarife, que le semejó omne entendido e sabio, por qué asý paraua mientes en las cosas, e díxole que le dixiese lo que le quería preguntar afechamente. E el mensajero dixo que ge lo [diría]. E el amoxarife dixo e comenzóle a preguntar que si sabía quál era la razón por que se mouiera el soldán, su señor, de enbiar tan grande presente e tan noble al Çid Canpeador, o quál razón era por que quería auer amor con él, estando tan lexos e tan arredrado de Vltramar. E el mandadero del soldán, que entendió en el almoxarife que quería saber cómmo estaua la tierra de Ultramar, reçeló que ge lo preguntaua por mandado del Çid. E comenzó a dezir que tan grande era la nonbradía e el grand prez de armas e los muchos nobles fechos que oyeran del Çid en la tierra de Vltramar que por aquella razón se mouiera el soldán a le enbiar aquel presente e aver su amor con él.

757Et quando esto oyó el almoxerife, dixo que lo creýa, que aquélla era la razón, mas otra era la entención del soldam. E quando el mandadero vio que lo entendía que auía sabor de saber todo el fecho, dixo que ge lo diría, enpero mas que le rogaua que.l’ touiese poridad. E él prometiógelo.

  • 719  G : add. « por ganar su amor, que si aventura allá pasase ».
  • 720 G : « que le tenía adebdado ».

758E estonçe comenzó su razón, e díxole que porque la tierra de Vltramar estaua 106v°b en tal estado que cuydauan que se perdería e que la cobrarían los christianos, ca tan grande cruzada pasara de Alymania e de Françia et de Lonbardía e de Ceçilya e de Calabria, que avían ganada la çibdat de Antiochia e muy gran parte de la tierra, e yazýan sobre la çibdad de Jherusalem. «Et oyendo mi señor, el grande soldam de Persia, la grand nobleça del Çid, cuydando que querría pasar allá, se mouió a le enbiar este presente719, porque lo touiese adebdado720 que feziese por él». E estonçe dixo el almoxarife:

—Créotelo esto todo.

200. Cuenta la estoria que aquel mensajero del grand soldán

759Cuenta la estoria que aquel mensajero del grand soldán de Persya moró en Valençia yaquanto tienpo. E entretanto llegó mandado al Çid cómmo venían los infantes de Aragón e de Nauarra a fazer sus bodas a Valençia con sus fijas, commo era parado en las cortes de Toledo.

760E [estos] infantes, el de Nauarra, que cassó con doña Eluira la mayor, auía no[n]bre don Ramiro, fijo del rey don Sancho que mataron en Rueda, e el infante de Aragón, que casó con dona Sol, auía nonbre don Sancho, fijo del rey don Pedro, e este rey don Peydro fue el que priso el Çid Ruy Díaz en la batalla, asý commo lo ha contado la estoria; mas contando quanta mesura feziera el Çid contra él de lo soltar de la prisyón e cómmo le mandara dar todo lo suyo, et catando quantos bienes 107r°a auía en el Çid e los grandes [fechos] d’él, touo por bien que cassase su fijo con su fija, por que de tan noble omne fincase lynaje en Aragón. Mas non fue su ventura que oviese fijo en doña Sol, ca morió ante que reynase nin que ouiese fijo nin fija.

  • 721 G : « fyncar ».

761Et quando el Çid sopo que venían los infantes, salió a reçebirlos fasta seys leguas con toda su gente, todos muy guisados de corte e de guerra. E mandó firmar721 sus tiendas en vn canpo muy fermoso, et allý los attendió fasta que llegaron.

  • 722  G : « Grandes fueron las alegrías que en Valençia fizieron con los infantes ».

762E luego el primero dýa llegó el infante don Sancho de Aragón e atendieron aý al infante don Ramiro. E pues que todos fueron llegados en aquel llogar, veniéronse para Valençia. El obispo don Jerónimo saliólos a reçebir con toda la gente de la çibdat e con la proçessión mucho honrradamente. E grandes fueron las grandes alegrías que en Valençia fezieron con los infantes722. Et esto duró bien ocho días ante que comenzasen las bodas.

  • 723 G : om. [commo les pertenescía ].

763E el Çid mandó dar possadas a los infantes en la huerta de Villanueva e mandóles dar quanto ouiesen menester bien e conplidamente, commo les pertenescía723.

201. Cuenta la estoria que desque los infantes llegaron a Valençia

764Cuenta la estoria que desque los infantes llegaron a Valençia, dende a ocho días el obispo don Jerónimo trexo matrimonio a los infantes con las fijas del Çid: a don Ramiro con do-107r°b ña Eluira e a don Sancho con doña Sol. E desque fueron desposados, otro día tomaron bendiciones en la iglesia mayor de Sant Pedro, segund manda la Yglegia de Jhesu Christo, e dixo la missa el obispo.

765E ¿quién vos querría contar qué tan grandes fueron las alegrías e las nobleças que en aquellas bodas fueron fechas? E esto sería luengo de contar, ca en ocho días que ellas duraron dáuanles muchos comeres de cada día, e muy bien adobados e mucho honrradamente, e todos comían en plata. E matauan muchos toros de cada día, e corrían e matauan muchas animalias estrañas que le el soldán enbiara. E fazían muchos juegos, e dauan muchos paños e siellas e muchos nobles guarnimentos a los joglares. E los moros fazían sus juegos e sus alegrías de tantas maneras que non sabían los omnes a quáles yr primero. E tantas fueron las gentes que aý fueron aiuntadas que fueron asmadas a ocho mill personas de fijosdalgo.

  • 724 Absence de signe d’abréviation sur le n.

766E desque las bodas fueron acabadas, tomó el Çid a sus yernos por las manos e leuólos ante dona Ximena. E mostróles todas las noblezas que le enbiara el soldán, et ellos, quando vieron tan grande el auer e tantas noblezas, fueron marauillados e dixieron que cuydauan que en España724 non auía omne tan rico de auer commo el Çid, nin que tantas nobles cosas touiese. Et ellos estando asý marauillados onde veniera tan grande aver et tantas nobleças de oro e de plata e de piedras preçiosas e de aljófar, el Çid comenzóles 107v°a de abraçar et díxoles:

  • 725 Ms. G : « E por ende quiérovos dar las más nobles e más presçiadas donas que nunca fueron dadas con (...)

—Fijos, para vós e para vuestras mugieres quiero yo esto e todo lo ál que yo he. E por ende quiérouos darlas más ricas e más preçiadas ca nunca fueron dadas por (sic) con mugieres725; ca vos quiero dar la meatad de todo quanto vós aquí vedes, e yo e dona Ximena biuiremos con la otra meatad. E después de nuestra muerte, todo lo quiero para uós, ca yo ya ençima de mis días só.

  • 726 G : « e que le agradesçían quanto bien e quanta onrra les fazía ».

767E los ynfantes dixieron que le diese Dios vida e salud por muchos años et buenos, e que.l’ gradezían quanto dezía726 e tenían en logar de padre, e que syenpre le catarýan la su carrera e serýan a su honrra e a su mandado commo a tan onrrado e tan acabado omne commo él era, e de que se tenían por mucho honrrados del debdo grande que con él auían.

202. Cuenta la estoria que tres meses duraron los infantes con el Çid en Valencia

  • 727 G : « su suegra ».
  • 728 Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

768Cuenta la estoria que tres meses duraron los infantes con el Çid en Valencia, muy viciosos e a grande sabor de sý. Et desý despidiéronse del Çid e de dona Ximena, su mugier727. E tomó cada vno su mugier et tornáronse para sus tierras muy ricos e mucho honrrados, ca el Çid les dio muy granadamente todo lo que les prometiera et dyoles de aquellas animalias estrañas que enbiara el soldán. E el Çid fue con ellos bien doze leguas. E quando 107v°b ovieron a partyrse, dyo el Çid muy grande algo a cada vno d’ellos e de los fijosdalgo que venieron con ellos infantes, en cauallos e en mulas e en paños et en dineros, en guisa que todos fueron pagados. E dio la bendeçión a sus fijas et acomendólas a Dyos que las guiase. Et desý tornóse para Valençia et ellos fuéronse para sus tierras728.

203. Cuenta la estoria que a cabo de vn año que el ynfante llegó a Navarra

  • 729 G : add. « en Rroda ».

769Cuenta la estoria que a cabo de vn año que el ynfante llegó a Navarra, al que dezían don Ramyro, e mataron al rey don Sancho su padre729, e alçaron a él rey en Nauarra. Et ovo en su mugier doña Eluira vn fijo a quien dixieron el ynfante don García Ramírez; e este rey don García reynó después.

770E aquella sazón eran los nauarros en peligro entre Castilla e Aragón, que les fazían mal de amos los reynos. Onde después de la muerte <de> don Pedro, rey de Aragón e de don Alfonso, rey de Castilla, venieron los nauarros a cortes a Monçón, et porque estos dos reys non dexaron fijo nenguno, fezieron los aragoneses rey a don Ramiro, que era monje. Et quando esto vieron los navarros, que estauan syn rey en aquel tienpo de la muerte del rey don Ramiro, fueron en poridad e traxieron al ynfante don Garçía, que le criaua su týa dona Sol, que era biuda, et feziéronlo rey de Navarra. 108r°a E éste fue el nieto del Çid, et éste fue muy buen rey e endereçó mucho el reyno de Nauarra quanto él pudo.

204. Cuenta la estoria que después que el Çid ouo enbiado sus yernos

  • 730 G : « Orihuela ».

771Cuenta la estoria que después que el Çid ouo enbiado sus yernos, mandó llamar al mensajero del soldán e diole muchas estrañas cosas de las d’esta tierra que leuase a su señor. E dyole vna espada muy noble toda guarnida con oro, e vna loriga, e brafoneras, e perpunte. E desý fincó el Çid en Valençia e trabajó bien vn año en asso[se]gar los castiellos de los moros, sus subjetos, e en assosegar los moros de Valençia con los christianos. E sesególos en tal manera que ovo d’ellos sus parias byen paradas fasta su muerte; et desde Tortosa fasta Oriela730 fue toda la tierra a su mandado et en su defendimiento. De allý adelante fincó en Valençia a sabor de sý e trabajóse syenpre en seruir a Dyos e de acrecentar en la fe cathólica et 108r°b emendar los yerros que avía fechos contra Dios, que entendía que poca era su vida e por esso se tenía con las obras de Dyos.

205. Cuenta estoria que vn dýa, estando el Çid en su alcáçar

  • 731 G : « diximos ».
  • 732  G : « E este alfaquí seruiera muncho al Çid en el ofiçio del alcadía que le diera de los moros de (...)

772Cuenta estoria que vn dýa, estando el Çid en su alcáçar que se auía leuantado de dormir, et vino ant’él vn alfaquí que él feziera alcalde de los moros, que auía nonbre Alfataxi, el que feziera e trobara las razones de Valençia que uos ya dixi731. E este alfaquí seruiera mucho en el offiçio del alcaldía que le diera bien732, e fazíale auer muy bien sus rentas e muy bien paradas, ca era omne de muy buen entendimiento e de buen recabdo, <e> en todos sus fechos semejaua christiano. E por esto amáualo mucho el Çid e fiaua mucho d’él. Et quando el Çid lo vio ante sí preguntól’ qué quería. E él, commo omne enseñado, fincó los ynojos ant’él e besóle las manos, e díxole:

  • 733 G : add. « e de fyncar allá en tierra de christianos ».
  • 734 G : « muy ».
  • 735 G : add. « E vós, por la vuestra merçet, fezístesme alcalde ». 
  • 736 G : « ca todo lo que Mahomad ».
  • 737 G : add. « e barata ».

—Señor, loado sea el nonbre de Jhesu Christo que vos traxo a este estado, que fuésedes señor de Valençia, vna de las más nobles nin más aparejada çibdad que ha en España. E señor, lo que yo quiero es esto: señor, mis avuelos fueron d’esta çibdat e yo só natural dende. E syendo moço pequeño, captiváronme christianos e allá apris aljamia. E estonce mi voluntad fuera de ser christiano733, mas mi padre e mi madre, que eran commo734 ricos, quitáronme, e fízome Dios 108v°a tanta merçed e diome tal ingenio e tan sotil que apris toda la leyenda [de los moros] e fue d’ellos más onrrado e mejor alfaquí en Valençia fasta aquí nin más rico, así commo vós sabedes, señor735. E dístesme vuestro poder sobre los moros por ventura, yo non lo mereçiendo. E agora, señor, cuydando en el mi coraçón quál era la ley en que biuía, e fallo que fiz vida de grand error, ca todo lo que Mohón Mahomad736, el falso engañador, dyo por ley a los moros, todo es engaño737. Et por esto, señor, quiero la fe de Jhesu Christo e quiero ser christiano e creer en la fe cathólica; e pídovos por merçed que me mandedes luego baptizar en el nonbre de la Trinidad e poner qual nonbre quesiéredes, e de aquí adelante quiero beuir vida de christiano e quiero dezir la palabra que dize el santo Euangelio, e dexar mugier e fijos e parientes e quanto en el mundo he, e seruir a Dyos et creer en Él et en la su fe e en la santa ley, e en quanto le podier durar la fortaleza del cuerpo.

773Et quando esto oyó el Çid, comenzóse a sonreýr, e fue con él para doña Ximena e díxole:

—Vedes aquí vuestro alcalde que quiere ser christiano e vuestro hermano en la ley de Jhesu Christo; e por ende uos ruego e que uos plega e que mandedes guisar todas las cosas que fueren mester para esto.

774E quando esto oyó doña Ximena, ouo muy grand plazer, e mandólo guisar todo muy noblemente.

  • 738 G : « e ouo de veer toda su fazienda ».

775Et luego otro día baptizólo el obispo don Jerónimo, e posiéronle nonbre Gil, e ouo de allý adelante nonbre 108v°b Gil Díaz; e fueron sus padrinos don Áluar Fáñez e Pero Bermúdez e Martín Antolínez de Burgos, et fue su madrina doña Ximena e otras dueñas onrradas. E de allý adelante fue Gil Díaz priuado del Çid, que de ver toda su fazienda738, e sópolo fazer tan bien e tan con plazer de las conpañas todas que todos lo amauan de coraçón.

206. Cuenta la estoria que conpuso Ben Alfanje

  • 739 G : « Abén Alfarax ».

776Cuenta la estoria que conpuso Ben Alfanje739 vn moro sobrino de Gil Díaz en Valençia, et diz que cinco años fue el Çid señor de Valençia, e que en todos estos cinco años nunca en ál se trabajó synon en seruicio de Dios e en asosegar los moros que eran en el su señorýo, en la tal manera que tan abenidos eran los moros con los christianos que semejaua que sienpre viuieran en vno; e amauan e seruían al Çid todos tan de talante que esto era vna grande marauilla.

  • 740 G : « Miramamolín ».
  • 741  P : « que pasara aquend el mar e vengarse sy podyese » (sic).
  • 742 G : om. [e nenbrándose de todo esto, que tan aviltado e tan perdido escapara, onde diz que él mismo (...)
  • 743 G : « e para vengarse, sy pudiese, pasó aquén mar ».

777E a cabo d’estos çinco [años], nuevas que mucho corren llegaron a Valençia que el rey Búcar Miramolín740 de Marruecos, teniéndose por quebrantado de cómmo le vençiera el Çid Canpeador cerca de Valençia en el canpo del Quarto, e onde le matara e le captiuara mucha gente e corryeron con él fasta que lo metieron por la mar, e leuaron d’él las grandes riquezas que pasara aquend el mar741, e nenbrándose de todo esto, que tan aviltado e tan perdido escapara, onde diz que él mismo andudo apellidando toda la tierra de 109r°a África e tierras de Berberia fasta los Montes Claros para pasar aquend el mar742 e vengarse, sy podiese, e passó aquend el mar743 con vna tan grande gente que non ha omne que lo podiese asmar.

778E quando el Çid oyó estas nuevas, pesóle mucho de coraçón, pero que se encubrió ende que nunca omne del mundo ge lo entendió qué era lo que cuydaua fazer en esta razón. E fizo assý yaquantos días. E quando vio que las nuevas se acercavan e que era cierto de todo en todo que venié el rey Búcar e que era aquend el mar, e vn dýa mandó llamar todos los moros de Valençia ante ssý, e desque fueron ant’él todos, comenzóles dezyr:

  • 744 G : « casas ».
  • 745 G : om. [teniéndose por quebrantado de cómmo le vençiera].
  • 746 G : « al arraual del Alcudia ».

—Omnes buenos del aljama, bien sabedes en cómmo desd’el <día> que só señor de Valençia syenpre fuestes anparados e defendidos, e pasastes mucho ordenadamente e muy bien vuestro tienpo en vuestras cosas744 e vuestras heredades, que ninguno non vos fizo pesar nin otro mal alguno, nin que yo, que ssó vuestro señor, nunca vos passé en ninguna cossa contra derecho. E agora llegóme mandado çierto que es arribado aquend el mar Búcar, rey de Marruecos, teniéndose por quebrantado de cómmo le vençiera745. E viene con muy grande poder de moros, e viene sobre mí por me toller esta çibdat que yo gané con grande trabajo; e pues que así es, tengo por bien e mando que me vaziedes la villa con vuestros fijos e con vuestras mugieres, e que uos vayades a morar a Rauanal del Alcudia746 e a los otros arrauales con los otros moros fasta que veamos en qué se para este fecho entre mí e el rey Búcar.

779E estonce los moros, co-109r°b mmoquier que les pesó, conplieron su mandado. E pues que todos fueron salidos de la çibdat que non fincó aý ninguno, tóuose por más seguro que ante.

207. Cuenta la estoria que vn día, yaziendo el Çid en su cama

  • 747 G : « partyr ».

780Cuenta la estoria que vn día, yaziendo el Çid en su cama, después que fue la noche, comenzó de pensar cómmo se podiese parar747 al grand poder que el rey Búcar traýa. E pensando en esto, quando vino a la medianoche, vio entrar por el palaçio vna grand claridad, e grand olor e tan saboroso que era vna grand marauilla. E estándose marauillando d’esto qué podría ser, apareçió vn omne tan blanco commo nieve, e era como viejo e commo crespo, e traýa vnas llaues en sus manos, e ante que el Çid fablase díxole:

—¿Duermes, Rodrigo, o cómmo yazes?

781E el Çid le preguntó:

—¿Qué omne sodes que me preguntades?

782E él dixo:

  • 748 G : « con más apresurado mandado que non es el que tú cuydas del rey Búcar ».
  • 749 G : « venças ».

—Yo ssó san Pedro, príncipe de los apóstoles, que vengo a ty con más apresurado mandado que tú non cuydas nin es éste del rey Búcar748. E esto es: que as de dexar este mundo e yrte a la vida que non ha fyn, e esto será de oy a treynta dýas. Por tanto te quiere Dios fazer merçed que la gente vezca e desbarate al rey Búcar, e que tú, syendo muerte, venceré749 esta batalla, por onrra del tu cuerpo; e esto será con la ayuda del apóstol Santiago que Dios enbiará a la fazienda. E tú, pugna de fazer emienda a Dyos de tus peccados e assý serás saluo. E todo esto te otorgó Jhesu Christo, por amor de mí e por la onrra que tú syenpre feciste en la mi iglesia del monesteryo de Sant Pedro de Cardeña.

783E quando 109v°a esto oyó el Çid Canpeador, ovo muy grand plazer en su coraçón e dexóse caer de la cama en tierra por besar los pies al apóstol sant Pedro; et él díxol’:

  • 750 G : « mas está çierto que todo lo que te he dicho te es otorgado ».

—Non te trabajes d’esso, ca non podrás llegar a mí, mas está de todo lo que he dicho e todo te es otorgado750.

  • 751 G : « santo ».

784E pues que le todo esto ouo dicho el bendicto751 apóstol, desaparescióle e fincó el palacio lleno de grande olor e tan saboroso que non ha coraçón en el mundo que lo podiese asmar, e el Çid fincó tan conortado commo si ouiese pasado por ello.

785E luego de mañana, mandó llamar todos sus omnes onrrados al alcáçer, e desque todos fueron ant’él, comenzó el Çid su razón llorando de los ojos en esta manera:

  • 752 G : « nuestro ».
  • 753 G : om. [e queriéndome defender e ellos].
  • 754 G : add. « e ».
  • 755 G : « ganamos ».
  • 756 G : « será ».
  • 757 G : « comunal ».

—Amigos e parientes e vasallos leales e onrrados, bien sabedes los más de uós en cómmo el rey don Alonso vuestro752 señor me ouo echado de la tierra por dos veçes; e los más de vós, por vuestra mesura, salistes comigo e guardástesme syenpre. E fízonos Dyos tanta merçed a uós e a mí que vençimos muchas batallas de christianos e de moros; e sabe Dyos que las de los christianos que fueron más a su culpa que por mi grado, e queriéndome defender e ellos753 queriéndome destoruar el seruiçio de Dyos754 ayudando los enemigos. E otrosí ganastes755 esta çibdat en que moramos, e non he de fazer por ésta señorío a omne del mundo synon a mi señor el rey don Alonso, e esto por naturaleza, ca non por ál; pero que querrýa que sopiese él en cómmo estaua el fecho de mi cuerpo, ca sed çiertos que estó en los postrimeros dýas de la 109v°b mi vida, commo de oy a treynta días, sepa756 mi fin e mi postrimera voluntad, que bien ha ya vnas syete noches que veo visiones, e veo mi padre Diego Gonçález e a Diego Rodríguez, mi fijo, e cada uez me dizen: «Mucho auedes morado aquí, e vayamos a las ajustas perdurables». E commoquier que el omne non deue creer por estas cosas nin por tales vissyones, e yo lo sé çierto por otra parte, porque me aparesçió esta noche sant Pedro, e non dormía e despierto estando, e díxome que d’estos treynta días auía de passar d’este mundo, la qual cosa es natural757 a todos los omes del mundo la muerte. E vós, ya bien sabedes e sodes çiertos en cómmo el rey Búcar viene sobre nós, e dizen que trae consigo treynta e seys reys; e pues que trae consigo tan grand poder de moros e yo he de fynar tan aýna, vosotros catad si podredes defender a Valençia. Pero sed çiertos, con la merced de Dyos yo vos consejaré qué fagades e cómmo vescades en canpo al rey Búcar, e cómmo ganedes grand prez e grande onrra, que de todo esto me fizo sant Pedro cierto. E de cómo auedes de fazer de aquí adelante, yo vos lo diré ante que me de uos parta.

208. Después que estas palabras pasaron, adolesçió el Çid del mal que ouo de finar

786Después que estas palabras pasaron, adolesçió el Çid del mal que ouo de finar. E mandó cerrar las puertas de la uilla e él fuese para la iglesia de Sant Pedro, estando el obispo don Jerónimo e caualleros e omnes onrrados e toda la otra gente quanta ý quisieron venir. E el Çid paróse en pie e comenzó su 110r°a razón en esta manera:

—Bien sabedes quantos aquí estades cómmo todos omnes del mundo, por onrrados e por poderosos que sean en este mundo, non pueden escusar la muerte, de la que yo estó muy acerca; e pues bien sabedes cómmo en este mundo nunca el mi cuerpo fue vençido nin auiltado, e por ende uos ruego a todos que non querades que lo sea agora en la postrimería, que toda la bienandança del omne en la postremería es de la fyn. E por ende, cómmo esto ha de ser e de conplir e lo vós auedes de fazer, todo lo dexo en la mano del obispo don Jerónimo e de don Áluar Fáñez e de Pero Bermúdez.

787E desque todo esto les ouo dicho, asentóse a los pies del obispo don Jerónimo e allý ante todos fizo su confesyón general de todos sus peccados e de todas las erranças que auía fechas contra Dyos. E el obispo dyole su penitencia e asoluióle de todos sus peccados. E desý leuantóse e espedióse de todos llorando de los ojos, e fuese para el alcáçar e echóse en su cama e nunca jamás se leuantó.

  • 758 Absence de signe d’abréviation sur le n.

788E cada dýa enflaqueçía más, fasta que non fincó del plazo más de syete dýas. E estonce mandó que.l’ traxiesen las buxetas del oro en que estaua el bálsamo e la mirra que el grande soldán de Persia le enbiara. E desque las touo delante, mandó que traxiesen vna copa de oro en que él solýa beuer, e tomó de aquel bálsamo e de aquella mirra quanto vna cuchar pequeña758, e mezclólo en la copa con del agua rosada e boluiólo.

  • 759 G : add. « e más fermoso ».

789E en todos aquellos dýas non comió nin beuió ninguna cosa synon mirra e bálsamo e agua rosada. 110r°b E cada día después que fizo, se paró su cuerpo e su rostro más fresco759 que ante, e la palabra más rezia, saluo ende que lo enflaqueçía la natura que se non podía mandar en la cama.

790E al segundo dýa ante que finase, mandó llamar a dona Ximena, e al obispo don Jerónimo, e a don Áluar Fáñez Minaya, e a Pero Bermúdez, e a Gil Díaz, su priuado, e desque todos çinco fueron ant’él, començóles a castigar cómmo feziesen después de su muerte, e díxoles:

  • 760 G : «  e lauado de otra suziedat ».
  • 761 G : add. « linpio e bien ».
  • 762 G : om. [e atanbores].
  • 763 G : « ca non podríades fyncar en esta çibdat ».
  • 764 G : add. « çercada ».
  • 765 G : « muy grandes riquezas ».

—Bien sabedes en cómmo el rey Búcar será aquí vn día d’éstos, a cercar esta çibdad con treynta e seys reys que trae consygo e con muy grande poder de moros. E por ende la primera cosa que avedes de fazer después que yo fuere finado, lauadme bien el cuerpo con agua rosada e con bálsamo muchas vezes, que, loado sea el nonbre de Dyos, lynpio le tengo yo e lauado de dentro760 de otra suziedat para resçebir el su santo cuerpo cras que será el mi postrimero dýa. E desque fuere el mi cuerpo bien761 lauado, vngildo con este bálsamo e con esta mirra que finca en estas bujetas, todo el cuerpo que non finque aý cosa nenguna por vngir. E vós, hermana dona Ximena, e vuestras conpañas, guardádevos que non dedes bozes nin fagades duelo por mí por que los moros ayan de entender la mi muerte. E quando fuere el dýa que llegare el rey Búcar, mandad sobyr todas las gentes [de Valencia] en los muros e tangan tronpetas e atanbores762, e fagan las mayores alegrías que podieren. E quando vós quisiéredes yr para Castilla, fazedlo saber a toda la gente en poridad 110v°a que se aperciban para leuar todo lo suyo, de guisa que les non entiendan los moros, ca podríades finar en esta çibdat763 después de mi muerte, ca yaze764 en derredor entre el mayor poder de los moros de España, e a uós, Gil Díaz, lo mando yo fazer más que a otros. E después, mandad ensellar el mi cauallo Bauieca e armar muy bien, e guisaredes el mi cuerpo muy apuestamente guarnido, e ponerme hedes en el cauallo. Et guisad e atadme en tal manera que non pueda caer d’él, e ponerme hedes en la mano la mi espada Tyzona, e baxa e cabo mí el obispo don Gerónimo; e vós, Gil Díaz, que me guiedes el cauallo; e vós, Pero Bermúdez, leuaredes la mi seña commo la soledes leuar; e vós, don Áluar Fáñez, mi primo, acabdalaredes todas las conpañas e ordenaredes vuestras azes ansý commo lo soledes fazer; e yd e lidiat con el rey Búcar, ca ciertos sed e non dubdedes, ca vençeredes esta batalla, que Dyos me lo ha otorgado. E desque la fazienda fuere vençida e los moros arrancados, cogeredes el canpo a vuestro sabor, en que fallaredes muy grandes et (sic) riquezas765. E después, cómmo avedes a fazer, yo vos lo diré cras, quando feziere mi testamento.

209. Cuenta la estoria que otro dýa grande mañana

  • 766 G : « criados ».
  • 767 G : « estanforte ».

791Cuenta la estoria que otro dýa grande mañana, venieron ant’el Çid el obispo don Gerónimo e don Áluar Fáñez e Pero Bermúdez e Gil Díaz e Martín Antolínez. E estando ý dona Ximena, el Çid comenzó a fazer su testamento. Primeramente, mandó su alma a Dyos e el 110v°b su cuerpo que fuese enterrado en San Pedro de Cardeña, e mandó ý con el su cuerpo muchos buenos heredamientos al monesterio, por que oy dýa es muy rico e muy seruido el logar do él yaze. E desí mandó a todos sus dados766 e a toda su conpaña de su cassa a cada vno segund merecía. E después mandó a todos sus cavalleros que le auían seruido después que saliera de la tierra muy grande auer muy conplidamente. E desý mandó a todos los otros caualleros que lo non auían tanto seruido a cada vno mill marauidís, e a tales ý ovo dos mill maravedís, e tres mill, e segund eram las personas. E otrosý mandó a los escuderos fijosdalgo a cada vno quinientos marauidís, e a tales ovo ý mill, e mill quinientos. E mandó que quando llegassem a Sant Pedro de Cardeña, que diesen de vestir a quatro mill pobles de estasforte767, sayas e pellotes. E mandó a doña Ximena todo quanto en el mundo auía, e que biuiese con ello bien e honrradamente en el monesterio de Sant Pedro. E mandó a Gil Dýaz que la seruiese bien en todos sus dýas, lo que él fizo muy bien, assý commo la estorya lo contará acá adelante. E para conplyr todo esto, dexó por sus cabezaleros al obispo don Gerónimo e a doña Ximena, su mugier, e <a> Áluar Fáñez e a Pero Bermúdez e a Ordoño Bermúdez, sus sobrinos. E desque todo esto ouo ordenado, mandó a don Áluar Fáñez e a Pero Bermúdez que quando oviesen vençido el rey 111r°a Búcar, luego se fuesen para Castilla e conpliesen todo lo que él mandó. E esto era ya ora de sesta; e el Çid demandó al obispo que le diese el cuerpo de Dios, e reçebiólo muy deuotamente, los ynojos fincados, e llorando ante todos. E començó a fazer su oraçión a Dyos e a sant Pedro deziendo:

  • 768  G : « Señor Jhesu Christo, cuyo es el poder e el querer e el saber e cuyos son los regnos ».

—Señor Jhesu Christo, tuyo es el poder e el querer e el saber, e tuyos son reys768, ca Tú eres sobre todos los reys e sobre todas las gentes, ca todas las cosas son a tu mandamiento; e por ende, Señor, pido por merced que la mi alma sea puesta en la luz que non ha fyn.

792E quando esto ovo dicho el noble varón, e dyo a Dyos [su] alma lynpia e syn ma<n>zilla de peccado.

  • 769 G : add. « e sus missas ».

793E esto fue en la era de mill e çiento e treynta e dos años, a quinze dýas de mayo. E después que fue fynado, lauaron dos vezes el cuerpo en agua caliente, e la tercera, lauáronlo con agua rosada. E desý alynpiáronlo muy bien, e el obispo don Gerónimo balsamólo e vngiólo, asý commo él mandara. E después juntáronse todos los omes honrados e los clérigos que eran [en] Valençia, e leuaron el cuerpo [a la iglesia] de Santa María de las Virtudes, que es cerca del alcáçar, e dixieron sus vigilias769, así commo a tan honrrado ome commo a él pertenescía.

210. Cuenta la estoria que a cabo de tres dýas que el Çid finó

  • 770 G : « Abén Alfarax ».

794Cuenta la estoria que a cabo de tres dýas que el Çid finó, arribó el rey Búcar 111r°b al puerto de Valençia e salyó a terreño con quanto poder traýa, que non ha omne en el mundo que lo podiese dar cuenta a los moros que ý venían; ca venían aý treynta e seys reys e vna mora negra que traýa dozientos caualleros negros commo ella, e todos tresquilados, synon sendas vidijas que traýan encima de las cabeças; e esto era asý commo sy viniesen cruzados. E todos venían armados de fojas et de lorigas e de arcos torquis. E el rey Búcar mandó fincar las tiendas en derredor de Valençia; e segund cuenta la estoria que Abén Alfanje770 fizo en arábigo en esta razón, que eran bien quince mill tiendas. E mandó aquella mora negra que possasen cerca de villa sus arqueros.

  • 771 G : « osaua ».
  • 772 G : « osaua ».
  • 773 G : « tardaua ».

795E desý otro día comenzaron de conbatir la villa e conbatiéronla byen tres días muy fuertemente; e reçebían muy fuertemente grand daño los moros que venían meterse a çiegas a los muros de la villa, e morían ý muchos, mas muy bien defendían los christianos la villa, e tañían tronpas e atanbores commo el Çid mandara. E esto duró byen ocho días o nueve fasta que la conpaña del Çid ovieron guisado todas sus cosas para su yda, commo el Çid mandara. E el rey Búcar e sus gentes cuydauan que non osauan771 el Çid salyr a ellos, e estauan mucho esforçados e querían fazer bastidas e gatas e ingenios para conbatyr, ca ciertamente cuydauan que non ossauan772 el Çid salyr a ellos, pues ya tanto tardauan773. 111v°a

211. Dyze la estoria que a cabo de los nueve días que el rey Búcar llegó a Valençia

796Dyze la estoria que a cabo de los nueve días que el rey Búcar llegó a Valençia, las conpañas del Çid auían ya guisadas sus cosas para se yr para Castilla, ca Gil Días nunca de ál se trabajó en estos nueue días synon de conplir lo que el Çid mandara. E el cuerpo del Çid fue guisado en esta manera: fue balsamado e por esta razón fyncó el cuerpo del Çid yerto e colorado, e los ojos egualmente abiertos, e su barua luenga mucho apuestamente, que non ha omne en el mundo que lo non sopiese e lo viese que non dixiese synon que era biuo. E posieron el cuerpo en vna silla muy noble del cauallo Bauieca, e pusieron la silla en vn caualfuste con el cuerpo; e vestiéronle vn ganbax a carona de vn cendal delgado. E fizo dos tablas cauadas, vna para los pechos e otra para las espaldas, en que cabía todo el cuerpo e ayuntáuase en los costados; e la de tras llegaua fasta el colodrillo e la de delante fasta el pescuezo, e eran foradadas en la silla en guisa que el cuerpo non se podiese reboluer a ningún cabo.

797E el dezeno día en la mañana, armáronse todas las conpañas del Çid e mandaron cargar las azemilas de quanto tenían de todo lo mejor que podían aver. E quando fue la medianoche, posieron al Çid ençima del cauallo, asý commo estaua parado en la sylla, e atáronlo muy bien con buenas cuerdas, en guisa que estaua todo el cuerpo tan derecho e tan ygual que semejaua que estaua 111v°b biuo. E tenía calçadas vnas calças pintadas que semejauan vnas brafoneras, e vestiéronle vnas sobreseñales de cendal verdes a sus armas e vna capellyna de pargamino pintada, e el escudo de misma manera; e posiéronle su espada Tizona en la mano, e tenié el brazo enfiesto e atado dyuso tan sotilmente que era marauilla cómmo tenié el espada tan derecha e tan ygual. E yua del vn cabo el obispo don Jerónimo e del otro Gil Díaz que lo guiaua, asý commo él mandó.

  • 774 G : om. [que la guardauan; e en la çaga el Çid, e con él cien caualleros].

798E desque todo esto fue guisado, a la medianoche salieron de Valençia por la puerta de Rozeros, que es contra Castilla. Primeramente salyó Pero Bermúdez con la seña del Çid, e con él quinientos caualleros que lo guardauan muy bien guisados, e en pos éstos las azemilas con todo el rastro, e en pos éstos otros quinientos caualleros otrosý muy bien guisados; e a sus espaldas dona Ximena con todas sus conpañas, e en pos ella seçientos caualleros que la guardauan; e en la çaga el Çid, e con él cien caualleros774 escogidos. E salieron a tan passo que semejaua que non yvan ý diez caualleros.

212. Cuenta la estoria que desque fue el dýa claro

  • 775 G : add. « primeramente ».
  • 776 G : « a so ora ».

799Cuenta la estoria que desque fue el dýa claro, don Áluar Fánez paró sus azes muy ordenadamente e fueron ferir con los moros muy denodadamente. E dieron luego775 en las tiendas de la mora negra, que estaua en la delantera; e tan a desora776 fue la espoloneada que mataron de la su conpaña bien ciento e cin-112r°a quenta moros ante que se uyasen armar nin caualgar.

  • 777 G : « que era marauilla ».
  • 778 G : « arqueros ».

800E aquella mora negra, diz que era tan maestra e atán aperçebida de tirar de arco torqui que por marauilla777, e diz que la llamauan en aráuigo Niegueyma Turquia, que quiere dezir «Estrella de los arcos778 de Torquía». E ella fue la primera que caualgó, e quanto vnos çinquenta que fincaron con ella. E fizo vna espoloneada, e fizo yaquanto daño en la conpaña del Cid. Mas al cabo de la postre matáronla, e fugieron todos los suyos por el real.

  • 779  G : « venía vn cauallero grande en vn grant cauallo blanco ».
  • 780 G : add. « e los sus reys que començaron a fuyr ».

801E tan grande fue el ruedo e buelta d’ellos que muy pocos se vyaron acoger a las armas, e tornando las espaldas, comenzaron de foyr contra la mar. E quando esto vio el rey Búcar e sus reys, comenzaron de se marauillar, que bien les semejaua que venían ý parte de los christianos bien setenta mill caualleros todos blancos commo la nieve; e delante de todos venía vn cauallero blanco e muy grande en cauallo blanco779, e traýa en la mano siniestra vna seña blanca e en la otra mano vn espada que semejaua de fuego, e fazía tan grand mortandat en los moros que yuan fuyendo, que tan espantado fue Búcar780 que non touieron ryenda fasta dentro a la mar; e la conpaña del Çid feriendo e matando en ellos, que les non dauan vagar, e derribauan tantos que era vna grand marauilla, que non tornauan cabeza por se defender. E quando llegaron a la mar, tan grande era la priesa por se acoger a las naves que morieron ý más de veynte mill afogados, e fueron ý muertos veynte e dos de los treynta e seys reys. E el rey Búcar e los que escaparon alçaron las velas e fuéronse sus carreras, que nunca jamás tornaron cabe-112r°b zas.

802E don Áluar Fáñez e las otras gentes, pues que los moros fueron vençidos, robaron el canpo. E tan grande fue el algo que allý fallaron que non podían lleuar; e cargaron camellos e cauallos de todas las nobles cosas que fallaron e fuéronse tornando ó estaua el Çid [e doña Ximena] e el obispo don Gerónimo, que yuan más passo. E tan grande fue el auer que aquel día fue ganado allý que non podieron dar cabo a lo leuar nin a lo robar, en guisa que el que más pobre de los christianos escapó ende, tan bien de los de cauallo commo de los de pie, fincó rico de lo que dende leuó en oro y en plata, sin otras cosas que dende ouieron. E después que todos fueron tornados e tomaron del canpo quanto quisyeron, mouieron su camino para Castilla e fueron aluergar a vna aldea que dizen Siete Aguas, todos ricos e muy bienandantes, e venieron a Castilla sus jornadas.

213. Segund cuenta Abén Alfanje

  • 781 G : « Abén Alfarax ».
  • 782 G : « E todo el día e aquella noche ».

803Segund cuenta Abén Alfanje781, que fizo esta estoria en arávigo, diz que el día que la conpaña del Çid salieron de Valençia e desbarataron al rey Búcar e a los treynta e seys reys que venieron con él, por cierto cuydauan los moros del Alcudia e de los arrauales que el Çid biuo salía, que lo veyeron en su cauallo e su espada en la mano. Mas quando lo vieron yr para Castilla e que nenguno non tornava a la villa, fueron marauillados e estodieron todo aquel día asý, que non ossaron yr a las tiendas que dexaran los del rey Búcar nin entrar a la villa, cuydando que lo facía el Çid con alguna maestría. E toda aquella noche782 estudieron en aquel cuydado, que non osauan salir de los 112v°a aravales.

  • 783 G : « Abén Alfarax ».
  • 784 G : om. [e non oyeron ningún ruydo].
  • 785 G : « Abén Alfarax ».
  • 786 G : add. « mejores ».

804E quando fue otro día, pararon mientes contra la villa e non oyeron ruydo ninguno. E Abén Alfanje783 caualgó en vn cauallo, e vn omne con él, e fue contra la villa, e non oyeron ningún ruydo784, e falló todas las puertas cerradas fasta que llegó a la puerta por donde salieran las conpañas del Cid. E desý entró a la villa e andido todo lo más d’ella, e non falló ý omne nenguno, e fue marauillado. E estonces salió de la villa e fue dando bozes a los moros de los arrauales, e díxoles cómmo toda la çibdad era vazía de christianos; e fueron marauillados más que ante, pero con todo esto non osauan yr a las tiendas nin entrar en ellas nin a la villa, e estudieron asý bien fasta mediodía. E quando vieron que non recudía omne de ninguna parte, tornó otra vez Abén Alfanje785 a la villa e fueron con él grande conpaña de los786 moros que avía entr’ellos, e entraron en la villa e en el alcázer, e cataron todos los palaçios e las cámaras, e non fallaron ý omne nin cosa viua.

  • 787 G : add. « tienpo ».

805E fallaron vn escripto en vna pared, por letras de aráuigo, que feziera Gil Díaz, cómmo era muerto el Çid, mas que le leuaron en aquella guisa por vençer el rey Búcar e por que non les ossase ninguno contrallar su yda. E quando esto vieron los moros, fueron mucho alegres, e con grandes alegrías abrieron las puertas de la villa e enbiaron dezir estas nuevas a los de los arravales. E veniéronse con sus mugieres e con sus fijos meter en la villa, cada vno a sus casas que auían dexadas. E desde aquel día, fue la çibdad de Va-112v°b lençia en poder de moros fasta que la ganó el rey don Jaymes de Aragón, e non fue tan poco787, que cuenta la estoria que fueron bien ciento e sesenta años; e pero que la ganó don Jaymes, syenpre la dirán «Valençia la del Çid».

  • 788 G : add. « por la ».

806E luego otro dýa, fueron a las tiendas del rey Búcar e fallaron ý muchas armas e non fallauan ningún omne biuo, mas los muertos eran tantos que non podían pasar ante ellos. E fueron yendo asý788 mortandad fasta el puerto de la mar e non fallaron ý naues ningunas, mas fallaron tantos omes muertos que lengua non lo podría contar. E fallaron aý yaquantas mugieres escondidas, e dixiéronles cómmo el rey Búcar fuera vençido. E mucho fueron maravillados de la grande mortandad que fallaron de los moros. E desý comenzaron a coger el despojo del canpo, e esto era munchas tiendas e munchos cauallos e munchos camellos e bufallos, e otros munchos ganados, e muncho oro e muncha plata, e muncha ropa preçiada, e muncha vianda sin cuenta, asý que les cunplió bien dos años a la çibdat de Valençia, e avnque vendíam a sus vezindades, en guisa que fincaron muy ricos de allý adelante.

214. Cuenta la estoria que quando la conpaña del Çid se partieron de Siete Aguas

  • 789 Absence de signe d’abréviation sur le n.

807Cuenta la estoria que quando la conpaña del Çid se partieron de Siete Aguas, enderezaron su camino a jornadas contadas pequeñas789 fasta que llegaron a Saluacañete; e sienpre fue el cuerpo del Çid en su cauallo vestido de muy nobles paños en guisa que quantos le vían por el camino cu-113r°a ydauan que yva biuo. E quando llegaua a la posada, descendiénlo en la silla e poniénlo en el caualfuste. E estando en Saluacañete, enbiaron dende cartas a todos sus parientes e a sus amigos del Çid que lo veniessen a onrrar a su sepultura; otrosý enbiaron cartas al rey don Alonso e al rey de Nauarra e al ynfante de Aragón.

808E desí mouieron de Saluacañete e llegaron a Osma. E estando en Osma, dixo don Áluar Fáñez a dona Ximena que sería bien de meter el cuerpo en ataúd. E non quiso dona Ximena, e dixo que mientra el su rostro e los sus ojos estudiesen tan frescos e tan apuestos, que nunca el su cuerpo entraría en ataúd, ca mejor lo verían asý sus yernos e sus fijas que non ençerrado nin en ataúd. E él touo que dezía razón, e dexólo asý.

  • 790 G : add. « e la su seña alçada ».

809E estando asý, legó el ynfante de Aragón e su mugier doña Sol. Et traýa ante sý cien caualleros armados, los escudos a los arçones aviesas, e todos los caualleros con capas pardas, e las capiellas descosidas, e doña Sol vestida de estarmeña, e todas sus doncellas esso mismo, que cuydauan que auían de fazer duelo. Mas fallaron el pleyto de otra guisa. E quando llegaron a media legua de Osma, vieron venir el Çid790 e toda su conpaña muncho apuestamente vestidos. E quando llegaron cerca vnos de otros, vieron que llorauan e non fazían otro duelo, e quando vieron al Çid en el cauallo, mucho fueron marauillados que tan apuestamente venía. E comenzó el ynfante de llorar él e toda su 113r°b conpaña. E doña Sol, quando vio a su padre, derribó las tocas e comenzó de mesar los cabellos que auía tales commo filos de oro. E estonce doña Ximena, su madre, trauó d’ella e dixo:

—Fija, mal feziestes, que pasastes mandamiento de vuestro padre que dyo maldeçión a todos los que por él feziesen duelo.

810E estonçe doña Sol besó las manos al Çid e a su madre e puso [las] tocas, e dixo:

—Madre señora, yo non só en esto culpada, ca non sabía del mandamiento de mi padre.

  • 791 G : « tornáronse ».

811E en esto fablando, tornóse791 para Osma.

812Muncho fue grande la gente que aý fallaron, que venían de todas partes porque oyeran dezir en quál manera traýan al Çid, por lo ver, que lo teníam por estraña cosa. E en verdad asý era, ca en nenguna estoria non fallamos que a ningún cuerpo de omne finado feziesen tan noble cosa nin tan estraña. E desí moviéronse de Osma e fueron, e fuéronse para Sant Esteuan de Gormaz.

  • 792 G : add. « de Sant Esteuan e fuéronse ».

813E después, a cabo de quinçe días, llegó el rey de Nauarra don Ramiro, e su mugier doña Eluira. E traýa ante sý dozientos cavalleros armados, e escudos a los cuellos de los arzones, e non auiesas, que le enbiaron dezir que non auían de fazer duelo. E quando llegaron a media legua de Sant Esteuan, saliéronlo a reçebir. E non fezieron otro duelo synon que llorauan con doña Eluira. E quando [llegó] al cuerpo de su padre, besóle las manos, e a doña Ximena su madre. Muncho le marauillaua el rey de Navarra e los que con él venían del cuerpo del Çid porque tan bien paresçía, ca semejaua más biuo que muerto. E desý mo-113v°a viéronse792 para Sant Pedro de Cardeña. Muncho era grande e a syn mesura la gente que estaua ý de toda Castilla por ver el Çid en quál guisa venía. E quando fueron ý e lo vieron, fueron mucho marauillados, e por cierto cuydauan que non era muerto synon que era biuo.

215. Cuenta la estoria que el rey don Alfonso era en Toledo

  • 793 G : om. [por honrrar el Cid a su sepultura].

814Cuenta la estoria que el rey don Alfonso era en Toledo, e quando vio las cartas en cómmo era finado el Çid Canpeador e en quál guisa vençiera el rey Búcar e cómmo lo traýa tan apuestamente ençima de vn cauallo, movió de Toledo a grandes jornadas fasta que llegó a Sant Pedro de Cardeña, por honrrar el Cid a su sepultura793.

  • 794 G : « ante sý ».

815E el dýa que llegó a Sant Pedro de Cardeña, salieron a él el rey de Navarra e el ynfante de Aragón, e leuaron el Çid en su cauallo fasta el monesterio de Sant Christóual de Veas, que es a legua e media del monesterio de Sant Pedro; e traýan entre sý794 el cuerpo el rey de Nauarra del vn cabo, e el ynfante de Aragón del otro. E quando el rey don Alonso vio tan grandes conpañas e tan apuestas, e vio venir el Çid en el su cavallo tan noblemente vestido, fue marauillado. E estonçe besaron las manos al rey don Áluar Fáñez e todos los otros en lugar del Çid, e asý ge lo dixieron.

  • 795 G : « fermoso ».

816E el rey don Alfonso cataua al Çid al rostro e veýagelo tan fresco795 e tan liso e los ojos tan claros e tan fermosos e tan egualmente abiertos, que non semejaua synon biuo, e maravíllase ende mucho. Mas después que le dixieron que syete días beuiera bálsamo e mirra e non comi-113v°b era otra cosa fasta que moriera, e como fuera después vngido e balsamado, non lo touo por grand marauilla, ca oyera dezir que en tierra de Egipto lo fazían asý a los reys.

817E desque fueron tornados al monesterio de Sant Pedro, descendieron al Çid del cauallo e posiéronlo en su lugar, commo solían, ante el altar. Muncho fueron grandes las onras que el rey fizo al Çid en cantar munchas missas e en vigilias, e en las otras cosas que convenían al cuerpo. E otrosí muncho onrró el rey de Navarra e el ynfante de Aragón, ca les mandaua dar quanto avían menester a ellos e a sus conpañas.

216. Cuenta la estoria que al tercer día después que el rey don Alfonso llegó a Sant Pedro

  • 796 G : « llegaron ayudar a sacar el cuerpo de entre las tablas en que lo metieran en Valençia ».
  • 797 G : add. « su ».
  • 798 G : « lo que querían que auían començado ».

818Cuenta la estoria que al tercer día después que el rey don Alfonso llegó a Sant Pedro, quisiera enterrar el cuerpo. E sopo ya el rey lo que dixiera doña Ximena sobre ello, que non quería que se enterrase; tóvolo por bien. E mandó traer el su escaño que él leuara a las cortes de Tolledo e mandólo poner a man derecha del altar de Sant Pedro, e posieron sobr’él vn paño de oro muy noble, e sobr’el paño posieron vn cabezal de flogel cobierto de vn tartarýn muy noble, e mandó fazer vn tabernáculo sobre el escaño muy noblemente labrado con oro e con azul, e pintado en las señales del rey de Castilla e de León, e del rey de Nauarra, e las del Çid Canpeador. E desý el rey don Alfonso e el rey don Ramiro e el obispo don Gerónimo, por fazer onrra al cuerpo del Çid, llegaron ayudar a asentar el cuerpo del Çid, e sacáronlo allý de entre las tablas en que lo metieran en Valençia796. Et 114r°a desque lo ovieron sacado, estaua el cuerpo más yerto que se non doblaua a ningún cabo, e797 carne tan lysa e tan colorada que non semejaua que muerto era. E tovo el rey que se podía bien fazer lo que quería que avié comenzado798. E vestieron el cuerpo de vn tartarý muy noble, de vnos paños que le enbiara el grand soldam de Persya; e calçáronle vnas calças de aquel mismo paño, e asentáronle en el escaño que el rey don Alfonso mandara guisar; e posiéronle en la mano esquierda la espada Tizona con su vayna, e con la mano derecha tenía las cuerdas del manto. E asý estido en esta guisa en aquel lugar el cuerpo del Çid diez años e más, fasta que le tollieron ende, segund que la estoria cuenta. E quando los vnos paños eran podridos, vestiénle los otros buenos nuevos.

  • 799 G : add. « et Ordoño Bermudes ».

819E moraron los reys e las otras conpañas [en San Pedro de Cardeña] faziendo honrra al Çid tres semanas. E el obispo don Jerónimo e los otros obispos que aý venieron dezían cada dýa sus misas e acomendauan el cuerpo del Çid allý onde estaua asentado, e echáuanle agua bendicha e ençienso, asý commo es costunbre de lo fazer sobre la sepultura. E después de las tres semanas arramaron a todas partes, cada vno para sus lugares. E de la conpaña del Çid d’ellos fueron con el rey de Navarra e con el ynfante de Aragón. E fincaron con el rey don Alfonso todos los más d’ellos e los más onrrados, cuyos naturales eran. E doña Ximena e su conpaña e Gil Díaz fincaron en San Pedro de Cardeña, así commo el Çid mandara. E otrosý fincaron ý el obispo don Gerónimo e don Áluar Fáñez e Pero Bermúdez799 con doña Xi-114r°b mena, fasta que pagaron todo quanto el Çid mandara en su testamento.

217. Cuenta la estoria que después que doña Ximena fincó en Sant Pedro

820Cuenta la estoria que después que doña Ximena fincó en Sant Pedro, Gil Díaz sienpre cató por la seruir, asý commo el Çid su señor mandara; e seruiéla tan bien e tan lealmente que ella muncho era pagada. E doña Ximena cunplió muy bien todo quanto el Çid mandó, e duró quatro años, que syenpre fazía cantar munchas missas e vigilias por el alma del Çid e de sus defunctos. E esto era su vida: fazer muncho bien por el amor de Dyos onde era e ella entendía que era mester. E yva sienpre a estar con el Çid a todas las oras, que non se partía ende synon al comer e de noche, que la non dexauan ý estar, synon quando fazían vigilias por onrra del Çid.

821E otrosý Gil Díaz tomava tan grand sabor en mandar pensar el cauallo Bavieca que era grand marauilla, así que las más vezes él lo lleuaua al agua. E desd’el postrimero día que el Çid decendieron d’él, nunca jamás subió omne en él, que por la ryenda lo leuauan al agua e lo tornavan al establía. E Gil Díaz, por auer linaje d’él, conpró dos yeguas las más fermosas que pudo fallar, e echáronlas al cavallo por cabestro. E desque fueron preñadas, guardáronlas muy bien, e la vna parió macho e la otra fenbra. E dize la estoria que de allý se leuantó linaje d’este cauallo en Castilla, que ovo munchos cavallos buenos e muy preçiados, e por ventura los ay oy en dýa. E viuió después de la muerte del Çid dos años, e desý morió. E segund cuenta 114v°a la estoria, duró este cavallo por toda [cuenta] quarenta años. E desque morió, soterrólo Gil Díaz ante la plaza de la puerta del monasterio, a man derecha, e puso aý dos olmos, vno a la cabeça e otro a los pies, que son oy día muy grandes. E en aquella plaza se mandó enterrar Gil Díaz quando finó, segund vos los contará la estoria más adelante.

218. Cuenta la estoria que a cabo de quatro años

  • 800  G : « Et en aquel tienpo era abad del monesterio ».
  • 801 G : « la mayor ».

822Cuenta la estoria que a cabo de quatro años derechamente que el Çid finó, ouo de finar la noble doña Ximena, mugier que fuera del noble varón Çid Ruy Díaz el Canpeador, en aquel mismo tienpo [que él finó]. Era abad del monesterio800 don García Téllez, vn noble religioso, e era ome fijodalgo, e este abad e Gil Díaz enbiaron por sus fijas del Çid e d’ella que veniesen a honrrar a ssu madre a su enterramiento e heredar lo suyo. E doña Sol, la menor801, legó aý primero; e esto era porque era ya ella byuda, ca finara ya el ynfante don Sancho con quien ella fuera casada, que non viuió más de tres años después de la muerte del Çid, e non le fincara d’él fijo nin fija. E desý llegó ý el rey don Ramiro con la otra doña Eluira, su mugier, e vino ý muy grand gente con él, por honrra de su mugier e de su suegra; e traxo consigo al obispo [de Panplona] para honrrarla a su enterramiento. E la reyna doña Eluira traxo consigo al ynfante don Garçía Ramírez, niño de quatro años, e de otras partes venieron ý muy grandes gentes de pariente e de amigos, e munchas otras gentes, por ver el cuerpo del Çid. E 114v°b sin esto cuenta la estoria que de todas partes venían aý de cada día, por ver qué tan onradamente estaua el cuerpo del Çid. E desque estas conpañas fueron juntadas, enterraron el cuerpo de doña Ximena a los pies del escaño en que el Çid estaua asentado. E dixo la missa el obispo de Panplona, e offiçióla el abad don García Téllez.

823E después que fue enterrada, moraron ý siete días, faziendo cantar misas e faziendo muncho bien por su alma. E estonçe llegó ý el obispo don Gerónimo, que era con el rey don Alfonso que lo mantenía, e fizo muncho por onrar el cuerpo de doña Ximena, ca deque lo sopo que era finada, non quedó de venir a jornadas contadas. E después de los siete días, el rey don Ramiro e la reyna ordenaron rentas que fincasen sabidas al monesterio, por el alma de dona Ximena, e que las oviese Gil Díaz en todos sus días, e después que fincasen al monesterio e que fiziesen aniuersarios çiertos en cada año por el Çid e por doña Ximena. E después que esto ovieron ordenado, partieron muy grande algo que fallaron además en oro e en plata e en aljófar e en piedras preçiosas, e en paños nobles e en otras cosas.

  • 802 G : « arras ».

824E desque ouieron partido, doña Sol dixo que quanto en el mundo auía, que lo quería para su sobrino el ynfante don García Ramírez, e leuólo luego consigo para Aragón a sus tierras802, e ella lo crió fasta que fue buen mancebo. E después de muerte de su padre, fue alçado rey de Navarra, asý como lo ha contado la estoria. E finó su madre. E él, quanto avía de fazer en el reyno, todo lo fazía con consejo de su týa doña Sol, ca ella 115r°a era muy buena dueña e entendida e muncho amiga de Dios, e en tal manera lo fazía que por ella se enderezó el reyno de Navarra vn grand tienpo.

  • 803 G : « E otrosí el rrey don Rramiro ».

825E otrosí la reyna de Navarra (sic)803 e la reyna doña Eluira tornáronse para Navarra, e otrosí el obispo don Jerónimo tornóse para el rey don Alfonso, e todas las otras gentes para sus logares. E el obispo don Jerónimo biuió vn tienpo vida buena e honesta e santa, e finó en Salamanca e soterráronlo ý, en la yglesia cathedral, e ý yaze el su cuerpo mucho honrradamente e faze Dios muchos miraglos [por él]. E Gil Díaz fincó seruiendo los cuerpos del Çid e de dona Ximena, sus señores, lo mejor que él pudo e sopo.

219. Cuenta la estoria que diez años después que finó el Çid

826Cuenta la estoria que diez años después que finó el Çid Canpeador, estando asý asentado así so el tabernáculo que mandó fazer el rey don Alfonso, e cada año le fazían fiesta muncha onrrada, et el abad e Gil Díaz dauan a vestir a munchos pobres que se ayuntauan ý todos quantos podían llegar de todas partes en derredor, e dáuanles a comer.

  • 804 G : « fermoso ».
  • 805 G : « ca todos estauan fuera a la pedricaçión ».

827E acaesçió así que vn día, faziendo aquella fiesta, que se ayuntaron ý muy grandes gentes e venieron ý judíos y moros por ver el cuerpo del Çid. E el abad don García Téllez auía por costunbre, quando fazía aquella fiesta, de fazer su sermón al pueblo, e por la grand gente que se ý ayuntauan e non cabían en la iglegia, salióse fuera a la plaza. E él estando en la pedricaçión, fincó en la yglesia vn judío, e diz que se paró ant’el Çid; e començó a catar cómmo estaua tan noblemente asentado e en 115r°b cómmo tenía el rostro atán fresco804, e cómo tenía la barua luenga e muncho apuesta, e tenía el espada en la mano siniestra e la mano derecha tenía en las cuerdas del manto, asý como el rey don Alfonso lo mandara poner, saluo ende que le canbiauan cada año los paños e lo tornavan en aquella mesma manera. E dize la estoria que quando aquel judío se paró delante el cuerpo del Çid, que auía ya siete años que estaua en el escaño; e en toda la yglesia que non estaua omne ninguno sinon aquel judío, ca todos estauan fuera <a> aquel pedrique805 que el abad fazía. E quando se vio en su cabo, comenzó de cuydar e a dezir entre sý mismo, e dixo:

—¡Éste es el cuerpo de aquel Ruy Díaz el Çid, de que dizen que en toda su vida nunca le trauó omne de la barua! Quiérole yo agora travar d’ella e veré qué será aquello que me él podrá fazer.

  • 806 G : « Et estonçe fue marauillado ».

828E estonçe tendió la mano para le travar d’él la barua al Çid, mas ante que llegase a él la mano en la barua, non ge lo quiso Dios consentir, e enbió el spíritu en el Çid, e tiró la mano derecha que tenía en las cuerdas del manto e travó en el arriaz del espada e tiróla afuera de la vayna quanto vn palmo. E quando esto vio el judío, ovo atán grand miedo que cayó en tierra de espaldas, e comenzó a dar atán grandes bozes que quantos estauan fuera de la yglesia lo oyeron, e el abad ovo a dexar la pedricación e entró en la iglesia; e fallaron aquel judío tendido ant’el cuerpo del Çid, que quedara ya de dar bozes e estaua tan quedo que semejava muerto. E el abad paró mientes al Çid e vio cómmo tenía la mano derecha en la espada, que solía tener 115v°a en las cuerdas del manto, e tenía la espada sacada quanto vn palmo, e estonçe marauillado806 quando esto vio, que non la solía tener asý. E demandó del agua, e echóle al jodío agua por el rostro, e luego acordó. E el abad preguntól’ qué fuera aquella cosa, e el jodío cuntó todo el fecho cómmo le avía conteçido. E quando [esto] oyeron quantos [ý] estauan, fueron marauillados e fezieron grand clamor e grande plegaria a Dios por tal miraglo e por tal virtud que mostrara por el cuerpo del Çid en tal manera, ca manifiestamente paresçió que asý fuera commo el judío dezía.

  • 807 G : « con que se cunplieron los diez años que él estudo sobre la tierra. E después de los diez años (...)

829E desde aquel dýa adelante, estido el cuerpo del Çid [en aquella manera], que nunca le podieron tirar la mano del espada nin mudar los paños nin sacar la espada de la vayna, nin meterla más. E ansý estido tres años, con que se cu<n>plieron los diez años. E cayósele el pico de la nariz.807 E quando esto vieron el abad don García Téllez e Gil Díaz, entendieron que de adelante non caýa de estar el cuerpo en aquella manera, porque paresçía feo. E juntáronse tres obispos de las prouinçias de en derredor con muy grande honrra e metieron el cuerpo del Çid en vn monumento grande de bóueda que fazían d’esta guisa: cauaron delante el altar de Sant Pedro, a par de la fuesa de dona Ximena, e fezieron vna bóueda bien alta e metiéronlo dentro, asý commo estaua asentado en su escaño, e vestido sus paños e su espada en la mano.

830E allý yogo muy grand tienpo fasta que vino el rey don Alfonso a rreynar, el que fue fijo del muy noble rey don Fernando que ganó todo más del Andaluzía; ca este bienaventurado 115v°b rey ganó la muy noble çibdat de Seuilla con todo su reynado, e ganó la muy noble çibdat de Córdoua, e ganó la çibdat de Jahén, e ganó a Vbeda, e a Baeça, e a Endújar, e a Arjona, e a Martos, villas reales munchas e castiellos, según que adelante vos contará la estoria, ca éste echó el poder de los moros de España e yaze el su cuerpo muncho onrradamente en Seuilla. E su fijo el rey don Alfonso, treslando el Çid de aquella bóveda, e púsolo en vn monumento muy noble que mandó fazer en Burgos, e a doña Ximena su mugier en otro, e púsolos a par del altar de Sant Pedro, a la man esquierda, contra onde dizen el Euangelio; e otrosý treslando estonçes el conde Garçi Fernández, que fue señor de Castilla, e púsolo cabo d’este mismo altar de la otra parte; e otrosý treslando al rey don Ramiro de León, e púsolo en medio del coro d’este mismo monesterio, e fízoles muncha onra. Et asý yazen oy dýa.

220. Cuenta la estoria que desque el jodío fue entrado en su acuerdo

  • 808 G : « seruiéndolo e faziendo su mandado ».

831Cuenta la estoria que desque el jodío fue entrado en su acuerdo, fincó los ynojos ante el abad e pedióle por merçed que le tornase christiano e que lo baptizase en el nonbre de Jhesu Christo, que con Él quería veuir e morir, ca lo ál tenía que era error. E el abad baptizólo en el nonbre de la santa Trinidad, e púsole nonbre Diego Gil. E de allý adelante fincó toda su vida en el monesterio con Gil Díaz, faziendo e seruiendo a Dyos e a él808, que nunca otra carrera quiso buscar.

832E Gil Díaz sienpre se trabajó del cuerpo 116r°a del Çid e de doña Ximena, sus señores, faziendo sus fiestas de cada año et faziendo munchos sacrifiçios e dando muy grand algo a pobres a comer e a vestir. E viuió tanto tienpo en el monesterio que ovo en<de> después de don García Téllez dos abades en el monesterio. E después finó, e en guisa obró él de fazer que todos fueron sus amigos e sus pagados; e pesó [a] quantos en el monesterio avía de su muerte, porque tan bien e deuotamente fazía su vida e seruía las sepulturas de sus señores. E quando este Gil Díaz finó, mandóse enterrar fuera en la plaza a par del cavallo del Çid, ca en su vida mandara fazer su sepultura muy bien labrada. E Diego Gil fincó después en su lugar seruiendo e faziendo el offiçio que fazía Gil Díaz fasta que finó. E sy Gil Díaz fuera bueno e fazía muncho bien, cuenta la estoria que mejor fue Diego Gil.

221. Segund cuenta la estoria, el onrrado don Rodrigo, arçobispo que fue de Toledo

  • 809 D’après les informations que nous livre le chroniqueur, il s’agit en réalité de Sanche VI le Sage.

833Segund cuenta la estoria, el onrrado don Rodrigo, arçobispo que fue de Toledo, e el sabio don Lucas, obispo que fue de Tuy, en la Estoria de las Españas, e dize que a muy grand tienpo de la muerte del Çid Canpeador, quando andaua la era en mill e dozientos e veynte e tres años, e el año de la incarnaçión del Señor en noventa e çinco años, e en este tienpo reynó en Castilla el rey don Alfonso, fijo del rey don Sancho el Deseado, que fue fijo del enperador, e este don Alfonso era su nieto, e non reynó este don Sancho más de quatro años. E en el reyno de León reynava estonçes otrosý el rey don Alfonso, fijo del rrey don Fernando e nieto del yn-116r°b perador. E en Navarra reynava el rey don Sancho el Valiente809, que era visnieto del Çid, fijo del rey don García. E estos reys, don Alfonso de León e don Sancho de Navarra, avían su desamor e su guerra con el rey don Alfonso de Castilla.

  • 810 G : « Alfonso ».
  • 811 G : « vna cochillada ».

834E maguer que este rey don Sancho era týo del rey don Alfonso de Castilla, hermano de su madre, ca el rey don Sancho el Deseado, fijo del enperador, fue casado con doña Blanca, fija del rey don Garçía, nieto del Çid, e este rey don Sancho de Navarra entró correr la tierra a su sobrino, el rey don Sancho810 de Castilla, e llegó bien fasta Burgos. E con grand brío dyo vn espadada811 en el olmo, que está ante la iglesia de Sant Johan de Burgos. E llegó muy grand presa de ganados e de bueys e de bestias de aradas, e otras cosas munchas que llevauan de lo que fallauan por la tierra, e tan grande fue la priesa que la non podían mover.

  • 812 G : « presa ».

835E yendo con esta priesa812 para Navar<r>a, ovieron de pasar cerca del monesterio de Sant Pedro de Cardeña, do yaze el cuerpo del Çid Canpeador. E en aquella sazón era abad del monesterio vn omne bueno que avía nonbre don Johan, e era omne fijodalgo e ençiano, e quando fuera mancebo, fue omne muncho esforçado en armas. E quando vio leuar aquella presa tamaña e tan grande de Castilla, ovo grand pesar, e commoquier que era omne viejo e avía grand tienpo que non cavalgara, subió estonçe en vn cavallo e lleuó consigo diez monjes, e mandó tomar al más rezio la seña que estava colgada del Çid, e salió contra el rey don Sancho que lleuaua la presa. E el rey, quando le vio venir, maravilló-116v°a se que qué seña podría ser aquélla, ca en aquella sazón non avía omne bueno que tal seña traxiese. E quando vio pocos con ella, atendió por ver qué podría ser aquello. E pues que el abad llegó cerca el rey, omillóse e comenzó su razón en esta guisa:

—Señor rey don Sancho, yo só el abad d’este monesterio de Sant Pedro de Cardeña onde yaze el cuerpo honrrado del Çid Canpeador, vuestro vissavuelo, e por ende señor, yo vengo a vós con esta su seña que él metió en munchas batallas que vençió, e pídovos por merçed que por vuestra mesura e por honrra del Çid e de esta su seña, que mandedes dexar esta presa en este lugar. E en esto, señor, onraredes a vós e al onrrado cuerpo del Çid que aquí yaze.

836E quando lo oyó el rey, fue maravillado, que tan esforçadamente ge lo dezía e tan sin miedo que dexase la presa, e desý comenzó a cuydar. E desque pensó, dixo a<l> omne bueno:

—Non sé quién vós sodes, mas [por] quanto avedes dicho e razonado, quiero dexar la presa, ca ay munchas buenas razones por qué: la primera es porque vengo de la su sangre, que só su visnieto, commo vós dezides; la segunda, por onrra del cuerpo que yaze aquí en este monesterio; la tercera, por reuerençia d’esta su seña que nunca fue vençida; la quarta razón es que quando d’estos debdos non oviésemos ningunos, déuola dexar, porque si él viuo fuese, non le osaría pasar tan cerca d’él, ca cierto só que lo non consentiría. E por ende, primeramente por lo de Dios e por honrra de mi visavuelo el Çid, mando que la dexen. E vós, abad, mandadla tomar, porque sopistes muy bien guisar para levarla de nós.

837E 116v°b quando el abad esto oyó, fue tan alegre que non podía más ser. E estonçe fue besar las manos al rey don Sancho mas él non quiso dar porque era clérigo preste de missa. E estonçe mandó el rey tornar la presa al monesterio de Sant Pedro, e tornóse con ella e mandó poner la seña en su lugar. En el monesterio moró estonçe bien tres semanas fasta que la presa fue tornada a sus dueños a quien fuera robada. E pues que todo esto fue otorgado, offreçió al monesterio bien dozientas doblas por el alma del Çid, su visavuelo, e desí tornóse para su reyno non faziendo daño ninguno.

  • 813 G : om. [que Dios perdone la su alma].
  • 814 Il s’agit d’Alphonse VI. On trouve la même erreur dans le manuscrit G.

838Mas agora dexa la estoria de fablar del dicho Çid Canpeador, que Dios perdone la su alma813, e torna a contar del rey don Alfonso el seteno (sic)814.

222. Cuenta la estoria que andados quarenta e dos años del reynado del rey don Alfonso

  • 815 G : « que fue en la era de mill e çiento e quarenta e dos años ».

839Cuenta la estoria que andados quarenta e dos años del reynado del rey don Alfonso el seteno (sic), que fue en la era de mill e quarenta e dos años815, e el año de la encarnaçión en mill e ciento e quatro años, e este rey don Alfonso, pues que passó por todos los trabajos que oystes con el rey don Sancho su hermano sobre la contienda de los reynos, onde después que ganó a Toledo por onrra de sý e de su señorío, mandóse llamar rey de España. Cuenta la estoria que en esse mismo tienpo, entró a correr a tierra de moros con muy grande hueste e quebrantó toda la tierra, quemando e matando e astragando e faziendo grand robo e daño. E desque ovo toda la tierra robada e confondida, tornóse para Toledo muy rico e muncho honrrado él e toda su hueste, por amor de tomar 117r°a algún plazer e alguna folgança en el su cuerpo. E juntaron ý con él condes e rricos omes e otros omes onrrados omes de su señorío, e arçobispos e obispos e abades, que le veníam fazer cortes e buscarle muchos plazeres.

  • 816 G : add. « mouimiento nin ».
  • 817 G : add. « que gouerrnase el regno ».
  • 818 G : « que era biuda del conde don Remondo que fynara, e que sería buen casamiento para ella con el (...)
  • 819 G : « refusaría ».

840E el rey don Alfonso estando en esto, adolezió. E cuydando los físicos darle consejo de sanidad, creçióle la enfermedad de cada día más. E ellos entendiendo cómmo sienpre trabajara desque naçiera, feziéronle caualgar por le fazer plazer de cada día, e tornar al vso del caualgar e del trabajo por que tomase algún solaz por que podiese viuir; ca muncho conorte toman los omes vsando las costunbres que vsan mientra mançebos, e los moros non osarían alçarse nin fazer816 daño en la tierra. E en todo esto, los condes e los rricos omes e buenos de la tierra, veyendo e seyendo ya çiertos por los físicos que de aquella dolençia auía el rey de finar de todo en todo, ovieron su consejo e sus fablas en vno, deziendo cómmo este rey don Alfonso non les dexaua fijo heredero ninguno817 nin fincaua quien mantoviese el reyno sinon don Alfonso, su nieto, fijo de doña Hurraca, su fija, e del conde don Rremondo de Tolosa; e porque este don Alfonso era niño muy pequeño, ovieron su acuerdo entre sý, tanto que el niño se criava fasta que fuese para mantener el reyno, e que sería bien que cassasen a su madre dona Hurraca Alfonso, que era biuda, del conde don Gómez818 de Val de Espina, porque era mayor 117r°b e más poderoso que ninguno de todos. E porque todos tomaron este consejo en vno, ninguno por sí nin todos en vno non se atrevieron a dezirlo al rey don Alfonso, temiéndose que le pesaría ende en dezirle que casase su fija, legítima heredera, con su vasallo, e avían temor que los sosañase e los maltraxiese por ello, e que de allý adelante que refusarían819 su consejo e fincarían ellos por dedonados e envergonçados. E por esto non se atreuió ninguno a ge lo dezir, catando estas cosas que podrían acaeçer.

223. Cuenta la estoria que ellos estando en esta dubda

  • 820 G : « que fablaron con vn judío del rrey e su priuado ».

841Cuenta la estoria que ellos estando en esta dubda, que fallaron con vn jodío, físico del rey e su priuado820, e avía nonbre Çidiello, e metiéronlo en su consejo e contáronle el acuerdo que avían tomado sobre el fecho del cassamiento de doña Hurraca, e rogáronle, quando viese al rey de buen talente e alegre, que ge lo dixiese lo mejor que él podiese e él sopiese. E él otorgógelo de lo fazer. E partióse d’ellos e fuese para el rey, e contóle todo el fecho, segund que le rogaron. E el rey, quando esto oyó, fue muy sañudo contra el jodío e católe muncho, e dixo:

—Non rrieto yo a ty porque me osaste dezir tal cosa de fablar en casamiento de mi fija, mas la culpa es mía, que te llegué a la mi priuança. E yo te faré tomar penitençia d’este peccado, e guárdate que non parescas más ante mí, ca si ante mí vienes, sabe que te mandaré matar, ca la mi fija a mí conviene de casar, mas non commo 117v°a los condes e los ricos omes quesieren, nin los otros que en este consejo son.

842E estonçe mandóle tyrar delante sý e mandóle tomar quanto le fallaron. E los condes, quando esto oyeron, toviéronse por envergonçados e por confondidos, e non osaron más acometer este fecho.

  • 821 Absence de signe d’abréviation sur le n.
  • 822 G : om. [e los arçobispos].

843E estonçe, segund cuenta el arçobispo don Rodrigo, criavan el niño que era nieto del rey, e el conde don Pedro de Traua. E este niño821 avía nonbre don Alfonso, fijo del conde don Rremondo de Tolosa e de dona Hurraca Alfonso. E el rrey non amaua el conde nin catava por aquel niño su fijo; e mandó llamar al arçobispo de Toledo el primas, e los arçobispos822 e los abades que eran ý estonçe con él, e ovo su consejo con ellos sy daría su fija doña Hurraca en casamiento al rey don Alfonso de Aragón que ge la enbiaua pedir. E ellos dixieron:

—Señor, segund ella fue casada, tenemos que es vno de los buenos cassamientos que le podedes dar, segund nós entendemos.

844E el rey tovo que lo consejauan bien. E el rey de Aragón plógole muncho con estas nuevas, e movió luego su camino e vínose para Toledo. E fezieron luego sus bodas muy ricas e muy onrradas de todos cunplimientos. E tanto que las bodas fueron acabadas, tomó el rey de Aragón su mugier e fuese con ella para su tierra.

224. Cuenta la estoria que andados quarenta e tres años e siete meses del reynado del rey don Alfonso

  • 823 G : « e non salía de los juntamientos de las piedras ».

845Cuenta la estoria que andados quarenta e tres años e siete meses del reynado del rey don Alfonso, que fue en la era de mill e ciento e quarenta e tres años, 117v°b e andaua el año de la encarnación de mill e çiento e cinco años e siete meses, este rey don Alfonso, llegando ya al acabamiento de sus días, diz que ocho días ante que él moriese, señaladamente el día de Sant Johan Baptista, conteçió vn miraglo en la iglesia de Sant Ysidro de León que fue en esta manera: que comenzó a manar vn agua muy clara ante el altar de Sant Ysidro, en lugar onde tiene el clérigo los pies quando dize la missa, e non se abrían los juntamientos de las piedras823 nin de la tierra en derredor mas de las piedras biuas e enteras de medio d’ellas. E manó tres días, que nunca quedó de manar. E este miraglo fue demostrado e dicho al obispo, e sonó por toda la tierra.

846E era estonçe en León don Pedro, obispo de Áuila, e don Pelayo, obispo de Oviedo, e quando lo oyeron, fuéronse para Santa María de Regla, que es la iglesia cathedral, e vestiéronse commo les convenía, e fuéronse con grand procesión e con todo el pueblo de la çibdat a la iglesia de Sant Ysidro, onde yaze el su santo cuerpo e do este miraglo, e cantaron ý su missa mucho altamente, e fezieron su sermón muy bueno. E la missa e el sermón acabado, fincaron los ynojos los obispos ant’el altar e toda la otra clerezía, de maña<na> al alua, e estando los ynojos fincados llorando e bendeziendo el nonbre de Dios por la maravilla de aquel miraglo. E bevieron de aquella agua e cogieron de aquella agua en redomas de vidrio por testimonio, e non manó más e luego comenzó de quedar. 118r°a E desí tornáronse con su proçesyón para Santa María de Regla.

847Mas quando los de la tierra oyeron dezir este miraglo e en cómmo era el rey don Alfonso doliente del mal que morió, luego entendieron que aquel manar de aquell’agua de aquellas piedras, que non era ál sinon lloro e quebranto de toda España que venié por la su muerte.

225. Cuenta la estoria que, estando el rey don Alfonso en la çibdat de Toledo

848Cuenta la estoria que, estando el rey don Alfonso en la çibdat de Toledo que él ganó, allegáuase el tienpo en que auía salyr d’este mundo. E estonçe mandó llamar todos los perlados que ý eran e ordenó su testamento muy bien e conplidamente, e mandóse enterrar en el monesterio de Sant Fagund, que él enrequiçiera de munchos buenos donadios, e desí fizo su confesión e general ante todos en esta manera:

  • 824 G : add. « primeros ».

—Señor Padre, poderoso Jhesu Christo, que el tu santo cuerpo diste a martirio e a muerte por nós e fue derramada la tu sangre en el mundo por la nuestra salud e por la nuestra vida, e por la tu muerte somos libres de la grande escuridat de las tiniebras en que éramos puestos por el peccado de los nuestros824 padres. Señor, en el tu poder son todos los rreynos, e Tú eres el poder de dar o de toller tan solamente, e todas las otras [cosas] son al tu mandamiento. E Señor, Tú me diste reynos a mandar en este mundo más que yo mereçí, e yo te seruí con ellos non tan conplidamente commo deuiera, passando en todas las cosas contra tus mandamientos et non ygualando 118r°b el derecho commo deuía, e porque me tengo por errado contra ty. E agora, Señor, es tu voluntad de toller los reynos que me diste e que me vaya d’este mundo para onde la tu merçed fuere. Señor, sea la tu merced que me lieues la mi alma a la gloria sin fin, onde los tus santos son, e non sea desanparado de la tu misericordia. Otrosý, Señor, non desanpares estos reynos de Castilla e de León, que fincara en tan grand desanparo por mengua de señor, nin quieras dar lugar a los enemigos de la santa fe cathólical, que querrán follar los tus santos altares en que se consagra cada día el tu santo cuerpo, nin quieras dar lugar a los malos que quieran andar sueltos por la tierra faziendo muncho mal a los tus sieruos e robando los caminos, e dales algún pastor bueno que los rija al tu seruiçio.

849E pues que esto ovo dicho, demandó el cuerpo de Dios e reçebió muncho deuotamente e muy bien el su cuerpo, los ynojos fitos e con grand devoçión, llorando de sus ojos e arrepentiéndose muncho de sus peccados.

  • 825 G : add. « rreys ».
  • 826  G : om. [e ganó muncha tierra de los moros, e enrequezió muncho su señorío].

850E quando todo esto ovo acabado, partióse el alma del cuerpo jueues primero día de jullio, era de mill e çiento e quarenta e tres años e siete meses, e fue toda su vida setenta e tres años e siete meses. Estonçe los condes e los ricos omes e los perlados e todos los otros omes que ý eran fezieron muy grand duelo por él, e touiéronlo veynte días en Toledo faziendo cada día muy grandes duelos por él. E desý movieron dende con él e leváronlo a Sant Fagund a 118v°a Castilla, que es término de Çea. E enterráronlo en el monesterio çerca con sus mugieres dona Ysabel, fija del rey de Françia don Luys, e de dona Beatriz, fija del rey de Ynglaterra, ca en aquel monesterio fuera él criado vn tiempo. E cantáronle munchas missas e feziéronle sus offiçios, commo a tal señor como a él convenía, ca él fue vno de los buenos825 que ovo en España, ca éste mantovo sus reynos en justiçia e en verdat e nunca desaforó a ninguno de su señorío; e ganó muncha tierra de los moros, e enrequezió muncho su señorío826, e fizo muncho bien en monesterios e en iglegias e en hospitales, por que deue auer la gloria del paraýso, amén.

Haut de page

Notes

1 G : « Sanyago ».

2 G : « nunca lo maté nin fue en consejarlo nin me plugo ende, pero que me auía tollido mi regnado ».

3 G : « Sý, juramos ».

4 G : « respondió el rey, mudada la color ».

5 G : « a muy grant mal ».

6 G : « Peñalén ».

7 G : « don Alfonso Jordán ».

8 G : « que nunca se quiso venir fasta que Dios le quiso fazer merçet ».

9 G : « más de su fecho do conueniere ».

10 G : « Çecilia ».

11 G : « Contreón ».

12 G : «  de alta guisa ».

13 G : « vno de los doze cabdillos mayorales ».

14 G : « conquirieron ».

15 G : « Tripol e Acre e Anteochia ».

16 G : « Et esto fue quando el papa sant Vrbán el segundo ».

17 G : « mandó pasar toda la hueste ».

18 G : « çinco ».

19 G : « los mensajeros que yuan con él ».

20 G : « alliñó ».

21 G : « e fízole muncha onrra el rey Alimaymón, con grant plazer e alegría de coraçón que con él auía ».

22 G : « Esa noche fyncó ý el rey don Alfonso e fablaron amos en vno, e el rey Alimaymón gradesçió a Dios muncho lo que fiziera el rey don Alfonso ».

23 G : « E otro día de mañana ».

24 G : « por el bien que Dios le auía fecho de auer amor con ».

25 G : « el papa Alixandre en este año ».

26 G : « Aldebrando ».

27 G : « con vn cauallero de los mejores de Nauarra que auía nonbre Ximén Garçía, vno por otro, por mandado del rey don Alfonso su señor ».

28  G : « E lidiaron sobre el castillo de Pazluengos et sobre otros dos castillos, e vençiólo el Çid et ouo el rey don Alfonso los castillos ».

29 G : « Almutañís ».

30 G : « Almudafar ».

31 G : « Almudafar ».

32 G : « Fortún ».

33 G : «  por la tierra del rey de Seuilla ».

34 G : om. [endreçó en pos d’ellos. Et los moros supieron en cómmo venía, e non le quisieron atender et començaron de fuyr. Et el Çid].

35 G : « E quando llegó, enbió dezir al Çid que veniese a él. E el Çid sabía muy bien cómmo era mezclado, e enbióle dezir que se vería con él entre Burgos e Biuar ».

36 G : « Señor, dadme plazo ».

37 G : « E d’esto plugo muncho a los condes, mas muncho pesó a todos los de la tierra communalmente ».

38 G : « yremos todos ».

39 G : « mio Çid ».

40 G : « mio Çid ».

41 G : « Ferrant ».

42 G : « e ençima posieron oro e piedras presçiosas, e díxoles en cómmo le mandaua el rrey salir de la tierra ».

43  G : « que le enprestasen sobre aquellas arcas auer que auía menester ».

44 G : « Et d’esto ».

45 G : « Et el Çid con este proberuio caualgó que non se quiso detener. Et en saliendo de Biuar, cató agüero e vio vna corrneja diestra ».

46 G : « tanto que con ».

47  G : « Et quando vio que ninguno non salió en pos él, mandó torrnar toda la presa a Burgos. Estonçe salieron doña Ximena e sus fijas ».

48 G : « besáronle las manos ».

49  G : « Et el abad don Sancho resçibiólo muy bien ».

50 G : « e en cómmo le quería dexar la muger e las fijas ».

51 G : « e pasó Duero sobre Noña de palos, e fue posar a Figueruela ».

52 G : « Desto plogo mucho al Çid. Et quando despertó, salió de la cámara ».

53 G : « pasaron de noche la tierra a la sierra ».

54  G : « e fizo muy grandes mortandades en los moros, e munchas moras que catiuó ».

55 G : « nos ».

56 G : « aforrados ».

57 G : « mandó cómmo guisasen commo mouiesen otro día ».

58 G : « Fariza ».

59 G : « redondo e fuerte ».

60 G : « Xallón ».

61 G : « fiziese ».

62 G : « hueste ».

63 G : « en pos d’él ».

64 G : « que non fyncó ningunt omne ».

65 G : « a muy grant priesa ».

66 G : « denostando mal al Çid e a sus conpañas ».

67 G : « espantados ».

68  G : « e catiuad d’estos moros e moras que fallardes e non los matedes de aquí adelante, ca mejor será que nos syruamos d’ellos e ellos nos mostrarán los aueres ascondidos ».

69 G : « Atiença ».

70 G : « Tarata ».

71 G : « toda la tierra de Xalón ».

72 G : « al camino ».

73  G : add. « Et tanto los afrontaron que les vedaron el agua ».

74 G : add. « Et d’esta guisa los touieron çercados tres semanas, et d’esto pesaua mucho al Çid ».

75 G : « querrá ».

76 G : « non nos querrán dar del pan ».

77 G : « de buen esfuerço ».

78 G : « mio Çid ».

79 G : « guardarían ».

80 G : « de que tomaran grant esfuerço todos ».

81 G : «  a so ora ».

82 G : « e començaron de derramar sangre d’ellos e ellos fuyendo a todas partes ».

83 G : « çiento ».

84 G : « acorriéronle ».

85 G : « los moros ».

86 G : « omnes buenos ».

87 G : « Martín Nuñes ».

88  G : « e d’esto conuiene que reconoscamos a Dios primeramente e desí señorío ».

89  G : « Don Áluar Háñez, bien sabedes que esta tierra ».

90 G : « recabdó ».

91 G : « e muncho apuestamente ».

92 G : « los moros ».

93 G : «  e señales de buena andança ».

94 G : « vn poyo ».

95 G : « que non se temía el Çid de guerra en él ».

96 G : « e a los otros valles ».

97 G : « fasta que le ouieron de conosçer señorío ».

98 G : « Çelfa de Cañal ».

99 G : « embía ».

100 G : « el Çid ».

101 G : « Minaya, muncho ge lo gradesco a vós que lo traedes ».

102 G : « sienpre avrá de comer ».

103 G : « Marýn ».

104 G : « e a todos los moros que ý eran ».

105 G : « e fue posar al pinal de Troual ».

106  G : om. [quanto él quisso, e fue muncho].

107 G : « en veynte e seys ».

108 G : « E llegó con la presa a Çaragoça e fízola partir ».

109 G : « Alotahed ».

110 G : « corrió él ».

111 G : « Tomar del pinal ».

112 G : « de nós los vençerán ».

113 G : « firieron ».

114 G : « Et los francos ».

115 G : add. « e dexauan lo vno por lo ál, lo peor por lo mejor ».

116 G : « mas el conde non quiso comer ».

117 G : « Don Rodrigo, comed vós ».

118 G : om. [nos].

119 G : om. [a mí e a mi conpaña].

120 G : « Et el Çid salió contra el rey de Çaragoça ».

121 G : « a la caça ».

122 G : « Burriana ».

123 G : « Carcaxés ».

124 G : « Çinglo ».

125 G : « mandó parar sus azes ».

126 G : « Almofalaz ».

127 G : « Almundafar ».

128 G : « e aquel moro que se alçara con el castillo ouo su fabla con el ynfante don Ramiro ».

129  G : « contra sus fueros nin contra sus preuillejos nin contra sus buenos vsos ».

130 G : « mas que terrnía çercado aquel lugar » fasta que lo diese derecho de aquel moro e de los que eran con él ».

131 G : « lo ».

132 G : om. [que non se partiría de allý].

133 G : « salía ».

134 G : « en cómmo lo ayudara a vengar de la grant desonrra e daño que resçibiera ».

135 G : « Alcalá ».

136 G : « Nuño Sanches de Gallizia ».

137 G : « Briuiesca ».

138 G : « su fijo Yahia, nieto del rey Alimaymón ».

139 G : « e fue muy mal rey e avol e muy alongado de las mañas ».

140 G : « Caluales ».

141 G : « e metiéronlo en la villa a pesar de Yahia por señor ».

142 G : « más que las otras sus vezindades ».

143 G : « mio Çid ».

144 G : « delegado ».

145 G : « E desde este año ».

146 G : « mill e çiento e veynte e çinco años ».

147 G : « que llaman del rey ».

148 G : « entrado ».

149 G : « Alhamín ».

150 G : « más conplidamente ».

151 G : « que fue omne que escriuió muncho d’esta corónica ».

152 G : « lindo ».

153 G : id.

154 G : « Et estableçió primeramente en la çibdat su trono ».

155 G : « muy ançianamente ».

156 G : « veyendo las buenas andanças ».

157 G : « quisieron ».

158 G : « Alconexa ».

159 G : « Atendita ».

160 G : « Almonaçir ».

161 G : « Alpuebrega ».

162 G : « cuenta ».

163 G : add. « Et porque la reyna doña Costança, muger d’este rey don Alfonso, era de Françia, quisiera destruyr esta costunbre gótica ».

164 G : « el rey ».

165 Absence de signe d’abréviation sur le n.

166 G : add. « de vna tierra que dizen Agen, de vn Castillo que dizen Sabirdat, así commo lo cuenta el arçobispo don Rodrigo ».

167 G : « Et este don Berrnaldo fuera letrado de su niñés e grant clérigo, e dexó la clerezía ».

168 G : add. « et fizieron amos santa vida. Et después d’esto, el rey don Alfonso, queriendo acreçentar e enrriqueçer e onrrar el monesterio de Sant Fagunt e de Sant Premityuo, enbió rogar a don Yugo, abat de Cruniego ».

169 G : « el monesterio de Sant Fagunt ».

170 G : add. « monesterio de ».

171 Ms. G : « de bondat e de santidat ».

172 G : « seguían ».

173  G : « E tanto amonestó e afyncó la reyna al electo ».