Navigation – Plan du site
Édition

V. Alfonso VII

Texte intégral

1. Cuenta la estoria que comenzó a reynar en Castilla e en Aragón este niño don Alfonso

  • 1 Absence de signe d’abréviation sur le n.
  • 2 G : « condes ».

1Cuenta la estoria que comenzó a reynar en Castilla e en Aragón este niño don Alfonso, fijo del conde don Rremondo de Tolosa e nieto del rey don Alfonso que ganó a Toledo, en la era de mill e çiento e quarenta e siete años. E reynó quarenta e vn años1, e su madre reynó quatro años después que su padre moriera. E fue muy buen rey e franco e ardit e manso. E en el su tiempo avía en el su reyno munchos criados2, e rricos omes, e munchos altos omnes, con quien él fizo munchos buenos fechos e vençió munchas faziendas.

  • 3  G : « Et en el comienço quando regnó, ganó Coria ».

2E en el comienço quando reynó al Coryán (sic)3, que era de moros, e fizo restaurar la yglesia al arçobispo de Toledo don Bernaldo, que era primas. E este rey quebrantó muchas vezes los moros de Mérida e de sus términos. E estonçe este primas don Bernardo, desque ouo endereçadas las prouinçias e las yglesias dende, finó con acabamiento de buenos fechos tres días andados de abril, al trezeno año que reynó el enperador. E fue enterrado en Santa María de Toledo. Et fue 121r°b arçobispo quarenta e quatro años. Et en pos d’él fue don Remondo, obispo de Osma.

3E en aquel tienpo Calatraua fazía grande daño al reyno de Toledo. E sacó el rey don Alfonso su hueste e fuela çercar, e tóvola çercada luengo tienpo, e púsola engaños e tomóla. E diola a la yglegia de Toledo, al arçobispo de Toledo don Remondo, con heredamientos e con grandes rentas. E tomó los castillos todos fuertes que eran en término de Calatraua, e d’ellos derribó e d’ellos retouo, que eran éstos: Alarcos, Carcabuy, Pedroche, e Santa Ofimia, e Mestança, e el Alcudia, e Almodóuar. E d’esa vez quebrantó los moros de tal guissa e fue tan bienandante contra ellos que todos le dauan parias e le conoscían señorío, en tal manera que se llamava en sus cartas rey de España, por onrra de su señorío.

4Mas por leuar la estoria commo deuemos, dexaremos aquí de fablar d’esto por contar de los rey<s> de Portogal.

2. Cuenta la estoria de los reys de Portogal

5Cuenta la estoria de los reys de Portogal e diz que el conde don Enrrique, de que vos fablamos de suso, a quien el rey diera su fija dona Teresa por mugier. E era omne bueno e derechurero, e temía a Dios et era muncho atreuido e ardit, e començó de contrallar yaquanto al rey don Alfonso, pero nunca en manera que le tornase vasallaje; ante le venía en hueste e acorro quando enbiava por él. Et éste, por su bondad, echó los moros de Portogal quanto más pudo, commo que se tenía por señor de 121v°a de la tierra.

  • 4 G : add. « catedrales ».
  • 5 G : « consagrólos ».
  • 6 G : « don Ferrando ».

6E este conde don Enrrique estableçió iglesias4 en Viseo e en Lamego e en el puerto de Portogal. E los primeros d’estos obispos d’estas yglesias, consagrólas5 el arçobispo de Toledo don Bernaldo. E el primer obispo que ovo en Cuynbra ovo nonbre don Berdýn Bragana. E era aùn destroyda e aùn derribada, e este conde la renouó. E el primas don Bernardo6 la restauró e la retornó a la diuinidat e dignidat primera que auía antes, e puso en la iglesia por arçobispo a Sant Giraldo, que era cantor en la yglesia de Toledo, de que vos dixiemos ya de suso. E este conde don Enrique dio las çibdades onde eran las yglegias cathedrales a los obispos en donadio, fueras Coynbra solamente. E esto fizo él por ruego de doña Teresa, su mugier, que era llamada reyna porque era fija del rey.

  • 7 G : « Mofalda ».
  • 8 G : « nieto ».
  • 9 G : add. « fijo ».
  • 10 G : add. « de ».

7E este conde don Enrrique ovo en doña Teresa su mugier al ynfante don Alfonso, a quien fincó el señorío quando él finó. E al comienço de su señorío llamóse duque de Portogal. E este duque don Alfonso casó con doña Deefalda7, fija del conde Moriana, e ovo en ella vn fijo a quien dixieron don Sancho, e dos fijas, dona Hurraca e dona Theresa. E dona Hurraca fue después cassada con el rey don Fernando de León, que fue fijo del enperador, e ovo en ella vn fijo a que dixieron don Alfonso, de que vos fablaremos más adelante. E la otra, doña Theresa, casó con don Felipe, conde de Flandes, e ésta non dexó fijo quando fynó. Don Sancho, fijo8 del conde don Enrrique e de doña Teresa, cassó con doña Al-121v°b donça, fija del conde don Remondo de Barçilona e de dona Hurraca, reyna de Aragón, e ovo en ella vn fijo a don Alfonso, que reynó en pos él. E este don Alfonsso cassó con dona Hurraca, fija del noble rey don Alfonso de Castilla, e ovo fijos en ella a don Sancho, que reynó en pos él en Portogal; e el segundo fue don Alfonso, que <cassó> con Matilla, condesa de Bolonia, e por ella ouo el condado; et el terçero9 ouo nonbre don Fernando, que cassó en Castilla con doña Sancha Fernández, fija del conde don Fernando, e ovo en ella vna fija que ovo nonbre doña Leonor; e fue cassada con el rey10 Daçia, e morió sin fijos. E el rey don Sancho que vos dixiemos ovo otro fijo, sin don Alfonso, que ouo nonbre don Pedro. E éste cassó con fija del conde don Vrgel, e non dexó fijos. E ouo otro fijo que.l’ dixieron don Fernando, e fue cassado con la condesa de Flandes, e non dexó fijos. E aùn ouo vna fija a que dixieron doña Teresa, e fue cassada con el rey don Alfonso de León commo non deuían, ca eran parientes muy çercanos, pero ouo en ella vn fijo, don Fernando, e fijas, doña Sancha e doña Aldonça. E finó el ynfante don Fernando e doña Sancha, e fincó doña Aldonça por cassar.

8Fasta aquí vos diximos cómmo deziende el linaje de los reys de Portogal. Agora tornaremos al duque don Alfonso, fijo del conde don Enrrique.

3. Cuenta la estoria que este duque don Alfonso fue muy bueno

  • 11 G : « Lora ».
  • 12 G : « Alanque ».

9Cuenta la estoria que este duque don Alfonso fue muy bueno e muy esforçado en faziendas, e ganó muncho de los 122r°a moros. E ouo primeramente en Portogal nonbre de rey, ca su padre era conde. E éste ganó munchos buenos preuillegios del papa Eugenio el tercero, porque le prometió tributo de su señorío. E esto fizo él por salyr del tributo de Castilla e de León, e del vasallaje en que era. E éste fizo vn monesterio çerca de Coynbra, que ha nonbre Santa Cruz, e heredóla muy [bien]. E tomó de los moros a Santarén, e Syntra, e Lisbona, e Euora11, e Abauque12, e otros munchos lugares que convenía a su reyno. E pobló muchos lugares que avían estado luengamente yermos e çercó las villas de muros.

10E este rey don Alfonso lydió en batalla con el rey don Fernando de León, e fue vençido e presso. E quando le prendieron, tenía la pierna quebrada, e trexo pletesýa que lo dexasen yr a su tierra e a su reyno a guareçer, e quando fuese sano, tal ora que caualgase, que se vernía a la su pressyón. E el rey don Fernando copo su ruego e fizo omenaje de lo conplir asý, e déxole yr. E fuese para su reynado de Portogal e sanó muy bien. E desque fue sano, non quisso jamás cavalgar más en bestia, por non venir al omenaje que feziera, que tal ora commo caualgase en bestia, tal ora veniese a la presyón. E por esta razón sienpre andido en andas en cuellos de omes fasta que finó. E fue enterrado en el monesterio de Santa Cruz.

  • 13 G : « Corllana ».

11E reynó en pos él su fijo don Sancho, de que vos dixiemos. E éste fue omne sesudo e ardit e ovo muchas batallas con moros. E çercó la çibdat de Silues, que se le defendió muncho, e en cabo tomóla e fizo ý yglesia ca-122r°b thedral, mas después la cobraron los moros. E pobló munchos lugares que son en el reyno de Portugal: la puebla de Don Yllán, a que dizen Corlán13, e la Guardia, e Monsagro, e Puente de Muellas, e Torres Nuevas, e munchos otros lugares que convienen al reyno. E quando finó, fue enterrado en Santa Cruz, cabe su padre.

12E reynó en pos él su fijo don Alfonso, que fue muy buen christiano en el comienço, mas en la fin fue fecho a su voluntad. E éste ganó Alcoçer e otros castillos. E quando finó, mandóse enterrar en Alcobaça, e allý yaze.

13E reynó en pos él su fijo don Sancho. E éste dixieron Sancho Cabello. E porque non fue omne derechurero nin conplýa justiçia commo devía, e los del reyno enbiáronse querellar al papa cómmo pereçía la justiçia, et el papa ouo su acuerdo sobre ello: enbió mandar a don Alfonso, conde de Bolonia, que veniese a Portogal a guardar e acorrer el reyno de su hermano don Sancho. E él vínose para Portogal, e reçebiéronlo muy bien. E guardó el reyno en justiçia fasta que su hermano, el rey don Sancho, finó en Toledo, e ý yaze enterrado.

14E desque finó el rey don Sancho Cabello, non dexó fijo nin fija que heredase el reyno. E estonçe fincó don Alfonso por rey, e fue cassado con doña Beatriz, fija del rey don Alfonso de Castilla e de León, que fue fijo del rey don Fernando que ganó a Seuilla. E esta doña Beatriz, reyna de Portogal, era de ganançia, que la oviera el rey don Alfonso en doña Mayor Guillem de Guzmán, segund que vos lo contará la estoria más adelante. 122v°a

4. Cuenta la estoria que quando morió el rey don Alfonso de Aragón

15Cuenta la estoria que quando morió el rey don Alfonso de Aragón, reynó su hermano don Ramiro, que era monje. E don Alfonso, rey de España, començó guerra con Aragón, assý que le tomó todas las villas e los castillos que son aquende Ebro. E después ovieron avenençia que el rey de Aragón touiese del rey de España aquella tierra que le tomara, e fuese su vasallo e le veniese a cortes. E assý lo fizo todavía fasta la cerca de Cuenca, en que el noble rey don Alfonso de Castilla quitó el omenaje e el señorío al rey don Pedro de Aragón, por seruiçio que le fizo en aquella cerca.

  • 14 G : « Adebis ».
  • 15 G : « don Poques ».
  • 16 G : « fue casada ».
  • 17 G : add. « e otras fijas ».

16E desý don Alfonso, rey de España, tornóse para León e púsose corona de enperador. E fue cassado con doña Berynguella, fija del conde de Barçilona, e ovo en ella dos fijos, don Sancho e don Fernando, e fijas, doña Ysabel e doña Beatriz. E doña Ysabel fue cassada con don Luys, rey de Françia, e ouo en ella vna fija a que dixieron Adebriz14, e fue cassada con el conde don Ponze15. E aquella condesa Adebriz ouo vna fija a que dixieron María, que fue madre de doña Juana, que fue después rreyna de Castilla e de León. E doña Beatriz, cassada16 con el rey don Sancho de Navarra, e ouo en ella dos fijos17.

  • 18 G : « Quinea ».
  • 19 G : « e Portogal diolo todo a don Ferrando ».

17E desý el enperador de España, por consejo del conde don Enrrique de Lara e del conde don Fernando de Trastámara, partió los reynos a sus fijos don Sancho e don Fernando. E dio a don Sancho, el mayor, el reyno 122v°b de Castilla fasta Sant Fagund, e fasta Moral de la Reyna, e fasta Oter de Fumos, e fasta Vrueña, e fasta Cubiellos, e fasta Medina, e fasta Aréualo, e todo el término de Áuila. E dende adelante, commo parte la calçada de Quiniera18 fasta Asturias, e fasta el mar, e Portogal e diolo todo a don Fernando19, que era menor, e todo el reyno de León con Gallizia.

  • 20 G : « que touo que ge la non podría defender ».

18E desý sacó el enperador grand hueste e fuese para Córdoua, e quíssola çercar. Mas quando Abén Canón, vn moro que era señor de Córdoua, oyó dezir cómmo venía el enperador sobr’él, saliólo a rreçebir e fízose su vasallo e entrególe las llaues de la villa, ca touo que ge la podía defender20. E el enperador entró en la çibdat. E don Remondo, arçobispo de Toledo, cantó la missa en la mezchita mayor. [E por-]que Córdoua era muy poblada e llena de gente, non pudo el enperador dexar ý tantos omnes que la apoderasen, sy mester fuese, por mal consejo. E dexóla en fieldat de Ben Canón, del moro mismo que ge la diera. E el moro jurólo sobre su Alcorán, que es el libro de su ley, al enperador e a su fijo don Sancho, e fízoles omenaje. Mas tanto que dende salieron, nunca le más quisso dar la villa nin acoger en la villa. Desý ganó el enperador a Monçero e dexó el castillo muy bien guardado.

5. Cuenta la estoria en este lugar cómmo se leuantaron los almohades

19Cuenta la estoria en este lugar cómmo se leuantaron los almohades.

  • 21 G : « Abén Turmeque ».
  • 22 G : « Abén Turmeque ».
  • 23 G : « Aldamón ».
  • 24 G : « Abén Turmeque ».
  • 25 G : « «  el halifa ».
  • 26 G : om. [de los dios].
  • 27 G : « que non pudo con ellos aquel Abdemón que andaua en vez de rrey por la pedricaçión de Abén Coh (...)

20En el tienpo del enperador Alfonso, lleuantóse vn moro que auía nonbre Abén Tameriz21, 123r°a e era muy sabio en estremonia e en naturas; e este Abén Tumeriz22 fabló con vn mançebo, fijo de vn ollero que avía nonbre Adimón23, e díxole que auía de ser rey de los moros. E el mançebo creyólo por otras cosas que le dixiera en que le fallara verdadero. E Abén Tumeriz24 avía consigo otro a que dezían Almohadi, e era muy sabio de la ley de Mahomat. Aquél començó de aplanar e de enseñar el libro de Mahomat, el que ha nonbre Alcorán; e el alyfán25 de Beldat, que es en lugar del papa entre los moros, que desçendía del linaje de los dios26 de Mahomat, e ayudólo así a predicar contra los alárabes que eran estonçes reys e señores de África. E estos dos, con su pedricación, tantas gentes tornaron contra sý que el rey Abohaly, que era señor de los aláraues, lidió con ellos muchas veçes e vençiólos. E tanta fue la muchedunbre de las gentes neçias que venían con aquellos dos que ellos conuertían que non pudo con ellos aquel Ademeque; e andaua en boz de rey por la pedricaçión de Abén Cahadi, por consejo de Abén Tumeriz27. E vençiólo <a> Abén Aly, e matólo, e fue rey e señor de todos los paganos de África.

  • 28  G : « porque toda África ganara por su pedricaçión ».
  • 29 G : « quando algunas quexas han, vanlo rrogar e onrrar ».

21E fuese para Mar<r>uecos, que era cabeça, e pusso allý silla. E onrrava al Almohada commo propheta por toda África ganara por su predicación (sic)28. E después passó a España e fue señor de todos los moros que ý eran. E desý tornóse para allend el mar e morió ý Almohada, aquel propheta. E el rey Aldemón enterrólo çerca de Marruecos, e los moros 123r°b teníanlo por muy santo, e quando algunas quexas hanlo rogar e onrrar29 que les ayude e les acorra. E d’este Almohadin se leuantaron los almohadis. E morió el rey Aldemón, fijo del ollero, e reynó su fijo Abén Yacob. E éste vino a España con grande poder e matólo vn peón en Portogal. E en pos él reynó vn su hermano Abén, que vençió a la de Alarcos. E quando finó, reynó su fijo Abén Mahomad, el que fue vençido en las Navas de Tolosa.

6. Cuenta la estoria que el rey don Luys de Françia

22Cuenta la estoria que el rey don Luys de Françia, estando cassado con doña Ysabet, fija del emperador de España, ovo ý algunos que quisieron meter desamor e discordia entre él e <el> emperador, ca dixieron al rey de Françia que doña Ysabed, su mugier, que non era legítima, mas que la ganara el enperador de barragana muy vil. Et el rey don Luys, por saber si le dezían verdat, vínose para España deziendo que venía en romería a Santyago de Gallizia. E quando lo sopo el emperador, fuese para Burgos e atendiólo ý. E quando fue çerca, salió contra él e reçebiólo muy bien, con grand gente de condes e de ricos omes e munchos fijosdalgo muy bien guisados e muncho apuestamente. E era ý estonçe con el emperador el rey de Navarra. Muncho fue reçebido onrradamente con munchas alegrías e fue el enperador con él fasta Santiago.

  • 30 G : « vn carbóncol ».

23E desý tornáronse para Toledo e touo allý grande corte de christianos e de moros. E vino ý el conde de Barcelona don Remondo. E tan grandes 123v°a eran las gentes en Toledo que todos los canpos fuera de Toledo estauan llenos de tiendas e de cortinas, e de tiendas de seda, e señas, e pendones de munchas maneras. E tan grand juntamiento ouo ý de nobles omnes que non auía cuenta, assý que dixo el rey de Françia que non cuydaua que en todo el mundo oviesse atán noble gente nin tan bien guisada nin tan bien conplida. E fueron allý dados al rey de Françia e a los suyos tantos dones en oro e en plata e en piedras preçiosas, e en paños de oro e de seda e de lana, e en cauallos e en mulas, que enojados eran ende de tomar. E non quisso el rey de Françia tomar ende otra cosa sinon vn tabernáculo30 que lleuó a Sant Dionís, e púsolo en la corona de las espinas de Nuestro Señor Jhesu Christo. E estonçe el enperador dixo al rey de Françia quál era la razón por que él veniera a España.

7. Cuenta la estoria que quando lo oyó el enperador

  • 31  G : « e torrnóse para el rrey, su yerrno, e díxole »

24Cuenta la estoria que quando lo oyó el enperador, comenzóse a santiguar e marauillarse ende muncho, e tornóse contra el rey muncho e díxole31:

—Bien deuedes vós entender que vos mentieron, que sabida cossa es que es mi fija e de la emperatriz dona Beringuella, e nieta del conde don Remondo, que aquí está.

25E el conde estaua muy bien guisado de muy buenas conpañas que tenía consigo. E dixo estonçe al rey don Luys:

—Ruégovos, rey don Luys, que amedes e onrredes a mi nieta e vuestra mugier commo es derecho, e non tomedes dubda ninguna en esta razón, que non biue en el mundo rey nin emperador que ende ál quisiese dezir 123v°b que yo non ge lo ca[lo]ñasse muy caramente con la ayuda de Dios e del emperador, mi señor e mi yerno. E con la verdat que yo tengo, sy vós dezides de non, yo vos daré lid canpal en París a Petit Ponte.

26E estonce dixo el rey de Françia:

—Loado sea el nonbre de Dios, porque me quiso Dios dar muger, fija de tan alto señor e de tan alta sangre, e nieta de tan grande cabdillo commo sodes vós e el conde don Remondo, e téngome por entrego ende. E mientra yo viua, onrrar he quanto yo pudiere e sopiere, commo a dueña de tan alta guissa se deue onrrar.

27E desý tornóse el rey don Luys para su tierra con grande alegría e con grand onrra. E dende adelante amó a su mugier e onrróla en quantas guisas él pudo e sopo. E quando finó, fue enterrada en el monesterio de Sant Dionís e fue tenida por santa, porque mientra visco fizo muy buena vida e amó a Dios.

8. Cuenta la estoria que el emperador era mucho justiçiero

28Cuenta la estoria que el emperador era mucho justiçiero e de cómmo vedaua la soberuia en su tierra a que se pu<e>de entender.

  • 32 G : om. [sus criados e].
  • 33 G : add. « e llamó los omnes otrosí del lugar que.l’ dixiesen verdat ».

29Vn infançón auía en Gallizia que avía nonbre don Fernando, e tollió por fuerça a vn labrador su heredad; [e el labrador] fuese a querellar al emperador, que era en Toledo, de la fuerça que le feziera el infançón. E él enbióle su carta con aquel mismo labrador, en que le enbiaua mandar que luego, vista su carta, que le entregase su heredad e feziese emienda del mal que auía fecho. E otrosý enbió carta al merino de la tierra, en que le mandó que fuese con aquel querelloso al cavallero e que viese quál derecho le fazían, e que ge lo enbiase dezir. E el 124r°a infançón, commo era poderoso, qual ora vio las cartas del emperador, fue más sañudo, e començó de amenazar al labrador, e dixo que lo mataría e non lo quiso fazer derecho ninguno. E quando el labrador vio que non podía aver derecho ninguno, tornóse al emperador a Toledo con cartas de testimonio de omes buenos e de creer e de la tierra. E quando lo oyó el emperador, llamó sus criados e priuados32 e mandó que dixiesen que era doliente e que non dexasen entrar ninguno a su cámara; e mandó a dos sus cavalleros en poridat que guisasem sus cavallos para yr con él, e fuese para Gallizia, que non quedó de andar día nin noche. E desque lleguó al lugar do era el infançón, mandó llamar al merino e mandóle que dixiese la verdat [de aquel fecho]33. E paróse a la puerta e enbióle a dezir que saliese fuera, ca el emperador le llamaua. E quando el ynfançón lo oyó, ovo muy grande miedo de muerte, e començó de fuyr, mas fue luego presso, e el emperador lo mandó enforcar a su puerta misma.

30E estonçe el emperador andido descubiertamente por Gallizia faziendo justiçia e assosegando la tierra. E tan grande fue el espanto que todos tomaron d’él por este fecho que non era ninguno ossado de fazer tuerto vno a otro por poderoso que fuese. E si ge lo fazía, luego de la otra parte ge lo emendaua, por poderoso que fuese.

9. E pues que auemos dicho de la justiçia que el emperador fizo

31E pues que auemos dicho de la justiçia que el emperador fizo, queremos que sepades cómmo çercó a Baeça e Almaría e cómmo las tomó.

32E el emperador sacó su hueste e çercó a Baeça. E yogo sobre ella grand sazón e grande tienpo, 124r°b tanto que los christianos non podíam endurar e ývanse dende. E quando vieron los moros que los christianos yvan derramando, juntáronse e ovieron su acuerdo cómmo diessem batalla al emperador e desçercasen la villa.

33E el emperador, yaziendo dormiendo en su lecho, aparesçióle sant Ysidro, e comenzóle de conortar que saliese otro día a la batalla e que él le ayudaría en guisa que vençería los moros.

34E otro día de grande mañana, armáronse los christianos, e los moros venieron de la otra parte, e lidiaron muy fuertemente. E fueron los moros vençidos e malandantes, segund el confessor le prometiera, e mataron munchos d’ellos sin cuenta, e corrieron con los otros bien çinco leguas feriendo e matando. Estonçe quando vieron que non podién con él, dieron la villa por abenençia que fincasen ellos en la villa, e entergáronle el alcáçer. E dexó en ella gente que la guardase, e los moros fincaron por sus pecheros. Mas después que el emperador finó, alçáronse los moros con la villa e apoderáronse del alcáçar.

  • 34 G : om. [que dezían].

35E por este miraglo que vos avemos dicho, ordenó después el emperador la yglesia de Sant Ysidro de canónigos reglares. E después que ovo conquerida a Baeça, mouió por tierra de moros adelante, quemando e robando e astragando e matando fasta que legó a Almaría. E çercóla, e teniéndola çercada, venieron en su ayuda su suegro, el conde don Remondo de Barçilona, e los ginoveses. E con ayuda d’ellos, tomó la villa. E partió la villa e lo que ý ganó en esta guisa: tomó la villa para sý, e de todo lo ál el aver fizo 124v°a otra parte, e de vna escudiella que dezían34 d’esmerada que ý fue ganada, que era mucho noble, fizo otra parte. E mandó a los ginoueses que escogiesen de aquellas dos partes quál quisiesen: todo el auer o el escudilla. E ellos tomaron antes el escudilla que el aver, que era muy grande, e touiéronse por muy pagados con ella. E ellos leuáronla para Génoua ó la traen oy en día muy guardada. E estonçe dio todo el auer al conde don Remondo.

  • 35 G : « el puerto del Muladar ».

36E tornóse el emperador para Baeça con grande onrra e dexó ý a su fijo, el ynfante don Sancho, por guarda de su tierra. E passó el puerto del Muradal35 e llegó a vn lugar que llaman las Feynedas. E ferióle ý el mal de la muerte, e morió ý so vna enzina. E leuáronlo a Toledo e enterráronlo aý muy honrradamente. E quando lo sopo su fijo, el ynfante [don Fernando, temiéndose de su hermano e infante] don Sancho, fuese para León con sus ricos omes a reçebir el reyno que le mandara su padre. E otrosý el ynfante don Sancho, que fincara en Baeça, desque sopo que era su padre el emperador fynado, vínose quanto pudo para Toledo.

37E era estonçe arçobispo don Johan, que fizo muncha onrra al emperador a su muerte. E alçaron ý en Toledo a don Sancho, rey de Castilla; e esto fue en la era de mill e ciento e noventa e siete años. E reynó vn año, e fuera cassado en vida de su padre con doña Blanca, fija del rey don Garçía de Navarra, e ouo en ella vn fijo que dixieron don Alfonso. E non avía más de tres años quando el emperador finó.

38E este rey don Sancho, en [este] poco tienpo que reynó, 124v°b fue enderezando su reyno e conpliendo justiçia, ca era muy sesudo e esforçado, e muy temido, e leal, e verdadero, e loçano. E fue demandando al rey de Aragón e de Nauarra que le feçiesen el vasallaje que le deuían fazer e feçieran a su padre. E ellos non ge lo negaron, e dixieron que syempre serýam a su seruiçio, commo vasallos leales a señor. E desý tornóse para su tierra muncho amado de sus vasallos, ca [era] muy conplido de todos los bienes, porque era llamado Sesudo de los nobles, e Deseado.

39E en su vida non quisso meryno en su tierra, ca si tuerto o soberuia o fuerça o malfetría se fazía en los reynos a los ricos omnes cuya era la tenençia de la tierra, se tornauan por ello. E por esta razón cada vno guardaua su tierra de daño, de guisa que non avían mester merino. E los conçejos otrosý, de guisa eran escarmentados que non auía ý mester otro juez synon ellos.

Haut de page

Notes

1 Absence de signe d’abréviation sur le n.

2 G : « condes ».

3  G : « Et en el comienço quando regnó, ganó Coria ».

4 G : add. « catedrales ».

5 G : « consagrólos ».

6 G : « don Ferrando ».

7 G : « Mofalda ».

8 G : « nieto ».

9 G : add. « fijo ».

10 G : add. « de ».

11 G : « Lora ».

12 G : « Alanque ».

13 G : « Corllana ».

14 G : « Adebis ».

15 G : « don Poques ».

16 G : « fue casada ».

17 G : add. « e otras fijas ».

18 G : « Quinea ».

19 G : « e Portogal diolo todo a don Ferrando ».

20 G : « que touo que ge la non podría defender ».

21 G : « Abén Turmeque ».

22 G : « Abén Turmeque ».

23 G : « Aldamón ».

24 G : « Abén Turmeque ».

25 G : « «  el halifa ».

26 G : om. [de los dios].

27 G : « que non pudo con ellos aquel Abdemón que andaua en vez de rrey por la pedricaçión de Abén Cohadi, por consejo de Abén Turmerque ».

28  G : « porque toda África ganara por su pedricaçión ».

29 G : « quando algunas quexas han, vanlo rrogar e onrrar ».

30 G : « vn carbóncol ».

31  G : « e torrnóse para el rrey, su yerrno, e díxole »

32 G : om. [sus criados e].

33 G : add. « e llamó los omnes otrosí del lugar que.l’ dixiesen verdat ».

34 G : om. [que dezían].

35 G : « el puerto del Muladar ».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« V. Alfonso VII », in Crónica de Castilla, Paris, SEMH-Sorbonne - CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania « Sources », 1), 2010, [En ligne], Mis en ligne le 09 octobre 2016, consulté le 24 août 2017. URL : http://e-spanialivres.revues.org/184

Haut de page