Navigation – Plan du site
Édition

VIII. Alfonso VIII en Castilla, Alfonso IX en León

Plan

Haut de page

Texte intégral

1. Cuenta la estoria que, pues que el rey don Fernando de León, reynó en pos él su fijo

  • 1  G : « Pues que el rrey don Ferrando de León fue muerto ».

1Cuenta la estoria que, pues que el rey don Fernando de León1, reynó en pos él su fijo don Alfonso, nieto del rey de Portogal. E este rey don Alfonso, en vida de su padre, buscáuale muncho mal con la reyna dona Hurraca López, su madrastra, en guisa que non podía beuir con el padre, e ývase para el rey de Portogal, que le quería dexar el reyno porque le era malo su fijo. E yéndose para él, en pasando el rýo de Taxo en vn batel, llególe mandado cómmo era el rey de León finado. E tornóse luego quanto más pudo. E don Diego López de Vizcaya fuera alférez del rey don Fernando, e muncho su amado, e quando el rey fue enterrado, díxole la reyna doña Hurraca, su hermana:

—Hermano, vós podedes fazer commo reyne mi fijo, sy vós quisiéredes, tanto que vós tomedes con él boz e le dedes la seña del rey que uós tenedes.

2E díxole don Diego:

—Hermana, non faré, ca non serýa cosa guissada; ca don Alfonso es mayor e él deue aver el reyno e a él daré la seña e la tierra que tengo. E a vós ayudaré yo, commo a hermana, quanto yo podier e sopier en todo vuestro derecho, mas guardarme he de tan grande yerro sy podiere e quanto podiere, en que me podrían trauar los omes con derecho.

3E asý como sopo que venía el infante don 131r°b Alfonso, fuelo reçebir e diole la seña e la tierra que tenía de su padre e fízolo alçar rey. E el rey don Alfonso quíssole dar la seña e la tierra, assý commo la tenía. E don Diego gradeçiógelo muncho e non ge la quisso, mas tornóse para la reyna, su hermana, e basteçióle muy bien sus castillos, a Aguilar e a Montagudo, por miedo que le faría mal el rey don Alfonso por quanto mal e desterramiento le ella buscaua con su padre.

2. Cuenta la estoria que desque el rey don Alfonso de León fue alçado rey

  • 2  G : « con el rey ».
  • 3  G : « afynamiento ».
  • 4  Absence de signe d’abréviation sur le n.

4Cuenta la estoria que desque el rey don Alfonso de León fue alçado rey, salió muy bueno e muy piadoso e muy buen cavallero. E luego que començó a reynar, boluiéronle guerra con él2 don Alfonso de Castilla e con el rey de Portogal. E con grand astacamiento (sic)3 que le fezieron de guerra, vínose para el rey don Alfonso de Castilla, que fazía cortes en Carrión, e vino ý el rey de Portogal. E fincaron amos por sus vasallos e besáronle las manos; e fiço cauallero al rey de León. E en estas mismas cortes fizo cavallero al Corado, fijo de don Fradique, emperador de Roma, e desposólo con la ynfanta doña Beringuella, su fija. E Corado fuese para su tierra. E la infanta contradixo el casamiento quanto más pudo. E desí don Gregorio, cardenal de Roma, que era estonçe legado de España4, e don Gonçalo, arçobispo de Toledo, partieron el cassamiento con derecho, e fincó la infanta por cassar. E desque las cortes se derramaron, cada vnos fuéronse para sus tierras, e el rey de León e de Por-131v°a togal. E d’esta guisa fincó toda la tierra en paz por grand sazón.

  • 5  G : « que murieron ».

5Mas don Alfonso, rey de León, era omne que se mudaua muncho aýna por consejeros e por lisonjeros. E por consejo d’ellos, cassó con dona Teresa, fija del rey de Portogal; e ovo en ella a doña Sancha e a don Fernando que morió5 syn fijos, e a doña Aldonça. E este casamiento le consejaron a fazer por fazer pesar al rey don Alfonso de Castilla, ca se tenía por maltrecho porque reçebiera d’él cavallería. Pero al cabo óuose de partir de aquella mugier por santa Yglesia.

6Desý ovo muy grande guerra entr’el rey de Castilla e el rey de León, e por amansar esta guerra, casó el rey de León con la ynfanta doña Beringuella, fija del rey de Castilla, e por esto ovo paz entr’ellos. E desque el rey de León se vio sin guerra, entendió que podría muy bien deseredar a su madrasta la reyna dona Vrraca López, e acaloñarle quanto mal le buscara.

3. Cuenta la estoria que el rey de León enbió demandar ayuda a su suegro

7Cuenta la estoria que el rey de León enbió demandar ayuda a su suegro, el rey de Castilla, para çercar los castillos de su madrasta, e él enbiógelo muy de grado. E estonçe çercó los castillos a Aguilar e a Monteagudo, e por esta razón se partió desabenido don Diego López del rey de Castilla. E fuese para Navarra, e començó de fazer guerra al rey de Castilla. E estonçe dexó el rey de León los castillos çercados e fuese para el rey, su suegro. E movieron luego dende e fuéronse sobre don 131v°b Diego. E allý ovo vn torneo muy famado a que dixieron del «estrella», porque fue muy ferida, que allý se provaron en armas munchos cavalleros. E al cabo fueron en aquel día enbarrados los navarros.

8E después ayuntáronse los reys de Castilla e de Navarra e de Aragón e de León, e vino aý doña Sancha, madre del rey don Pedro de Aragón, e ovieron vistas en Alfaro. E allý los abinió la reyna doña Sancha, que sopo meter muncho byen entr’ellos. E posieron su amor en vno e fincó don Diego de fuera desanparado.

  • 6  G : « E los moros dieron estonçe a don Diego Lopes vn lugar que defendiese ».

9E fuese luego para Valençia a los moros e començó de fazer guerra a Aragón. Estonçe el rey don Sancho de Aragón vino sobre Valençia e llegó luego a las barreras. E los moros dieron luego a don Diego López que defendiese (sic)6. E el rey de Aragón fue a conbatir a aquel lugar. E ferieron estonçe al rey el cauallo, e fincó apeado. Estonçe don Diego dio vn cauallo en que subiese. E los moros touiérongelo por mal, porque lo [non] prendiera, ca lo podiera muy bien fazer. E él dixo que non ploguiese a Dios que lo él touiese d’esta guisa al nieto del emperador. E por esta saña que d’él ovieron fuese luego para Marruecos.

4. Cuenta la estoria que el rey de León

10Cuenta la estoria que el rey de León, que ouo en la reyna doña Beringuella su mugier, dos fijos, don Fernando e don Alfonso, e dos fijas, doña Costança, que fue monja e señora de las Huelgas de Burgos, e doña Beringuella, que fue cassada con don Johan de Bretaña 132r°a, que de parte de otra mugier que oviera fuera rey de Jherusalem, e ouo en ella vna fija que desposó con don Baldouin, enperador de Costantinopla; e porque este don Johan Baldouin era niño e non podía defender el imperio del mal que los griegos fazían, e el papa comendól’ el imperio al sobredicho rey don Johan. E este don Johan, mientra biuió, sienpre fue enperador e su mugier dona Beringuella, emperatriz, porque defendió bien el inperio. E crió el niño, su yerno. E quando fincó Baldouin con su mugier doña María, ovieron el ymperio.

  • 7  G : « los caualleros que los tenían ».

11E después que el rey don Alfonso mandó çercar los castillos commo oýstes, <a> Aguilar e a Monteagudo, e los castillos defendiéronlos muy bien los que los tenían7 e que los non querían dar por ninguna manera, pero ovieron de matar de vna saeta al alcayde que tenía a Monteagudo, e por esta razón cobró el rey de León el castillo.

  • 8  G : « e los mures ».

12E Diego Márquez, que tenía el castillo de Aguilar, defendiólo más de siete años, estando siempre çercado. E falleçióle la vianda e falleçióle la gente, los vnos que se fueron con fanbre, los otros que se morieron, de guisa que ovo de fincar solo en el castillo. E anparando el castillo, comió todas las cosas que tenía que de comer eran, e comió los cueros de las sillas, e las correas, e los muertos8, e todas las cosas que podía aver, e paçía las yeruas, en guisa que le falleçió quanto tenía, que non tenía a qué se tornar. E con grand flaqueza, que non ovo qué comer, tomó las llaues del castillo en la mano e dexóse caer atrauesado en medio de la puerta 132r°b del castillo. E non sabiendo ya de sý parte, e yogo allý desacordado medio día, pero comulgado ante de la tierra, e acomendó su alma a Dios.

13E los de fuera conbatían commo solían, dando muy grandes bozes e façiendo muy grand ruydo, e non fallaron omne del mundo que recodiese. Estonçe llegaron a la puerta e fezieron muncho por la abrir, mas non podieron. E desque vieron que les non recudía ninguno, punaron de sobir al castillo por quantas maneras podieron. E desque entraron dentro, fueron a la puerta por la abrir e fallaron al cavallero sin acuerdo ninguno, que yazía atrauesado ante la puerta, las llaues en la mano. Estonçe trauaron d’él, cuydando que les vernía daño d’él. E desque vieron que en él non avía acuerdo, non le fezieron mal ninguno, ante se dolían muncho d’él. E tomáronlo en los braços, e echáronlo en vna ropa e echáronle del agua por el rostro. E començó de abrir los ojos, e feziéronle todas las cosas del mundo que podieron por que biuiese, en guisa que ovo de guareçer. E el rey don Alfonso fízole muncha onrra e muncho bien, por el bien que él fizo por anparar el castillo, e fue muy loado por todas las tierras la su nonbradía.

  • 9  G : add. « e que lo daua por quito del omenaje que por él le fiziera, e el cauallero entrególo al (...)

14Pero después a tiempo, vino don Diego de allend la mar, e el cavallero fue para él, e don Diego reçebiólo muy bien. E comenzáronlo de loar todos los fijosdalgo, deziendo ante don Diego commo era buen cauallero e feziera muncho bien. E don Diego estonçe respondió e dixo: «Verdat es», que era buen cauallero mas que quería el su castillo si ge lo diese. E 132v°a el cavallero tóvose por denostado quando lo oyó, e vínose quanto pudo para el rey de León e contóle todo su fecho commo le aviniera con don Diego, e pedióle por merçed que non quisiese que él andudiese denostado por aleuoso por el mundo, pues su natural era. E el rey estonçe diole su carta e su portero commo le entregasen el castillo, e mandóle que le diese a don Diego, e que saluase su verdat e que quitasse su omenaje. E desque el cauallero fue entergado del castillo, enbió dezir a don Diego que enbiase o veniese tomar él el castillo. E don Diego estonçe enbióle mandar que lo entergase al rey de León9. E d’esta guisa fincó quito e cunplió todo su derecho.

  • 10  G : add. « del rrey ».

15E después que esto passó, partiéronse entre el rey don Alfonso e la reyna doña Beringuella por parentesco, ca los mandó partir el papa Ynoçencio el terçero. E por esto ovo grand guerra entre el rey de Castilla e de León, pero siempre pudo más e valió más el rey de Castilla. E ganó d’él villas e castillos, mas quanto d’él ganaua, todo lo quería para su nieto, el ynfante don Fernando, que era fijo10 de León.

16Pero este rey don Alfonso de León, seyendo ya viejo, sacó su hueste e fue [sobre] los moros, e lidió cabo de Mérida con Abén Fut, que era señor del Andaluzía e que tolliera el poder a los almohades; e fue vençido Abén Hut, e ganó d’él Mérida, e Montanches, e Badajoz, e Çáçeres, e Alcántara, e pobló Salualeón, e Saluatierra, e Sabugal, e otros lugares, por que valió más el reyno.

17Agora vos dexaremos de fablar del rey de León e tornarnos hemos al rey don Alfonso de Castilla. 132v°b

5. Cuenta la estoria que el muy noble rey don Alfonso de Castilla

18Cuenta la estoria que el muy noble rey don Alfonso de Castilla, que sopo siempre ganar prez e mejoría sobre los reys, sus vezinos, e supo entender su vida e su estado, commo omne de grande entendemiento, ca [fue] muy granado e mucho ardit, e temido en su tierra e en la ajena, e muy conplido en la justiçia. E daua muy grandes dones, e tanto sonó la su fama por el mundo que venían a su corte los altos omes de las otras tierras, por prouar los bienes que d’él oyén dezir, los otros por tomar armas de cauallería.

19Ya oystes en la estoria cómmo fizo cauallero a Baliduyn, emperador de Costantinopla, e a don Alfonso, rey de León, e después en Cuéllar a don Ramón Flicada, conde de Tollosa, e a don Luys, conde de Chartes, e a otros nobles omnes de Alemaña, e de Françia, e de Inglaterra, e de Gascoña, e de Aragón, e de Prohençia, e de otras partes. E tan conplido fue en todos bienes que en todo el mundo non sabían su par. E el rey de Aragón e el rey de Navarra veníanle a cortes e conosçíanle señorío muy conplidamente. E fízoles mucho bien e muncha merçed e muncha onrra, e dáuales sus dones muy grandes e muy granadamente.

  • 11  G : « cobraron ».
  • 12  G : om. [e Alarcón].

20E este rey don Alfonso, quando cunplió veynte e dos años, fue çercar a Cuenca, que cercaron11 los moros, segunt que ya oystes, e yogo sobr’ella nueve meses, e ganóla. E estonçe quitó al rey de Aragón el tributo del seruiçio que le avía de fazer, por muncho bien e ayuda que le fizo en esta çerca. E desý ganó Alarcón, e tomó 133r°a de los omes buenos de Estremadura e fízolos yr a poblar a Cuenca e Alarcón12. E fizo de Cuenca obispado, e ovo nonbre el primer obispo don Yvanes. E pobló muy bien sus fronteras en derredor, e paró muy bien su tierra, que todos sus vezinos lo dubdauan e los reçelauan.

6. Cuenta la estoria que después d’esto, que se alçó el rey de Navarra

  • 13  G : « Fuenterrabia ».

21Cuenta la estoria que después d’esto, que se alçó el rey de Navarra e non quería conoçer al rey don Alfonso el debdo que le deuía fazer. E el rey don Alfonso fue sobre él, e ganó d’él veynte e çinco lugares, entre villas e castillos, que eran muy buenos. E después d’esto vino a su mesura conoçiéndole que errara, e tornóle ende quatoreçe lugares, e retouo para sý los onçe que fueron éstos: Fuenteradia13, e Sant Savastián, e la villa de Vitoria, e Burueva, e Canprieço, e Santa Cruz, e Todaalua, e Treviño, e Todalepuzca, e Portilla de Yuda, e Portilla de Torpes. E estonçe pobló Castro de Ordiales, e Gitarria, e Laredo, e Motrico, e Santander, e Sant Viçente de la Barquera, todo esto costera de la mar. E pobló a Aguilar de Canpo, e en la Estremadura pobló Béjar, e Placençia, e Montferrat, e Mirabel, e Segura, e entretanto non quedaua de façer mal a los moros.

  • 14  G : « Mera ».
  • 15  G : « Coria ».

22E este rey fizo la orden de Santiago e dioles por cabeça la villa de Vclés, e dioles a Ocaña e otros heredamientos 133r°b muy buenos. E dio a la orden otros lugares de ribera de Tajo, e dioles Oreja e Meja14, e otros heredamientos muy buenos. E dio a la orden de Calatraua a Zorita15, e Maqueda, e Acogulludo, e otros heredamientos munchos, por que los sacó de pobreza en que estauan, pero en <e>l su [tienpo] perdieron a Calatraua, e después la cobró este mismo rey por guarda de su tierra, e fiço labrar el castillo de Alarcos.

7. Cuenta la estoria que en aquel mismo tienpo reynaua en África el Miramolín

  • 16  G : « Miramamolín ».
  • 17  G : « el puerto del Muladar ».
  • 18  G : « que él pudo auer más a mano ».

23Cuenta la estoria que en aquel mismo tienpo reynaua en África el Miramolín16 que avía nonbre Yúçef Mazemudo, e éste, con gran brío, pasó la mar con grandes poderes e vino a Seuilla. E movió dende por la campiña de Córdoua, e pasó el puerto del Muradal17. E el rey don Alfonso, commo sabía ya que venía, fue contra él con la más gente que pudo auer, e llegó <a> Alarcos, e atendiólo ý con muy poca gente. E con grand loçanía de corazón, non quisso atender munchos que le venían en ayuda, nin quisso atender el rey de León nin el rey de Navarra, mas attendiólo con sus ricos omnes e con sus concejos que él pudo, armas a mano18.

24E don Diego, señor de Vizcaya, e los fijosdalgo non estauan pagados del rey, porque dixiera que tan buenos eran los caualleros de las villas de Estremadura, e como los fijosdalgo, e tan bien encavalgantes e tan bien armados commo ellos, [e que tan bien farían commo ellos]. E por esto que dixo, non le ayudaron en aquella lid commo deuieran, ca non eran con el rey sus coraçones d’ellos, porque touieron que les di-133v°a xiera grand desonrra.

  • 19  G : « Miramamolín ».
  • 20  G : « e fue muy fieramente ferida la batalla de amas las partes ».
  • 21  G : « vençido ».

25E estando el rey d’esta guisa en Alarcos faziendo él labrar e fortaleçer el castillo, llegó el Miramolín19 con su grand poder de moros, que non avía cuenta. E el rey don Alfonso entró en batalla a guisa de muncho esforçado. E fue muy feridamente e fiera de amas las partes20, mas non quiso Dios que los christianos saliesen ende onrrados, ca non eran de vn coraçón nin ayudaron a su señor commo devían. E fueron vençidos e malandantes, e morieron ý munchos d’ellos, e el rey don Alfonso salió dende ferido21 e quebrantado, e sacaron ende sus vassallos por fuerça, ca él ý quisiera morir, mas non lo dexaron.

  • 22  

26E el rey era muy mançebo, pero entendió muy bien que por el yerro que él feçiera contra Dios, segund que lo contó la estoria, e que ge lo acaloñara22, asý commo ge lo enbiara dezir con el ángel. E puso en su corazón de le seruir a Dios de allý adelante, ca entendió el grand poder de Dios cómmo lo castigara tan crudamente. E tan bien obró que se touo Dios por bien seruido d’él, e mostrógelo después en cabo de su vida, ca le dio tan grand vengança commo oyredes adelante, ca después començó fecho que nunca saliese sinon con su onrra, ca por la omildat que tomó contra Dios, fíçole él munchas merçedes; ca en tiempo estido después que avía guerra con el rey de León e con el rey de Nauarra e con el rey de Aragón e con el Miramolín, e con todos pudo e a todos vençió, e todos lo temieron, e todos lo reçelaron. E d’esa vez fue perdida Calatraua e alçóse, e los otros lugares que allá eran. E tornáronse los moros con muy grand brío e con muy grand 133v°b onrra porque vençieran asý los christianos.

8. Cuenta la estoria que el rey don Alfonso, faziendo su vida buena

  • 23  G : « Miramamolín ».

27Cuenta la estoria que el rey don Alfonso, faziendo su vida buena e linpia con su mugier doña Leonor, ovo sus fijos en ella quales vos contaremos: la primera fue doña Beringuella, que es reyna de León, según que auedes oýdo, e después ovo a don Sancho, e biuió poco, e después a doña Hurraca, que fue casada con el rey don Alfonso de Portogal, e después a doña Blanca, que fue cassada con don Loys, rey de Françia, e desí naçió el ynfante don Fernando, que fue muy buen mançebo; e quando él ovo seçe años, sentiéndose del mal e de la desonrra que su padre reçebiera de los moros, enbió demandar cruzada al papa e enbió desafiar al Miramolín23 que le daría batalla dende a vn año do él quesiese. E todo esto asý ordenado, finó ese año el infante don Fernando. E fue muy llorado por toda la tierra, e tomaron duelo por él en la Estremadura, e non lo quisieron dexar después los aldeanos, e aùn lo traen oý en día por adobo. E desí naçió doña Mofalda, que morió en Salamanca, e desý doña Costança, que fue monja, e desí doña Leonor, que fue casada con don Jaymes, rey de Aragón, e a postremas naçió don Enrique, que fue después rey de Castilla.

  • 24  G : « e heredólo muncho bien ».

28E este rey don Alfonso, por fazer emienda a Dios, e por consejo de dona Leonor, su mugier, fizo el monesterio de Santa María la Real de las Huelgas de Burgos. 134r°a E ordenólo muy bien24, e diole muchas libertades, por que es el monesterio seruido e honrrado e será para siempre jamás. E çerca d’él fizo el hospital e dio muy grandes riqueças por que den a comer a quantos pobres se ý acayçieren, e buenos lechos en que yagan e piensen de los enfermos fasta que sean sanos o mueran; e los que finaren, que los sotierren por que el buen nonbre del rey, que en su vida fue muy bueno e muy loado e ovo muy grand prez después de su muerte, aya galardón ante Dios e sea ementado en este mundo.

  • 25  G : « Plazençia ».

29E este rey enbió por todas las tierras por maestros de todas las artes, e fizo escuelas en Palençia25 muy buenas e muy ricas, e dioles soldadas conplidamente a los maestros, e los que quisiesen aprender non lo dexasen por mengua de maestros.

9. Cuenta la estoria qu’el rey don Alfonso, que ovo poblada la villa de Mallorcas

  • 26  G : « Cuenta la estoria que después que el rrey don Alfonso ouo poblado la villa de Moya ».
  • 27  G : add. « e sobre los otros lugares e que le farían omenaje que sy él ouiese a Burdel ».
  • 28  G : om. [otra].
  • 29  G : om. [grand].
  • 30  Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

30Cuenta la estoria qu’el rey don Alfonso, que ovo poblada la villa de Mallorcas26, teniendo que Gascoña deuía ser suya, segunt fue en otro tiempo del señorío de Castilla, e fue sobre ella con grand hueste, e cercó luego a Bayona, e corrió toda la tierra en derredor; e teniéndolos çercados, ovieron pletesía con el rey que.l’ darían la costa que avía fecho en aquella venida e que deçercasse la villa, e que se fuese sobre Burdel27, que le diesen llanamente sin otra28 contienda la villa de Bayona. E el rey tóuolo por bien e diéronle muy grand aver. E leuantóse de sobre ella e 134r°b fuese sobre la çibdat de Burdel [e cercóla, e tenyéndola cercada, fue astragando toda la tierra de en derredor. E los de Burdel e] de toda la Gascoña, viéndose en gran peligro e ellos non avían acorro, movieron munchas pletesías al rey, que le daría grand29 algo e que se levantase de sobr’ellos, mas el rey non quería syno<n> que le diesen la çibdat de todo en todo30.

10. Cuenta la estoria que ellos estando en esto, llegó mandado çierto al rey

  • 31  G : « Miramamolín ».
  • 32  G : « pesóle ».

31Cuenta la estoria que ellos estando en esto, llegó mandado çierto al rey cómmo el Miramolín31 de Marruecos era pasado aquend el mar con grand poder de moros, que venían contra él por le astragar la tierra. E quando oyó estas nuevas el rey, posóle (sic)32 muncho de corazón, e entonçe tráxolos pletesía con los de la villa que le diesen la costa que avían fecho, e él que los deçercaría en tal manera que yría contra los moros e que lidiaría con ellos e los echaría de la tierra; e si le Dios dexase tornar con salud, que el rey de Inglatierra, que le veniese dar lid en canpo, en tal manera que los librasse por batalla, e si non, que llanamente le diesen la villa e la tierra e fuesen sus vasallos. E ellos touieron por bien esta pletesía e firmaron su pletesía en vno, e diéronle muy grand auer. E vínose el rey para Castilla e enbió su fijo don Fernando con grandes poderes de gentes que él amaua de coraçón, a correr e astragar tierra de moros.

11. Cuenta la estoria que el infante don Fernando

  • 33  G : « çercó Montanches mas non la pudo tomar, e ».

32Cuenta la estoria que el infante don Fernando, commo bueno e obediente a su padre, mouió con 134v°a aquellas gentes que el rey su padre le diera, e corrió a Baeça, e a Húbeda, e Sant Esteuan, e Jahén, e Andújar, e toda la tierra. E33 tornóse para Calatraua onde era su padre muy rico e muncho onrrado.

  • 34  G : « e mandó aperçebir que se guardasen ».

33E estonçe Mahomat, fijo del Miramolín, movió con grand hueste e vino sobre Saluatierra, e tóuola cercada tres meses, e conbatióla muy fuerte con engenios, en guisa que morieron munchos de los del castillo. E ovo ý munchos feridos, e las torres derribadas, e el muro quebrantado, e en cabo ovieron a dar el castillo. E quando el rey don Alfonso oyó en cómmo el castillo era perdido, temióse que vernía el moro más adelante con sus grandes gentes que traýa. E él non tenía guisado de lidiar con él, e mandó que se guisasen34, e subióse a la sierra de Sant Viçente e duró allá en esta sierra de Sant Viçente bien vn mes, e los moros tornáronse para su tierra.

34E estonçe vino el rey a Maqueda e vio cómmo labrauan el castillo, e mandó que lo non labrasen. E ovo su consejo con los perlados e con los omes buenos de su tierra que más valdría lidiar con los moros o moryr o vençer que ver de cada día tantos pesares e tanto astragamiento en su tierra. E el ynfante don Fernando, que lo avía a coraçón, punaua cada día quanto podía por allegar a la lid, e codiçiava ser en ella, e dezía a su padre que se vengase o tomase muerte. E tanto lo afincó fasta que le fizo jurar que dende a vn año, que le daría batalla a quantos creyesen en Mahomat e que a ella quesiesen venir. E el rey 134v°b vínose para Madrit.

35E él estando ý, vínose para él la reyna, su mugier, e la reyna doña Beringuella, su fija, que era en Segouia. Et estando en Madrit, enfermó el ynfante don Fernando e finó ý, en la era de mill e ciento e treynta e çinco años. E el rey fue muncho quebrantado por su muerte de su fijo, que amaua muncho de coraçón. Et feçieron ý e por todo el reyno muy grandes duelos por él, segunt que vos avemos contado. Et estonçe la reyna doña Beringuella tomó a su hermano e fuelo a enterrar a las Huelgas de Burgos. E fue con ella el arçobispo de Toledo e otros munchos obispos, que leuaron el cuerpo muncho honrradamente asý commo le convenía. E desí, a los quarenta días acabados, tornóse la reyna doña Bering<u>ella para su padre, que era en Guadalajara.

  • 35  G : « muy cuytado ».
  • 36  G : « Xorquella ».
  • 37  G : « Algarande ».
  • 38  G : « Tubas ».

36Et maguer que el rey estaua muy cuydadoso35 e triste por su fijo, non se le oluidaua cómmo avía puesto de yr a la batalla. Et estonçe enbió al papa a pedir cruzada con el arçobispo don Rodrigo. Et el papa otorgó la cruzada e mandóla apregonar por Françia e por otras tierras, e venieron a esta cruzada muy [grandes] gentes. Et entretanto el rey fuese ribera de Yúcar, e cercó vn castillo que ha nonbre Alcalá, e príssola, e cercó Xerquera36 e príssola; e las cuevas de Alganrador37 e a Cubas38, e príssolas, e lleuó dende muy grand algo que teníam los moros alçado. E tornóse con muy grand ganançia.

  • 39  G : « popaua ».

37E dauan muy grande 135r°a espaçio a la su tierra, e pesaua39 mucho a las gentes, por que se podiese acorrer d’ellos para la costa de la batalla que cuydaua fazer. E el rey don Pedro de Aragón vino a él [a] Cuenca e juróle que vernía a la batalla en su ayuda.

  • 40  G : « muncho grant thesoro en Toledo ».
  • 41  G : « razón ».
  • 42  G : add. « e con los conçejos e con la otra gente, que eran por todos catorze mill caualleros ».

38E el rey de Nauarra enbióle dezir que en todas guisas, que vernía en su ayuda. Estonçe tenía el rey muy grand thesoro40 de auer monedado, e muncha vianda e munchas armas, que alçara para tal sazón41. E llegó a Toledo con dos mill e treçientos caualleros de linaje42.

12. Cuenta la estoria que estando el rey en Toledo

39Cuenta la estoria que estando el rey en Toledo, llegó ý el arçobispo don Rodrigo, que fuera demandar la cruzada e predicar por munchas tierras, e començóse de ynchir la çibdat de muy grandes gentes cruzadas de todas las tierras de Europa; e quanto más gente venía tanto era más abondada la çibdat de Toledo. E el rey daua muy largamente la vianda e su auer a quantos ý venían, tan conplidamente commo lo avían mester.

  • 43  G : « lenguajes ».
  • 44  G : add. « munchos males e ».

40Et comenzaron de venir las gentes en el mes de febrero, e fueron veniendo poco a poco todo el yvierno. E llegóse muy grand gentío. Et todos cabían en la çibdat, e todos cabían en ella, mas tantas eran las gentes de munchas maneras e de munchos logares43 departidos que fazían44 muchas soberuias por la villa, e matauan los jodíos, e dezían munchas follias e fazíanlas. Estonçe 135r°b el rey, temiéndose que se leuantarían algunas peleas e algunos males, sacólos de la villa por arte, e mandó apregonar que todos los cruzados fuesen posar a la huerta, ribera del agua, a la sonbra de los árboles, por se defender de las calenturas. E ellos, quando esto oyeron, plógoles ende, e fuéronse para allá e fincaron sus tiendas por la huerta. Mas commo eran gentes departidas e sin mesura, cortaron todos los árboles, que non dexaron ý rrama. E allý estudieron fasta que movió el rey e la hueste de Toledo, dándoles el rey quanto avían mester.

  • 45  G : « Burdel ».
  • 46  G : « Jofre de Rrenco ».
  • 47  G : « don Reuerte de la Poyreza ».
  • 48  G : « Thibalte de Baçón ».
  • 49  G : « el vizconde de Corena ».
  • 50  G : « Jofre de Mançel ».
  • 51  G : « Moris de Breón ».
  • 52  G : « Çentol de Astarate ».
  • 53  G : « e otros rricos omnes de piteos e de arnés ».
  • 54  G : « E al rey ».

41E a ocho días después de Çincuesma, entró el rey de Aragón en Toledo el día señalado que posieron de ser con el rey. E fue reçebido con muy grand onrra e con grand proçessión, e fincó sus tiendas en las huertas del rey. E ovo ý gentes de allén los puertos de Aspa e éstos que vos contaremos: condes e viscondes, e omes de muy grand cuenta, el arçobispo de Videl45, e el arçobispo de Narbona, e el abat de Çistel, e Jofre Rodel de Vaya, e Jofre de Argentón, e el visconde de Castielarte, e Jofre de Raén46, e don Riuerte de la Poyriega47, e Tibalat de Laçón48, e el visconde Cornea49, e Vgo de Argentón, e Jofre de Mayrtel50, e Moris de Brenón51, e Vgo de Loferán, e el conde de Benavente, e Çentol de Astanrad52, e Saus de la Varca, e otros ricos omes de patos e de apios53, e muncha de otra gente menuda. E el rey54 de Aragón llegaron sus conpañas de rricos omes e de otros 135v°a munchos caualleros muy bien guisados. E fueron por todos dos mill e sieteçientos caualleros muy bien guisados, e el rey don Sancho de Nauarra con treçientos caualleros.

42Para esto conplir, avía mester el rey don Alfonso doze mill maravedís de aquella tierra, que era buena moneda, e esto para las gentes de otra tierra, sin la costa que fazían con las gentes de su señorío; ca avía ý de fuera del reyno bien treynta mill caualleros e más el gentío menudo, que era sin cuenta.

  • 55  G : « don Tello, obispo de Plaçençia ».
  • 56  G : « don Pedro, obispo de Áuila ».
  • 57  G : « don Diego Lopes de Haro e los condes de Lara, don Áluaro e don Ferrando e don Gonçalo, e Lop (...)
  • 58  G : « don Garçi Arnuldes ».

43E los perlados del reyno de Castilla fueron éstos: don Rodrigo, arçobispo de Toledo, e el obispo de Palençia55, e don Sancho, obispo de Çigüença, e don Melendo, obispo de Osma, e don Pedro de Áuila56; e del reyno de Aragón, don Garçía, obispo de Tarragona, e don Beringuel, electo de Barçilona; e de Castilla ricos omes: don Diego López de Faro57, e Ruy Díaz de los Cameros, e Áluar Díaz, su hermano, e don Gonçalo Ruyz Girón e sus hermanos, e munchos otros nobles omes que sería luengo de contar, e don Pedrarias, maestre de Santiago, e don García Ajuualdes58, prior de Sant Johan, e don Ruy Díaz, maestre de Calatraua, e don Gómez Ramírez, maestre del Temple.

13. Cuenta la estoria que a tercer día después de sant Johan

  • 59  G : om. [e el rey de Nauarra con los suyos].

44Cuenta la estoria que a tercer día después de sant Johan, movió el rey don Alfonso de Toledo con toda su hues-135v°b te. E los de allend el puerto avían por caudillo a don Diego López, e el rey de Aragón yva a su parte con los suyos, e el rey de Nauarra con los suyos59, e otrosí el rey don Alfonso a su parte con los suyos. E asý pasaron Guadalferça e fueron a Malagón, e çercaron el castillo, en que avía munchos moros, mas todos fueron muertos e quemados e tomaron el castillo por fuerça.

  • 60  G : « Abén Calez ».
  • 61  G : « e aluergaron ende en derecho de Calatraua ».

45E movieron dende e fueron a Calatraua. E estaua ý Abén Calas60 con dozientos caualleros e otro grand gentío de moros. E los moros echaron munchos abrojos de fierro por los caminos e por los passos de Guadiana para en que se mancasen los omes e las bestias; mas tal ora commo lo entendieron, cogiéronlos todos e passaron con la merçed de Dios muy bien a Guadiana, e llegaron en derecho de Calatraua61. E teníanla los moros bien bastiçida de omes e de armas, e por somo de las torres munchas señas e pendones de munchos colores.

46E otro día de mañana movieron de allý e çercaron el castillo. E yoguieron ý yaquantos días, dubdando que lo non podrían tomar, ca del vn cabo çércalo Guadiana e del otro cabo tenía el muro e las torres muy altas. E por ende tenían por mejor de yr a la batalla que non de la conbatir. Pero al cabo fezieron de sý quatro partes. E el rey de Castilla conbatía a su parte, e el 136r°a rey de Aragón a la suya, e el rey de Nauarra a la suya. E conbatiéronla tan fuertemente de cada parte e tantas eran las piedras e las saetas que matauan las aves que yvan bolando, e non ossaua moro andar nin assomar por la villa, que tan grande fue la priesa que le dieron que la gente del rey de Castilla tomaron la vna torre e la gente del rey de Aragón tomaron la otra, e pusieron en ellas munchas gentes.

47E los moros viéronse maltrechos, e traxieron pletesía que los dexasen salir con los cuerpos e que darían la villa e todo lo ál, mas los françeses non querían sinon que los matasen. Mas los reys tovieron por bien que los dexasen yr, porque eran cavalleros e omes onrrados. E entregaron la villa e fuéronse su vía sin averes e sin armas. E don Diego López de Faro púsolos en saluo, e quanto aver avía en la villa, diolo el rey don Alfonso al rey de Aragón e al rey de Navarra, e a las otras gentes de allén los puertos que venieron cruzados.

  • 62  G : « con çiento e treynta ».
  • 63  G : « Tibalt ».

48Pero al cabo veniéronle dezir que non tenían qué comer. Estonçe el rey partióles mill cargas de vianda e çinquenta mill maravedís en dineros, e con todo esto non los pudo tener, e tornáronse para sus tierras. E fincó don Giraldo, arçobispo de Narbona, con CL62 caualleros, e Ryblant63 de Vascón, que era noble omne de linaje de Castilla. Et el rey ovo grand pesar, e punnó 136r°b en los rogar que fincasen, mas non pudo con ellos. E esto non lo fazía él por que él dexase de acabar su fecho sin ellos, mas por que non dixiesen que los perdía por su culpa. E el rey de Aragón e el rey de Nauarra fincaron con toda su gente e feçieron commo dixo Salomón: «Sy quesieres ganar amigo, acórrelo a la ora de la cuyta».

  • 64  G : « e posaron derredor de Saluatierra ».

49E pues que se tornaron los de allén los puertos, que era muy grand gente, e los de España fincaron en su cabo, e movieron de allý e fuéronse para la batalla. E quando llegaron a Alarcos, falláronla desanparada, e Benauente e Caracuel otrosý. E estos tres reys, en nonbre de la santa Trinidat, fueron de vn talento para yr a la batalla, e passaron en derredor de Saluatierra64, e allý feçieron alarde cada vno con sus conpañas. E quando se cataron, viéronse tan grand gente e tan bien guisados que non dieron nada por los françeses e por la otra gente que se tornara, ca vieron tan grand gente e tan bien guisados que non fazían mengua, que tanta era la gente que ý fincaua e tan buena que non ha omne en el mundo que non se toviesse por entrego e por alegre d’ella el que la oviese en su ayuda, e muncho deuía pesar al que la oviese en su destoruo.

  • 65  G : « el puerto del Muladar ».

50E otro día movieron de allý e fueron aluergar a la Foxuda de medio, e otro día a la otra Foxuda, e otro día al pie del puerto del Muradal65. 136v°a

14. Cuenta la estoria que Mahomat

  • 66  G : « Miramamolín ».
  • 67  G : « asmauan ».
  • 68  G : add. « et enflaqueçerían munchos d’ellos ».
  • 69  G : « que se enbataría ».

51Cuenta la estoria que Mahomat, Miramolín66 de Marruecos, tenía sus gentes allegadas en derredor de Jahén. E allý atendié las gentes de los christianos, e non tenían en coraçón de lidiar, ca se temía de las aiudas que vernían con el rey, pero que asmaua67 que enfermarían los christianos con las aguas e morrían68, e que les menguaría la vianda e se tornarían munchos d’ellos, e estonçe que se conbatería69 con ellos e que se le non defendrían, con flaqueça, e sy por ventura non se tornaran asý fuera, ca ellos enfermaran asý todos e morieran con las aguas malas. E por verdat asý fue, que enfermaron munchos d’ellos e morieron, ca les prouó la tierra e el agua de Gudiana, pues quanto más sy adelante fueran.

  • 70  G : « Miramamolín ».
  • 71  G : « Miramamolín ».

52E quando las gentes de allén los puertos se tornaron, fueron con estas nuevas para el Miramolín70 enasçiados que andauan en cassa del rey, [e] dixieron cómmo era tornada la mayor gente de los christianos e que non avían vianda e que tenía tiempo de se vengar de los christianos e de los quebrantar para siempre. E quando esto oyó el Miramolín71, mudó su corazón de lo que ante tenía, pensando que non querría pasar a Jahén adelante. E con estas nuevas, cobró coraçón e esforçóse e movió con toda su conpaña de Jahén e vínose para Baeça. E enbió vna grand gente de moros que guardasen el puerto de Tolosa, que non dexasen pasar los 136v°b christianos, e subieron suso en la sierra por que lo guardasen mejor, e que les yría menguando las viandas e que se tornarían. Mas el Nuestro Señor Dios ordenólo mejor, en guisa que tomó él ý grand seruicio.

53Estonçe don Diego López de Haro enbió a su fijo Lope Díaz e a dos sus sobrinos, Sancho Fernández de Cañamera e Martín Moñoz de Finojosa, que fuesen tomar el puerto. E fueron con ellos muy grand gente e buena. E quando fueron en somo de la sierra, çerca del Ferral, fallaron bien dos mill caualleros de aláraves que los fezieron desçender del puerto por fuerça los christianos a los moros.

  • 72  G : « a la ora de la nona ».
  • 73  Absence de signe d’abréviation sur le n.

54E otro día jueves, a la ora de la mañana72, llegó la hueste al pie del puerto e sobieron d’ellos en somo, mas la mayor parte de la hueste quedaron de yuso, çerca del agua. E otro día viernes, de mañana, sobieron los reys al puerto e fincaron ý sus tiendas; este día fue preso Ferral. E so el castillo de Ferral avía vnas gargantas e vnos valles malos, fuertes, e de fuertes montañas73 e de grandes angusturas, e tenían guardados muy bien los passos, de tal guisa que los christianos non podieran passar menos de grand daño. E estauan los reys a muy grand pensamiento cómmo o por quál manera podrían passar a los moros.

15. Cuenta la estoria que ellos estando en este pensamiento

55Cuenta la estoria que ellos estando en este pensamiento, llegó vn omne por la merçed de Dios en semenjança de pastor que demandaua por los reys a muy 137r°a grand priesa, mas commoquier que el pastor semejaua çierto ángel, mensajero de Dios fue. E estonçe fueron con él ante los rreys, e díxoles:

—Reys, non estedes en ese cuydado, ca yo vos mostraré muy buen lugar por onde pasedes sin peligro a los moros, ca yo sé muy bien las sendas e los passos por esta tierra, ca munchas veçes andide por aquí con mi ganado; e yo vos leuaré por lugar onde ayades muy buenas yeruas e muy buenas aguas frías e sanas.

  • 74  G : « por vna cuesta llana ».

56E quando esto oyeron los reys, plógoles muncho de coraçón, ca era guisado, e prometieron de le fazer sienpre merçed por ello; mas apenas lo podían creer, porque era ome que non conoçían e reçelauan de aventurar su fazienda por consejo de vn tal e tan sotil omne. Pero al cabo enbiaron con él dos ricos omnes bien guisados por saber si era asý commo dezía el pastor; e el vno fue Diego López, que leuaua el pendón del rey de Castilla, e el otro fue don Garçía Ramiro, que leuaua el pendón del rey de Aragón. E guyólos el pastor tan bien por vna cuesta ladera74, a somo de vna sierra, onde fallaron grand llano, así commo el pastor dixiera. E fallaron ý buenas aguas e grand pastura e muy buenas yeruas, e aluergaron ý aquella noche. E enbiaron mandado a los reys que se mouiesen, que muy bien les guiara el pastor.

57E al sábado mañana, movieron los reys de Ferral e dexaron el castillo derribado, e movieron para aquel logar por onde fueron los ricos omnes, que diçen agora la Senda del emperador. 137r°b E guiólos aquel pastor en tal manera que los puso ante los moros. E quando los moros vieron que los christianos eran passados ante ellos, pesóles muncho de coraçón e fueles muy grand mal. E los reys mandaron fincar sus tiendas en vn logar muy bueno, a ojo de los moros.

  • 75  G : « vino ».
  • 76  G : « e venían ».
  • 77  G : « E todo aquel día estouo el moro sus azes paradas ».
  • 78  G : « e nunca quedaron andándoles ».

58E otro día domingo de mañana, mandó el Miramomelín traer su tienda, e fincó en derecho de la del rey de Castilla, e vio75 sus azes paradas de munchos moros bien acabdelladas e de munchos reys para le dar batalla. Mas los christianos non tovieron por bien de lidiar aquel día, porque traýan los cavallos cansados del puerto [que tenían]76 armados, e otrosý por que podiesen ver en quál guisa venían los moros e qué poder tenían. E todo aquel moro (sic) las azes paradas77 fasta ora de nona, atendiendo lid, e nunca quedaron andoles (sic)78 en derredor aláraues, e turquos tirándoles saetas. E quando entendió que non lidiarían aquel día, mandó arredrar su tienda e tornóse onde estauan antes.

59E esto tovieron los christianos por buena señal e que les faría Dios merçed. Don Rodrigo, arçobispo de Toledo, e los otros perlados andauan por la hueste predicando e otorgando el perdón a todos aquéllos que de buen corazón entrasen en aquella batalla. Et mandaron que comulgasen e se guisasen para otro día lunes cómmo entrassen en la batalla.

16. Cuenta la estoria que otro día lunes

  • 79  G : « Desí, ante que el sol saliese ».
  • 80  G : « don Diego López de Haro ».

60Cuenta la estoria que otro día lunes, fue el pregón echado desde la medianoche ayuso por toda la 137v°a hueste de los christianos, que de grand manera se armasen para la batalla. E al alua del día, los perlados dixieron sus misas e comulgaron todos los que quisieron tomar el cuerpo de Dios. E desý ante que él saliese79, fueron armados todos e salieron al canpo, e dio el rey la delantera a don Diego de Haro80. E segunt cuenta el arçobispo don Rodrigo, dize que apareçió en el çielo vna cruz muncho fermosa de munchos colores que vieron los christianos. E toviéronlo por buena señal. Estonçe diz que se le paró delante su fijo Lope Díaz, e dixo:

—Don Diego, pídovos por merçed, commo a padre e a señor, que pues el rey vos dio la delantera, que en guysa fagades commo non me llamen fijo de traydor. E miénbrevos el buen prez que perdistes en la de Alarcos, e por Dios queredlo ý cobrar, ca oy en este día podedes fazer emienda a Dios, sy en algún yerro le caystes.

61E estonçe don Diego boluióse contra él muy sañudo e díxole:

—¡Llamarvos han fi de puta, mas non fi de traydor!, que en tal guisa obraré yo, fío en la merçed de Dios. Mas yo veré en quál guisa guardaredes padre e señor en este logar.

62Estonçe tornó contra él Lope Díaz e besóle la mano, e dixo:

—Señor padre, vós seredes aguardado de mí commo nunca fue padre de fijo. En el nonbre de Dios entremos a la batalla.

  • 81  G : « e ganó aquel día buen prez con ella ».
  • 82  G : « e Gonçalo Ximenes ».
  • 83  G : « E Nuño Peres de Guzmán e Tibalte de Blascón ».
  • 84  G : « de Leyt ».
  • 85  G : « e don Miguell de Loyasa ».

63Don Diego López tomó consigo quinientos cavalleros muy bien guisados e sus fijos, Lope Díaz e Pero Díaz, et vn su cormano, don Yeñigo de Mendoça, e sus sobrinos, Sancho Feranz 137v°b e Martín Moñoz. E era su alferçe don Pedro Arias, que touo aquel día su pendón, e eran con él el conçejo de Madrid; e la vna costanera dio el rey a Ruy Díaz de los Cameros e a su hermano, Áluar Díaz, et eran con ellos Gómez Pérez el asturiano e don Garçía Ordóñez, e Johan Gonçález de Huzero, e don Gonçalo Gómez, et concejos, el de Soria, e de Almança, e de Atiença, e Sant Esteuan, e Berlanga, e Ayllón, e Medinacely; e la otra costanera, el conde don Gonçalo, e eran con él las órdenes de Santiago e de Sant Johan e de Calatraua e el Temple, e conçejos, Cuenca e Huete e Alarcón, e todos los otros concejos d’esa frontera fasta en Toledo. E yva el rey don Alfonso en la postrimera az, e yva con él el arçobispo de Toledo e don Áluar Núñez de Lara, su alferçe, que llevaua la su seña, que ganó aquel día buen prez81, et el conde don Fernando, e don Garçía Ruyz Girón e sus hermanos, Nuño Ruyz e Rodrigo Rodríguez e Pero Ruyz e Áluar Ruyz, e don Gil Manrrique e don Gómez Manrrique e don Alfonso Téllez, e Fernán Garçía e Abril Garçía e Ruy Garçía, todos tres hermanos, e don Rodrigo Pérez de Villalobos e don Guillem Gonçález e Gonçalo Yváñez82, que fue después maestre de Calatraua, e don Guillem Pérez e Nuño Pérez de Guzmán83, e munchos otros ricos omnes que aquí non son contados, e conçejos los caualleros de Toledo e el de Medina del Campo e de Valladolit e de Olmedo e de Arávalo e de Cuéllar e de Coca e de Plaçençia e de Béjar. 138r°a E el rey de Navarra yva de la diestra parte, e con él sus rricos omnes, don Almorauín e don Pero Martínez de Larante84, e don Pero Garçía de Premmis, e don Gómez Garçía e don Gorziello, alferçe que tenía la su seña; e eran con él los conçejos de Segouia e de Áuila. E el rey don Pedro de Aragón yua de la siniestra parte, e dio la su delantera a don Garçía Romero; e en la vna costanera yvan don Ximón Coronel e don Asnar Pardo, e en la otra costanera don Haco de Fozes e don Pero Maça de Corrella. E en la az postrimera yva el rey con estos ricos omes: don Sancho e Muño Sánchez, que fue aquel día cauallero nouel, e el conde d’Anpurias, e don Guillén de Córdoua, con grant conpaña de fijos e de parientes, e don Guillem de Ceruera, e el conde de Vrgel, e don Sancho Sanches de la Barcha, e don Cestol d’Astarant, e don Guilarte de Cabrera, e don Miguel de Liosa85, que era alferze del rey, que touo la su seña, e don Ximén de Aynar, e don Rodrigo de Liçena.

64E d’esta guisa yvan todos ordenados, sus azes paradas por el canpo. E por do yva el rey de Castilla era buen canpo e llano, e por do yva el rey de Aragón era lugar estrecho, que non avía por do se estender; pero yvan bien acabdellados, segunt que convenía.

17. Cuenta la estoria que del otro cabo venía el Miramolín

  • 86  G : « Miramamolín ».
  • 87  G : add. « para guardar el Miramamolín ».

65Cuenta la estoria que del otro cabo venía el Miramolín86, sus azes paradas commo las él ordenó por 138r°b la grand mañana, e muy bien acabdellados de reys e de munchos altos omes. E allý donde estaua la su tienda, fizo fazer vn grand corral de omes armados e muy espesos, e atados vnos con otros con cadenas, que non podiesen foyr avnque quisiesen. E estos atados fueron más de çient veçes mill moros todos negros; e todos tenían lanças e daragas e espadas, e en el corral munchas ballestas e ballesteros, e en derredor munchas archas de saetas, vnas sobre otras. E estauan dentro en el corral munchos reys e munchos altos omes, e bien treynta mill caualleros con ellos, muy bien guisados para guardar el Miramomelín. E delante del corral avía tantas azes paradas de caualleros muy bien guisados87 que espanto serýa de lo oýr. E de fuera de las azes andauan ballesteros e arqueros que non avían cuenta, e otros con dardos e con tragaçetes e con gurguzes que tan bien ferían, tornando commo fuyendo; e d’éstos e de los otros era tan grande la muchedunbre que non ha omne que lo podiesse asmar nin lo contar, fueras tanto que sopieron los reys después que eran ochenta mill caualleros, mas a la gente de pie nunca le sopieron poner cuenta.

  • 88  G : « el Miramamolín ».
  • 89  G : « e con él munchos reys ».
  • 90  G : « e desuso vestida ».

66E el Miramolín88 desçendió del cauallo en medio del corral, e con él e (sic) munchos reys89 e altos omes, e los viejos de la su ley que estauan orando e rogando al Criador. E el Miramomelín estaua armado 138v°a muy bien e vestida90 vn almexía negra de vn xamete, e sobre aquélla, otra almexía que non avía costura ninguna, e su espada al cuello, e tenía el libro del Alcorán ante sý, que es libro de los mandamientos que Mahomat dio a los moros por ley.

18. Dize la estoria que desque las azes fueron paradas

  • 91  G : « al ».

67Dize la estoria que desque las azes fueron paradas en el canpo de los christianos e de los moros, don Diego López, que tenía la delantera del rey de Castilla, fue ferir en los moros. E commo él fue muncho esforçado e muncho atrevido, quebrantó las azes todas de los moros e passó por ellas de la otra parte del corral, e fincó allý con pocas de sus conpañas dando golpes e feriendo; e el polbo era tamaño que los suyos non lo podían deuisar para lo guardar, e avn aguardaua Sancho Feranz la seña de Madrid, cuydando que era el pendón de don Diego. E don Diego estaua en muy grand priessa, ca non tenía consigo más de quarenta cavalleros, pero por priessa que le dieron, nunca le podieron arrancar de aquel logar, ante le costaua muy caro el91 que se le allegaua.

  • 92  G : « e a la tierra ».
  • 93  G : « E el poluo era atán grande que sobía sobre las sierras e tornaua todo el ayre ».

68Otrosý don Garçía Romero, que tenía la delantera del rey de Aragón, ferió en los moros e quebrantó las azes. E fueron llegando las costaneras e fezieron esso mesmo. E desý llegó el rey de Aragón, e de tal guisa los quebrantó que bien entendieron que 138v°b rey era, e por onde él passaua, semejaua fuego biuo que los quemava a ellos e a la tienda92. E el poluo era tan grande que subía sobre las sierras, e tornaua toda la tierra en poluo, [e] era atán grande que escurezía el ayre93. E ovo ý estonçes munchos moros muertos e muy grande astragamiento en ellos.

69E quando llegaron las costaneras de Castilla, fueron los moros en muy gran coyta e comenzaron de foyr e a derramar a cada parte. E estonçe el Miramomelín, commo omne de grand esfuerço e de grand brío, caualgó en su cavallo e mandó ferir muy fuerte los atanbores. E començó de meter muy grandes bozes e de esforçar los suyos, deziendo que tornasen e que lo non desanparasen asý en poder de christianos, que él allý quería morir, e por ninguna manera non saldría del campo. Estonçe fueron esforçando los moros e quedando que yuan ya vençidos. E con el su esfuerço que les dio, començaron de lidiar e de ferir tan de rezio que fezieron a los christianos estar en sý, e algunos ý ovo como vençidos. E lleuauan las señas arrastrando, pero non de los nobles omes.

70Et quando el muy noble rey don Alfon<so> esto vio, dixo a don Rodrigo, arçobispo de Toledo:

—Ruégovos, amigo, que aquí moramos yo e vós.

71E desý cogió vna lança en la mano e ývalos feriendo e denostándolos, e deziendo que tornasen e non fuyesen commo malos, que 139r°a mejor les era onrrada muerte que mala vida afrontada para siempre. Estonçe fízoles tornar mal de su grado. E estando en esto, enbióle dezir don Diego al rey que fuese tomar la onrra que Dios le quería dar, ca la batalla serýa vençida solamente que él llegasse.

19. Estonçe mandó el rey a don Gonçalo Ruyz Girón

72Estonçe mandó el rey a don Gonçalo Ruyz Girón que fuese acorrer a don Diego López, que non tenía más de quarenta caualleros, e él fízolo muy de buenamente. E aquella sazón estaua la batalla en pesso que non se vençía de ninguna parte. Estonçe mandó el rey don Alfonso mouer todos los suyos esforçándoles e deziéndoles:

  • 94  G : « nuestro ».
  • 95  G : « ganaremos ».

—¡Feritlos, amigos e vasallos, ca vuestro94 es el día, e agora ganaredes95 prez para siempre e fincaremos ricos e onrrados!

73E tan de rreçio feryó por las azes que pasó la delantera. E por do él pasaua, salía fuego e çentellas que ençendían las yeruas, ca era mediado el mes de julio, quando las yeruas están secas e las calenturas son muy fuertes. E las sierras e los valles todos resonauan de los grandes golpes e munchos que allý eran dados.

  • 96  G : « e saltó dentro sobre los moros. Los caualleros que lo guardauan, quando esto vieron, fiziero (...)
  • 97  G : om. [E allý fue la batalla muy seguida e la grand mortandat en los moros].

74E quando llegó el rey al corral del Miramomelín, adonde estaua, falló tan çercado de moros atados vnos con otros que non podían fallar logar por onde él podiese entrar, ante lanças que estauan metidas vnas con otras. Estonçe don Áluar Núñez, que tenía la seña del rey, quando 139r°b non pudo fallar logar por onde entrasse en el corral, boluió las riendas al cauallo e diole de las espuelas a desoras, e saltó dentro sobre los moros con los cavalleros que lo aguardauan. E los otros, quando esto vieron, fezieron esso mismo96. E d’esta guissa fue el corral quebrantado, feriendo e matando en los moros. E otrosý el rey de Aragón, de la otra parte quebrantó él el corral, e los caualleros de Castilla e de León feriendo e matando, que se non dauan vagar. E allý fue la batalla muy seguida e la grand mortandat en los moros97, e allý ovo grandes golpes e tantos cuerpos descabeçados e tantas cabeças cortas que non ovo ý cuenta; e con la grant priesa que les dauan los christianos viénse en tan grand coyta que non quesieran ý estar por todo el oro del mundo. E estonçe el Miramomelín, con la grand priesa que.l’ dauan e en que era, mandó tocar vn tanborete para fuyr e mandó que pensasen de guaresçer.

20. Cuenta la estoria que el Miramomelín cavalgó

  • 98  G : om. [chritianos].
  • 99  G : add. « fecho ».

75Cuenta la estoria que el Miramomelín cavalgó en vn cauallo que era de munchas colores, e començó de fuyr a más poder. Mas los nobles reys christianos, feriendo e matando e nonbrando cada vno su apellido, e el rey don Alfonso deziendo «¡Feritlos, amigos, ca éste es el día que yo deseaua ver!», e tan grande fue la mortandat de los moros que [non] podían yr ante los christianos98 moros muertos adelante. E sy algún tuerto tenían99 los moros a los 139v°a christianos, bien fezieron emienda de todo e non catauan por ál sinon por foyr.

  • 100  G : add. « fuyendo ».
  • 101  G : « los moros ».

76E yendo foyendo e los christianos matando, llegó el Miramomelín100 a Baeça con quatro cavalleros solos. E los de Baeça preguntáronle cómmo farían e él non osó ý fincar, e díxoles que feziesen commo podiesen, que él non podía dar consejo a sí nin a ellos. E tomó otro cauallo allý e llegó essa noche a Jahén, ellos101 yendo vençidos de todo en todo.

  • 102  Absence de signe d’abréviation sur le n.
  • 103  G : « Bilches ».
  • 104  G : « do estaua el noble rrey don Alfonso ».
  • 105  G : om. [muy loçano].

77El rey don Alfonso era cansado del grant trabajo que tomara, e de la grant quexa que se diera; e fincó en la tienda del Miramomelín e retouo en sý el canpo. E el rey de Aragón e el rey de Navarra e la mayor parte de toda la gente fueron en pos los moros matando e derribando. E los moros alçáronse munchos d’ellos a vna peña alta que fallaron caualleros e omes a pie, coydando allý escapar. E en llegando los christianos a la peña, dexóse caer la peña102 con los moros e morieron todos allý. E los christianos passaron a Guadarizas en el alcançe, e llegaro<n> fasta cerca de Bilihis103. Et de allý se tornaron para el canpo do estaua el muy (sic) rey don Alfonso104, muy loçano105 e muy bienandante, atendiéndolos. E el rey de Aragón traýa vn golpe por los pechos de lança, e saliéle el algodón del perpunte por él, pero non pasara a la carne. E quando lo vio el rey don Alfonso, díxole:

—Hermano, sabor avía quien vos esse golpe dio de non criar rey.

78Estonce mandó 139v°b luego desarmar al rey e al de Nauarra, e allý folgaron ocho días cogiendo el canpo, e fallauan los moros en las enzinas e en los alcornoques, e allý los dauan munchas lançadas, e asý los derribauan dende.

  • 106  G : « quemar ».

79E segunt cuenta el arçobispo don Rodrigo, diz que segunt fue después fallado en verdat, de ochenta mill caualleros que ellos eran, morieran ý bien treynta e cinco mill, e entre omes a cavallo e de pie morieron ý dozientas veçes mill omes moros, e de los christianos non morieron ý más de ciento e quarenta. Muy grande fue el algo que los christianos fallaron en el canpo: muncho oro e plata, munchas piedras preciosas e muncho aljófar, e munchos paños preciados de oro e de seda e de lana e de lino, e munchas otras nobleças, e munchos cauallos e otras bestias; e la vianda que allý fallaron, apenas podría ser contada. E en aquellos ocho días que allý moraron, diz que los más de los omes non querían ál comer106 sinon astas de lanças e de saetas e de armas que los moros traýan, lo que omne non podía creer maguer sea verdat. Et tan grande era la munchedunbre de los moros que los christianos non podían poblar la meatad del rreal que los moros tenían.

21. Cuenta la estoria que la tienda del Miramolín era de sirgo bermejo

  • 107  G : « de sirgo colorado ».
  • 108  P : lac. fol.140-141.

80Cuenta la estoria que la tienda del Miramolín era de sirgo bermejo107 e muy ricamente obrada. E esta tienda dio el rey don Alfonso al rey de108Aragón. Estonçe mandó el rey a don Diego, señor de Viscaya, que partiese el canpo commo él quisiese. Estonçe don Diego partiólo d’esta guisa:

—Señor, todo el algo que nós avemos e vós e los fijosdalgo auemos de auer en esta batalla que fue del Miramamolín, segunt que está en el corral, sea todo del rrey de Aragón e del rrey de Nauarra. E a vós, señor, dó la onrra de la batalla, que la deuedes auer. Señor, sy las otras gentes algo ouieron ende, que se preste cada vno de lo que ganó, ca non sería guisado lo ál.

81E el rrey don Alfonso agradesçiógelo muncho e touo que partiera bien e confirmó su juyzio. E otrosý el rrey de Aragón, e otrosý el rrey de Nauarra touieron que don Diego sopiera guardar la onrra de su señor muy bien e que diera a ellos muy grant algo. E asý fueron todos pagados de lo que don Diego mandara.

82Otro día mouieron dende e fuéronse para Bilches, e çercaron el castillo; e los moros dieron el castillo en tal que los dexasen sallir con sus cuerpos. Estonçe tomaron el castillo de las Nauas de Tolosa. Desý fuéronse para Baeça e falláronla yerma, que non auía ý ninguno synon yaquantos moros que fallaron dolientes en la mesquita, e quemáronlos. E fuéronse para Vbeda, que estaua liena de moros que se acogieran ý de todas partes, en guisa que eran ý bien quarenta mill moros. E conbatieron la villa en derredor e muncho ayna ganaron tres torres. Los moros, con la gran quexa, desanpararon la villa e acogiéronse al alcáçar, et pleytearon que diesen al rrey mill vezes mill marauedís de plata e que los dexase en su villa por vasallos del rey don Alfonso, e que le diesen cada vno tributo sabido; e d’esta pleytesía plazía a algunos e a otros pesáuales. E en cabo el arçobispo de Toledo e el de Narbona e los otros perlados mandaron, so pena de descomunión, que non ouiese ý pleytesía ninguna, sy non, que todos fuesen tomados por fuerça.

83Estonçe conbatiéronlos e tomáronlos, e mataron munchos d’ellos e munchos catiuaron, e tomaron todo el auer. E el rrey don Alfonso quisiera yr más adelante, mas los reys de las otras tierras non lo pudieron sofrir, ca enfermauan de mala guisa. E auían grant sabor de se torrnar para sus tierras, e el rrey non pudo ál fazer, e torrnáronse para Toledo onde fueron muy bien rresçebidos de christianos e de moros e de judíos, que salían fuera de la villa con juglares e con estormentes, e los arçobispos con toda la clerezía e con grant proseçión, loando a Dios quanta merçet les fiziera e que los traýa sanos e con grant onrra.

84E allí partió el rrey sus donas con los reys muy granadamente e con todos sus vasallos, en guisa que todos fueron ende pagados. E al rey de Nauarra torrnó catorze castillos de los que auía ganados, segunt que auedes oýdo en la estoria. Desí partiéronse por muncho amigos e fuéronse para sus tierras muy ricos e muncho onrrados.

22. Cuenta la estoria que el rrey don Alfonso

85Cuenta la estoria que el rrey don Alfonso, pues que fyncó en su regno catando cómmo lo seruieran sus condes e sus ricos omnes; e por les dar galardón, heredólos muy bien e púsoles más tierra de quanta tenían, e fízolos yr para sus tierras muy ricos e muncho onrrados. E esta batalla de las Nauas de Tolosa fue en la era de mill e dozientos e çinquenta años, e fue en lunes, catorze días de jullio.

23. Cuenta la estoria que el rrey don Alfonso fincó en Toledo

86Cuenta la estoria que el rrey don Alfonso fincó en Toledo yaquanto, porque estaua flaco del grant trabajo que tomara a guaresçer, mas enpero non pudo estar que en aquel mismo año non sacase hueste en el mes de febrero; e çercó el castillo de Dueñas, e diolo a los frayles de Calatraua cuyo fuera ante. E tomó otro castillo que dio a la orden de Santiago. Desí tomó el castillo de Alcaras, que era muy fuerte e muy famado, e onde le venía grant dapño a la tierra de los christianos. E tomó otro castillo que ha nonbre Rriopa e echólos dende.

87Desý torrnóse para Toledo, do era la reyna su muger e su fijo don Enrrique e su fija doña Berenguela, reyna de León, e sus nietos don Ferrando e don Alfonso. Estonçe vino la majadura de Dios en España, que fue el año tan malo e tan apretado que caýan los omnes muertos por las calles pidiendo pan e non auía quien ge lo dar. E maguer el rrey fazía mucha merçet e daua muncho por Dios a los pobres, non podía ý poner consejo a los ricos omnes e los otros omnes buenos de la tierra. E los obispos fazían muncho bien a los pobres, mas tanta era la munchedunbre de los pobres e la vianda tan poca en la tierra que los non podían abastar. E non fallesçió tan solamente aquel año el fruto de la tierra mas los ganados e las aues, et todas las otras bestias et animalias de la tierra que non criaron nin dieron fruto commo solían; e murieron este año munchos cauallos e otras bestias de caualgar, por mengua de paja e de çeuada.

88E maguer que tanta fue la pestilençia en la tierra, et <e>l muy noble rrey non quiso çesar de fazer bien. Estonçe vino el rey de León a él a Valladolid e ouieron ý sus vistas, et abeniéronse e pusieron su amor en vno. E el rrey de Castilla torrnó al rey de León dos castillos, el Carpio e Monrreal, pero por pleito que los derribasen; e enbió con el rrey de León a don Diego Lopes de Haro e derribaron los castillos. E fyncaron amos los reys de fazer guerra a los moros. E d’esa vez tomó el rrey de León a Alcántara e diola a la orden de Calatraua. E porque Calatraua era cabeça de Castilla, touo por bien el rrey de León que la orden ouiese otra cabeça en el su regno; e por esta razón fizieron maestre en Alcántara pero que fuese obediente a Calatraua.

24. Diz la estoria que en la era de mill e dozientos e çinquenta e vn años

89Diz la estoria que en la era de mill e dozientos e çinquenta e vn años, en el mes de nouienbre, sacó el muy noble rrey don Alfonso de Castilla su hueste e çercó la villa de Baeça. E teniéndola çercada, tan grande fue la mengua allý de la vianda en los de la hueste que comían la carrne de los asnos. E tóuola çercada grant sazón, mas con la grant quexa de la fanbre, puso tregua con los moros e torrnóse para su tierra. E quando llegó a Calatraua, falló las gentes muy lazradas de fanbre, e el rrey e los rricos omnes partieron con ellos la vianda que traýan cada vno de lo suyo. E el arçobispo don Rodrigo dio muy grant algo a los frayles en dineros e en vianda, por tal que non fyncase desanparada Calatraua, e fyncaron por anparar la frontera desde las ochauas de Pifanía. E dáuales de comer de cada día, e esto duró fasta las ochauas de Sant Johan, que por la piedat de Dios dio la tierra fruto. Estonçe pobló a Milagro, porque por allý venían los moros a fazer dapño a Toledo. E quando los moros sopieron cómmo era poblado el castillo de Miraglo, pesóles muncho. E vinieron sobr’él seteçientos caualleros e dos mill omnes a pie et conbatieron el castillo fuertemente: pocos fyncaron que non fueron muertos o presos, de los moros murieron munchos de piedras e de saetas. Desý fuéronse luego los moros. Et el arçobispo enbió luego gente e vianda para el castillo. Desí fuéronse para Burgos, do era el rrey don Alfonso, e dio estonçe el rrey a la iglesia de Toledo veynte aldeas por heredamiento.

25. Cuenta la estoria que el noble rey don Alfonso enbió sus cartas al rey de Portogal

90Cuenta la estoria que el noble rey don Alfonso enbió sus cartas al rey de Portogal su yerrno, que viniese a Plazençia a verse con él. E él, yendo para las vistas que quería ordenar cómmo fuese sobre Gascoña, enfermó en vna aldea que llaman Martín Muñoz, que es de Aréualo, et estando muy quexado, confesóse e resçibió el cuerpo de Dios de mano del arçobispo don Rodrigo, e ordenó su fazienda estando ý la reyna doña Leonor y su fija doña Berenguela, reyna de León, e su fijo don Enrrique, e sus nietos don Ferrando e don Alfonso, e el obispo don Tello de Palençia e don Domingo obispo de Áuila.

91E estando allí el rrey muy quexado, enbióle mandado el rey de Portogal que non quería venir a vistas a Plazençia mas que verrnía a medianedo de amos los regnos. E quando esto oyó el rrey don Alfonso, tóuose por desdeñado del rey de Portogal, et ouo tan grant saña e grande yra e juntóse el pesar con la enfermedat e fue luego muerto.

92Et esto fue en setienbre, en día de Santa fe, en la era de mill e dozientos e çinquenta e dos años; e mal pecado murió el mejor rey que auía en christianismo, ca éste era lunbre de España e escudo e anparança de la christiandat, rey muy leal e verdadero e derechero en todas cosas piadoso, e conplido en todas buenas maneras, e era muncho esforçado, ca éste apremió los que cuydaua apremiar e trúxolos todos a ser sus sogebtos. E éste era muy loçano e muncho apuesto e granado e muy sofrido, et con grand saña contra quien la avía de auer. Et éste era çimiento e rays de todos los bienes, e muy más conplido fue que aquí avemos contado. Castilla, que por él era tan onrrada e tan reçelada e tan dubdada e tan loçana, fyncó estonçe muy quebrantada e muy perdidosa, perdiendo su señor por que ella ouiera tan buen prez ganado. Todas las gentes se dolieron e lloraron muncho la su muerte. Estonçe las reynas amas leuaron el su cuerpo para Burgos e enterráronlo en las Huergas, en la iglesia de Santa María la Rreal. Grandes gentes vinieron ý de cada cabo que fazían muy grandes duelos, e non lo fazían syn guisa, ca fyncó la tierra desanparada e a grant peligro.

Haut de page

Notes

1  G : « Pues que el rrey don Ferrando de León fue muerto ».

2  G : « con el rey ».

3  G : « afynamiento ».

4  Absence de signe d’abréviation sur le n.

5  G : « que murieron ».

6  G : « E los moros dieron estonçe a don Diego Lopes vn lugar que defendiese ».

7  G : « los caualleros que los tenían ».

8  G : « e los mures ».

9  G : add. « e que lo daua por quito del omenaje que por él le fiziera, e el cauallero entrególo al rrey de León ».

10  G : add. « del rrey ».

11  G : « cobraron ».

12  G : om. [e Alarcón].

13  G : « Fuenterrabia ».

14  G : « Mera ».

15  G : « Coria ».

16  G : « Miramamolín ».

17  G : « el puerto del Muladar ».

18  G : « que él pudo auer más a mano ».

19  G : « Miramamolín ».

20  G : « e fue muy fieramente ferida la batalla de amas las partes ».

21  G : « vençido ».

22  

23  G : « Miramamolín ».

24  G : « e heredólo muncho bien ».

25  G : « Plazençia ».

26  G : « Cuenta la estoria que después que el rrey don Alfonso ouo poblado la villa de Moya ».

27  G : add. « e sobre los otros lugares e que le farían omenaje que sy él ouiese a Burdel ».

28  G : om. [otra].

29  G : om. [grand].

30  Pas de changement de chapitre dans le manuscrit G.

31  G : « Miramamolín ».

32  G : « pesóle ».

33  G : « çercó Montanches mas non la pudo tomar, e ».

34  G : « e mandó aperçebir que se guardasen ».

35  G : « muy cuytado ».

36  G : « Xorquella ».

37  G : « Algarande ».

38  G : « Tubas ».

39  G : « popaua ».

40  G : « muncho grant thesoro en Toledo ».

41  G : « razón ».

42  G : add. « e con los conçejos e con la otra gente, que eran por todos catorze mill caualleros ».

43  G : « lenguajes ».

44  G : add. « munchos males e ».

45  G : « Burdel ».

46  G : « Jofre de Rrenco ».

47  G : « don Reuerte de la Poyreza ».

48  G : « Thibalte de Baçón ».

49  G : « el vizconde de Corena ».

50  G : « Jofre de Mançel ».

51  G : « Moris de Breón ».

52  G : « Çentol de Astarate ».

53  G : « e otros rricos omnes de piteos e de arnés ».

54  G : « E al rey ».

55  G : « don Tello, obispo de Plaçençia ».

56  G : « don Pedro, obispo de Áuila ».

57  G : « don Diego Lopes de Haro e los condes de Lara, don Áluaro e don Ferrando e don Gonçalo, e Lope Días de Haro ».

58  G : « don Garçi Arnuldes ».

59  G : om. [e el rey de Nauarra con los suyos].

60  G : « Abén Calez ».

61  G : « e aluergaron ende en derecho de Calatraua ».

62  G : « con çiento e treynta ».

63  G : « Tibalt ».

64  G : « e posaron derredor de Saluatierra ».

65  G : « el puerto del Muladar ».

66  G : « Miramamolín ».

67  G : « asmauan ».

68  G : add. « et enflaqueçerían munchos d’ellos ».

69  G : « que se enbataría ».

70  G : « Miramamolín ».

71  G : « Miramamolín ».

72  G : « a la ora de la nona ».

73  Absence de signe d’abréviation sur le n.

74  G : « por vna cuesta llana ».

75  G : « vino ».

76  G : « e venían ».

77  G : « E todo aquel día estouo el moro sus azes paradas ».

78  G : « e nunca quedaron andándoles ».

79  G : « Desí, ante que el sol saliese ».

80  G : « don Diego López de Haro ».

81  G : « e ganó aquel día buen prez con ella ».

82  G : « e Gonçalo Ximenes ».

83  G : « E Nuño Peres de Guzmán e Tibalte de Blascón ».

84  G : « de Leyt ».

85  G : « e don Miguell de Loyasa ».

86  G : « Miramamolín ».

87  G : add. « para guardar el Miramamolín ».

88  G : « el Miramamolín ».

89  G : « e con él munchos reys ».

90  G : « e desuso vestida ».

91  G : « al ».

92  G : « e a la tierra ».

93  G : « E el poluo era atán grande que sobía sobre las sierras e tornaua todo el ayre ».

94  G : « nuestro ».

95  G : « ganaremos ».

96  G : « e saltó dentro sobre los moros. Los caualleros que lo guardauan, quando esto vieron, fizieron eso mesmo ».

97  G : om. [E allý fue la batalla muy seguida e la grand mortandat en los moros].

98  G : om. [chritianos].

99  G : add. « fecho ».

100  G : add. « fuyendo ».

101  G : « los moros ».

102  Absence de signe d’abréviation sur le n.

103  G : « Bilches ».

104  G : « do estaua el noble rrey don Alfonso ».

105  G : om. [muy loçano].

106  G : « quemar ».

107  G : « de sirgo colorado ».

108  P : lac. fol.140-141.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« VIII. Alfonso VIII en Castilla, Alfonso IX en León », in Crónica de Castilla, Paris, SEMH-Sorbonne - CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania « Sources », 1), 2010, [En ligne], Mis en ligne le 03 avril 2011, consulté le 25 octobre 2014. URL : http://e-spanialivres.revues.org/187

Haut de page