Navigation – Plan du site
Annexes

La fin du règne de Jean II dans l’Efg1

Texte intégral

  • 1 Notre propos ne portant pas directement sur le texte de l’Efg, nous nous contentons ici de proposer (...)

1(CODOIN, 106, p. 122-141)

2[El cual rey de Navarra se veno para el, e el infante don Enrique para los caualleros ;] e por esta causa, este rey don Juan dio al rey de Navarra el marquesado de Villena e las villas e lugares que de antes tenia, que de suso estan contadas, las cuales villas e lugares e marquesado este rey de Navarra dio en casamiento a la princessa doña Blanca, su fija, con el prinçipe don Enrique, fijo deste rey don Juan, que despues desto fue fecha boda con ella en la dicha villa de Valladolid en el año de mil e cuatrocientos e cuarenta años. E como este infante don Enrique fue junto con los dichos caualleros, el e los suyos andovieron tomando e apoderandose de las villas e lugares del maestradgo de Santiago, e de otras cibdades, e villas, e lugares del reyno, en tal manera que la mayor parte dellas estauan alçadas e rebeladas contra el rey don Juan.

3E estando los fechos en esto, este rey don Juan de Navarra se mostro contra el rey don Juan que acometio a lo prender en la villa de Medina del Campo. E este rey don Juan e el principe don Enrique, su fijo, andudieron en algun tiempo en uno, e porque el principe toviese grand casa e grand poder, diole a la cibdad de Segovia e a la cibdad de Alcaraz e a otras villas e lugares. E porque en la coronica deste rey se contiene mas por istenso los fechos grandes que en su tiempo acaescieron, e durante estos movimientos; pero diremos aqui algunas cosas especiales. Fue asi que asi por enducimiento de la reyna doña Maria, mujer deste rey don Juan, madre deste principe don Enrique, e de los dichos sus tios, rey de Navarra e infante don Enrique, este principe don Enrique se fue del rey don Juan, su padre, que no quiso mas andar en su compañia, porque no queria el rey echar de si al dicho su condestable. E este rey don Juan e su condestable e los suyos desde la cibdad de Avila se fue para la villa de Medina del Campo, e estando en ella con muchas gentes de armas, vinieron contra el e sobre el el rey de Navarra e el infante don Enrique, su hermano e el almirante don Fadrique, e los fijos del dicho adelantado Pero Manrique, que ya el dicho adelantado era finado, e otros muchos caualleros con ellos, con los cuales vinieron la dicha reyna doña Maria e principe don Enrique, su fijo, e pusieron real sobre la dicha villa de Medina del Campo, e tovieron cercado a este rey don Juan e los suyos asaz tiempo, fasta tanto que una noche ficieron un grand portillo los del real en la cerca de la villa de Medina del Campo a la parte del rio de Zapardiel, e por alli fue entrada la villa por tal manera que se apoderaron del rey don Juan, e fueron robados todos los suyos, e fueronse fuyendo el dicho condestable e su hermano don Juan, arçobispo de Toledo, e don Gutierre, maestre de Alcantara, e el prior de Sant Juan, e Alonso Perez de Bivero, su contador mayor deste rey don Juan, e fueronse para la cibdad de Avila, e como todos fueron entrados en la villa de Medina, con mucha reverencia e obediencia la reyna doña Maria, su mujer, e el principe, su fijo, e los reyes de Navarra e infante don Enrique, e todos los otros caualleros fueron a este rey don Juan a la plaza de la villa donde estaua armado con su pendon real, e abajaron sus banderas e pendones diciendole que les perdonase, que si alguna cosa avian fecho, que esto que lo facian porque echase de si a su condestable e su privado, que los tractaua mal e les cobdiciaua su destruicion. E este rey don Juan, veyendo como estaua en su poder, e que por estonces non podia al facer, reconciliose con ellos en tal manera que non les mostraua tanto enojo como de razon debia de les mostrar, segund los fechos pasados ; e partieronse dende para la villa de Madrigal, e estovieron ende en una compañia por asaz de tiempo fasta en tanto que este principe don Enrique, fijo primogenito e heredero deste rey don Juan, sopo que estos reyes de Navarra e infante don Enrique, sus tios, se querian apoderar de su presona e le tomar su tierra, para facer de todo el reyno a su guisa, e lo mandar e lo repartir entre si, como se decia que lo querian facer, que ya se lleuaban ellos e los sus adherentes e secaces todas las rentas e pechos e derechos del reyno, en tal manera que al rey venia mucha poca contia para su mantenimiento ; e como lo sopo, so color de ir a matar a unas lagunas de cerca dende unas garzas que le dixeron que le tenia amesnadas, este principe, e Juan Pacheco, su criado e privado, marques de Villena que despues fue, se fueron a mas andar a la cibdad de Segovia. E este rey don Juan por los grandes roydos que en aquella villa de Madrigal por estonce avia entre gentes del conde don Pedro Destuñiga e del conde de Haro, se fue para Ramaga, un lugar que es entre Madrigal e Salamanca. E los dichos rey e infante, e los otros caualleros que con el estauan, acordaron de estrechar a este rey don Juan, e fue fecho asi, que prendieron a Alonso Perez de Bivero, su contador mayor, e a Ferrand Yañez de Jerez, su secretario, diciendo que se tractauan de llevar al rey don Juan a su condestable a la villa de Escalona donde estaua. E troxeron al rey don Juan, rey de Castilla, a la villa de Madrigal, e dende a la villa de Tordesillas, e echaronle de la Corte a cuantos oficiales tenia. En tal manera e en tanta opresion lo tenian, que no era señor de escrebir carta alguna nin fablar con persona de su coraçon, salvo con sirvientes e criados dellos que lo guardauan de noche e de dia. E caualgauan con el fasta mil omes de armas cuando queria ir a caza de ribera el rio de Duero ayuso o arriba, e caia la guarda del rey a cada uno su dia, e facian firmar a este rey cuantas cartas querian. E dieron a este infante don Enrique cartas que fuese visorey de los reynos de Toledo e del Andalucia. El cual, con las cartas e poderes del rey, se apodero del maestradgo de Calatrava para don Alonso, un fijo bastardo deste rey de Navarra. E otrosy, de la cibdad de Toledo, la cual tovo alçada contra este rey don Juan, Pero Lopez de Ayala, el Tuerto, alcaide del alcaçar della, e asimismo alcalde mayor de Toledo. E asimesmo se apodero este infante don Enrique de Villareal e de las cibdades de Ubeda, e Baeza, e Jaen, e Andujar, e de las cibdades de Cordoua, e Ecija, e de Carmona, e asimesmo se alço por el la cibdad de Xerez de la Frontera, e fuese para la cibdad de Sevilla a fin de se apoderar della, la cual se le resistio muy bien por la grand lealtad que en ella avia, e con favor, e ayuda, e esfuerço de don Juan, conde de Niebla, duque que despues fue de Medina del Albuhera. E porque el conde don Pero Ponce tenia su voz deste infante en Sevilla, el dicho duque, e los caualleros, e veinte e cuatros, e alcaldes mayores de la cibdad, le echaron fuera della. Asi que este infante desque esto vido, fuese para Alcala de Guadaira e dende para Cantillana, e estovo ende algunos dias con muy grand gente, asi de pie como de cauallo que consigo levaba en numero de ocho mil de cauallo e mas de treinta mil peones, e fue a dar vista con la dicha gente a Sevilla, diciendo que por fuerça la avia de entrar ; pero el dicho duque con los de Sevilla, se armaron e aderescaron bien, por tal manera, que ge-la bien defendieron. E como esto vido este infante, mando robar cuanto fallaron por el campo e por el Axarafe. E como a Sevilla non pudo entrar, sonose por su real deste infante que todo aquello que facia que era contra voluntad del rey don Juan, su primo, e començose a derramar e ir de suyo sin licencia e consentimiento del dicho infante, muchos caualleros e gentes de los que consigo levaba, en especial Juan Furtado de Mendoza, montero mayor del rey don Juan, que con el dicho infante andaua con fasta cient rocines, porque el dicho Diego Furtado ge-lo embio mandar, porque ya avia fecho pleito e omenaje a este rey don Juan de tener por el la su cibdad de Cuenca que de antes tenia alçada e rebelada por el dicho infante don Enrique. El cual dicho pleito e omenaje fizo este Diego Furtado, a incitacion del licenciado Alonso Diaz de Montalvo, vecino de Huete, en quien este rey don Juan fiaua mucho. E por esta manera fue partido el dicho Diego Furtado. E despues del partido, en solas dos noches se partieron mas de dos mil rocines e asaz peones, e se fueron cada uno a sus tierras. E como esto vido el infante, retrojose para Cordoua, e veno bien triste e desfavorescido, asi porque non pudo tomar a Sevilla, como porque sopo que venian contra el don Gutierre de Sotomayor, maestre de Alcantara, con muchas gentes, asi de los suyos como del reyno de Portugal que los embio el regente don Pedro, hermano del rey don Duarte, los cuales se vinieron para Sevilla. E dende ellos e este conde de Niebla, duque que despues fue, fueron poderosamente e combatieron, e tomaron a Carmona, e a Ecija, e a Cordoua. E estando asi los fechos en este estado, este rey don Juan sopo esto, e fablo de secreto con la abadesa de Tordesillas, rogandole que embiase ciertas cartas que tenia a Peralvarez de Osorio, conde de Trastamara, e a Gutier Quijada, que en cualquier manera lo sacasen de aquella opresion en que estaua en aquella villa de Tordesillas en poder de la reyna doña Maria, su mujer, e del rey don Juan de Navarra, e del almirante, sus primos. La cual dicha abadesa embio las cartas a los dichos conde e Gutier Quijada ; e como fueron llegados, ellos de secreto ayuntaron la mas gente que pudieron, e una noche partieron de Villalobos, que es en tierra de Campos, e amanescieron cerca de Tordesillas. E esta abadesa tenia fecho quebrar una carreta en la puerta de la villa por donde entrasen, la cual dicha puerta estovo toda aquella noche abierta, e porque vinieron un poco ya entrado el dia, no pudieron entrar en Tordesillas, porque un carnicero del rastro del rey cerro la puerta desque vido aquella gente. E en tan grande estrecho e desbarato fue puesta aquella villa, que el rey de Navarra, e reyna de Castilla, e almirante, e conde de Benavente, e los otros grandes caualleros que ende estauan en guarda del rey, que todos pensaron ser perdidos. E asi lo fueran, si este conde e Gutier Quijada entraran en Tordesillas ; los quales desque vieron que non podian mas facer, se tornaron para sus tierras ; e este rey de Navarra e almirante, con los condes de Benavente, e de Castro, e los Quiñones, e Juan de Tovar, e los otros caualleros que con ellos estauan, con grandes gentes de armas e de pie fueron en pos deste conde e Gutier Quijada, e destruyeronles sus tierras e lugares, e por las grandes fortaleças que tenian, non les pudieron empescer en sus presonas, e tornaronse para Tordesillas.

4E acaescio por estonce que porque Ruy Diaz de Mendoza, mayordomo mayor deste rey don Juan, tenia cargo de noche e de dia a este rey, el e Lope de Mendoza, su primo, e el principe don Enrique, lo embio amenazar desde Segovia a este Ruy Diaz porque non avia dado lugar a este rey don Juan le escribiese respuesta de otras cartas que el dicho principe, su fijo, le embiara, e le embio decir que era carcelero mayor del rey, e que el ge-lo pagaria. Por esto este Ruy Diaz dixo que non queria tener cargo de guardar al rey, e dejolo, asi por esto, como porque el rey don Juan de Castilla, estando ende en Tordesillas, mando a un su moço de espuelas que le troxese un cauallo para caualgar en que fuese el a caza. E este Ruy Diaz non ge-lo dexo traer, salvo una mula, que asi estaua dicho e mandado por todos. E por esto este rey don Juan corrio a este Ruy Diaz con un espada sacada en pos del por su palacio fasta lo lançar por una escalera abajo, pero que lo non alcanzo. E por esto Ruy Diaz dexo la guarda del rey. Los dichos reyna de Castilla, e rey de Navarra, e almirante, e los otros grandes que con ellos estauan, acordaron de dar por guarda al rey a don Diego Gomez de Sandoval, adelantado mayor del reyno de Castilla, conde de Castro Xeris. El cual acepto la guarda del rey, con condicion que ge-lo levasen a la su villa de Portillo, e por esta razon fue llevado este rey bien contra su voluntad a Portillo ; el cual dicho conde lo tomo e tovo en asaz estrecho e bien guardado por asaz tiempo en el castillo de la dicha villa. E acaescio que el dicho almirante embio rogar al dicho conde de Haro, don Pedro de Velasco, que se viniese a ver con el en tierra de Campos, a fin de lo atraer a la opinion suya e de los dichos reyna e rey de Navarra, porque este conde de Haro fasta alli non se avia mostrado a la una parte nin a la otra. El cual dicho conde se venia bien seguro ; pero que sopo de cierta ciencia que en el camino estaua puesto en un celada don Fernando de Rojas, fijo deste conde de Castro, con fasta docientos omes de cauallo para lo prender. E este conde de Haro lo sopo, mando a todos los suyos que se fuesen su camino al lugar do avia de facer la vista, e el caualgo en un cauallo, e a mas correr el e otro paje suyo se tornaron para su tierra. E como el dicho almirante vido que el conde de Haro se avia vuelto asi, tovose por burlado ; pero que non fizo nin consintio que se ficiese mal nin daño a la gente deste conde, e ovo del grand recelo que les vernia lo que despues les veno. E luego el dicho conde de Haro apellido todo el reyno e fuese para la cibdad de Burgos, e apoderose della, el e el conde don Pedro de Estuñiga, alcaide que era del castillo de la dicha cibdad, e juntaron grandes gentes, asi a pie como a cauallo, por cuanto este conde de Haro tenia a su mandar la mayor parte del reyno de Castilla Vieja, e Asturias, e Santillana, e el señorio e condado de Vizcaya. E de alli, dende Burgos, escribieron al dicho principe don Enrique a Segovia donde estaua, e al dicho condestable don Alvaro de Luna a la su villa e fortaleça de Escalona donde estaua, e al dicho maestre de Alcantara, e al prior de Sant Juan, e al dicho conde de Niebla, e a los otros grandes del reyno, diciendoles que ya veian como los susodichos tenian opreso e detenido a su señor e rey natural, e que ellos, como leales vasallos e servientes suyos, con sus gentes, querian ser en lo delibrar de aquella oprision, para que por su presona e en su libertad rigiese e gobernase sus reynos e señorios ; por ende, que les rogaua e requeria de parte de Dios e de la fieldad e lealtad que debian a su rey, que se quisiesen juntar con ellos en aquella cibdad de Burgos, que era e es cabeça de Castilla, e alli darian la orden que cumpliese. E como este principe don Enrique vido estas cartas destos condes, ovo por una parte grand dolor e sentimiento por la oprision del rey, su padre, e por otra parte esforçose mucho e levantosele el coraçon para la su delibracion, e escribio al dicho condestable sobre ello su parescer e voluntad, e el dicho condestable venose para la cibdad de Avila a se ver con este principe don Enrique, e en las vistas acordaron de llamar cuantas gentes pudieron, asi de pie como de cauallo, para lo cual y porque el dicho principe decia que estaua gastado e no tenia por estonce dineros para este ayuntamiento de gentes, el dicho conde este les presto treinta mil doblas de la banda. E asi se partieron amos a dos e se fueron para Burgos, e los condes los rescibieron muy bien. E acordaron de embiar cartas a todas las cibdades, e villas, e lugares des reyno, recontando los fechos susodichos, e que todos les quisiesen dar favor e ayuda para la delibracion de su rey e señor natural, que lo tenian opreso sus caualleros e vasallos e subditos en sus reynos sin cabsa alguna. E estas cartas leidas y publicadas por los reynos, vinieron de muchas partes muchas gentes e caualleros, asi de pie como de cauallo, en tal manera, que en poco tiempo fueron juntar con estos mas de cinco mil omes de cauallo e veinte mil peones muy aderezados. E este rey de Navarra e almirante e todos los otros condes e caualleros que con ellos estauan, acordaron de ir contra Burgos por pelear con este principe e condestable e condes que asi juntos estauan. E juntaronse los unos en Palenzuela, una villa deste almirante, e los otros que con el principe venian en otra villa que dicen Pampliega, e alli estovieron un dia, los unos a ojo de los otros en sus reales, aviendo grandes escaramuzas, fasta en tanto que en una tarde en una grand escaramuza que ovieron, fueron desbaratados Ferrand Lopez de Saldaña, contador mayor deste rey don Juan, e Garcia de Herrera, señor de Pedraza, sobrino deste almirante, e preso el dicho Garcia de Herrera, e muertos muchos de los suyos. E si non fuera por causa del rio e de muchas e grandes acequias que estauan ende, e porque vino la noche e los cerro a todos, este rey de Navarra e almirantes fueran muertos o presos, como quier que por esta cabsa se desbarataron todos, que otro dia en la mañana partieron dende e se fueron para sus tierras cada uno por su parte, del grand miedo e temor que tenian a este principe e a los que con el iban. E como esto fue sabido en Portillo, donde asi estaua opreso este rey don Juan, luego le fue fablado del desbarato ya dicho. E este rey don Juan, como sopo deste debarato deste rey de Navarra e almirante e otros caualleros, penso de mirar donde mejor fuese delibrado de aquella opresion. E estando por estonce en Turuegano el cardenal don Juan de Cervantes, administrador que por estonce era del obispado de Segovia, e despues fue administrador del arçobispado de Sevilla, tovo con el tal manera, que en la villa de Mojados, que es una legua de Portillo, que viniese ende a le convidar a comer, en el cual convite fablo con el e concerto su delibracion, e despues tornose a Portillo con el conde de Castro que lo guardaua. E despues mando este rey don Juan a don Juan de Ferrand Mellory, natural de Santo Domingo de la Calzada, sacristan que fue despues deste rey, e asimesmo abad de Santillana, que fuese al dicho cardenal a le decir que para otro dia irian el e la reyna doña Maria, su mujer, a comer con el a Mojados ; por ende que aderesçase todas las cosas que eran menester para aquel convite. E este cardenal embio mandar al merino Alonso Niño, merino de Valladolid, e Alonso de Estuñiga, regidor de Valladolid, de parte del dicho rey don Juan, que de noche, secretamente, se viniesen con toda la gente de Valladolid a la villa de Mojados, que ende seria con ellos otro dia el rey don Juan so color de venir a caza de ribera. E asi fue fecho, que so aquella color, vinieron este rey don Juan e este conde de Castro fasta la dicha villa de Mojados, e como este rey fue dentro de la dicha villa e ovo comido, salieron de unos pinales que cerca de la villa estan la gente de Valladolid, e como el rey los vido, fuese para ellos, e el conde se pasmo dello, e asi fue delibrado de la dicha oprision, e fuese para la villa de Valladolid, e el conde tornose para Portillo. E como el dicho principe e los otros condes e caualleros que con el estauan lo sopieron, fueron muy alegres, e dieron gracias a Nuestro Señor que tan gran milagro avia fecho a este rey don Juan. E porque su voluntad era de luego venir sobre la villa de Portillo, este rey don Juan luego encontinente se fue para ellos, e como lo vieron, del grand placer que ovieron començaron a llorar con el, e ovieron su acuerdo de luego tomarles a todos sus villas e lugares ; e asi fue fecho, que dende a poco este rey don Juan e principe don Enrique, su fijo, con los otros condestable e condes, tomaron por fuerça de armas por combate, de dia, la villa de Peñafiel, que era deste rey de Navarra. El cual dicho Mosen Juan fizo juramento, e pleyto e omenaje en manos deste rey don Juan, de no dar mas favor nin ayuda a este rey de Navarra, nin ser contra este rey de Castilla, nin tomar nin tener fortaleça en sus reynos contra su voluntad e mandado. E andando asi el dicho principe, tomo a la villa de Roa, e Aranda de Duero ; e el prior de San Juan con gente del rey, tomo a Cuellar. E durante esto, este rey de Navarra se fue para su reyno bien corrido e destrozado, e de cada un dia se le iban las gentes que tenia e lo dejauan. E esto fecho, fue acordado por este rey don Juan e por el dicho principe, su fijo, de embiar, como embio, sus cartas al dicho almirante e conde de Benavente don Alonso Pimentel, e don Enrique, hermano del almirante, e al dicho conde de Castro, e al adelantado Diego Manrique, conde que fue despues de Treviño, e al dicho conde de Castro, e al dicho conde de Rojas, su fijo, por las cuales les embio decir e mandar que se apartasen de la compañia del rey don Juan de Navarra, e del infante don Enrique, su hermano, e de lo que por ellos avian de facer, e que no le diesen favor ni ayuda, ni los acogiesen en sus tierras, so muy grandes penas. Las cuales cartas embio a los susodichos con el licenciado Alonso Diaz de Montalvo, oidor de la su Audiencia, para que con ellas les requisiese por ante Alvar Lopez de Cuenca, su escribano de camara deste rey ; los cuales fueron luego, e con asaz peligros e trauajos, las leyeron e notificaron a los susodichos caualleros. E este licenciado de Montalvo tuvo manera de reconciliar a este adelantado Diego Manrique con este rey don Juan, e le fizo facer juramento, e pleyto e omenaje, de nunca ser contra el rey en favor de presona alguna  ; el cual lo guardo bien despues. E los otros caualleros, como quier que por estonce dixeron que les placia, pero non lo ficieron ansi despues, segund que adelante oiredes. E este rey don Juan, por el grand servicio que este principe, su fijo, le fizo en su delibracion este mismo año, le dio el obispado de Jaen, que son Ubeda, e Baeza, e Jaen, e Andujar, que son cuatro cibdades con sus tierras en el Andalucia, e a la cibdad de Logroño, e a Najara, e a otras muchas villas e lugares. E porque el dicho infante don Enrique se andaua por el Andalucia, acordo de embiar al dicho principe, su fijo, e al dicho su condestable con el, contra el dicho infante, con grandes poderes e con pendon real, e con muchas gentes de armas. E embio por su corregidor a la cibdad de Murcia al licenciado Alonso Diaz de Montalvo. E los dichos principe e condestable fueron en pos del dicho infante fasta la villa de Lorca, e tovieronlo ende cercado fasta quince dias. E por cabsa que era ya cerca de Todos Santos e facian grandes frios de noche, acordaron de alçar real e vinieronse para Murcia, e estovieron ende por espacio de un mes e partieronse dende para Castilla, e dexaron recebido por corregidor de la dicha cibdat al dicho licenciado de Montalvo. E como este infante don Enrique sopo que el dicho principe e condestable eran ya pasados de Chinchilla, veno sobre la dicha cibdat de Murcia poderosamente con mucha gente de pie e de cauallo en numero de veinte mil omes de los suyos, e de Lorca e de Orihuela e de Val de Ricote e reyno de Valencia, e cerco toda la dicha cibdat e robo todos los ganados del campo, e tovola cercada por espacio de veinte dias. La cual el entrara e tomara segun el trato que con el dicho infante don Enrique tenia fecho Sancho Gonzalez de Harronis, un cauallero e regidor de la dicha cibdat, salvo por el grand esfuerzo e diligencia e trabaxo e industria deste licenciado de Montalvo, corregidor desta cibdat de Murcia, e del bachiller de Mendado, su alcalde, e de Juan de Cuenca, su alguacil, e del dicho Alvar Perez de Cuenca, e con los vecinos de la dicha cibdad, e con la gente del adelantado Pero Fajardo, adelantado mayor del reyno de Murcia que la bien guardaron e velaron e rondaron de noche e de dia. E este infante desque vido la grand guarda, e que non podia tomar a Murcia, acordo de se venir para la villa de Ocaña, e ende allego asaz gente para ir a tomar la cibdat de Huete que se le avia rebelado por mandado deste rey don Juan. E estando asi para partir para Huete, venole nuevas e cartas como el rey don Juan de Navarra, su hermano, era ya entrado por Castilla. El cual entro por el condado de Medinaceli, que le dio lugar para ello, e venia con el el conde de Medinaceli don Juan de la Cerda. E esto, porque el rey don Juan, rey de Castilla, non le quiso facer gracia o merced de la villa de Atienza, que era deste rey de Navarra. El cual rey don Juan de Navarra entraua a fin de recobrar para si sus villas e lugares que este rey de Castilla le tenia tomadas. E este infante don Enrique se fue luego para este su hermano, e juntaronse cerca de la villa de Olmedo, e entraronla por fuerça de armas, e mandaron degollar al dotor de la Fuente que en guarda de la villa estaua por mandado del rey don Juan de Castilla. E de alli querian ir a tomar mas lugares, e acordaron primeramente de llamar los grandes del reyno, e dende a poco se juntaron con ellos en la villa de Olmedo el almirante don Fadrique e don Enrique su hermano, e el conde de Benavente, e el conde de Castro e Rodrigo Manrique e Juan de Tovar, e Pedro e Suero e Diego de Quiñones, e otros muchos caualleros con ellos, que se ficieron en numero de cinco mil omes de cauallo, sin otra grand gente de peones. E como el rey don Juan de Castilla lo sopo, juntaronse el e el principe su fijo, e el condestable, e don Pedro de Velasco, conde de Haro, e don Alonso de Fonseca, obispo de Avila, e arçobispo de Sevilla que despues fue, e don Ferrand Alvarez de Toledo, conde de Alba, e don Gutierre, arçobispo de Toledo, su tio, e otros muchos caualleros con ellos, asi del Andalucia como de otras partes, en numero de fasta otros cinco mil omes de armas e ginetes ; e veno luego ende don Gutierre de Sotomayor, maestre de Alcantara, con seiscientos omes de armas. E este rey don Juan de Castilla mando poner real sobre la villa de Olmedo, e tovolos cercados algunos dias, e cada un dia le venian gentes de todas partes, fasta en tanto que un dia, sauado a diez e nueve dias de Mayo, año de mil e cuatrocientos e cuarenta e cinco años, dia de Santa Potenciana, este rey don Juan de Castilla se armo con su gente e los dichos rey de Navarra e infante e almirante, e los otros condes e caualleros se armaron con las suyas e salieron al campo, e començaron a pelear brauamente los unos contra los otros, feriendose muy cruelmente e sin piedat. E estando en esto, veno por la parte del costado este maestre de Alcantara don Gutierre con su gente, e dio un grand golpe en la batalla del infante don Enrique, que estaua peleando con el condestable don Alvaro de Luna, que lo traia ya a mal andar. E tan grandes fueron los encuentros que el maestre e los suyos dieron en la batalla del infante, que fue cabsa del desbarato de aquella batalla, e alli fue ferido el infante don Enrique en la mano esquierda, de que dende a diez o a doce dias murio en Calatayud. E como esta batalla fue vencida e desbaratada, el rey de Navarra e el almirante e condes e sus gentes, dieron a foir contra la villa de Olmedo, e alli se retrajeron. E el rey don Juan de Castilla e principe, su fijo, e los suyos, fueron en pos dellos firiendo e matando e prendiendo fasta los meter por las puertas de la villa, e asi fueron todos desbaratados e quedo el campo e despojo por el rey. E fueron presos en esta batalla el dicho conde de Medinaceli, e el conde de Castro, e Garcia Sanchez de Alvarado, que mando despues degollar en la villa de Valladolid este rey don Juan a este Garcia Sanchez, e fue muerto Diego de Quiñones, fijo de Diego Fernandez de Quiñones, en esta batalla. E como esto asi fue fecho, acordaron el rey de Navarra e infante don Enrique asi como estaua ferido, e almirante, de otro dia en la mañana de se ir cada uno para sus tierras, que ya entrellos no avia lança enfiesta, e avian rescelo de ser cercados, e combatidos, e presos, porque esta villa de Olmedo es llana e no hay en ella ninguna fortaleça. E asi lo ficieron, que ante que otro dia amanesciese, se partieron juntos los dichos rey de Navarra e infante con los que los quisieron seguir, e fueronse para Aragon, la via de Atienza, e dende a Daroca, e el almirante e conde de Benavente, se fueron para sus tierras. E fueron en seguimiento de los dichos rey e infante, el dicho principe e los suyos, e los corrieron fasta bien siete leguas de Olmedo, e les tomaron asaz cauallos, e armas, e acemilas cargadas, e otras muchas cosas, e aqui pagaron lo que ficieron en Medina del Canpo al rey don Juan. E este rey desde alli en adelante, acordo de tomar sus tierras a estos caualleros, e fue de alli a la villa de Simancas. E porque este condestable don Alvaro de Luna consejo a este rey don Juan que prendiese a Juan Pacheco e a Pero Giron, fijos de Alonso Tellez Giron, señor de Belmonte de la Mancha, que despues el dicho Juan Pacheco fue marques de Villena, e el dicho Pero Giron fue maestre de Calatrava, porque eran privados de este principe don Enrique, su fijo, e porque non oviese en Castilla quien le diese en la mano a lo que el quisiese facer, e porque el rey prendio a Pero Giron, el principe e Juan Pacheco se fueron fuyendo de Simancas a mas andar para Segovia a uña de cauallos. E porque el principe se fue, el rey mando soltar a Pero Giron, e por esta manera fueron apartados padre e fijo dende en adelante.

5E este rey don Juan aviendo fecho esto, andudo por sus reynos e tomo todas sus villas, e lugares, e fortaleças a los dichos almirante, e conde de Benavente, e de Castro, e don Enrique, e don Rodrigo Manrique, e Pero e Suero de Quiñones, e de Juan de Tovar, e de todos los otros que les dieron favor e ayuda en aquellos fechos. E despues desto, acaescio que el dicho Mosen Juan de Puelles, se apodero de la villa de Torija e fortalezas della, que era del conde Gonzalo de Guzman, conde que despues fue de Gelves. E de alli el por una parte, e Mosen Rebolledo, otro criado deste rey de Navarra, de la otra parte, desde la villa e fortaleça de Atienza, ficieron grand guerra en estos reynos, firiendo, e matando, e robando, e captivando omes e rescatandolos como a moros. E este rey don Juan como sopo de la muerte deste infante don Enrique, su primo, e con el grande amor que avia a este su condestable, fizolo maestre de Santiago, e diole las fortaleças e rentas del dicho maestradgo. El cual dicho maestre, non se midiendo en lo que de razon se debia medir con su desordenada cobdicia e soberbia grand, e veyendo que ya non avia contrarios algunos en este reyno, ponia e tenia en tanto estrecho a este rey don Juan en el regimiento e gobernacion de el en los pechos e derechos del reyno, que tantos fueron los pedidos e monedas que en su tiempo durante aquestos movimientos en estos reynos ovo, que las gentes non se podian sustentar, segund las grandes fatigaciones que el rey non lo podia reparar. Esto a fin de echar grandes tesoros en Escalona, segund que echo. E el rey e los que lo servian vevian pobremente, que non podian dar oficio nin beneficio en este reyno si non a quien este maestre e condestable queria.

6E en este mesmo año desta batalla de Olmedo, dende a poco, murio la reyna doña Maria, mujer deste rey don Juan, madre deste principe, en Villacastin, aldea de Segovia. E fue enterrada en el monasterio de Santa Maria de Nieva. E otrosy dende a poco, fino la reyna de Portogal, su hermana, mujer del rey don Duarte, en la cibdad de Toledo, dentro del monasterio de Santo Domingo del Real de Toledo. E este rey don Juan caso despues con la reyna doña Isabel, fija del conde de Barcelos, e nieta del rey don Juan de Portogal, una señora muy noble, e virtuosa, e de grand honestidad, de la cual ovo este rey don Juan a la infanta doña Isabel e al infante don Alonso, sus fijos. E este rey don Juan andovo asaz de tiempo pacificando sus reynos e señorios fasta en tanto que por fuerça de armas fue tomada la villa de Torija por Iñigo Lopez de Mendoza, marques de Santillana, e por don Alonso Carrillo, fijo de Lope Vazquez de Cuna, arçobispo de Toledo, que por mandado deste rey y a su costa, la tovieron cercada por espacio de un año. La cual con trabucos e lombardas la derribaron toda, e fue preso ende el dicho Mosen Juan de Puelles, e rescatado.

7E estando los fechos en este estado, porque este maestre e condestable, con el grand apoderamiento que tenia de la Corte e presona del rey don Juan, este rey don Juan se sentia por tan opreso desto como de las otras oprisiones, e tracto con Alonso Perez de Bivero, su contador mayor del rey, e su criado que fue deste maestre, e con el conde don Alvaro de Estuñiga, que le prendiesen en la cibdad de Burgos, donde por estonce estaua. E este maestre e condestable ovo algunas sospechas dello, e un dia, viernes endulencias, de mañana, embio llamar a este Alonso Perez a su posada, e el fue alla e alli lo mando matar. E fue echado por unas barandas ayuso, que son en las posadas de Pedro de Cartagena. E como este rey don Juan lo sopo, ovo dello grand enojo e sentimiento, e non se lo dio a entender a fin de lo asegurar, e dejo pasar los tres dias de Pascua de Resureccion ; e otro dia, miercoles de las ochavas, antes que amanesciese, este rey mando al dicho don Alvaro de Estuñiga, conde de Plasencia que despues fue, que por el castillo de la dicha cibdad le troxese, como le troxo, trecientos omes de armas. E este rey llamo otrosy al obispo de Burgos, e al dicho Pedro de Cartagena, su hermano, e a los alcaldes e regidores de la dicha cibdad, e con ellos este rey don Juan cerco e fizo cercar sus posadas deste maestre, e prendiolo, e mandolo levar preso al castillo de Portillo. E dende a pocos dias mandolo degollar por justicia, pregonandolo en la villa de Valladolid, en un alto cadahalso que fue fecho, en que todos lo viesen degollar, e mandole cortar la cabeça e ponerla en un clavo de una viga grande que en el dicho cadahalso estaua, la cual estovo ende por espacio de nueve dias. E este rey don Juan le tomo todas sus tierras, e villas, e lugares del su maestradgo, e otrosy la villa de Escalona, e tracto que partiesen los tesoros el, e su mujer, e el conde don Juan, su fijo, en esta manera : que el rey don Juan oviese las dos tercias partes, e la dicha condesa e conde don Juan, su fijo, que oviesen la otra tercia parte. E fallose en el castillo e fortaleça de Escalona que este maestre e condestable fizo, estas cosas que aqui dira : siete mil paños franceses, e docientas cercaduras de camas, e cuatro mil colchones, e mil e quinientas alhombras, e unas bajillas con oro de trecientos marcos : de plata dorada e blanca no ovo cuento ; de doblas de la banda, million e medio ; de florines de Aragon, e de blancas viejas, ochenta cuentos. Fallaron enterradas siete tinajas de nobles e de doblas alfonsies, e de florines de Florencia, e de ducados. E esto asi fallado, este rey don Juan tomo para si las dos tercias partes de lo susodicho, e dio graciosamente a la condesa, mujer deste maestre e condestable, el ajuar de casa, e asi los mando salir del dicho castillo e diolo en tenencia a Luis de la Cerda, un cauallero de buen linaje e de grand lealtad, e asimesmo le dio el alcaçar de Toledo. E por esta muerte deste maestre e condestable, por la manera que dicha es, este rey don Juan fue tan temido e amado en sus reynos, que maravilla era, sino que a Nuestro Señor Dios non plogo de le dar mas vida de fasta año e medio despues de la muerte deste maestre.

8E como este maestre fue muerto, el dicho Ferrand Lopez de Saldaña, que estaua en Navarra, embio decir a este rey don Juan que le perdonase e le tornase su oficio de contador mayor e sus bienes, e que el le daria donde estaua una grand facienda que fue suya de la camara de los reyes viejos, sus antecesores, que valia mas de ochocientas mil doblas. E este mensajero deste Ferrand Lopez, a fin de ganar para si, descubrio al rey el secreto que estaua en el Alcaçar de Madrid en lo bajo del entre dos pilares. E este rey don Juan embio con esto a Diego Romero, su secretario, e a Mosen Pedro de Bobadilla, amo del rey de la dicha su fija doña Isabel, e alcaide del Alcaçar de Madrid, e a dicho licenciado de Montalvo, su corregidor que por estonce era de Madrid. Los cuales, e asimesmo el dicho Alvar Lopez de Cuenca, escribano de camara del rey, e alcaide que por estonce era en la dicha villa, mandaron cavar e desfacer una pared de entre los dichos pilares, e fallaron treinta e cuatro arcas muy grandes ensayaladas, e dentro dellas muy grandes riquezas, en especial veinte e cuatro apostoles grandes, los doce de oro macizos e los doce de plata, e un Santiago, e un Sant Francisco, todo de oro, e otras muchas cosas, e las espadas del Cid Ruy Diaz, Tizona e Colada, e la espada Guiosa, e una corona de oro del rey don Pedro, e una cinta de caderas, toda de oro e de perlas e piedras presciosas, que fue del Cid Ruy Diaz, e otras muchas cosas e piezas de plata e de oro, e de tantas labores que bien parescia valer lo que el dicho Ferrand Lopez decia, e mas. E como el dicho Diego Romero lo vido, fue puesto por escrito, e levolo al rey, el cual embio por algunas cosas dellas, e los dichos corregidor e alcalde e alcaide ge-las enviaron.

9E otrosy en tiempo deste rey don Juan, e despues de la dicha batalla de Olmedo, viviente el dicho maestre e condestable don Alvaro de Luna, acaescio que en Durango, que es en las montañas de Viscaya, se levanto una grand heregia entre los omes e mujeres de aquella tierra, que por cabsa de algunos sermones e pedricaciones que ficieron unos frailes de Sant Francisco de la observancia contra el santo matrimonio, la mayor parte de las mujeres de aquella tierra dexaron a sus maridos, e las moças a sus padres e madres, e se fueron con los dichos frailes e con mucha compaña de omes que los acompañauan por las montañas e por las cuevas dellas, e facian adulterio e fornicacion los omes e los frailes con ellas e con las que querian publicamente, diciendo : Aleluya y caridat. En tal manera, que si este rey don Juan en esto non proveyera como proveyo, todas las mujeres de aquellas partes dexaran a sus maridos, e se fueran andar con ellas. E este rey don Juan prestamente embio alla alcaldes e executores que prendieron a la mayor parte dellos, aunque los frailes se fueron por mar, e los mando traer a Santo Domingo de la Calzada, e a los que quisieron tornar a buena recordacion e se reconciliaron a la fe con el obispo de Calahorra, e dexaron de se llamar como se llamauan, a los unos Sant Pedro e a los otros Sant Pablo, e nombres de otros santos e santas, a estos tales mandoles facer merced. E a los otros que porfiaron en esta heregia mandolos quemar, por tal manera que fueron muertos e quemados mas de ciento omes e mujeres e moças, e por esto ceso aquella heregia.

10E otrosy en tiempo deste rey don Juan, despues de la dicha batalla de Olmedo, viviente el dicho maestre e condestable, acaescio que por la cobdicia desordenada deste maestre de allegar mas tesoros de los que allegados avia, consejo a este rey don Juan que echase a la cibdad de Toledo ciertos emprestidos de doblas, seyendo aquella franca e quita de pechos e emprestido, por los grandes previllegios que tenia de los reyes pasados. E porque a un ome odrero, pobre, vecino de la dicha cibdad, le repartieron ciertas doblas para el dicho prestido, e porque non tenia de que las pagar, por aquello lo levauan a la carcel, e el dio tan grandes gritos e voces, que alboroto la cibdad en tal manera que se levantaron las gentes de la comunidad della e dixeron que non darian nin pagarian el dicho emprestido, e fueron todos e quemaron las casas de Alonso Cota, recabdador que era del dicho emprestido, puesto por el rey, sobre lo cual ovo en la dicha cibdad grandes escandalos e alteraciones e divisiones unos con otros. E porque Pero Sarmiento, un cauallero bien generoso, que por estonce era alcaide del alcaçar de la dicha cibdad, era incitador destos fechos, que asi se facian sobre razon del dicho emprestido, por esto este maestre e condestable, que por estonce estaua en Ocaña, quisiera entrar en Toledo a le quitar el dicho alcaçar, e a facer castigar los culpadores desta cosa. El cual dicho Pero Sarmiento como lo sopo, se apodero de todas las puertas de la dicha cibdad e echo de fuera della a mano armada a los alcaldes e caualleros vecinos de la dicha cibdad e a los conversos, e roboles cuantas faciendas tenian, e asimesmo a la mayor parte de los abades e beneficiados de la cibdad. A lo cual todo le daua consejo e ayuda el bachiller Marcos Garcia de Mazarambroz, que le decian primeramente el bachiller Marquillos, e otros muchos, los cuales mataron e robaron e quemaron algunos conversos e conversas, levantandoles falsos testimonios, por dar color a su traicion e heregia. E levantaron algunas heregias que son contra la fe e Evangelios de Nuestro Señor, e ficieron otros tan grandes males e feos fechos, que non se falla por escritura que en ningund tiempo fuese fecho en cibdad destos reynos a tan noble e santo rey como este. El cual dicho rey don Juan, como lo sopo, aviendo dello grand sentimiento, e enojo, e dolor de sus subditos e naturales, e por vengar esta tan grand injuria que le ansi era fecha, con grand gente de cauallo e de pie se fue para la dicha cibdad de Toledo por entrar en ella. E este Pero Sarmiento e los dichos malos e rebeldes de Toledo, que asi estauan apoderados de la cibdad, non le dieron entrada en ella, mas antes le tiraron a el e a sus gentes muchos truenos, e lombardas, e saetas. E por esta cabsa ovo de estar este rey puesto su real sobre Toledo cerca de Sant Lazaro por espacio de bien dos meses. E dixeron al rey, de noche, de encima de los adarves, muchas e feas palabras. E como este rey vido que, por ser fuerte, como es la dicha cibdad, por fuerça de armas non la podia tomar, acordo de levantar real de sobre Toledo, e embio notificar todo lo susodicho al Santo Padre Eugenio. El cual embio escomunion papal a este malo tirano de Pero Sarmiento e bachiller Marquillos, e a todos los otros vecinos de la cibdad que le dauan favor e ayuda asi contra su rey e señor natural, e dio licencia que los pudiesen prender e captivar asi como a moros e rebeldes, donde los tomasen. E este rey don Juan embio sus cartas, inclusa<s> en ellas la carta del Santo Padre, e mandolo asi complir e facer, e asi se facia por sus reynos despues que fue fecho proceso e pregones contra ellos. E asi estovo esta cibdad de Toledo en esta rebelion por espacio de dos años, fasta que a tracto del dicho principe don Enrique, fijo deste rey don Juan, fue dada la dicha cibdad e alcaçar della al dicho principe e a don Pero Giron, su criado, maestre de Calatrava. E estando en Toledo este dicho principe, el dicho bachiller Marquillos e otro Fernando de Avila, un malo cismatico, que era consejador destos fechos, el cual tenia las torres de la puerta de Alcantara por este malo eretico de Pero Sarmiento, avian acordado de facer traicion a este principe, e fuele descubierta esta traicion por el rey don Juan, su padre. El cual dicho principe como lo sopo, prendiolos dentro de la iglesia mayor, e mandolos arrastrar e enforcar a los dichos bachiller Marquillos e Fernando de Avila, de la forca de la plaza de Zocodover de la dicha cibdad. E dende a otro año, este rey don Juan entro en la dicha cibdad pacificamente, aunque no fizo justicias algunas sobre aquel mal fecho.

11E despues que este rey ovo ganado a la dicha villa de Escalona, e tomado la parte de los tesoros della, segund que de suso dicho es, un esclavo moro del dicho maestre e condestable, descubrio a este rey don Juan que en un corral del alcaçar e fortaleça de la dicha villa de Escalona, debajo de donde estaua la leña, que vido enterrar al dicho maestre e a dos moros que luego degollo, dos tinajas llenas de doblas. E este rey don Juan fizo quitar la leña e cavar, e fueron falladas las dichas dos tinajas, en las cuales se fallaron ochenta e cuatro mil doblas baladies moriscas. E deciase que aquellas eran de las que el rey Ysquierdo de Granada le dio e embio en el real que de suso dicho avemos. E asi pasadas todas estas cosas en tiempo deste rey don Juan el segundo, segund que dicho e declarado esta de suso, dende a dos meses que este maestre e condestable fue degollado, este rey don Juan adolescio en Tordesillas, e fue cuartanario bien seis meses, e sus fisicos con muchas purgas e melecinas quitaronle la cuartana, pensando le facer bien, en tal manera, que torno a recaer, estando en el monasteri[o] del Abrojo, que es cerca de Valladolid, orilla del Duero, que se amortecio este rey e despues torno en si e fue llevado a Valladolid. El cual fino en ella, lunes en la noche, vispera de Santa Maria Madalena, que se contaron veinte e dos dias de Julio que amanecio finado del año del nascimiento del Nuestro Señor Jesucristo de mil e cuatrocientos e cincuenta e cuatro años. E otro dia de mañana, con grandes llantos que por el fueron fechos en su Corte, asi por el dicho principe, don Enrique, su fijo, como por los otros grandes omes e perlados que en su Corte estauan, lo levaron a sepultar muy onrrada mente como a tal señor como a el pertenescia, al monasterio de Sant Pablo de la dicha villa de Valladolid, cerca del altar mayor. E estovo ende fasta que otro año fue llevado su cuerpo al monasterio de Miraflores, que el rey don Enrique, su padre, tenia fechos palacios, porque este rey don Juan lo fizo monasterio de frailes de la Cartuja, el cual esta alli sepultado muy onrrada mente como a tal rey e señor como a el pertenescia.

12E Nuestro Señor Dios lo quiera perdonar como a noble rey, e santo, e catolico que el era. Amen.

13E este rey don Juan, en su tiempo, tomo la devisa de la Banda, e fizo la poner en las doblas de la Banda castellanas que el fizo ; e otrosy en sus banderas e guarniciones traia la devisa de los ristres, la cual envencion traia, porque estos reyes e infantes, sus cormanos, la erraron, que queria decir : errestes.

14Finito libro

15Deo gratias

Haut de page

Notes

1 Notre propos ne portant pas directement sur le texte de l’Efg, nous nous contentons ici de proposer aux lecteurs la fin du chapitre consacré à Jean II telle qu’elle a été publiée en 1893, quelles que soient les insuffisances et les erreurs dues à l’éditeur de l’époque.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« La fin du règne de Jean II dans l’Efg », in Suma de Reyes du Despensero, Paris, CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania « Sources », 4), 2013, [En ligne], Mis en ligne le 23 octobre 2012, consulté le 23 mars 2017. URL : http://e-spanialivres.revues.org/492

Haut de page